Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Biografías
Hugo Chávez. Parte 2

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- La pobreza en Estados Unidos
- Venezuela
-
Millones de hambrientos en EE.UU.
-
Colombia, la vena más abierta de A Latina
-
Sociedad alemana y  conciencia antifascista

 

Google

Avizora - Atajo Google

Hugo Chávez


Parte 1 / Parte 2

CIDOB


8. Prolongación del cisma político y social e inclemencias económicas
9. La batalla del referéndum revocatorio en 2004 y las legislativas de 2005
10. La ofensiva internacional de Chávez: el ALBA, la baza del petróleo y alianzas estratégicas con Brasil y Argentina
11. Cruzada contra Bush y captación de nuevos aliados: Irán, Bolivia, Ecuador y Nicaragua
12. Despegue económico y triunfal segunda reelección en 2006
13. Se acelera la revolución: nacionalizaciones, construcción de un partido socialista y deriva autocrática
14. Multiplicación de los desencuentros diplomáticos y derrota en el referéndum constitucional de 2007

8. Prolongación del cisma político y social e inclemencias económicas

La tentativa golpista de abril de 2002 terminó, contrariamente a lo pretendido por sus autores, con Chávez sólidamente restituido en el poder, pero no canceló la tensión política en la sociedad venezolana, que entró en un período de polarización si cabe más agudo y con abundantes dosis de violencia. Por de pronto, el presidente se afanó en aplicar las "decisiones" y los "ajustes" anunciados el día 14, que presentaron un cariz de sanción y de represalia por otra parte consecuente en cualquier régimen constituido que ha superado un intento de derrocamiento. Además, Chávez manifestó su convicción de que la inteligencia militar de Estados Unidos había estado implicada en la asonada.

Se procedió a la detención, en previsión de que se formularan en su contra cargos criminales por rebelión y conspiración, de varios altos mandos militares que habían voceado su insubordinación, entre ellos el general Vásquez, el vicealmirante Ramírez y el contralmirante Molina. El presidente reforzó el control sobre la Fuerza Armada usando los mecanismos internos de promoción y relevo, lo que se tradujo en abundantes depuraciones. El generalato fue renovado a conciencia. Oficiales de confianza coparon los puestos clave de la Fuerza Armada, como la Comandancia General del Ejército, que pasó al general de división Julio José García Montoya. El caso más llamativo fue el del general Rincón, que pese a su alocución del 12 de abril había sido destituido por Carmona: Chávez lo repuso inmediatamente en la Inspectoría General de la Fuerza Armada y el 5 de mayo lo nombró ministro de Defensa como parte de una remodelación gubernamental que supuso también el paso de Rangel a la Vicepresidencia y de Cabello al Ministerio de Interior y Justicia.

Paralelamente, el presidente, solventando sus mensajes conciliadores, abrió un proceso de diálogo con la oposición que encalló casi desde el principio por las precondiciones de ambas partes: el oficialismo supeditaba la búsqueda de un consenso nacional al acatamiento estricto de las instituciones emanadas de la Constitución, empezando por el Consejo Federal de Gobierno, el órgano escogido para canalizar las conversaciones, mientras que la oposición partidista, sindical y patronal, reunida en la Coordinadora Democrática, exigía el levantamiento de las sanciones y la completa exoneración de todas las personas, militares y civiles, que habían participado en el movimiento de abril, así como el cese del acoso a los medios de comunicación y las intimidaciones de los Círculos Bolivarianos.

El diálogo de sordos y los reproches mutuos, sobre todo en torno a la identidad de los pistoleros causantes de la masacre del 11 de abril, desembocaron en una nueva ola de confrontación a partir de junio, con Caracas convertida en el ágora de manifestaciones masivas exigiendo la renuncia del presidente y el adelanto electoral, contramanifestaciones de desagravio de igual magnitud, declaraciones hostiles de militares afectados por las purgas en la Fuerza Armada y rumores sobre la inminencia de otro golpe. Partidarios y detractores llegaron a las manos y a mediados de agosto, tras conocerse el fallo del TSJ –acatado por Chávez pese a considerarlo una "aberración jurídica"- que eximió de procesamiento a los mandos militares acusados por la fiscalía de rebelión por su participación en unos sucesos que el Tribunal no consideraba constitutivos de intento de golpe de Estado, los primeros estremecieron la urbe con violentos enfrentamientos que arrastraron a la Guardia Nacional.

Hugo Chávez

La marejada también invadió las relaciones conyugales del presidente: el 2 de junio, Marisabel Rodríguez, confirmando lo que ya era un secreto a voces, informó al diario El Universal que estaba separada de su marido –era de dominio público que en febrero anterior la primera dama había abandonado La Casona junto con sus hijos para escapar de las protestas opositoras que se desarrollaban en el exterior- y que se disponía a obtener la nulidad matrimonial. El presidente "había cambiado" desde que se conocieron y la política había "influido mucho" en la relación, explicaba Rodríguez, quien añadía que "no estaba casada con la revolución bolivariana" y que "no podía seguir sometiendo a los niños al estrés de vivir en un sitio del que hemos salido tres veces corriendo".

El 4 de octubre Chávez afirmó que los servicios de inteligencia habían abortado una conspiración de "sectores golpistas, fascistas y desesperados" de la oposición a punto de ser ejecutada y cuyo cabecilla era el octogenario ex canciller adeco Enrique Tejera Paris. Días después, la Coordinadora Democrática sacó a un millón de personas a la calle contra el presidente, el cual fue rápidamente confortado por otra gigantesca demostración popular. El 21 de octubre la CTV y Fedecámaras ensayaron una huelga general. 24 horas después, 14 altos mandos militares, la mayoría involucrados en la intentona de abril y el resto no sancionados y en activo, se declararon en desobediencia al Gobierno y acamparon en la Plaza de Altamira.

