Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

¿Qué es...? / OTAN / NATO
Leonid Ivashov: “Están cercando a Rusia y China”

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Libia: socios del horror
- Naciones Unidas contra Libia
- Informe sobre la riqueza mundial
-
El vino "aumenta el deseo sexual femenino"
-
Hacia donde va Europa

 

090911 - Víktor Sábenkov - Traducido del ruso por Josafat S. Comín - Svobódnaya Pressa - La decisión de instalar un radar del Sistema de Defensa Antimisiles (DAM) en Turquía, supone un nuevo desprecio de los norteamericanos hacia Moscú.

 

El gobierno turco hizo pública su decisión de autorizar el despliegue en su territorio del radar norteamericano de alerta temprana frente a ataques de misiles, en el marco del sistema europeo DAM, diseñado por la OTAN / NATO.

Dmitri Rogozin, representante permanente de Rusia en la OTAN / NATO, realizó las siguientes declaraciones al conocer la noticia:

-Aquí es imprescindible tener en cuenta dos circunstancias: En primer lugar, según los expertos militares rusos, la instalación del radar en Turquía no supone una amenaza directa para las fuerzas nucleares estratégicas rusas. Por otra parte, estaríamos hablando de que los
Estados Unidos con arreglo al plan que se han trazado, e independientemente de las consultas que mantienen en el formato de la OTAN / NATO, y en su variante ampliada, con la participación de Rusia, siguen poniendo en marcha su propósito de desplegar la infraestructura militar del sistema DAM en territorio europeo.

(Ver:
25 señales de que el mundo financiero está a punto de hacer sonar la alarma máxima)

¿Suponen una amenaza para Rusia estos nuevo pasos de los
Estados Unidos en su construcción de un “euroDAM”? “Svobódnaya Pressa” se ha dirigido con esta pregunta a los expertos:

Declaraciones del presidente de la Academia de problemas geopolíticos, coronel general Leonid Ivashov:

-El que los norteamericanos estén desplegando su sistema DAM por todo el mundo es algo evidente. Además lo hacen desplegando medios terrestres, navales, espaciales e incluso aéreos. Si observamos le geografía de sus acciones, salta a la vista que está en marcha todo un cerco a los territorios de Rusia, y también en el Lejano Oriente, al potencial nuclear chino.

El despliegue del radar en Turquía representa una derrota de nuestra política exterior. Actualmente tenemos con ese país unas buenas relaciones en política exterior, y en cuanto a cooperación económica. Por eso, el modo de neutralizar esta amenaza significa un nuevo dolor de cabeza para nosotros.

(Ver:
Salud infantil: Cuba, mejor que EEUU y Reino Unido)

-“SP”- pero por otra parte Dmitri Rogozin ha declarado que la instalación de ese radar no supone una amenaza directa para las fuerzas estratégicas nucleares rusas.

-¿Contra quién entonces van dirigidos los sistemas DAM usamericanos? Si se tratase de un radar convencional, que funcionase integrado en el sistema de defensa antiaérea, no supondría una gran amenaza: no tenemos pensado declarar la guerra a Turquía, y confiamos en que los turcos no quieran enfrentarse a nosotros. Pero se trata de una parte integrante del sistema DAM. Este radar servirá para cubrir a Israel, o cuando menos alertar del lanzamiento de misiles iraníes contra Israel. Pero ¿y luego? Por supuesto que será integrado en el sistema global de control sobre los medios de misiles nucleares rusos.

Hay que estudiar los parámetros técnicos: si funcionase solo contra Irán, sería comprensible: Están preparando contra ese país, no solo una “revolución naranja”, también un ataque militar. Es igualmente desagradable cuando algo de eso ocurre junto a tus fronteras. Pero si además los parámetros de ese radar van a funcionar a gran profundidad e integrarse en el sistema global usamericano DAM, supone para nosotros, si no una amenaza real, cuando menos sí potencial.

(Ver:
La Europa neoliberal al borde del abismo)

Con este punto de vista está en total desacuerdo el presidente del Instituto de valoraciones y análisis estratégicos, Alexánder Konoválov:

-Considero que le estamos otorgando demasiada importancia al sistema DAM. No representa ninguna amenaza para nuestra seguridad ni para nuestras fuerzas estratégicas de contención. De haber en un futuro cercano una amenaza militar real desde el exterior, esta no tiene absolutamente nada que ver ni con la OTAN / NATO ni con su sistema DAM. La mayor amenaza potencial, que puede convertirse en algo muy real, sería la salida prematura de las tropas usamericanas de Afganistán, cuando se sacudan todos los problemas y recaigan sobre el gobierno local, y este se vea absolutamente incapaz de controlar la situación. Entonces se repetirá lo que pasó con el gobierno de Najibullah. Llegarán al poder los talibán y Al-Qaida, y al cabo de un tiempo los tendremos entrando por las fronteras de las repúblicas centroasiáticas. Y entonces nos veremos, querámoslo o no, en la obligación de intervenir, y pagar con dinero y sangre, teniendo que elegir en qué campo de operaciones, en qué frontera, habremos de detener todo eso.

