Biografías
Carlos Sánchez Viamonte
Jorge Reinaldo Vanossi

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Peligroso fallo de la Corte Suprema Argentina - Textos sobre Derecho

04 - Recordar hoy al Dr. Carlos Sánchez Viamonte es un acto de estricta justicia, y adquiere un doble sentido, ya que por una parte es la recordación de un hombre ejemplar –brillante constitucionalista y destacado político, parlamentario y profesor universitario– y, por la otra, la de rescatar, no digo del olvido, pero sí de cierto silencio cómplice en torno de esa figura y su significación para las nuevas generaciones de argentinos.

Nació en La Plata, Argentina, el 16 de junio de 1892. Era bisnieto del general Juan José Viamonte e hijo del doctor Julio Sánchez Viamonte. Tan ilustre ascendencia tal vez explique en parte su vasta formación histórica y, sobre todo, su profundo amor por la libertad y el compromiso con el destino de nuestro país.

En 1914, cuando sólo contaba con 22 años, se graduó de abogado en la Universidad Nacional de La Plata, pero con anterioridad ya había iniciado su labor como docente en institutos secundarios de su ciudad natal, labor que extendió a lo largo de casi toda su vida y que trascendió los límites del aula para proyectarse a la tribuna, a la banca de legislador, al libro o a cualquier otra esfera donde le tocó actuar.

Años después esa misma Universidad de La Plata lo contará como brillante profesor de Derecho Público junto con otros notables docentes que convocó esa casa de altos estudios fundada nada menos que por Joaquín V. González y Agustín Álvarez.

Pero a diferencia de otros hombres, Sánchez Viamonte no se quedó en la ostentación de esos títulos, de los cuales se sentía orgulloso, sino que dedicó su larga y fecunda vida al mejoramiento social y cultural de los argentinos movido por un resorte de proyección futura, es decir, por un ideal.

Permítaseme recordar algunos nombres que integraron el claustro de esa universidad, en una época de excelencia académica, cuando esto todavía importaba, no sólo al gobierno sino también a la sociedad civil y al país todo. José Peco, eximio penalista, era decano de Derecho; Sánchez Viamonte dictaba Historia de las Instituciones Políticas; Julio V. González, de las Instituciones Argentinas y Americanas; Emilio Ravignani, Historia Constitucional; Alfredo L. Palacios, Política Económica; Enrique V. Galli, Derecho Civil. Pronto se sumaría Jiménez de Asúa en Derecho Penal. Resta decir que toda esta pléyade notable de profesores tuvo una importancia fundamental en la formación de lo mejor del pensamiento argentino y latinoamericano, y así lo testimonian muchos de los que fueron después destacadas figuras de los partidos populares latinoamericanos, especialmente en el Perú, Venezuela, Bolivia y México. Muchos de esos líderes dejaron páginas escritas sobre la influencia que las ideas de Sánchez Viamonte habían tenido en su accionar.

De esa vocación por el destino de la América criolla y mestiza que ya estaba señalado en los estudios liminares de la Reforma Universitaria nació la revista Sagitario, que Sánchez Viamonte y Julio V. González –hijo de don Joaquín– fundaron y dirigieron para que los problemas fuesen discutidos, analizados y resueltos a la luz de la razón, sin prejuicios y mucho menos sin subordinarlos a las mezquindades políticas o las influencias de caudillos, grupos de intereses, tan comunes en nuestra época. En sus páginas escribieron muchos de los mejores argentinos: Francisco Romero, Ezequiel Martínez Estrada, Arturo Capdevila, José Luis Romero, Enrique Banch, Roberto Giusti y Alfredo Palacios, por citar sólo unos pocos. Y entre los extranjeros encontramos las firmas de Haya de la Torre, Rómulo Betancourt, Miguel Angel Asturias, José Carlos Mariátegui, Albert Camus y José Vasconcelos.

Motivado siempre por la convicción de que nuestros países de América del Sur están condenados al aislamiento y al atraso si no emprenden la tarea de unificación que ya señalaran San Martín y Bolívar; Sánchez Viamonte, José Ingenieros, Alfredo L. Palacios y otros destacados hombres de la época fundaron la Unión Latinoamericana. Esta entidad constituyó uno de los antecedentes más importantes para la formación de la conciencia que, con los años, se ha ido imponiendo y que hoy forma parte del pensamiento de la mayoría de las fuerzas políticas y sociales preocupadas por el destino común de nuestros pueblos.

