Google

Avizora - Atajo Google

Biografías / Biographies
James Joyce (1882-1942)

Recurso disponible en:
Español. Inglés

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- A cien años del día en que transcurre Ulises
- Rasgos modernos en el Retrato del artista ...
- James Joyce: triste Trieste

- El origen de los hebreos
- Adriano

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

James Joyce

 

. La originalidad de James Joyce

La vida del autor es un factor importante a tener en cuenta a la hora de interpretar su obra. Hoy en día ha vuelto a ser valorado altamente por la pragmática y la teoría de la recepción. Ello implica que la crítica literaria no puede -o no debe- aislarse de la consideración de los seres de carne y hueso como no pertinentes por el hecho obvio de que una vez editada la obra, esta se convierte en un producto objetivo condenado al arbitrio interpretativo de los lectores. Ciertamente, este dato es una evidencia ineludible: las circunstancias cambian y los lectores también; se trata, pues, del cambio de perspectiva metodológica operado por la historia. Por otra parte, el lector se siente más a gusto si tiene la oportunidad de asirse a realidades sensibles, a datos visualizables, a una cierta dosis de anécdota que otorgue corporeidad al abstractismo en que incurre frecuentemente el crítico y teórico de la literatura. Es difícil para el lector no especializado establecer un vínculo de solidaridad y comprensión por falta de apoyos sensoriales. Todo arte abstracto exige un instrumental muy refinado para su apreciación.

James Joyce pertenece a ese cortejo de escritores irlandeses selectos que han dado lustre a la literatura inglesa, como George Bernard Shaw, Oscar Wilde, Yeats y muchos otros que no mencionamos de momento. Lo importante en nuestro acercamiento a la obra de Joyce es que Ulises posee, como historia que es, una prehistoria en la que se prefiguran algunos rasgos importantes de su personalidad como escritor. En efecto; su deambular por países europeos da cuenta en parte de su internacionalismo cultural y literario y lo mismo ocurre con su poliglotismo, iniciado ya en el colegio de los Jesuitas de Belvedere. Estos hechos se muestran particularmente a lo largo del Ulises, que es su obra cumbre. No en vano escoge a un judío como protagonista, factor imprescindible para entender el desarrollo y evolución de un simbolismo muy ramificado, como tendremos ocasión de comprobar en detalle. Mutatis mutandis, Joyce sería un paradigmático judío errante.

    Por otra parte, la Irlanda que Joyce dejará atrás es un país pobre, pero que pudo llegar a ser en la primera mitad del siglo XIX el complemento agrícola de la industrializada Inglaterra, gracias en parte al cultivo de la patata. Precisamente, en Ulises, el Sr. Bloom lleva consigo, a modo de amuleto, una pequeña patata arrugada, auténtico símbolo del país. Sin embargo, el gobierno británico se concentró en la industrialización de Inglaterra. Este hecho y las plagas de la patata son responsables del descenso de la población, con la emigración masiva a los Estados Unidos. En concreto, en 1840 Irlanda tiene ocho millones de habitantes; hacia 1904 (tiempo de Ulises),la población baja a cinco millones y en 1960 a tres millones.

     Es preciso destacar la importancia del movimiento independentista, con Parnell en calidad de máximo líder, por sus muchas referencias en Ulises. Parnell muere en 1891.Se presentan proyectos de autonomía, aprobados por los Comunes en Londres, pero son rechazados por la Cámara de los Lores. En 1918 De Valera reclama la independencia y se obtiene el Irish Free State, pero permaneciendo dentro de la Commonwealth. Después de la Segunda Guerra Mundial, Irlanda se separa completamente. De hecho, Joyce no se interesará verdaderamente por el movimiento nacionalista irlandés. Mantuvo siempre una actitud distante y escéptica en relación con la política.

    James Joyce nació en Dublín en 1882 y realizó sus estudios secundarios en el colegio de los Jesuitas de Belvedere. De esta fase de su vida deriva la gran afición que tuvo siempre al estudio de las lenguas, aprendiendo bien el latín, el francés y el italiano; muy presentes los tres en Ulises.

    En 1898 entra en el University College (de la Universidad de Dublín),institución católica donde habían estudiado también el autor de la  Apología pro vita sua, John Newman, y el gran poeta jesuita Hopkins. Por estas fechas tiene lugar un renacimiento literario irlandés, de modo especial en el teatro: Yeats, Synge y el movimiento que llega hasta O'Casey; alguna destacados figura se traslada a Londres, como George Bernard Shaw.
 
