Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Biografías
Quentin Tarantino

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Entrevista a Q Tarantino
-
"Reservoir Dogs" "Perros de la Calle"
- "Pulp Fiction" "Tiempos Violentos"
- Cine
- Arte

 

Google

Avizora - Atajo Google

 

Contenidos disponibles en español y en inglés - Availables resources in spanish and english.


. Biography (English)
. Filmography (English)


. ¿Qué son los Pulps? (Español)

10 - Biografía (Español) - Unai Epelde

Para cualquier aspirante a cineasta que se precie, el caso de Tarantino representa un poco ese sueño dorado que tan imposible resulta en un mundillo tan poblado de admiradores como el cine. Tarantino ha llegado a ser, por decirlo de alguna manera, el Jim Morrison del cine moderno, o si se quiere, el James Dean de los noventa en el planeta Hollywood. De ser un empleado de videoclub aficionado al cine, pasó, en tan sólo media década, a dirigir películas de abultados presupuestos financiadas por grandes estudios de Hollywood; películas que, por si fuera poco, cuentan con grandes repartos compuestos por múltiples estrellas mundialmente conocidas (Bruce Willis, Robert De Niro, Uma Thurman, John Travolta, Michael Keaton...). Y además de esto, resulta que no por ello ha perdido Tarantino su virtud creadora de antaño. Al contrario que otros directores, el ha sabido conservar su estilo propio y hacer las películas que el ha querido sin estar por ello relegado a productoras independientes de andar por casa (si bien cierto sector de la crítica sigue empeñado en referirse a él como "estandarte del cine independiente"). Y no contento con esto, no sólo ha cosechado éxito mundial con sus películas, sino que crítica y público lo han encumbrado como auténtica cabeza visible de un nuevo movimiento, de una nueva forma de hacer cine "a lo Tarantino" (si bien de nueva no tiene nada, pero bueno). Y todo esto en poco más de cinco años.

Pero de la supuesta "comercialidad" e "independencia" de Tarantino ya habrá tiempo de hablar en otras secciones. Aquí y ahora vamos a lo que nos ocupa.

Quentin Zastoupil (que es ese su verdadero nombre, ya que el apellido paterno de Tarantino lo recuperó exclusivamente para su carrera cinematográfica por sugerencia de su profesor de interpretación), nació en Knoxville, Tennessee, el 27 de marzo de 1963. Hijo de madre soltera, Quentin no llegó nunca a conocer a su padre, un músico llamado Tony Tarantino; al parecer, Connie, su madre, se fugó del hogar paterno por las presiones que sufría, y para ello se arrejuntó con el mencionado sujeto, que la dejó embarazada a la tierna edad de 16 años. Como Tony Tarantino no parecía tener intención de cumplir con sus deberes paternales, Connie decidió criar al niño por si misma. Le puso el nombre de Quentin en homenaje a Quint, su personaje favorito de la serie televisiva LA LEY DEL REVOLVER, al que interpretaba Burt Reynolds (al parecer, Connie creía que el nombre de Quint procedía de "Quentin"). Connie terminó sus estudios en el instituto tres años después del nacimiento de Quentin, tras lo cual ambos se trasladaron a Los Angeles, donde Connie conoció a otro músico llamado Curt Zastoupil, con quien se casó. Empezo entonces a trabajar en la industria sanitaria, en la que poco a poco fue subiendo de puesto hasta convertirse en toda una ejecutiva. El sueldo procedente de tal puesto de trabajo sería usado para adquirir una bonita casa en South Bay, barrio de clase media-alta en la ciudad de Los Angeles.

Ya desde su más tierna infancia, Quentin mostró inquietudes artísticas, y tuvo desde pequeño grandes problemas de adaptación entre los compañeros de clase (al igual que la mayor parte de los genios, para qué engañarnos). Era pues, un niño bastante solitario e imaginativo. Como él mismo cuenta, a veces su madre lo sorprendía diciendo palabrotas al jugar con sus GI Joes, y al regañarle, Quentin respondía: "No soy yo, mama, son los personajes. Son estos tipos, ellos dicen esas cosas".
 

Otro elemento presente en la vida de Quentin desde sus primeros días fue la televisión. El actor Steve Buscemi hablaba de Quentin tal que así: "Cuando vi PULP FICTION, con ese niño pequeño mirando una gran televisión, él solo en la habitación, con la tele como única amiga... Para mí, ese niño es el propio Quentin". En las ocasiones en que su madre conseguía despegarle de la pantalla del televisor para sacarle por ahí, solía ser siempre para ir al cine, a ver las películas en pantalla grande. Su madre recuerda: "En el trabajo, a veces me daban entradas para partidos de béisbol o de fútbol americano; yo pensaba que aquello sería algo divertido para un niño, pero no había manera de llevar a Quentin a un partido; no quería más que ir al cine". Y desde luego, no podemos decir que la suerte no acompañara al joven Quentin: aquella época (finales de los sesenta, principios de los setenta) fue precisamente el tiempo de esplendor en el cine americano en lo que a tolerancia se refiere, debido a la ruptura con el antiguo código Hays, que llevaba en activo desde 1934.
 


Tarantino con Uma Thurman

Durante un corto e intenso período de unos pocos años, en Estados Unidos podían exhibirse películas que mostraran imágenes gráficas de violencia y sexo sin censura alguna. Lógicamente tenían un sistema orientativo de calificaciones por edades, pero salvo la calificación X (limitada al cine porno y a algunos softcores europeos de terror y sexo), ninguna calificación era estrictamente prohibitiva, es decir, que en teoría, cualquier niño de cualquier edad podía ver cualquier película siempre y cuando fuera acompañado por un adulto. Por su parte, Connie no tuvo inconveniente en que Quentin asistiera a las proyecciones de toda aquella nueva oleada de polémicas películas producidas por Hollywood. Así, a lo largo de su infancia, Quentin tuvo ocasión de ver películas que le marcarían para siempre, como CONOCIMIENTO CARNAL de Mike Nichols, GRUPO SALVAJE de Sam Peckinpah, o DELIVERANCE de John Boorman.

