Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

¿Qué es...? / OTAN / NATO
OTAN: Brazo armado del imperio para dominar el mundo

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Dividir Libia y robar su petróleo
- Naciones Unidas contra Libia
-
Billy Joya, formado en asesinatos y torturas
-
5 consecuencias filosóficas de la crisis 5
-
La guerra del Club Med

 

170210 - La Organización del Tratado del Atlántico Norte -OTAN- fue fundada hace 60 años en Europa, bajo el liderazgo de Estados Unidos, en el marco de la “Guerra Fría”. El objetivo de este instrumento de guerra era agredir a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y los países de Europa del Este que, después de la II Guerra Mundial, optaron por la vía socialista. Desaparecida la Unión Soviética, lo lógico era que la OTANfuera disuelta, pero ocurrió que se ha fortalecido y se arma y reama para transformarse en la más formidable maquinaria de guerra de la historia de la humanidad que, constituida en brazo armado del imperio, amenaza al mundo para dominarlo, exprimir hasta la última gota de sus recursos y esclavizar a los pueblos para “mayor gloria” de Estados Unidos y sus aliados europeos.

La OTAN llega a la cumbre a efectuarse en Estrasburgo (Francia) y Khel (Alemania) para celebrar su 60
aniversario de terror militar. Entre los días 3 y 4 de abril de este año, 27 Jefes de Estado y Gobierno asistirán
a los festejos y de paso aprobarán las nuevas estrategias diseñadas para guerrear en cualquier parte del
mundo, por fuera de las resoluciones de la Organización de la Naciones Unidas, de las leyes humanitarias y
del Derecho Internacional.

Para sus fines guerreristas, la OTAN cuenta para este año 2009, a pesar de la crisis económica del
capitalismo mundial que sume a los pueblos en mayor pobreza y desesperanza, con el fabuloso presupuesto
que supera la astronómica cifra calculada en más 1.500 millardos de euros que provendrán de los 27 países
que forman el bloque. Mientras cunde el desempleo y el hambre asola a los pueblos, la OTAN con su
presupuesto de guerra configura el rostro de la muerte a nivel planetario.

Esa inimaginable cifra destinada a la guerra y destrucción se divide en tres importantes rubros: El
presupuesto civil, el presupuesto de guerra y el presupuesto para el programa de inversiones en la seguridad,
llamado también presupuesto para el desarrollo o presupuesto para el desarrollo de la infraestructura.

El destino de los miles de millones de euros de la OTAN se une a las actividades depredadoras del Banco
Mundial, (BM) del G-7, (los siete países más ricos de la tierra), de la Organización Mundial del Comercio
(OMC) y del Fondo Monetario Internacional (FMI). Juntos constituyen el poder mundial al servicio del
capitalismo que considera que con la militarización global puede salir de la peor crisis económica y social de
los últimos dos siglos. Más aún, la OTAN al definir sus nuevas estrategias actuará en cualquier país, por
distante que parezca, cuando estalle la violencia social que se anida en la pobreza extrema y en el hambre
que no se sacia con falsas promesas de gobernantes sumisos al mandato imperial.

Si el imperio estadounidense tiene a la Agencia Central de Inteligencia (
CIA) y otras “agencias de seguridad
nacional” para desestabilizar gobiernos considerados peligrosos para sus objetivos geopolíticos e imponer
“democracias” al estilo occidental y cristiano, la OTAN ejecuta operaciones militares directas y clandestinas.
Un ejemplo de la guerra directa, es la que desató contra Yugoslavia o su intervencionismo en Afganistán, Irak
o Somalia y las llamadas operaciones gladio (contra guerrilla) son ejemplos de las actividades clandestinas de
la OTAN con las que obtuvo éxitos en Europa y en los golpes de Estado en Turquía y Grecia. Las fuerzas
clandestinas de la OTAN han “trabajado” con la CIA y con las agencias de espionaje de los países europeos y
de Israel y juntos han organizado provocaciones, sabotajes, actos terroristas, asesinatos, actos de
penetración en organizaciones clasistas, sindicales y de la sociedad civil, sin olvidar la cooperación con los
planes de El Vaticano y Estados Unidos para penetrar en Polonia y apoyar al Movimiento Solidaridad de
Walesa y luego en la República de Checoslovaquia y Alemania Oriental.

