Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Rafaela, Santa Fe
¿Cayó Bazar Avenida/Megatone en Rafaela?. No paga sus deudas y sus cheque empezaron a rechazarse

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Reutemann, o Mi pasado me condena
-
El TLC de Alan García: Perú al servicio
-
Funcionamiento básico de la Unión Europea
- Mitos sobre el amor y el sexo
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino

 

 

. Socios de Megatone compran Bazar Avenida
.
Socios de Megatone compran una cadena en problemas. Bazar Avenida
.
Fideicomisos: ¿la crisis llegó a Red Megatone?
.
Bazar Avenida y sus deudores

100609 - A. Q. - Si la caída se confirma para la empresa Bazar Avenida/Megatone, en Rafaela, Santa Fe, Argentina, no parece ser sólo la merma en las ventas lo que la arrojaría a este final. Culpar a la crisis internacional  y sus consecuencias recesivas se ha convertido en el argumento favorito de los voceros de las empresas. Pero el problema es más complejo y estas debacles son, de alguna manera, muertes anunciadas, sobre todo en un país en donde su burguesía nacional, parece muy poco inclinada a ocuparse seriamente por un desarrollo autónomo, armónico y competitivo. Argentina, desde hace décadas, vive una realidad política y económica, que puede resumirse en el viejo refrán: "El buey solo bien se lame"

>>Bazar Avenida-Megatone: Sus empleados van al paro y se movilizan>>

Bazar Avenida/Megatone
es una empresa cuya central está en la ciudad de Rafaela, en la provincia de Santa Fe. Sus cabezas más visibles son los hermanos Jorge y Eduardo Santi. El asesor económico/financiero de la empresa es o fue el conocido político y economista Ricardo López Murphy.
 


Vidriera de Bazar Avenida/Megatone en Rafaela

Consultados algunos rafaelinos, expresaron una fuerte animosidad hacia la empresa argumentando que si bien exhibe "buenos precios", la letra chica de los contratos de venta suele incluir cláusulas poco éticas. Además, expresaron que los intereses son "abusivos" pero que la mayoría compra porque los planes son a largo plazo y "es la única forma de comprar" en Argentina.
Algunos dijeron haber sufrido un acoso insoportable cuando se atrasaron en los pagos o no pudieron pagar más, y una suerte de "persecución" interminable, tras la mora, con intentos absurdos de cobrar punitorios, intereses sobre intereses, gastos de todo tipo (correspondencias, gestiones, abogados...)

Otros clientes manifestaron que, al pagar la última cuota, no les devolvieron los pagarés firmados en el momento de realizar la compra.

Todo indicaría que Bazar Avenida/Megatone es en realidad una financiera que opera bajo la fachada de comercio de electrodomésticos.

Los negocios financieros han sido los favoritos de los empresarios argentinos de los últimos tiempos. Prestar dinero o brindar servicios son, en un país subdesarrollado como
Argentina, negocios apetecibles. Y existe un enorme descontrol sobre las tasas que se cobran al punto de que es imposible distinguir entre una "tasa financiera" o de fomento productivo y una "tasa usuraria". El desencanto o la falta de interés, con respecto a los emprendimientos productivos, que hacen al crecimiento o desarrollo de cualquier nación organizada, es por parte de su burguesía nativa, más que evidente

Consultados algunos empleados y ex empleados de Bazar Avenida/Megatone, manifestaron casi por unanimidad, que trabajar dentro de la empresa es o fue una experiencia que definieron como "tecnocrática y salvaje".  Exigencias de metas poco realistas
son moneda corriente en la empresa y sobre todas ellas sobrevuela el fantasma del despido.
 

Parece evidente que para una empresa que no amasa, a través del tiempo, un genuino respeto por parte de clientes y empleados, y que aspira a un crecimiento puramente financiero, poco realista y salvaje, en un país con una tradición de inestabilidad económica brutal como es el caso de Argentina, su caída aparece como, además de anunciada, irresistible.
 


