Biografías
William Faulkner

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Reportajes a W Faulkner - Sherwood Anderson Vida y obra - Textos sobre Literatura - Textos de W Faulkner

Más sobre Faulkner

Cuando William Faulkner publicó, en 1926, su primera novela, "Soldier's Pay", nadie podía haber sospechado que el fantasma de la novela gótica hacía su aparición para dejar el testimonio de un nuevo punto de vista, portentosamente macabro, sobre la desintegración contemporánea", escribió Alfred Kazin en su libro "On Native Grounds", definiendo la posición de este esritor- en la literatura norteamericana. Faulkner representa, en efecto, el caso de una sensibilidad aguzada, en un periodo de desmoralización e incertidumbre. El tema de sus novelas es la decadencia de la sociedad sureña de los Estados Unidos después de la guerra civil, pero proyectado hacia el problema universal del individuo y su irremediable soledad. Este es el alcance más amplio de su obra, que le valió, en 1950, el Premio Nobel de Literatura, fundamentado en "su contribución a la novela norteamericana" y que compartió con Bertrand Russell.

William Faulkner nació en New Albany, Mississipi, el 25 de septiembre de 18,97. Su bisabuelo, el coronel William Faulkner, veterano de dos guerras, se batió a duelo, construyó el ferrocarril entre Oxford y Memphis y fue el autor de "The White Rose of Memphis" (La Rosa Blanca de Memphis), una de las novelas más populares de su tiempo. Elegido a la legislatura del Estado, fue asesinado por un enemigo político.

Siendo William Faulkner niño, su familia se trasladó a Oxford, lugar que corresponde al pueblo de Jefferson, descrito en la' mayor parte de sus novelas. William Faulkner ingresó a la Universidad del estado, pero la Primera Guerra Europea lo hizo interrumpir sus estudios para incorporarse en la Fuerza Aérea canadiense.

Fue herido en Francia y al firmarse el armisticio, tenía el grado de teniente.

Después de vagar por Europa durante algunos meses, regresó a su país y se radicó en Nueva Orleans, donde convivió con Sherwood Anderson en el Vieux Carré. Sus continuas riñas y reconciliaciones fueron famosas entre la colonia literaria del viejo barrio francés. En 1924, Faulkner publicó un volumen de poemas, "The Marble Faun" (El Fauno de Mármol), y dos años después, "Soldier's Pay" (La Soldada), en que relató el regreso de un aviador al que se suponía muerto en el frente y sus esfuerzos por ajustarse nuevamente a la vida civil.

Textos de Avicena - Textos sobre Filosofía

 

 



 

En 1929, después de contraer matrimonio con Estella Odlham Franklin, regresó a Oxford. Presionado por su desesperada situación económica, realizó toda suerte de oficios. Fue carpintero, pintor y obrero de una planta eléctrica en la que trabajaba desde las seis de la mañana hasta las seis de la tarde. Desde la medianoche hasta el amanecer, escribía, utilizando un barril como escritorio.

En 1927 publicó "Mosquitoes", novela en que el crimen y el sexo se mezclan. A ella siguieron "Sartoris" y "The Sound and the Fury" (El Ruido y el Furor), cuyo título está tomado de los versos de Shakespeare que definen la vida como "a tale told by an idiot, fulí of sound and fury, signifying nothing" (un cuento narrado por un idiota, lleno de ruido y de furor, y que nada significa).

De este libro nace la reputación de Faulkner en los círculos literarios de los Estados Unidos. Su aparición desconcertó a los críticos. Algunos vieron en él a un nuevo Dostoievski. Otros lo atacaron con violencia denunciándolo como escritor decadente y morboso.

