Biografías
Antonio Gades

Textos externos
 

Publicaciones Para
investigar por temas

. Política y economía americanas
.
Comunicación Social
. Derechos Humanos

España Al día - Gades, la métrica del flamenco - Entrevista a Alicia Alonso

ANTONIO ESTEVE RÓDENAS "Antonio Gades". Bailarín español conocido por el nombre artístico de Antonio Gades. Nació en Elda, Alicante, el 16 de noviembre 1936. Hijo de un albañil, a los once años empezó a trabajar para ayudar a su familia como botones y como aprendiz en el diario madrileño ABC. Su afición por el baile nació de su asistencia a un espectáculo dirigido por Pilar López. Se inició en un espectáculo de variedades en el Circo Price de Madrid, donde lo descubrió la bailaora.

Tras tomar lecciones de Manolo Vargas, primer bailarín de la compañía de Pilar López, a comienzos de los 50 entró en ésta, protagonizando por todo el mundo El sombrero de tres picos, El amor brujo o El concierto de Aranjuez. De esta etapa es su primera creación, Ensueño. Por consejo de Pilar adoptó el nombre artístico de "Gades".

Como actor protagonizó un auto sacramental titulado El hospital de los locos y Alfredo Mañas escribió para él La historia de los tarantos. En 1962 marchó a Roma para ayudar a Antón Dolin a montar el ballet Bolero para la Ópera de Roma. Le encargaron tres bailes de García Lorca para una Antología del ballet. Fue coreógrafo y primer bailarín, junto a Carla Fracci, del Festival de Due mondi de Spoleto, dirigido por Giancarlo Menotti, donde intervino en la versión de Carmen. Debutó en la Scala de Milán el 20 de diciembre de 1962 como primer bailarín y maestro del cuerpo de baile. Intervino en varios programas de televisión en Italia y rodó una película con Vittorio Gassman. Su estancia en la Scala duró nueve meses.

De vuelta a España intervino en La historia del soldado, y La historia de los tarantos, de Alfredo Mañas. En 1963 rodó Los Tarantos, dirigida por Rovira Beleta. Ese año, en la sala Los tarantos, de Barcelona, impuso su idea revolucionaria de quitar adornos superfluos a su baile, con predominio del negro, para llegar a un ballet más allá de la danza. Tras un gran éxito de seis meses en el pabellón español de la Exposición de Nueva York (1964), por la que recibió la Medalla de Oro al Mérito Turístico, el 19 de noviembre de 1965 estrenó en el Teatro de la Zarzuela su producción Don Juan, con textos de Alfredo Mañas y música de Antón García Abril. El fracaso de esta puesta en escena le obligó a trabajar en el tablao madrileño del Corral de la Morería.

En 1968 volvió a la Scala de Milán y se organizó una velada en la que intervinieron Carla Fracci y Rudolf Nureyev. En 1969 regresó a París en representación de España en el Teatro de las Naciones, consiguiendo el Premio de la Crítica al mejor espectáculo de la temporada. Esta fue una de las primeras citas de su propio ballet (una cooperativa de poco más de una docena de integrantes).

Participó con su compañía en la conmemoración del primer centenario de la Casa de España en Nueva York y, en solitario, hizo la coreografía de El amor brujo, con el cuerpo de baile de la Opera de Chicago. Con su compañía, en 1970 triunfó en el Odeón de París, éxito compartido con Paco de Lucía a la guitarra. En noviembre inició una gira con El amor brujo por Argentina y Oriente Medio. Esta representación estuvo en España en 1971, durante 1972 por varios países de Europa, América, Japón, Irán, Marruecos y, finalmente, en el Palacio de la Música de Barcelona. A su regreso fijó su residencia en Altea.

En 1974 presentó en Roma Bodas de sangre, con música de Emilio de Diego, y también la trajo a España. Cansado tras 23 años dedicados al baile, en junio de 1975 anunció su retirada. Pocos meses después disolvió la compañía y se retiró. Entre 1976 y comienzos de 1977 rodó con Mario Camus y con su compañera Pepa Flores "Marisol" Días del pasado. En 1977 y 1978 volvió a bailar durante la gira que realizó Alicia Alonso por Estados Unidos y Cuba, estrenando en La Habana Ad libitum con el Ballet Nacional de Cuba.