    Gracias a su actitud universalista, Joyce topa con un dramaturgo de gran categoría, Ibsen,a quien dedica su primer artículo en 1900.A pesar de su egolatría y tendencia al autobiografismo, Joyce desciende a la realidad objetiva de la contemplación y expresión. Entre 1900 y 1903 escribe lo que él llama "Epifanía", microforma literaria consistente en instantáneas de mirada y palabra.

    De la epifanía pasa Joyce a otra forma literaria que él denomina "epiclesis", que manifiesta un desarrollo más largo,pero dentro del mismo tono de objetividad contemplativa. La revista The Irish Homestead le publica algunos epiclesis, que serían después los primeros relatos de la colección Dublineses, y que iban firmados por Stephen Daedalus, el pseudónimo literario de Joyce. Esta denominación caracteriza lo laberíntico de su prosa posterior.

    Obtenido el B.A. in Modern Languages en 1902,se matricula en Medicina y se traslada a París para hacerse médico, pero no puede costearse sus estudios. En 1904 estudia música, cultivando su buena voz de tenor, y escribe un pequeño autorretrato: "A Portrait of the Artist"

    Este breve repaso de su itinerario vital nos lleva a junio de 1904 cuando tiene lugar el hecho más importante desde el punto de vista sentimental en la vida de nuestro autor, su encuentro con Nora Barnacle, inculta pero de gran vitalidad y hermosura, que será a partir de entonces su compañera, aunque el matrimonio no se formalizaría legalmente hasta 1931.Nora representaba la rebeldía de Joyce ante la sociedad, como se lo comunicó a ella en una de sus cartas (del 29 de agosto,1904)

"Mi ánimo rachaza todo lo presente orden social y el cristianismo, el hogar, las virtudes reconocidas, las clases en la vida y las doctrinas religiosas... Hace seis años dejé la Iglesia Católica, odiándola con el mayor fervor. Encontraba imposible para mí seguir en ella a causa de los impulsos de mi naturaleza. Le hice la guerra en secreto cuando era estudiante y
rehusé aceptar las posiciones que me ofrecía. Con eso, me he hecho un mendigo pero he conservado mi orgullo. Ahora le hago la guerra abiertamente con lo que escribo y digo y hago. No puedo entrar en el orden social sino como vagabundo. He empezado a estudiar medicina tres veces, derecho una vez, música una vez".

    Parece ser que la ruptura de James Joyce con el Catolicismo tuvo lugar en un plano puramente ético, pero no desde el punto de vista de la doctrina. Posteriormente, desde la época de Ulises, su actitud con respecto al ámbito religioso y católico se transformó en una postura no beligerante sino calculada y fríamente neutral, formando parte del proceso de su experimentación lúdica con el lenguaje y la estética en general.
 
    Por lo que a la ideología social se refiere, fue por un tiempo socialista; pero pronto se alejó de todo ideario político, respondiendo así a la imagen del intelectual no comprometido. Efectiçvamente, con ocasión del comienzo de la Primera Guerra Mundial, contesta a un amigo italiano, que le pregunta su opinión:

"Mi fe política se expresa en tres palabras. Las monarquías, constitucionales o no, me dan asco. Las repúblicas, burguesas o democráticas, me dan asco. Los reyes son saltimbanquis. Las repúblicas, pisoteadas. Desapareció el poder temporal (del Papa),y buen viaje.¿Qué queda? ¿Podemos desear la monarquía por derecho divino? ¿Crees en el sol del porvenir?"

Se trata de un desdén escéptico; y al mismo tiempo apasionado, con respecto a las realidades del mundo. El joven James Joyce practica una severa ascesis, depurando paulatinamente sus convicciones e intereses, aparentemente saltando de flor en flor como provisional mariposa, quedándose definitivamente con lo que verdaderamente le interesaba. Para él, la vida no es sueño sino un juego, pero sin reglas. Expansionaremos más adelante estas sugerentes nociones, que formarán sistema con otras aliadas, obteniendo finalmente un retrato completo y coherente. El héroe en la aventura vital de Joyce es sin duda alguna el Arte.
 

    Dentro del itinerario temporal de Joyce, el día 16 de junio de 1904 sería un día decisivo. Por la noche salió con Nora a dar un paseo de enamorado; y, como memorial, ésta sería la fecha del día de Ulises, EL "Bloomsday" en la que se sitúa la acción de la novela.
   
