Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Biografías
Julian Assange

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Quién está detrás de WikiLeaks?
- WikiLeaks / Afganistán. La guerra al desnudo
- WikiLeaks: 'Diario' de la guerra de Afganistán
- Los 250.000 cables entregados por Wikileaks
-
Los Kirchner y la Barrick Gold

 

Google

Avizora - Atajo Google

. Entrevista
. "La vida de Julian Assange, está en peligro"
. WikiLeaks y la amenaza de la Casa Blanca: Pena de Muerte

310710 - Julian Assange Nació en Townsville, Queensland, Australia, en 1971. Assange es un periodista, programador y activista de Internet, conocido por su participación en el sitio Wikileaks (Un sitio de denuncias). Assange estudió física y matemáticas, fue hacker y programador antes de asumir su actual cargo como portavoz, asesor y editor en jefe de WikiLeaks.

Assange ha manifestado que "no se puede publicar un documento sobre la física, sin los datos completos y los resultados experimentales, que debería ser la norma en el periodismo".

Se decía que se encontraba refugiado, con paradero desconocido, ante el riesgo de ser asesinado por agentes especiales aunque el 21 de junio de 2010 se presentó en una conferencia en el parlamento europeo tal como estaba programado.

Wikileaks

En 1999, Assange registró el sitio Leaks.org, "pero" según sus palabras "no hice nada con él". Wikileaks fue fundado en 2006. Julián ahora está entre los 9 miembros asesores, y es un promimente vocero de los medios de comunicación. También ha sido nombrado director y fundador del sitio (aunque él no usa el último término para describirse a sí mismo), y ha dicho que tiene la decisión final en el proceso de examen de los documentos presentados al sitio. Como todos los integrantes del sitio, Assange trabaja como voluntario. Assange fue el ganador de los Premios Amnistía Internacional de los Medios Británicos en 2009, por la exposición de asesinatos extrajudiciales en Kenya con la investigación de "El Llanto de la Sangre".
Al aceptar el premio, Julian dijo:
"Es un reflejo del coraje y la fuerza de la sociedad keniana que esta injusticia haya sido documentada. Mediante los enormes trabajos de organizaciones tales como las de la Fundación Oscar, la KNHCR, Mars Group Kenya y otros, tuvimos el principal apoyo para exponer estos asesinatos al mundo. Sé que no van a descansar, y nosotros tampoco, hasta se haga justicia."
 


Julian Assange

En 2008, también ganó el premio del Index on Censorship de la revista The Economist, y otros premios relacionados con los medios de comunicación.
Assange dice que Wikileaks ha publicado más documentos clasificados que toda la prensa mundial junta.
Eso no es algo que digo para demostrar lo exitosos que somos, más bien, eso te muestra el alarmante estado del resto de los medios de comunicación. ¿Cómo es que un equipo de cinco personas ha llegado a mostrarle al público la información mas reprimida, a ese nivel, que el resto de la prensa mundial junta?. Es vergonzoso.

Desde que abrió Wikileaks, Assange ha aparecido en conferencias orientadas a las noticias, como New Media Days '09 en Copenhague, el Logan Symposium in Investigative Reporting en 2010, y en conferencias orientadas a la seguridad informática, participó en la 25º y 26º Chaos Communication Congress (representando Wikileaks junto con Daniel Schmitt). En la primavera del norte de 2010, estuvo en agencias internacionales de noticias como Al Jazeera English, CNN, MSNBC, Democracy Now!, RT y The Colbert Report para discutir sobre la publicación del video del Ataque aéreo en Bagdad del 12 de julio de 2007 en Wikileaks. El 3 de junio participó via Skype en la conferencia del Foro de Democracia Personal con Daniel Ellsberg.

