Argentina
Rafaela y la alfombra mágica

Hugo Collosa
hugocollosa@wilnet.com.ar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Desde 1810 el pueblo se expresa en la Plaza - Secretaria de Omar Perotti  intimidó y censuró a los alumnos de una escuela de Rafaela - Ruta 34: Ante la inacción y el temor de la Municipalidad de Rafaela - Ruta 34: "Yo, argentino" - Prostitución infantil en Rafaela - La Educación y el Mundial de Fútbol

Rafaela Al día - Santa Fe Al día

Grave denuncia y demanda contra las autoridades públicas de la ciudad de Rafaela


080707 -
Sr. Director:

                Ya se cumple un mes del asalto y toma de los Tribunales de nuestra ciudad, Rafaela. Y ya se cumple un mes del silencio insólito y cómplice de quienes se ofrecieron para cuidar y proteger las relaciones sociales de la comunidad.

                Más grave que el hecho en sí, muchísimo más grave que ese desvergonzado y violento episodio encabezado por profesionales de distintas disciplinas, fue que quedó como una anécdota para comentarla en el bar o en la peluquería. Nadie, absolutamente nadie con funciones de responsabilidades frente a la ciudad alzó públicamente su voz, o accionó en lo que le compete frente a este hecho.

                Solamente la Corte Suprema de la Provincia y el Colegio de la Magistratura Provincial hicieron oír su voz en una condena contundente a estos episodios y exigiendo responsabilidades. Dos expresiones fundamentales por el origen de las mismas, que en nuestra ciudad fueron borrosamente difundidas y sospechosamente ignoradas.

                Ignoradas por una corporación política (oficialismo y oposición) cada una con la responsabilidad que le compete. Una autoridad política inerme frente al caos de los bombazos dentro y fuera de Tribunales, el descontrol vehicular provocado por ambulancias en contra mano en Alvear y Sarmiento durante cuatro horas. Una situación en donde no existió ni Control Público, ni la famosa GUR -Guardia Urbano Rafaelina- ni Policía Provincial. Y una oposición política que ni siquiera exigió una explicación de los hechos al Ejecutivo Municipal.

                Una parte del Poder Judicial, justamente con poder para poner remedio a la situación por medio de fiscales y jueces en lo penal que permanecieron con los brazos cruzados mientras que una colega, un piso más abajo, era ultrajada y “amedrentada” (palabras del Colegio de la Magistratura) y no tomaron ninguna medida inmediata. Hasta ahora.

                Una funcionaria judicial, que luego de ver roto el vidrio de la Mesa de Entrada a su Despacho se encuentra frente al “apriete” de dos profesionales que logran que dicha funcionaria judicial, borre con el codo lo que el día anterior había escrito con la mano.

                Si eso es Justicia... no quiero terminar la frase para no caer en una grosería, pero si es eso, es muy, pero muy lamentable.

                Significa que algo muy grave nos está ocurriendo. Significa que el matonismo, el apriete y la “ley de la selva” son los caminos a seguir para conseguir nuestros fines. Significa que estos son los valores con los que queremos educar a nuestros chicos. Significa que el accionar con ribetes mafiosos, de complicidades explícitas por el silencio  de los que tienen la obligación de actuar van allanando el camino de la impunidad de los autores de estos hechos y van preparando las propias impunidades de los que son los responsables directos de encauzar las relaciones sociales dentro de la comunidad.               

                Significa avalar la ley de los Tahúres de “barajar y dar de nuevo” para seguir atrapando a giles e incautos en su buena fe. Yo fui uno de esos “Giles” que en el 2001 le puse la firma al primer “corralito” que implementaron y confié en las promesas de prosperidad y buena administración, mientras me “licuaban” la mitad de mis ahorros. Esa “buena administración” prometida se convirtió en un despilfarro escandaloso en construcciones, equipos de fútbol y básquet costosos y cuerpos técnicos cuyos montos fueron un insulto a la buena fe de la gente.

                Lo paradójico de todo esto es que en el 2004 ante una necesidad imperiosa fui a pedir “prestado” 600 pesos de mis ahorros por un mes, cuando puntillosamente lo devolví a los 30 días me cobraron 60 pesos de intereses... de mis propios ahorros. Por cualquier cosa, aún conservo “la boleta”, yo que soy de tirar todo. Y por otro lado, llegar a descubrir una caja de ahorro con saldo negativo por muchos cientos de miles de pesos dólares del titular de la Mutual como algo normal en el manejo de los fondos ajenos. Esa y muchas otras señales más que sospechosas me llevaron a mi y a muchos ahorristas a iniciar una causa penal interminable por presunto enriquecimiento ilícito.

                No somos un grupo de “ahorristas recalcitrantes” como le gusta decir a cierto periodista en un medio radial. Somos gente estafada en su buena fe y que no quiere que también se les robe su dignidad. Dignidad por tener memoria y buscar Justicia y Verdad en todo este asunto que se repitió seis veces en nuestra ciudad y en donde nunca hubo responsables de los hechos.

                Frente a este panorama, que solamente es la punta de un iceberg maloliente, viene ante mis ojos la imagen surrealista de una alfombra mágica que no vuela, sino que está sobre el suelo de la ciudad. Esa alfombra le sirve a algunos responsables de proteger y cuidar a la gente para tirar la mugre y la basura bajo esa alfombra.

                Y sueño con el día que esa alfombra mágica por fin remonte vuelo y toda la mugre y la basura que ocultó, por fin sea llevada para ser enterrada en el relleno sanitario que supimos conseguir. 

 

 

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com