Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Biografías
.

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- La pobreza en Estados Unidos
-
Los Kirchner y la Barrick Gold
- Un cerebro de 100 años: Rita Levi-Montalcini
- Glosario Urgente de Economía y Finanzas
- Virus del papiloma humano HPV

 

Google

Avizora - Atajo Google

 

11 - Dwight David Eisenhower, nació el 14 de octubre de 1890 en Denison, Texas, Estados Unidos. Descendiente de una antigua familia de colonos alemanes memonitas de Kansas. Fue el tercero de siete hijos, de David Jacob Eisenhower e Ida Elizabeth Stover. La familia regresó a Abilene, Kansas en 1892. Ike, como lo llamaban en la familia, se graduó en la escuela secundaria de Abilene en 1909. pdf

Foto con autorización de :
Deutsches Historisches Museum, Berlin
Ingresó a la Academia Militar de West Point el 14 de Junio de 1911. Se graduó el 12 de Junio de 1915 y fue comisionado como segundo teniente en setiembre de 1915.

El 01 de julio de 1916, se casó con Mamie Geneva Doud. Tuvo su primer hijo que nació en Setiembre de 1917, pero murió en 1921. Su segundo hijo, John Sheldon Doud nació en 1922.

No tomó parte en la I Guerra Mundial, pero sirvió desde Febrero de 1915 hasta Setiembre de 1918 en el Fuerte Sam Houston, Campo Wilson y Leon Springs, Texas y después Fort Oglethorpe, Georgia, Campo Dix, Nueva Jersey; Fort Bening, Georgia y Fort. Meade en Maryland. Fue promovido a primer teniente el 01 de Julio de 1916, a capitán en 1917, mayor (temporal) en Junio de 1918 y Teniente Coronel en Octubre de ese año. Revirtió al rango permanente de capitán el 30 de Junio de 1920.

En 1922 estuvo en la zona del Canal de Panamá como oficial ejecutivo y luego regresó a Maryland y Colorado en 1925. Ingresó luego a la Escuela de Oficiales de Estado Mayor y se graduó en 1926.

Sirvió como comandante de batallón en Georgia hasta Enero de 1927 y luego pasó a la Comisión de Monumentos de Batallas Americanas bajo el mando del General Pershing, donde escribió una guía de las batallas estadounidenses durante la Primera Guerra Mundial, viajando a Francia con el propósito de hacer investigaciones sobre ese asunto.

Entró en el Colegio de Guerra en Washington y se graduó en 1928. Sirvió como oficial ejecutivo del General George V. Moseley, Asistente del Secretario de Guerra en 1929 y sirvió como ayudante del General Mac Arthur hasta Setiembre de 1935.

Desde Setiembre de 1935, hasta Diciembre de 1939 fue asignado asesor militar para el Gobierno de Filipinas y promovido a Teniente Coronel el 01 de Julio de 1936. Tuvo diferentes cargos administrativos en Washington y diversos comandos hasta Diciembre de 1941 cuando fue asignado al Cuartel General en Washington ostentando el rango de Coronel.

Desde Diciembre de 1941 a Junio de 1942 fue Representante en Jefe de las Defensas del Pacífico ante el General Gerow de la División de Planes de Guerra. Fue nombrado jefe de esa división en Febrero de 1942. En abril de ese año fue designado Jefe de Estado Mayor a cargo de la División de Operaciones del General George Marshall el 27 de marzo de 1942 y promovido temporalmente al rango de Mayor General.

Recibió la asignación de mejorar las relaciones entre los Aliados en Europa en mayo de 1942. Luego fue Comandante General del Teatro Europeo. En Noviembre fue nombrado Comandante General de las Fuerzas Aliadas en el Norte de África y promovido a Teniente Ggeneral temporal. Recibió el rango de General 4 estrellas temporal el 11 de febrero de 1943 y designado Brigadier General permanente el 30 de Agosto de 1943 y Mayor General permanente en esa misma fecha.

