Biografías
Samuel Beckett

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


En
Avizora y Atajo  by freefind

Beckett: “El fracaso de la razón y los límites materiales de la existencia” - Textos de Roland Barthes - Textos sobre Literatura

Contenidos disponibles en español y en inglés - Availables resources in spanish and english. Compilador / Compiler: Jorge Tobías Colombo


. Biography (English)

 

Biografía (Español) - Samuel Barclay Beckett, hijo segundo y menor de una familia protestante de clase media acomodada, nació en la casa de Cooldrinagh, en Foxrock, cerca de Dublín. Se suele datar su nacimiento el 13 de abril de 1906, pero según su partida de nacimiento éste se retrasa un mes, el 13 de mayo. Él mantuvo la primera fecha como la verdadera, afirmando su llegada al mundo en Viernes Santo. Esto demuestra otro hilo de la tela juguetona de contradicciones encadenada a través de su vida y de su trabajo.

Su padre era aparejador (ocupado en medir y calcular materiales), y solía llevarlo a dar largos paseos por los alrededores de Foxrock o por el hipódromo de Leopardstown, desde donde pueden verse a lo lejos las colinas de Dublín y de Wícklow. La madre era una enfermera muy religiosa «casi una cuáquera», según el mismo Beckett-, y dio a sus dos hijos una educación protestante, haciéndoles rezar, cantar himnos y leer la Biblia.

Samuel fue primero a una guardería de Stillorgan, al sur de Dublín también, como Foxrock, y luego, cuando alcanzó la edad escolar, a Earlsford House, un colegio privado de la capital irlandesa. Ya en la guardería había empezado a aprender la lengua francesa y en el colegio continuó las lecciones con el director, que era francés. Más tarde, cuando cumplió los catorce años, ingresó en el internado donde estaba su hermano, el Portora Royal School, en Enniskillen, condado de Fermanagh, prestigioso centro de enseñanza que tenía entre sus antiguos alumnos a Oscar Wilde.

Durante los tres años que estuvo en Portora, Samuel Beckett fue buen colegial, sobresaliendo sobre todo en inglés y francés. Era también bastante buen deportista, destacando sobre todo en tenis y boxeo y formando parte de los equipos de rugby y cricket del colegio. Según sus antiguos condiscípulos, tenía una memoria maravillosa y un gran sentido crítico. Era muy introvertido y a veces malhumorado, pero tenía sentido del humor y era buen compañero. A menudo permanecía sentado largos ratos, casi inmóvil y sin hablar, como sus personajes. El aspecto serio de su rostro se aligeraba de cuando en cuando con el esbozo de una sonrisa irónica. Mirando hacia su niñez pasada, una vez subrayó "Yo tuve poco talento para la felicidad". Beckett fue constante en su soledad. El infeliz niño pronto creció y se convirtió en un hombre infeliz ,a veces tan deprimido, que estaba en la cama hasta la media tarde. Era difícil comprometerle en ninguna conversación prolongada--le llevaba horas y muchos tragos entrar en calor--pero las mujeres no se le resistían. El joven poeta solitario, sin embargo, no dejaría a nadie penetrar en su soledad. (Una vez subrayó, después de rechazar las insinuaciones de la hija de James Joyce, que él estaba muerto y que no tenía ningún sentimiento que fuera humano).
 

En octubre de 1923 empezó la carrera universitaria en Trinity College, el Colegio Mayor protestante de Dublín, a la edad de diecisiete años, y allí estudió inglés, francés e italiano, sacando un título de primera clase de «Bachelor of Arts» en 1927.

Durante sus años en Trinity College, Beckett asistía a menudo al Abbey Theatre de Dublín, y allí vio varias de las obras de Sean O'Casey, autor que admiraba mucho. Fue en este período también cuando Beckett empezó a interesarse por Dante y leyó la Divina comedia, obra que dejó en él una influencia imborrable. En las vacaciones del verano de 1926 hizo su primer viaje a Francia, visitando Tours y recorriendo en bicicleta los castillos del Loire.

Tras recibir su título, Beckett enseñó durante dos trimestres en un colegio de Belfast y luego fue a París, donde estuvo dos años de «lecteur d'anglais» en la Ecole Normale Supérieure. En la biblioteca de esta institución francesa, Beckett estudió a Descartes y a otros filósofos, e hizo un trabajo sobre los «unanimistas».

