Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Ciencias Políticas y Económicas
Burguesía, Pequeño burguesía y Proletariado

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- La Utilidad
- ¿De qué paz y seguridad nos hablan?
- Karl Marx
- El orden mundial según John M Keynes
- Teoría política de Raymond Aron

 

Google

Avizora - Atajo Google


10 -
León Trotsky - Cualquier análisis serio de la situación política debe tomar como punto de partida las relaciones mutuas entre las tres clases: la burguesía, la pequeño burguesía (incluido el campesinado), y el proletariado.

La gran burguesía económicamente poderosa, en sí misma, representa una minoría infinitesimal de la nación. Para imponer su dominación, debe asegurarse una clara relación mutua con la pequeño burguesía y, a través de su mediación, con el proletariado.

Para entender la dialéctica de la relación entre las tres clases, debemos diferenciar tres fases históricas: los albores del desarrollo del sistema capitalista, cuando la burguesía necesito de los métodos revolucionarios para resolver sus tareas; en el periodo de florecimiento y madurez del régimen capitalista, cuando la burguesía dotó su dominación con formas reguladas, democráticas, conservadoras y pacíficas; finalmente, en la decadencia del capitalismo, cuando la burguesía esta forzada a recurrir a los métodos de guerra civil contra el proletariado para proteger su derecho de explotación.

Las características de los programas políticos de estas tres fases – JACOBINISMO [el ala izquierda de las fuerzas pequeño burguesas en la Gran Revolución Francesa; la fase más revolucionaria, liderada por Robespierre], la DEMOCRACIA reformista (incluida la socialdemocracia), y el FASCISMO – son básicamente los programas de las corrientes pequeño burguesas. Este solo hecho, más que cualquier otro, muestra la tremenda – más la decisiva – importancia que tiene la determinación de las masas pequeño burguesas para el destino de toda la sociedad burguesa.

No obstante, la relación entre la burguesía y su base social, la pequeño burguesía, no se apoya de ninguna manera, en la confianza recíproca y la colaboración pacífica. La gran masa, de la pequeño burguesía es una clase explotada y privada de derechos. Que mira a la burguesía con envidia y hasta con odio. La burguesía, por otro lado, mientras utiliza el apoyo de la pequeño burguesía, desconfía de ella, se siente temerosa de que pueda tirar abajo las barreras que se le imponen.
 

Mientras ellos estaban trazando y allanando el camino para el desarrollo burgués, los Jacobinos tenían enfrentamientos, a cada paso, violentos con la burguesía. Ellos le sirvieron en la lucha intransigente contra ella. Después de que ellos culminaron su limitado papel histórico, los Jacobinos cayeron, debido a que la dominación del capital estaba predeterminada.

 

Por una serie de períodos, la burguesía atrincheró su poder bajo la forma de la democracia parlamentaria. Incluso entonces, no apaciblemente ni voluntariamente. La burguesía tuvo un miedo mortal al sufragio universal. Pero en el último caso, tuvo éxito, con la ayuda de una combinación de medidas violentas y concesiones, de privaciones y reformas, no sólo en subordinar dentro del marco de la democracia formal a la pequeño burguesía sino también en gran medida al proletariado, por medio de la nueva pequeño burguesía – la aristocracia obrera. En agosto de 1914, la burguesía imperialista fue capaz, con los medios de la democracia parlamentaria, de llevar a millones de obreros y campesinos a la guerra.

 

[NOTA: el 4 de agosto de 1914: colapsó la Segunda Internacional. El Partido Social - Demócrata Alemán representativo en el Reichstag votó por el presupuesto de guerra de los gobiernos imperialistas; en el mismo día, representantes del Partido Socialista Francés hicieron lo mismo en la Cámara de Diputados.]

Pero precisamente con la guerra comienza claramente la decadencia capitalista y, sobre todo, de su forma democrática de dominación. Ya no se trata de nuevas reformas y limosnas sino de recortar y abolir las anteriores. Con esto la burguesía entra en el conflicto no solo con las instituciones de la democracia proletaria (sindicatos y partidos políticos) sino también con la democracia parlamentaria, dentro del marco en el que surgen las organizaciones obreras. Por eso, la campaña contra el "Marxismo" en una mano y en la otra contra la democracia parlamentaria.