Fue designado Comandante Supremo de las Fuerzas Expedicionarias Aliadas en Europa en Diciembre de 1943, a pesar de no tener experiencia en combate, pero sí al demostrar durante toda su carrera, las grandes dotes de político y organizador de las que hacía gala. El 20 de Diciembre de 1944 fue ascendido a General del Ejército (5 estrellas) y luego de la rendición de Alemania, fue nombrado Gobernador Militar de la zona ocupada americana en Frankfurt. El 11 de Abril el rango de guerra de General del Ejército se convirtió en permanente.

En otoño de 1945, pasó a ser jefe del Estado Mayor del Ejército. A pesar que aceptó el rectorado de la Universidad de Columbia en 1948, siguió siendo asesor militar y, tres años después, regresó a Europa como Comandante Supremo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

Su popularidad como héroe de guerra, atrajo también a muchos demócratas y propuesto como candidato presidencial, pudo ver frustradas sus aspiraciones al anunciar que tenía intenciones de casarse con su amante británica Kay Summersby Morgan. Sin embargo superó el problema y venció fácilmente a Adlai Stevenson en la carrera a la presidencia. En 1956 fue reelegido presidente. Dwight Eisenhower llevó a cabo una política moderada en los asuntos internos. Durante todos los años de su gobierno exceptuando los dos primeros, su poder estuvo limitado por el control de los demócratas del Congreso. Realizó recortes en algunas actividades gubernamentales aunque también aumentó el programa de Seguridad Social, la ayuda a la educación y el sistema de autopistas interestatales, y en su discurso de despedida realizó una fuerte advertencia contra la influencia de lo que llamó el 'complejo militar industrial'.

Durante su gobierno, hay que destacar su fracaso al no frenar las tácticas de desprestigio del senador Joseph McCarthy contra personalidades de la vida cultural, política e incluso militar, acusados de procomunistas y su falta de apoyo al naciente movimiento de derechos civiles.

Eisenhower no intervino militarmente en Vietnam para ayudar a los franceses (1954) ni en Europa Oriental para apoyar las revueltas alemana y húngara contra la dominación soviética en los años 1953 y 1956.

Cuando se retiró escribió sus memorias, en las que justifica sus actuaciones políticas y militares. Falleció el 28 de marzo de 1969, en el Hospital Walter Reed, de la ciudad de Washington. - http://www.exordio.com/









La Doctrina de "represalias masivas

Tras la llegada al poder de la nueva administración republicana dirigida por Eisenhower, Washington adoptó unas directrices en política exterior inspiradas por el nuevo secretario de Estado, Foster Dulles.

Partiendo de dos realidades militares evidentes: la gran superioridad norteamericana en el terreno atómico y el papel clave de los superbombarderos agrupados en el Strategic Air Command, lo que se vino en denominar doctrina de "represalias masivas" se basó en tres principios muy simples:

En caso de un ataque soviético, los EE.UU. no dudarían en lanzar represalias masivas utilizando el arma nuclear.

Respuesta inmediata que no tendría que darse necesariamente en lugar donde se hubiera producido la agresión.

No existencia de "santuarios" libres de ataque. Cualquier lugar del bloque comunista, incluida la URSS, sería susceptible de ser atacado.

Esta política simple y rígida fue también conocida como la política de brikmanship, del "borde del abismo".

A nivel militar, la nueva doctrina tuvo una inmediata consecuencia: el desarrollo acelerado de las fuerzas aéreas en detrimento de la Armada y el Ejército.

Esta nueva política se vio complementada por dos acciones:

La concreción de diferentes tratados, como la SEATO o el Pacto de Bagdad, que ligaron a EE.UU. con casi cincuenta países. Se habló de la "pactomanía" de Dulles.

