Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Vida y Salud
Camas separadas: ¿Matrimonio feliz?

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Salud Humana
- Sexualidad Humana

- ¿Cuál es la peor dieta del mundo?
- ¿Alternativas para el desarrollo humano?

- 23 razones para hacer el amor

 

 

. Camas separadas
.
Matrimonios sí, pero camas separadas

210109
- Más y más parejas en Estados Unidos están ordenando dormitorios separados en sus nuevas casas para asegurarse de contar con un matrimonio con mayor armonía, sugiere una investigación.

Un sondeo de la Asociación Nacional de Constructores de Casas predijo que para el año 2015, 60% de las casas construidas bajo demanda tendrán dos dormitorios principales.

El deseo de descansar mejor está detrás de esta tendencia, pues los expertos aseguran que la falta de un sueño decente puede provocar tensión marital.

La opción de contar con habitaciones separadas ha contribuido a mejorar los matrimonios, aseguran los especialistas.

Gopal Ahluwalia, de la citada asociación, dijo que la tendencia "era una demanda del mercado que seguirá presente".

"Alcoba flexible"

Los dormitorios separados se toman frecuentemente como el símbolo inequívoco de que una relación está en problemas, pero para muchas personas el asunto se ha convertido en una necesidad práctica.

Ronquidos, visitas nocturnas al baño, el cuidado de los niños y empleos en la noche pueden privar a las parejas de las recomendadas siete u ocho horas de sueño cada día.

La situación se ha vuelto más grave desde que los roles de género comenzaron a cambiar, haciendo que tanto hombres como mujeres se involucren en el mercado laboral y en la crianza de los hijos.

La experta en familias, Sthepanie Coontz, le dijo al New York Times que había muchas parejas "con la suficiente confianza de contar con un buen matrimonio, pero que no disfrutan particularmente el dormir en la misma habitación".

"No creo que tenga nada que ver con su vida sexual", aseguró.

Al menos los constructores pueden llamar "alcoba flexible" a la habitación extra para evitar sentirse avergonzados.

El periódico sugiere que esta tendencia no es exclusiva de los consumidores con alto poder adquisitivo.

Lana Pepper, de San Luis dijo que había tenido que cambiar varias cosas en su nuevo departamento para lidiar con un esposo inquieto.

"Mi esposo aún está con vida. Sin los cambios, lo hubiera matado", afirmó.

Para algunas la alternativa de no dormir con el marido se ha convertido en un camino viable para mejorar la relación. O también puede ser una buena manera de que dos personas muy independientes lleguen a acuerdo. Otros lo ven como el primer paso a la ruptura...¿Qué opinas tú?...

Camas separadas - Terra Networks Chile - Carla Ingus

CAMAS APARTE...¿SANA OPCIÓN O CAMINO A LA SEPARACIÓN?

“La cama es todo en el matrimonio” escribió Balzac. Y las parejas aparentemente así lo creen. Porque no nos referimos a la cama como el acto sexual, sino al compartir las noches con tu pareja.

Despertar con el marido a tu lado, puede llegar a ser uno de los sueños de cualquier mujer en la época de pololeo. Que te regalonee, que te haga cariño, que te lleve desayuno… En fin, las imágenes románticas se suceden. El punto es que pocos imaginan una vida matrimonial en camas e, incluso, en habitaciones separadas.
 
 

Pero el asunto no es tan extraño como parece. La cantante Rita Lee, quien lleva casi 30 años de matrimonio con su productor musical Roberto Cavalho, también su colega y mejor amigo, asegura que el amor dura mucho más cuando se duerme en camas separadas, y sí son departamentos contiguos mejor.

Tal parece ser que la conducta de nuestros abuelos y bisabuelos ha vuelto a la palestra. Sin ir más lejos parejas jóvenes han optado por compartir casa pero no cama. ¿Los motivos? ¿Existen verdaderamente beneficios?
“Siento que puede tener ciertos beneficios, aunque no lo haría. Todos tenemos la necesidad de autonomía, de decorar la pieza como te venga en gana, de dormir para el lado que se te dé la gana, etcétera. Y, finalmente, podría ser que gracias a una medida de este tipo que se salven matrimonios, que al obligarse a compartir cama y pieza terminan odiándose”, revela Carmen, una idealista profesional de 30 años, que lleva dos de casada y cuyas diferencias con su pareja son monumentales. “Él ronca, fuma y ve televisión hasta tarde. Mientras yo duermo temprano y tengo el sueño muy ligero. Pero de una forma u otra hemos logrado compatibilizar... Por ahora”.
Claro está que no todos optan por el distanciamiento físico y los que lo hacen tienen diferentes sus motivos...