En la cumbre de la OTAN efectuada en 1999, cuando la “Guerra Fría” era ya un asunto del pasado, con la que
se celebró el 50 aniversario de la Alianza, se aprobó el documento “Concepto estratégico para el siglo XXI”
en el que se define públicamente que la Alianza es “una organización militar global”. Su finalidad que siempre
fue desmentida por los gobiernos de Estados Unidos y de Europa, era aniquilar a la Unión Soviética y acabar
con el socialismo. Ahora, sin Unión Soviética y sin socialismo en Europa, la OTAN se muestra como lo que es:
una maquinaria de guerra que mantiene 60.000 tropas listas a intervenir en donde sea y cuando sea, un
personal civil compuesto por 22. 000 personas y un indeterminado número de bases militares implantadas en
diferentes países y regiones. Pero, lo más terrorífico de la OTAN son sus miles de bombas y cabezas
nucleares, sus centenares de armas de destrucción masiva, armas químico-bacteriológicas y centenares de
armas convencionales. Aviones, helicópteros, misiles, cohetes, buques de guerra, submarinos, lanchas de
desembarco, tanques, cañones, obuses, en fin todo tipo de aparatos de muerte y destrucción son de
propiedad de la OTAN. ¿Contra quién se arma? Contra el mundo, y en especial contra Rusia, sin que importe
que construya aceleradamente el capitalismo.

En la actualidad el “fantasma del comunismo” ya no recorre el mundo. Es la crisis financiera, económica y
social del capitalismo la que camina por toda la tierra y este nuevo fantasma sacude al mundo para
incrementar las tensiones sociales, políticas y económicas que, cuando estallen más temprano que tarde,
podrían desencadenar guerras civiles o militares y serán estos escenarios los que serán ocupados por el
poder bélico de la OTAN para dominar al mundo con el liderazgo del imperio yanqui.

Ante esta situación, los gastos militares se han incrementado en los presupuestos de todos los países y
naturalmente en los países miembros de la OTAN. Así, el presupuesto civil de la OTAN se genera a través de
los Ministerios de Relaciones Exteriores de los Estados miembros y es ejecutado y controlado por el Comité de
Presupuesto. Para este año 2009, la cifra que se calcula está en alrededor de 201.4 mil millones de euros,
cantidad que sirve para financiar los gastos para pagar los sueldos y salarios del personal civil y del
“mantenimiento de la seguridad” que vienen a ser los gastos corrientes de funcionamiento de la Alianza como
tal.

El presupuesto de guerra de la OTAN es financiado por los Ministerios de Guerra o Defensa de los Estados
miembros de la Alianza y es ejecutado y controlado por el Comité de Guerra. Este presupuesto, comparado
con el año anterior ha crecido en un 8%; es decir en algo más de 100 mil millones de euros. El gasto de este
presupuesto se destina a cubrir el funcionamiento efectivo y eficaz de la estructura militar de la OTAN:
Comité Militar, Estado Mayor Internacional, Agencias militares, dos Mandos Estratégicos y los sistemas
militares relacionados directamente con ellos, la Dirección General de la Alianza, la Financiación de la
estructura de la Dirección de Operaciones y las Misiones de Reacción de Crisis.

El presupuesto para la seguridad o desarrollo de la infraestructura alcanzará una cifra superior a los 640.5 mil
millones de euros que están dirigidos a financiar las grandes inversiones en las estructuras de la OTAN:
Dirección de ejércitos, funciones departamentales e interdepartamentales, inversiones para el mantenimiento
de los mandos de la OTAN, para sufragar las necesidades que generalmente salen del marco de la OTAN y de
las propias necesidades nacionales de defensa de los países miembros que no son asumidas directamente por
la Alianza.

Por sobre la crisis económica-financiera por la que atraviesan los Estados miembros, cada país debe realizar
esfuerzos significativos para aumentar los presupuestos de defensa: adquisición de nuevas armas,
repotenciación y mantenimiento de armas aéreas, terrestres y marítimas, y mantenimiento de fuerzas
armadas nacionales numerosas y equipadas con los adelantos de última tecnología y además para entregar
los aportes o cuotas que exige la OTAN, cuyo enorme presupuesto es financiado por cada Estado miembro,
con miras a cumplir a cabalidad con el objetivo de la OTAN que se identifica con la capacidad agresora para
defender los intereses del imperio yanqui y de sus aliados occidentales. A más de compartir el presupuesto de
la guerrerista Alianza, cada país debe estar alerta para compartir las operaciones militares en la medida que
exija cada circunstancia bélica.