El fortalecimiento de los servicios secretos y los aparatos de información, el FBI y, sobre todo, la CIA, la Agencia Central de Información. - http://www.historiasiglo20.org




Desembarco en normandía

El 28 de noviembre de 1943 se inició en Teherán (Persia) la llamada Conferencia de Teherán, celebrada con asistencia de los tres principales líderes políticos de los Aliados: Churchill por los británicos, Roosevelt por los estadounidenses y Stalin por los soviéticos. Entre los varios acuerdos tomados en la misma, destacaba el de la apertura de un segundo frente en Europa, que debería añadirse al ya existente en Italia y al Frente Oriental, a petición de Stalin, ya que el Ejército Rojo estaba llevando el peso de la lucha en Europa contra la Wehrmacht.

Puesto que los Estados Unidos iban a ser los suministradores de la mayor parte de los hombres que tomarían parte en el previsto desembarco, y puesto que la mayor parte del material militar con el que estarían equipadas las tropas iba a ser estadounidense, se decidió que fuese también un estadounidense quien estuviese al mando de la operación y de sus preparativos. Roosevelt no deseaba desprenderse de su consejero militar, el general George Catlett Marshall, con lo que finalmente optó por encargar la planificación y ejecución de la operación a un hombre que ya había probado sus dotes de planificación y de mando en las campañas en el norte de África y en Italia. Otra alternativa hubiese sido el general George Patton, pero la mala imagen que arrastraba desde algunos incidentes en Sicilia y los enfrentamientos que había sostenido con el general británico Bernard Montgomery hicieron que se le relegase, aunque se le encargó poner a punto un ejército fantasma simulado con el que se iba a encubrir la operación real, amenazando a los alemanes con una posible invasión en la zona de Calais, la Operación Fortitude, tarea en la que Patton obtuvo un éxito total.

Eisenhower se encargó pues de planificar las operaciones militares del Desembarco de Normandía, el 6 de junio de 1944, así como de efectuar todos los contactos políticos necesarios en función de la gran complejidad de la operación y del gran número de países Aliados que participaron en la operación: Francia Libre, Bélgica, Luxemburgo, Holanda, Checoslovaquia, Polonia o Grecia tuvieron participación, además de Estados Unidos y el Reino Unido, sin olvidar a dominios británicos como Canadá, Sudáfrica, Nueva Zelanda o Australia, además de la India. Basta la mera enumeración de países cuyas unidades militares tomaron parte en el desembarco y las operaciones subsiguientes para comprender la enormidad de la tarea.

El general Eisenhower y su equipo de ayudantes eligieron la costa de Normandía para el desembarco, prefiriéndola a otras posibles alternativas. Especialmente interesante era el hecho de que las playas en las que se realizaría el desembarco quedaban dentro del radio de acción de los aviones con base en la isla de Gran Bretaña, sin olvidar que en el canal de la Mancha era muy fácil lograr una absoluta supremacía aérea y naval para los Aliados.

La planificación de la operación, la mayor operación de desembarco de tropas llevada a cabo hasta hoy en día, supuso un esfuerzo considerable, para el que se tuvieron en cuenta innumerables factores: desde los climatológicos, con análisis de las condiciones climatológicas previstas en la zona de desembarco en la fecha del mismo y en los días posteriores, hasta la forma de abastecer a las tropas una vez desembarcadas, para lo que se llegó a diseñar puertos artificiales (puertos Mulberry) o incluso un oleoducto que trasladaría el carburante necesario a través del canal, PLUTO, pasando por el diseño y construcción, por parte de los británicos, de carros de combate especializados pensados especialmente para apoyar y facilitar el desembarco.

Sin embargo, pese a las dotes diplomáticas de Eisenhower, se plantearon graves problemas respecto de la Francia Libre de Charles de Gaulle, ya que los franceses entendían que se les dejaba al margen de la toma de decisiones.[8] Presionado por Winston Churchill, Eisenhower se negó a otorgar mayor protagonismo a los franceses libres hasta que se hubiesen celebrado elecciones en Francia.[8] Estos hechos comportaron consecuencias cara a la situación posterior en la campaña de Francia, especialmente en agosto de 1944, al tratarse la posible Liberación de París.

