Cine / Cinema
Rainer Werner Fassbinder. Su carrera y sus películas / His career and films

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Rainer Werner Fassbinder - La pasión según Fassbinder - Woody Allen - Fred Zinnemann Vida y obra / Biography - Textos sobre Cine

Contenidos disponibles en español y en inglés - Availables resources in spanish and english.

 

. Rainer Werner Fassbinder: The career and films (English)

Fassbinder, padre del nuevo cine alemán
- Quintin -
cultural@clarin.com

Padre del nuevo cine alemán, más que una vida de cineasta, Fassbinder encarnó la intensidad de una estrella del rock. En películas que conservan increíble frescura e insólito vigor, retrató el infierno de una sociedad que asesina a los débiles en cada mundo privado. A poco de cumplirse 25 años de su temprana muerte, auspiciada por la cocaína, un ciclo en el Instituto Goethe recupera algunos de sus filmes capitales y propone relecturas de su poética. Aquí, un análisis de su obra y legado, y una entrevista con Thomas Elsaesser, el mayor especialista en su cinematografía, quien participará el martes de una mesa debate.


Cuando en 1992 se cumplieron diez años de la muerte de Fassbinder, un crítico tituló su nota de homenaje como si fuera una pancarta: "Extrañamos a Rainer". La razón de que la falta se hiciera sentir tanto entonces era que no había nada semejante a él en el cine de esos días. Fassbinder había sido el más original, el más prolífico y el más radical de los cineastas de una generación que fue también la más importante del cine alemán de posguerra. A partir del manifiesto de Oberhausen de 1962, en el que 26 jóvenes directores se propusieron crear un nuevo cine "liberado de las convenciones de la industria establecida", la cinematografía alemana había renacido hasta alcanzar visibilidad y estatura internacional. Pero en 1992 había vuelto a sumergirse en la chatura y el conformismo, cuando no en la marginalidad. Eran los años más oscuros de Herzog, mientras que Wenders había iniciado una declinación aparentemente irreversible. Si en ese momento se miraba hacia atrás, la dimensión de Fassbinder y el escándalo de su ausencia no podían sino parecer gigantescos.

Es que Fassbinder fue una fuerza de la naturaleza con pocos equivalentes en la historia del cine. Su carrera duró apenas trece años, pero en ese lapso filmó 41 películas que, más allá de los desniveles de estilo y calidad, tienen una unidad notable. Muchos directores dejan una filmografía; Fassbinder, como los más grandes, dejó una obra. Pero su singularidad no se agota allí. Fue productor, guionista, fotógrafo, montajista, compositor, director de arte, actor pero, sobre todo, el jefe de una familia (más que de una empresa) cinematográfica que le permitió también revolucionar el modo de producción y hacer películas por poco dinero y en muy poco tiempo. Basta pensar que los jóvenes cineastas "independientes" de hoy —en Alemania o en la Argentina— pasan varios años juntando el dinero de su próxima película (como ocurría hace tres décadas) para entender la eficacia y la actualidad de su método de trabajo.

La formación de Fassbinder fue todo menos académica. En lo formal, abandonó la escuela secundaria a los 15 años y la Escuela de Cine de Berlín le rechazó su solicitud de ingreso. Su educación fueron las (muchas) películas de Hollywood que vio en la adolescencia y el teatro de vanguardia, en el que empezó a trabajar, a escribir y a dirigir desde muy joven. Así, Fassbinder fue walshiano y brechtiano, aunque lo último fue siempre más evidente que lo primero (solía utilizar el seudónimo "Franz Walsh" para firmar su trabajo como montajista). Sus características más salientes como cineasta fueron la increíble intensidad de sus películas y el hecho de que estas conformen una red, una estructura en la que todas están de algún modo articuladas. Entrar por cualquier parte en la producción de Fassbinder es descubrir un planeta con sus leyes y su geografía pero, a diferencia de otros creadores de universos artísticos, el suyo no es una fantasía sino que se superpone con el que conocemos, salvo que tiene otro peso emocional y otra velocidad.

La velocidad fue lo que mató a Fassbinder el 10 de junio de 1982, a los 37 años, de una sobredosis de cocaína cuando ya no podía parar de consumir pero, sobre todo, de filmar. Su mayor adicción fue el trabajo y esta arrastró a todos los que estuvieron cerca, dejando un tendal de tragedias personales entre sus actores, amantes y colaboradores. Abusivo en el amor y en el rodaje, pero abusado a su vez por su madre, personaje monstruoso que bajo el nombre de Lilo Pempeit trabajó también en sus filmes, el vértigo de su vida sólo es comparable al de las estrellas de rock de la década anterior. Más que una vida de cineasta, Fassbinder parece haber encarnado el destino de Janis Joplin o de Jimmy Hendrix.