Respecto a la televisión, fue decisiva para transmitir a Quentin el tipo de mentalidad que el americano medio tenía en aquella época de guerra con el Vietnam. él mismo recuerda: "La guerra del Vietnam y el caso Watergate supusieron un doble golpe que básicamente destruyó la fe de los americanos en su propio país. La impresión que recibía de mis padres según crecía era la de que todo lo que oías no eran más que putas mentiras". Las películas favoritas de Quentin en los años setenta rezuman ese sentimiento de desengaño: la reaccionaria TAXI DRIVER de Martin Scorsese,las pesimistas epopeyas de zombis de George Romero, o la abundante serie de películas sobre el Vietnam que se generaban incansablemente, fueron las culpables de muchas de las obsesiones cinematográficas de Quentin.

Este tipo de aficiones eran quizás comprensibles en un niño al que su madre acostumbraba a leer el Moby Dick de Melville en vez de los clásicos cuentos infantiles, y al que su abuela alcohólica acostumbraba a maltratar físicamente. Suponemos que fueron cosas como estas (y no otras) las que le hicieron dejar la escuela a la temprana edad de quince años, ya que desde luego no fue la falta de capacidades (Quentin era suficientemente espabilado, e incluso obtuvo 160 puntos en el test de inteligencia del colegio). El propio Tarantino lo recuerda: "Yo era un poco el niño tonto que no puede seguir el nivel de la clase". Y es que al parecer Quentin tenía problemas con todas las asignaturas del colegio (lengua, matemáticas,...). Hoy en día, aún tiene bastantes problemas con la ortografía. Ya en la escuela, tenía ese mismo patrón de comportamiento que hoy se le conoce, esa tendencia a gesticular constantemente y hablar como una locomotora a unas cien palabras por minuto, a veces hasta los extremos de lo ininteligible. Debido a esto, sus profesores lo consideraron "hiperactivo", y trataron de medicarlo con Ritalin, un calmante que su madre desautorizó en todo momento. Al igual que el singular Holden Caulfield (personaje inmortal creado por J.D. Salinger y que marcó la adolescencia de Tarantino), Quentin se convirtió en un ávido lector, aunque no por ello mejoró sus resultados académicos. Ni siquiera se esforzaba en intentar mejorarlos, ya que, al igual que Holden, tenía la sensación de que el colegio no le aportaba nada. En muchas ocasiones, ni siquiera asistía a las clases, y se quedaba en casa leyendo, o simplemente sin hacer nada. Finalmente, Connie le permitió dejar sus estudios a cambio de que encontrara un empleo.

Al dejar el colegio, los pasos de Quentin se encaminaron lógicamente hacia el mundo del cine. Pero al contrario de lo que mucha gente cree, no fueron los guiones lo primero que llamó su atención, sino que Quentin, a la manera del teenager común, prefirió centrarse en el mundo de la interpretación. Así es como se matriculó a los 16 años en la escuela de actores James Best, mayormente enfocada a la interpretación televisiva (cómo actuar para la cámara, y ese tipo de cosas). En las clases a las que aquí acudía, solían ensayarse sobre todo prestigiosos textos escritos de autores como Tennessee Williams y compañía. Sin embargo, Quentin y su pequeño grupúsculo de amiguetes en seguida se hicieron notar en las clases, aprovechando cada oportunidad que tenían para interpretar escenas de AL ROJO VIVO, y en general de todo el cine policíaco de moda en los setenta. Entre estos descerebrados individuos se hallaban dos de sus posteriores compañeros de fatigas, Craig Hamann y Rich Turner (este último, para los más curiosos, es el tío que interpreta en RESERVOIR DOGS al sheriff que cuenta experiencias policiales en el baño en el que entra el Sr. Naranja). Entre otras delirantes ideas, Quentin y sus amigos presionaban a los directivos de la escuela para que les dejaran usar armas de fuego reales durante sus representaciones (sobra decir que no lo consiguieron). Quentin estudió en la escuela James Best durante tres intensos años. Absurdamente, se costeaba las clases trabajando como acomodador en un cine porno al que legalmente no tenía edad para asistir. Y por si esto fuera poco, vivía en el área de Torrance y no tenía coche ni carnet de conducir, lo cual, en una ciudad como Los Angeles (que es toda autopista) es casi como no existir: "Tardaba tres horas en ir a la escuela, en tres autobuses diferentes, que encima dejaban de circular a una determinada hora por la noche. A veces, me llevaba el saco de dormir y dormía en la escuela".

Las clases de interpretación recibidas en esta escuela han sido el único aprendizaje cinematográfico de Quentin, que jamás ha estudiado cine ni nada similar: "Y entonces, tras estudiar interpretación durante años, cuando llega la hora de salir a buscarse la vida, resulta que me doy cuenta de que lo que realmente quiero hacer es dirigir, porque para mí era diferente que para el resto de los que estudiaron interpretación conmigo. Yo siempre me concentré en las películas. Sabía mucho sobre ellas, eran mi principal interés. Ellos querían trabajar con Robert De Niro o Al Pacino, y a mí también me habría encantado trabajar con ellos, pero lo que realmente quería era trabajar con los directores. Quería trabajar con Francis Ford Coppola, quería trabajar con Brian de Palma. Incluso habría aprendido italiano para trabajar con Dario Argento".