Fachada de Bazar Avenida/Megatone en Rafaela

100609 - Socios de Megatone compran Bazar Avenida

Después de cerrar algunas sucursales, surgieron problemas de pagos en uno de los socios, Bazar Avenida. La caída del consumo golpea cada vez más a la cadena. Además cerraron varias sucursales de Confina, el negocio de la financiación y en Rafaela el de Timsa, otra de las empresas del grupo.


Dos socios de la cadena de electrodomésticos Megatone, Electrónica Megatone (Santa Fe) y Carsa (Resistencia, Chaco), comprarán la tercera empresa de la sociedad, Bazar Avenida, con su sede central en nuestra ciudad, que pasa por problemas financieros.

Bazar Avenida tiene 80 locales en la zona de Córdoba, interior de Santa Fe y el conurbano bonaerense y acumula una deuda de 160 millones de pesos, informó ayer el diario Clarín, explicando que la compra se efectuará con líneas crediticias de los bancos que no utilizaron y préstamos de proveedores.

Después del conflicto entre campo y Gobierno comenzaron los problemas en el sector, especialmente en las cadenas del interior, recuerda ese medio.

La venta de electrodomésticos ha sido uno de los blancos principales de la crisis de consumo que se arrastra desde hace algunos meses en la Argentina, y los puntos de venta ya sienten las consecuencias, casi inevitables.

Después que Bonesi y Saturno Hogar entraron en crisis en el primer cuatrimestre del año y ya han pedido el concurso preventivo, con deudas por más de $150 millones, la cadena conocida como Megatone, sociedad conformada por Carsa S.A., Electrónica Megatone y la rafaelina Bazar Avenida, remitió problemas para cubrir deudas.

Las primeras señales que indicaban que las cosas no andaban bien fueron a partir del cierre de algunas sucursales, una en el Shopping Avellaneda y otra en Quilmes, donde tenía dos comercios. Además, en algunos locales del interior del país, donde la marca tiene gran presencia, recurrieron a la reducción de personal.

Las últimas noticias llegaron cuando el Banco de Valores informó a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que recibieron una nota del apoderado de Bazar Avenida S.A. y Consumo S.A. (...) a través de la cual solicitan ser removidos como agentes de cobro de los Fideicomisos Confibono, emitido por Megatone. (Ver carta).

De esta manera, se conoció que se le rechazaron cheques a Bazar Avenida, según trascendidos por un monto cercano a $6 millones. Es por eso que para evitar problemas. "El objeto es el de fortalecer la estructura y mantener la máxima calificación de riesgo", explican en la carta.

Un antecedente cercano es lo que pasó con Bonesi, cuyos directivos recibieron demandas penales, acusados de "retener ilegalmente" los fondos que debían destinar a pagarle a los inversores que tenían títulos de fideicomiso de la empresa.

Cambio de escenario

La situación que atraviesa hoy la cadena y que se repite en otros locales de electrodomésticos es una clara muestra de la retracción del consumo, que golpea de forma inmediata a los bienes durables.

De acuerdo a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en mayo solamente, las ventas de electrodomésticos cayeron 23 por ciento.

Ante esta situación, las señales de alerta por como salir adelante se intensifican día a día. Acuerdos con tarjetas de crédito, descuentos por fiestas especiales y pago en cuotas son algunas de las estrategias que se ponen a prueba para buscar soluciones. Sin embargo la necesidad de tener ahorros o de convertir los pesos a dólares es hoy prioridad para la mayoría de los consumidores. - Castellanos (Rafaela, Santa Fe)

 


110609 - Silvia Naishtat - CARSA Y ELECTRONICA MEGATONE SE QUEDAN CON LA FIRMA. Socios de Megatone compran una cadena en problemas. Bazar Avenida de Rafaela acumula una deuda de $160 millones.

