Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Vida y Salud
Más grasa, menos vida

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Cuál es la peor dieta del mundo?
- El valor en las instituciones deportivas

- El vino, las mujeres y la metafísica
- Salud Humana
- Sexualidad Humana

 


.
Definición de Obesidad
. Riesgos de la cintura gruesa

141108 - Las "llantitas, rollos o michelines" que se forman en la cintura por el exceso de grasa pueden duplicar el riesgo de morir prematuramente.

Un amplio estudio con más de 360.000 personas en nueve países europeos descubrió que un "poderoso indicador" de riesgo de muerte prematura es la medida de la cintura.


Esto, aunque el peso del individuo sea normal, afirma la investigación en New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra).

Los científicos descubrieron que por cada 5 centímetros de grasa adicional en la cintura, aumenta en 13% en mujeres y 17% en hombres el riesgo de muerte prematura.

Los expertos afirman que estos resultados ofrecen más evidencia de que el almacenar grasa en exceso alrededor de la cintura es un riesgo importante de salud, incluso cuando no se considera a la gente obesa o con sobrepeso.

Por eso, una forma barata y sencilla de analizar la salud del individuo es que los médicos familiares midan regularmente la cintura y cadera de sus pacientes, señalan los investigadores.

Más grasa, menos vida

Desde hace tiempo se conoce el vínculo entre la grasa en la cintura y los problemas de salud.

Pero tal como señalan los expertos, el tamaño de este nuevo estudio ofrece a los científicos un panorama más preciso del problema.

La investigación, llevada a cabo en el Colegio Imperial de Londres, el Instituto Alemán de Nutrición Humana y otras instituciones europeas, involucró a 359.387 pacientes, mujeres y hombres, cuya edad promedio era 51 años.

Se siguió un registro de su salud durante casi 10 años y al final de ese período habían muerto 15.000 participantes.

Los científicos compararon el índice de masa corporal (IMC) de los sujetos. (El IMC continúa siendo la medida estándar de la obesidad).

Descubrieron que en las personas con el mismo IMC, el riesgo de muerte prematura aumentaba a medida que se incrementaba la circunferencia de la cintura.

Los resultados mostraron que la gente con una cintura grande -de más de 120 cm. en los hombres y 100 cm. en las mujeres- tuvo el doble de riesgo de morir prematuramente.

Esto, comparado con el riesgo de los participantes que tenían cinturas pequeñas, de menos de 80 cm. en los hombres y 65 cm. las mujeres.

"Nos sorprendió mucho descubrir que el tamaño de la cintura tenía un efecto tan poderoso en la salud de la gente y su muerte prematura" afirmó el profesor Elio Riboli, investigador del Colegio Imperial.

"No hay muchas otras características individuales simples que puedan aumentar tanto como ésta, el riesgo de una persona de morir prematuramente".

Indicador

Los estudios han demostrado que las personas que muestran una lectura alta de IMC tienen más riesgo de morir de enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Sin embargo, el nuevo estudio demostró que la "proporción cintura a cadera", un número que resulta al dividir el tamaño de la cintura entre la medida de la cadera, también es un importante indicador de salud.

El estudio mostró que gente que tenía un IMC totalmente normal, pero una cintura más grande que el promedio, tenía un riesgo significativamente más alto de muerte prematura.

La razón de este vínculo entre el riesgo de mortalidad y el almacenamiento de grasa en la cintura, no está suficientemente clara.

Otro de los investigadores, el doctor Tobias Pischon, del Instituto Alemán de Nutrición Humana, cree que podría deberse a que la grasa abdominal es distinta de otras reservas adiposas y puede influir directamente en el desarrollo de enfermedades crónicas liberando "sustancias mensajeras".

Los científicos creen que los tejidos adiposos en esta zona corporal secretan citoquinas, hormonas y compuestos metabólicamente activos que pueden contribuir al desarrollo de enfermedades como las cardiovasculares y el cáncer.

Pero, tal como señala el doctor Riboli, "la buena noticia es que usted no necesita llevarse a cabo pruebas costosas para analizar este aspecto de su salud, porque no cuesta nada medirse la cadera y la cintura".

