Biografías
Svante Arrhenius

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo
- by freefind

Kyoto: Calentamiento Global - Ciencias - Joseph Black - Aristóteles Vida y obra - Avicena Vida y obra - Textos sobre Filosofía

Teoría de la emisión de dióxido de carbono
Arrhenius nació en Vikm cerca de Upsala, Suecia, en 1859 y llegó a ser con el tiempo
uno de los químico-físicos más brillantes de su época. Fue profesor de física y, más tarde, rector de la Universidad de Estocolmo. Tras rechazar una cátedra en la Universidad de Berlín, la más prestigiosa del momento, aceptó la dirección del Instituto Nobel para Física y Química. Fallece en Estocolmo en 1927

Arrhenius fue quien propuso por vez primera, en su tesis doctoral, defendida en 1884, que las sustancias como el NaCl existen como iones en disolución acuosa. Esta propuesta era realmente revolucionaria ya que el electrón no había sido descubierto todavía y los químicos difícilmente podían comprender cómo podrían llegar a adquirir carga los átomos de cloro y sodio.

Arrhenius tuvo dificultades para superar la defensa de su tesis y sus ideas acerca de la naturaleza de las disoluciones de sales en agua sólo comenzaron a ser generalmente aceptadas una vez que en la década de 1890 se acumularan evidencias sobre la existencia del electrón

Finalmente, en 1903, y por la misma tesis que había sido difícilmente aceptada para su doctorado, Arrhenius fue galardonado con el Premio Nobel.

    Su otra gran contribución a la química fue la idea de la energía de activación en las reacciones químicas.

  • La fórmula de Arrhenius es una relación establecida por Arrhenius hacia 1880 que explica los resultados experimentales acerca de la influencia de la temperatura en las velocidades de transformación fisico-químicas.
  • Según la teoría de S. Arrhenius, se puede definir como ácido toda sustancia que en disolución acuosa es capaz de dejar en libertad protones (iones H+)

Arrhenius y las emisiones de dióxido de carbono

El físico y químico sueco Svante August Arrhenius (1859-1927), ese año de 1896, fue capaz de formular la teoría de que las emisiones de dióxido de carbono (CO2) procedentes de la combustión del carbono provocaban el efecto invernadero en la atmósfera
. Realmente Arrhenius fue un gran genio científico, ya que profundizó y aclaró conceptos diversos relacionados con los electrolitos y la electrolisis o la naturaleza íntima de las sustancias ácidas y de las alcalinas, adelantándose a su tiempo, por lo que su tesis doctoral sobre estos temas no fue bien comprendida por sus compatriotas científicos, que la calificaron con la nota más baja. Sin embargo, su carrera científica prosiguió con gran brillantez, llegando a obtener el Premio Nobel de Química de 1903, haciendo valiosas contribuciones sobre la relación entre velocidad de las reacciones químicas y temperatura (ecuación de Arrhenius). No satisfecho con ello se dedicó también a la Geología y a la Cosmología, siendo el primero en proponer la posibilidad de la panespermia, tan en boga últimamente, que afirma que la vida se puede transmitir de astro a astro, mediante esporas bacterianas, movidas por la presión de la luz.

A partir de la idea inicial de Arrhenius el concepto del efecto invernadero se fue desarrollando temporalmente. En 1924, el físico estadounidense Lotka predijo que la actividad industrial podría duplicar la cantidad de CO2 atmosférico en 500 años; en 1954, Hutchingson, biólogo de Yale, sugirió que la deforestación haría aumentar el nivel de CO2 atmosférico; en 1957, los científicos del Instituto Scripps de Oceanografía indicaban que los océanos no pueden absorber una buena parte del CO2 emitido hacia la atmósfera. Además, en esa época se comienzan a realizar medidas fiables de este gas desde el Observatorio de Mauna Loa, en Hawai; en 1967, una primera simulación realizada con ordenadores indica que la temperatura media del planeta aumentará 2 ºC cuando los niveles del CO2 dupliquen a los de la época preindustrial; en 1976 son identificados los clorofluorcarbonados (CFC, de aerosoles y circuitos refrigerantes), el metano (fermentaciones) y el óxido nitroso (en gases de motores y automóviles) como gases protagonistas del efecto invernadero; en 1988, se crea el IPCC o Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, participando expertos de todo el mundo; en 1990, 49 Premios Nobel y 700 científicos muy prestigiosos elaboran y firman un documento sobre el calentamiento global; en 1992, existe un tímido acuerdo inicial en la Cumbre de Río, con la firma por 152 países de la Convención de la ONU sobre el Cambio Climático. En 1993 lo ratificaron 50 países; 1994 y 1995 son los años más calientes de los que se tienen registros históricos y la década de los 90 es la más caliente de los últimos mil años. ¿Qué sucederá en el futuro?.

Heráclito - Anaximenes de Mileto Vida y obra

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com