Hace un año la demanda de electrodomésticos superaba a la oferta. Y lo que sucedía en el sector era representativo de la marcha de la economía. El negocio, que crecía a tasas superlativas, parecía no tener techo. Pero estalló el conflicto con el campo, vino la crisis global y las cadenas del interior que, vendieron en base a préstamos personales atados a fideicomisos financieros, comenzaron a tener problemas. En un año el mercado cayó 20%, de acuerdo a fuentes de Garbarino y Megatone.

Las dificultades arrastraron primero a Saturno en la Patagonia. Le siguió Bonesi que complicó a bancos como el Standard Bank que pidió a la gente que pague las cuotas en la entidad, en vez de esos locales comerciales. El último caso es el de Bazar Avenida, con el corazón en Rafaela,
Santa Fe. Bazar, junto a Carsa, con sede en Resistencia, Chaco, y Electrónica Megatone, de la ciudad de Santa Fe, es socia de esa red que nació y se multiplicó en los años 90. Megatone que, desde 2005 es el sponsor de la camiseta de Boca, cuenta con 211 locales y una facturación de $2.500 millones en 2008. Las dificultades de Bazar, según gerentes próximos a la compañía, están relacionadas con el mecanismo de financiación de una firma que tomó préstamos en función de ventas que dejaron de crecer. Bazar, que funciona como Megatone, posee 80 locales en la estratégica zona sur del conurbano bonaerense y en Córdoba. La firma acumula una deuda gigantesca de $160 millones. Clarín pudo saber ayer que los otros dos socios de Megatone comprarán Bazar. Lo harán con líneas de créditos de los bancos que no utilizaron y préstamos de proveedores. Entre tanto, cadenas como Garbarino, recortan utilidades y diseñan ofertas con las tarjetas para evitar mermas en las ventas. Allí juran que el volumen disminuyó 1% y que la claves es el manejo de los inventarios. "Hoy no se puede especular. Nosotros preferimos estar livianos de stock", comentaron. - Clarín
 


Fachada de Confina, la financiera de Bazar Avenida/Megatone en Rafaela

110609 - Fideicomisos: ¿la crisis llegó a Red Megatone?

Después de cerrar algunas sucursales, surgieron problemas de pago en uno de los socios, Bazar Avenida (Rafaela). La caída del consumo golpea cada vez más a la cadena

La venta de electrodomésticos ha sido uno de los blancos principales de la crisis de consumo que se arrastra desde hace algunos meses en la Argentina, y los puntos de venta ya sienten las consecuencias, casi inevitables.

Después que Bonesi y Saturno Hogar entraron en crisis en el primer cuatrimestre del año y ya han pedido el concurso preventivo, con deudas por más de $150 millones, la cadena conocida como Megatone, sociedad conformada por Carsa S.A., Electrónica Megatone y Bazar Avenida, remitió problemas para cubrir cheques.

Las primeras señales que indicaban que las cosas no andaban bien fueron a partir del cierre de algunas sucursales, una en el Shopping Avellaneda y otra en Quilmes, donde tenía dos comercios. Además, en algunos locales del interior del país, donde la marca tiene gran presencia, recurrieron a la reducción de personal.

Las últimas noticias llegaron cuando el Banco de Valores informó a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que recibieron una nota del apoderado de Bazar Avenida S.A. y Consumo S.A. (...) a través de la cual solicitan ser removidos como agentes de cobro de los Fideicomisos Confibono, emitido por Megatone. (Ver carta completa)

De esta manera, se conoció que se le rechazaron cheques a Bazar Avenida, según trascendidos por un monto cercano a $6 millones. Es por eso que para evitar problemas. "El objeto es el de fortalecer la estructura y mantener la máxima calificación de riesgo”, explican en la carta.

Un antecedente cercano es lo que pasó con Bonesi, cuyos directivos recibieron demandas penales, acusados de “retener ilegalmente” los fondos que debían destinar a pagarle a los inversores que tenían títulos de fideicomiso de la empresa.

