Google

Avizora - Atajo Google

Biografías / Biographies
Francoise "Papa Doc" Duvalier

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Haití
-
La crisis esta empezando
-
La muerte en pequeñas dosis
- ¿A quién le importa Haití?

- Haití: ¿catástrofe o miseria planificada?

 

Google

Avizora - Atajo Google


Francoise "Papa Doc" Duvalier
(
Inglés)


.
Toussaint Louverture
. Historia de Haití
. Papa Doc y el vudú
. "Tontons Macoutes"


290408 - Nació el 14 de abril de 1907 en Puerto Príncipe (Haití). Obtuvo su graduado en la facultad de medicina de la Universidad de Haití. Entre 1934 y 1946 Duvalier llevó a cabo su actividad médica, convirtiéndose en un especialista del tratamiento de enfermedades tropicales y se integró en una campaña contra el paludismo que realizaba en Haití una misión sanitaria estadounidense. Entre 1946 y 1950 ejerció como director general del Servicio Nacional de Salud Pública y secretario de Trabajo. A partir de 1950 Duvalier, quien practicaba vudú, dejó todos sus cargos y tomó el mando de la resistencia contra el presidente Paul Eugène Magloire. El 25 de septiembre de 1957 fue elegido presidente por sufragio universal, después de un año antes partir como exiliado. Sin embargo, al año de ser nombrado suspendió todas las garantías constitucionales y en 1964 se autoproclamó presidente vitalicio. Su régimen dictatorial instigó purgas militares y gubernamentales, ejecuciones masivas y la institución de toques de queda, todo ello aplicado por los terribles tontons macoutes, cuerpo policial y organización de espionaje. Paralelamente la economía del país se redujo de modo severo.
En enero de 1971, la Asamblea enmendó la Constitución permitiendo que Duvalier nombrara a su hijo, Jean-Claude Duvalier, como su sucesor. Éste tomó la presidencia de Haití a la muerte de su padre. Tras tres meses de levantamiento popular contra la represión política y económica del gobierno, a comienzos de 1986 fue depuesto y obligado a exiliarse en Francia

Papa Doc y el vudú

En 1954 el legendario Papa Doc , dictador de Haití, publicó en coautoría con Lorimer Denis un monográfico titulado: L`Evolution graduelle du vaudou , y los conocimientos sobre el vudú de que hacía gala en aquella obra evidentemente fueron utilizados durante su carrera política.

Ya siendo un joven, y en compañía de otros intelectuales haitianos, editó un periódico nacionalista: Les Griots . En una época en que el gobierno quemaba los sagrados tambores vudú y otros objetos de culto, y obligaba al pueblo a jurar lealtad a la iglesia católica de Roma, Les Griots reivindicaba el vudú como religión, y la rebelión contra los colonos americanos. No es de extrañar que Papa Doc fuese ganándose el apo yo de las sociedades secretas tradicionales, y que durante su campaña electoral de 1957 los hounfor sirviesen de cuarteles generales a su partido.

Tontons Macoutes

Inmediatamente después de acceder a la presidencia de Haití, Duvalier nombró Comandante en Jefe de la Milicia al temido bokor (brujo) de Gonaïves Zacharie Delva , y comenzó a reivindicar el vudú como "religión oficial". Su guardia personal, una especie de "policía esotérica", eran los Voluntarios de la Seguridad Nacional, los temidos Tontons Macoutes, que se ocuparon de sembrar el terror en Haití. El nombre Tontons Macuoute (los "hombres del saco"), proviene de un viejo cuento popular haitiano que amenaza a los niños traviesos con que su tonton (tío) se los llevará en su macoute (saco).

"El hombre habla pero no actúa. Dios actúa pero no habla. Duvalier es un Dios" , podía escucharse por las calles de Haití. Papa Doc había tejido a su alrededor una terrible leyenda mágica gracias a su conocimiento del vudú. Leyenda que nadie se atrevía a cuestionar, y que permitió que la dictadura de Duvalier imperase a sus anchas en Haití durante décadas. Muchos campesinos creían que Papa Doc era una encarnación del temible Baron Samedí , señor de los cementerios. Sin duda muchos políticos y empresarios españoles, que comienzan a coquetear con la bujería afro-americana, como Mario Conde, estarían encantados también, de ser considerados Dioses...

