Biografías
Guillermo Cabrera Infante

Ir al catálogo - de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo
- by freefind

Cuba Al día - Entrevistas a Guillermo Cabrera Infante - Jean Paul Sartre Vida y obra - Introducción a la novela policíaca - La coherencia textual del Quijote - Alejo Carpentier Vida y Obra

Premio Cervantes 1997:
. Cervantes, mi contemporáneo
. Una lengua humanista y creadora

La vida de un escritor cubano es una vida complicada, dirigida, y restringida por la política; la vida de Guillermo Cabrera Infante ha sido una vida así.  Desde su nacimiento en 22 de abril, 1929, en el pueblo de Gibara en el noroeste de Cuba, Infante fue destinado a una vida turbulenta.  Sus padres, el periodista Guillermo Cabrera y su esposa Zoila Infante, fueron comunistas antes de la Revolución con opiniones políticas muy fuertes y fundaron el partido comunista en Gibara.  Desde los principios de su vida Cabrera Infante era rodeado por ideales revolucionarios, y aunque su historia personal y su relación con la escritura empezó en esta vena, ahora vive en el exilio, borrado de la mente de Cuba.  El camino de su vida ha sido un camino muy duro, lleno de ilusiones destruidas y confianzas rotas que termino en la separación de una patria y un hogar por un tiempo indefinido

            Las actividades de los padres de Cabrera Infante, hechas todavía bajo la dictadura de Batista, Guillermo Sr. y Zoila fueron encarcelados cuando Guillermo Infante tenia solamente siete anos.  El y su hermano menor fueron testigos de su arresto durante la noche y la confiscación de sus libros.  Después de seis meses, la familia estaba reunida, pero, con su conexión a actividades subversivas, sus padres tenían muchos problemas en su búsqueda de trabajo y lucharon varios anos hasta que mudaron a Habana en 1941.  En la Habana Cabrera Infante y su familia sufrieron una pobreza mucho más intensa que en el pueblo de Gibara.  Cabrera Infante, de una parte, desarrolla su agudeza y su actitud hacia la vida de su lucha por sobre vivencia en las calles y las escuelas de una ciudad tan grande donde el se sintió por primera vez como afuerino.  Esta actitud le conducía a su primera experiencia con la escritura a diecinueve anos de edad.  Desde una apuesta con un amigo, Cabrera Infante escribió una parodia del libro El Señor Presidente de Miguel Ángel Asturias y lo llevo a las oficinas de Bohemia, la revista más popular de Cuba en estos anos, y, en las palabras de Infante, “lo que ocurrió entonces, cambio mi vida definitivamente” (Souza, 22). 

            Desde esta primera publicación en 1948, Cabrera  Infante dejo sus estudios en la universidad, trabajando para Bohemia donde publico varios artículos y cuentos.  En Octubre de 1952, fue encarcelado por cinco días por el contenido de su cuento “Balada de plomo y yerro”.  El uso de blasfemias por un personaje secundario en el cuento fue el motivo de su arresto.  Esta fue su primera experiencia con la censura política de su escritura.  En los anos siguientes Cuba paso por la Revolución y Cabrera Infante, quien apoyaba la lucha revolucionaria, surgió como uno de los escritores de la Revolución, nombrado como director de la jornada cultural, Lunes de Revolución.  Lunes fue un suplemento de Revolución, el periódico oficial de la revolución.  Lunes represento los sueños de libertad y desarrollo cultural de la revolución, pero, después de 129 ediciones, fue cerrado por el gobierno por su, “posición independista y su insistencia en la libertad artística” (Souza, 38).  El proceso de este cierre empezó con la censura de la película “PM”, una producción dirigido por Saba, el hermano menor de Cabrera Infante (quien apoyo la película con finanzas de Lunes), que toco los temas de la vida nocturna de una sección de Habana. La culminación de este proceso ocurrió el 30 de junio, 1961, con el discurso famoso de Fidel Castro “Palabras a los intelectuales”, cuando proclamo, “Dentro de la Revolución, todo; fuera de la Revolución, nada”.  En este momento, el proceso de exilio empezó para Cabrera Infante.