Tras dejar la escuela de actores, consiguió, de alguna forma que desconozco, un empleo de cazatalentos para la industria aeronáutica en el que ganaba 1.200 dólares al mes. Como era de esperar, su nivel de vida y su poder adquisitivo subieron considerablemente. Fue entonces cuando se compró su primera cámara de vídeo casera y empezó a hacer sus primeros vídeos. Por aquella época, Quentin solía devorar literalmente montones de películas en vídeo, por lo que era uno de los más rentables clientes del videoclub Video Archives, una especie de mega-videoclub a lo grande que había cerca de su casa, en Manhattan Beach, y en el que contaban con una gigantesca pantalla panorámica en la que siempre podía verse alguna cinta que otra. Un buen día, Quentin aceptó un puesto de empleado en dicho videoclub, sustituyendo de forma sorprendente su cuantioso contrato con la industria aeronáutica por un trabajillo cutre de a 4 dólares la hora. Sin embargo, las experiencias aquí vividas constituyen la verdadera lanzadera que impulsaría a Quentin, tanto moral como económicamente, hacia la industria del séptimo arte. Tras el mostrador de este videoclub, Quentin conoció a Roger Avary (consejero espiritual de Tarantino durante toda su carrera como guionista, y posteriormente metido a director con la bárbara KILLING ZOE). Entre ambos sujetos, acabaron convirtiendo el Video Archives en una especie de café bohemio poblado por los más diversos freaks aficionados al cine. Avary y Tarantino programaban ciclos de cine en el videoclub, dedicándolos mayormente a autores y cinematografías ignotas (al menos en los States, donde hablar de directores europeos es ya todo un símbolo de erudición cinéfila). De este modo, tuvieron lugar en el Video Archives ciclos dedicados a directores como Akira Kurosawa o Jean-Luc Godard, así como otros más peculiares, como el ciclo de "películas en las que las mujeres golpean a sus maridos" (sic). Paralelamente, el Video Archives era el punto de confluencia habitual de los cinéfagos más voraces, y no era raro el observar allí discusiones mesiánicas sobre los más diversos temas relacionados con el cine y la música (que es otra de las grandes pasiones de Tarantino). Una de las discusiones más surrealistas que tuvieron lugar aquí tuvo que ver con el verdadero sentido del tema de Madonna Like a Virgin, discusión que Quentin incorporaría posteriormente al guión de RESERVOIR DOGS. Tarantino recuerda aquellos días de forma gratificante: "Acabo siendo como mi universidad. No es que aprendiera mucho sobre películas mientras estuve allí. De hecho, si me contrataron fue precisamente porque era, ya sabes, un loco por el cine. Pero aquello me permitió dejar de trabajar para ganarme la vida. Trabajando en este sitio, podía pasarme todo el día hablando sobre cine y recomendando películas. Y me encontraba realmente cómodo, muy cómodo". Quentin se convirtió un poco en el crítico de cine local, ya que aprendió a valorar cada película por si misma y a buscar la película adecuada para cada momento: <<Llegó un punto en el que los clientes, nada más entrar por la puerta me preguntaban: "¿Qué me apetece ver hoy, Quentin?", y yo les aconsejaba: "Bien, por ejemplo, aqui tienes STRAIGHT TIME, con Dustin Hoffman, que es una de las mejores películas de cine negro de todos los tiempos">>.

Los compañeros de trabajo de Quentin no guardan un recuerdo muy distinto de él: "Aquel era uno de los pocos lugares en los que Quentin, aceptando un trabajo como un tipo normal, podía convertirse en una estrella. Porque era algo así como la Estrella de la Tienda". Su propio jefe, Lance Lawson, también opina sobre él: "Cuando algún cliente venía y me preguntaba por alguna película desconocida, yo podía decirle quién la había dirigido, en qué año y con qué reparto. Y luego venía Quentin y le decía quiénes eran los actores secundarios, quién era el director de fotografía, quién era el guionista, y con suerte, quizás hasta le representaba un par de escenas de la película, cuyos diálogos recordaba de memoria".

Otro de los recuerdos de aquella época, no ya tan nostálgico como los anteriores era el del mal humor y el temperamento violento de Quentin. él mismo admite su propia agresividad: <<En mi adolescencia tomé la decisión de que quería ser un tipo duro. ¿Has oído alguna vez esa expresión como la de los profesores cuando algún chaval causa problemas: "Algún día te meterás con el tío equivocado"? Pues bien, yo tan sólo tenía esto en mi cabeza: quería ser el tío equivocado. Quería ser el tipo con el que algún gilipollas empieza una pelea y luego desearía no haberlo hecho. Sabía que el primero en golpear es el que tiene más probabilidades de ganar la pelea, por lo que cuando parecía que iba a surgir una pelea, yo sencillamente golpeaba al chaval de lleno en la cara e iba dejándolo fuera de combate. Me convertí en mi peor enemigo, porque luego la gente intentaba joderme, debido a que era uno de esos tipos duros. Para cuando tenía 22 años ya estaba bastante fuera del sistema>>. Por su parte, Roger Avary recuerda una anécdota a este respecto: <<Un cliente entró en el Video Archives, donde trabajábamos Quentin y yo. Vino a devolver una cinta con tres meses de retraso. Quentin le dijo que iba a costarle una pasta por las fianzas del retraso. El tío dijo: "Oh, eso es mucho dinero, así que me quedaré con la cinta", y se dispuso a salir de la tienda. Bien, pues Quentin fue detrás del tipo. Quentin, con todo su peso, se lanzó directo al pecho del tío y lo empujó fuera. Siguió empujándole y empujándole. Y el tipo era muy grande. Lo que ocurre con Quentin es que no tiene miedo de ese tipo de cosas. Sabe cuidar de si mismo. Ha vivido en algunos de los peores barrios>>.