Admira hoy, todavía más, repensar la acción de éstos y otros hombres en las circunstancias especiales que les tocó vivir: dos guerras mundiales, la aparición y ascenso del comunismo en Rusia, del nazismo en Alemania y del fascismo en Italia. En nuestro país, la Reforma Universitaria del 18, junto con la creciente y vigorosa tendencia democrática que se expresaba, fundamentalmente, por la acción política hegemónica de la Unión Cívica Radical y de su líder Hipólito Yrigoyen, y de otras fuerzas políticas que acompañaban los esfuerzos y las luchas para abrir los cauces de la participación y profundizar la brecha “en el régimen falaz y descreído”. Quiero mencionar especialmente a dos de ellas: el Partido Demócrata Progresista, fundado por don Lisandro de la Torre, y el Partido Socialista, guiado por el doctor Juan B. Justo. Mi condición de político adscripto a un partido no me impide reconocer y destacar a quienes contribuyeron, desde otras posiciones, a sembrar las ideas democráticas en el país.

El cauce abierto con el triunfo del radicalismo y la primera presidencia de Yrigoyen, seguido del ejemplar gobierno de Alvear y nuevamente Yrigoyen, siempre por medio de la voluntad popular, se verá abruptamente interrumpido el 6 de septiembre de 1930. Mucho se ha dicho y escrito sobre los males que esa circunstancia trajo al país y a la incipiente experiencia democrática y republicana de nuestro pueblo. Pero aún así es insuficiente, ya que los males derivados de la fuerza y el fraude, y después del autoritarismo y los cultos a la personalidad, marcaron una profunda regresión institucional y política.

Es precisamente aquella fecha aciaga del 6 de septiembre la que impulsará a muchos grandes hombres a la acción política y a la afiliación partidaria. Sánchez Viamonte, Deodoro Roca, Alejandro Korn, Julio V. González y otros ingresaron al socialismo; Ricardo Rojas, José Peco y Mario Sáenz lo hicieron al radicalismo.

Comenzarán entonces a mostrarse otras facetas de Sánchez Viamonte, hasta entonces casi circunscriptas al ámbito universitario de La Plata y de la Facultad de Derecho de Buenos Aires, al libro y a la intensa labor cultural ya señalada.

Como hombre de partido, Sánchez Viamonte pudo enriquecer su experiencia y su visión sobre muchos aspectos de nuestra realidad, especialmente los vinculados con nuestra vida institucional y con las cuestiones que él había estudiado y brillantemente enseñado a través de la cátedra y sus publicaciones.

Su incorporación al Partido Socialista en 1931 marca, entonces, el comienzo de su acción política. Diputado provincial entre 1935 y 1940, fue también convencional constituyente en la provincia de Buenos Aires en 1934. Le cupo allí una actuación más que destacada, siendo el autor de un proyecto de Constitución para la provincia, que deberían leer y releer quienes bastardean el tema de la reforma de la Constitución sólo para permitir eventuales reelecciones presidenciales. Basta señalar, al pasar, que ese modelo constitucional para la provincia contenía capítulos expresos para garantizar la libertad individual (Cap. II), el trabajo (Cap. VI) con una avanzada concepción de los derechos sociales, ya que se consagraba allí que “el trabajo no es una mercancía y el mínimo de un salario corresponde a un nivel de vida digna e igual para ambos sexos”. Se establecía, además, el seguro obligatorio de enfermedad, accidente, maternidad, desocupación, invalidez y vejez; de Higiene Social (Cap. VII) que trataba de hacer efectivas la previsión y asistencia sociales, represión del alcoholismo y de la toxicomanía y profilaxis de las enfermedades infectocontagiosas, y el capítulo referido al Sufragio, donde dice en su artículo segundo: “Son electores todos los ciudadanos argentinos mayores de 18 años inscriptos en el registro cívico de la Nación como residentes en el distrito de esta provincia. Las mujeres mayores de 18 años tendrán ese mismo derecho, a cuyo efecto serán inscriptos en un registro cívico provincial mientras no haya un registro nacional de electoras”.