En el otoño de 1928, Beckett conoció a James Joyce con quien trabó una sincera amistad que duró hasta la muerte del autor de Ulises, en enero de 1941 Es cierto que ejercería gran influencia en su obra; sin embargo, no es verdad que Beckett fuese el secretario de Joyce, como tantas veces se ha dicho equivocadamente. Beckett asistió al banquete conmemorativo de la publicación de dicha novela en Francia y del «día de Bloom». Este acontecimiento literario tuvo lugar en el Hotel Leopold, cerca de Versalles, el 27 de junio de 1929, aunque «el día de Bloom», como se recordará, fue el 16 de junio de 1904.

 

La primera obra publicada de Samuel Beckett fue un ensayo sobre Work in Progress, la novela que entonces estaba escribiendo Joyce y que después se llamó Finnegans Wake. El estudio se titulaba Dante...Bruno. Vico...Joyce y fue incluido con otros ensayos sobre el mismo tema en Our Exagmination, publicado en París en 1929.

 

En 1930 colaboró en la primera traducción al francés de «Anna Livia Plurabelle», un pasaje de Work in Progress, y compuso Whoroscope: un largo poema en lengua inglesa, basado en la vida de Descartes (reciente difunto en la época) al que añadió una serie de notas aclaratorias de las innumerables alusiones crípticas del texto, meditando sobre el tema del tiempo y la fugacidad de la vida. Con este poema ganó una recompensa de 10 libras por ser el primero en la competición poética.

Por encargo de una editorial de Londres escribió, también aquel año, un extenso ensayo sobre Proust, la más importante de sus obras críticas para la serie Dolphin Books. En septiembre regresó a Dublín y estuvo de catedrático auxiliar en Trinity College durante cuatro trimestres, dando conferencias sobre De Vigny, Balzac, Flaubert, De Musset, Bergson y Stendhal. En colaboración con un catedrático de francés escribió, como parodia del drama de Corneille, una pieza teatral breve, titulada The Kid, en cuya representación intervino personalmente, interpretando con un paraguas, el papel de Don Diego. Por entonces estudió a Schopenhauer y a Kant, y leyó la Etica de Geulincx.

En 1930 comienza a luchar contra los síntomas de una depresión profunda, así como contra la frustración que siente con la profesión de la enseñanza. Así, después de obtener el título de «Master of Arts» en diciembre de 1931, el joven hombre llegó a la conclusión de que el hábito y la rutina eran el "cáncer del tiempo", así que dejó su empleo en el Trinity College y comenzó un viaje nómada. Dejó la cátedra y renunció a la enseñanza en el Trinity College, en enero de 1932, para dedicar su tiempo enteramente a la escritura. («No podía soportar el absurdo de enseñar a los demás lo que yo mismo no sabía», dijo Beckett después.)


Beckett fue a través de Irlanda, Francia, Inglaterra y Alemania, al mismo tiempo que escribía poemas e historias mientras hacía extraños trabajos para poder ir viviendo. En el curso de sus viajes, indudablemente estaría en contacto con vagabundos y trotamundos, y estas experiencias se convertirían más tarde en alguno de sus personajes con más fuerza. Hizo un breve viaje a Alemania y luego intentó instalarse en París, donde publicó traducciones de Breton, Eluard y Crevel, y escribió un manuscrito de unas 200 páginas, del que después procede su primera novela inglesa, More Pricks Than Kicks, y los poemas del ciclo Echo's Bones. Como consecuencia de la ola de xenofobia que asoló Francia tras el asesinato de Paul Doumer, tuvo que marcharse a Londres sin blanca y terminó en Irlanda, pagándose el viaje con el dinero que cobró por una traducción del Bateau ivre de Rimbaud. Durante esa época termina la primera novela; Dream of fair a Middling Women, el cuerpo principal de Murphy (en Londres) y también se enfrenta a serios problemas de salud incluyendo un quiste en el cuello.