A las crisis política, militar y social se le solaparon las crisis económica y financiera, con la producción nacional en caída libre, el bolívar depreciándose a toda velocidad y los capitales huyendo del país a un ritmo igualmente dramático. El año fatídico de la presidencia de Chávez iba a terminar con una recesión del 8,9% (frente al crecimiento positivo del 2,7% registrado en 2001) y el doble de inflación que el año anterior, el 22,4%. El desplome habría sido todavía mayor de no haberse mantenido en un nivel relativamente aceptable, entre los 20 y los 30 dólares el barril, los precios internacionales del petróleo. Los desempleados censados rozaban los dos millones y la pobreza se extendía por doquier. Para Chávez, cabía hablar de un "golpe económico" sobre la marcha ante la sospechosa coincidencia de los ataques especulativos a la moneda, las expatriaciones de capitales, la retención de inversiones, los paros sectoriales y las amenazas constantes de una huelga general por parte de las cúpulas empresarial y sindical.

La apertura el 8 de noviembre de una mesa de negociación auspiciada por el secretario general de la OEA, César Gaviria, con el fin de encontrar una salida "electoral, constitucional, democrática y pacífica" a la crisis no detuvo los choques sectarios en las calles y la violenta acción antidisturbios de los cuerpos del orden. El caballo de batalla ahora era la celebración a principios de 2003 de un referéndum consultivo sobre la continuidad de Chávez en el poder. La Coordinadora Democrática exigía esta consulta amparada en la recogida de millón y medio de firmas y en virtud del art. 71 de la Constitución. El Gobierno la rechazaba alegando que invadía el instrumento participativo (art. 72) del referéndum revocatorio con carácter vinculante, el cual sólo podía tener lugar tras cumplirse la mitad del periodo presidencial, es decir, a partir de agosto de 2003, y siempre que lo reclamara más del 20% del cuerpo electoral. A finales de noviembre el CNE convocó el referéndum consultivo para el 2 de febrero, pero la decisión fue inmediatamente anulada por el TSJ. La negativa del oficialismo a lanzar el referéndum antes del 4 de diciembre empujó a la Coordinadora Democrática a declarar un "paro cívico" dos días antes de vencer su ultimátum. La huelga general tenía una duración inicial de 24 horas, pero se convirtió en indefinida.

Durante 63 días, el presidente, aferrado a la comunicación directa con sus partidarios a través de Aló presidente (donde, entre otras cosas, afirmó: "Chávez se va de aquí primero cuando Dios quiera, porque estoy en manos de Cristo, el Señor de Venezuela; él es el comandante, cuando él diga, obedezco (…); y segundo, el pueblo, y asumo que la voz del pueblo es la voz de Dios"), aguantó el embate opositor, que incluyó descomunales marchas diurnas, caceroladas nocturnas, confusos tiroteos con víctimas mortales, y que, al conseguir paralizar las actividades de PDVSA, desde los campos de extracción hasta buques de la flota de petroleros pasado por las refinerías, se tradujo en el desabastecimiento energético de hogares, comercios y fábricas, y en una radical caída de las exportaciones de crudo, causando a la economía nacional pérdidas multimillonarias (calculadas en más de 7.600 millones de dólares) y obligando al Gobierno a importar gasolina. En mitad de esta situación crítica, Chávez tuvo que soportar las públicas recriminaciones de su esposa Marisabel, con la que estaba en un proceso de divorcio que iba a producir la nulidad matrimonial en enero de 2004. En una entrevista televisada y acompañada de sus hijos, la todavía primera dama exigió a su cónyuge que asumiera la "responsabilidad" por el proceso de "destrucción" que vivía el país.

A mitad de enero de 2003 el pulso político empezó a inclinarse a favor del mandatario con la entrada en escena del denominado Grupo de Países Amigos de Venezuela, en el que participaban Brasil, Chile, México, España, Portugal y Estados Unidos, así como del ex presidente Jimmy Carter, que traía toda su experiencia en la resolución de conflictos. El citado Grupo era una iniciativa del recién inaugurado presidente brasileño, Lula da Silva, al que Chávez tenía por un buen amigo, lo que testimonió asistiendo a su toma de posesión en Brasilia el 1 de enero y, sin terminar el mes, al III Foro Social Mundial, celebrado en Porto Alegre.

Aunque Chávez rechazó la propuesta de Carter de acudir al referéndum revocatorio y tampoco veía con buenos ojos las presencias en el Grupo de Amigos de dos gobiernos, el estadounidense y el español, que habían enviado señales positivas a Carmona Estanga en abril del año anterior, la implicación internacional en ayuda de la OEA tuvo el efecto de refrenar la beligerancia de la oposición. El 3 de febrero, apremiada por las presiones internacionales y por los síntomas de cansancio de sus huestes, la Coordinadora Democrática arrojó la toalla y, sin anunciarlo oficialmente, canceló el paro nacional. El Gobierno no se anduvo por las ramas a la hora de castigar a los huelguistas y demás "traidores" en el sector público: sólo en PDVSA despidió a 17.000 trabajadores, cerca de la mitad de la plantilla. Otra medida expeditiva fue la intervención del mercado monetario con la fijación del tipo de cambio del bolívar en las 1.600 unidades por dólar, una cotización apreciada con respecto al último tipo de cambio variable oficial, que había sido de 1.853 bolívares, aunque en el mercado negro se estaban comprando dólares a 2.500 bolívares.