En 1978 aceptó el cargo de director del Ballet Nacional Español, tratando de recuperar a los grandes coreógrafos. Representó Bodas de sangre, Fandango, El sombrero de tres picos, El amor brujo Retrato de mujer, etc. Consiguió importantes éxitos en la Ópera de Berlín, el Festival de Spoleto (julio de 1979), el Festival Cervantino de México y la gira por España y América. Fue cesado por el ministro de Cultura en 1980, a la vez que se disolvía el Ballet por carecer de entidad jurídica. Junto con los componentes del Ballet, que lo abandonaron como muestra de solidaridad, creó el Grupo Independiente de Artistas de la Danza (GIAD), debutando en agosto de 1980 en Pamplona, para seguir con una gira nacional y por América. A su regreso en diciembre inició el rodaje con Carlos Saura de Bodas de sangre, en la que es protagonista y coreógrafo. La repentina muerte del administrador del GIAD, Alberto Larios, en febrero de 1981, la suspensión de la gira y los problemas internos precipitaron la ruptura del grupo al abandonar Gades su dirección en septiembre de 1981. El bailarín volvió para trabajar en Venezuela junto con unos pocos miembros del grupo.

Inició el rodaje de Carmen, a las órdenes de Saura, en febrero de 1983. En marzo de 1983 se estrena en Madrid el ballet de igual nombre. Con está producción consiguió el Pegaso de Oro en el Festival de los dos Mundos de Spoleto (julio de 1984), la Medalla del Verano Teatral Veronense (agosto de 1984) y la Máscara de Plata para la Danza en Campione D'Italia (octubre de 1984).

En septiembre de 1985 empezó a rodar con Saura El amor brujo, con Laura del Sol y Cristina Hoyos.  En diciembre intervino en la representación de Bodas de sangre, en los actos de conmemoración del X aniversario de la creación del Ballet Nacional Español, en el teatro de la Zarzuela. Mientras, preparaba con el director Saura su espectáculo Fuego, con coreografía basada la película El amor brujo, con Stella Arauzo. La obra se estrenó a finales de enero de 1989 en el teatro Chatelet de París. Luego inició una gira por Japón, Hong-Kong, Turquía, Suiza, Alemania, España (3 meses en el teatro Monumental de Madrid) e Italia (enero a marzo de 1990).

Retirado para preparar su siguiente ballet, en 1994 volvió a trabajar con Saura en Flamenco y el 20 de diciembre de ese año con su compañía reconstruida llevó a Génova Fuenteovejuna, adaptación de Manuel Caballero Bonald sobre el texto de Lope de Vega, comenzado en 1979. Coincidiendo con el inicio del rodaje de Flamenco, en enero de 1995 Gades empezó una gira por Japón con su última producción, que presentó en abril en la Maestranza de Sevilla. Por esas fechas anunció su intención de retirarse para preparar a artistas jóvenes. 

En 1995 recibió el Premio Homenaje del Gobierno argentino por cimentar los lazos culturales entre ambas naciones. Ese año representó en Bilbao Carmen y Fuenteovejuna, y en Barcelona Fuenteovejuna. Participó en 1996 en el Ravenna Festival (Italia) con Carmen. Representó Fuenteovejuna por diferentes países del mundo desde noviembre de 1995 hasta marzo de 1997, en Italia, Reino Unido, Venezuela, Cuba, Brasil, Chile, Uruguay, Argentina e Indonesia. En septiembre de 1996 regresó a Barcelona, donde representó Fuenteovejuna y Carmen.

Recibió el 11 de diciembre de 1995 el Premio de Dirección Coreográfica de la Asociación de Directores de Escena (ADE) por su trabajo en Fuenteovejuna

Seguidor de las teorías del bailarín Vicente Escudero, al que nunca vio en un escenario, se le consideró a mediados de los sesenta como su sucesor e incluso de Antonio, lo que él rechazó. No acepta ser definido como artista; prefiere "trabajador del baile". 