 

Así como las cúspides de la burguesía liberal eran incapaces en su tiempo, por su propia fuerza, de librarse del feudalismo, la monarquía, y la iglesia, los magnates del capital financiero son incapaces, por sus propias fuerzas, de dominar al proletariado. Ellos necesitan el apoyo de la pequeño burguesía. Para este propósito, deben arengarlos ponerlos de pie, movilizarlos, armarlos. Pero este método tiene sus peligros. Mientras usa al fascismo, la burguesía, tiene miedo de él. Pilsudski fue forzado, en mayo de 1926, a salvar la sociedad burguesa a través de un golpe de estado dirigido contra los partidos tradicionales de la burguesía polaca. El asunto llegó a tal extremo que el líder oficial del Partido Comunista Polaco, Warski quien abandonó la posición de Rosa Luxemburgo no a favor de Lenin sino de Stalin, tomó el golpe de estado de Pilsudski como el camino de la "dictadura democrática revolucionaria" y llamó a los obreros a apoyar a Pilsudski.

 

[NOTA: Joseph Pilsudski (1876-1935): Originalmente un socialista con perspectivas nacionalistas, en 1920 lideró las fuerzas anti - soviéticas en Polonia; en 1926, él lideró un golpe de estado y estableció una dictadura fascista.

Warski: Amigo de Rosa Luxemburgo, apoyó sus diferencias con los bolcheviques. Cuando el Comintern zigzagueó a la izquierda en la fase del "Tercer Período", Warski fue removido de la dirección del Partido Comunista Polaco, pero no expulsado. Él desapareció en la URSS durante la gran purga de 1936-38.

Rosa Luxemburgo (1870-1919): Gran teórico y líder revolucionario. Originalmente activo en el movimiento socialista de su Polonia natal, ella fue líder del ala izquierda del Partido Socialdemócrata alemán. Ella y Karl Liebknecht fueron encarcelados por oponerse a la Primera Guerra Mundial. Después de su liberación, ellos lideraron los espartaquistas. Los dos fueron arrestados y asesinados durante la fracasada revolución de 1919.]

 

A la sesión de la Comisión polaca del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista 2 de julio, 1926, el autor de estas líneas dijo en el asunto de los sucesos en Polonia:

 

"Tomado de conjunto, el golpe de Pilsudski es 'la manera plebeya', pequeño burguesa de resolver los problemas candentes de la sociedad burguesa en su estado de descomposición y decadencia. Nosotros ya tenemos aquí una semejanza directa con el fascismo Italiano.»

 

"Estas dos corrientes poseen rasgos comunes indudablemente: ellos reclutan sus tropas de choque en primer lugar de la pequeña burguesía; Pilsudski así como Mussolini trabajó con recursos extra-parlamentarios, con manifestada violencia, con métodos de guerra civil; los dos no se preocupaban por la destrucción pero sí por la conservación de la sociedad burguesa. Mientras ellos pusieron de pie a la pequeño burguesía, ellos se alinearon, abiertamente después de tomar el poder, con la gran burguesía. Involuntariamente, una generalización histórica surge aquí y recuerda una evaluación dada por Marx del Jacobinismo como el método plebeyo de saldar cuentas con los enemigos feudales de la burguesía.... Eso era en el período de crecimiento de la burguesía. Ahora nosotros debemos decir, en el período de decadencia de la sociedad burguesa, ella necesita otra vez del método plebeyo para resolver sus tareas ya no progresivas sino que completamente reaccionarias. En este sentido, el fascismo es una caricatura del Jacobinismo

 

"La burguesía es incapaz de mantenerse en el poder con los medios y los métodos del estado parlamentario creado por ellos mismos; necesita al fascismo como un arma de autodefensa, por lo menos en casos críticos. No obstante, a la burguesía no le gusta, 'el método plebeyo' de resolver sus tareas. Fue siempre hostil al Jacobinismo, el cual allanó el camino para el desarrollo de la sociedad burguesa con su sangre. Los fascistas son inmensamente más cercanos a la burguesía decadente que el Jacobinismo lo fue a la burguesía naciente. No obstante, la burguesía tampoco ve favorablemente el modo fascista de resolver sus tareas, porque los golpes, aunque ellos lleven adelante los intereses de la sociedad burguesa, se vinculan con los peligros que enfrenta esta. De allí, la oposición entre el fascismo y los partidos burgueses.»