Y es en estas circunstancias cuando Quentin decide que su futuro tendrá que ver con las películas, y en concreto, con la narración de historias. Así que sin quererlo ni beberlo, se saca de la manga un guión basado en una idea de su amigo Craig Hamann. El guión se titulaba MY BEST FRIEND’S BIRTHDAY, y contaba la historia de un tipo que contrataba a una prostituta como regalo de cumpleaños para su mejor amigo (¿os suena? :)). Ya en este guión (que posteriormente, tras evolucionar mucho, acabaría convirtiéndose en lo que hoy conocemos como AMOR A QUEMARROPA) se veía claramente el estilo de Tarantino, o lo que es lo mismo, un cine popular influenciado a partes iguales por la Nouvelle Vague y por las pelis de motoristas de los auto-cines. Las referencias a películas, series de TV, productos de consumo americano, etc.... eran ya marca de la casa. Incluso hay un personaje que desiste de suicidarse por ver un episodio de LA FAMILIA PARTRIDGE. El personaje lo interpreta el propio Tarantino, hablando directamente a la cámara: <<Me sentía triste y deprimido, pero por ninguna razón en concreto, tan sólo esa nube oscura sobre mi cabeza. Iba a suicidarme. Iba a suicidarme de verdad. Iba a ir al baño, iba a llenar la bañera de agua caliente e iba a cortarme las venas. Iba a hacerlo de verdad. Y que un niño de tres años piense una cosa así es deprimente... ¿Sabes qué fue lo que me salvó?.... Fue LA FAMILIA PARTRIDGE. Iba a empezar LA FAMILIA PARTRIDGE y yo tenía muchas ganas de verlo, así que me dije, "De acuerdo, voy a ver LA FAMILIA PARTRIDGE y luego me suicidaré". Pues bien, lo vi, y era un episodio realmente divertido, era ese en el que Danny se mete en líos con la banda. Y, eh... bueno, después no me sentía con ganas de suicidarme. Todo aquello funcionó de un modo u otro>>. Evidentemente, se notaba que todo el guión estaba escrito por un principiante novato, pero en fin, aquello era lo que había. Así que Quentin, emulando a un Ed Wood de la nueva generación, y con una confianza y una ilusión desbordantes, pretende sacar adelante un guión que él cree magistral, con unos medios paupérrimos y un equipo inexperto (aunque claro que él no le da mucha importancia a esto todavía).

El rodaje de MY BEST FRIEND’S BIRTHDAY sería comparable a la famosa epopeya amiguetil que el director Peter Jackson llevó a cabo en MAL GUSTO. Para empezar el equipo estaba integrado por Quentin y sus amigos del videoclub y de la escuela de actores, a quienes había embaucado para que curraran gratuitamente en su película. El mencionado Craig Hamann encarnaba a Mickey, el amigo que cumplía años, mientras que el propio Quentin hacía el papel de su amigo Clarence. El presupuesto del film era inexistente (se iba comprando sobre la marcha lo que era necesario); se rodaba con película de deshecho (probablemente caducada), en cutre-16 mm., y con una cámara Bolex de las antiguas que encima estaba sin blindar, por lo que había que amortiguar las vibraciones en plan casposo con unos cartones. Tanto el equipo técnico como los actores (en muchos casos las mismas personas) eran absolutamente inexpertos en esto del cine, por lo que el rodaje terminó siendo toda una odisea. De hecho, dicho rodaje se prolongó durante tres largos años, tiempo durante el que los actores se cortaban el pelo, se afeitaban, variaban de peso considerablemente... y claro, a efectos de lenguaje cinematográfico, esto repercutió en innumerables fallos de raccord y continuidad (el mismo actor, en diferentes planos de la misma secuencia, podía aparecer pálido y luego bronceado). Ni que decir tiene que el producto resultante, de poco más de una hora de duración, no fue precisamente una obra maestra ni mucho menos. Además de los fallos técnicos, la peli estaba torpemente narrada, y resultaba (según quienes la han visto) realmente aburrida. Sin embargo, la experiencia fue infinitamente valiosa para Quentin, ya que fue en el rodaje de MY BEST FRIEND’S BIRTHDAY donde aprendió a desempeñar su trabajo en una situación extrema, afrontando las dificultades económicas y solventándolas buenamente como podía.

A lo largo de los tres años que duró el rodaje de MY BEST FRIEND’S BIRTHDAY, Quentin fue escribiendo un guión personal mucho más denso y elaborado, que partía básicamente de la misma idea que su película anterior. Fue el guión que acabó posteriormente convertido en AMOR A QUEMARROPA, pero eso aún Quentin no lo sabía. Por aquel entonces el guión se titulaba THE OPEN ROAD, y contaba la historia de un joven al que un amigo suyo envía una prostituta como regalo de cumpleaños. Posteriormente, el chico y la prostituta se acaban enamorando y desafían al chulo de ella, robándole un maletín de heroína y emprendiendo una huida desenfrenada al estilo de la road movie tradicional, convirtiéndose en dos violentos rebeldes que viven según su propia moral, matando y asesinando. A partir de ahí, Quentin dividió el guión en dos historias: THE OPEN ROAD se centraría sólo en la primera parte, con los personajes de Clarence y Alabama, mientras que la segunda parte, con violentos asesinatos al más puro estilo MALAS TIERRAS, acabaría convirtiéndose en lo que hoy conocemos como ASESINOS NATOS.

La primera persona que confió en el talento de Quentin como guionista fue la manager Cathryn James. Ella fue quien le consiguió sus primeros papeles en el cine y la televisión, si bien éstos más bien brillaron por su ausencia. El Curriculum que Tarantino entregó a su agente era cuando menos sorprendente: entre muchos otros datos falsos, figuraba que había intervenido como actor en EL REY LEAR de Jean-Luc Godard (dato que Tarantino incluyó porque estaba seguro de que nadie habría visto ni conocería la película), y que había interpretado a uno de los motoristas en ZOMBIE de George Romero (dato que aportó debido a que uno de los motoristas que aparecen al final de la película se parece a Tarantino). El hecho de que al rodarse estas películas Quentin tuviera unos 16 años no pareció disuadirle a la hora de introducir información tan engañosa en su Curriculum Vitae.