            En 1962, Cabrera Infante fue mandado a Bélgica, con su segunda esposa y sus dos hijas, para servir como agregado cultural en la embajada cubana.  Vivió en Bélgica hasta 1965, después de una experiencia traumática con su regreso a Cuba por causa de la muerte inesperada de su madre Zoila.  Su salida de Cuba fue prohibida por cuatro meses.  Durante este tiempo, Cabrera Infante “acepto su inevitable exilio” (Gale: Contemporary Authors Online).  En 1965 se mudo a Madrid con su familia donde trabajo escribiendo su libro, Tres Tristes Tigres.  Muy pronto, la familia tuvo que mudarse otra vez a Londres donde Cabrera Infante finalmente podía escribir y publicar sin censura.  Después de la publicación de Tres Tristes Tigres en 1967, Cabrera Infante fue “expulsado del Sindicato de Escritores y Artistas de Cuba por ser traidor . . . y empezó escribir y hablar en publico sobre Cuba” (Gale: Contemporary Authors Online).  Sufriendo la separación de su país, sus amigos, y familia, ahora perdió su conexión con la revolución completamente.  Cabrera Infante entro en un periodo de depresión entre los anos siguientes, viviendo en Londres, escribiendo guiones y oyendo sobre la opresión constante en Cuba.  En los fines de los setenta, salio de su depresión y empezó a viajar.  Viajo a los Estados Unidos varias veces, sirviendo como escritor en residencia en la Universidad de West Virginia, la Universidad de Virginia, Wellesley, y West Point.  Durante este tiempo viajo también a México, Colombia, y Venezuela dando conferencias.  Todo el tiempo Cabrera Infante estaba escribiendo ensayos y cuentos, tocando temas de la censura, criticas fílmicas, escritores cubanos, y Ronald Reagan.  Ahora vive con su esposa Miriam Gómez en Londres y sigue escribiendo.

 Obras

         Las obras de Guillermo Cabrera Infante han recibido atención internacional, han ganado premios prestigiosos, y han sido traducidas a varios idiomas.  Establecido como uno de los grandes escritores de América Latina, la escritura de Cabrera Infante esta en una diversidad de formas, como ensayos con temas políticos y sociales, grandes obras de ficción y cuentos jugando con la forma propia de la literatura.  Su estilo es muy original, usando el humor y ingenio, jugando con el lenguaje y gozando de su arte.  Sus obras reflejan sus experiencias como cubano, como revolucionario, como amante de la Havana, como exiliado y expresan una actitud artística que es seria y ligera a la vez.  Sobre todo, su escritura ha reflejado un deseo por la libertad, si esta expresando sus opiniones políticas o esta jugando con la forma de su arte.

        Sus primeras publicaciones fueron muy serias, y consistieron en cuentos publicados en la revista Bohemia que fueron recopilados en 1960 en su primer libro, Así en la paz como en la guerra.  Estos cuentos, escritos entre 1949 y 1960, junto con quince viñetas narran la violencia bajo la dictadura de Batista.  Recibió atención internacional y gano el Premio Internacional de Literatura de Francia en 1962.  Desde este primer libro, el estilo y propuesta literario de Cabrera Infante ha cambiado mucho. Ahora Infante rechaza su libro por su mezcla de lo político y otros aspectos de la existencia y por su estilo sentimental que eleva tanto los ideales políticos.  Su conciencia política y social es algo reflejada en sus siguientes obras, aunque de un estilo diferente.  Vista del amanecer en los trópicos, publicado en 1965 que fue transformado por Cabrera en Tres Tristes Tigres, publicado en 1967, fue su próxima obra, la primera publicada en el exilio.  Su censura completa en Cuba empezó con la publicación de Tres Tristes Tigres que toco temas, “considerados anatemas por el gobierno revolucionario, en particular la espontaneidad irracional, cultura popular del mundo capitalista, y una falta de respeto para la autoridad” (Souza, 58). Tres Tristes Tigres estableció la reputación de Cabrera Infante en el mundo literario como un buen escritor de ficción, con su uso (aunque no fue el primero autor hacerlo) original de lenguaje oral y albures para recrear la escena de la década de los cincuenta en Havana. 