El 18 de febrero la Mesa de Negociación y Acuerdos de Venezuela dio su primer fruto, la Declaración contra la Violencia, por la Paz y la Democracia, por la que Gobierno y oposición se comprometían a rehuir toda manifestación de violencia e intolerancia, e incluso rechazaban "la intemperancia verbal, las recriminaciones mutuas, el lenguaje hiriente y cualquier retórica que de cualquier manera contribuya o estimule la confrontación". Este último punto parecía redactado pensando especialmente en destacadas figuras de los dos bandos, llevándose la palma en el caso del oficialismo el mismo Chávez. Dos días después, la Fiscalía General, para satisfacción del jefe del Estado, ordenaba las detenciones de los presidentes de Fedecámaras, Carlos Fernández Pérez ("un golpista, un saboteador, un fascista, un asesino", según Chávez), y la CTV, Carlos Ortega Carvajal (que había pasado a la clandestinidad para luego obtener asilo político en Costa Rica), como sospechosos de cometer los delitos de rebelión civil, instigación a delinquir, agavillamiento (conspiración), traición a la patria y devastación.

El 29 de mayo de 2003, tras año y medio de enfrentamientos que habían costado la vida a 50 personas, y más de seis meses de complejas negociaciones mediadas por la OEA, las partes firmaron un acuerdo de 19 puntos para poner fin a la violencia, desarmar a los civiles y convocar el referéndum revocatorio, posible constitucionalmente a partir del 19 de agosto. Ahora bien, el pacto no fue sino un intermedio que anunciaba el siguiente asalto en la formidable pelea doméstica que sostenían el chavismo y sus enemigos políticos.

9. La batalla del referéndum revocatorio en 2004 y las legislativas de 2005


La campaña de recogida de firmas de la Coordinadora Democrática, el firmazo, completó su primer acto el 20 de agosto de 2003, en un ambiente caldeado por enésima vez por la profusión de multitudinarias manifestaciones de uno u otro signo, con la entrega al CNE de 3.236.320 firmas, casi un millón por encima del padrón electoral, como exigía la Constitución, para celebrar el referéndum revocatorio. Chávez desafió a la oposición asegurando que se presentaría a la reelección en 2006 con el objeto de gobernar hasta 2013. Rápidamente, voces del oficialismo negaron la validez de las firmas alegando que se habían recogido antes de terminar la primera mitad del mandato presidencial, un tecnicismo legal en el que se amparó el CNE para declarar, el 12 de septiembre, inadmisible la solicitud de referéndum por "extemporánea".

Entre tanto, la crisis económica tocaba fondo: 2003 iba a terminar con una recesión del 9,2%, la peor en la historia del país, y un 31% de inflación. Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 49% de la población se encontraba en una situación de pobreza y otro 21% vivía en el límite de la misma. Contrastando crudamente con tan desastroso cuadro, en 2003 Venezuela fue el octavo productor mundial de petróleo y el quinto exportador. Según cifras del Gobierno, el país producía 3,2 millones de barriles diarios, aunque fuentes independientes rebajaban ese volumen a la mitad. No cabía duda de que la huelga en PDVSA había resultado devastadora para la economía. En febrero de 2004 el Gobierno devaluó el bolívar un 20% para incrementar los ingresos petroleros y disponer de más dinero para sufragar los programas sociales y las Misiones Bolivarianas, que eran el motor principal de la inmensa popularidad del presidente entre las clases con ingresos más bajos. Esta medida, y más la imparable escalada del precio internacional del barril de crudo iniciada en julio de ese año –superación de los 40 dólares en esa fecha, de los 50 en octubre siguiente y de los 60 en agosto de 2005-, auguraban una rápida recuperación económica.

Tras el revés del firmazo la oposición lanzó una segunda campaña de recogida de firmas, el reafirmazo, que se desarrolló en un plazo muy corto, entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre. En esta ocasión, los promotores del referéndum entregaron al CNE el 19 de diciembre 3,08 millones de rúbricas, pero el 2 de marzo de 2004 el organismo electoral volvió a rechazar la petición con el argumento de que sólo 1,83 millones de las firmas eran válidas, mientras que 876.000 suscitaban serias dudas, ya que la mayoría presentaban caligrafías repetitivas, quizá obra de mismas manos, y 377.000 eran completamente inválidas, abundando entre ellas las de personas fallecidas, menores de edad y residentes extranjeros. Las 876.000 rúbricas "bajo observación" eran susceptibles de ser ratificadas por la vía del "reparo", consistente en la confirmación por los firmantes de la autenticidad de la rúbrica y por ende de su apoyo al referéndum. Sólo así se alcanzaría el mínimo exigido de 2,43 millones de firmas.

La decisión del CNE radicalizó las algaradas callejeras, que se saldaron con nueve muertos por heridas de bala, pero la oposición no se privó de litigar en los tribunales. Tras una apelación a la Sala Electoral del TSJ, la corte incluyó como válidas la mayoría de las 876.000 rúbricas puestas en cuestión, con lo que el total de firmas aptas llegó a 2,7 millones; sin embargo, una semana más tarde, la Sala Constitucional del mismo tribunal rechazó la decisión de la Sala Electoral al dictaminar que ésta había obrado fuera de su jurisdicción. Para salir del atolladero, el CNE aceptó abrir un proceso de reparo de cinco días de duración en el mes de mayo, al cabo del cual el número de firmas validadas superó en 15.700 el listón exigido por la Constitución. En consecuencia, el CNE, el 3 de junio, aceptó la solicitud del referéndum, que fue convocado para el 15 de agosto.

Lejos de achicarse por lo que objetivamente era una derrota táctica, Chávez reivindicó como una "victoria" la puesta en práctica de la figura constitucional del referéndum revocatorio y advirtió a la oposición que lo verdaderamente difícil para ellos venía ahora. El presidente se mostraba convencido de que la Coordinadora Democrática no lograría su propósito, bien porque no superase los 3.757.774 votos, uno más de los obtenidos por él en las presidenciales de 2000, bien porque, aun mejorando esa cifra, fuesen más los votos contrarios a la revocación. Además, en el caso de ser expulsado del poder, ninguna ley impedía a Chávez volver a presentarse en las elecciones que tendrían que convocarse en el plazo de 30 meses, de las que saldría el mandatario que terminaría el sexenio. Y sin un líder opositor capaz de hacerle sombra, su triunfo en ese hipotético escenario sería casi seguro. Para robustecer sus posibilidades en las urnas, el presidente ordenó un fuerte incremento del gasto social con cargo a los fondos petroleros y fuera del control del BCV.

