Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Biografías
Ricardo Lagos Escobar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Salvador Allende
- Michele Bachelet
- La guerra de Obama
-
"La Biblia es un manual de malas costumbres"
- La CIA, su historia y su rol en el mundo

 

Google

Avizora - Atajo Google

 


Ricardo Lagos Escobar

121209 - Ricardo Froilán Lagos Escobar nació en Santiago el 2 de marzo de 1938. Es un abogado, economista, académico, investigador y político de Chile. Fue Presidente de su país entre el 11 de marzo de 2000 y el 11 de marzo de 2006.

Actualmente es enviado especial de la ONU para tratar el cambio climático.

Una de las principales figuras de la Concertación de Partidos por la Democracia, fundador del Partido por la Democracia y miembro del Partido Socialista de Chile, Ricardo Lagos fue una de las principales figuras opositoras a la dictadura militar de Augusto Pinochet. Una vez logrado el retorno a la democracia, Lagos ejerció como ministro de Educación y de Obras Públicas durante las presidencias de Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

En las elecciones presidenciales de 1999 ganó por un estrecho margen al candidato derechista Joaquín Lavín, siendo el primer ganador de una segunda vuelta en la historia electoral chilena


Hijo único y desde los ocho años huérfano del padre, un agricultor que había enviudado de su primer matrimonio, recibió la educación primaria en el Liceo Manuel de Salas y la secundaria, desde 1949, en el Instituto Nacional, ambos en la capital del país. En 1955 ingresó en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, donde fue dirigente estudiantil, en 1960 se licenció como abogado y posteriormente realizó estudios de postgrado en la Universidad estadounidense de Duke, en Carolina del Norte, en cuyo Departamento de Economía se doctoró en 1966.

Con períodos de interrupción, hasta 1972 fungió de profesor de Economía en la citada universidad santiaguina. En este período se dedicó básicamente a sus tareas académicas como director de la Escuela de Ciencias Políticas y de la Administración (1967-1969), secretario general de la Universidad (1969-1971) y director del Instituto de Economía (1971-1972).

Vinculado primero al Partido Radical, Lagos pasó luego a militar en el Partido Socialista (PS), de cuyo líder Salvador Allende Gossens, elegido presidente de la República en 1970, era declarado partidario. Prestó servicios diplomáticos al Gobierno allendista como representante chileno en la XXVI Asamblea General de las Naciones Unidas, en 1971, y en la III Conferencia de Comercio y Desarrollo de esta organización (CNUCED), en 1972.
 


Ricardo Lagos Escobar

Ese año fue nombrado secretario general de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y auditor del Banco Edwards, pero a raíz del golpe de Estado del general Augusto Pinochet Ugarte en septiembre de 1973, hubo de trasladarse a Argentina y luego a Estados Unidos, donde reanudó su actividad académica. Precisamente, poco antes de la quiebra del orden constitucional Allende le designó embajador en Moscú, pero nunca llegó a ejercer el puesto porque el Congreso no aprobó el nombramiento.

De 1974 a 1975 fue profesor visitante en la Cátedra William R. Keenan de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, en 1976 trabajó de consultor para la Universidad de las Naciones Unidas, entre 1975 y 1978 dirigió el programa de Estudios de Posgrado en Ciencias Sociales de la UNESCO en Buenos Aires y hasta 1979 dirigió también durante siete años el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO). A partir de 1978, año de su regreso a Chile para inaugurar su singladura política, se desenvolvió en el área económica, primero como investigador a través del Centro de Estudios VECTOR, luego como responsable de área en el programa Regional de Empleo de la ONU para América Latina y el Caribe, y finalmente, a partir de 1984, como consultor privado.

En 1982 entró en el Comité Ejecutivo del PS, que entonces trataba de recomponer sus filas y cohesionar las distintas fracciones tras años de durísima represión militar. Para entonces, Lagos se sentía identificado con los sectores moderados y renovadores del PS, en el que aún tenían fuerza las posiciones cercanas al marxismo-leninismo y al socialismo no socialdemócrata, conforme al movimiento original de Allende.

De 1983 a 1984 Lagos presidió la Alianza Democrática, primer frente que reunía a los partidos no extremistas opuestos a la dictadura. En 1987 se puso al frente del Comité de Izquierda pro Elecciones Libres (CIEL) y el 15 de diciembre de aquel año figuró entre los fundadores del Partido por la Democracia (PPD), surgido como un foro político abierto a sectores socialistas, liberales progresistas y centristas cristianos y que brindó un marco para las actividades del entonces ilegal PS.