Además, los Estados miembros deben cubrir los gastos relacionados con el despliegue de tropas y batallones
de combate aéreo, naval y terrestre para el cumplimiento de las operaciones militares y participar,
adicionalmente, con centenares o miles de soldados equipados y preparados para actuar bajo las órdenes de
la OTAN. Estos gastos “extra” salen de los presupuestos de Defensa o de los Ministerios de Guerra de cada
país. Por ejemplo, España corre con los gatos que demanda el envío y mantenimiento de tropas desplegadas
en Afganistán o en Kosovo. Inglaterra en el año 2008, para el mantenimiento de los contingentes de las
Fuerzas Internacionales, gastó la cantidad de 1.5 mil millones de libras esterlinas y se prevé que para este
año 2009, la cifra aumente por lo menos hasta 2.3 mil millones de libras esterlinas. Pero hay un precio mayor
e incalculable que pagan los países miembros de la OTAN: los muertos y los heridos de guerra que para toda
la vida quedan mutilados, parapléjicos e incapacitados.

Mientras el mundo muere de hambre por la crisis alimentaria, la tierra soporta los desastres producidos por los
cambios climáticos y las personas económicamente activas pierden sus trabajos o son víctimas de la
xenofobia, la intolerancia y la exclusión social y económica, el gasto militar crece en forma desmedida y
desproporcionada.

Algunos datos son escalofriantes. Por ejemplo, se calcula que el Departamento de Defensa o Pentágono de
Estados Unidos, para mantener los gastos de las operaciones militares; es decir las guerras de la OTAN en
Irak y Afganistán entregará un aporte aproximado de 135.3 mil millones de dólares. Francia que regresa al
mando de la OTAN, en este año dará la cantidad 45.0 mil millones de dólares; Alemania 35.1 mil millones de
dólares; Italia 28.2 mil millones de dólares. Naturalmente que los países de Europa del Este son los que menos
aportan, pero los incrementos del presupuesto de guerra de la OTAN les obligarán a que aumenten
significativamente sus cuotas ordinarias y extraordinarias. Hay algo más monstruoso aún: la OTAN obligará a
los países de Europa del Este, incluidos los nuevos miembros como Bulgaria, a que modernicen sus aparatos
de guerra, pongan en marcha las urgentes reformas militares, renueven totalmente con nuevas tecnologías
sus armas de aire, mar y tierra y entrenen a sus tropas bajo las modalidades, doctrinas y educación de
acuerdo a los programas y exigencias de la OTAN.

A los halcones de la Casa Blanca y de la OTAN les tiene sin cuidado la crisis que afecta a cada pueblo y al
mismo imperio. Siempre quieren más y exigen más sacrificios económicos a cada Estado miembro. Para este
año 2009, los altos mandos de la Alianza sostienen que el presupuesto es insuficiente y exigen que cada país
aumente el presupuesto de guerra, para cubrir las necesidades de la OTAN, por lo menos en el 2.5 % del
Producto Interno Bruto (PIB).

Estados Unidos, Grecia y Turquía fueron los únicos países que aceptaron la “sugerencia” de la OTAN y otros
países como Gran Bretaña, Bulgaria, España, optaron por mantener sus aportes dentro del 2.0 PIB. Por lo
menos, así ocurría antes de la cumbre convocada para los próximos días (3 y 4 de abril de 2009) situación
que le llevó a decir, al Secretario General de la OTAN, del holandés Jaap de Hoop Scheffer: “Hace falta
manifestar la voluntad política para continuar haciendo las inversiones militares que sean necesarias”. Esa
preocupación es muy seria puesto que hay países de la OTAN que esperaban reducir sus aportes económicos
para el presupuesto de guerra, pero al final sólo resultará una ilusión, porque los pedidos de la OTAN, suelen
tener el carácter de órdenes. El holandés Hoope Scheffer, posiblemente será reemplazado por el polaco
Nadoslaw Sikorski, que es otro “guerrerista”