Assange no ha dado a conocer su fecha de nacimiento, pero si ha dicho que nació en los 1970s. Según un artículo de un diario australiano publicado en 1995, él tenía 23 años en aquel momento. Raffi Khatchadourian en un artículo en el The New Yorker, dice que nació en Townsville, Queensland en 1971. Assange ha dicho que sus padres hicieron una compañía teatral itinerante, y que asistió a 37 escuelas y 6 universidades en Australia. Assange ayudó en 1997 a escribir el libro Underground de Suelette Dreyfus, en el que se lo acredita como investigador. Comprende desde sus experiencias de adolescencia como miembro de un grupo de hackers llamado "Subversivos Internacionales", en el que involucró un ataque a su casa de Melbourne por la Policía Federal Australiana en 1991. La revista Wired y los periódicos The Sunday Times y The Sydney Morning Herald han apuntado a que existen similitudes entre Assange y la persona llamada "Mendax" en el libro. El New Yorker ha identificado a Assange como Mendax y explica su origen de una frase de Horacio. Assange ha accedido a varias computadoras (pertenecientes a una universidad australiana, a una compañía de telecomunicaciones, y a otras organizaciones) vía modem para probar sus fallas de seguridad. Luego se declaró culpable por 24 cargos de delitos informáticos y fue liberado por buena conducta tras ser multado por AU$2100.

Computación

Más tarde, Assange vivió como programador y promotor de Software libre. En 1995 escribió Strobe, el primer Escáner de puertos gratis y libre. Strobe inspiró a Gordon Lyon para desarrollar el escáner de puertos Nmap. Empezando alrededor de 1997, Assange co-inventó "Rubberhose deniable encryption", un concepto criptográfico hecho en un paquete de programas para Linux, diseñado para proveer negación plausible contra el criptoanálisis de manguera de goma, que originalmente estaba destinado a ser "una herramienta para trabajadores de derechos humanos quienes necesitaban proteger información susceptible". Otro software libre que Assange ha autorizado o co-autorizado incluye el programa de almacenamiento en cache NNTP Usenet y el Surfraw.

Assange estudió física y matemáticas en la Universidad de Melbourne hasta 2006, cuando empezó a trabajar profundamente en Wikileaks. Es sobre todo un autodidacta y extensamente instruido en ciencias y matemáticas. También ha estudiado filosofía y neurociencia. En su página web, describió cómo representó a su universidad en la Competición Nacional Australiana de Física alrededor de 2005. Assange ha dicho que es "bastante cierto" que él está constantemente moviéndose y que está "viviendo en los aeropuertos en estos días". Ha estado en Vietnam, Suecia, Islandia, Siberia y Estados Unidos. Assange comenzó alquilando una casa en Islandia el 30 de marzo de 2010, donde él y otros activistas trabajaron en el video "Asesinato Colateral". El 1º de mayo de 2010, luego de arribar a Australia, se le quitó su pasaporte, y cuando se le devolvió le dijeron que este iba a ser cancelado.

Entrevista

La SER entrevista en directo a Julian Assange, fundador de Wikileaks

La Cadena SER entrevista al fundador de la web Wikileaks después de que desvelara el contenido de más de 92.000 documentos secretos referentes a las acciones del Ejército estadounidense durante la guerra en Afganistán.
Si entrar en la página en Internet de Wikileaks es casi imposible desde que el lunes tres medios publicaran la filtración de 90.000 documentos de la guerra en Afganistán, hablar con su sede en Londres parecía misión inalcanzable.

Señor Assange, ¿se esperaban ustedes este impacto a nivel mundial a raiz de esas filtraciones?
Sí. Sabíamos que este material tenía una enorme significación histórica y esperábamos todo este impacto. Trabajamos por ello junto a los tres periódicos con los que hemos colaborado, The Guardian, Der Speigel y The New York Times.


¿Están ahora asustados ante la posibilidad de que su organización -o miembros individuales- reciban represalias o sean llevados ante los tribunales en Estados Unidos?
Asustados no sería la palabra correcta. En este caso estamos preparados para afrontarlo y aguantar el golpe. Es normal que recibamos algún tipo de ataques cuando sacamos a la luz los abusos de organizaciones poderosas.