Historia de Haití

Hasta mediados del siglo XVII la historia de Haití se confunde con la historia de la antigua colonia española. En este tiempo, lo que hoy es Haití fue ocupado por piratas y corsarios franceses

Los Tiempos Precolombinos

Antes de la llegada de Colón, la Hispaniola o 'Quisqueya', como la llamaban los indios taínos (habitantes precolombinos), la isla La Española estaba ligada culturalmente al resto de las Antillas. Los indios de la Española eran principalmente taínos (que significa 'los buenos') y arawaks, pero no faltaban algunos representantes de los indios macoríes y de los ciboney, que también poblaban Cuba, y que se encontraban en un estado de civilización paleolítica.

Los taínos nunca fueron una civilización comparable en desarrollo a otras culturas como la maya, azteca o inca, pero poseían un nivel cultural muy superior al de los restantes aborígenes antillanos. Consumados artistas en la pintura corporal, practicaban la poesía y la danza ritual, además del juego de pelota. No era un pueblo belicoso, y vivía tranquilamente en pequeños grupos que habitaban en chozas cónicas hechas de madera y fibra trenzada. En la época de la llegada de los españoles, su reino estaba organizado en diferentes cacicazgos, y su más famoso líder era una mujer,Anacaona ('flor de oro');su trágico fin a manos de los conquistadores hizo de la cacique de Jaguara piedra angular de la historia épica de la isla

El Descubrimiento y los Primeros Españoles

Colón llegó a la isla el 5 de diciembre de 1492, y fue precisamente en esa costa atlántica donde se hundió la nao Santa María, en la Nochebuena de ese mismo año. A la nueva tierra se le asignó el nombre de La Española, y con los restos de la embarcación naufragada se construyó el fuerte al que llamaron La Navidad. Hay que resaltar que en la isla de La Española se producen muchos de los acontecimientos que marcaron el desarrollo del continente en su época colonial: aquí se edificó la primera ciudad del Nuevo Mundo (La Isabela, en territorio de lo que hoy es la República Dominicana); también aquí funcionó el primer tribunal de justicia, se ofició al primera misa y se fundó el primer ayuntamiento, sin olvidar el primer acuerdo de paz del continente americano, firmado en las inmediaciones del Lago Enriquillo, en territorio dominicano.

Cristóbal Colón dejó 48 hombres en el fuerte, al mando de Diego de Arana, y puso la Pinta rumbo a España. Cuando regresó un año más tarde al lugar, con 1.300 hombres, encontró que la pequeña colonia había sido destruida por los indios taínos. En muy poco tiempo se construyeron varios establecimientos militares y se fundaron las primeras ciudades.

La primera mitad del siglo XVI fue para la Española una etapa muy próspera. Santo Domingo se convirtió en la capital de las Antillas, en la sede del arzobispado y, económicamente, en el puerto más floreciente del Caribe, extendiendo su jurisdicción sobre todo el archipiélago, sobre la zona septentrional de América del Sur e, incluso, hasta Honduras. En la segunda mitad del siglo, con la conquista de México y con la creciente importancia adquirida por la Habana, La Española pasó a desempeñar un papel de menor relevancia.

En el periodo de su máximo esplendor, La Española tuvo también una vida artística muy activa, a la que contribuyeron artistas castellanos. Sin embargo, la segunda mitad del siglo XVI y todo el siglo XVII constituyeron un momento muy confuso, con un ir i venir de piratas de todo tipo y una progresiva pérdida de autoridad de la Corona española en beneficio de una creciente influencia francesa

La Ocupación Francesa y la Independencia

Pasados doscientos años, los españoles habían eliminado a los taínos y arawaks nativos, al tiempo que comenzaban los tiempos de los bucaneros, con lo que la isla de La Tortuga, delante de lo que es hoy Cabo Haitiano (Cap Haitien), se convirtió en la capital corsaria del mundo. La primera división de la isla se hizo en 1697, mediante el Tratado de Ryswick, por el que España tuvo que ceder aproximadamente la mitad de La Española a Francia. Después de la cesión, ambas colonias tuvieron pocos contactos, aunque en 1795, mediante el Tratado de Basilea, Francia ganaba todo el territorio de la isla, hasta 1844, en que se establecieron las fronteras con la actual República Dominicana.