Los pronósticos triunfalistas de Chávez (se declaró "imperturbable, serenísimo y segurísimo" de su victoria) fueron cumplidos al pie de la letra: el 15 de agosto, con una participación del 69,9%, los partidarios del no a la revocación sumaron 5,80 millones de votos, el 59,1%, frente a los 3.98 millones, el 40,6%, sacado por el . La oposición, vivamente consternada por este varapalo, denunció un "gigantesco fraude" y anunció que apelaría, pero los equipos de observación de los tribunales electorales latinoamericanos, la OEA y el Centro Carter avalaron sin reparos los datos del escrutinio. Con todo, el CNE realizó una auditoría de más de la mitad de los votos, cotejando la información electrónica con sus respaldos en papel, pero no halló ningún indicio de fraude.

Chávez saboreó con exultación su octava victoria electoral consecutiva y se permitió ser magnánimo con la oposición, a la que invitó a "trabajar juntos" por el futuro del país sin tener en cuenta las "heridas" del pasado, pero a la que también pidió que tuviera un poco de "sentido del ridículo" y dejara de impugnar los resultados del referéndum. Para mitigar los temores estadounidenses a otra huelga en PDVSA, el presidente garantizó que Venezuela mantendría los suministros petroleros acordados. Sin embargo, el ruido político no cesó, ya que nuevos desafíos electorales aguardaban a corto plazo. Además, Chávez, infatigable, se dispuso a abrir un abanico de medidas destinadas a "profundizar la revolución" y a "construir el socialismo del siglo XXI", metas que traerían implícitos el desarrollo de la democracia participativa, el arraigo de un modelo económico alternativo al capitalismo y una mayor implicación de los militares en la vida civil sirviendo a la comunidad.

Así, el presidente mandó acelerar la aplicación de la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, lo que se tradujo en expropiaciones por decreto de "tierras ociosas" pertenecientes a grandes terratenientes y su entrega a campesinos pobres dispuestos a trabajarlas. "La guerra contra el latifundio es esencia de la revolución bolivariana", manifestó el mandatario en enero de 2005, mes en el que el Gobierno expropió también la procesadora de papel Venepal luego de que sus propietarios pretendieran declarar el negocio en bancarrota. En julio siguiente, Chávez anunció que las fábricas privadas que, estando paradas por las razones que fueran, no se reactivaran serían adquiridas por el Estado y puestas a funcionar bajo la modalidad de Empresas de Producción Social (EPS), es decir, de propiedad compartida entre el Estado y organizaciones cooperativas de los trabajadores.

Por otro lado, el 7 de diciembre de 2004 la Asamblea Nacional aprobó la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Ley RESORTE), que prohibía la difusión en determinadas franjas horarias de contenidos considerados inapropiados para el público infantil por su carácter violento o sexual, obligaba a las cadenas a transmitir los mensajes y alocuciones que el Gobierno considerase necesarios, inclusive spots culturales y educativos patrocinados por el Estado, y otorgaba funciones de vigilancia mediática a un Directorio de Responsabilidad Social dentro de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL). Para los partidos opositores, el sector privado, sindicatos y ONG relacionadas con la comunicación social y los Derechos Humanos, la Ley RESORTE evidenciaba el deseo de Chávez de estrangular la libertad de expresión y de imponer su línea de pensamiento al conjunto de la sociedad.

Tras el rotundo no a la revocación presidencial, Chávez recobró toda su capacidad para arrollar políticamente a sus adversarios. En las elecciones del 31 de octubre de 2004 a 23 gobernadores estatales, 229 diputados de los Consejos Legislativos o parlamentos regionales y 336 alcaldes, los candidatos chavistas obtuvieron resonantes victorias en Caracas, donde resultó elegido Juan Barreto Cipriani, y en los estados de Anzoátegui, Monagas, Bolívar y Carabobo, todos ellos sedes de importantes industrias petroleras, siderúrgicas y agropecuarias. La única plaza codiciada que se le resistió al oficialismo fue el también estado petrolero de Zulia, al que pertenece la ciudad de Maracaibo, donde el ex adeco Manuel Rosales Guerrero, quien había respaldado la proclama golpista de Carmona Estanga en 2002, derrotó a Alberto Gutiérrez. En añadidura, el chavismo perdió una de las gobernaciones que tenía desde 2000, Nueva Esparta.

La decisión tomada el 29 de noviembre de 2005 por los principales partidos opositores (AD, COPEI y Proyecto Venezuela, amén de otras fuerzas menores), alegando que no se daban las mínimas condiciones de transparencia (entre las que citaron la politización del CNE, la opacidad del padrón electoral y el funcionamiento sospechoso de las llamadas máquinas captahuellas, que podrían conculcar el voto secreto), de no participar en las elecciones legislativas faltando sólo cinco días para su celebración, además de servir en bandeja de plata al MVR la victoria hegemónica que estaba buscando, puso de manifiesto la convicción, no confesa, de que poco era lo que podían hacer los integrantes de la Coordinadora Democrática ante un oficialismo que había conseguido fidelizar a millones de votantes a golpe de gratificaciones populistas, emocionales y materiales, fomentando el Estado paternalista e incidiendo en un discurso de división y enfrentamiento que incorporaba nociones de la lucha de clases y algún sesgo etnicista, contraponiendo lo mestizo y lo blanco de estirpe española. No cabía duda de que el caudillo bolivariano era visto por muchos de sus partidarios como el artífice justiciero de una especie de revancha histórica, en la que los pobres iban a desquitarse, estaban desquitándose ya, de los ricos.