La operación planificada comportaba un desembarco en cinco playas distintas, con los siguientes nombres en clave: Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword. El primer objetivo del desembarco era el de asegurar las propias playas, para lo cual se lanzaron tropas paracaidistas desperdigadas por todo el interior de Normandía, la 82ª División Aerotransportada y la 101ª División Aerotransportada estadounidenses y la 6ª División Aerotransportada británica. La misión de los paracaidistas era la de retrasar o evitar la llegada de refuerzos alemanes, especialmente de las divisiones blindadas desplegadas en la zona de Caen y que el engaño de George Patton con su Operación Fortitude mantenía allí en espera de una hipotética invasión.

Una vez logrado el control de las playas, el objetivo para la semana siguiente a la operación era el de asegurar el interior de Normandía, con la finalidad de garantizar la supervivencia de las tropas desembarcadas, tras lo que se lanzaría un asalto hacia los principales puertos de la zona (especialmente Cherburgo) para poder desembarcar en ellos suministros y nuevas tropas con las que poder desplegar la capacidad de combate en forma de hombres y equipamiento militar de los Aliados.

Tras varios sucesivos aplazamientos, finalmente, aunque Eisehower seguía teniendo dudas, quedó definitivamente fijado el día de la invasión, el Día D, para el 6 de junio de 1944.

A pesar de algunos contratiempos, que afectaron en mayor medida a algunas de las playas del desembarco, y a pesar de los temores del propio Eisenhower, finalmente la batalla de Normandía abrió la puerta a la recuperación de la Francia ocupada por los alemanes.

Vida privada
Eisenhower contrajo matrimonio con Mamie Geneva Doud Eisenhower (1896-1979), natural de Denver, en Colorado, el 1 de julio de 1916. La pareja tuvo dos hijos: Doud Dwight Eisenhower, nacido en 1917 y fallecido de niño, y John David Sheldon Doud Eisenhower, nacido en 1922. Mamie llegó a ser muy querida por la opinión pública estadounidense por su rol de abnegada esposa del Comandante de las Fuerzas Aliadas.

Sin embargo, la tremenda responsabilidad de Eisenhower en los días previos a la Operación Overlord venía acompañada de una solitaria vida privada lejos de su patria en guerra. Ike confesó, en aquellos aciagos días, en algunas cartas dirigidas a su esposa, que se sentía solitario (de compañía femenina).[14]

Eisenhower había ordenado un cambio en el staff de chóferes soldados asignados a la oficialidad del ejército, el cambio era la sustitución de hombres por mujeres soldados enviando a los hombres a un puesto activo en combate. El Cadillac de Eisenhower fue entonces conducido por la sargenta Kay Summersby, quien congenió rápidamente con su superior. No solo fue su chofer personal, si no también su secretaria privada.

Kay Summersby era en aquel tiempo, una atractiva mujer irlandesa, inteligente y reservada que destacaba por su atractivas piernas. La sargento Summersby acompañó a Eisenhower por casi todos los escenarios y cuando Eisenhower descansaba, Summersby lo acompañaba a veces y podían conversar temas que no estaban relacionados con el escenario bélico.[15] Se enamoraron y la relación entre Eisenhower y la sargento Summersby se tornó intima, convirtiéndose en amantes aunque manteniendo su relación en el más completo anonimato posible.

Para cuando terminó la guerra, Ike Eisenhower logró la visa y nacionalidad estadounidense para su secretaria personal y siguieron frecuentándose.

Para esa época, Eisenhower pensó seriamente la posibilidad de divorciarse de Mamie y casarse con Summersby; pero la negativa de George Marshall y la posterior posibilidad de postularse como Presidente de los Estados Unidos con grandes posibilidades de ganar la alta posición y los consejos de cercanos políticos del partido Republicano al cual pertenecía lo hicieron desistir y la relación terminó sin volver a verse nunca más. Eisenhower continuó casado con Mamie hasta su muerte en 1969, Summersby falleció en 1975 no sin haber dado la autorización para publicar un libro donde detalla la relación íntima con el entonces Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas.