Cambio de escenario

La situación que atraviesa hoy la cadena y que se repite en otros locales de electrodomésticos es una clara muestra de la retracción del consumo, que golpea de forma inmediata a los bienes durables.

De acuerdo a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en mayo solamente, las ventas de electrodomésticos cayeron 23 por ciento.

Ante esta situación, las señales de alerta por como salir adelante se intensifican día a día. Acuerdos con tarjetas de crédito, descuentos por fiestas especiales y pago en cuotas son algunas de las estrategias que se ponen a prueba para buscar soluciones. Sin embargo la necesidad de tener ahorros o de convertir los pesos a dólares es hoy prioridad para la mayoría de los consumidores. - Infobae


02 - CarlosBoschetti - Desde Bell Ville - Bazar Avenida y sus deudores

La problemática que causa la modalidad de cobro de créditos otorgados durante la época de la Convertibilidad por Red Megatone -a través de su firma comercial Bazar Avenida y su tarjeta de crédito Confina Express- a miles de ciudadanos cordobeses radicados en Villa María, Bell Ville, Las Varillas y San Francisco, comienza a trascender debido a la reacción de quienes se ven perjudicados por esta operatoria de la empresa santafesina con casa central en Rafaela.

Ocurre que, como ya se ha informado en las páginas de este diario, Red Megatone ha aplicado intereses anatócicos, ha fijado como sede judicial en Rafaela por cualquier incumplimiento en que pudieran incurrir sus clientes y, a partir de la pesificación de los créditos en dólares, comenzó a aplicar el tan temido CER. Como bien lo señalara el Dr. Horacio López Ballesteros (h), patrocinante de varios damnificados por este tipo de créditos, "Bazar Avenida hace todo lo posible para limitar o impedir el derecho de la defensa en juicio de sus clientes y hace gala de un manejo comercial reñido con la ética".

Los tomadores de estos créditos, al ver amenazado su patrimonio por esta modalidad de cobro, reaccionan peticionando ante las autoridades políticas, pero lamentablemente su relación con la empresa acreedora pasa por el camino jurídico y el Código Civil señala que "lo convenido entre partes tiene, para las partes, más validez que la ley misma".

El Dr. Lorenzo Corteseopina que de no mediar buena voluntad por parte de Red Megatone "las acciones judiciales de cobro seguirán su curso normal, y todo lo que se hace sólo servirá para impedir que en el futuro más personas se vean afectadas por el manejo comercial de Bazar Avenida".

Si bien nadie puede justificar a Red Megatone en este caso, lo cierto es que para llegar al actual estado de cosas fue necesario que se diesen varios factores. El sistema de pago a largo plazo, en cuotas nominalmente bajas, pero pautadas en dólares y con un interés altísimo para este tipode operaciones, fue posible gracias al consumismo desatado en la década de gobierno menemista. "Tanto tenés, tanto valés", fue el mensaje que desde el poder se bajó a la ciudadanía, que se dejó llevar a comprar cosas que el sentido común indicaba como accesibles sólo en base a ahorro y esfuerzo. Causa gracia ver cómo ahora, en campaña electoral, un sobrino del ex presidente Menem defiende su gestión afirmando que la gente "podía comprar su televisor, su heladera o su celular con comodidad...".

En nuestros días es habitual culpar a la dirigencia política de todos los males habidos y por haber, pero en este caso (y como en tantos otros) está también la responsabilidad de quienes ahora se ven perjudicados. El tener "aquíy ahora" el objeto de consumo, hizo que se descuidasen elementales normas de prudencia al momento de contraer obligaciones.

Además, jugaron su papel los medios de comunicación: al momento de establecerse Bazar Avenida, eran frecuentes las notas empresarias, que iban acompañadas de importantes pautas publicitarias.
Recién ahora, cuando la indignación de los vecinos perjudicados por las prácticas usurarias de esta empresa se pronuncia en la calle, aparece la crítica.
El chancho tiene que ver con su gordura, pero... el que el da de comer, ¿es inocente? - El Diario - Villa María, Córdoba.