La palabra OTAN es sinónimo de guerra y su fabuloso presupuesto está destinado para la más infame de las
actividades humanas: la guerra. Gastar o invertir en el desate de guerras es el negocio de la OTAN y del
imperio estadounidense que tiene la más grande e impresionante industria bélica de la tierra. ¿Qué harían los
Estados Unidos con tanta producción de aparatos bélicos sino la gasta en guerras? ¿Qué clase de imperio
sería Estados Unidos si no se valiera de su poderío militar para dominar a nuestros pueblos? Los imperios se
consolidan con el uso de las armas y con la amenaza de las armas, pero serán esas mismas armas las que
acabarán con el imperio, tal como se acabaron todos los imperios que han existido en este mundo.

A sabiendas de que las guerras que Estados Unidos desató en Irak y Afganistán están perdidas, el Secretario
General de la OTAN y los guerreristas de Washington y Europa sueñan con ganarlas y por eso, el Secretario
de la OTAN afirmaba: “Si la crisis financiera y económica se usa como pretexto para una reducción esencial
de los presupuesto de defensa, la Alianza nunca alcanzará los éxitos en Afganistán e Irak”.

Los belicistas nunca dejan de soñar en guerras victoriosas, en consecuencia, ni la realidad del ascenso de la
resistencia afgana les desanima para continuar con la matanza y destrucción que ansían aumentarla al costo
que sea necesario, y por eso el Comando civil y militar insiste en exigir el aumento del presupuesto de guerra.

La guerra no está sólo en Afganistán e Irak, sino en todo el Oriente Medio para apoderarse de los
hidrocarburos o garantizar su explotación con todo el potencial bélico y avalar, también, el tranquilo uso del
corredor de transporte y explotación desde los pozos árabes hasta el consumismo europeo y norteamericano.
Las armas imperiales pueden atemorizar un tiempo, pero nunca eternamente porque los pueblos quieren
libertad y paz para realizar sus vidas a plenitud.

Hace sesenta años fue creada la tétrica OTAN con el propósito de derribar “la cortina de hierro”, frase
inventada por el inglés Churchill y que resumía el objetivo militar de Estados Unidos y sus aliados europeos:
Liquidar a la Unión Soviética y enterrar al comunismo. La Unión Soviética ya no existe, el comunismo y el
socialismo no se acabarán jamás, pero Rusia existe y ese ha sido y es el objetivo de Estados Unidos, Europa
Occidental y lógicamente de la OTAN. En otras palabras, Rusia es uno de los objetivos bélicos del imperio y la
OTAN. El incremento de los presupuestos, el armamentismo incontrolado de la Alianza no se corresponden
con las tesis y debates habidos en la reciente Conferencia por la Seguridad de Munich, en la que se habló
sobre el redireccionamiento de las relaciones ruso-americanas, en la necesidad de mantener la paz y en la
necesidad del desarme nuclear que es tan ansiosamente esperado por toda la humanidad. Sin embargo, la
OTAN y Estados Unidos avanzan en la estrategia de los escudos antimisiles.

El brazo armado del imperio y de Europa es evaluado por el Parlamento Europeo al debatir el tema Políticas
Exteriores, Seguridad y Defensa. Allí se redefine el papel de la OTAN en la “arquitectura de Seguridad de la
Unión Europea”, al tiempo que apoyó, sin vacilaciones, la creación de un Cuartel General Operativo
Permanente de la UE bajo la autoridad del Vicepresidente de la Comisión/del Alto representante que tenga
como parte de su mandato la planificación y ejecución de operaciones militares.

En el Parlamento Europeo, tal como lo hace Estados Unidos, se considera que la OTAN debe ser fortalecida
para aceptar los nuevos desafíos para la seguridad y para enfrentar con éxito al terrorismo internacional, la
proliferación de armas de destrucción masiva, la vigilancia e intervencionismo en los Estados inviables o en
plena desintegración como fue el caso de Yugoslavia, los conflictos endémicos de todo el mundo, la
delincuencia internacional organizada como el llamado narcoterrorismo, las amenazas cibernéticas, la
degradación ambiental y los desastres mundiales. En otras palabras, el Parlamento Europeo dio luz verde para
que la OTAN actúe en cualquier parte de la tierra declarada peligrosa para los intereses geopolíticos de
Estados Unidos y sus aliados europeos.