Lo que sucedió el 4 de diciembre fue que el MVR obtuvo 116 diputados en la Asamblea Nacional, una mayoría de más de dos tercios, suficiente para introducir reformas constitucionales a placer, y eso sin contar con los 35 escaños sacados por los partidos prochavistas PCV, PPT y Por la Democracia Social (Podemos, una escisión del MAS), pero con una abstención elevadísima, del 74,7%. Este dato aguó las muestras de contento del oficialismo, más después de haberse desgañitado Chávez en los llamamientos a la participación. Pero el resultado fundamental de los comicios fue que el nuevo Parlamento presentaba un único color, el rojo bolivariano, y que la oposición, sin liderazgo homogéneo ni estrategia o proyecto alternativo coherente, se había desvanecido en una forma políticamente organizada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hugo Chávez y Lula Da Silva

10. La ofensiva internacional de Chávez: el ALBA, la baza del petróleo y alianzas estratégicas con Brasil y Argentina

El triunfo en el referéndum de 2004 espoleó la ambición de Chávez de transformar drásticamente la geopolítica continental, que pretendía inclinar a favor de su opción bolivariana, y de paso propiciar el surgimiento de, nada menos, un nuevo orden internacional de carácter multipolar, todo ello en detrimento de Estados Unidos. El proceder exterior de Chávez tomó la forma de una ofensiva en toda regla, empleando como armas más contundentes el sensacionalismo viajero y declarativo de un mandatario que, a fuerza de golpes de efecto y pronunciamientos explosivos, se convirtió en uno de los estadistas más influyentes y polémicos del planeta, capaz de hacer girar sobre si mismo una parte considerable de la actualidad mundial y de generar titulares informativos a un ritmo casi diario.

Pero los inagotables voluntarismo y verborragia del mandatario no eran meros brindis al sol o bravuconerías de cara a la galería; muchas de sus ideas y propuestas adquirieron sustancia bien palpable con la activación de un marco de integración continental radicalmente político, el ALBA, y de una pléyade de consorcios interestatales donde Venezuela se reservó la voz cantante: PetroSur, PetroCaribe, PetroAndina, TeleSur, el Banco del Sur y el Gran Gasoducto del Sur, por citar sólo los más importantes. Todas estas iniciativas debían articular la bolivarianización del hemisferio, entendida por Chávez como la emancipación de las naciones del Sur de los mecanismos económicos y financieros controlados por los países ricos del Norte, y como la actualización del viejo sueño unificador del subcontinente concebido por Francisco de Miranda y Simón Bolívar 200 años atrás.

Un poco a semejanza del yugoslavo Tito décadas atrás, Chávez, líder de una nación más bien pequeña que hasta entonces no había tenido ningún protagonismo o ascendiente dignos de reseñar sobre el concierto de las potencias, parecía empeñado en otorgar a Venezuela una importancia decisiva en la política internacional y en particular la de América Latina, cuestionando paradigmas y propiciando nuevos equilibrios en las relaciones multilaterales. Desde la Segunda Guerra Mundial, sólo Juan Domingo Perón en Argentina y, por supuesto, Castro en Cuba habían proyectado una sombra tan alargada sobre la política regional.

En 2003 y la mayor parte de 2004, mientras maduraba el lanzamiento de su propio instrumento de integración regional, Chávez se dedicó a cortejar, buscando la membresía, al Mercado Común del Sur (MERCOSUR), donde tenía al brasileño Lula como mejor abogado, y a arremeter contra el ALCA y su patrocinador señero, Estados Unidos. El venezolano asistió en agosto de 2003 en Asunción, con ocasión de la toma de posesión del nuevo presidente paraguayo, Nicanor Duarte, a la primera cumbre conjunta de mandatarios del MERCOSUR y la CAN, que preludió la firma en diciembre siguiente de un Acuerdo de Complementación Económica entre los cuatro países del primer bloque (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y tres países del segundo (Colombia, Ecuador y Venezuela).

Esta convergencia histórica entre el MERCOSUR y la CAN respondía a una estrategia del eje argentino-brasileño para potenciar la integración de los sudamericanos antes de que empezara a funcionar el ALCA, pero Chávez tenía otros planes para la región, ampliada en su visión a América Central y el Caribe. El 16 de agosto, un día después de la cita en Asunción, el presidente avanzó en la sede en Montevideo de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) las líneas maestras de su Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), un nuevo esquema de integración regional que había mencionado por primera vez en diciembre de 2001 y al que se había referido en múltiples ocasiones desde entonces.

Chávez concebía el ALBA como un instrumento de convergencia integral, que aunara los aspectos económicos y sociales y que tuviera un fuerte contenido político y solidario. Se opondría al neoliberalismo, la globalización, el FMI, la Organización Mundial del Comercio (OMC), la urdimbre de tratados de libre comercio bilaterales con Estados Unidos y, por supuesto, el ALCA, con el que sería radicalmente incompatible, ya que firmar éste equivaldría a "firmar el acta de defunción de nuestros pueblos". El ALBA abordaría la implementación de políticas comunes para ir creando "zonas libres" de analfabetismo, desnutrición infantil, personas sin vivienda y destrucción medioambiental en el subcontinente.

Más aún, Chávez proponía un debate sudamericano para decidir de forma coordinada el no pago de la deuda externa sujeto a las directivas fondomonetaristas, la creación de un "Fondo Latinoamericano de Reservas" a modo de "Fondo Financiero Sudamericano", la formación de un "Banco de América del Sur" mediante la fusión de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (Fonplata), y la unión de todas las compañías petroleras estatales de la región para dar lugar a un "Petrosur o Petroamérica, una especie de OPEP sudamericana". "La unión económica es mucho más lenta, lleva décadas; en cambio, para la unión política basta un instante para asumirla, basta la voluntad", aseguraba el presidente.