Cathryn James comenzó a mover el guión de THE OPEN ROAD por diversos estudios sin obtener ningún éxito. Hay que mencionar aquí que Tarantino no sabe escribir a máquina, por lo que siempre escribe sus guiones a mano y luego se los da a alguien para que se los pase a máquina. Por aquel entonces, Quentin no podía permitirse pagar servicios de mecanografía, así que redactó el guión a mano y con una letra pésima e indescifrable, en papeles de diferentes tamaños y colores, para mayor estupor de los productores que lo recibían. En una ocasión, un productor envió a Cathryn James la siguiente respuesta tras recibir el guión de THE OPEN ROAD:

Querida Cathryn de los cojones:
¿Cómo te atreves a mandarme esta puta mierda? Tienes que haberte vuelto majara. ¿Quieres saber qué impresión me ha causado? Ahí tienes tu puta muerda, quédatela. Y que te follen
.

Sin embargo, nunca se sabe lo que puede depararnos el destino y para sorpresa de todos, resultó que el productor Stanley Margolis quedó impresionado por el guión de Quentin (a pesar de su presentación), y se interesó en adquirirlo. Quentin, si bien accedió a vendérselo, hizo algunos intentos por convencer a Margolis de que le dejara dirigirlo. Como garantía de su talento, mostró a Margolis una copia de su film MY BEST FRIEND’S BIRTHDAY. Tras visionarlo, de horrendo que le pareció, Margolis puso a Quentin de patitas en la calle, aunque no sin antes darle un consejo que le sería útil en el futuro: "Hijo mío, nunca enseñes a nadie esa película si quieres convencerle de tu talento como director". Quentin cobró su cheque y se quedó con una opción sobre el guión, aunque resultó que al igual que pasaría con sus guiones para ASESINOS NATOS y ABIERTO HASTA EL AMANECER, la película no se realizaría hasta después del éxito de RESERVOIR DOGS, por lo que no vio ni un centavo hasta entonces. E incluso entonces, no recibió por el guión más que lo mínimo estipulado por el sindicato: 50.000 dólares en conceptos de derechos de autor.

Tras estos avatares, Quentin se muda a otro apartamento y decide buscar trabajo en el mundo del cine haciendo lo que sea. Sin embargo, no le da tiempo siquiera a decir "esta boca es mía" para cuando unos policías lo despiertan en plena noche y lo arrestan por no pagar sus multas de aparcamiento. Entonces pasa una semana en la cárcel, en una celda que comparte con otros 28 presos. Esta experiencia le impacta profundamente y le impulsa a escribir el guión de ASESINOS NATOS, que luego consigue vender sin mayor percance, aunque Oliver Stone lo cambiara finalmente de arriba a abajo. él mismo cuenta lo que ocurrió con aquel guión: "Así que había escrito ASESINOS NATOS. Toda mi mentalidad era algo así como: de acuerdo, he escrito ASESINOS NATOS y voy a rodarla por medio millón de dólares. Pero al igual que pasó con AMOR A QUEMARROPA, pasaba el tiempo y nadie se preocupaba de rodar la película. Me tiré así un año y medio. Finalmente, me convencí de que nadie iba a darme dinero para hacer una película, aquello no iba a ocurrir. ¿Por qué habrían de dármelo?". Estas convicciones le hicieron darse cuenta del fallo que había cometido con los dos guiones que había escrito hasta la fecha: habían sido escritos para rodarse con un presupuesto mínimo de un millón de dólares, si no más. La única forma que tendría de conseguir dinero sería planear un proyecto que se pudiera rodar con unos 30.000 dólares. Ese proyecto sería RESERVOIR DOGS. El caso es que por el momento, acabó cansándose de esperar a que le dejaran dirigir ASESINOS NATOS, y terminó por pasarle el muerto al productor Rand Vossler, por aquel entonces bastante relacionado con Tarantino.

Tras salir de la cárcel, y a la vez que escribía el citado guión, tuvo también ocasión de participar como extra disfrazado de Elvis Presley en un mítico episodio de LAS CHICAS DE ORO. Pero lo que verdaderamente ilusiona a Quentin no es eso, sino la llamada por parte del reputado artista de FX Robert Kurzmann, pidiéndole que escriba un guión sobre una idea que pretende llevar a la pantalla. Se trata de una road movie con vampiros que en principio promete ser totalmente desquiciada, y que será la película que más tarde hemos llegado a conocer como ABIERTO HASTA EL AMANECER. Como el guión de Tarantino no parecía ser demasiado bueno, el proyecto no vio luz verde hasta 1995, cuando el nombre de Tarantino era ya una garantía de calidad. Además, parece ser que hubo de por medio una especie de trato según el cual Quentin se comprometía a escribirles el guión sin cobrar nada, si luego ellos se comprometían a hacerle gratuitamente los FX de su primera película, cosa que Kurzmann y sus compañeros hicieron gustosamente, firmando los sencillos FX de RESERVOIR DOGS. No obstante, parece ser que Quentin sí que llegó a cobrar 1.500 míseros dólares por su guión (supongo que de forma simbólica), lo que le sorprendió gratamente, ya que era la primera vez que alguien le ofrecía dinero por escribir (sin ver antes un guión ya escrito, quiero decir).

La historia sobre cómo se gestó un film como RESERVOIR DOGS podéis leerla en la sección dedicada a la película en cuestión. Y el resto de la historia es bien conocida por todos: RESERVOIR DOGS se convierte en la cult-movie definitiva para todos los aficionados al cine a lo largo y ancho del globo terráqueo, y las diferentes productoras comienzan a llevar los guiones de Quentin a la pantalla, resaltando, en un caso único del cine moderno, el nombre del guionista como atractivo de la producción. Además, la empresa Miramax, filial de la Disney, se atreve a producir PULP FICTION, dejándole a Tarantino meter baza con su compañía A Band Apart (nombre cogido de una película de Jean-Luc Godard, para más señas). Dicha compañía también tendrá tajada en otros films como ABIERTO HASTA EL AMANECER, KILLING ZOE, TU ASESINA QUE NOSOTRAS LIMPIAMOS LA SANGRE, FOUR ROOMS y JACKIE BROWN, todas ellas escritas, producidas o dirigidas por Tarantino. Tras acumular todo tipo de premios y halagos con PULP FICTION, Tarantino estrenó JACKIE BROWN, un retorno a la blaxploitation de los setenta pero sin perder el estilo que caracteriza al maestro de Knoxville, si bien algunos de sus seguidores parecen haberse sentido decepcionados por la falta de la violencia y el humor kamikaze que definen el resto de sus obras.

