Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Ciencias Sociales
¿Primitivos?

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Las matemáticas del hombre
- Claude Levi Strauss
- ¿La antropología en peligro de muerte?
- Ciencias Sociales
-
Peligrosa metamorfosis del mundo

 

Google

Avizora - Atajo Google


301108 - Claude Levi-Strauss - La palabra “primitivo” implica una idea de inicio. ¿No llamamos acaso primitivos a los pueblos que han conservado el presunto género de vida de la humanidad en sus comienzos? La hipótesis es atractiva, pero se presta a graves confusiones, según Lévi-Strauss. En este artículo publicado en mayo de 1951 en "El Correo", el antropólogo explica por qué la noción de primitivismo es falaz.

Antes se hablaba de los salvajes y el término parecía claro. Etimológicamente el salvaje es el habitante de las selvas y con esta palabra se designaba un modo de vida cercano a la naturaleza, relacionado con la idea más directamente expresada en alemán con el término de naturvölker. No obstante –además de que no todos los pueblos definidos con esta palabra viven necesariamente en las selvas, por ejemplo, los esquimales– el vocablo salvaje pronto llegó a adquirir un sentido figurado que fácilmente se convirtió en injurioso. Por otra parte, la noción de la proximidad a la naturaleza es equívoca: el campesino vive mucho más cerca de la naturaleza que el habitante de las ciudades y ambos participan, sin embargo, de la misma civilización.

Pronto se llegó al convencimiento de que la humanidad no puede ser clasificada en función de la mayor o menor distancia de la naturaleza, que antes era la característica de las distintas sociedades. En efecto, lo que distingue a la humanidad, tomada en su conjunto, de la animalidad, en su conjunto también, es que el hombre por su uso universal del lenguaje, de instrumentos y de objetos manufacturados, por su sumisión a creencias, costumbres e instituciones, depende de un orden que no puede limitarse al orden natural. El mundo del hombre es el mundo de la civilización y ésta se opone a la naturaleza con el mismo rigor y la misma necesidad, cualquiera que sea el nivel de civilización que se tome en consideración. Todos los hombres hablan, fabrican instrumentos y adaptan su conducta a normas determinadas, tanto si habitan en rascacielos como si viven en chozas de ramaje en el corazón de los bosques. Eso es lo que hace de ellos hombres y no los materiales que utilizan para construir sus moradas.

Por estos motivos, la moderna etnología prefiere el término de primitivo al de salvaje, y designa con él un gran número de sociedades –varios millares según un cálculo reciente– que cree poder agrupar bajo esa denominación, debido a ciertas características que comparten en común. Pero ¿cuáles son esos caracteres? Aquí es donde empiezan las dificultades.

¿Qué denominador común?

Dejemos inmediatamente de lado el factor numérico, aunque sin duda tiene una significación global. A este respecto, cabe señalar que las comunidades formadas por varios millones de miembros constituyen un fenómeno bastante excepcional en la historia de la humanidad y limitado a unas pocas grandes civilizaciones. Además, no hay que olvidar que éstas aparecieron, en diversos momentos de la historia, en regiones tan alejadas entre sí como el Oriente y el Extremo Oriente, Europa, Mesoamérica y Sudamérica.

Sin embargo, por debajo de ese umbral numérico, observamos forzosamente diferencias de tal amplitud que el factor del número no puede tener un valor absoluto: algunos reinos africanos han agrupado varios centenares de miles de personas y algunas tribus oceánicas varios millares, pero en las mismas regiones del mundo hay grupos formados únicamente por algunos centenares de miembros y, en algunos casos, por unas pocas decenas.

Por último, ocurre a veces que las mismas poblaciones (por ejemplo, en el caso de los esquimales y determinadas tribus de aborígenes australianos) poseen una organización extraordinariamente flexible que les permite dilatarse, con ocasión de fiestas o durante ciertas épocas del año, y contar con varios miles de personas, mientras que en otros periodos estas vastas formaciones se disgregan en pequeños grupos compuestos por varias familias –incluso a veces por una sola – que se bastan por sí mismas. Si una sociedad de 40 personas y otra de 40.000 pueden ser igualmente llamadas primitivas, el factor numérico no es suficiente de por sí solo para justificar esta denominación común.