En su rueda de prensa en Londres el pasado lunes usted insistió en que estos datos no ponen en peligro, como han respondido los gobiernos de los países implicados, la seguridad de personas inocentes. Pero varios medios les acusan hoy de poner en peligro de muerte a informantes afganos de total confianza.
Sí, tenemos que revisar si esas alegaciones son creíbles, las que hemos revisado hasta ahora no lo son. El Times de Londres [uno de los medios que les hace esa acusación] es un periódico con el que no tenemos la relación editorial que tenemos con el Guardian, con quien nosotros trabajamos. Es un periodismo muy diferente. Nosotros hacemos nuestras comprobaciones antes de publicar algo. Y antes de publicar esto, ofrecimos a la Casa Blanca que nos ayudara a revisar estos documentos para asegurarnos de que no mencionaría accidentalmente a ninguna de esas personas. Pero la Casa Blanca no aceptó nuestra oferta. No nos tomamos esas acusaciones de forma literal. Aquí lo importante es entender que todo el asunto parece creíble y no hay que perder de vista el conjunto. Este material documenta que aproximadamente 20.000 personas han muerto en los últimos 6 años, cada batalla declarada, cada identidad expuesta. Que la muerte está ahí presente. No nos tenemos que dejar distraer por lo que puede ocurrir, ocupémonos de los que ha ocurrido.

Pero en todo caso, una vez que esos documentos han aparecido ¿qué es lo que esperan que pase ahora?
Lo que esperamos es que... mira -interrumpe su argumentación-, entre todos los medios hemos revisado en detalle unos dos mil de estos documentos. Pero hay muchos más archivos, unos 92.000. Así que no hemos hecho más que arañar la superficie de estas alegaciones. Por ejemplo de un incidente en que murieron 180 personas y del que apenas se ha hablado. Esto tiene que ser investigado pormenorizadamente.

Algunos de los documentos hacen referencia a países como España, con contribuciones menores. Recogen incidentes con muertes de civiles o de 'fuego amigo' ¿Cree que pueden ser demasiado para opiniones públicas que, como la española, tienen sus dudas sobre este conflicto?
No he leído esos informes, pero hay un sentimiento general, que está creciendo, para cambiar lo que pasa en Afganistán. Pero justo ayer un comité del Senado en Estados Unidos ha aprobado un paquete legislativo de 3.000 millones de dólares para escalar la guerra en Afganistán mandando otros 30.000 tropas. Parece que hay una división entre algunas personas en el ejército, asociadas con el estamento militar y la mayoría de la sociedad. No estoy seguro de a dónde puede llevar esa división, pero llevamos 9 años de guerra, y de verdad que algo tiene que cambiar, no podemos tener otros 9 años más. Hace falta una nueva política.

Nos gustaría terminar preguntándole sobre algo que afecta más al futuro de este tipo de periodismo, de investigación y denuncia, que al propio escándalo de las filtraciones. Ustedes alojan sus servidores en Suecia por temas de protección de datos. ¿Cree que, en general, las sociedades democráticas, por ejemplo las europeas, han ido demasiado lejos al restringir la privacidad en la red?
Sí, ha habido un peligroso retroceso en la libertad de prensa. Como la ley mordaza en Italia. Sin embargo hay quien se resiste. Hace unos meses los alemanes llevaron a la Corte Suprema la ley europea de protección de datos, porque consideraban que era inconstitucional, porque violaba la privacidad de las comunicaciones. Hemos estado involucrados en eliminar la legislación restrictiva de Islandia, en llevar a cabo una reforma completa de los medios. Un acuerdo que podría ser atractivo para otros. Y el parlamento europeo aprobó un informe respaldando la legislación islandesa. Además, hay presión desde la prensa. Berlusconi prohíbe que los periódicos italianos puedan publicar las conversaciones telefónicas intervenidas judicialmente. Y están los chinos, y los tailandeses y otros están implementando legislaciones restrictivas. Pero también está la voluntad de la buena gente que está contrarrestando esto. Libertades que vienen de la revolución francesa, la Ilustración y la revolución americana siguen siendo fuertes.