   Ansioso de probar fortuna, nuestro autor fue con Nora a Suiza, a enseñar inglés a la Berlitz Cchool de Zurich, luego a Pola;y Trieste, donde nacieron sus hijos Giorgio (1905) y Lucía (1907).A partir de 1906 empieza a escribir  A portrait of the Aerist as a Young Man, una especie de densa "Bilfungsroman", que.para su entera comprensión, se complementa con la lectura del incompleto Steven Hero, no publicado hasta 1944,obra póstuma muy estimada  por la crítica en general.


   En 1906 Joyce se traslada a Roma para trabajar como traductor en un banco, pero le disgusta Roma con su arqueología para turistas. Vuelve a Trieste, donde reanuda sus clases y también sus borracheras. Su precaria situación económica mejora un poco con la llegada de su hermano Stanislaus y con el prestigio creciente de su enseñanza, consiguiendo clases particulares para personalidades locales. Uno de ellos era el director del periódico local  Il
Piccolo della Sera,quién le invita a escribir artículos sobre la cuestión irlandesa. El más famoso de sus alumnos particulares es Italo Svevo, primer lector de Dublineses, una importante serie de relatos cortos con potencial de gran expansión posteriormente en sus obras.

(Ford Madox Ford, James Joyce, Ezra Pound & John Quinn at Pound's place in Paris in 1923. Quinn was a lawyer who defended the publication of Ulysses in "The Little Review" in 1921)

   En 1907 termina "Los muertos",el relato más extenso de Dublineses,que se publicarán en 1914.Se lo leyó,al terminarlo en Trieste, al más importante de sus alumnos particulares que acabamos de mencionar, el ingeniero Ettore Echmitz, y también a su mujer, Livia, que se convertirá en la "Anna Livia Plurabelle", de Finnegan's Wake;también la idealizaría  convirtiendo su cabellera en la corriente de Liffey. Los tres formaban no un triángulo erótico, sino una especie de comunidad espiritual y literaria.El ingeniero Schmitz, dueño de una empresa de pinturas navales, le reveló a Joyce que había publicado sin éxito dos novelas, Una vita y Senilità, bajo el pseudónimo de "Italo Svevo". Leídas por Joyce y valoradas altísimamente, resultó ser un buen augurio, pues más tarde Joyce sacaría a Svevo de su silencio literario y le daría la ocasión de ser famoso en Francia y en Italia.

    En 1909 James Joyce hace un par de viajes a Dublín. Por estas fechas es notable el intercambio epistolar de denso erotismo con Nora, rasgo que tendrá su expansión y culminación en el Ulises, con mucho énfasis fenomenológico y lujo de detalles en el capítulo sobre los prostíbulos (Circe-Bella Cohen; ver Suzette Henke,op.cit.)
   
   Gran admirador del progreso cultural y de las innovaciones artísticas, funda J. Joyce en Dublín la primera sala de cine, el Cine Volta, pero quiebra por su ausencia. Volverá a Irlanda por última vez en 1912. Profesionalmente sí progresa, pues es nombrado para la cátedra de inglés de la Escuela Comercial Revoltella, que luego se integraría en la Universidad de Trieste.

    Eventualmente tiene lugar un cambio en la mesa de trabajo de nuestro escritor. Efectivamente, Joyce recibe una carta del famoso autor de Cantos, Ezra Pound, quien había sido secretario de Yeats y ahora promotor de T.S.  Eliot. Buscaba talentos jóvenes para darlos a conocer en revistas minoritarias. Joyce le envía algún poema y el extracto del Retrato, que entusiasma a Ezra Pound. Obtiene un contrato para publicar por entregas en la revista inglesa The Egoist. Resultó ser la manera de animar a Joyce a terminar Retrato ,que fue publicado en los Estados Unidos en forma de libro en 1915.El libro fue recibido como una pequeña obra maestra. Es interesante notar a este respecto los años 1914-15 como años afortunados desde el punto de vista literario, pues se publican entonces La muerte en Venecia, de Thomas Mann, la Teoría de la novela, de Lukács, y las Meditaciones del Quijote, de Ortega y Gasset, entre otras obras maestras.

