Google

Avizora - Atajo Google

Adolescencia y Juventud / Adolescents and Youth
Piercing en cabeza y cuello

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Diccionario de sexo
- Usa un condón
-
Ciclo menstrual normal
- Derechos Sexuales
- La masturbación

 

Google

Avizora - Atajo Google

200508 - Francisco J García-Purriños -

El deseo de modificar nuestra apariencia externa se remonta a la antigüedad y numerosos métodos han sido utilizados por las distintas culturas. Desde hace unos años, en la sociedad occidental, va creciendo el número de las personas que deciden hacerse un piercing o un tatuaje. Ninguna de las dos prácticas está libre de complicaciones, y en este artículo vamos a repasar las más importantes

Normalmente las perforaciones se realizan con una aguja o catéter y se suele colocar un material como acero inoxidable, oro o titanio. Se debe saber que la cicatrización puede tardar de semanas a meses. El principal riesgo a que se expone la persona que decide hacerse un piercing es el infeccioso; hasta un 20% tienen una infección local, que en ocasiones, si el germen causante es muy agresivo, puede comprometer la vida del paciente.

Otro riesgo es la transmisión del determinados virus (hepatitis B, hepatitis C, HIV), existiendo casos de hepatitis fulminante mortal descritos, inmediatamente después de la colocación de un piercing. Los otros dos riesgos frecuentes de complicación son el sangrado y la inflamación en la zona donde se hace la perforación, que en algunos casos (por ejemplo en la lengua) puede ser grave.

Se sabe que una de cada tres personas que tienen un piercing en la oreja ha tenido una complicación de mayor o menor gravedad. Las complicaciones graves se dan en dos de cada 10 personas y pueden llegar hasta la pérdida parcial o total del pabellón auricular.

Más frecuentes y graves son las posibles complicaciones a nivel de la lengua; el 100 % de los pacientes experimentan mayor o menor grado de inflamación (esto debe ser tenido en cuenta por la persona que coloca en piercing para dejarlo holgado y que, al inflamarse la lengua, no sea comprimida ). Se han publicado casos de pacientes fallecidos por una disnea (asfixia) debida a una inflamación o hematoma lingual rápidamente progresiva.
La mayoría de los pacientes experimenta disfagia (dificultad para tragar) durante días o semanas, y disartria (dificultad para articular la palabra) transitoria.

A nivel del lóbulo nasal se han descrito menos problemas, casi todos infecciosos locales o generales, que en un 20% de los casos han obligado a retirar el pendiente, y en menos del 5% han producido alguna cicatriz o deformidad difícilmente reparable sin cirugía. Se sabe que el sitio que da menos problemas es el clásico lóbulo de la oreja.

A nivel lateral de la ceja pasa una rama del nervio facial, que en raras ocasiones es dañada por el piecing, provocando una parálisis irreversible de parte de la musculatura de la cara; a este nivel también existen los problemas comunes a todos los piercing; infecciones locales  o generales, transmisión de enfermedades, hemorragias, hematomas e inflamación

Por tanto, dado el elevado índice de complicaciones, aun haciéndose el piercing en un lugar higiénico y por personal experimentado, la persona debe ser informada de los riesgos posibles que corre, no pudiendo ningún médico, por muy de moda que esté, recomendar la realización de la perforación a ningún nivel en la cabeza

 

 

 

 


Complicaciones del piercing

En el anterior artículo hacíamos un repaso a las posibles complicaciones del piercing. Como toda la información médica sobre posibles complicaciones, resultaba devastador. Se exponían de forma actualizada los principales riesgos y se podía concluir, poco menos, que ponerse un piercing hacía peligrar la vida. En el presente trabajo intentaré, de forma menos técnica, hacer una serie de consideraciones personales

En primer lugar, debemos recalcar que el deseo de variar nuestra imagen es un  deseo lícito. Sin embargo, puede existir la duda sobre la madurez de una decisión, normalmente tomada a corta edad, y que, sin embargo, variará nuestra imagen definitivamente, de por vida. En nuestra sociedad globalizada, el deseo de individualidad, de ser distinto, conecta con el proceso de madurez adolescente. Debemos recordar que en la adolescencia se toman otras decisiones que marcaran nuestra vida: persona con quien compartirla, tipo y nivel de estudios, definición sexual, relaciones de amistad, etc. No se pone en duda la capacidad para tomarlas, aunque, dependiendo del desarrollo personal, el individuo será más permeable o no a consejos de personas con experiencia o se informará por diversos medios. El hecho de ponerse un piercing, es, en este contexto, un problema menor, aunque no por ello debe dejar de ser meditado. Por tanto, se puede aconsejar, además de una reflexión personal sobre el hecho, que se recabe toda la información posible de personas que ya lo hayan hecho, padres, literatura y personal especializado.

Existen una serie de problemas comunes a los trabajos médicos, cuyo conocimiento nos puede permitir una lectura crítica de los mismos; en primer lugar existe una cierta parcialidad, que proviene de una visión distorsionada, ya que sólo se fija en una parte de la realidad, en este caso la más problemática, sin resaltar ningún dato positivo. No es el objetivo de un trabajo científico hacer juicios de valor, sólo exponer una serie de resultados y conclusiones. En el caso particular del anterior artículo, cuando se habla de complicaciones, se meten en el mismo saco la s menores, conocidas y perfectamente soportables, con las mayores, que deben conocerse, pero ocurren con menos frecuencia.

Un dato que puede influir es saber que, si se decide quitar un piercing, en muchas ocasiones el agujero cerrará espontáneamente y si no cierra, puede hacerlo un especialista, incluso en el caso de haber usado dilatadores, por tanto, la decisión ya no es tan "para toda la vida". Son, por tanto, muy raras las cicatrices definitivas o las deformaciones visibles. Recomendaríamos especial cuidado e información en los casos de colocación en la lengua, consultando a su otorrinolaringólogo ante la mínima duda, sobre todo si la inflamación impide la alimentación correcta. Asimismo, nunca dejaremos de hablar de la importancia de la colocación por personal experimentado y con las medidas higiénicas adecuadas. Existen leyes que prohíben la colocación en menores de edad sin consentimiento paterno. Si  en algún sitio lo hacen, es posible que no sean tan estrictos tampoco con otras medidas, y debemos denunciarlo ante la asociación de consumidores.
 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com