UN PASO ANTES DE LA SEPARACIÓN

Tener camas y hasta piezas separadas, puede ser una opción de parejas en que los dos integrantes son muy independientes, aunque se amen. Pero no se da sólo en esos casos.
En su edición de marzo, la revista norteamericana Star revelaba la profunda crisis que vivía el matrimonio formado por Britney Spears y Kevin Federlein. ¿Cómo lo sabían? Había trascendido que la pareja dormía desde hace tiempo en dormitorios separados. Según la publicación, Kevin ha cometido la imprudencia de revelar detalles de su difícil situación a algunos amigos íntimos que resultaron ser muy indiscretos. Él ya no aguanta sus gritos ni sus cambios de humor. Britney se ha convertido en una mujer posesiva y dominante que no le deja ni un minuto, no le permite fumar, conducir su moto ni relacionarse con sus amigos.
Casos así hay muchos. La convivencia se hace tan complicada que las parejas terminan por separar sus habitaciones. Sin embargo, no siempre una decisión de este tipo debiera ser para peor....

MOLESTOS RONQUIDOS

“Lo amo, pero no lo soporto”, algo así es lo que siente una mujer que comparte cama con un roncador empedernido. Es sabido que las molestias que el ruido genera en la pareja y familiares que duermen en otras habitaciones, se convierte en la razón por la que dos personas deciden separar sus piezas.
“Conozco a una pareja, quienes en un cumpleaños nos contaron que habían optado por separara sus piezas. Ambos roncan y uno no deja tranquilo al otro. Pero en ningún caso esta separación ha sido fuente de distanciamiento. Incluso él bromeaba diciendo que mientras ella se ducha va y le ordena su habitación”, cuenta Alejandra de 32 años.

DISTINTAS COSTUMBRES

La historia revela que no ha sido fácil compartir camas. Jorge Luis Borges nunca compartió cama con su mujer, mientras que Napoleón dormía por tramos...Es decir, entre las once y una de la madrugada dormía, tras lo que se levantaba a trabajar, acostándose a las 5 de la madrugada y levantándose definitivamente a las 7. ¿Quién podría soportarlo?...
Hay otras tantas costumbres que podrían sacar a uno u otro de sus casillas. Ante esto uno podría decir ¿para qué pelear?, si se pueden llegar a ciertos arreglos.
“Pienso que no es una decisión que tomes previamente. No es un acuerdo prenupcial. Pero podría ser una solución, por ejemplo, si los dos trabajáramos en horarios distintos, que impidan el descanso del otro, tal vez”, opina Alejandra, casada hace diez años y quien cree que “siempre es mejor tener una instancia o un sector en común, sino la comunicación se va al tacho de la basura”.

¿SEPARACIÓN SEGURA?

Nadie puede dar un vaticinio infalible, pero si recurrimos al feng shui podríamos llegar a ciertas conclusiones.
Según esta corriente oriental, debes procurar que la cama de dos plazas sea una cama de dos plazas de verdad y que el colchón sea de una sola pieza. Jamás debes tener dos colchones, ya que simbólicamente esto crea división en la pareja que duerme en ellos.
Ahora bien, es mucho mejor tener dos camas separadas o incluso dormitorios separados que dormir en dos colchones juntos. Una cama matrimonial con dos colchones se considera algo muy malo para el futuro del matrimonio, ya que hará que la pareja finalmente se separe.
Virginia Woolf, una gran feminista, ya reivindicaba en 1929 una habitación para cada uno. A su juicio no había nada como respetar la comodidad, el ritmo y la independencia de cada uno...Pero finalmente, la elección es tuya...
 

Matrimonios sí, pero camas separadas - The New York Times News Service - Tracie Rozhon, con la colaboración de Malcolm Gay en San Luis, Claudia Rowe en Seattle, Katie Zezima en Boston y Chris Maag en Cleveland

En una encuesta de opinión realizada en febrero por la Asociación Nacional de Constructores de Casas, los constructores y arquitectos pronosticaron que más de 60% de las casas hechas al gusto del cliente tendrían dos recámaras principales para el 2015, según Gopal Ahluwalia, vicepresidente de investigación de la asociación.

Algunos constructores dicen que más de la cuarta parte de sus proyectos nuevos ya las tienen. En el condado de San Luis, Dennis Hayden, presidente de Hayden Homes, dijo que 30 casas separadas en su comunidad planificada más reciente tendrán dos recámaras principales separadas, pero iguales. Lo que podría significar que el síndrome de dormir solo en casa no se limita a las clases altas.

Para los propietarios con ingresos medios, podría ser cuestión de mudarse a un baño extra, el cuarto de juegos o el ático. En el distrito Central West End de San Luis, Lana Pepper, cuyo sueño es ligero y batalló por años con la intranquilidad nocturna de su esposo, remodeló el condominio que compraron hace poco agregando muros y construyendo armarios para crear recámaras separadas.

Esas molestias nocturnas

“Era más que los ronquidos”, dijo contando los días malos cuando solían compartir la cama. “No puede tener cubiertos los pies bajo ninguna cobija. Yo tengo que tenerlos tapados. Así es que tomé toda la ropa de cama y la dividí con unas tijeras. Después cosí las orillas para que la mitad de la sábana quedará metida bajo el colchón y que él pudiera quitarse la otra mitad con los pies.