(Sylvia Beach y James Joyce en París, en la librería Shakespeare & Cía de la primera, en la foto de la derecha)
 
      El cambio literario que aporta el Retrato es importante en la trayectoria de  nuestro novelista En efecto,se consolida ahora, en comprensión y extensión, la superación del personalismo propio de los pequeños cuadros de Dublineses en forma de libro. A este respecto, un agudo crítico observa que " aunque la estructura general del libro sea individual, pues en parte se trata de una memoria personal ,el punto de vista se ha elevado a una objetividad distante, a veces irónica .Es la "emoción recordada en tranquilidad ",como define Wordsworth a la poesía. Hay un largo pasaje de collage, el de los sermones jesuíticos; la crisis espiritual de Stephen se presenta de modo distante; incluso los pasajes de pasión carnal resultan refrenados por la emoción". A propósito, otro caso brillante de asepsia analítica con respecto a los  propios traumas y zozobras interiores lo tenemos en Kafka , gran experto en disfraces literarios. Emoción contenida y pasión camuflada bajo una especie de subjetivación del yo lírico las encontramos en el gongorinista Ámbito, de Vicente Aleixandre, un  "moderno" ejemplo de poesía objetiva e "intelectual" en  consonancia con los requerimientos de la poesía pura en la primera etapa de la generación del 27,confirmada en la experiencia-experimentalismo de un Alberti en Cal y canto, que estuvo a punto de petrificarle el sentimiento. A este respecto, hay que advertir que el distanciamiento y la ironía son características propias del Arte de la novela ,y por consiguiente implican un intento de racionalización del proceso narrativo dentro de las apriorísticas coordenadas del espacio-tiempo literarios, que corresponden al trío lírico, épico y dramático, formas genéricas fundamentales, que se mezclan sin medida prefijada en la poesía, la narrativa y el drama. Joyce mismo escribió páginas aleccionadoras sobre el trío genérico en cuestión en el Retrato.

"El Ulises de James Joyce ", Juventino Caminero. Universidad de Deusto. Apartado 1-48007 Bilbao.

La originalidad de James Joyce

De las teorías poéticas en Roma nace el filósofo llamado Cicerón, el cual discute el concepto de decoro, es decir, lo que es conveniente o lo que es adecuado,  en los escritos, principalmente.

      Éste pensador discute entre dos decoros; decoro poético y decoro retórico.
El decoro poético se caracteriza por la ausencia entre el emisor-escritor, y el receptor-lector. La   forma de escribir, utilizando éste decoro, debe estar adecuada con el  contenido semántico y lógico, el escritor deberá emplear formas poéticas que se adecuen a los temas objetos de su obra poética, ha de denotar conveniencia al mostrar personajes y hechos en el relato, y además la finalidad de estos escritos es que los espectadores han de identificarse con los hechos expuestos.

      Por otra parte describe el decoro retórico en el que la utilización del lenguaje va en consonancia con el tipo de auditorio, la composición del texto ha de correr a cargo del tema ,y cómo no lo único que desea el escritor, utilizando el decoro retórico, es convencer a sus oyentes de algún motivo.

      En lo que respecta a James Joyce podríamos decir que se identifica con el decoro poético por que éste escritor utiliza las formas literarias a su medida ,es decir, son realidades dadas o hechas a su perspectiva, poniéndolas donde quiere y cualquiera de estas formas. Lo que Joyce hace es asociar ideas a las realidades, eso si, formando y proliferando connotaciones semánticas.
Esto es una forma de innovar y él lo hace sistemáticamente  ejercitándose  de modo excesivo en toda clase de formas de encarecimiento y exageración. Con esto podríamos decir que lo que busca es la originalidad en la expresión de las cosas por dentro bajo el control absoluto de la razón estilística.
Joyce cambia el tradicionalismo de ofrecernos una síntesis breve del texto con algunos pies de página y lo que intenta transmitirnos es que la lectura la tenemos que vivir en nuestro pensamiento de la manera de cada uno y no siguiendo unas pautas establecidas por el tradicional escritor.

      "James Joyce presenta una praxis literaria muy particular, donde más que nada, emplea su radicalismo ideológico, transmitiendo lo que siente sobre algunos temas como es el judaísmo o la política. La mente de Joyce está repleta de una gran multitud de palabras, las cuales no las podemos establecer en la vida cotidiana ya que se refugian en un mundo de intransferible realidad, es decir, comunican por su propia cuenta, en otro orden de las cosas.