En enero de 2004, luego de referirse al 12 de octubre, Día de la Hispanidad, como el "día de la resistencia indígena" y de comparar implícitamente la conquista española de América con el exterminio nazi ("yo me niego a referirme a España como la madre patria (…) el descubrimiento no fue tal cosa, sino una conquista, un saqueo, un robo y un genocidio (…) el comienzo de una operación que arrasó con civilizaciones enteras"), Chávez saboreó la génesis de un nuevo eje Caracas-Brasilia-Buenos Aires fundado en el común rechazo al próximo arranque del ALCA, postura que determinó el resultado devaluado de la Cumbre Extraordinaria de las Américas celebrada los días 12 y 13 en Monterrey, México.

El nuevo aliado de Chávez era el mandatario argentino Néstor Kirchner, exponente de un peronismo de centroizquierda y firme defensor de la autonomía y fortaleza del MERCOSUR. El 7 de julio de 2004, en el prólogo de la XXVI Cumbre del MERCOSUR celebrada en la localidad argentina de Puerto Iguazú, Chávez y Kirchner firmaron una carta de intención para crear la compañía sudamericana de energía PetroSur, primera piedra en el proyecto chavista de fundar una gran transnacional petrolera latina, la citada PetroAmérica. PetroSur nacía como un mero marco, sin personalidad jurídica por el momento, con la participación de PDVSA y su equivalente argentino recién creado, Enarsa, pero Chávez deseaba sobre todo incorporar a la Petrobrás brasileña, una empresa semipública; Lula, por el momento, se limitó a notificar que estudiaría la idea.

En la Cumbre de las Américas en Monterrey, en presencia de un indiferente Bush, Chávez realizó un vibrante homenaje a Fidel Castro, el gran ausente de la cita, y a la revolución cubana; acabada la cumbre, el dictador caribeño recibió con los brazos abiertos en el aeropuerto José Martí a su encendido paladín continental.

Chávez y Castro lanzaron oficialmente el ALBA, con el nombre de Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, el 14 de diciembre de 2004 en La Habana, en la undécima visita del venezolano a la isla. Fue mediante una declaración fundacional cuyo contenido más sustancioso era un nuevo convenio de cooperación cubano-venezolano que ampliaba los lazos ya existentes; así, se suprimían todos los aranceles y cualquier barrera no arancelaria al comercio bilateral; se otorgaban grandes facilidades fiscales a las inversiones; Cuba podría comprar a Venezuela petróleo a un "precio mínimo" de 27 dólares el barril –la cotización internacional entonces rondaba los 40 dólares-, y su sector energético e industria eléctrica obtendrían financiación estatal de su socio; a cambio, la educación y la sanidad venezolanas recibirían más becas y cooperantes cubanos. Al sellar su alianza estratégica e ideológica con Castro, Chávez se refirió al ALCA con estas palabras: "El proyecto perverso y neocolonial que nos quieren imponer ha muerto".

En la II Cumbre del ALBA, celebrada en La Habana el 27 y el 28 de abril de 2005, los presidentes y su séquito ministerial firmaron la Declaración Conjunta y el Plan Estratégico de Aplicación, por el que se constituía efectivamente el ámbito, amén de cinco decenas de documentos entre acuerdos gubernamentales y cartas de intención sobre inversiones y creación de empresas mixtas, convenios energéticos y contratos comerciales. Anfitrión y huésped inauguraron las oficinas de PDVSA y el Banco Industrial de Venezuela (BIV) en la capital cubana, y se manifestaron muy satisfechos de poner los cimientos de un proyecto de integración regional de "carácter verdaderamente independiente y solidario".

Ahora mismo, Venezuela suministraba a Cuba entre 80.000 y 90.000 barriles de petróleo diarios, liberando prácticamente al régimen castrista de la necesidad de comprar crudo a los elevados precios del mercado mundial, y el intercambio de bienes ascendía ya a los 2.300 millones de dólares anuales, convirtiendo a Venezuela en el primer socio comercial de Cuba con diferencia. Antes de regresar a Caracas, Chávez intervino en el IV Encuentro Hemisférico de Lucha contra el ALCA, al que asistieron 800 delegados de toda América Latina y donde pregonó el carácter socialista de la revolución bolivariana. Meses después, en agosto, Chávez estuvo de vuelta en La Habana para oficiar la entrega de sus títulos académicos a la primera graduación de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) y protagonizar un Aló presidente especial que fue retransmitido desde la localidad de Sandino, en la provincia de Pinar del Río, y en el que tomaron la palabra también el líder sandinista nicaragüense Daniel Ortega y el líder comunista salvadoreño Schafik Hándal.

También adquirieron un cariz estratégico las relaciones con Brasil. El 14 de febrero de 2005 Chávez y Lula firmaron en Caracas diversos acuerdos de cooperación económica, entre los que destacaba un protocolo entre PDVSA y Petrobrás para la construcción en Pernambuco de una refinería destinada a petróleo venezolano con una inversión de 2.000 millones de dólares, y militar, inclusive un convenio de compra por la Aviación Nacional de Venezuela de 38 aviones de ataque ligero y entrenamiento Super Tucano y AMX-T fabricados por la Empresa Brasileña de Aeronáutica (Embraer).

Poco después, el 2 de marzo, Chávez celebró en Montevideo con Lula y Kirchner una reunión en la que los presidentes decidieron establecer una posición común ante los organismos financieros internacionales y la compra mutua de títulos de deuda, y abordaron la puesta en marcha de PetroSur y de la Nueva Televisión del Sur (TeleSur), un canal de televisión dedicado a emitir noticias las 24 horas del día, dando la réplica latina a la programación en español de la estadounidense CNN. Una nueva mini-cumbre tripartita, la cuarta de estas características, celebrada en Brasilia el 9 de mayo, en los prolegómenos de la I Cumbre América del Sur-Países Árabes, decidió la inmediata activación de estos dos ambiciosos proyectos en los campos energético y mediático. El foro PetroSur arrancó formalmente el 10 de mayo con la firma por los tres ministros de minería y energía de un acuerdo que tenía como objetivo desarrollar proyectos petroleros conjuntos de PDVSA, Petrobrás y Enarsa.