110609 - Bazar Avenida S.A difundió ayer un comunicado en el que, si bien no desmintió ni confirmó los rumores publicados por el diario Clarín y otros medios nacionales acerca de su posible venta, ratificó la "solidez patrimonial" que posee y las perspectivas "más que favorables" que se le presentan para solucionar sus problemas de flujo de fondos.
Bazar Avenida S.A difundió ayer un comunicado en el que, si bien no desmintió ni confirmó los rumores publicados por el diario Clarín y otros medios nacionales acerca de su posible venta, ratificó la "solidez patrimonial" que posee y las perspectivas "más que favorables" que se le presentan para solucionar sus problemas de flujo de fondos.

Debido a la magnitud de los rumores que ganaron trascendencia en los últimos días a través de diferentes publicaciones, y de los que CASTELLANOS dio cuenta en su edición de ayer, Bazar Avenida salió a aclarar públicamente su postura. Si bien en el comunicado no se hizo eco de las versiones que indicaban la venta de Bazar Avenida a sus socios de Megatone, la empresa reconoció que se halla en un proceso de renegociación de pasivos, aunque definió a la situación como "coyuntural".

La declaración oficial de la empresa, a la que tuvo acceso CASTELLANOS, lleva como título "Seguimos trabajando". Dice que "Bazar Avenida S.A. se encuentra trabajando para afrontar una situación que es coyuntural, y que responde a la crisis que se viene manifestando a nivel internacional".

"En este marco –agrega la nota- se han tomado medidas para reducir el impacto de la crisis, adaptándose a los nuevos niveles de venta, sensiblemente menores a los que se tenía en etapas normales. En términos patrimoniales la empresa está en condiciones de solidez y con perspectivas más que favorables para solucionar el problema de flujo en el corto plazo".

En el párrafo siguiente, reconoce que "la compañía se encuentra reestructurando sus pasivos a la vez que ofrece a sus proveedores la implementación de herramientas de securitización para respaldar la operación".

Finalmente, Bazar Avenida S.A informa que "cuenta con 1380 empleados y posee 70 sucursales ubicadas en zonas estratégicas de nuestro país que abarcan las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Chubut, Neuquén, Santa Fe, San Luis, La Rioja, Catamarca, La Pampa y Río Negro".

La repercusión de los comentarios también tuvo su correlato en el Centro de Empleados de Comercio. El titular de la entidad, Horacio Calvo, en declaraciones al noticiero de Cablevisión, sostuvo que "la semana próxima podría haber novedades muy importantes" en relación con la situación de la empresa. Según Calvo, Bazar Avenida S.A adeuda a sus empleados 300 pesos de aumentos que el gremio pactó a nivel nacional, y que debían comenzar a ser pagados con los sueldos de abril; y tampoco pudo cancelar en forma total las obligaciones salariales correspondientes al mes de mayo.

En Rafaela hay más de 400 dependientes de la empresa, cuyas dificultades comenzaron cuando se cerraron las vías de financiamiento (incluyó la estatización de los recursos de las AFJP), cayeron las ventas y –al mismo tiempo- aumentó el nivel de morosidad de los clientes. Aunque en la declaración oficial de la empresa no hubo menciones a las versiones de ventas ni a la situación de los empleados, fuentes cercanas a los accionistas negaron que exista la posibilidad de despidos masivos en Rafaela.

Fuentes de Tribunales confiaron a este diario que en los primeros cinco meses de 2009 ingresaron a los distintos juzgados locales más de un millar de causas en las que se tramitan deudas de clientes morosos que compraron electrodomésticos en Megatone o accedieron a créditos de Confina y no pudieron cancelarlos.

Por otra parte, las medidas de racionalización que la empresa inició incluyeron un programa de retiros voluntarios, el cierre de algunas sucursales (Bariloche y Olavarría entre ellas) y la eliminación de algunos servicios que se encontraban tercerizados.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com