Revista de Indias, Vol 67, No 240 (2007)
doi:10.3989/revindias.2007.i240.611

Del anticomunismo al antinacionalismo: la presidencia Eisenhower y el giro autoritario en la América Latina de los años 50
Vanni Pettinà


Resumen


Este trabajo ofrece una explicación de las razones que llevaron la administración republicana de Dwight Eisenhower (1953-1961) a desarrollar una política de apoyo a los regímenes autoritarios latinoamericanos de los años 50. Consideramos que durante las dos precedentes presidencias democráticas de Franklin Delano Roosevelt y de Harry Truman la política exterior estadounidense había mantenido una posición de compromiso con los proyectos de reformas social y política, llevados a cabo por una nueva elite nacionalista que había hecho su entrada en el escenario continental al final de los años veinte. La hipótesis central es que en los 50, en un contexto internacional diseñado por la «Doctrina de la Coexistencia Competitiva» elaborada por Moscú, Washington maduró una percepción del fenómeno político nacionalista como instrumento potencial de la estrategia de expansión soviética en las regiones en vía de desarrollo. En América Latina el resultado de esta percepción fue la ruptura por parte estadounidense del compromiso nacionalista de los años 30-40 y, consecuentemente, su alineación con las fuerzas antidemocráticas del continente.



Palabras clave
Nacionalismo latinoamericano; democracia y autoritarismo en América Latina; Dwight Eisenhower; política exterior estadounidense; Guerra Fría

Texto completo: PDF

Hacer doble click sobre cualquier palabra para realizar una búsqueda.


Referencias
Alexander Robert, J., Communism in Latin America, New Brunswick, Rutgers University Press, 1957.

Ambrose Stephen, E., Eisenhower. Soldier and President, New York, Simon and Schuster, 1983.

Annino Antonio, «Ampliar la Nación», Annino Antonio, Castro Leiva Luis, Guerra François Xavier (coords.), De los imperios a las naciones: Iberoamérica, Zaragoza, Iber- Caja, 1994.

Appleman William, W., The Tragedy of American Diplomacy, New York, The Free Press, 1972.

Avieri Shlomo, «Marxist and Nationalism», Journal of Contemporary History, Vol.26, No.3/4 (Septiembre 1991), 637-657.

Brogan Patrick, The Captive Nations, Eastern Europe: 1945-1990, New York, Avon Books, 1990.

Carmagnani Marcello, América Latina de 1880 a nuestros días, Barcelona, Oikos- Tau, 1975.

Claudin Fernando, The Communist Movement. From Comintern to Cominform. Part Two, The Zenith of Stalinism, New York and London, Monthly Review Press, 1975.

Clissold Stephen (ed.), Soviet Relations with Latin America, 1918-1968. A Documentary Survey, London, New York, Toronto, Oxford Univeritary Press, 1970.

Diaz Alejandro Carlos, Essays on the economic history of the Argentine Republic, New Haven and London, Yale University Press, 1970.

Divine Robert, A, Eisenhower and the Cold War, New York and Oxford, Oxford University Press, 1981.

Fukuyama Francis, El fin de la historia y el último hombre, Barcelona, Editorial Planeta, 1992.

Gaddis John, L., We Now Know. Rethinking Cold War History, Oxford, Clarendon Press, 1997.

Gilbert Jospeh, M., «Lo que sabemos y lo que deberíamos saber: la nueva relevancia de América Latina en los estudios sobre la guerra fría», Daniela Spencer (ed.), Espejos de la guerra fría: México, América Latina y el Caribe, México, D.F., Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, Secretaría de Relaciones Exteriores, Miguel Angel Porrua Librero Editor, 2004.

Gleijeses Piero, Shattered Hope. The Guatemalan Revolution and the United States, 1944-1954, Princeton, New Jersey, Princeton University Press, 1991.

Hajek Milos, Storia dell’Internazionale Comunista (1921-1935), Roma, Editori Riuniti, 1969.

Halperin Donghi Tulio, Historia contemporánea de América Latina, Madrid, Alianza Editorial, 1998.

Hobsbawm Eric, J., Il Secolo Breve, Milano, RCS Libri, 1997.

