Cargando

Sexualidad
El Tantra está de moda

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Viagra o sildenafil: Preguntas y Respuestas
- Sexualidad Humana

- Feng Shui: Qué es y 15 consejos
- Mitos sobre el amor y el sexo
- Tantra, el sexo meditativo

 

 

070708 - El Mundo - Josep Tomás - Tantra, esa palabra que cuesta tanto pronunciar, aunque no hayas bebido, y que últimamente está en boca de todos, sobre todo aplicada al sexo... Claro, escuchas a Sting asegurar que gracias al tantrismo puede copular durante ocho horas seguidas y, además de adivinar la causa de la deriva de su carrera musical en solitario, sientes una cierta curiosidad.

Todos hemos oído campanas, cuencos tibetanos y tañidos de sitar entorno al sexo tántrico. Hoy intentaremos hablar de la cuestión, a pesar de lo peligrosa que puede resultar la superficialidad a la hora de tratar estos temas. Hay gente muy espiritual que tiene más mala leche que Shiva cuando se levanta con el pie izquierdo... Que conste que hay mucha gente que se toma todos estos asuntos a guasa. No es mi caso, aunque alguien no me crea. Siempre he pensado que medio mundo se ríe del otro medio y, como le dije en su día a un sacerdote que intentaba convencer a mis compañeros de clase y a un servidor de lo absurdos que resultan los lamas tibetanos con su túnicas de color azafrán (era un precursor del método Catequesis 'meets' Club de la Comedia), también en las laderas del Himalaya lo deben flipar cuando ven a un señor vestido con una sotana negra abotonada del cuello hasta los pies. Y chimpún.

El tantrismo es algo más que un simple compendio de técnicas sexuales. Es una filosofía milenaria hindú que comporta una visión del mundo basada en la conexión entre el hombre y su espiritualidad con implicaciones directas en la vida cotidiana. O sea, también en la sexualidad. Como era de esperar, tratándose de algo relacionado con el bajo vientre, la avidez de la cultura occidental por fagocitar o adaptar elementos foráneos, no ha tardado en actuar ayudando a cocinar la actual empanada tántrica en la que estamos sumidos. Hasta que nos cansemos y aparezca algo nuevo.

A pesar de todo, hay que reconocer la importancia del tantra a la hora de redefinir la forma cómo ponemos en práctica nuestras relaciones sexuales. Estamos acostumbrados al "Aquí te pillo, aquí te mato", el polvo de ascensor o el "sábado-sabadete".

En contraposición a esta forma de sexualidad caracterizada por la inmediatez y la economía de tiempo y medios, el tantrismo aboga por un sexo tranquilo y pretende recuperar los aspectos comunicativos que lleva implícito y a veces descuidamos. Aprender a observar, tocar, respirar... Vamos, que no es algo que se pueda asimilar de la noche a la mañana, tal y cómo tenemos todos las cabezas y el ritmo de vida que llevamos.

Algunas recomendaciones del sexo tántrico nos resultan algo folclóricas o tópicas, como lo es el hecho de usar velas como iluminación, quemar incienso o colocar cojines de colores armoniosos por el suelo. A mí, particularmente, esta última norma no me convence mucho. Me ponen de los nervios las cosas tiradas por los suelos y las recojo compulsivamente, por mucha armonía cromática imperante... Sin embargo, si utilizamos cierto sentido común, está claro que muchos de estos consejos o sugerencias pueden ayudar a tener unas relaciones sexuales de más calidad, aunque no se llegue a las ocho horas sexuales, como el conejito de Duracell, de Sting.

Por cierto, para el tantrismo la eyaculación es un derroche de energía absolutamente contraproducente. Por eso el multiorgasmo masculino y el control y la retención de la eyaculación es uno de los pilares fundamentales de la sexualidad tántrica que más popularidad está alcanzando. Al menos, de boquilla.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com