Fuente: Web Personal de Unai Epelde



Uma Thurman conTarantino

Biography

Director/Screenwriter/Executive Producer/Actor/Screen Story/Producer: March 27, 1963 - Knoxville, TN

The career of Quentin Tarantino instantly became the stuff of Hollywood legend. His improbable story incorporates plot elements previously encountered in earlier "boy wonder" lore (e.g., the youthful adventures of Orson Welles and Steven Spielberg) but, much like this unlikely celebrity's rapid-fire vocal delivery, the pace has been greatly accelerated. By 2003 Tarantino, who also has acted in several features, had helmed only four feature films and one segment of a poorly received omnibus film, which would hardly seem to justify the book-length studies of the filmmaker's work or his considerable influence on a generation of subsequent writers and directors. Of course, winning the Oscar, Golden Globe and numerous critics' awards for Best Original Screenplay for the groundbreaking and much-imitated "Pulp Fiction" (1994) added to his luster. Not bad for a high school dropout who picked up much of his film education while working as a video store clerk.

For better or worse, the entertainment press has selected Tarantino as the symbol of a new generation of young directors of popular films. Hailed by VARIETY as "the video store generation of filmmakers", these would-be auteurs learned what they know about moviemaking and film history by watching tapes on TV and not at film school. A minimum wage job behind a video store counter became a road to a treasure trove of cinematic expression--particularly if one worked, as Tarantino did, at a well-stocked outfit like Video Archives in Manhattan Beach. Cinephiles rather than cineastes, these young buffs tended to have rather catholic if idiosyncratic tastes. One can see influences of everything from arcane Hong Kong action titles to French New Wave classics in Tarantino's work.

Tarantino and his mother left Knoxville, TN when he was two years old and settled in Los Angeles. After leaving school, he held a succession of odd jobs before finding his niche at Video Archives where, for five years, he regaled customers, including many low-profile industry players, with his passionate opinions and recommendations. There Tarantino first met the film school-trained Roger Avary, his future collaborator on the screenplays for "Reservoir Dogs" (1992), "True Romance" (1993) and "Pulp Fiction" (although the exact nature of their work together remains in dispute).

The pair was hired by producer John Langley, a regular customer who was impressed by the duo's film knowledge, to work as production assistants on a Dolph Lundgren exercise video. This led to work at Cinetel Productions, where they hooked up with producer Lawrence Bender and finished their screenplay for "Dogs". "The Tarantino Story" kicked into high gear with the release of this acclaimed feature debut as writer-director-actor. A brutally violent yet elegantly written crime drama originally budgeted for a mere $35,000, the production grew to $1.5 million when Harvey Keitel became enamored of the script and agreed to star. The result, a cleverly structured and stylized caper with themes of masculinity, loyalty and betrayal, benefited greatly from top notch tough-guy performances from a superior ensemble that also included Tim Roth, Steve Buscemi and Michael Madsen. It premiered at the 1992 Sundance Film Festival and was pointedly snubbed by the jury. Nonetheless, Tarantino was courted by the industry and lionized by some as the next Martin Scorsese, albeit with liberal sprinklings of Samuel Fuller and John Woo.

Tarantino continued in this vein with the screenplay for "True Romance,” a gleefully adolescent daydream fueled by pop culture, violence and testosterone. Slickly directed by Tony Scott, the film offered grandstanding performances and a glossy commercial sheen that rendered the ample violence less distressing than that in "Dogs". "Natural Born Killers", also penned during the same burst of creativity, was helmed with a heavy hand by Oliver Stone, who had the script extensively rewritten, consigning Tarantino to a story credit. Consequently, Stone, quite heavily and publicly criticized by Tarantino, took the kudos and brickbats that the controversial film eventually generated.

Tarantino returned to the director's chair for "Pulp Fiction,” marking a return to a familiar urban landscape characterized by themes of trust, betrayal, and inhabited by gangsters given to low-level postulating. Boasting another A-list cast including Bruce Willis, John Travolta, Samuel L Jackson, Uma Thurman and Christopher Walken, the film premiered to acclaim and some controversy at the 1994 Cannes Film Festival where it received the Palme d'Or. It went on to surprising box-office success, grossing over $100 million domestically. "Pulp" made Tarantino the toast of Tinseltown and resuscitated the commercial and critical fortunes of Travolta, whose career management became a well-publicized sideline for the red-hot young filmmaker.

After taking home well over a dozen major awards for "Pulp Fiction", Tarantino was all but omnipresent in late 1994 and 1995. As an actor, he had began popping up in small roles in independent features ("Sleep With Me" and "Somebody to Love", both 1994) but was now being cast in low and medium budget studio pictures. He was the lead in the disastrous comic fantasy "Destiny Turns on the Radio" and did an enjoyable turn as a hapless drug dealer in Robert Rodriguez's "Desperado" (both 1995). Segueing to TV, Tarantino did a guest shot on Margaret Cho's ABC sitcom "All-American Girl" and directed a flashy installment of the hit NBC medical drama "ER" (A few years later, Tarantino was to direct an installment of the popular sci-fi series "The X-Files," but he had refused to join the Directors Guild of America and was unable to secure a waiver to be able to helm the episode).

Tarantino and Bender expanded their production company A Band Apart (taken from "Bande a Part", the original French title of Jean-Luc Godard's 1964 classic "Band of Outsiders") to include A Band Apart Commercials and Rolling Thunder. The latter was a specialty distribution label under Miramax Pictures designed to acquire, distribute and market four films per year. The emphasis would be on visceral, exploitation-tinged genre movies. The first acquisition was a quirky Hong Kong import, Wong Kar-Wai's "Chungking Express" (1994, but released in the USA in 1996), an exquisitely stylized romantic comedy in police drama drag.

