Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Vida y Salud
Cómo ayudar a una persona alcoholizada

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Salud Humana
-
Las consecuencias de la desertización
- Viagra o sildenafil: Preguntas y Respuestas
- Gastronomía

- 23 razones para hacer el amor

 


181008
- Guido Bergman y Patricia Haidbauer (*) - Pormenores de las "borracheras" y mitos sobre cómo cortarla. Algunos consejos prácticos para prevenir males mayores.

El consumo de bebidas alcohólicas entre los jóvenes crece y preocupa. Y aunque lo ideal sería no tener que pasar por ninguna situación extrema, es bueno tener en cuenta qué debemos hacer cuando nos enfrentamos a una persona que está alcoholizada.


En principio, es esencial no dejarla sola y colocarla en un lugar seguro y libre de peligros. Lo importante es que no se lastime a sí misma, ni lastime a los demás.

Por otro lado, hay que diferenciar los distintos estados de ebriedad. Si el alcoholizado se encuentra despierto hay que, como primera medida, sacarle la bebida (sí, a veces se necesita ayuda para esto). Además, se deben seguir los siguientes pasos: hablar con él, el objetivo es que mantenga el foco de atención y, así, evitar que se duerma; después hay que hacerlo vomitar para sacar el alcohol de su estómago e intestino (¡ojo! Nunca hay que realizar esta maniobra si ya hace dos horas que la persona no toma, ya que, pasado este tiempo, el alcohol que había en los intestinos ya fue absorbido).

¿Qué hacemos si el alcoholizado está inconsciente? Primero, ponerlo en posición lateral de seguridad para evitar el atragantamiento y la aspiración del vómito; luego, evaluar el grado de anestesia que tiene a causa del alcohol (es decir, el grado de respuesta). Para esto hay que estimularlo y ver cómo reacciona. Atención, el estimulo debe ser doloroso (ejemplo: “cachetearlo”).

Una persona que no reacciona a un estimulo doloroso está grave y hay que pedir ayuda profesional de manera urgente. La razón por la cual una persona entra en estado de “borrachera” es simplemente porque consume más alcohol del que el hígado puede procesar o metabolizar.

El punto limitante del “aguante” lo determina el hígado. Este órgano metaboliza el alcohol y lo transforma en acetaldehído y agua. Ese proceso tiene una velocidad determinada por la genética, pero que no es muy diferente entre las personas y ronda los 10 gramos de alcohol puro por hora. Es decir, que si una persona consume más de 10 gramos de alcohol en una hora, le va a “sobrar” alcohol que circulará en la sangre, llegará al cerebro y seguirá en el cuerpo hasta que el hígado pueda metabolizarlo a su velocidad.

La pregunta clave es: ¿cuánto es 10 gramos de alcohol puro? Es el alcohol puro que hay en una lata de cerveza, una copa de vino o un shot de cualquier bebida destilada. Por ejemplo, si se consumen cinco latas de cerveza en una hora, el alcohol tardará cinco horas en desaparecer del organismo.

Algunos mitos para cortar con la borrachera:

- Darle café al alcoholizado: el café lo va a despertar, pero no
le va a devolver los reflejos ni sacar el estado de ebriedad.
- Ducharlo o sumergirlo en agua: no sólo no quita el alcohol de
la sangre, sino que le puede generar hipotermia.
- Tomar agua pensando en diluir la sangre u orinar el alcohol:
el alcohol no se orina y la sangre no se diluye.
- Vomitar: con la acción de vomitar solamente se elimina el
alcohol que aun el intestino no logró absorber, pero no se quita la
borrachera.

(*) Directores de Programar Proyectos Educativos -
Perfil

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com