"The Sound and the Fury" es la historia de la desintegración de una familia sureña presentada, en parte, a través de la inconexa narración de Benjy, un idiota congénito, incapaz de distinguir entre el pasado y el presente, que se confunden en su cerebro y que él evoca a través de sensaciones visuales u olfativas. "Esta novela no debió ser en sus comienzos más que un cuento largo", le explicó Faulkner a Mauríce Edgar Coindreau, quien la tradujo al francés con el título de "Le Bruit et la Fureur" (1937). "Pensé que sería interesante imaginar los pensamientos de un grupo dé niños, el día del entierro de su abuela, cuya muerte les ha sido ocultada; su curiosidad ante la agitación de la casa, sus esfuerzos por penetrar el misterio, las suposiciones que les acuden al espíritu. Después, concebí la idea de un ser que fuera más que un niño, de un ser que, para resolver el problema, no tuviera siquiera a su servicio un cerebro normalmente constituido, es decir, un idiota. Así nació Benjy. Finalmente, me ocurrió lo que a muchos novelistas: me sentí atraído por uno de mis personajes, Caddy. Tanto afecto le tomé, que no pude decidirme a no hacerla vivir sino en el espacio de un cuento. Ella merecía más. Y así se llevó a cabo mi novela, no diría a pesar mío, pero casi. Ella carecía de título hasta el día en que, de mi subconsciente, surgieron las palabras conocidas de "The Sound and the Fury". Y las adopté, sin reflexionar en que el resto de la cita Shakespereana se aplicaba perfectamente a mi sombría historia de locura y de odio".

La acción de "The Sound and the Fury" se desarrolla en torno a la familia Compson, caída en la miseria y en la depravación, e integrada por Jason Compson y su mujer Carolina; por su hija Candace, llamada habitualmente Caddy, muchacha sensual y voluntariosa que, para ocultar a la criatura que ha tenido de un amante, acompaña a su madre a una estación termal, donde encuentra un marido como padre de su hija; por los tres hijos de Compson: Quentin, Jason y Benjy, el idiota, y, finalmente, por Quentin, la hija de Caddy, quien, en el momento de iniciarse la novela, tiene diecisiete años y, como antaño su madre, se entrega libertinamente a los muchachos del pueblo, mientras su tío Jaon la persigue con su odio implacable. Este odio es el "leitmotiv" de toda la acción, que tiene lugar en tres jornadas, pero en fechas diferentes. La técnica es, en cierto modo, similar a la empleada por Huxley en "Con los esclavos en la Noria". La primera parte se desarrolla el 7 de abril de 1928; la segunda, diez años antes, el 2 de junio de 1910, y la tercera, el 8 de abril de 1928, dos días después de la primera.

"La composición de "The Sound and the Fury" es de orden esencialmente musical", dice Maurice Edgar Coindreau. "Como el compositor, Faulkner emplea el sistema de los temas. No es, como en la fuga, un tema único que evoluciona y se transforma; son temas múltiples que se desvanecen y reaparecen para volver a des '>parecer todavía hasta el momento de estallar en toda su plenitud. "The Sound and the Fury" es una novela de atmósfera que sugiere más de lo que dice, una especie de "Noche en el Monte Calvo" que atraviesa un soplo diabólico, donde giran las almas condenadas; atroz poema de odio en el que cada movimiento está nítidamente caracterizado... Los gritos que van desde el lamento hasta el rugido, desempeñan, en la orquesta de Faulkner, el papel de batería de ritmo obsesionante. Es el clima sonoro de la novela. Los negros son el telón de fondo: testimonios resignados de las extravagancias de los blancos".

A esta obra siguió "As I Lay Dying" (En tanto que agonizo), escrita en un estilo similar al de "The Sound and the Fury". Anse Bundreen, acompañado de sus hijos, lleva a sepultar a su esposa a la tumba familiar situada a unas cuarenta millas de distancia. El cadáver está encerrado en un ataúd rnal hecho y transportado en una carreta chirriante. Por espacio de nueve días, el fúnebre cortejo viaja en medio de una lluvia torrencial bajo la cual el cadáver empieza a descomponerse. Toda suerte de desastres les ocurren en el camino. Pierden sus mulas al pasar una corriente; uno de los hijos, Cash, se quiebra una pierna que se gangrena y lo hace prorrumpir en gritos de dolor que se mezclan al desvarío del otro hijo que se ha vuelto loco, y la muchacha es seducida. A través de estos macabros episodios, la única preocupación de Anse es la dentadura postiza que se comprará cuando llegue a la ciudad.