En cuanto a TeleSur, inició sus emisiones de prueba el 24 de julio de 2005, coincidiendo con el 222 aniversario del nacimiento de Simón Bolívar, con el objetivo de ser "la contrapartida de la dictadura informativa de las grandes cadenas internacionales" y bajo el lema de Nuestro Norte es el Sur, pero debutó con polémica, ya que aireó unas imágenes del comandante de las FARC, Manuel Marulanda alias Tirofijo, con las consiguientes reacciones de malestar en Colombia. Sin embargo, TeleSur era una criatura de Chávez destinada al éxito: con el venezolano Andrés Izarra, anterior ministro de Comunicación e Información, de presidente, estudios centrales en Caracas y un 41% de capital social venezolano, en los años siguientes la cadena iba a emitir por diferentes canales en abierto y vía satélite para toda Sudamérica, con la participación de los otros estados fundacionales, Argentina, Cuba y Uruguay, más Bolivia, Ecuador y Nicaragua, que se incorporaron posteriormente.

El 2 de marzo de 2005 Chávez se reunió también con el nuevo presidente socialista de Uruguay, Tabaré Vázquez, a cuya toma de posesión asistió en la víspera y con quien firmó un acuerdo sobre intercambio de petróleo venezolano por alimentos uruguayos. La llegada al poder de Vázquez, que expresó su interés en sumarse a PetroSur y TeleSur, extendió el redondel de gobiernos amigos en el sur del continente.

El Caribe insular anglófono no escapó a las atenciones y cortejos de Chávez, que contemplaba para el ALBA los más anchos horizontes. El 29 de junio de 2005 el presidente orquestó en Puerto La Cruz, Anzoátegui, el I Encuentro Energético de Jefes de Estado y de Gobierno del Caribe, al que asistieron delegaciones de quince estados ribereños, incluidas las hispanohablantes Cuba (con asistencia de Castro, en su primera salida al exterior desde mayo de 2003) y República Dominicana. El motivo del encuentro fue la presentación del Acuerdo de Cooperación Energética PetroCaribe, proyecto similar a PetroSur para Sudamérica y a través del cual Chávez pretendía convertir a los países caribeños en socios preferenciales de PDVSA, que les suministraría petróleo abaratado con facilidades crediticias o mediante el intercambio de mercancías. Todos los países asistentes salvo Trinidad y Tobago suscribieron el Acuerdo. Por otra parte, Chávez invitó a sus colegas de la subregión a crear un fondo económico, ALBA-Caribe, en el que Venezuela colocaría de entrada la suma de 50 millones de dólares.

Dos meses después, el 23 de agosto, Jamaica, en virtud de una reunión mantenida por Chávez y el primer ministro Percival Patterson en Montego Bay, se convirtió en el primer país del Caribe anglófono en suscribir un convenio bilateral que le enganchaba al mecanismo ofrecido por PetroCaribe sobre la base de la venta de 22.000 barriles diarios al precio de 40 dólares, 24 menos que la tarifa internacional del momento. El 6 de septiembre tuvo lugar en Montego Bay la II Cumbre de PetroCaribe, en la que otros ocho países socios firmaron sus respectivos convenios operativos. En Jamaica, el mandatario venezolano reiteró su tesis de que la era del petróleo barato había terminado y que la crisis energética, que él calificó de "tercer shock del petróleo", iba a seguir agravándose debido al consumo galopante del Norte industrializado, y a la incapacidad de los países productores para cubrir la demanda, debida no tanto a sus insuficiencias técnicas como al agotamiento irreversible de las reservas. PetroCaribe, segunda pata del proyecto PetroAmérica, era la iniciativa internacional de Chávez más exitosa hasta la fecha por la rapidez de su ejecución y su alcance geográfico, más cuanto que se desarrolló ante las mismas y perplejas narices de Estados Unidos.

Ahora bien, la radicalización del discurso y la multiplicación del activismo regional de Chávez acarrearon problemas con otros países de América Latina cuyos gobiernos disentían de la línea ideológica del venezolano. Ya en septiembre de 2003 Caracas anunció la suspensión de la venta de petróleo a la República Dominicana como represalia por la negativa del Gobierno de Hipólito Mejía -de credenciales socialdemócratas- a detener y extraditar al ex presidente Carlos Andrés Pérez, acusado por Chávez de estar conspirando en su contra, y por su supuesta colaboración en la financiación de "todos los atentados y toda la situación de inestabilidad" que vivía Venezuela. Santo Domingo negó tajantemente las acusaciones y aseguró no tener constancia de que en territorio dominicano se estuviera fraguando una subversión antichavista; si detectase una acción de esa naturaleza, la cortaría de raíz, aseguró el Gobierno de Mejía.

El sucesor de Mejía en agosto de 2004, Leonel Fernández Reyna, recondujo las relaciones dominicano-venezolanas (no obstante ser su pensamiento más liberal y conservador que el de su predecesor), de manera que transcurrido un año no tuvo ningún problema para asistir a las cumbres de PetroCaribe y beneficiarse del crudo barato que Caracas ofrecía a su país.

Hugo Chávez y el actor Sean Penn

Con Colombia, presidida por el liberal independiente Álvaro Uribe desde agosto de 2002, los tratos volvieron a enturbiarse en enero de 2005 a raíz del secuestro en diciembre anterior por militares venezolanos contratados por el Ministerio de Defensa de Bogotá de un jefe de las FARC refugiado en Caracas, Rodrigo Granda.