Los franceses repoblaron totalmente la isla con esclavos traídos de Africa, y pasó por una nueva etapa de esplendor, llegando a ser considerada como la colonia más rica del mundo: en esta época, Cap Français (hoy Cap Haitien) era conocida como 'el París del Nuevo Mundo'. La caña de azúcar, el café y el índigo convirtieron a los colonos en personas ricas hasta que, hacia finales del siglo XVIII, los esclavos iniciaron un movimiento de resistencia destinado a poner fin a la explotación. El poderoso sacerdote vudú Boukman dio la señal para el alzamiento en la ceremonia de Bois Cayman, el 20 de agosto de 1791. Centenares de plantaciones de caña de azúcar y molinos fueron presa de las llamas, lo que señaló el comienzo de la revolución.


Toussaint Louverture

Toussaint Louverture

La personalidad más notoria de este periodo fue Toussaint Louverture, un esclavo negro que detuvo las masacres y llegó a un compromiso mediante negociaciones pacíficas entre negros y blancos, declarando posteriormente independiente la colonia. Napoleón respondió enviando a Haití a su yerno Leclerc con tropas. Toussaint fue arrestado y deportado a Europa, donde murió en Fort de Jeux, cerca de Besançon, el 7 de abril de 1803. Por desgracia, no vivió para ver cómo su sucesor, Jean Jacques Dessalines, junto con los generales Henri Christophe, que construía la Citadelle de la Ferrière, y Alexandre Pétion, vencía a los franceses y declaraba la primera república negra del Nuevo Mundo el primero de enero de 1804 en Gonaives.

La nueva república se llamó Haití, una palabra arawak que significa 'tierra montañosa'. A pesar de este trascendental acontecimiento, las potencias europeas se negaron durante muchos años a reconocer el Estado negro, y Haití permaneció aislada. Los conflictos políticos internos llevaron a rápidos cambios en el gobierno, más de 60 hasta 1994. De 1915 a 1934, los Estados Unidos ocuparon Haití y luego, hasta comienzos de los años cincuenta, siguieron siendo un poder detrás de la escena.

El siglo XX

La era más trágica de la historia de Haití comenzó en 1957 con la elección de Françcois Duvalier como presidente. Duvalier, que había sido doctor, se convirtió en uno de los dictadores más crueles de la época, y gozó del apoyo de los Estados Unidos, que no deseaban que Haití cayera bajo la influencia comunista como había ocurrido con Cuba. Duvalier, conocido por los haitianos como 'Papa Doc', reprimió salvajemente a la élite mulata, y se cree que el número de sus víctimas asciende a más de 200.000. Cuando murió, en 1971, su hijo, Jean Claude Duvalier (En la foto a la derecha de su padre Francois) , heredó el poder y llevó al país a una decadencia aún mayor. El 6 de febrero de 1986, después de 29 años de dominio criminal, 'Baby Doc' Duvalier fue obligado a exiliarse, pasando a vivir un retiro de millonario en Francia.

A pesar del exilio de 'Baby Doc', la paz no llegó inmediatamente a Haití. En 1987 se promulgó la nueva Constitución, a la vez que se producen grandes disturbios en la ciudad de Jean Rabel, al noroeste del país. Al año siguiente se celebraron las primeras elecciones tras la caída de los Duvalier, en las que resultó vencedor Leslie Manigat. Éste sería derrocado por un golpe de estado dirigido por el general Henry Namphy. Un par de meses más tarde el general Proper Avril derroca a Namphy y se autoproclama presidente.

En 1989 fracasa otro golpe contra el gobierno. A consecuencia de éste, el general Avril proclama el estado de sitio, que levanta nueve días después. Tras diez días de fuertes protestas populares, Avril presenta la renuncia el 10 de marzo de 1990, haciéndose cargo de la presidencia Ertha Pascal-Trouillot, magistrada de la corte suprema. En diciembre de ese mismo año, convocadas las primera elecciones auténticamente democráticas en el país, sale elegido presidente Jean Bertrand Aristide, un sacerdote católico.

Tan sólo un mes después, Roger Lafontan, ex jefe de los Tontons Macoutes (la temida policía personal de los Duvalier) toma el Palacio Presidencial y obliga a renunciar a la presidenta, pero las fuerzas leales al régimen constitucional logran abortar el intento de golpe de estado. Aristide toma posesión del cargo en febrero y es derrocado por un golpe dirigido por el general Raoul Cedras en septiembre. La OEA envía a los altos mandos militares un mensaje en el que afirma que no reconoce a los miembros de la junta militar, y que está considerando el envío de una fuerza multinacional. Poco después, la Asamblea de la OEA vota por unanimidad una resolución que congela todos los bienes del país en el exterior y decreta un embargo comercial para obligar al gobierno a reinstalar en el poder a Aristide. Mientras la cámara de Diputados y el Senado haitianos, bajo la supervisión de los soldados armados, ratifican como primer ministro a Jean Jacques Honoret, Estados Unidos comienza a devolver los refugiados haitianos interceptados en alta mar cuando pretenden llegar a territorio estadounidense.