La campaña por el no a la renovación en la presidencia de Pinochet en el plebiscito del 5 de octubre de 1988 proporcionó un importante empuje al PPD, que, a pesar de su carácter instrumental, mantuvo su existencia después de la legalización y reunificación del PS en su XXIV Congreso, el 27 de diciembre de 1989. Lagos, que durante la campaña, el 25 de abril, se hizo famoso por apuntar desafiantemente con el dedo a las cámaras de la televisión mientras recriminaba al dictador las torturas y asesinatos cometidos durante su régimen, recuperó las actividades en su partido de origen.

El PS siguió manteniendo estrechos vínculos con el PPD, convertido ahora en una opción de centro-izquierda independiente en el seno de la Concertación de Partidos por la Democracia (CPPD) y cuya presidencia nominal Lagos continuó ejerciendo hasta 1990. Cuatro años antes, el 7 de septiembre de 1986, fue detenido temporalmente para ser investigado con motivo del atentado contra Pinochet cometido aquel mismo día por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, del que fue acusado, sin prueba alguna, como posible autor intelectual.

A pesar de su gran popularidad, Lagos renunció a presentarse a las primarias de la CPPD para designar el candidato unitario para las elecciones presidenciales del 14 de diciembre de 1989 y prefirió optar al puesto de senador por la circunscripción de Santiago Poniente, que no obstante le arrebató Andrés Zaldívar Larraín, del Partido Demócrata Cristiano (PDC). En el primer Gobierno democrático de Patricio Aylwin Azócar, antiguo compañero de colegio y últimamente enlace en sus buenas relaciones con el PDC, Lagos sirvió como ministro de Educación desde la inauguración del Ejecutivo, el 11 de marzo de 1990, hasta 1992.
 


Ricardo Lagos Escobar

El 23 de mayo de 1993 sí disputó la votación del candidato presidencial de la CPPD, pero fue derrotado por el democristiano Eduardo Frei Ruiz-Tagle, que a la postre iba a ganar las elecciones de diciembre y tomar el relevo de Aylwin el 11 de marzo de 1994. Durante la administración de Frei, Lagos se hizo cargo de la cartera de Obras Públicas entre el 11 de marzo de 1994 y el 31 de julio de 1998, fecha en que dimitió para preparar su precandidatura presidencial. En este último año se estrenó como presidente de la Fundación Chile XXI, lo que le permitió no apartarse del todo de los círculos intelectuales.

El 30 de mayo de 1999 Lagos se impuso en las primarias de la CPPD con un arrollador 71.3% de los votos frente a Andrés Zaldívar. En este resultado se advirtió el reconocimiento a su buena gestión ministerial y el prestigio, como político e intelectual, que había alcanzado, de acuerdo con un perfil equilibrado entre la moderación responsable y la contundencia, a la que no fueron proclives los presidentes democristianos, en sus opiniones sobre la etapa y la herencia pinochetistas.

En su programa incluyó la reforma, vía referéndum, de la Constitución otorgada por los militares a fin de suprimir las disposiciones restrictivas del poder civil, si bien oficiosamente se le conocía partidario de establecer unas relaciones de confianza con las Fuerzas Armadas. También habló sobre la necesidad de resolver el problema de los desaparecidos como etapa necesaria para completar la transición democrática.

Durante la campaña para las elecciones del 12 de diciembre de 1999, tanto Lagos como su oponente Joaquín Lavín Infante, representante de la derecha propinochetista pero decidido a romper con su pasado reaccionario, apostaron por un discurso poco ideológico y trataron de obviar la cuestión del general y ahora senador vitalicio, candente al máximo a raíz de su detención en Londres a instancias de la justicia española para que respondiese por las violaciones de los Derechos Humanos cometidas durante su Gobierno. Cuando las últimas novedades del caso les obligaron a posicionarse, ambos coincidieron en que el ex dictador no estaba por encima de la ley y que la justicia chilena tenía perfecto derecho a procesarlo si encontraba causa para ello.

Lagos se centró en las promesas de atención a las perentorias necesidades sociales, luego de una década de políticas liberales y cuando se salía de una recesión económica (1999 cerró con un 1,1% de crecimiento negativo), poniendo énfasis en la reducción del desempleo, situado en el 11%, con la creación de 200.000 puestos de trabajo a través de un plan de inversiones en obras públicas y facilidades para la pequeña y mediana empresa.

