Google

Avizora - Atajo Google

Adolescencia y Juventud / Adolescents and Youth
Chicos, hablemos de sexo

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Apunten al Punto "G"
- Virus del papiloma humano HPV
- Is Internet addiction real?
-
Good nigth´s sleep
-
Sexuality in later life

 

Google

Avizora - Atajo Google

200508 - "Sí, mamá, ya entendí lo de la semillita -se quejaba el nene a viva voz mientras señalaba a una mujer embarazada-. Lo que yo quiero saber es cómo entró en la panza de esa señora." Todo el colectivo se dio vuelta para escuchar la explicación de la madre. La señora, toda colorada, se bajó en la primera parada.

Las preguntas de los chicos...

Si su hijo ya está en edad de arrinconarlo bajo la cama, usted debe estar preparado para responder. En cuestiones de sexo, el diálogo es fundamental, y no es tan difícil si no lo encuentran desprevenido

Lo primero que hay que saber es que al chico se lo educa sobre la sexualidad desde el nacimiento, mucho antes de que comience con las preguntas incómodas (generalmente, a partir de los 8 años). Hay muchísimas situaciones cotidianas que funcionan como pasos previos. Hoy, la televisión acelera los tiempos; mirar la tele en familia y aprovechar para explicar las escenas afectivas es una opción interesante. Pero hay otros momentos cotidianos, más intrascendentes, que deberían ser tomados en cuenta. Por ejemplo, cuando se arma el guardarropa: el nene, celeste; la nena, rosa... es el momento de empezar a aclarar las diferencias anatómicas entre sexos. Cuando a los 3 años el nene se cuestiona cómo hace pis una nena hay que explicarle que tiene vulva, y que en cambio el nene tiene pene.

No hay que achicarse en estas situaciones, un diálogo fluido en la infancia facilita conversaciones durante la adolescencia, fundamentales para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

De cigüeñas y repollos

Hay dos errores básicos en la educación sexual: el primero es no brindar la información que el niño solicita, el segundo es informar de más. ¿Cómo se logra el equilibrio justo? Esperando que el chico pregunte. Ellos están capacitados para comprender sólo aquello que preguntan. Las explicaciones magistrales no son positivas porque no sólo no se comprenden, sino que también pueden causar confusión.

Pero hay más consejos. La doctora Inés de la Parra, a cargo de la Sección Ginecología de Adolescentes del Hospital Italiano, recomienda:

·  Coherencia entre lo que se dice y lo que se hace hasta en los momentos cotidianos menos importantes. Así, cuando el chico necesita conversar sobre temas fundamentales elegirá hacerlo con sus padres.

·  La educación sexual debe incluirse dentro de un espectro más grande de temas familiares. No debe ser un asunto con mayúscula ni recargado de tabúes. Es parte del amor y de la vida, es algo natural.

·  Cuando se habla de sexo, se debe evitar el uso de lenguaje ambiguo. Deje la vergüenza de lado y hable como corresponde. Llame a las partes anatómicas por su nombre.

·  Cuando el chico llega del colegio con una nueva palabra vulgar, se le debe explicar su significado.





¿Cómo se hacen los bebes?


Esta es la pregunta más común que plantean los chicos, pero no posee una respuesta única, varía según la madurez del interesado. Según la doctora de la Parra: "Si el que pregunta es un niño, conviene que explique el padre; si es una niña, la madre. Se debe comenzar por contar que los bebes los hacen papá y mamá. Es fundamental que se mencione que son producto de un acto de amor. A través del amor, se junta la semillita de mamá con la de papá. El nombre de la semillita de mamá es óvulo y la de papá espermatozoide.

"Si el chico demuestra interés en lo que se le está explicando, hay que seguir adelante. Se puede utilizar un libro con dibujos de la anatomía humana y explicaciones precisas -afirma la especialista-: Papá coloca la semillita dentro de la vagina de mamá para que llegue al útero, que es como una casita que le va a dar calor al bebé durante nueve meses.

"Siempre que el niño siga preguntando -continúa-, se le explicará que a los nueve meses mamá tiene contracciones y entonces se interna en un hospital para que el doctor pueda ayudarla en el parto. Y allí hay que decirle que el bebe sale por la vagina."

Pero aquí no termina la cuestión. Cuando el chico es un poco más grande, en sexto o séptimo grado del colegio primario, se debe hablar sobre protección, mostrar un preservativo y hablar sobre SIDA. En cada año de la secundaria se debe volver a tratar el tema porque los chicos cada año necesitan que se les responda una duda nueva. También es importante hablar de las distintas enfermedades de transmisión sexual, como sífilis, gonorrea, clamidia...

La desinformación, factor de riesgo

"La mayoría de los abortos, embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual ocurren en familias en las que no ha habido un diálogo adecuado. Es importantísimo que los padres asuman su rol en la educación sexual de sus hijos", dijo la doctora Inés de la Parra en la presentación en sociedad del Centro Latinoamericano Salud y Mujer. Este centro se concentrará -en una primera etapa- en instrumentar acciones para promover la educación sobre salud sexual y anticoncepción en escuelas y asociaciones femeninas.

"Todavía se cree que el embarazo no se produce en la primera relación -dijo preocupado Enrique Bagnati, miembro del comité científico-. Según un estudio que realizamos con pacientes del hospital Rivadavia, el 20 por ciento de las chicas no utiliza métodos anticonceptivos en su primera relación. Por eso, un quinto de los embarazos adolescentes se produce en el primer mes del inicio de la actividad sexual. La desinformación es tal que más del ocho por ciento de los adolescentes utilizan el coito interruptus como método anticonceptivo. Un gran error, debido a que el pene pierde espermatozoides antes de la eyaculación."

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com