     En cada una de las obras de Joyce relucen rasgos que dan vida a su originalidad ,como dice el audaz e irónico Juan Benet, "Dubliners es la originalidad de contenido, sin la menor primicia tipográfica; Ulises ,la originalidad de la dicción, y Finnegan's Wake la originalidad del lenguaje, de la técnica y de la herramienta."(©Universidad de Deusto. El Ulises de James Joyce, Juventino Caminero. Bilbao.)
A nosotros la obra que nos interesa en este caso, es la novela llamada Ulises, que, según Juan Benet:

Es una de las mayores originalidades,  ya que se trata de una novela de un día, el 16 de junio de 1900, en Dublín y que toda ella está construida  con un sistemático tratamiento del monólogo interior or  stream of consciouness. Pero si se acepta la calificación que preconizo (que Ulises es un cuadro costumbres , hipertrofiado por la palabrería) se reconocerá que apenas hay algo original en limitar el curso de la novela a un solo día ..."(©Universidad de Deusto, El Ulises de James Joyce, Juventino Caminero. Apartado 1-48080 Bilbao.)

    Como hemos podido ver, Joyce saca a la luz su originalidad a través del monólogo interior, entre otras cosas. Brevemente, podemos decir que el monólogo interior  es una técnica narrativa que exhibe el paso de los pensamientos por las mentes de los protagonistas. Ésta técnica literaria fue empleada por primera vez a finales del siglo XIX para expresar tanto la realidad subjetiva como la objetiva, revelando los pensamientos, sentimientos y actos del personaje, muchas veces sin una secuencia lógica (como ocurre en el pensamiento real) ni comentarios por parte del autor.

(Parte superior de la estatua de Joyce ubicada en una calle de Dublin)

      El monólogo interior engloba además las propias sensaciones de la mente en un marco más o menos formal: un flujo de pensamientos expresados internamente, parecido al soliloquio, que a veces se remonta para tratar de representar el estado preconsciente en el que la mente organiza las sensaciones. En este caso, el monólogo interior carece de la unidad, la cohesión y la concreción del pensamiento directo.

      Por otra parte James Joyce utiliza la visión del judaísmo para alcanzar su máxima originalidad en la obra llamada Ulises."El judaísmo ya sabemos que es la cultura religiosa de los judíos (conocidos también como el pueblo de Israel); una de las denominaciones religiosas existentes más antiguas del mundo.
Para situarnos y conocer bien los rasgos del judaísmos a renglón seguido tendremos la oportunidad de saber un poco mas acerca de ésta cultura.
 
       Considerando su rica y compleja tradición religiosa, el judaísmo nunca ha sido una organización monolítica, aunque sus distintas formas históricas han compartido ciertos rasgos distintivos. La principal característica común es la del monoteísmo radical, es decir, la creencia que un solo Dios trascendente creó el Universo y que, afortunadamente, continúa gobernándolo. Profundizando en este monoteísmo, se da la convicción teológica de que el mundo es inteligible porque existe una inteligencia divina y fruto de una causalidad intencional que lo sostiene. Nada es en la humanidad fruto de la casualidad; en sentido último, todo tiene un significado. La inteligencia divina se manifiesta a los judíos tanto en su orden natural, a través de la creación, como en su orden histórico-social, a través de la revelación. El mismo Dios que creó el mundo se reveló a los israelitas en el monte Sinaí. El contenido de esta revelación es lo que constituye la Torá (es decir, la 'ley'), la voluntad de Dios para la humanidad expresada por medio de mandamientos (mitsvot) por los que las personas deberían regir sus vidas en mutua interacción entre ellos y Dios. La humanidad puede transformarse en parte armoniosa del cosmos si vive de acuerdo con las leyes de Dios, y sometiéndose a la voluntad divina.

El segundo gran concepto del judaísmo es el de la alianza (Biblia) (berit) o pacto entre Dios y los judíos. De acuerdo con la tradición, el Dios de la creación estableció una relación muy especial con el pueblo judío en el Sinaí. Ellos reconocerían en Dios a su único y último rey y legislador, comprometiéndose a obedecer sus leyes. Como recompensa, Dios reconocería a Israel como su pueblo, y estaría especialmente atento a su bienestar. Los autores bíblicos, y más tarde la tradición judía, consideraron esta alianza en un contexto universal. Pero, después de sucesivos fracasos para lograr establecer una alianza con la rebelde humanidad, Dios se centró en un segmento particular de ésta. Israel está llamado a ser 'el reino de los sacerdotes', y el orden social ideal, que se establecería de acuerdo con las leyes divinas, sería un modelo para la humanidad. Así pues, Israel se encuentra entre Dios y la humanidad, como mediador entre ambos." (Enciclopedia Microsoft Encarta 98)
 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com