En 1931, Faulkner publicó "Sanctuary" (Santuario), novela que, según propia confesión, "fué deliberadamente escrita para ganar dinero" y de la que André Malraux, en el prólogo que hizo a la versión francesa, de esta que representa "la intrusión de la tragedia griega en la novela policial".

"Sanctuary" narra la macabra odisea de Temple Drake, una estudiante que busca asilo en un viejo caserón habitado por una pandilla de "gangsters", a raíz de un accidente automovilístico ocurrido por culpa de su novio que manejaba ebrio. Los "gangsters" empiezan a rondar en torno a la muchacha. Uno de ellos, Popeye, un matón degenerado e impotente, después de intentar violarla y de dar muerte a uno de sus compañeros, la conduce a una casa regentada por Miss Reba. Entretanto, han acusado a Goodwin, el jefe de la banda, del crimen y de la violación de la muchacha, que, pervertida por Popeye, declara en su contra en el proceso. Como resultado de éste, Goodwin es linchado por la multitud.

"Light in August" (Luz en Agosto, 1932) se desarrolla en Jefferson y comienza con la fuga de Lena Grove de su hogar para ir en busca del hombre cuyo hijo lleva en las entrañas. Recorre toda Alabama y Mississipi preguntando por Luchas Burch. En Jefferson le dicen que hay un hombre con dicho apellido en el molino. Pero no se trata de Lucas, sino de Byron Bunch, a quien Lena va a buscar creyendo que es su perdido amante y quien se enamora de ella y le brinda su protección. En tanto, Lucas está en la misma ciudad viviendo bajo el nombre de Brown, en compañía de Joe Christmas, otro granuja con el cual se ha dedicado al contrabando. Después de una evocaci6n de la infancia de Christmas, Faulkner vuelve a sumergirse en el torbellino de tragedia y horror característico de sus novelas: Christmas asesina a una mujer con la que ha vivido en una extraña intimidad, es capturado por la policia, escapa de la prisión y tiene una muerte horrible, al mismo tiempo que Lena da a luz a su hijo en la cabaña en que la ha instalado Byron.

A esta obra siguieron: "Pylon" (1935), en que Faulkner repite el ,tema de la aviación anteriormente tratado en "Sartoris"; "Absalom! Absalóm!", en que aborda el problema racial y cuyo personaje central es un blanco de Virginia que se casa en Taití con la descendiente de un francés que tiene sangre negra y a la que abandona por esta razón, regresa, a, Yoknapatawpha, el imaginario condado de gran parte de las obras de Faulkner y funda allí una dinastía de raza y de riqueza que se derrumba cuando aparece el hijo que tuvo de su primera esposa mulata y se enfrenta con él; "Go Down, Moses!" (Desciende Moisés, 1937), recopilación de historias sobre plantadores negros del Mississipi y sus descendientes en torno a un tema común: la tierra; "The Unvanquished" (Los Indómitos, 1938), que contiene siete historias de la guerra civil narradas por Bayard Sartoris; "The Hamlet" (El Villorrio); "Knight's Gambit" (Gambito de Caballo), colección de cuentos; "The Wild Palms" (Las Palmeras Salvajes, 1939); mezcla de melodrama y psicoanálisis, y "Intruders in the Dust" (Intrusos en el Polvo, 1948), en que aparecen los habituales asesinatos y suicidios de las novelas de Faulkner.

En "Las Palmeras Salvajes", más que un personaje, el héroe es el río Mississipi durante una de sus inundaciones que arrasan con poblaciones, seres humanos y animales. La novela contiene dos historias paralelas: la de un médico de Nueva Orleans que huye con una mujer casada a la que ocasiona involuntariamente la muerte al someterla a una operación abortiva, por lo que es sentenciado a' quince años de prisión, y la de un convicto que cumple' una condena por robo y es enviado a salvar en un bote a una mujer encinta que se ha aferrado a un árbol para no ser arrastrada por la corriente. Por horas y días, el hombre lucha contra la impetuosidad salvaje del Viejo Río. La criatura nace en un reducto indio, infectado de serpientes, donde los tres son rescatados por las autoridades, y el convicto regresa a su prisión.