As a filmmaker, Tarantino returned to the screen to executive produce "Four Rooms" (1995), a poorly received comedy anthology, for which he also wrote, directed and starred in one segment. He fared better as executive producer, scripter and co-star of Rodriguez's "From Dusk Till Dawn" (1996), a moody, violent crime flick transformed halfway through into a gory, special effects-laden vampire movie. The reviews were mixed but box office was brisk. Still in demand as an actor, Tarantino played an unsympathetic version of himself as "QT" in Spike Lee's sex comedy "Girl 6" (1996).

For his long-awaited follow-up feature, Tarantino adapted Elmore Leonard's novel "Rum Punch" and turned it into "Jackie Brown" (1997), a vehicle for actress Pam Grier. Those expecting "Pulp Fiction 2" were disappointed slightly, but the auteur fashioned a textured, satisfying story about a flight attendant (Grier) who conspires with a bail bondsman (Robert Forster) to take down a gun dealer (Samuel L Jackson). While some critics carped over the film's length, most were enthralled with the script and the casting.

Other than a 1998 acting appearance on stage opposite Marissa Tomei in the new Broadway version of "Wait Until Dark" (playing the Harry Roat to mixed-to-poor reviews) and a small role in the Adam Sandler comedy "Little Nicky" (2000), Tarantino took a long hiatus from public appearances and especially from filmmaking--amid tabloid headlines proclaiming rumors of writer's block, pot smoking, temper tantrums and fistfights; rumors he denied--as he searched for the right follow-up project. He spent three years developing a World War II epic called "Inglorious Bastards" but he could never come up with an ending for it. He finally settled on his self-penned script "Kill Bill," an unabashed if violently bloody valentine to the kung fu and blaxploitation films he loved as a youth, after encountering his "Pulp Fiction" player Uma Thurman at a 2000 Oscar bash who recalled an idea the two cooked up on the set of their earlier collaboration. The story centered on a bride who is left for dead after her wedding party is slaughtered at the chapel. The woman swears vengeance on the attackers and hunts them down one by one. Tarantino gave Thurman 30 pages of script for her 30th birthday, and the film, a meditation on vengeance described by the auteur as "the movie of my geek movie dreams," was soon a go.

Although initially set as a $42 million movie, "Kill Bill" ballooned into a $60-plus million, three hour opus that took 155 days to shoot--some insiders believed this was the writer-director's movie meltdown, equivalent to Francis Ford Coppola's "Apocalypse Now," but Tarantino kept forging forward until the film was finished. Miramax, the studio behind "Kill Bill," was impressed with the quality of the footage yet unsure of an audience's ability to endure such levels of relentless violence. In a shrewd movie both financially and hype-wise, the studio decided to issue the film in two parts just months away from each other as "Kill Bill, Vol. 1" (2003) and "Kill Bill, Vol. 2" (2004)—although studio head Harvey Weinstein did have to haggle with Tarantino and Lawrence Bender to give up some of their compensation in order to provide for increased marketing costs and star salaries (rather than budget overages), at least until the studio saw a profit returned. One of the most graphically violent films ever released—with an R rating, no less—"Kill Bill, Vol. 1" proved to be every bit as critically polarizing as each previous Tarantino effort, with many critics calling it brilliant cinema and others decrying its gut-wrenching scenes. And like many other Tarantino efforts, "Kill Bill, Vol. 2" spun the already established formula on its head when it scaled down the action in favor of unexpected character moments and the writer-directer's characteristically absorbing dialogue--not to mention demonstrating his gift for luring top-notch performances out of actors whose careers have dimmed (David Carradine, in this case).

Tarantino next appeared as a "special guest director" in director Robert Rodriguez and writer-artist Frank Miller's adaptation of Miller's crime noir comic book series "Sin City" (2005), with Tarantino helming the tense, eerie sequence within "The Big Fat Kill" storyline in which the tough but noble Dwight (Clive Owen) has an extended conversation with the corpse of the corrupt cop Jackie Boy (Benicio del Toro) as he drives to dispose of the dead bodies to the tar pits in hopes of avoiding a turf war. Continuing to demonstrate his love of a wide-ranging array of pop culture icons, Tarantino stepped behind the camera to direct the 2005 season finale of "CSI: Crime Scene Investigation," which featured the final TV performance of Frankl Gorshin and, like "Kill Bill, Vol. 2," a plot centering around a cast member being buried alive. After scoring an Emmy nomination his CSI stint, Tarantino expressed interest in assembling a limited-run series for which he'd write and direct all 12 episodes, "like one big arc/novel." As a performer, he next cameoed as himself in the enchanting ABC telepic "The Muppets' 'Wizard of Oz'" (2005) and made three guest appearances as former SD-6 agent-turned-international criminal McKenas Cole on one of his favorite TV shows, "Alias" (ABC, 2001-06).

A great interview subject, Tarantino has quickly cultivated an intriguing public persona. He enjoys dual status as the "film geek who made good" and the reigning avatar of postmodern "cool". The latter quality is conveyed by the playful hipster tone of his protagonists, their retro clothing, a mastery of pop culture allusions and killer soundtracks. Eventually, the mere fact that Tarantino liked a particular film or performer became a marketable selling point. Tarantino also showed his canny mastery of self-promotion, reviving his fading image as the poster boy for bad boy cinema--he was famously sued by producer Don Murphy for $5,000,000, accused of assault after Tarantino attacked Murphy in restaurant, slammed him against the wall and punched him in 1997—when he appeared apparently tipsy on Jay Leno's "The Tonight Show" while promoting "Kill Bill, Vol. 1" in 2003. Tarantino next added his name to Eli Roth’s second feature, “Hostel” (2006), a brutal horror flick about two American college buddies (Jay Hernandez and Derek Richardson) lured to an out-of-the-way hostel in a Slovakian town rumored to house desperate, but beautiful Eastern European women. Following their wrong heads, both Americans get trapped in a truly sinister situation that plunges them into the dark recesses of human nature.