.
Sean Penn, el telentoso actor de EEUU, conversa con Chávez y Castro
. Conversations with Chavez and Castro


Chávez, que en noviembre anterior había "jurado por Dios y por mi madre santa" que él no apoyaba a la guerrilla al término de un encuentro con Uribe en Cartagena de indias en el que se analizaron las medidas conjuntas para devolver la seguridad a la frontera compartida y se decidió acelerar el inicio de la construcción de un gasoducto entre la península de la Guajira y Maracaibo, castigó al país vecino con la suspensión de los acuerdos económicos y la retirada del embajador en Caracas, medidas que sólo levantaría si Uribe, "en nombre de la amistad que ha surgido entre nosotros", emitía una "rectificación" y reconocía que la captura del guerrillero había sido un "delito" contra la soberanía de Venezuela.

La crisis quedó superada al cabo de una nueva reunión presidencial celebrada en Caracas el 15 de febrero, cuyo contenido no trascendió pero que debió complacer a Chávez, ya que el anfitrión ordenó la reanudación inmediata de la cooperación con Colombia. Para consolidar esta reconciliación, enmarcándola en la cooperación multilateral en el control de las fronteras y la lucha contra el narcotráfico, la diplomacia española organizó una cumbre cuatripartita entre Chávez, Uribe, Lula y el presidente socialista del Gobierno europeo, José Luis Rodríguez Zapatero, que tuvo lugar el 29 de marzo en la localidad venezolana de Ciudad Guayana. Zapatero y Chávez cerraron horas más tarde en Caracas un polémico negocio de venta de material civil y militar español a la Armada y la Aviación venezolanas por 1.300 millones de euros, operación que había sido acordada en noviembre anterior en una visita del venezolano a Madrid y que despertaba las reticencias del Ejecutivo de Washington, el cual asociaba el "rearme" de la República Bolivariana con el terrorismo en la zona.

La tormenta desatada por el asunto Granda escampó, pero la fijación de Chávez con las FARC y su ambiguo compromiso con la paz en el país hermano iban a pautar las sinuosas relaciones con Uribe en los años siguientes, hasta desembocar en una nueva y más grave crisis diplomática a finales de 2007.

Las relaciones fueron decididamente malas con el Perú del presidente Toledo, quien, con las heridas causadas por el asunto de la captura y entrega de Montesinos en 2001 todavía sin cerrar, afrontó el golpe antichavista de abril de 2002 con una actitud tan vaga que el Gobierno restituido del MVR vislumbró un apoyo tácito de Lima a la junta de Carmona. Chávez no perdonó a Toledo esta falta de respaldo político, y en los años siguientes fue advirtiéndose que las visiones hemisféricas de los dos dirigentes divergían sin posibilidad de encuentro, con Chávez criticando el Acuerdo de Promoción Comercial Perú-Estados Unidos, declarando en crisis existencial a la CAN por culpa precisamente de ese tratado de libre comercio y quejándose del escaso fuelle de la Comunidad Sudamericana de Naciones (CSN), un marco impulsado por el mandatario peruano para institucionalizar las Cumbres Sudamericanas que venían celebrándose desde 2000.

Echada a andar en Cuzco en diciembre de 2004, la CSN era vista por Toledo como el embrión de una unión económica sudamericana que en principio no tenía por qué chocar con el ALBA, cuyo horizonte era latinoamericano, no limitado al subcontinente meridional. Sin embargo, Toledo concebía a la CAN como uno de los pilares de la CSN –el otro era el MERCOSUR- y además consideraba a esta comunidad compatible con el ALCA, dos puntos inaceptables para Chávez. Por otro lado, Chávez aprovechó la I Cumbre de la CSN, celebrada en Brasilia el 29 y el 30 de septiembre de 2005, para adoptar con Lula y Kirchner nuevos acuerdos energéticos en el marco de PetroSur.

En el XVI Consejo Presidencial Andino, celebrado en Lima el 18 de julio de 2005, Chávez, que justamente asumía la presidencia pro témpore de la organización, intentó teñir de color bolivariano una comunidad que no le inspiraba confianza ("la CAN no ha avanzado y no va a avanzar en el marco neoliberal (…) hemos visto crecer la pobreza, la exclusión social, la desigualdad, la inestabilidad política (…) no vamos por buen camino") proponiendo la creación de PetroAndina, un consorcio energético que de materializarse convertiría a la larvaria PetroAmérica en una empresa de alcance verdaderamente continental. La idea de PetroAndina como mecanismo de cooperación para impulsar la interconexión eléctrica y gasífera de los estados miembros de la CAN fue incorporada en el Acta de Lima y su estudio fue encargado al Consejo Andino de Ministros de Energía, pero Toledo la acogió con patente frialdad, ya que le parecía una especie de caballo de Troya de la revolución bolivariana. El desencuentro peruano-venezolano iba a llegar a su clímax con motivo de la campaña de las elecciones generales peruanas de 2006, en las que Chávez se inmiscuyó con repercusiones muy negativas.

11. Cruzada contra Bush y captación de nuevos aliados: Irán, Bolivia, Ecuador y Nicaragua

(Epígrafe en previsión)

12. Despegue económico y triunfal segunda reelección en 2006

(Epígrafe en previsión)

13. Se acelera la revolución: nacionalizaciones, construcción de un partido socialista y deriva autocrática

(Epígrafe en previsión)

14. Multiplicación de los desencuentros diplomáticos y derrota en el referéndum constitucional de 2007

(Epígrafe en previsión)

(Nota del editor: la presente biografía está en proceso de reedición y actualización completas; próximamente irán incorporándose nuevos epígrafes hasta cubrir el período informativo que tiene como tope temporal provisional el 1/1/2008)

Parte 1 / Parte 2

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com