Y si esta medida es muy grande, agrega, aumente su actividad física, cuide su dieta y reduzca su riesgo de morir prematuramente.

 

Riesgos de la cintura gruesa

Tener demasiada grasa abdominal, que se mide por la talla de la cintura, conduce a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Según la Federación Mundial de Corazón la gente desconoce que la obesidad abdominal está relacionada con niveles anormales de colesterol, diabetes tipo 2 e hipertensión.

"Una cintura gruesa, o un cuerpo en forma de manzana, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares como infarto al miocardio y accidentes cerebro-vasculares" dijo a BBC Mundo el doctor Valentín Fuster, presidente de la Federación Mundial del Corazón.

El experto indica que a pesar de los avances terapéuticos, las enfermedades cardiovasculares continúan siendo la principal causa de muerte en muchos países del mundo.

"Es por eso que tanto los trabajadores de la salud como el público deben ser conscientes de que la talla de la cintura ofrece información muy importante sobre la salud de la persona", agrega.

América Latina

En muchos países, las enfermedades cardiovasculares están en aumento y según los expertos, se ha visto una relación entre ese aumento y la medida de la cintura de la gente.

Según la Federación Mundial del Corazón, en América Latina una mujer tiene un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares si su cintura mide más de 88 cm.

Y un hombre latinoamericano tendrá más probabilidades de contraer estas enfermedades si su cintura es mayor de 90 cm.

"No toda la grasa del cuerpo es igual", señala Valentín Fuster y "la obesidad no siempre se acumula en la cintura".

Y es por eso, dice, que es más importante medirse la talla de la cintura que pesarse.

Un estudio presentado por la Federación Mundial del Corazón reveló que el riesgo de la grasa abdominal se debe a que en esta parte del cuerpo se acumulan, con la grasa, unas células llamadas adipositos.

Al acumularse dentro de la región abdominal, estos adipositos segregan productos químicos que parecen ser los responsables de la diabetes, niveles anormales de colesterol e hipertensión arterial.

Prevención

Según la Organización Mundial de la Salud, 17 millones de personas fallecen cada año por alguna enfermedad cardiovascular.

Y sin embargo, una encuesta reciente realizada en 27 países del mundo reveló que 80% de la gente entrevistada desconocía los riesgos que conlleva tener una cintura gruesa.

Para reducir ese número, dice Valentín Fuster, "queremos que la gente sea consciente de la forma de su cuerpo".

"Por supuesto, comer menos y hacer ejercicio", agrega, "son las dos cosas fundamentales para mantener un corazón sano".

Los expertos recomiendan que el exceso de grasa que muestra una persona en el perímetro de la cintura sirva como señal de intervención clínica temprana.

"Medir la cintura de la gente es una forma sencilla de identificar a un paciente con un alto riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes", dice Valentín Fuster.

"Y sin embargo, la talla de la cintura continúa pasando desapercibida por la mayoría de los médicos y de la gente".

Definición de Obesidad

La obesidad se define como la presencia de una cantidad excesiva de grasa corporal, lo que significa riesgo para la salud. Es el producto de un balance calórico positivo, ya sea por medio de un elevado aporte energético o por una reducción del gasto de energía. Varias líneas de investigación han descartado a la sobrealimentación como un hecho constante en los obesos, considerando a la obesidad como una entidad heterogénea, compleja y multifactorial.

La obesidad afecta a sujetos de todas las edades y sexos, presentando en Chile una prevalencia elevada, estimada en adultos de un 13% para hombres y 22,7% para mujeres. Su frecuencia aumenta con la edad hasta alrededor de los 60 años en ambos sexos y es constantemente mayor en mujeres en todas las edades, especialmente en las de estrato socioeconómico bajo. Se asocia además a una mayor prevalencia de condiciones patológicas crónicas, tales como hipertensión arterial, diabetes mellitus, colelitiasis, dislipidemias, cardiopatía coronaria, cáncer, enfermedades respiratorias, psiquiátricas, osteoarticulares y numerosas otras enfermedades crónicas, las cuales limitan las expectativas de vida, con un mayor costo de salud para la población, lo cual representa un serio problema para la salud pública mundial.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com