El paisaje de las novelas de Faulkner es habitualmente el mismo: viejas mansiones arruinadas, caminos polvorientos, bungalows rodeados de magnolias y cabañas de negros entre campos de algodón. En todas se repite el mismo clima de fascinación morbosa, de misterio y de horror que ha hecho que se lo compare a menudo con Edgard Alían Poe. Pero mientras Poe es romántico, Faulkner es realista. Su exageración de lo grotesco lo convierte en un naturalista que permanece, no obstante, fundamentalmente ajeno al naturalismo. Sus personajes recuerdan a Dostoievsky. Ellos forman un mundo de seres anormales, idiotas, degenerados, alcohólicos e impotentes, y de doncellas obsedidas por complejos sexuales. Sus temas son los de Grand Guignol o novela policial, pero tratados con una técnica complicada en que el autor recurre continuamente a largos períodos retrospectivos y a sucesos que interrumpen la acción del presente, a través de los cuales siguen los procesos mentales de sus personajes a la manera de la "stream of consciousness"' empleada por James Joyce y Virginia Woolf.

"El mundo de Faulkner", dice André Malraux, "es un mundo en que el hombre no existe sino aplastado. No hay "hombre" de Faulkner, ni valores, ni siquiera psicología, a pesar de los monólogos interiores de sus primeros libros. Pero hay un Destino alzado, único, detrás de todos estos seres diferentes y similares, como la muerte detrás de 'una sala' de incurables... Una fuerza sorda, a veces épica, se desata en él desde que logra confrontar a uno de sus personajes y lo irreparable. Y quizás lo irreparable es su único tema verdadero, tal vez no se trata jamás para él sino de llegar a aplastar al hombre. No me extrañaría en absoluto que él pensara a menudo sus escenas antes de imaginar a sus personajes, que la obra fuera para él, no una historia cuyo desenvolvimiento determina situaciones trágicas, sino más bien, a la inversa, que' ella naciera del drama, de la oposición o del aplastamiento de personajes desconocidos y que la imaginación no sirviera sino para llevar lógicamente a los personajes a una situación concebida de antemano... No se trata de esa lucha contra sus propios valores, de esa pasión de fatalidad por la que casi todos los grandes artistas desde Baudelaire a Nietzche, se miciego que canta a la luz, expresan el elemento esencial de ellos mismos; se trata de un estado psicológico sobre el que reposa casi todo el arte trágico, y que no ha sido estudiado jamás, porque no recurre a la estética: la fascinación".

En cuanto a su estilo, se manifiesta en él la tradición ornamental de la retórica sureña, que lo hace aparecer a veces como excesivamente ditirámbico y lo conduce a frecuentes exageraciones. Aunque poco real, su mundo, ese mundo de "bullente y anónima masa miasmática" y de "arena movediza de pesadillas", tiene una consistencia que lo convierte en un sustituto de la realidad.

Por lo que respecta al autor mismo, ha sido descrito por el profesor William Thorp y otros en "American Issues" (Ed. J. P. Lippincott) como un individuo "bajo, taciturno y sardónico que se ha mantenido alejado de los negocios y de la política, pero ha heredado las propensiones literarias de sus antepasados". Con el dinero ganado por los derechos cinematográficos de las adaptaciones de sus obras, adquirió una antigua mansión en Oxford. Reticente delante de extraños, es, entre amigos, un conversador elocuente. Temas predilectos: Sherwood Anderson, su bisabuelo el Coronel Faulkner, don Quijote, la aviación y el cambiante Sur que constituye el tema central de toda su obra