         En Tres Tristes Tigres es donde el estilo propio y más madurado de Cabrera Infante surgió.  Sus siguientes obras están escritas en el mismo estilo, llenos de albures y humor creado por sus juegos con palabras. Exorcismos de estilo, publicado en 1976, fue una colección de escritura dedicada a la forma literaria y no su contenido, donde Cabrera Infante investigo orígenes de palabras y lenguaje. La Habana para un infante difundo, escrito en 1979, y Holy Smoke, escrito en 1985, fueron recibidos con una mezcla de entusiasmo y criticas. “Mientras algunas personas hacían elogios para su uso constante de albures, otras fueron cansados de las contorsiones verbales del cubano” (Gale).  Estos libros, juntos con Vidas para leerlas (1998) y Mea Cuba (1992) muestran diferentes aspectos del estilo de Cabrera Infante, que a veces esta, como en Mea Cuba, muy político y serio, narrando la violencia y capturando el dolor de su vida y la vida en general de Cuba, y a veces es muy ligera, como Holy Smoke, que explica la historia de los cigarros, una cosa favorita de Cabrera Infante.  Desde su gran ruptura con la revolución, su estilo ha sido uno que, “trata la vida como es, y no como él quiere que sea” (Souza, 44)

Acentuación de monosílabos y tilde diacrítica - ¿Qué es la Gramática Española? - Palabras dudosas o poco usuales en español - Mayúsculas y minúsculas - Para qué sirve la ortografía - Sobre Borges - Sobre la muerte de/en Don Quijote de la Mancha - Entrevistas con Fidel Castro - Vida y Obra de Farabundo Marti

Reseña de: Así en la paz como en la guerra

Así en la paz como en la guerra es un testimonio, una autobiografía, una historia, una crónica de la Habana y la Cuba de una época justo antes del triunfo de la Revolución, y es un sueno.  Esta colección de 14 cuentos y 15 viñetas es una de las primeras obras de Cabrera Infante.  Algunos de los cuentos fueron publicados en la revista Bohemia antes de la creación del libro.  El libro refleja las ideales políticas de Cabrera Infante durante este tiempo de su vida.  Con una combinación de destellos de la violencia explicita ocurriendo bajo Batista y cuentos más largos sobre la vida cotidiana en Cuba, Cabrera Infante crea una visión mas completa de la vida en Cuba; una visión que pone en evidencia la situación en Cuba, dando justificaciones para la revolución.  Aunque los cuentos son mas preocupados con sus propuestas políticas, también muestran las habilidades de Cabrera Infante con el juego de lenguaje, escribiendo como la gente hablan y narrando en el presente para atraer el lector.

            Las viñetas empiezan y concluyen el libro y están puestas antes de cada cuento.  Esta composición crea un trasfondo de violencia que une todos los cuentos, dando una atmósfera general de violencia, miedo, y opresión que permanece en la mente del lector cuando están leyendo.  Las viñetas describen varias escenas violentes, pero la mayoría consisten en encuentros entre soldados y ciudadanos.  Estas escenas están tan breves y sin emoción, representando como la dictadura de Batista ha normalizado la violencia.  Las viñetas están muy graficas, describiendo abusos horribles y homicidios con una distancia emocional.  Aunque las viñetas puedan dar la impresión de que los cubanos viven en una situación sin esperanza, Cabrera Infante emplea las palabras de los revolucionarios para dar un sentido de un futuro mejor.  La primera viñeta narra una escena donde soldados le pegaron varios balazos a un joven revolucionario y entonces bajan las escaleras arrastrándolo todavía vivo.  Justo antes de perder su conocimiento, piensa en las ultimas palabras de su manifiesto, “O seremos libres o caeremos con el pecho constelado a balazos” (Infante, 11).  El libro también concluye con una viñeta de esperanza que parece ocurrir después de la revolución.  El narrador esta dentro de un edificio que sirvió como una cárcel para los revolucionarios leyendo los mensajes en las paredes.  Uno dice, “!Viva Cuba Libre!” (Infante, 181).  Cabrera Infante cierre la viñeta y el libro con el comentario del narrador: “Ellos son la verdadera literatura revolucionaria” (Infante, 182).  Las viñetas funcionan como un homenaje a las personas que luchaban y sufrían bajo Batista.