El 26 de junio de 1933 murió su padre de un ataque al corazón, hecho que incrementa sus serios problemas de salud y la creciente depresión. Beckett recibió una anualidad de su padre que le permitió "exiliarse" a Londres -según su propia expresión- profundamente afectado por la pérdida. Pasó allí unos años de penuria, viviendo de una pequeña cantidad mensual que le enviaba su hermano, como parte de la herencia paterna, y atravesando un periodo de crisis moral profunda, crisis por la que tuvo que someterse al psicoanálisis.Como estas prácticas eran ilegales en Dublín en aquellos tiempos, Beckett debe viajar varias veces a Londres en 1933 para experimentar el psicoanálisis en manos del Dr. Wilfred Bion durante dos años.

Leonardo Da Vinci Vida  obra -Textos de Avicena - Textos sobre Filosofía

 

 



 

En 1934 publicó algunas notas críticas y recensiones sobre Rilke, Ezra Pound, Papini, McGreevy y O'Casey. Aparece en Londres su primer libro, More Pricks Than Kicks.

Una visita al Bedlam Royal Hospital le proporcionó parte del material que usó en Murphy, su segunda novela en lengua inglesa, escrita en 1935.

Por fin, no pudiendo adaptarse a la vida de la capital de Inglaterra, partió de nuevo para Alemania en 1936 y se quedó allí varios meses, viajando por el país -a veces a pie- y visitando diversas ciudades, entre ellas Hamburgo, Lúneburg, Hannover, Berlín, Leipzig, Dresde, Wúrzburg, Nuremberg y Munich.

Tras sus meses de "Wanderer" los personajes beckettianos aluden más de una vez a lo que su autor vio entonces, Beckett decidió establecerse en París definitivamente, haciendo traducciones y notas críticas para ganarse la vida y viviendo una existencia a lo «Oblomov», según comparación acertada de Peggy Guggenheim. Empezó a escribir poemas en francés en 1937.

 

El 7 de enero de 1938, al volver a casa tarde una noche con algunos amigos, Beckett fue apuñalado en plena calle por un desconocido que pedía limosna y la cual Beckett se negó a ofrecer. El escritor estuvo muy enfermo, puesto que le causó una perforación pulmonar. Con todo, el incidente tuvo, sin duda, bastante influencia sobre él, (esto explica los ataques de violencia que sufren muchos de sus héroes).

En hospital, Joyce se ocupó de su amigo joven, pagando sus costos y trayéndolos alrededor de visitantes numerosos. En la recuperación, Beckett también recibió la atención de una conocida francesa, Suzanne Deschevaux-Dusmesnil, estudiante de piano, a la que pronto sintió como su compañera de vida y como esposa, aunque no hasta el 25 de marzo de 1961, en Inglaterra, mediante una ceremonia civil que se celebró en secreto.

Cuando salió del hospital, Beckett fue a visitar a su agresor a la cárcel y le preguntó cuál había sido la razón del ataque: «Je ne sais pas, Monsieur», respondió éste, condensando en su lacónica réplica toda la filosofía y literatura del absurdo.

 

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Beckett estaba en Irlanda, en una de las visitas que hacía regularmente a su madre. Aunque era «neutral», por ser de nacionalidad irlandesa, regresó a París lo antes que pudo. («Prefería Francia en guerra a Irlanda en paz», aclaró Beckett más tarde). Se unió al movimiento clandestino y luchó por la resistencia hasta 1942, cuando varios miembros de este grupo fueron arrestados y fue obligado a huir con su mujer, que era francesa a la zona no ocupada, saliendo del apartamento solamente horas antes de que llegara la Gestapo. Tomaron el refugio en Rousillion, en el sur de Francia, donde Beckett trabajó en una granja. Allí estuvo trabajando en el campo y, como Vladimiro y Estragón (personajes de Waiting for Godot, su mayor logro), vendimió las viñas de un tal Bonnelly. Durante las noches, «por terapéutica», continuó el trabajo de una novela que había comenzado en París: era Watt, su tercera novela en inglés.

En 1945, después de la desocupación de los alemanes, volvió a París y comenzó su período más prolífico y fino como autor (1947-1950). Fue sólo entonces cuando comenzó a escribir las cosas que sentía escribiendo sobre todo en francés porque, al ser su segundo lenguaje, le permitía exprimir las mayores posibilidades lingüísticas: cortar el exceso y concentrar el sonido y el ritmo de las palabras que encontraban en este lenguaje, que como también dijo no tenía ningún estilo.