Más biografías

Uno de los novelistas estadounidenses más importantes de este siglo, famoso por sus cerca de veinte novelas en las que retrata el conflicto trágico entre el viejo y el nuevo sur de su país. El mayor de cuatro hermanos de una familia tradicional sureña, nació en New Albany (Mississippi) el 25 de septiembre de 1897 y creció en las cercanías de Oxford. En 1915 abandonó el colegio, que detestaba, para trabajar en el banco de su abuelo. En la I Guerra Mundial ingresó en las fuerzas aéreas de Canadá sin llegar nunca a entrar en acción. A su regreso ingresó como veterano en la Universidad de Mississippi, que pronto abandonó para dedicarse a escribir viviendo de trabajos ocasionales. En 1924 publicó por su cuenta El fauno de mármol, un libro de poemas poco originales. Al año siguiente viajó a Nueva Orleans donde trabajó como periodista y conoció al escritor de cuentos estadounidense Sherwood Anderson, que le ayudó a encontrar un editor para su primera novela, La paga de los soldados (1926), y le convenció para que escribiera acerca de la gente y los lugares que conocía mejor. Esta novela narra la historia de un soldado joven que vuelve a casa después de la I Guerra Mundial, inválido física y mentalmente, y cómo su enfermedad y muerte posterior afectan a su familia y amigos. Después de un breve viaje por Europa volvió a casa y comenzó a escribir su serie de novelas barrocas e inquietantes, ambientadas en el condado ficticio de Yoknapatawpha (inspirado en el condado de Lafayette, Mississippi), habitándolo con sus propios antepasados, indios, negros, oscuros ermitaños provincianos y groseros blancos pobres. En la primera de estas novelas, Sartoris (1929), caracterizó al coronel Sartoris como su propio bisabuelo, William Cuthbert Falkner, soldado, político, constructor ferroviario y escritor (Faulkner repuso la u que habían quitado de su apellido). El año 1929 fue crucial para Faulkner. A Sartoris siguió El sonido y la furia, novela que confirmó su madurez como escritor. Se casó con el amor de su infancia, Estelle Oldham, decidiendo establecer su casa y fijar su residencia literaria en el pequeño pueblo de Oxford. Aunque sus libros recibieron buenas críticas, sólo se vendió bien Santuario (1931). A pesar del sensacionalismo y brutalidad de la novela —trata de una horrible violación— su trasunto es la corrupción y la fuerza demoledora de la desilusión. Gracias al éxito del libro encontró trabajo, bastante más lucrativo, como guionista de Hollywood, lo que por un tiempo le liberó de escribir las novelas que su poderosa imaginación le dictaba. Faulkner exige mucho a sus lectores. Para crear una atmósfera determinada, sus frases complejas y enrevesadas se alargan durante más de una página y, jugando con el tiempo de la narración, ensambla relatos, experimenta con múltiples narradores e interrumpe el discurso narrativo con divagantes monólogos interiores. En 1946, el crítico Malcolm Cowley, preocupado porque Faulkner era poco conocido y apreciado, publicó The portable Faulkner, libro que reúne extractos de sus novelas en una secuencia cronológica, dando a la saga de Yoknapatawpha una nueva claridad y poniendo así el genio del escritor al alcance de una nueva generación de lectores. Esta novela casi experimental creó escuela y las letras hispanas siguieron trabajando el género, como puede descubrirse en la obra del argentinochileno Manuel Rojas y de los mexicanos Juan Rulfo o Carlos Fuentes. El hecho de que tras la Guerra Civil española cayera la censura sobre Faulkner, hizo que su obra —que había empezado a traducirse en 1930— tardara en publicarse de nuevo, pero aun así, muchos escritores tanto en el exilio como en España reflejan su influencia como Luis Martín Santos y, por supuesto, Juan Benet. Las obras de Faulkner, que habían permanecido durante un largo tiempo lejos de las imprentas, comenzaron a reeditarse y empezó a considerársele no ya como una curiosidad regional sino como un gigante literario cuya mejor escritura iba mucho más allá de las tribulaciones y conflictos de su tierra natal. Sus logros fueron reconocidos internacionalmente en 1949 al concedérsele el Premio Nobel de Literatura. Continuó escribiendo, tanto novelas como cuentos, hasta su muerte en Oxford, el 6 de julio de 1962. Entre sus obras principales se encuentran Mientras agonizo (1930), Luz de agosto (1932), ¡Absalom, Absalom! (1936), Los invictos (1938), El villorrio (1940), Desciende Moisés (1942), Intruso en el polvo (1948), Una fábula (1954, Premio Pulitzer de 1955), La ciudad (1957), La mansión (1959) y Los rateros (1962), también ganadora de un Premio Pulitzer.


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com