Daniel Ellsberg: "La vida de Julian Assange, fundador de WikiLeaks, está en peligro" - David Ballota

Daniel Ellsberg fotocopió 7.000 páginas de documentos secretos y los envió al New York Times y al Washington Post. Corría el año 1971. Antes Ellsberg, un joven decidido y brillante con una graduación por Harvard, había servido en la guerra de Vietnam entre 1954-1957 como líder de un pelotón. Ellsberg pidió ser enviado a la embajada estadunidense en Saigón, donde estuvo dos años observando y analizando las condiciones y circunstancias de la guerra sobre el terreno.

En 1967 trabajó en el documento secreto llamado Relaciones EUA-Vietnam, 1945-1967: un estudio preparado por el Departamento de la Defensa, 7.000 mil páginas que pasaron a ser conocidas como Los papeles del Pentágono y en las que se explica con todo detalle que la inestabilidad, las intervenciones, imposiciones y asesinatos políticos en ese país eran en gran medida resultado, desde finales de la segunda guerra mundial, de la política de Estados Unidos.
Al leer este documento Ellsberg tuvo una revelación, pues descubrió que cuatro presidentes estadounidenses habían mentido respecto de su presencia en el sudeste asiático y que, para preservar su imagen, cada uno había terminado por involucrarse más que el anterior. Entonces entendió que lo que pensaba que era una causa noble que se había corrompido había sido desde el comienzo un genocidio inmundo. “No es que estuviéramos del lado equivocado; nosotros éramos el lado equivocado”, dijo Ellsberg.

El mundo pudo saber, que mientras el gobierno de Estados Unidos proclamaba que no se buscaba ampliar el conflicto de Vietnam, en el terreno los hechos mostraban exactamente lo contrario. Ellsberg fue acusado de posesión no autorizada y robo de documentos secretos, con lo que corría el riesgo de ir a prisión por el resto de sus vida. La Casa Blanca lo acusó de robo, espionaje y conspiración, y envió un equipo con la intención de “incapacitarlo totalmente” y otro (integrado por los “plomeros”, que luego tendrían activa participación en el Watergate) para que irrumpiera en las oficinas de su psicoanalista, con el objeto de cuestionar su salud mental. Era el hombre más peligroso de América. Buscado por el FBI en una cacería humana digna del mejor guión cinematográfico, Ellsberg se entregó a un fiscal en Boston. Pero el juicio posterior quedó en nada después de que se comprobara que el gobierno había cometido prevaricación, ocultamiento de testigos y robo con allanamiento de morada. Fue un fallo histórico para la libertad de prensa.

El juicio había tenido lugar a la sombra del escándalo de Watergate, y además se reveló que el gobierno de Nixon trató de influenciar al juez al ofrecerle un puesto en el FBI y que Ellsberg había sido vigilado clandestinamente. 24 horas antes de la decisión de la Corte Suprema, el Congreso cortó los fondos para la guerra, todavía pasaron dos años más para que Estados Unidos abandonara del sudeste asiático, dejando naciones demolidas, más de dos millones de muertos y habiendo perdido a más de 50 mil de sus propios soldados.
Hoy, años después, Daniel Ellsberg ha sentido que el “plomo” amenaza la integridad de un hombre acosado: Julian Assange. La historia se repite. Su historia. De eso hablaron la semana pasada (en la foto imagen de la conferencia en la participaron). Ahora el anciano Ellsberg ha reaccionado con la agilidad ética de los hombres de acción, quizá incomprendidos, nunca sometidos al guión de la realpolitik. Como manda el código de supervivencia y de lealtad entre “camaradas”. Había que salir a la escena pública para “hacer ruido”.
Lo acaba de hacer en una entrevista a The Daily Best, el medio, que junto con Wired, la revista “favorita” de la nueva generación, está informando sin plegarse al guión. Seleccionamos para nuestros lectores algunas de las preguntas y un breve extracto de las respuestas de la entrevista a una leyenda viva, Daniel Ellsberg.

