Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

¿Qué es?
UNASUR

Cumbre Unasur Ecuador 2009

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- FMI: E regreso de Predador
-
Los musulmanes continúan sitiados en EEUU
- Estados Unidos
-
Democracia Argentina de baja intensidad
-
¿Desaparece el diario en papel?

 

 


Lula, Correa, Bachelet, Lugo, Morales...

. Concluye la Cumbre 2009

110809 - Rafael Correa reiteró su condena al golpe de Estado en Honduras, al asumir el cargo de presidente del organismo

Unasur exige la restitución inmediata de Manuel Zelaya

El presidente ecuatoriano Rafael Correa exigió este lunes a nombre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) la restitución "inmediata e incondicional" en el cargo del depuesto mandatario hondureño Manuel Zelaya.

Al asumir la presidencia Pro-Témpore de la Unasur de manos de la gobernante chilena Michelle Bachelet, Correa ratificó la enérgica condena del organismo regional al golpe de Estado en contra de Zelaya, perpetrado el 28 de junio pasado. Rafael Correa también tomó juramento para un segundo periodo en la presidencia de Ecuador.

Correa llega a su segundo mandato con una popularidad superior a 50 por ciento, y la promesa de radicalizar su "revolución ciudadana", principalmente a través de un aumento en la inversión social. Asimismo, el líder ecuatoriano ha anticipado una línea de gobierno más dura frente a petroleras extranjeras y a la prensa, a la que juzga como corrupta y de oposición.

Sobre Zelaya, Rafael Correa señaló que Unasur, del que forman parte 12 naciones sudamericanas, debe emplear toda su fortaleza para lograr que el depuesto gobernante hondureño vuelva al cargo de manera inmediata.

Zelaya fue expulsado de su país el 28 de junio pasado, cuando tropas del ejército asaltaron su residencia y bajo amenaza lo subieron a un avión que lo llevó a Costa Rica, donde el presidente Oscar Arias desarrolla una mediación para solucionar la crisis hondureña.

Al asumir la Presidencia Pro-Témpore de la Unasur Correa hizo notar que los efectos de la crisis económica internacional golpearán con fuerza a la región, que este año perderá entre 2.3 y 2.6 millones de empleos y registrará una contracción de entre 1.5 y 2.0 por ciento. Aseveró que la crisis global de ninguna manera es coyuntural ya que ha puesto de manifiesto problemas estructurales del capitalismo ante los cuales la región debe dar respuestas creativas.

Unasur celebrará una cumbre sobre el uso de EEUU de las bases en Colombia

La cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) concluyó sin un pronunciamiento común sobre la utilización por parte de EEUU de siete bases militares de Colombia, el cual, según recalcó el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, puede llevar a una guerra regional. El próximo 24 de agosto los cancilleres y ministros de Defensa se reunirán en Quito para tratar esta polémica cuestión que tanto rechazo ha suscitado en América Latina e intentar lograr una postura común.

Además, Unasur no descarta convocar una reunión presidencial extraordinaria en Buenos Aires, a la que se invitaría al presidente de Colombia, Álvaro Uribe.

Ecuador asumió la Presidencia de Unasur en un panorama de alta tensión regional por esta cuestión, que actualmente negocian Bogotá y Washington.

Aunque no figuraba en el guión de la reunión celebrada en Quito, en la que Uribe fue el gran ausente, Chávez provocó el debate sobre las bases para advertir de la posibilidad de un conflicto bélico si EEUU formaliza su presencia militar en Colombia. «Vientos de guerra comienzan a soplar», alertó Chávez, quien se quejó de que la declaración final de la cumbre no incluyera esta cuestión.

Los cancilleres de Unasur decidieron no plasmar ningún pronunciamiento al respecto ante la falta de consenso respecto a una propuesta de resolución presentada por Bolivia para que el organismo rechazara la instalación de bases extranjeras en la región.

La intervención de Chávez dio pie a que se expresaran otros presidentes tanto sobre el acuerdo militar entre EEUU y Colombia como sobre la creciente beligerancia en la región, que Cristina Fernández (Argentina) calificó de «inédita e inaceptable», antes de ofrecerse como anfitriona para tratar este tema con la presencia de Uribe.

El mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo sentirse «incómodo» por este clima y le sugirió a su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, que ayer asumió la presidencia pro témpore de Unasur, que le pida a Barack Obama, su presencia en una próxima cita de esta organización para analizar las relaciones de EEUU con Latinoamérica.

El presidente boliviano, Evo Morales, señaló que es «obligación» de Unasur «salvar al pueblo colombiano de los militares norteamericanos».

La representante colombiana, la vicecanciller, Clemencia Forero, insistió en que en su país ni hay ni se van a instalar bases militares extranjeras y dijo que la negociación del acuerdo militar sólo establece un acceso limitado de militares de EEUU.

En este ambiente de preocupación, Correa asumió la dirección de Unasur con el propósito de profundizar en la integración regional y con el deseo de que Sudamérica se convierta en la cuarta región más desarrollada del mundo. Recibió el testigo de la mandataria de Chile, Michelle Bachelet, que ha dirigido el organismo desde la firma de su acta constitutiva en mayo de 2008 y que se despidió del cargo encomendando el reto de consolidar la democracia en América Latina, porque, dijo, aún no está logrado.

Correa: «La nuestra es la revolución de los oprimidos»

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, al asumir ayer su segundo mandato prometió profundizar la revolución ciudadana pacífica e «irreversible» que dirigirá sobre todo a mejorar las condiciones de los «oprimidos». En su discurso de toma de posesión, destacó cinco ejes de esta revolución, entre ellos el político, el económico y el de las relaciones internacionales soberanas que pretende profundizar en su nuevo mandato, que termina en 2013. «Es una lucha que la hemos empezado ya y que nadie la va a detener. La nuestra es la revolución de los oprimidos», recalcó.

Manifestó que su victoria electoral sólo ha sido «el primer paso de un proceso revolucionario» para construir una sociedad «incluyente, solidaria y equitativa», y destacó la aprobación de la nueva Carta Magna en 2008, como «piedra fundacional del cambio».

Correa resaltó la lucha contra la corrupción y una «revolución económica» que, dijo, ha dado prioridad a una «política digna y soberana» con supremacía del ser humano sobre el capital. El desarrollo, agregó, no es un balance financiero, «hay cosas con inmenso valor pero sin precio, de dignidad también viven los pueblos», sostuvo, al recalcar que su Gobierno «jamás ha permitido ni permitirá que alguna burocracia internacional» imponga sus políticas.

Añadió que respeta la soberanía y la búsqueda de la integración con el fortalecimiento de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) y la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), cuya presidencia asumió ayer. Y recalcó el compromiso de fortalecer relaciones bilaterales «basadas en el diálogo, cooperación y desarrollo», así como en el «respeto mutuo». - La Jornada/Gara

Concluye la Cumbre

Bachelet realizó un balance de su gestión al frente de Unasur y dijo que el desafío de la región es consolidar las instituciones democráticas.


La III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) concluyó tras una ceremonia en que el mandatario ecuatoriano Rafael Correa recibió la Presidencia Pro-Témpore del bloque subregional.

La cita tuvo un formato muy distinto al de años anteriores y se realizó en una sala del Convento de San Agustín, ya que sólo estaban previstas las intervenciones de Correa y de la presidenta chilena Michelle Bachelet, quien dejó la titularidad del bloque.

Bachelet realizó un balance de su gestión al frente de Unasur y dijo que el desafío de la región es consolidar las instituciones democráticas, además de asegurar el respeto a las garantías y derechos de las personas.

Correa, a su vez, llamó a fortalecer el multilateralismo y a ratificar el Tratado Constitutivo del bloque, además de reiterar la condena al golpe de Estado que sufrió el presidente hondureño Manuel Zelaya en junio pasado.

Fuera de protocolo, el presidente venezolano Hugo Chávez pidió la palabra para condenar el acuerdo que negocian Colombia y Estados Unidos para instalar soldados estadunidenses en bases del país sudamericano, tras lo cual hicieron lo propio otros mandatarios, entre ellos el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

La cumbre tenía un marco temporal específico debido a que Correa debía trasladarse a la sede de la Asamblea Nacional para jurar para un nuevo mandato al frente del gobierno, esta vez bajo la nueva Constitución. - Notimex

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com