 

En los siguientes cinco años, escribió Eleutheria ( la cual no permitiría que se publicase durante su vida), Waiting for Godot (48-49 inspirado en una pintura de Caspar avid Friedrich) y su famosa trilogía formada por Molloy, Malone Dies, The Unnamable, y Mercier et Camier, terminada en 1946.

Cabe destacar a cerca de Waiting for Godot, que su extraña primera puesta en escena tuvo lugar en 1957 cuando una compañía de autores de San Francisco (Actor´s Workshop) la presentó en la prisión de San Quentín para una audiencia de más de mil cuatrocientos convictos. La producción fue un gran éxito. Los prisioneros también como Vladimir y Estragon entendieron que la vida significa esperar, matar el tiempo y aferrarse a la esperanza de que la liberación puede estar a la vuelta de la esquina.

Así pues resulta importante señalar la recepción de una carta, el 3 de octubre de 1954, desde la prisión de Luttringhausen en Alemania. La carta estaba solamente firmada por "Prisonnier". Un breve resumen de la carta sería:

" Usted se sorprenderá al recibir una carta acerca de su obra Waiting for Godot proveniente de una prisión donde residen muchos ladrones, hombres locos y asesinos que viven una vida de espera... y de espera... y de esperar. ¿Esperar qué?¿ Godot? quizás. "

Se entiende, pues, que el efecto sobre los presos fue eléctrico; la obra teatral era un triunfo. "Su Godot era nuestro Godot ["Your Godot was our Godot], " el preso escribió a Beckett. Él explicó que cada interno se vio reflejado en los personajes que esperaban venir algo para dar sentido a sus vidas.

Durante esa época, Beckett tendrá noticias de la muerte de su madre. Ésta tuvo lugar el 25 de agosto de 1950 debido a la enfermedad del Parkinson. Asimismo cuatro años más tarde, el 13 de septiembre de 1954, se enteraría de la de su hermano Frank, a causa de un cáncer de pulmón.

 

Entre los años 50 y los años 60, Beckett continuó con una serie de las obras maestras, incluyendo Endgame (con la que consiguió su posición de maestro dramaturgo al estrenarse el 3 de Abril de 1957 en francés en el Royal Court Theatre de Londres) Krapp's Last Tape y Happy Days. Él se implicó en varias producciones de sus obras a través de Europa y en los Estados Unidos, escribiéndolos para la radio, y creó la ficción notable innovadora de la prosa, incluyendo la epopeya How it is (1961) y frecuentar el Lost Ones (1972).

 

El aprecio mundial de su trabajo crecía, y por ello recibió en 1969 el Premio Nobel. Sin embargo, este premio no le hizo feliz, sino más bien al contrario: le horrorizó la atención pública creciente que acompañó el premio. Sólo le causó vergüenza y por eso se recluyó en un pueblo secreto en Túnez para evitar la publicidad. Incluso cuando los reporteros lo encontraron Beckett acordó sólo verlos si no hacían preguntas.

 

En estos tiempos, experimentó operaciones en sus ojos para corregir las cataratas que lo habían estado plagando durante años. Pero sus enfermedades no culminaron aquí, sino que, además, se le diagnostica una enfermedad pulmonar. Aunque siente mejoría con posterioridad, no se le podrá curar enteramente.

 

Los años 70 fueron los años menos prolíficos a pesar de que manejó nuevos proyectos, incluyendo obras en televisión para la BBC (porque Beckett además de escribir obras de difusión teatral, también compone para televisión, radio o cine. Es el caso de Words and music (1961) para la BBC y Eh Joe) continuó interesándose en producciones de sus trabajos de teatro. En 1977 comenzó la compañía autobiográfica y en los años 80 hizo más composiciones de prosa como Ill Seen Ill Said, Worstward Ho, Rockaby, Ohio Impromptu y Stirrings Still, trabajo importante escrito en 1986.

 

En el mismo año la salud de Beckett declinó. Fue diagnosticado de efisema y por ello se trasladó a una clínica de reposo pequeña, Le Tiers Temps, donde vivió en un cuarto equipado, escribiendo hasta el final ya que su salud, que deterioraba, lo previno de la escritura. Allí termina su último trabajo: el poema What is the word.

 

Suzanne murió en 17 de julio de 1989. Beckett la siguió el 22 de diciembre. Su cuerpo yace en el cementerio de Montparnasse, en París, ciudad a la que él bautizó como "ciudad casera".