¿Cree usted que Assange está en peligro?
El 3 de mayo de 1972, una docena de agentes de la CIA de Bahía de Cochinos llegaron desde Miami con la orden de “incapacitarme totalmente.” Le dije al fiscal: “¿Qué significa eso? Me dijo: “Significa incapacitar totalmente. Pero tienes que entender que estos tipos nunca usen la palabra matar.

¿Qué consejo le daría a Assange?
Manténgase fuera de los EE.UU. Lo que está haciendo es muy valioso … está cumpliendo con nuestra democracia y sirviendo a nuestro Estado de Derecho, precisamente, desafiando las normas del secreto, que no son leyes, en la mayoría de los casos, en este país.
Está haciendo un trabajo muy bueno para nuestra democracia. Y si Bradley Manning ha hecho lo que se le acusa de haber hecho, lo felicito. Ha mantenido su juramento de defender la Constitución.

En su opinión, ¿no todo debe ser publicado?
Sí, hay cosas que debe mantenerse en secreto, por algún período de tiempo. Obviamente Assange es un hombre muy competente en muchos aspectos. Creo que su instintos le dice que la mayoría de este material debe ver la luz. Estamos discutiendo sobre un fragmento muy pequeño que no debería publicarse. Él todavía nunca ha publicado nada que afecte a la seguridad nacional ni que pueda herir a alguien.

Y ¿qué pasa con estos cables en particular?
Sobre la cuestión de los 260.000 cables diplomáticos, mi posición es que no hay nada en ellos que pueda merecer mantenerse en secreto. Después de haber leído un montón de cables diplomáticos, yo diría que menos del uno por ciento se puede decir de verdad que ponen en peligro la seguridad nacional. Esto es distinto del porcentaje que podría causar vergüenza, hechos muy graves, sí, de personas que dan cuenta de que somos conscientes de apoyar a asesinos altamente corruptos y de operaciones contra las personas. Esto es muy serio y embarazoso.
Espero que lleguemos a verlos. Ayudaría a entender nuestra propia política exterior y nos daría la oportunidad de mejorar democráticamente. Espero que lleguemos a verlos. - Apocalipticus


WikiLeaks y la amenaza de la Casa Blanca: Pena de Muerte

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU, el almirante Mike Mullen, ha acusado a los activistas de WikiLeaks de tener las manos manchadas de sangre. Sin duda es una buena metáfora para explicar a la opinión pública las consecuencias de “ver” cada día 1.000 documentos en los que se detalla, por ejemplo, como se hacían volar por los aires escuelas con los niños dentro, el fin justifica los medios y el fin era ejecutar a un presunto terrorista de Al Qaeda, que no estaba allí.

Mancharse las manos de sangre es consustancial a toda guerra, como se las manchó The Guardian cuando acompañó hace escasos días a las tropas a la primera línea de frente.

Respaldando las acusaciones del Jefe del Estado Mayor se encontraba el Secretario de Defensa, Robert Gates, que responsabilizó a WikiLeaks de “las consecuencias que la publicación de estos documentos tendrá en el campo de batalla”. Ante tanta “sangre”, Julian Assange no ha tardado en responder:

Hay sangre real en Afganistán, y ha llegado como resultado de las políticas del Sr. Gates, el gobierno de Obama y el conflicto general en la región.
Gates parecía retarle al instante cuando anunció, unos minutos después, que había solicitado ayuda al FBI para impulsar una investigación criminal agresiva. También adelantó a los medios que se restringirá el acceso sobre el terreno a informaciones sensibles. El Secretario de Defensa de Obama destacó que su mayor preocupación era que los afganos y otros aliados pierdan la confianza en Estados Unidos por no saber mantener sus secretos a salvo.

Assange “fue a por él” en la CNN y le acusó de “estar detrás de las muertes de miles de niños y adultos” en Afganistán e Irak. Gates, dijo Assange, “podría haber usado este tiempo, como han hecho otros países, para anunciar la apertura de una investigación sobre las muertes que se denuncian en los informes publicados”.