Denunciar la infelicidad

Coincidentemente, la desesperación estaba en cada uno de sus fotogramas. No hay una escena de su obra que no esté marcada por la angustia. Aunque el humor negro atraviesa su cine y hasta pueden detectarse en él algunos grandes momentos de comedia, Fassbinder sólo filmó la muerte o, mejor dicho, la muerte en vida, el infierno de una sociedad que asesina a los débiles en cada mundo privado. Lo hizo, además, sin coartadas ideológicas y sin concesiones a la opinión bienpensante. Su crítica al poder del más fuerte incluyó la hipocresía de la izquierda y de los grupos revolucionarios en películas como El viaje a la felicidad de mamá Kusters o La tercera generación. Supo ver que la explotación capitalista y su correlato de desigualdad entre los individuos se trasladaba también a los círculos homosexuales, como en Fox y sus amigos o en Un año con trece lunas. Es que el cine de Fassbinder es una denuncia a escala gigantesca de la infelicidad que la sociedad produce en hombres y mujeres, alemanes o inmigrantes, padres de familia o transexuales, actrices o carniceros. Sus filmes son una interminable colección de situaciones opresivas y tragedias individuales que afectan a los lúmpenes adolescentes de sus primeros filmes como El amor es más frío que la muerte, a las mujeres maduras de los últimos como María Braun, a los pequeñoburgueses atrapados en la familia (Sólo quiero que me amen), a las heroínas de sus dramas históricos como Effie Briest.

Los filmes de Fassbinder parten de materiales absolutamente diversos: el teatro experimental en Katzelmacher, los melodramas inspirados en Douglas Sirk como La angustia corroe el alma, la adaptación de escritores famosos en Desesperación (Nabokov), Nora Helmer (Ibsen) o Querelle (Genet), las historias de la Alemania Federal de posguerra como La ansiedad de Veronika Voss o El matrimonio de María Braun, los hechos policiales reales como La libertad en Bremen o ficticios como El soldado americano, la referencia autocrítica al mundo del cine como Atención a esa santa puta o a las miserias de los propios artistas como en El asado de Satán, la ucronía como en El viaje a Nicklashausen y hasta la ciencia ficción como en El mundo en el alambre. Fassbinder filmó películas baratísimas como La locura del señor R, o millonarias como Lili Marleen. Produjo con sus propios recursos, para la televisión y para grandes empresas; su estilo visual fue más bien sencillo durante la primera parte de su carrera y cada vez más complicado hacia el final, con experimentos en el color, sofisticados planos secuencia, encuadres a través de marcos y reflexiones en el espejo. Trabajó con actores famosos como Dirk Bogarde o Jeanne Moreau, con grandes talentos descubiertos por él mismo como Hanna Schygulla, Barbara Sukova o Kurt Raab, o improvisó a sus amantes, amigos, familiares y técnicos (y muchas veces a sí mismo) frente a la cámara. De todos, amateurs y profesionales, obtuvo una performance notable y una presencia inolvidable en la pantalla. La consistencia de la mirada de Fassbinder se mantuvo a través de los cambios estéticos, temáticos y productivos.

Marcuse y la violencia - Papel de la violencia en la historia F Engels - Diálogo entre la razón y la fe Jürgen Habermas

Su originalidad alcanzó con el tiempo una dimensión distinta. Fassbinder partió de las circunstancias y las historias de vida más próximas a las suyas y se fue alejando hacia las más remotas, pero uno de sus mayores rasgos de genio fue comprender que no había distancia entre la intimidad y el espacio público y que el secreto de tantas desgracias, de tanta crueldad social e incluso del aniquilador mercantilismo que dejaba indefensos a los individuos estaba íntimamente ligado a la Historia. Y que sólo el arte podía desentrañarla. En ese camino, Fassbinder partió de la soledad y el dolor de sus contemporáneos para remontarse primero a los años de la Alemania de Adenauer con su reconstrucción económica al precio del silencio y el disimulo, hasta llegar a enfrentarse finalmente con el período del surgimiento del nazismo. Toda su obra se resignifica cuando las calamidades históricas convergen con las privadas y esa decisión se concentra de algún modo en los catorce capítulos de la serie televisiva Berlin Alexanderplatz basada en la novela de Alfred Döblin (que, de paso, prueba que una obra maestra del cine no tiene por qué ser una película en sentido estricto). Si se quiere representar el grado de radicalidad de la decisión de Fassbinder, hay que pensar que su colega Wim Wenders intentó, a partir de Las alas del deseo, mostrar una Alemania reconciliada con los fantasmas de su pasado, mientras que Fassbinder siempre supo que mantener abiertas las heridas era la única esperanza de un futuro.