Biography: Samuel Beckett - Fuente Answers

Samuel Beckett (1906-1989), the Irish novelist, playwright, and poet who became French by adoption, was one of the most original and important writers of the century. He won the Nobel Prize for literature in 1969.

Samuel Beckett stood apart from the literary coteries of his time, even though he shared many of their preoccupations. He wrestled with the problems of "being" and "nothingness, " but he was not an existentialist in the manner of the French philosopher Jean-Paul Sartre. Although Beckett was suspicious of conventional literature and of conventional theater, his aim was not to write anti-novels or anti-plays as some authors did. His work shows affinities with James Joyce, especially in the use of language; with Franz Kafka in the portrayal of terror; and with Fyodor Dostoevsky in the probing of the darker recesses of the human spirit. Beckett was inspired, rather than influenced, by literary figures as different as the Italian poet Dante (the Divine Comedy's circles of Hell and Purgatory); the French philosophers René Descartes (the cogito) and Blaise Pascal ("the wretchedness of man without God"); and the French novelist Marcel Proust (time). Beckett's own work opened new possibilities for both the novel and the theater that his successors have not been able to ignore.

Beckett was born in Dublin, Ireland, on April 13, 1906 of middle-class Protestant parents. He attended the Portora Royal boarding school in Enniskillen, County Fermanagh, where he excelled in both academics and sports. In 1923 he entered Trinity College in Dublin to specialize in French and Italian. His academic record was so distinguished that upon receiving his baccalaureate degree in 1927, he was awarded a 2-year post as lecteur (assistant) in English at the École Normale Supérieure in Paris.

Literary Apprenticeship

In France, Beckett soon joined the informal group surrounding the great Irish writer James Joyce and was invited to contribute the opening essay to the book Our Exagmination round his Factification for Incamination of Work in Progress, a collection of 12 articles written as a defense and explanation of Joyce's still-unfinished Finnegans Wake by a group of Joyce's disciples. Beckett also moved in French literary circles. During this first stay in Paris he won a prize for the best poem on the subject of time in a competition sponsored by the Hours Press. His poem Whoroscope (1930) was his first separately published work and marked the beginning of his lifelong interest in the subject of time.

Beckett returned to Dublin in 1930 to teach French at Trinity College but submitted his resignation, after only four terms, saying that he could not teach others what he did not know himself. During the year he had obtained a master of arts degree. A penetrating essay on Proust, published in 1931, indicates how many of his subsequent themes Beckett was already beginning to consider at this time. After several years of wandering through Europe writing short stories and poems and employed at odd jobs, he finally settled in Paris in 1937.

First Novels and Short Stories

More Pricks than Kicks (1934), a volume of short stories derived, in part, from the then unpublished novel Dream of Fair to Middling Women (1993), recounts episodes from the life of Belacqua, a ne'er-do-well Irish reincarnation of Dante's Divine Comedy procrastinator of the same name who lived beneath a rock at the Gates of Purgatory. A blood brother of all Beckett's future protagonists, Belacqua lives what he calls "a Beethoven pause, " the moments of nothingness between the music. But since what precedes and what follows man's earthly life (that is, eternity) are Nothing, then life also (if there is to be continuity) must be a Nothingness from which there can be no escape. All of Belacqua's efforts to transcend his condition fail.

Although Beckett's association with Joyce continued, their friendship, as well as Joyce's influence on Beckett, has often been exaggerated. Beckett's first novel, Murphy (1938), which Joyce completely misunderstood, is evidence of the distance between them. Deep beneath the surface of this superbly comic tale lie metaphysical problems that Beckett was trying to solve. As Murphy turns from the repugnant world of outer reality to his own inner world, always more and more circumscribed until it becomes a "closed system" - a microcosm where he finds a mystical peace - Beckett ponders the relationship between mind and body, the Self and the outer world, and the meaning of freedom and love.

When World War II broke out in 1939, Beckett was in Ireland. He returned immediately to Paris, where, as a citizen of a neutral country, he was permitted to stay even after German occupation. He served in the Resistance movement until 1942, when he was obliged to flee from the German Gestapo into unoccupied France, where he worked as a farmhand until the liberation of Paris in 1945. During these years he wrote another novel, Watt, published in 1953.