Mijail Deliáguin, director del Instituto de problemas de la globalización, tiene su punto de vista.

“SP”- ¿Debe Rusia preocuparse por el despliegue de este nuevo radar en el marco del sistema DAM, o piensa que con la crisis económica de fondo, este proyecto no llegue a materializarse definitivamente?

-Este proyecto no puede quedar aparcado, porque en primer lugar es muy beneficioso para Turquía: supone una generación de empleo y un aumento de su peso estratégico. Es segundo lugar, en época de crisis, la gente comienza a pensar de modo menos racional, y eso también atañe a los políticos. Si en época de crisis hay escasez de dinero, esta se mide en billones, pero para un radar son suficientes unas decenas de miles de millones. Y esa es una cantidad que reunirán sea como sea.

Sin duda construirán ese radar, pensando además que desde el punto de vista jurídico su ubicación está más justificada que la existencia de radares en Polonia o República Checa, pues es comprensible, que ese eventual misil, del eventual Irán, debería sobrevolar Turquía para llegar a Europa. Y todo lo que podemos decir en este caso, es que ya ofrecimos en su día a los norteamericanos la posibilidad de utilizar el rada de Gabalinsk que alquila Rusia en Azerbaiyán. Rechazaron la oferta y ahora construyen el suyo en Turquía. No hay diferencia significativa entre el sureste de ese país y Azerbaiyán desde el punto de vista técnico y militar, en el caso de que la futura estación esté realmente apuntando contra a Irán. Esto implica que nos han dado una nueva posibilidad de convencernos de que la opinión de Moscú para Washington significa poco.

Por otra parte, después de lo acontecido en Libia y de la situación actual en torno a Siria, las declaraciones oficiales de los norteamericanos, solo se las puede creer un empleado de la CNN, un niño pequeño, o un egresado de la Escuela Superior de Economía; es decir, gente que demuestra, por diferentes motivos, una posición absolutamente nada contestataria con respecto a la realidad. No es si no la continuación de la guerra fría para rodear a Rusia con un anillo de bases. Entonces Turquía también jugaba su papel: recuerdo que la crisis del caribe surgió precisamente por la instalación allí de misiles apuntando a la Unión Soviética. Ahora no son misiles lo que instalan, sino radares, pero igualmente no deja de ser desagradable. Hay que entender, que en lo substancial, los usamericanos nunca serán nuestros aliados, siempre seguirán siendo nuestros adversarios estratégicos, mientras ellos y nosotros sigamos existiendo.

Notas de “SP”

El despliegue, según datos oficiales, del sistema “euroDAM”, diseñado para asegurar la defensa de Europa ante un eventual ataque por parte de Irán, comprende 4 fases.

La primera presupone la instalación de sistemas antimisiles en Rumanía y de barcos equipados con el sistema AEGIS, en el Mediterráneo oriental, antes de finales de este año.

La segunda etapa, comprende hasta el 2015. Los planes del Pentágono, contemplan la instalación en Europa de interceptores navales y con base terrestre del tipo SM-3, que actualmente están en fase de pruebas.

La tercera fase, debería concluir en 2018, y supone la instalación de sistemas SM-3 más avanzados. Este armamento, al igual que sus predecesores, es inoperante frente a misiles de largo alcance. Está diseñado para el impacto en misiles de media y corta distancia.

La cuarta fase, está previsto que concluya en 2020. Presupone que para esa fecha se habrán podido instalar en Europa la siguiente generación de misiles SM-3. Se calcula que para entonces ya podrán destruir los misiles intercontinentales, que poseen en su arsenal las fuerzas estratégicas rusas.

Muchos expertos militares rusos valoran con escepticismo las posibilidades del principal sistema euroDAM: los misiles interceptores SM-3. Su radio de acción no sobrepasa los 500 Km., lo que hace imposible que intercepten los misiles rusos, que en caso de conflicto militar con los
Estados Unidos volarían hacia su territorio siguiendo el camino más corto: el Polo Norte.


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com