Ha recibido también la Medalla de Círculo de Bellas Artes de Madrid, el Premio Vicente Escudero de danza y coreografía, el Premio Carmen Amaya, el Premio Nacional de Teatro de 1970 al mejor ballet español, el Premio del Gran Teatro de La Habana (2 de enero de 1990), el Premio Luigi Tani (abril de 1990).

Premio Nacional de Danza - 1988

Opiniones de Antonio Gades

  • Política
    "La invasión de Irak ha tenido como consecuencia el quebranto del orden internacional. El acoso de que fue objeto Cuba puede ser el pretexto también para una invasión. Frente a esto, oponemos los principios universales de soberanía nacional, de respeto a la integridad territorial y el derecho a la autodeterminación, imprescindible para la justa convivencia de las naciones."
     
  • Su amistad con Fidel Castro
    "Mis ideales revolucionarios se reafirman gracias a nuestro comandante en jefe, y digo que nuestro porque Fidel no es de nadie, es Patrimonio de la Humanidad".

    "Nunca me sentí un artista sino un simple miliciano vestido de verde olivo, con un fusil en la mano para estar siempre a sus órdenes"
     

  • La muerte
    "Pensar en la muerte no me va a quitar la vida"
     
  • La danza
    "Nunca me movió la vocación por la danza, sino el hambre"
    "Soy un hombre de teatro que utiliza la danza como expresión"
    "Me considero un trabajador, no un artista ni maestro de nadie"
    "El bailarín no baila con los pies, sino con la cabeza, y todos los conocimientos que pueda adquirir son pocos"
     
  • Ballet Nacional de España
    "Fue una experiencia muy buena, tuve que empezarlo desde cero, pero como me echaron, no pude hacer más"
     
  • Su enfermedad
    "La única pena de morir no es no poder bailar, es no poder volver a navegar"

    "Desde que nací siempre tuve claro que el destino final era el trullo, no el Olimpo; ya que no me han pedido permiso para nacer, que me lo pidan para morir"
     
  • El dinero
    "El dinero sólo me interesa si es para comprar tiempo libre; para navegar y para viajar"
  • 0704 Antonio Gades, bailarín y coreógrafo, murió el 20 de julio en un hospital madrileño a los 67 años tras varios de lucha contra el cáncer. Bailarín irrepetible, icono de la danza española, apasionado de la navegación y comunista convencido, será incinerado en la más estricta intimidad

    Gades, la métrica del flamenco Pilar Portero El Mundo

    "Nunca me sentí un artista, sino un miliciano vestido de verde olivo". Relajado y sonriente al lado de Fidel Castro, hace sólo un mes, tan exultantemente feliz con la excusa de la entrega de la Orden José Martí en La Habana. Ya no pesaba la responsabilidad de mostrar ese arte tan trabajado desde la adolescencia.

    Para un niño nacido en 1936, en una humilde familia de Elda (Alicante), conquistar la gloria requiere una constante demostración de que se merecen los aplausos, los honores y las buenas críticas. En el escenario, en la pantalla, siempre concentrado y tremendamente serio. Antonio Gades revestía su talento natural para el flamenco con su férrea formación de bailarín de ballet clásico.

    Gades llegó a Madrid con cinco años siguiendo a su padre, que había partido como voluntario para la defensa de la II República. La familia Esteve -Gades nació como Antonio Esteve Ródenas- se traslada a un barrio de la periferia de la capital, donde Antonio tuvo que abandonar sus estudios para trabajar en distintos oficios, que alternaba con su afición a los toros. Con el tiempo, sería destacado militante comunista con una intensa relación con Cuba.

    Primer paso del sueño. De botones y aprendiz en el ABC, con sólo 11 años, a ser descubierto con la bailaora Pilar López en un espectáculo en esas populares sesiones de variedades que se sucedían en el Circo Price de Madrid. Con 16 años comienza un imparable camino hacia las estrellas. Su afán de perfeccionismo y su voracidad por aprender le sitúan como una figura desde el primer momento.

    Como coreógrafo, trabaja en Roma a principios de los años 60 con artistas como Carla Fracci, Miskoitch o Giancarlo Menotti, montó "El bolero" de Ravel y "Carmen" antes de debutar en el mítico Scala de Milán como maestro y bailarín.

