Google

Avizora - Atajo Google

Adolescencia y Juventud / Adolescents and Youth

El abuso sexual. Nadie
merece ser víctima del abuso

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Diccionario de sexo
- Virus del papiloma humano HPV
- Is Internet addiction real?
-
Good nigth´s sleep
-
Sexuality in later life

 

Google

Avizora - Atajo Google

200508 - Obtener ayuda es el primer paso para terminar con el abuso

El abuso

Es triste pensar que puede existir el abuso en casa de alguien -pero es algo que pasa todos los días.

Amy tenía el dedo tan hinchado que no podía quitarse el anillo. No pensaba que estaba roto porque todavía podía doblarlo. Aunque había pasado una semana desde que su padre la agarró del brazo y la empujó contra la pared, todavía le dolía mucho el dedo. Pensaba que a estas alturas ya lo tendría bien, pero decidió esperar unos días para ver si se mejoraba para no tener que decirle nada a su madre. Su papá le había advertido que no dijera nada, igual que las otras veces en que le había hecho daño. La insultaba mucho -y la acusaba de toda clase de cosas que no había hecho. Ya lo había hecho antes -especialmente después de beber. A Amy le preocupaba cómo reaccionaría su madre si supiera lo que había pasado, de modo que Amy no quería contárselo.

Cómo reconocer el abuso

Amy ha sufrido abusos y ni siquiera se da cuenta

Por extraño que parezca, a veces las personas tienen dificultades para reconocer que son víctimas del abuso. En especial, podría ser difícil para alguien que ha convivido con el abuso durante muchos años. Aceptan esta situación como algo natural y tal vez crean que no hay nada que pueda hacerse al respecto, así que por qué preocuparse.

Tanto los niños como las niñas pueden ser víctimas del abuso. Puede suceder en familias acomodadas con casas elegantes -o en familias pobres. Puede existir en familias con un dos padres o uno sólo y es independiente del color de piel o la creencia religiosa. Incluso en familias conocidas y respetadas en la comunidad, puede existir el abuso.

En todas las familias hay peleas. Y la mayoría de las familias, utiliza a veces el castigo o la disciplina -como quitar privilegios, prohibir las salidas con amigos, o confinar a alguien a su habitación. Es extraño que una familia no pase por situaciones difíciles, desacuerdos y enfados. Todo esto es normal. Pero se convierte en un problema cuando el castigo provoca daños físicos o psicológicos. Eso se llama abuso.

El abuso puede adoptar muchas formas. Puede ser físico, sexual, emocional, verbal o una combinación de cualquiera de éstos. También puede ocurrir en forma de descuido o abandono.

El abuso físico es más obvio y puede consistir en pegar, sacudir, quemar, pinchar, morder, ahogar, empujar, azotar, zurrar, golpear y otras acciones que pueden causar daños físicos, dejar marcas o producir un dolor físico significativo. Usar cinturones, correas u otros objetos como método de disciplina podría ser abuso físico.

El abuso sexual es cualquier tipo de contacto sexual entre un adulto y un niño. También puede haber contacto sexual entre un niño mayor y un niño más pequeño.

El maltrato psicológico puede ser difícil de definir porque no hay evidencia física. Claro que las personas se gritan, expresan su rabia y se insultan a veces. Expresar enojo puede ser saludable en ocasiones. Pero al igual que el abuso físico puede causar daños físicos, el abuso psicológico puede causar daños emocionales y dejar secuelas. Es difícil de definir, pero el maltrato psicológico podría consistir en constante humillación o amenaza a un niño por parte de uno de los padres.

El descuido es probablemente el tipo de abuso más difícil de definir. Algunos adolescentes, por ejemplo, podrían pensar que sus padres los están desatendiendo si no les satisfacen su deseo de que les compren una nueva computadora, pero no se trata de eso. El descuido se da cuando un niño no tiene la alimentación, casa, ropa, atención médica o supervisión adecuadas. El descuido emocional es cuando un padre no ofrece suficiente apoyo emocional y podría incluir prestarle muy poca o nada de atención a un niño en forma continua.
 

 



¿Cuáles son las consecuencias del abuso?

No hay una única consecuencia física o psicológica del abuso, pero puede afectar todos los aspectos de la vida de una persona, especialmente la autoestima. En gran parte depende de las circunstancias, de la frecuencia con que ocurren los abusos y su duración, la edad de la persona que sufre el abuso y de otros factores.

Sin embargo, hay formas en que el abuso puede manifestarse comúnmente en los adolescentes. Los jóvenes que han sufrido abuso podrían tener dificultades para dormir, comer y concentrarse. Podrían tener un bajo rendimiento escolar porque están enfadados o asustados, o porque ya les da igual o no pueden concentrarse.

Muchos jóvenes que han sufrido abuso desconfían de los demás. Sienten mucha rabia contra los demás y contra ellos mismos. También podrían tener problemas emocionales como la depresión. Podrían tener un comportamiento autodestructivo como cortarse o consumir drogas o alcohol. Hasta podrían intentar suicidarse.

Los adolescentes que son sometidos al abuso creen que esto no les habría ocurrido si fueran mejores personas -que la falla está en ellos. Podrían pensar que algo que hicieron o que dejaron de hacer provocó el abuso. Podrían sentirse culpables, avergonzados e inculparse a si mismos, especialmente si el abuso es sexual. Podrían tener dificultades para obtener ayuda porque estarían acusando a alguien a quien quieren -una persona que puede ser maravillosa la mayoría del tiempo y horrible con ellos sólo parte del tiempo. Podrían estar confundidos y tener sentimientos encontrados. Por estas razones, generalmente, no se denuncia el abuso.

A menudo, los adolescentes que han sido sometidos al abuso se sienten raros o solos. Pero no es así. Es sólo humano y muy normal que estos jóvenes se sientan confundidos y molestos por lo que les ha sucedido. Lo más importante que hay que recordar es que no hay ninguna buena excusa para el abuso. Nadie NUNCA merece ser maltratado.

¿Qué debería hacer una persona sometida al abuso?

No deben sentirse condenados a ello. No tienen por qué seguir sometidos al abuso. Pueden hacer algo al respecto. Los profesionales de la salud dicen a menudo que lo primero que debe hacer una persona sometida al abuso es decir, de una forma o de otra, "¡No!" A veces, hacer simplemente esto puede terminar con el incidente. En otros casos, puede detener permanentemente el abuso. Pero es importante decirle a la persona que comete el abuso, "¡No! ¡Basta! No me hagas esto."

A veces la persona que abusa podría decir algo como: "Esto es un secreto entre tú y yo," o "Si alguna vez le cuentas a alguien, te haré daño a ti o a tu madre," o "Te vas a meter en un lío si lo cuentas. Nadie te creerá e irás a la cárcel por mentir." Esta es su forma de hacer que la víctima del abuso sienta que no es posible hacer nada para que no haga nada.

Las víctimas del abuso necesitan recibir ayuda. Generalmente, esto significa contarle lo que está sucediendo a una persona de confianza, como un familiar adulto o un amigo. O tal vez a un profesor de confianza, o a un adulto que trabaje con jóvenes en la escuela o una comunidad religiosa. Muchos maestros y consejeros, por ejemplo, han recibido formación para reconocer y denunciar el abuso.

Nadie merece ser víctima del abuso. Obtener ayuda es el primer paso para terminar con el abuso
 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com