Hobsbawm Eric, J., I Rivoluzionari, Torino, Einaudi Editore, 2002.

Hogan Michael, The Marshall Plan, Charles Maier, S, (ed.), The Cold War in Europe, New York, Markus Wiener Publishing Inc., 1991.

Hough Jerry, F., «The Evolving Soviet Debate on Latin America», Latin American Research Review, Vol.16/1 (1981):124-143.

Kanet Roger, E., The Soviet Union and the Colonial Question, en Roger E. Kanet (ed.), The Soviet Union and the Developing Nations, Baltimore and London, The John Hopkins University Press, 1974.

Kennedy Paul, The Rise and Fall of the Great Powers, New York, Random House, 1987.

Knight Alan, «Democratic and Revolutionary Traditions in Latin America», Bulletin of Latin American Research, Vol. 20/2, (2000): 147-186.

Krebs Ronald, Dueling Vision, U.S. Strategy toward Eastern Europe under Eisenhower, College Station, Texas A&M University Press, 2001.

Lambert Jaques, América Latina. Estructuras Sociales e Instituciones Políticas, Barcelona, Ediciones Aires, 1973.

Lehman Kenneth, «Revolutions and Attributions, Making Sense of Eisenhower Administration Policies in Bolivia and Guatemala», Diplomatic History, Vol.21/2, (Primavera 1997).

Light Margot, The Soviet Theory of International Relations, New York, St Martins’s Press, 1988.

Loyaza Matthew, «An «Aladdin’s Lamp» for Free Enterprise: Eisenhower, Fiscal Conservatism and Latin American Nationalism, 1953-61», Diplomacy & Statecraft, Vol.14/3 (Septiembre 2003): 83-105. doi:10.1080/09592290312331295586

May Ernest, R., (ed.), American Cold War Strategy, Interpreting NSC 68, Boston, New York, Bedford-San Martin’s, 1993.

Mayall James, «Nationalism», Richard W. Bulliet (ed.), The Columbia History of the 20th Century, New York, Columbia University Press, 1998: 172-203.

Mead Walter, R., Special Providence. American Foreign Policy and how It Changed the World, New York, Routledge, 2002.

Neal Steve, The Eisenhowers Reclutant Dinasty, Garden City, New York, Doubleday & Company, Inc., 1978

Rabe Stephen, G., Eisenhower and Latin America, The Foreign Policy of Anticommunism, Chapell Hill and London, University of North Carolina Press, 1988.

Rueschemeyer Dietrich, Huber Evelyne, S. y Stephen John, D. (eds.), Capitalist Development and Democracy, Chicago, University of Chicago Press, 1992.

Ruiz Jiménez Laura, «Peronism and Anti-Imperialism in the Argentine Press: «Braden or Peron» Was Also Peron is Roosevelt», Journal of Latin American Studies, Vol. 30/3, (Octubre 1998): 551-571. doi:10.1017/S0022216X9800515X

Seton-Watson, Hugh, The East European Revolution, Boulder and London, Westview Press, 1985.

Siekmeier James, Aid Nationalism and Inter American Nationalism. Guatemala, Bolivia and the United States 1945-1961, Lewiston, New York, The Edwin Mellen Press, 1999.

Shinn William, T., Junior, «The National Democratic State: A Communist Program for less Developed Areas», World Politics, Vol. 15/3, (April 1963): 377-389. doi:10.2307/2009468

Taubman William, Khruschev Sergei y GLEASON Abbott (coords.), Nikita Khrushchev, New Haven and London, Yale University Press, 2000. Di Tella Torcuato, S. y Lucchini Cristina (eds.), Una Aproximación al estudio de la sociedad y el Estado en América Latina, Buenos Aires, Editorial Biblos, 2002.

Touraine Alain, Come liberarsi del liberismo, Milano, Il Saggiatore, 2000.

Viola Paolo, L’Europa moderna. Storia di un identità, Torino, Piccola Biblioteca Einaudi, 2004.

Warner Michael (ed.), The CIA under Harry Truman, Washington, Central Intelligence Agency, 1994.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com