  • Also Credited As:

    Quentin Jerome Tarantino

  • Born:

    on 03/27/1963 in Knoxville, Tennessee

  • Job Titles:

    Actor, Director, Screenwriter, Executive, Producer, Telephone sales representative, Usher (at the Pussycat Theater in Torrance, California, Video sales clerk

Family
  • Father: Tony Tarantino.

  • Mother: Connie Zastoupil. works for a home medical organization; part-Cherokee

  • Step-father: Curt Zastoupil.

Significant Others
  • Companion: Allison Anders. no longer together

  • Companion: Margaret Cho. no longer together

  • Companion: Mira Sorvino. together from c. January 1996 to February 1998

Milestones
  • 1965 Moved, with mother, from Knoxville, Tennessee to Los Angeles (date approximate)

  • 1985 Spent five years working at Video Archives, a well-stocked video store in suburban Los Angeles; co-worker was future writing collaborator Roger Avary (dates approximate)

  • 1990 Commissioned to write a screenplay based on a 6-page story by Robert Kurtzman (co-founder of the special effects makeup company KNB Effects); eventually became "From Dusk Till Dawn"; was paid $1500 and offered free makeup effects on his "Reservoir Dogs"

  • 1990 TV acting debut as an Elvis impersonator in an episode of "The Golden Girls"

  • 1991 Co-founded A Band Apart Productions with producer Bender to make "Pulp Fiction" and subsequent projects

  • 1992 Feature debut, co-wrote (with Avary), directed and acted in "Reservoir Dogs"

  • 1992 Met future collaborator writer-director Robert Rodriguez at the Toronto Film Festival

  • 1993 First film as screenwriter only, "True Romance", directed by Tony Scott

  • 1994 First film as producer only, executive produced "Killing Zoe", Avary's debut as a writer-director

  • 1994 Made career transforming feature, "Pulp Fiction"; directed, co-wrote and acted in

  • 1994 Played a cameo as a fast-talking bartender in Alexandre Rockwell's "Somebody to Love"

  • 1994 Received story credit for Oliver Stone's "Natural Born Killers"

  • 1994 Received strong notices for performance in "Sleep With Me"

  • 1994 Subject of profile, "Quentin Tarantino: Hollywood's Boy Wonder" on BBC-TV's "Omnibus" series

  • 1995 Did a guest shot on the ABC sitcom "All-American Girl"

  • 1995 Did an uncredited rewrite on Tony Scott's "Crimson Tide"

  • 1995 First collaboration with writer-director Rodriguez, played a small role in "Desperado"

  • 1995 Played first feature lead, Johnny Destiny in "Destiny Turns on the Radio", a romantic comedy-adventure

  • 1995 TV directing debut, "Motherhood", an episode of the hit NBC medical drama "ER"

  • 1995 With Bender, launched A Band Apart Commercials, a commercial production house under the Miramax banner

  • 1995 With producer Bender, set up Rolling Thunder, a specialty distribution label under Miramax Pictures, designed to acquire, distribute and market four films a year

  • 1996 Had earliest screenplay, "My Best Friend's Birthday", acquired by a number of old associates including former manager of seven years Cathryn James and "Natural Born Killers" producers Don Murphy and Jane Hamsher; rewrite assigned to Avary and the original co-writer Craig Hamann

  • 1997 Sued for $5 million by producer Don Murphy after Tarantino assaulted Murphy

  • 1997 With Lawrence Bender, formed A Band Apart Records to market and distribute recordings made on Madonna's Maverick label

  • 1997 Wrote and directed "Jackie Brown", adapted from the Elmore Leonard novel "Rum Punch"; tailored leading role for actress Pam Grier

  • 1998 Starred on stage opposite Marisa Tomei in a revival of "Wait Until Dark"

  • 2000 Had featured role in "Little Nicky", starring Adam Sandler

  • 2002 Played recurring role in episodes of the popular ABC drama series "Alias"

  • 2003 Wrote script "Kill Bill" for actress Uma Thurman; was scheduled to direct in 2001 but postponed after Thurman became pregnant; Released in two volumes "Kill Bill vol. 1" in 2003 and "Kill Bill vol. 2" in 2004

  • 2005 Directed the season finale of the CBS drama "CSI"; also helped develop the story for the final episode (aired in May)

  • Began making (unfinished) first film, "My Best Friend's Birthday", from a screenplay co-written with Craig Hamann; they both co-starred

  • Began studying acting

  • Dropped out of high school at age 15 after ninth grade

  • Hired with Avary as production assistants for a Dolph Lundgren video after impressing John Langley--producer of Fox-TV's "Cops" and a regular customer at Video Archives--with their film knowledge

  • Raised in Los Angeles

  • Will direct "Death Proof," the slasher themed half of the goretastic double feature "Grind House" a collaboration with Robert Rodriguez

  • Working at Cinetel Productions, met future producer Lawrence Bender and finished script for "Reservoir Dogs"

Fuente: Hollywood

 

Filmography

  • Grindhouse (2007) as The Rapist (segment "Planet Terror")

  • Kill Bill: Vol. 2 (2004) as Pei Mei (voice)

  • Planet of the Pitts (2004) as Himself/'Snatch' Premier Interview (DGA)

  • Kill Bill: Volume 1 (2003) as Pai Mei (voice)

  • Little Nicky (2000) as Deacon

  • From Dusk Till Dawn (1996) as Richard Gecko

  • Girl 6 (1996) as Q.T.

  • Desperado (1995) as Pick-Up Guy

  • Destiny Turns On The Radio (1995) as Johnny Destiny

  • Four Rooms (1995) as Chester

  • Pulp Fiction (1994) as Jimmie

  • Sleep With Me (1994) as Sid

  • Somebody To Love (1994) as Bartender

  • Eddie Presley (1993) as Hospital Orderly

  • Reservoir Dogs (1992) as Mr. Brown
    Bastardos sin gloria

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com