Culturas situadas fuera de la órbita de la civilización industrial

Es posible que pisemos un terreno más firme si tomamos en consideración otra característica que es indiscutiblemente común a las culturas que llamamos primitivas: todas ellas están –o al menos estaban hasta una época muy reciente– fuera del área de la civilización industrial. Pero este criterio, ¿no es todavía demasiado vasto?

Con frecuencia se ha subrayado, y no sin motivo, que los modos de vida de Europa occidental no cambiaron prácticamente desde el principio de los tiempos históricos hasta la invención de la máquina de vapor. Entre la existencia de un noble del Imperio Romano y la de un burgués francés, inglés u holandés del siglo XVIII, no hay diferencia fundamental alguna. No obstante, ni la Roma del siglo II antes de nuestra era, ni el Ámsterdam del decenio de 1750, pueden compararse a un pueblo melanesio contemporáneo, ni a la Tombuctú de mediados del siglo XIX. No pueden confundirse las civilizaciones que han precedido al nacimiento de la civilización mecánica con las que se encontraban fuera de ella y habrían permanecido al margen de la misma durante mucho tiempo si no les hubiera sido impuesta por otros.

En realidad, a lo que nos referimos cuando hablamos de pueblos primitivos es a un aspecto histórico. En sí misma, la palabra “primitivo” implica una idea de inicio. ¿No llamamos acaso primitivos a los pueblos que han preservado o conservado hasta la época actual el presunto género de vida de la humanidad en sus comienzos? La hipótesis es atractiva y válida hasta cierto límite, pero se presta a graves confusiones.

En primer lugar, no sabemos nada absolutamente de los comienzos de la humanidad. Los primeros vestigios que conocemos –armas e instrumentos de piedra tallada que datan de unos centenares de miles de años– no son obviamente las manifestaciones primigenias del ingenio humano, ya que revelan la posesión de técnicas complejas que forzosamente tuvieron que desarrollarse paulatinamente. Además, esas técnicas son invariablemente las mismas en regiones geográficas muy extensas, lo cual supone que necesitaron tiempo para propagarse e influirse mutuamente hasta llegar a ser homogéneas.

En segundo lugar, todos –o casi todos– los pueblos que llamamos primitivos conocen por lo menos alguna de las artes o técnicas aparecidas muy tardíamente en el desarrollo de la civilización. Recordemos solamente, para precisar las ideas, que si la edad de los más antiguos utensilios de piedra tallada se remonta a 400.000 o 500.000 años atrás, la agricultura, la ganadería, el arte de tejer y la alfarería aparecieron en tiempos mucho más recientes, hace unos 10.000 años o quizás menos. El “primitivismo” de los salvajes que cultivan huertos, crían cerdos, tejen taparrabos o fabrican pucheros es, por consiguiente, muy relativo si se tiene en cuenta la duración global de la historia de la humanidad.

También podemos preguntarnos si no hay por lo menos algunos de esos pueblos en los que perdure un modo de vida mucho más remoto, parecido al de los hombres de los tiempos primitivos. Algunos ejemplos nos vienen enseguida a la mente, por ejemplo el de los aborígenes australianos y el de los fueguinos, que llevan una vida nómada en regiones semidesérticas y viven de la caza y la recolección. Estos dos pueblos utilizaban todavía recientemente utensilios de piedra e ignoraban la alfarería y el telar. Los primeros desconocían incluso el arco, mientras que los segundos poseían solamente uno de tipo muy rudimentario.

¿Pueblos sin historia?

El progreso de los conocimientos etnológicos ha demostrado, sin embargo, que en estos casos y en todos los demás que hubiéramos podido añadir, el primitivismo aparente es el resultado de una regresión y no la preservación milagrosa de un estado prístino. Los aborígenes australianos sólo pudieron llegar en embarcaciones a su continente, lo cual quiere decir que conocieron la navegación y después la olvidaron. La emigración de un pueblo a una región que carece de arcilla de buena calidad explica a menudo la desaparición de la alfarería, que llega a veces a borrarse por completo de la memoria humana. La lingüística ha demostrado a menudo que algunos pueblos, cuyo bajo nivel de civilización podía hacer creer que estaban inmovilizados y aislados in situ desde los tiempos más remotos, estuvieron en contacto durante milenios con todo tipo de poblaciones mucho más desarrolladas. Estos pueblos supuestamente primitivos distan mucho de carecer de historia, ya que precisamente ésta es la que explica las condiciones sumamente particulares en que han sido descubiertos.