Un caso irrepetible

El increíble esfuerzo de Berlin Alexanderplatz (1980) marcó también un límite para Fassbinder. Sus películas posteriores mostraron, más que una declinación, a un cineasta que empezaba a ser cooptado, que no podía desprenderse fácilmente de los mecanismos de la fama y la publicidad, que empezaba a hacer lo que se esperaba de él. Su reciente condición de director célebre le restaba libertad. Con su habitual lucidez advertía que, en adelante, se iba a parecer a la protagonista de Lola, la prostituta que hace feliz a todo el mundo. Godard diría de él: "¿Cómo no iba a morir joven si él solo hizo el Nuevo Cine Alemán?" Tal vez la obra de Fassbinder fuera tan colosal que le quedaba solamente comenzar a repetirse como una caricatura o una parodia de su período más creativo. Es que este titán del cine tampoco pudo con el sistema.

Si a diez años de su muerte el panorama cinematográfico mostraba cuán imprescindible había sido su presencia, cuando han pasado veinticinco hemos dejado de extrañarlo porque la evolución del mundo y del cine nos convencen de que un caso como el de Fassbinder es irrepetible. La figura del cineasta maldito, de la estrella incandescente, del artista bohemio consumido por su pasión pertenecen a otra época y no a la de un cine mundial más disciplinado y profesional, de directores integrados y previsibles. La imagen romántica de Fassbinder, con su campera y sus anteojos negros, se ha fijado en cambio como un ícono y una leyenda. Pertenece cada vez más a un espacio habitado por personajes como el Che Guevara o Jim Morrison, la galería de la revolución soñada e imposible.

El legado de Fassbinder es la increíble frescura, el insólito vigor que conservan sus películas, mucho más que su influencia. Esta ha sido relativa, aunque sea de buen tono nombrarlo cuando la intimidad se muestra con un tono sórdido. A veces, cuando un cineasta comparte con él la homosexualidad y el melodrama, se lo señala como un heredero. Almodóvar es un ejemplo de esa confusión, con un cine que no tiene relación alguna con la política ni con la historia y que navega las tranquilas aguas de la nostalgia, la integración de las minorías sexuales y la corrección política. O Franois Ozon, que le declara su admiración y ha llevado a la pantalla una de sus obras de teatro, pero como parte de una filmografía completamente light y pasteurizada. Por otra parte, cuando una película aislada roza el universo de Fassbinder, suele ahuyentar al público y a la crítica. Así, por ejemplo, el fracaso de Lejos del paraíso, la remake de Todd Haynes de un clásico de Sirk. Así, también, el estruendoso abucheo a Nightsongs de Romuald Karmakar, el único de los cineastas alemanes recientes que tiene algo genuinamente fassbinderiano. Pero existe hoy, otra vez, un nuevo grupo de directores alemanes que, sin constituir precisamente un movimiento, se proponen como en 1962 hacer un cine "liberado de las convenciones de la industria establecida". Nombres como Karmakar, pero también como Ulrich Köhler, Valeska Grisebach, Henner Winckler, Maren Ade, Angela Shanelec y Christoph Hochhäusler, no tienen una filiación fassbinderiana y acaso, como suele ocurrir en situaciones semejantes, quieren desprenderse de su influencia. Sin embargo, la audacia y la convicción artística de Rainer Fassbinder serán el mejor ejemplo del que pueden disponer en su carrera.


Rainer Werner Fassbinder: The career and films

Controversial and prolific German director and playwright, who attracted attention with his politically committed and disillusioned stage plays and films. Fassbinder's central theme was the political and social corruption of postwar Germany. He wrote most of his plays in 1968-71 for his own "anti-theatre" in Munchen. Fassbinder completed 41 films. Among his best-known works include The Marriage of Maria Braun (1979), Berlin Alexanderpatz (1980), based on Alfred Döblin's novel and made for television, and Effi Briest (1974), based on Theodore Fontane's novel from 1894.

