¿Crees en la existencia de los ángeles?
¿Has tenido alguna experiencia con ellos?
Si no los conoces, en este lugar vas a descubrir su maravillosa presencia...
  







M
uchas veces los contactos con los ángeles pasan inadvertidos y son recordados como extrañas experiencias o sensaciones sin poder darles un nombre exacto, pero si aprendes a conocerlos y llegas a descubrirlos podrás recordar y comprobar que la mayoría de nosotros ha tenido algún contacto con ellos.
 

Esa es una de las razones  por las que escribo sobre estos seres de luz.

Además de sentir la necesidad de hacerlo también tengo la necesidad de comunicártelo, y si vos estás de acuerdo y así lo crees puedes enviar tus experiencias y compartiremos con todos los que vibramos en esta misma frecuencia nuestras vivencias  con ellos...
Los Ángeles, nuestros compañeros inseparables.    



Desde mi infancia me enseñaron que los ángeles
son seres celestiales que nos protegen en momentos de peligro, nos guían por el mejor camino cuando tenemos dudas, nos acompañan en momentos de angustia y alegría, nos conectan con las personas que deseamos encontrar y si los invocamos acuden a nuestro lado velando permanentemente por nosotros. 

Todo esto debo agradecérselo a mi abuela Aída quien me hacia dormir junto a ella cuando viajábamos a visitarla y me contaba cuentos e historias sobre hadas, ángeles y seres elementales. Con sus palabras le daba vida a un hermoso cuadro colgado en la pared del  lado en que yo me dormía, y al que observaba con mucho detenimiento mientras ella me contaba todas esas historias antes de dormir.



Mi primera experiencia consciente con los
ángeles, fue muchos años después, al regresar de una fiesta, una noche...
Veníamos en una camioneta unas siete u ocho personas, entre las cuales tres eran niños de la familia.

El lugar al que nos dirigíamos  quedaba a varios kilómetros de donde se había celebrado el festejo, fuera de la ciudad. Era una noche cerrada y el camino estaba bastante solitario.

De pronto el motor del vehículo comenzó a fallar, y nos quedamos en el medio de la ruta a oscuras en una zona bastante despoblada y peligrosa.

El único hombre que estaba en el grupo, el conductor, bajó de la camioneta, revisó el motor, no encontraba la manera de hacerlo arrancar nuevamente y de tanto intentarlo se  agotó la batería del mismo. Los chicos comenzaban a impacientarse, porque tenían sueño y querían llegar. Por otra parte nosotras las mujeres empezábamos a sentir una gran inseguridad por la situación en la que nos encontrábamos. Yo estaba sentada adelante en el sitio del acompañante y al ver que no salíamos del problema decidí, por primera vez invocar a los
ángeles, pidiéndoles ayuda para salir de ese horrible lugar.

Cerré los ojos, traté de abstraerme, concentrarme y comencé a llamarlos mentalmente.

Mientras el murmullo general se iba apagando suavemente en mis oídos, presentí que se acercaban velozmente hacia nosotros un grupo de cinco ángeles de enormes alas, los vi en mi mente rodeando el vehículo, como si fueran personas empujándolo para moverlo y llevarnos al lugar deseado. Dos de ellos estaban a cada lado de las puertas delanteras, uno exactamente al lado mío. Y los otros cuatro ángeles ubicados a los laterales, en la parte trasera.

Y así fue como de pronto, escuché nuevamente el motor encenderse sin explicación lógica. El conductor, sentado frente al volante comenzó a maniobrar y lentamente empezamos a tomar velocidad.

Yo no abrí los ojos en todo el trayecto, solo me dedicaba a sentir cómo esos ángeles de enormes y  hermosas alas nos llevaban lentamente  por el camino hacia la ciudad.

Al llegar a esta recorrimos las calles, siempre a la misma velocidad, eso me llamó poderosamente la atención, porque no hubo semáforos rojos, ni esquina en donde frenar. Y lo más llamativo de la historia fue que cuando arribamos a la casa  el motor se apagó nuevamente y no encendió más.

Al día siguiente tuvieron que remolcar la camioneta hasta un taller porque no hubo forma de hacerla funcionar.


A partir de ese momento me he dedicado a hablar con ellos, llamarlos en momentos críticos, y siempre me he sentido realmente acompañada y protegida.

Quiero a través de estas paginas poder dedicarles toda mi gratitud y enseñarte todo sobre ellos para que puedas conectarte, conocerlos y disfrutarlos... tanto como yo.




 




  La Misión de los Angeles   Historia y Origen   
Jerarquía Angelical   Arcángeles   Invocación a un Arcángel   
 Días, colores y propósitos  
Los Angeles Guardianes Oraciones e Invocación