En 1940 Sánchez Viamonte fue elegido diputado nacional hasta el momento en que el golpe militar del 4 de junio de 1943 interrumpió su mandato. En esa como en otras oportunidades Sánchez Viamonte se mostró como un tenaz opositor de cualquier totalitarismo. Al exilio obligado después del golpe del 30 se le suma ahora la prisión, la censura y la persecución del gobierno militar surgido el 4 de junio y continuado, según interpretaba, por el gobierno del peronismo que amordazó y persiguió a los opositores con saña tal, que nuestro homenajeado de hoy terminó en la cárcel sin proceso alguno. En la ex Penitenciaría Nacional supo llevar con hidalguía las extremas condiciones en que se lo colocó como preso político. Claro que su injusta detención provocó la reacción inmediata y sostenida de los mejores hombres del país, sin distingos partidistas. Recordemos los hechos. El 23 de julio de 1953, La Nación publica una nota dirigida al entonces ministro del Interior, Angel Borleghi, y firmada por destacadas personalidades, donde se expresan entre otras cosas: “Señor ministro: El doctor Carlos Sánchez Viamonte se halla detenido en la Penitenciaría Nacional a la orden del Poder Ejecutivo. Creemos que no está procesado y no tenemos conocimiento de que se le impute la comisión de delito alguno. El doctor Sánchez Viamonte es un intelectual de alto prestigio en todos los países de hispanoamérica, en muchas de cuyas universidades ha enseñado con magistral autoridad y eficacia unánimemente reconocida. Sus libros han llevado con honor el nombre argentino a todos los países de nuestra lengua. Con prescindencia total de sus ideas políticas y sin vínculo alguno con el partido en que milita, solicitamos a VE la libertad del doctor Sánchez Viamonte, seguros de que VE sabrá interpretar este pedido como expresión de respeto por sus condiciones intelectuales y morales”.

Firmaban la nota, entre otros, Eduardo Sánchez Zinny, Julio M. Facio, Julio Noé, Alejandro Lastra, Enrique Galli, Giordano Bruno, Arturo Marasso y Nicolás Romano.

La solicitud no fue aceptada, y el 21 de agosto de 1953 otro grupo de ciudadanos insiste en pedir la libertad de Sánchez Viamonte al Ministerio del Interior en términos parecidos a la anterior. Esta vez los firmantes son, entre muchos otros, José Peco, Leonidas Barletta, Juan José Díaz Arana, Jorge Luis Borges, Roberto Giusti, Laureano Landaburu, Horacio Thedy y Alvaro Yunque. Según consigna La Nación del 2 de septiembre de1953, Sánchez Viamonte seguía detenido y, desde Córdoba, un grupo de intelectuales y profesionales de esa provincia insistía ante el Ministerio del Interior reclamando su libertad. Esta vez las firmas eran de Alfredo Orgaz, Jorge Orgaz, Fernando Peña, José Aguirre Cámara, Benjamín Palacio, Manuel S. Ordóñez y muchos otros.

Estuvo cinco meses en estricta incomunicación en la Penitenciaría, negándose a recibir a los enviados oficiales que pretendían negociar su libertad a cambio de alguna palabra complaciente o del silencio. Años más tarde pudo contar a quienes fuimos sus alumnos, discípulos o amigos que durante su encierro, a través de la ventana de su celda sólo divisaba un rectángulo de cielo iluminado en las noches por el paso de las estrellas. Pudo decir más tarde, citando a Joaquín V. González, que las estrellas, vistas a través de las lágrimas, se asemejan a una cruz.
La trayectoria política de Carlos Sánchez Viamonte alcanza el máximo reconocimiento cuando su partido –el socialista– lo elige como candidato a vicepresidente de la Nación en 1958, acompañando en la fórmula al doctor Alfredo Palacios. Y esta tan alta distinción sirvió –tal vez– para compensar de algún modo la inexplicable circunstancia del año anterior, cuando su partido no lo envía como convencional a la convención reformadora reunida en Santa Fe. Extraña paradoja: uno de los mayores constitucionalistas que tuvo el país estuvo ausente cuando se dispuso reformar la Constitución Nacional. Ignoramos los motivos de semejante pronunciamiento de su partido, pero calificamos el hecho como paradójico porque en esa oportunidad, y a pedido de los convencionales, debieron enviarse por tren a Santa Fe más de medio centenar de sus libros sobre la materia…