    De vuelta a España, y antes de su boda con Marujita Díaz en 1964 -con la que estuvo casado menos de dos años-, se estrena como actor de cine en el musical "Los Tarantos" -un Romeo y Julieta gitano- junto a la Sara Lezana y la monumental Carmen Amaya. Londres, Nueva York, Argentina y Chile son algunos de los países que se inclinan ante esa conjunción de técnica e instinto. La medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes madrileño es sólo uno de los muchos galardones que cosecha a finales de los años 60.

    París fue el escenario elegido para la presentación de su propio ballet, una pequeña cooperativa en la que también participaba El Lebrijano, que aunaba sus sólidos ideales comunistas con sus intereses profesionales.

    Con ella y junto a Cristina Hoyos consiguió el premio Nacional de Teatro en 1970 y paseó por Europa, América y Asia "El amor brujo" y "Bodas de Sangre" hasta 1975, año en que la disuelve y anuncia su retirada. Su actividad cinematográfica seguía imparable. "Fortunata y Jacinta" o "Noche en los jardines de España" (1973) son algunos de los títulos en los que participa. Precisamente en una de esas cintas, "Días del pasado" (1976) actuó junto a su compañera sentimental desde hacía tres años, Pepa Flores "Marisol".

    Con ella reincidió en el matrimonio en 1982 en Cuba y tuvo tres hijas, María, Tamara y Celia, que se suman a los dos hijos, Elsa e Ignacio, que nacieron anteriormente de su unión con Pilar San Clemente, bailarina de su compañía. Entre 1988 y 1993 estuvo casado con la suiza Daniela Frey.

    Director del Ballet Nacional Español desde el 78 al 80, recupera su ilusión por la cooperativa artística y vuelve a la carga con el GIAD (Grupo Independiente de Artistas de la Danza) con ilustres nombre del flamenco como Luisa Aranda, Cristina Hoyos o el Güito. Comienza en paralelo su brillante colaboración con Saura: "Bodas de Sangre" (1981), "Carmen" (1983) y candidata al Oscar, y "El amor brujo" (1986).

    Continúa girando por todo el mundo y levantando al público de sus asientos. Su último espectáculo, "Fuenteovejuna", se representó en 1994. La multitud de premios que avalan el rigor y la pasión con que trataba de equilibrar ese lenguaje corporal con que se expresa su arte, también se multiplicaban.

    Pero sólo la satisfacción del trabajo bien hecho lograban mutar ese adusto y característico rictus en una abierta sonrisa, como la que lucía hace unos días.

    Poco antes de que su estado de salud empeorara, volvió a pasar por la vicaría. Desde hace unos meses estaba casado con Eugenia Eiriz, la persona que ha estado junto al bailarín en los momento más difíciles de su enfermedad.

    Su relación con Cuba

    "Nunca me sentí un artista sino un simple miliciano vestido de verde olivo, con un fusil en la mano para donde, como y cuando, siempre estar a sus órdenes", le dijo Gades a Fidel Castro el pasado 6 de junio en La Habana.

    La especial relación de Gades y la isla venía de lejos. Castro y la bailarina cubana Alicia Alonso fueron los padrinos de su boda civil con Pepa Flores, con quien contrajo matrimonio en la isla.

    Esta pasión por Cuba le llevó a realizar una larga travesía en su velero entre Altea -otra de sus residencias- y Cuba, una aventura marinera propia de un luchador, pues si por algo se reveló contra esa enfermedad que tanto tiempo le ha acechado fue por poder navegar en el Mediterráneo, el mar junto al que nació el 16 de noviembre de 1936, en Elda (Alicante).

    El mismo confesó en 2002, tras dos años de convalecencia, que pidió a los médicos que le desconectaran de tubos y cables, y que fue entonces, entre hospital y hospital, cuando pasó revista a su vida, pensó en sus cinco hijos y en su nieto


    Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
    Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


    AVIZORA
    TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
    +54 (3492) 15 612463 ARGENTINA
    Web master: webmaster@avizora.com
    Copyright © 2001 m. Avizora.com