Eso no ayudó con sus ronquidos, así es que compró un aparato de sonido blanco, incluso fue a un campo de tiro para comprar “un par de esas enormes orejeras que usan”. No le acomodó.

Según la Fundación Nacional del Sueño en Washington, es frecuente que 75% de los adultos o se despierta en la noche o ronca –y muchos han optado por camas separadas solo por esas razones. En un informe publicado el martes, la fundación dice que encontró que más de la mitad de las mujeres encuestadas, entre los 18 y los 64 años, dijo que duerme bien solo unas cuantas noches a la semana; 43% siente que la falta de sueño interfiere con las actividades del día siguiente.

No todo el mundo quiere hablar sobre ello. Muchos arquitectos y diseñadores dicen que sus clientes sienten que todavía hay un estigma en torno a dormir separados.

Algunos constructores dicen que es un tema delicado y llaman a la otra recámara una “suite flexible”, para cuando llegan visitas o los hijos vienen de la universidad. Charles Brandt, un diseñador de interiores de San Luis, dijo: “El constructor sabe, el arquitecto sabe, el carpintero que hace los armarios sabe, pero es algo que no les gusta difundir porque luego, luego la gente pensará que algo anda mal” en el matrimonio.

Una diseñadora de interiores de Chicago se mudó a la recámara de su hijo cuando éste se fue a la universidad. “Recámaras separadas son de rigor para nosotros”, dijo agregando que ella y su esposo duermen juntos los fines de semana. La pareja solicitó que no se publicara su nombre.

No más desvelos

Fred Tobin, un constructor de North Canton, Ohio, tiene amistad con una pareja prominente de Columbus cuya casa remodelaron con dos recámaras principales.

La esposa duerme en un lado de la casa y el esposo, en el otro. “Es cuestión confidencial”, dijo Tobin. “El marido viaja mucho, todo el tiempo, y llega tarde a la casa, y quiere poder revisar su correo electrónico e irse a la cama sin despertarla”.

Paul C. Rosenblatt, un catedrático del Departamento de Familia y Ciencias Sociales de la Universidad de Minnesota, ha estudiado parejas que duermen separadas, y escribió un libro el año pasado sobre los retos y beneficios: Two in a Bed: The Social System of Couple Bed Sharing (Dos en una cama: el sistema social de la pareja que comparte la cama). Para él, gran parte del fenómeno tiene que ver con el envejecimiento.

Muchas de las personas a las que Rosenblatt investigó, como la pareja de Chicago, se acomodan en recámaras separadas cuando crecen los hijos.

“De pronto, está disponible”, dijo, “y si tienes problemas para dormir te vas al cuarto del hijo y encuentras que dormiste mejor que con tu pareja”.

Sin embargo, algunas de las personas que estudia Rosenblatt aún quieren un lugar para abrazarse. “En mi investigación, las parejas tenían lugares separados por cuestiones de sueño, pero también tenían uno para estar juntos”, dijo. “Algunas se abrazan antes de separarse”.

No más sexo

En ocasiones, la necesidad de separarse sí tiene que ver con el sexo. Rosenblatt dijo que una mujer mayor a la que entrevistó dijo que tiene su propia recámara porque: “Ya pagué mi cuota. Estoy lo suficientemente vieja como para querer tener sexo a la una de la mañana”.

Sin importar cuáles sean las razones, los arquitectos y constructores dicen que saben lo suficiente como para ya no llamarlas “recámaras principales”.

“Las mujeres están comprando más casas, y ellas son sensibles a esa terminología de la ‘suite principal’, y están optando por el término ‘suite de los propietarios’”, dijo Bárbara Slavkin, diseñadora de interiores de San Luis.

Dale Mulfinger, un arquitecto de Minneapolis, dijo: “¿Qué tal los ‘reinos de las parejas’?”.

Sea la forma en la que se les denomine, ciertamente que parecen venirle bien a los Pepper, la pareja de San Luis que remodeló su condominio nuevo para que cada uno tuviera su santuario para dormir.

La recámara de Ted Pepper, con muchas ventanas que se abren a una terraza, no tiene nada de la parafernalia –el aparato de sonido, la máscara para dormir– que se encuentra en la de su esposa. La única evidencia de sus hábitos de dormir es un nudo torcido de sábanas y cobijas en su cama.

“Ahora, ahí hay una demostración”, dijo Ted Pepper de 67 años señalando hacia el remolino de ropa de cama y risas ahogadas. “Se despertaba si me movía aunque fuera poquito”.

Los Pepper están de acuerdo: las recámaras separadas han agregado sal y pimienta a su relación. “Es más excitante”, dijo Lana Pepper, “cuando puedes decir: '¿Tu recámara o la mía?”.
 - BBC

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com