Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Unión Europea
Sueño europeo o sueño americano. La fuerza de la nueva Europa desplaza el sueño americano

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Nueva ola de islamofobia en Europa?
- ¿Qué es la UE?
- Unión Europea
-
CARICOM
- ONU

 

 


Mapa del Nuevo Mundo

04 - Jeremy Rifkin - Probablemente, la mayoría de la gente cree que la de Estados Unidos es la economía más grande del mundo. No es así. Los 10,5 billones de dólares de PBI de la Unión Europea eclipsan a Estados Unidos en 100.000 millones.

¿Y el comercio? También en este caso las estadísticas son reveladoras. Europa, con sus 455 millones de consumidores, es actualmente el mayor mercado interno del mundo. También tiene la capacidad exportadora más grande. Y el euro en este momento es más fuerte que el dólar, una realidad que pocos economistas estadounidenses habrían considerado concebible hace apenas cuatro años.

¿Por qué entonces tan pocos estadounidenses están prestando atención a los cambios enormes que tienen lugar en Europa a medida que se acerca más a una unión política y económica?

El problema es, en gran parte, de índole perceptiva. A la hora de hablar del poder político y económico relativo, los estadounidenses y la mayoría de los europeos seguimos comparando países europeos individuales con Estados Unidos. Pero estas comparaciones cada vez tienen menos sentido.

Cada vez más, los Estados europeos son tan parte de la Unión Europea como los Estados estadounidenses son parte de Estados Unidos. Esto cambia fundamentalmente la forma de hacer las comparaciones.

Por ejemplo, en vez de pensar en Alemania comparada con Estados Unidos, deberíamos pensar en dicho país comparado con California, por ser Alemania el Estado más grande en la economía europea y California el Estado más grande en la economía estadounidense.

Si empezamos a modificar la forma de hacer comparaciones, de golpe todo cambia y empezamos a captar la enormidad de lo que está desarrollándose. De hecho, la UE es una nueva superpotencia que compite con el poderío económico de Estados Unidos en la escena mundial.

En muchas de las principales industrias del mundo, son las compañías europeas transnacionales las que dominan el comercio y el mundo empresario. Las instituciones financieras europeas son los banqueros del mundo.

Son muchas las dificultades que subsisten para crear un mercado interno cohesivo en Europa, entre otras cosas, integrar a los diez nuevos Estados miembros del centro, este y sur de Europa cuyas economías están muy rezagadas respecto de los miembros más ricos del norte y el oeste.

Sin embargo, los logros positivos superan ampliamente los obstáculos que quedan. Y lo que es igualmente importante, siendo el inglés cada vez más la lingua franca de Europa, para el año 2020, los europeos podrán intercambiar sus servicios, bienes y mano de obra con una soltura similar a la del mercado interno estadounidense.

La expectativa media de vida en los 15 países más desarrollados de la UE alcanza actualmente 78,2 años frente a 76,9 años de Estados Unidos. En lo que se refiere a la distribución de la riqueza —elemento crucial para medir la capacidad de un país para cumplir con la promesa de prosperidad— Estados Unidos se ubica en el vigésimo cuarto puesto entre los países industriales.

De los 18 países europeos más desarrollados, todos presentan menos desigualdad de ingresos entre ricos y pobres. Actualmente, hay más pobres viviendo en Estados Unidos que en los dieciséis países europeos con datos disponibles.

Estados Unidos también es un lugar más peligroso para vivir. La tasa de homicidios estadounidense es cuatro veces más alta que en la Unión Europea. Más inquietante aún, las tasas infantiles de homicidios, suicidios y muertes relacionadas con armas en Estados Unidos exceden las de los otros 25 países más ricos, entre los cuales se encuentran los 14 países europeos más ricos.

El renacimiento de Europa está impulsado por un nuevo sueño europeo que, en muchos sentidos, contrasta marcadamente con el viejo sueño americano.

El sueño americano pone énfasis en el crecimiento económico, la riqueza personal y la independencia. El nuevo sueño europeo se centra en el desarrollo sustentable, la calidad de vida y la interdependencia.

El sueño americano rinde tributo a la ética del trabajo. El sueño europeo está más armonizado con el ocio. El sueño americano es inseparable de la herencia religiosa del país y la profunda fe espiritual. El sueño europeo es secular hasta la médula.

El sueño americano depende de la asimilación: asociamos el éxito a dejar de lado nuestros antiguos lazos étnicos y ser agentes libres en el gran crisol americano. El sueño europeo, en cambio, se funda en preservar la identidad cultural y vivir en un mundo multicultural.

El sueño americano está aliado al amor al país y al patriotismo. El sueño europeo es más cosmopolita y menos territorial. Los estadounidenses estamos más dispuestos a emplear la fuerza militar para proteger lo que consideramos nuestros intereses vitales.

Los europeos son más renuentes a usar la fuerza militar y favorecen en cambio la diplomacia, la asistencia económica y la ayuda para evitar el conflicto y operaciones de paz para mantener el orden. Esto no significa que Europa de la noche a la mañana pasó a ser una utopía. Pese a todo el discurso sobre la preservación de la identidad cultural, los europeos se han vuelto cada vez más hostiles hacia los inmigrantes recién llegados y hacia aquellos que buscan asilo.

La rivalidad étnica y la intolerancia religiosa continúan estallando en varios focos de Europa. El antisemitismo está nuevamente en ascenso al igual que la discriminación contra los musulmanes y otras minorías religiosas.

Si bien los habitantes y los países de Europa critican con vehemencia la hegemonía militar estadounidense y lo que consideran una política exterior de gatillo fácil, están más que dispuestos, cada tanto, a dejar que las fuerzas armadas estadounidenses salvaguarden los intereses de seguridad europea.

Asimismo, tanto defensores como críticos dicen que la maquinaria gobernante de la Unión Europea, con sede en Bruselas, es un laberinto de burocracia. A sus funcionarios los acusan a menudo de ser indiferentes y poco sensibles a las necesidades de los ciudadanos europeos a los que supuestamente prestan servicio.

De todos modos, la cuestión no es si los europeos viven su sueño. Nosotros los estadounidenses nunca vivimos totalmente nuestro sueño.

Lo importante es, más bien, que Europa ha articulado una nueva visión para el futuro que difiere de la nuestra de maneras fundamentales.

Estas diferencias básicas son cruciales para entender la dinámica que comenzó a desarrollarse entre las dos grandes potencias del siglo XXI.

Hace doscientos años, los fundadores de Estados Unidos crearon un nuevo sueño para la humanidad que transformó el mundo.

Hoy, una nueva generación de europeos está creando un nuevo sueño radical, que consideran más apto para responder a los desafíos de un mundo crecientemente globalizado e interconectado en el siglo XXI.

Quizá nuestros amigos de Europa tengan algo para enseñarnos -
Clarín - Jeremy Rifkin es Economista y especialista en Biotecnología 2004 - Traducción Cristina Sardoy

 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com