Podría haber anunciado una comisión para escuchar las opiniones contrarias de los soldados estadounidenses, que viven esta guerra sobre el terreno. Podría haberse disculpado al pueblo afgano. Pero no ha hecho nada de eso… ha decidido tratar estos asuntos y a los países afectados con desprecio.
Aquí Julian Assange tiene razón en parte, pues si bien es verdad que algunos gobiernos como el británico o el alemán han dado tímidas muestras de su disposición a “estudiar” la documentación, otros, es el caso del gobierno español, no han abierto la boca. Algo que ha recordado el ex diputado de Izquierda Unida, Antonio Romero en una carta abierta al presidente Zapatero y publicada en su blog:

Señor Presidente,

La organización Wikileaks ha publicado en Internet 90.000 documentos de EEUU comprendiendo el periodo 2004-2010.

Periódicos muy influyentes se han hecho eco de la documentación clasificada. Los horrores de la guerra y las mentiras oficiales han quedado al descubierto:

-Las matanzas de civiles.
-La existencia de una unidad del ejército de EEUU encargada de secuestrar y asesinar sin juicio a líderes talibanes.
-La colaboración de los servicios secretos pakistanies con las fuerzas talibanes.
-La planificación de asesinato de jefes tribales.
-La utilización de diferentes tipos de armamentos, algunos prohibidos.
-El uso de aviones no tripulados causando numerosas bajas civiles.
-Han muerto 1.074 civiles en el primer semestre de este año, un 1,3% más que en el mismo periodo del año pasado.
-La OTAN mató hace solo cuatro días a 52 civiles en el sur del país, mayoritariamente mujeres y niños que se habían refugiado en una edificación de adobe huyendo de los combates.

Señor Zapatero, ¿conocía usted estas prácticas criminales? ¿le informaban a usted como aliado? ¿ha pedido usted explicaciones a la OTAN y a EEUU por los hechos graves que se contienen en los documentos publicados? ¿qué hace usted cuando la OTAN de la que España forma parte comete un crimen matando mujeres y niños? ¿mira usted para otro lado?

¿Como es posible que usted y la pacifista señora Chacón oculten información a la opinión pública sobre las realidades de una guerra de ocupación como la de Afganistán? Es una burla y una traición a los ciudadanos.

Decía A.M.Rossenthal, del New York Times, que cuando algo importante está sucediendo, guardar silencio es mentir. El fundador de Wikileaks ha manifestado que el papel del periodismo es denunciar los abusos del poder, al tiempo que considera las matanzas de civiles un crimen de guerra.

Señor Zapatero, Obama ha continuado en lo esencial con la estrategia de Bush, y España continúa haciendole el trabajo sucio al Imperio.

Ochenta españoles han muerto en Afganistán apoyando a un gobierno de narcos, ladrones y señores de la guerra. Nuestras fuerzas armadas están en Afganistán incumpliendo el referéndum de la OTAN, inmersos en un inmenso GAL que hace la guerra sucia contra el terrorismo.

IU le exige, señor Zapatero, que retire inmediatamente las tropas de Afganistán. Los documentos clasificados le convierten a usted en cómplice de crímenes de guerra. Si usted no toma ninguna medida a raiz de toda la documentación desclasificada y publicada por Internet e importantes medios de comunicación, pasará a la Historia como un gobernante que participó en una guerra sucia y criminal al dictado del Imperio.

¡Qué triste papel el suyo, señor Presidente!

La maldición afgana amenaza a los que han abusado del oscurantismo. Internet tiene la manos manchadas de sangre: Afghan War Diary, 2004-2010.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos prepara una acusación formal contra WikiLeaks. Los cargos podrían estar relacionados con la violación del Acta sobre Espionaje, redactada por el Congreso en 1917 y que contempla la pena de muerte. La filtración se producía cuando el “soldado” Manning ya estaba en EE.UU.


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com