            Entre las viñetas están los cuentos, describiendo la vida cotidiana para los cubanos en esta época.  Estos cuentos tocan una diversidad de temas: el amor, la niñez, la vida nocturna, la posición de las mujeres, la discriminación racial.  Aunque muchos de estos cuentos tienen un mensaje político, también muestran el estilo de Cabrera Infante que juega con las palabras y el lenguaje para crear escenas interesantes y reales.  Mirando a tres cuentos, “Josefina, atiende a los señores”, “Balada de plomo y yerro” y “Resaca”, se puede ver como Cabrera Infante investiga temas políticas describiendo diferentes áreas de la sociedad cubana.  Estos cuentos, aunque enfatizan el contenido mas que la forma, muestran una técnica literaria que traduce la palabra oral como discurso escrito, dando los cuentos un sentido de inmediatez y realidad.

            “Josefina, atiende a los señores” es un cuento sobre Josefina, la mujer más popular en una burdel.  Este cuento describe el tratamiento de las mujeres, como están controladas y usadas por la sociedad patriarcal; pone de relieve la falta de sensibilidad ante el maltrato de las mujeres.  Escrito desde el punto de vista de la dueña del burdel quien esta describiendo su burdel y la historia personal de Josefina para el narrador.  La dueña nunca hace una pausa en su discurso narrando como Josefina llego al burdel porque estaba engañada por un amante, sus intentados suicidios, la perdida de su pierna, y su aborto espontáneo con una eficiencia sin mucha emoción.  En una parte de su discurso, la dueña dice, “si esa muchacha no estuviera conmigo que soy considerada y hasta me he encariñado con ella, la pasaría muy mal, porque yo so que no la molesto y con tal que ella me cumpla” (Infante, 73).  La dueña no ve una correlación entre la depresión de Josefina y su trabajo en la burdel.  Con la forma del cuento, el lector se da cuenta de que la dueña no escuche, solamente habla.  La voz de Josefina, como las otras mujeres ha estado ahogada por una sociedad que no piensa que la opresión de las mujeres es algo anormal.

            “Balada de plomo y yerro” es un cuento sobre los gángsteres trabajando en la ciudad.  Este cuento tiene varios temas unidos por el tema general de la violencia.  La invasión cultural y económica y falta de sensibilidad de los americanos, la corrupción de la policía, y el racismo son los temas en este cuento sobre un grupo de gángsteres incluyendo hombres blancos, negros, y mulatos trabajando por la noche.  Durante la noche se encuentran con un policía que no los molesta, y una turista americana borracho y beligerante.  Él usa comentario racista y otras obscenidades cuando habla con los gángsteres.  El canta, “Ah wanna chiquita banana to suck mah bohs at Havana”, mezclando sus palabras en una manera que esta grotesca y absurdo a la vez.  La culminación de esta escena tenso viene cuando los gángsteres finalmente veían su hombre, disparan, y entonces se dan cuenta de que se equivocaron y mataron otro hombre.  “Hemos trabajado por gusto” son las ultimas palabras del cuento, murmuradas por uno de los gángsteres.  La violencia esta una manera de vida y una manera de gozarse de tal nivel hasta asusta los gángsteres.

            Mientras estos dos primeros cuentos tratan temas en las ciudades, “Resaca” ocurre en el campo.  El cuento sigue dos hombres, Cheo y García, obreros y revolucionarios que tenían ordenes para quemar algunos campos de cana.  Cuando huyeron, un guardo le pego a Cheo en la pierna.  El cuento empieza dos días después, durante el descanso final de los dos hombres por la muerte inevitable de Cheo. Cheo pide a García si pueda describir el Paraíso y García responde, “cuando llegue la Revolución . . . tu y yo, y Yeyo y Sánchez y Braulio Pérez  y los obreros del central  . . . gobernaremos y haremos leyes justas y habrá trabajo para todos y dinero” (Infante, 59-60).  Al fin del cuento García va a traer agua del río, pero cuando llega encuentra un lecho seco, mientras tanto, Cheo muere imaginando que esta entrando en un río grande y refrescante.  La yuxtaposición de escenas crea un sentido muy movedor de esperanzas perdidas y las dificultades increíbles que enfrentando los revolucionarios.  Este cuento es sobre la belleza de las ideales de la revolución, ideales de la igualdad para todos.