 

"A la gran burguesía le gusta más el fascismo de lo que al hombre le gusta que le saquen sus dientes doloridos. Los círculos moderados de la sociedad burguesa han seguido con recelo el trabajo del dentista Pilsudski, pero en el último análisis ellos se han reconciliado con lo inevitable, aunque con amenazas, y toda clases de regateos. Así el ídolo de la pequeñoburguesía de ayer se transforma en el gendarme del capital."

 

A este intento por resaltar el lugar histórico del fascismo como el sucesor político de la socialdemocracia, se contrapuso la teoría del social fascismo. Al principio podía aparecer como pretencioso, fanfarrón, pero estúpidamente inofensivo. Los eventos subsiguientes han mostrado la perniciosa influencia que la teoría stalinista ejerce actualmente en el desarrollo de toda la Internacional Comunista.

 

Continuará el papel histórico del Jacobinismo, de la democracia, y del fascismo, para la pequeño burguesía condenada a seguir siendo una herramienta en las manos del capital hasta el fin de sus días? Sí las cosas fueran así, entonces la dictadura del proletariado sería imposible en varios países en los cuales la pequeño burguesía constituye la mayoría de la nación y, más que eso, sería sumamente difícil en otros países en los que la pequeño burguesía representa una minoría importante. Afortunadamente, las cosas no son así. La experiencia de la Comuna de París [la primera "dictadura del proletariado", el 18 de marzo de 1871] mostró primero, por lo menos dentro de los límites de una ciudad, así como la experiencia de la Revolución de Octubre [la Revolución Rusa de 1917] ha mostrado después en una escala mucho más grande y por un período incomparablemente más largo que la alianza de la pequeño burguesía y la gran burguesía no es indisoluble. Desde que la pequeño burguesía es incapaz de una política independiente (ese es el por qué de la "dictadura democrática" pequeño burguesa es irrealizable), ninguna otra opción está a la izquierda entre la burguesía y el proletariado.

 

En la época del ascenso, el crecimiento, y el florecimiento del capitalismo, la pequeño burguesía, a pesar de los agudos estallidos de descontento, generalmente marcha obedientemente en las guarniciones capitalistas. Tampoco podría hacer otra cosa. Pero bajo las condiciones de desintegración capitalista, y el callejón sin salida de la situación económica, la pequeño burguesía lucha, busca, intenta rasgarse, soltarse de las trabas de los viejos amos y gobernantes de la sociedad. Realmente es capaz de vincular su destino con el del proletariado. Para eso, sólo necesita una cosa: que la pequeño burguesía adquiera fe en la habilidad del proletariado de liderar la sociedad hacia un nuevo camino. El proletariado puede inspirar esta fe sólo con su fuerza, con la firmeza de sus acciones, con una ofensiva hábil contra el enemigo, para el éxito de su política revolucionaria.

 ¡Pero, terrible, si el partido revolucionario no esta a la altura de la situación! La lucha diaria del proletariado agudiza la inestabilidad de la sociedad burguesa. Las huelgas y los disturbios políticos agravaran la situación económica del país. La pequeño burguesía podría reconciliarse temporalmente con las privaciones crecientes, si llegara por experiencia a la convicción de que el proletariado está en una posición de liderarlo hacia un nuevo camino. Pero si el partido revolucionario, a pesar de que la lucha de clase se vuelve incesantemente más acentuada, se demuestra una y otra vez incapaz de unir a la clase obrera, si vacila, se confunde, se contradice él mismo, entonces la pequeño burguesía pierde la paciencia y empieza a ver a los obreros revolucionarios como aquéllos responsables de su propia miseria. Todos los partidos burgueses, incluso la socialdemocracia, vuelven sus pensamientos en esta dirección. Cuando la crisis social asume una agudeza intolerable, un partido particular aparece en la escena con el objetivo directo de agitar a la pequeño burguesía con una clara excitación y de dirigir su odio y su desesperación contra el proletariado. En Alemania, esta función histórica es cumplida a través del nacional Socialismo (Nazismo), una extensa corriente cuya ideología está compuesta de todos los gases podridos de la desintegrada sociedad burguesa
 

De El Único Camino para Alemania escrito en septiembre de 1932, publicado en los EE.UU. en abril de 1933 - Traducido del inglés por Nany Escobar y Vicente Balvanera. Extraído del texto de León Trotsky FASCISM What It Is and How To Fight It First compilation under title "FASCISM: What it is and how to fight it" by Pioneer Publishers in August 1944 and reprinted in 1964. This revised compilation was published in April 1969. Transcribed for the Internet by director@marx.org in August 1993. Marxists Internet Archive.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com