Sería absurdo creer que –por ignorar todo o casi todo de su pasado– los pueblos primitivos son pueblos sin historia. Sus más lejanos antepasados hicieron su aparición en la Tierra al mismo tiempo que los nuestros. A lo largo de decenas e incluso centenares de miles de años otras sociedades precedieron a las suyas y, en todo ese tiempo, estas últimas han vivido y perdurado como las nuestras, evolucionando también. Conocieron guerras, migraciones, períodos de miseria y prosperidad, y tuvieron grandes hombres que dejaron su impronta en el conocimiento, la técnica, el arte, la moral y la religión. Todo ese pasado suyo ha existido, pero no saben casi nada de él y nosotros lo ignoramos por completo.

La presencia y presión latentes de ese pasado desaparecido bastan para demostrar cuán falaces son el término de primitivo y la noción misma de primitivismo. Pero, al mismo tiempo, solicitan nuestra atención tanto el verdadero carácter común –y distintivo con respecto a nuestras sociedades– de todos los pueblos que designamos con ese vocablo, como la justificación que se pueda hallar para agruparlos indistintamente bajo una misma denominación, por impropia que ésta sea.

Primitivo, un adjetivo falaz

Todas estas sociedades –desde el poderoso Imperio Inca, que consiguió encuadrar a varios millones de hombres en un sistema económico y político de singular eficacia, hasta los pequeños grupos nómadas de recolectores de plantas silvestres de Australia– son comparables, en el siguiente aspecto por lo menos: todas ellas ignoraban, o ignoran todavía, el arte de escribir. Sólo podían conservar de su pasado lo que una memoria humana puede retener. Esta afirmación es válida para el conjunto de esas sociedades, incluso para el número reducido de las que suplieron el desconocimiento de la escritura con ciertos procedimientos mnemotécnicos, como los quipus incaicos o los símbolos gráficos de los nativos de la Isla de Pascua y algunas tribus africanas.

Aunque estas sociedades no sean más “primitivas” que las nuestras en sentido estricto, su pasado es cualitativamente distinto. La falta de escritura no les permitía almacenar la memoria del pasado para utilizarla a cada momento en beneficio del presente. Ese pasado fluido sólo se podía preservar en una proporción reducida, mientras que el excedente, a medida que se iba acumulando, estaba condenado a perderse irremediable y definitivamente.

Si recurrimos a un símil utilizando el lenguaje de la navegación, podríamos decir que las sociedades que poseen la escritura disponen de un medio para conservar en la memoria la estela de su derrota y poder mantenerse así, durante un largo período, en el mismo rumbo. En cambio, las sociedades carentes de escritura –a pesar de que su singladura sea tan larga como la de las anteriores– se ven forzadas a seguir un derrotero fluctuante que puede conducirles, en definitiva, a un punto muy próximo del que zarparon o impedirles al menos alejarse de él, esto es, progresar.

Por eso, recomendamos a los lectores –e incluso a los especialistas– que desconfíen de términos tan ambiguos como los de salvaje, primitivo o arcaico. Al adoptar como criterio exclusivo la presencia o la ausencia de la escritura en las sociedades que estudiamos, recurrimos ante todo a una característica objetiva que no supone ningún postulado de tipo filosófico o moral. Al mismo tiempo, nos referimos a la única característica adecuada para interpretar la diferencia real que las distingue de nosotros. La noción de “sociedad primitiva” es engañosa. En cambio, la de “sociedad sin escritura” nos permite acceder a un aspecto esencial del desarrollo de la humanidad, explica la historia y facilita las previsiones acerca del futuro de los pueblos en cuestión, así como la posibilidad de influir en él.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com