Carlos Sánchez Viamonte dejó una monumental obra escrita. Son clásicos ya su Manual de Derecho Constitucional, El poder constituyente, El constitucionalismo, La libertad y sus problemas, Los derechos del hombre en le Revolución Francesa, Las instituciones políticas en la historia universal, Revolución y doctrina de facto, El hábeas corpus, Manual de Derecho Político e Historia institucional argentina. Sus textos de Instrucción Cívica y Educación democrática (junto con el profesor Amaranto Abeledo) y otros libros como Universidad, educación y laicismo, El último caudillo, La cultura frente a la Universidad, Jornadas, La ley, como el cuchillo, El pensamiento liberal argentino en el siglo XIX, Democracia y socialismo, Defectos sociales de la Constitución de 1853, Ley marcial y estado de sitio en el derecho argentino, La reforma de 1860 y el Banco Provincia, Biografía de una ley antiargentina (4.144). A ellos deben añadirse infinidad de artículos periodísticos y numerosos folletos publicados sobre distintas cuestiones de interés nacional e internacional.

Quedará para sus biógrafos futuros su actuación profesional como abogado, siempre en defensa de nobles causas vinculadas con la libertad, los derechos humanos y contra la persecución política y el despotismo.

No quisiera terminar sin destacar un gesto del doctor Sánchez Viamonte muy grato a los radicales. Este hombre –cuya semblanza hemos intentado mostrar en breve síntesis– no quiso ocupar jamás cargo público, salvo en una ocasión, cuando el presidente Illia le ofreció representar al país ante la Comisión de Derechos Humanos de la UN, cargo al que renunció a raíz del golpe militar de 1966.

Permítaseme, por último, un testimonio personal. Fui su alumno y años después su discípulo y colaborador en su cátedra. Muchas veces estuve en su modesto departamento que no era suyo, sino alquilado, y donde murió el 2 de julio de 1972. Esto me llevó a reflexionar sobre la rica existencia y la escasez de material de algunos de los grandes hombres que tuvo el país: Belgrano, Alberdi, De la Torre, Irigoyen y Palacios, por citar sólo algunos ilustres ejemplos de mi afirmación.

Para finalizar quiero decir de Carlos Sánchez Viamonte lo que alguna vez, hace varios años, escribí sobre Joaquín V. González: “Personalmente, singularizo mi reconocimiento al docente de Derecho Constitucional, que siguió los dictados de su cátedra con el celo de un amor: el amor a la Justicia; y que no consideró un menoscabo, cuando ocupaba las más altas funciones políticas, seguir frecuentando las aulas universitarias para recibir de cerca el juicio crítico de la ciencia y mantener despierta su integridad cívica, con austeridad cotidiana”. Creo que, como al mejor de su época, corresponde adjudicarle esta bella idea, original de R.L. Stevenson, que dice así: “Hombre de éxito es el que ha vivido rectamente, ha reído con frecuencia y ha amado mucho, el que ha ganado respeto de los hombres inteligentes y el amor de los niños, el que se ha conservado en su puesto y cumplido su deber, el que deja al mundo mejor de lo que lo encontró, ya sea porque plantó un árbol o escribió un poema o ayudó a la salvación de un alma, el que nunca dejó de apreciar las bellezas de la tierra ni dejó de alabarlas, el que buscó lo mejor en los demás y dio lo mejor de sí mismo”.

A través de esta cita queda perfilada la figura de Carlos Sánchez Viamonte, cuyo homenaje testimoniamos en este acto.

* El Dr. Jorge Reinaldo Vanossi es conjuez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y presidente de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas. Ha sido elegido nuevamente diputado nacional para el período 2003-2007


Carlos Sánchez Viamonte -
Junto a otro dirigente socialista argentino, Alfredo Palacios

 


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com