            Así en la paz como en la guerra es un libro sobre las diferentes manifestaciones de violencia.  Mezclando escenas de violencia grafica en las viñetas con algunos cuentos narrando las tipas de violencia que son más sutiles, Cabrera Infante crea una imagen muy oscura de Cuba durante la época de Batista.  Con el uso de lenguaje local, Cabrera infante crea escenas reales de la vida cubana.  Esta técnica junto con el uso del tenso presente da al lector el sentido de que esta viviendo la escena con las personajes y da mas fuerza a los temas que, en esta época, mas afectaban a Cabrera Infante

Premio Cervantes 1997

Discursos de Guillermo Cabrera Infante cuando recibió el Premio Cervantes y de respuesta del Rey Juan Carlos

Cervantes, mi contemporáneo - Guillermo Cabrera Infante - In memóriam Octavio Paz

Hay un juego literario que es, como la literatura, un salto mortal sin red. Consiste en preguntarle al otro: ¿con quién famoso te gustaría cenar esta noche? Me propusieron ese árbitro de elegancias que dormía de día y celebraba la noche. Pero yo no sé latín y no creo que pueda aprenderlo para esta noche. Me nombraron a Shakespeare, pero entre su inglés y el mío hay distancia de olvido. Por último me susurraron el nombre de Cervantes. [...]

Ahora estamos sentados a la mesa en medio del comedor. La misma mesa y todos los muebles son lo que se vendría a conocer como Renacimiento español: muebles macizos, muebles sólidos.

—Para mí —le dije—, todos sus libros son un libro: único, real y maravilloso y el mejor que se ha escrito en nuestro idioma.

—Si no fuera por mis años y el sol de estas Castillas que me han curtido, me sonrojaría.

—Ya sé que usted no ha padecido nunca de vanidad ni de envidia literaria.

—Nunca —dijo Cervantes. [...]

En algún lugar de la casa alguien tañía una vihuela y una voz de mujer cantaba. Reconocí la melodía. Era Guárdame las vacas, la tonada que originó las variaciones de Cabezón.

—Me parece que le gusta la música.

—Mucho.

—A mí también. Cultivo varias melodías en mis escritos. Su nombre me es familiar. Uno de mis personajes del Quijote se llamaba así.

—Fue uno que murió de amor al ver morir a su mujer.

—Así es. ¿De dónde viene su nombre?

—Alemán de origen.

—¿Es usted alemán?

—Oh, no. Vengo de América.

—Allá quise ir varias veces.

—Si hubiera ido nunca habría escrito el Quijote.

—Pero habría escrito otras aventuras. Realistas unas, mágicas las otras. Como hicieron Bernal Díaz y Cabeza de Vaca.

—Pero son memorias, no invenciones.

No puedo evitar pensar que si los reaccionarios que ocuparon el lugar de los adelantados le hubieran dado permiso para emigrar a lo que ya se llamaba América, su gran libro hubiera sido escrito no en España, sino en la Nueva España ¿Qué les parece Don Quijote de las Indias? ¿Qué tal Sancho Pampa? No habría habido molinos, pero habría vientos. ¿Es una fantasía americana? Cervantes, en la segunda parte del Quijote, hace elogio y alabanza de Hernán Cortés y lo muestra como un caballero ejemplar. Ni más ni menos su par impar. [...]

—¿Es el Quijote una alegoría de su vida?

No lo pensó mucho para decir:

—Es la parodia de una alegoría.

—En todo caso es un libro maravilloso.

—Es muy amable con mi libro. [...]

Cervantes tendría mi edad exactamente ahora, pero era obvio que estaba en el invierno de nuestro contento: Cervantes por su Don Quijote, yo por mi Cervantes.

—Eso es inevitabilidad —dije.

—Es una palabra larga —dijo Cervantes.