En enero de 1992, Aristide, exiliado en Estados Unidos, acepta el nombramiento de René Theodore, líder del Partido Comunista Unificado, como primer ministro, lo que se considera un paso hacia la normalización democrática. Un años después, el mismo Aristide publica su acuerdo con la ONU de promulgar una amnistía general para los oficiales del ejército implicados en el golpe que lo depuso. En julio, Aristide y Cedras, que se mantiene como el hombre fuerte de Haití, acuerdan cumplir la resolución de la ONU y dar posesión del cargo al presidente legítimo en octubre de 1993. Mientras, según los observadores de la ONU y la OEA, persisten las violaciones de los derechos humanos de los partidiarios del exiliado Aristide.

Ya en octubre, fuerzas paramilitares al servicio de los generales golpistas impiden el desembarco de las tropas de paz estadounidenses y canadienses que pretendían supervisar la reinstalación de Aristide. Como consecuencia, el Consejo de Seguridad de la ONU acuerda reimponer el embargo de petróleo y de armas al país y congelar las cuentas bancarias de los golpistas en el exterior.

En febrero de 1994 la comisión de derechos humanos de la ONU estima que unas tres mil personas han muerto en el país desde el golpe militar. En octubre de ese mismo año, dos días antes de que los jefes militares golpistas marchan al exilio a Panamá, Aristide nombra en el cargo de primer ministro a Smarck Michel. En enero de 1995 el Banco Mundial anuncia que los donantes internacionales han acordado una ayuda de 660 millones de dólares para Haití, y el presidente Aristide, ya instalado en el poder, anuncia la retirada forzosa de 43 oficiales del ejército. El 31 de marzo, el presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, de visita en Puerto Príncipe, se reúne con el secretario general de la ONU, Boutros Boutros-Ghali, y transfiere la responsabilidad del orden en el país a los soldados de paz de la ONU. En junio, con la situación normalizada, la OEA celebra su Asamblea General en Haití.

En noviembre se celebrarían elecciones presidenciales en las que resultó ganador René Preval, actual presidente de la nación, nombrado en febrero de 1996 para un mandato de cinco años. El país, aunque sigue siendo de los más pobres del continente americano, ha recuperado la normalidad, y se están potenciando al máximo las posibilidades turísticas del país como vía para el ingreso de divisas

Vudú (Dios Superior) Origen: Haití. Sincretismo de las religiones antiguas africanas, el cristianismo y también influencias del ocultismo y la masonería francesa. Maleficios y hechizos.
El vodú significa "dios superior". Es una palabra de origen africano originaria de los pueblos fon y dahomey (actual Benin). Creen en un dios superior que tiene una esposa y del que salen las familias en las que están organizadas (según su especialidad) más de 50 dioses/as. Ese vodú o dios superior está por encima de la realidad terrenal por lo que tiene a todos esos dioses o luas como sus representantes. Por otro lado está la espiritualidad congo (traída por los esclavos de la actual Angola) que rinde culto a los muertos. Ambos, vodú y congo son cultos familiares en clan o en grupos pequeños.

Barón Samedi
Lo más conocido del vodú es el Barón del Cementerio o Barón Samedi. Es el primer muerto varón enterrado en un cementerio. Se convierte así en el guardián del mismo y al que hay que pedir permiso cada vez que se entierra a alguien. Le gusta el alcohol, el baile y el sexo.

Paul Eugene Magloire (1907-2001)
General de las Fuerzas armadas de Haití, Magloire llegó al poder el 8 de octubre de 1950 tras la caída del presidente (civil) Dumarsais Estimé en las primeras elecciones por sufragio universal organizadas en Haití. Dirigió el país de 1950 a 1956 y fue forzado a abandonar el poder el 6 de diciembre de 1956
Se exilió en Estados Unidos, donde permaneció hasta la partida del presidente Jean Claude Duvalier, en 1986.
 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com