Para cumplir los planes guerreristas, la OTAN necesita incrementar su presupuesto de guerra y de
operaciones militares, razón por la que el Parlamento Europeo enfatizó en la necesidad de reforzar los
sistemas de relación entre la UE y la OTAN, “evitando competir entre si y desarrollando una mayor
cooperación en las operaciones de gestión de crisis”. Además los diputados europeos apoyaron la propuesta
del Gobierno de Francia de “mantener contactos frecuentes entre la Secretaría General la OTAN y el Consejo
de la UE “especialmente para evitar la confusión cuando la UE y la OTAN operen conjuntamente en diferentes
misiones con el mismo fin común y en el mismo escenario, como en Kosovo y Afganistán”. Lo que la
Eurocámara debería reafirmar es que a Europa no le interesa la paz sino la guerra para mantener la paz que
satisfaga sus ambiciones. Entonces, la OTAN es sinónimo de guerra.

El eurodiputado por Francia, Ari Vatanen impulsa el ingreso de otros Estados que, por ahora no nos miembros
de la OTAN, y concretamente solicita que Chipre ingrese a la “Asociación por la Paz”. (Los Estados que no
son parte de la OTAN son: Austria, Chipre, Finlandia, Irlanda, Malta y Suecia, pero con la inclusión de
Bulgaria, ya son 27 los países miembros de la Alianza bélica)

El Parlamento Europeo acogió la propuesta del alemán Karl Von Wogau al afirmar que “Europa necesita
desarrollar su “autonomía estratégica” mediante una política exterior de seguridad y defensa “fuerte y
eficaz”, con el fin de promover la paz y la seguridad internacional”. ¿Puede una organización militar y
guerrerista promover la paz? Si OTAN es guerra lo que puede hacer y lo hace es promover la inseguridad
internacional.

Más aún, los eurodiputados que seguramente no vivieron los horrores de la II Guerra Mundial, ansían una
Fuerza Armada Europea dotada de armamentos comunes que “garanticen la comunidad de técnicas y la
interoperabilidad”. Habría que preguntarles ¿para qué o cuáles enemigos tiene Europa para enfrentarlos
mediante una guerra?

La Eurocámara va más allá. Quiere nada menos que reformar a la Organización de Naciones Unidas (ONU)
para que actúe -naturalmente a través de la OTAN- con toda la eficacia posible (guerra) en respuesta a los
desafíos mundiales, bajo el liderazgo de Estados Unidos. Estos desafíos provendrán o son parte ya de los
países de los otros continentes, los países empobrecidos del Sur que han sido víctimas de los modelos de
colonización más brutales y depredadores de todos los tiempos. También en la mira de la Alianza están Rusia
y China.

El diputado polaco Saryusz-Wolski lamenta profundamente que el presupuesto de guerra de la OTAN sea muy
inferior a las necesidades reales de la Alianza y de la política de Defensa de Europa y sostiene que la
Organización debe contar con recursos acordes con sus objetivos y metas.

¿Para qué y contra quien se arma la OTAN? ¿Para qué los incrementos de sus presupuestos de guerra que
son una ofensa y un insulto a todos los pueblos del orbe que luchan por la sobrevivencia de la paz y de la
especie humana?

Si alguien creía en las “misiones humanitarias” de la OTAN puede desengañarse para siempre. El fin de la
OTAN es la guerra y, por tanto, es una organización al servicio de la violencia, la muerte y la inseguridad
internacional porque esos son los mismos fines del imperio estadounidense. Si la OTAN es el brazo armado del
imperio, es natural que sirva a las estrategias geopolíticas del imperio y sus aliados europeos, y es natural
que la OTAN, al igual que su amo imperial, actúe por sobre el derecho internacional y sobre los intereses
legítimos de toda la humanidad - Lunes 30 de marzo de 2009 por CEPRID. Tribunal, dignidad, soberanía, paz contra la guerra

Correo electrónico: tribunalpazecuador@yahoo.com

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com