Watt, like each of his novels, carries Beckett's search for meaning a step further than the preceding one, or, as several critics have said, nearer the center of his thought. In many respects Watt's world is everyone's world, and he resembles everyone. And yet his strange adventure in the house of the mysterious Mr. Knott - whose name may signify: not, knot, naught, or the German Not (need, anxiety), or all of them - is Beckett's attempt to clarify the relationship between language and meaning. Watt, like most people, feels comfort when he is able to call things by their names; a name gives a thing reality. Gradually Watt discovers that the words men invent may have no relation to the real meaning of the thing, nor can the logical use of language ever reveal what is illogical and irrational: the infinite and the Self.

Writings in French

After the Liberation Beckett returned to his apartment in Paris and entered the most productive period of his career. By 1957 the works that finally established his reputation as one of the most important literary forces on the international scene were published, and, surprisingly, all were written in French. Presumably Beckett had sought the discipline of this foreign, acquired language to help him resist the temptation of using a style that was too personally evocative or too allusive. In trying to express the inexpressible, the pure anguish of existence, he felt he must abandon "literature" or "style" in the conventional sense and attempt to reproduce the voice of this anguish. These works were translated into an English that does not betray the effect of the original French.

The trilogy of novels Molloy (1951), Malone Dies (1951), and The Unnamable (1953) deals with the subject of death; however, here it is not death which is the horror or the source of absurdity (as with the existentialists), but life. To all the characters, life represents an exile from the continuing reality of themselves, and they seek to understand the meaning of death in this context. Since freedom can exist only outside time and since death occurs only in time, the characters try to transcend or "kill" time, which imprisons them in its fatality. Recognizing the impossibility of the task, they are finally reduced to silence and waiting as the only way to endure the anguish of living. Another novel, How It Is, first published in French in 1961, emphasizes the solitude of the individual consciousness and at the same time the need for others; for only through the testimony of another can one be sure that one exists. The last of his French novels to be published was Mercier and Camier. This work demonstrates Beckett's interest in wordplay, especially in its use of French colloquialisms. Written in 1946, it was not published until 1974.

The Plays

Beckett reached a much wider public through his plays than through his difficult, obscure novels. The most famous plays are Waiting for Godot (1953), Endgame (1957), Krapp's Last Tape (1958), and Happy Days (1961). The same themes found in the novels appear in these plays in more condensed and accessible form. Later, Beckett experimented successfully with other media: the radio play, film, pantomime, and the television play.

Later Works

Beckett maintained a prolific output throughout his life, publishing the poetry collection, Mirlitonades (1978), the extended prose piece, Worstward Ho (1983), and many novellas and short stories in his later years. Many of these pieces were concerned with the failure of language to express the inner being. His first novel, Dreams of Fair to Middling Women was finally published, posthumously, in 1993.

Although they lived in Paris, Beckett and his wife enjoyed frequent stays in their small country house nearby. Tall and slender, with searching blue eyes, Beckett retained the shy and unassuming manner of his younger days. Unlike his tormented characters, he was distinguished by a great serenity of spirit. He died peacefully in Paris on December 22, 1989, and was buried, as he had wished, in a small, quiet ceremony.

Further Reading

Near the end of his life, Beckett authorized a biography by James Knowlson, Damned to Fame: The Life of Samuel Beckett (1996). Another good source of biographical material on Beckett is Richard Ellmann, James Joyce (1959). Of the tremendous volume of critical studies, the two most penetrating are Hugh Kenner, Samuel Beckett: A Critical Study (1962; 2d ed. 1968), and Richard N. Coe, Samuel Beckett (1964). Ruby Cohn, Samuel Beckett: The Comic Gamut (1962), and the chapter on Beckett in Martin Esslin, The Theatre of the Absurd (1961; rev. ed. 1969), are also recommended. Various critical approaches to the many aspects of Beckett's work can be found in Martin Esslin, ed., Samuel Beckett: A Collection of Critical Essays (1965). Recommended for background are Claude Mauriac, The New Literature (1959); John Cruickshank, ed., The Novelist as Philosopher: Studies in French Fiction, 1935-1960 (1962); and Jacques Guicharnaud, Modern French Theatre: From Giraudoux to Genet (1967).

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com