La clase trabajadora fue destinataria de buena parte de sus mensajes, como la propuesta de introducir un nuevo subsidio de desempleo y medidas de protección de los productores agropecuarios. No obstante, resultó indudable que de ganar no se apartaría de las grandes líneas económicas implantadas por la dictadura y mantenidas por la democracia.

En la primera vuelta de las elecciones Lagos venció estrechamente a Lavín con el 48% de los votos, ventaja que aumentó al 51,3% en la segunda y definitiva ronda del 16 de enero de 2000. En Santiago, ante los 100.000 partidarios que le aclamaban y exigían el juicio a Pinochet, el presidente electo dijo que eran los tribunales los que decidirían esa cuestión y, en tono conciliador, se declaró presidente de todos los chilenos, lo que era un claro desmarque de Allende, quien estableció desde un principio que jamás lo sería de la derecha dura. El 11 de marzo de 2000 tomó posesión de su mandato sexenal como primer presidente socialista en 27 años y tercero de la CPPD en 10.

Lagos formó un Gobierno con los partidos de la CPPD, el PDC (7 ministerios), el PS (4), el PPD (3) y el Partido Radical Social Demócrata (PRSD, con 2 carteras). Una mayoría de 70 escaños garantizaba la gobernabilidad del ejecutivo en la Cámara de Diputados (compuesta por 120 miembros); no así en el Senado, donde la Concertación se situaba en equilibrio con la derecha promilitar de la Alianza por Chile, teniendo además presentes los nueve senadores (sobre 48) designados, algunos de ellos vitalicios, como era el caso de Pinochet, y que precisamente suponían una de las imposiciones constitucionales de los militares que Lagos pretendía suprimir.

El 13 de junio de 2000 el Gobierno, las Fuerzas Armadas y organizaciones de Derechos Humanos, en el marco de la denominada Mesa por el Diálogo, firmaron un histórico acuerdo por el que los militares se comprometían a entregar, bajo confidencialidad, información sobre el paradero de los desaparecidos en el plazo de seis meses.

El documento, avalado por Lagos y por el comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Izurieta, se presentó como un éxito para un presidente comprometido con el esclarecimiento de los crímenes de la dictadura, pero en colaboración con la institución armada. Ante la concesión, el 8 de agosto, por la Corte Suprema del desafuero del senador Pinochet, solicitado por el juez chileno Juan Guzmán Tapia para procesarle por secuestro y asesinato, Lagos llamó a la calma y a respetar escrupulosamente las decisiones de la justicia.

El mandatario chileno asistió el 30 de junio de 2000 en Buenos Aires a su primera cumbre de presidentes del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), la XVIII en la historia de la organización, donde reiteró el deseo de su país de acceder a la misma como miembro de pleno derecho, eventualidad que, sin embargo, quedó postergada de nuevo al considerar excesivo la parte chilena el arancel externo común que regula la unión aduanera de los cuatro países integrantes.

La actitud de Lagos reflejaba la cautela oficial sobre una cuestión que aún no goza de un consenso generalizado en Chile, donde se siguen con prevención los vaivenes del MERCOSUR y, en especial, las decisiones comerciales unilaterales de sus dos principales miembros, Brasil y Argentina. Como país asociado del MERCOSUR, el presidente de Chile es invitado a las cumbres que la organización celebra dos veces cada año.

En octubre de 2000, con la economía encarrilada por la vía del crecimiento y el paro en descenso, el Gobierno de Lagos anunció un ambicioso plan de inversiones públicas en los sectores con valor añadido, fundamentalmente empresas y centros de investigación aplicada, que serían canalizadas por el Programa de Innovación Tecnológica y aportadas a partes iguales por el Estado y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Lagos tiene publicadas las obras La concentración del poder económico (1971, su antigua tesis doctoral, un libro que en su momento constituyó un éxito de ventas y que generó una notable polémica en el país), Chile at the turning point (1979), Hacia la democracia (1987), Después de la transición (1993) y Mi idea de país (1999). Es asimismo miembro del Círculo de Montevideo, un grupo de reflexión que anima el ex presidente uruguayo Julio María Sanguinetti.

(Última actualización: 20 marzo 2001)
 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com