—Es una palabra demasiado larga —dije—, pero inevitable.

El mobiliario del comedor se hizo contemporáneo, las bujías se hicieron bombillas, el banquete se vuelve una última cena. Pronto se disolverá el autor, pero antes de que desaparezca el maestro desaparecerá el aprendiz de Cervantes.

¿Qué es morir sino una forma de organizarse? ¿Lo dijo Cervantes? ¿O fue mi otro maestro, Martí mártir? [...]

Cervantes dejaba de ser un mero mortal para pasar a la inmortalidad. Aquí debe acabar mi discurso. Pero permítanme una palabra o dos antes de irme. Por mi casa de Londres han pasado varias generaciones de escritores españoles, algunos bisoños, otros veteranos. Muchos de los jóvenes escritores han devenido una generación que escribe los libros mejores que se escriben en español. Grande ha sido mi contento de que así sea.

Quiero destacar a mi agente, la formidable Carmen Balcells, porque fue ella quien me dio la noticia de haber ganado el premio por teléfono. Su alborozo fue más grande que el mío porque a pesar de las voces de Carmen siempre he sido un tanto escéptico. Todavía lo soy ahora. A todos, empezando por Miguel de Cervantes Saavedra, ¡muchas gracias!

Una lengua humanista y creadora -  Juan Carlos, Rey de España

[...] Festejamos hoy los despejados caminos de nuestra lengua, cada vez más extendida y mejor cultivada por sus hablantes y escritores, fundida en la fraternal unión de los pueblos hispanohablantes y embellecida por el encanto de los acentos americanos.

Esta mañana destaca de manera especial uno de ellos, el de la querida Cuba, al hacer entrega del Premio Cervantes a uno de los más conspicuos escritores que ha dado la isla: el feliz autor de Tres tristes tigres, monumento a la versatilidad de nuestro idioma, a su aguda comprensión del mundo, a sus infinitas capacidades de manifestación estética.

Este año de 1998 completa simbólicamente el ciclo de una década que ha visto nacer a la Comunidad Iberoamericana de Naciones y en la que hemos conmemorado el V Centenario del Descubrimiento y, con él, el cimiento de la casa común que con tanto amor hemos ido construyendo.

Un hogar en el que hacemos realidad nuestros proyectos, y en particular el de una cultura orgullosa de sus raíces, nutrida de solidaridad, enamorada de la libertad, y que despliega su imaginación creadora al amparo y por el camino de nuestra lengua común.

Este espíritu late en la persona y la obra de Cabrera Infante, empezando por su relación con el formidable personaje histórico, cultural y literario de Cuba que fue José Martí. [...] Si Cabrera afirma que Martí es toda una literatura y siempre habrá una historia literaria, también es cierto que el autor de La Habana para un Infante difunto tendrá siempre lugar de honor en esa historia.

Y lo ha de tener, sobre todo, por los acendrados valores literarios, tan cubanos, tan hispánicos, tan universales que resplandecen en su obra, canónica y ejemplar, muy próxima y concordante con la cervantina por su capacidad de aunar, desde abiertos postulados personales, lo particular con lo universal.

A la sombra de Cervantes, a su modo y medida, también Guillermo Cabrera elige su ciudad y su país para transformarlos literariamente y, sin perder un adarme de su esencia particular intransferible, en ciudad y país universales y acogedores. Desde sus primeros textos, Cuba está presente. La Habana es el principio y fin de su andadura. Y pues tiene su residencia, desde hace años, en Londres, quizá convenga recordar la palabras de Dickens: "Comprendió que deseaba ser ciudadano del mundo". Pretensión que Cabrera Infante realiza a través de una propuesta literaria convencida y convincente y una vocación insobornable y contrastada. Su vida es una permanente transferencia literaria de la realidad que a todos afecta, con la que ha creado un mundo complejo y atractivo en otra dimensión de la misma realidad que vive y transfigura. Su labor ha ido ahormando una lengua humanista y creadora, con la que vida, lengua y literatura constituyen un todo armonioso. La suya es una literatura que potencia el gozo sensible junto al placer de la razón, [...] y en ella el humor tiene un papel preponderante.

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com