"To show the narrative on film is like the author telling a story, but there's a difference. When one reads a book, one creates - as a reader - one's own images, but when a story is told on screen in pictures, then it is concrete and really "complete" One is not creative as a member of a film audience, and it was this passivity that I tried to counter in Effi Brief. I would prefer people to "read" the film. It's a film which one cannot simple experience, and which doesn't attack the audience... one has to read it. That's the most significant thing about the film." (Fassbinder in Fassbinder, ed. by Tony Rayns, 1976)

Rainer Werner Fassbinder was born in Bad Wöshofen into a bourgeois family. His father was a doctor. When he was five, his parents divorced, and Fassbinder was raised by his mother as an only child. In his youth, Fassbinder started to attend movies compulsively. He dropped out of school and worked in odd jobs. His enrollment at the Berlin Film School was turned down. Fassbinder began his career as an actor in fringe theatre in Munich, where founded his own theatre company, becoming friends with Hanna Schygulla, who acted in several of Fassbinder's films. Some of the members of the Action-Theater, which he had joined, worked with off and on until his death. His play, Pre-Paradise Sorry Now, was based on an actual murder case, committed by Ian Brady and Myra Hindley in the English moors. In Bremen Freedom, also based on historical events, a woman systematically eliminates the men and women who are on her way.

In the late 1960s Fassbinder started to work with the cinema under the influence of Jean-Luc Godard, but also the American gangster movies and such directors as Howard Hawks, John Huston, and Raoul Walsh influenced him deeply. Love Is Colder Than Death (1969) was a crime film, which connected everyday oppression people experience with criminal actions. "What you are left with when you've seen this movie isn't that six people were murdered, that a few deaths occurred, but that these were poor people who didn't know what to do with themselves, who were simply plopped down as they were, and weren't given the option - no, let's not go too far here - who simply don't have any options." (Fassbinder in The Anarchy of the Imagination, 1992) In his first film Fassbinder acted under the role name Franz Walsch - referring both to Raoul Walsh and Franz Biberkopf, who played the leading role in Fassbinder's Berlin Alexanderpatz. Fassbinder's mother was in his second amateur short, and later appeared in many films under the name of Lilo Pempeit. As a creator of social melodramas Fassbinder owed much to Douglas Sirk, who created from ridiculous scripts enjoyable and personal films.

Much of Fassbinder's work was financed by television. Among his over 40 full-length films are The Bitter Tears of Petra von Kant (1972), The Marriage of Maria Braun (1979), Lola (1981), Veronika Voss (1982), and fourteen-part television film Berlin Alexanderplaz (1980), Fassbinder's masterpiece. During his most prolific period between 1969 and 1976, Fassbinder made theatre productions in Munich, Bremen, Bochum, Nuremberg, Berlin, Hamburg, and Frankfurt, he did four radio plays, and took roles in other director's films, including the title part in Volker Schlöndorff's Bertod Brecht adaptation Baal (1970). Brecht's influence is seen in a number of Fassbinder's works, among them Effi Briest, in which the director's aim was to create a distance between the audience and what is happening on the screen in the spirit of Brecht's "alienation effect". "Through that built-in "distance," the audience has a chance to discover its own attitude to society," Fassbinder explained.

Fassbinder created his works fast. He operated with a group of close friends, and appeared as an actor in several of his own films, often under the name Fitz. "The cinema was the family life I never had at home," he once said. Fassbinder's friends characterized the director 'lunatico', irresponsible, ironic, mean, and very generous. For a short time he was married with his one of his leading ladies, Ingrid Caven. His film scripts were unpolished, the dialogue mannered, and the décor sparse. In spite of this, the impact of the scenes was spellbinding. Fassbinder took his film work seriously, and was devasted when he failed to receive the main prize for The Marriage of Maria Brown at the Berlin Film Festival in 1978. Veronika Voss won the Golden Bear at the 1982 Berlin Festival but often the director's films aroused hostile feelings among cinema audiences.

Between the years 1977 and 1979 Fassbinder directed three of his most personal film, that touched his own problems and the situation in Germany, when terrorism was rising. He saw New Germany heartless, materialistic and intolerant. Fear Eats the Soul (1974) told the story of Ali, a lonely Moroccan mechanic, and a lonely widowed cleaning lady, Emmi, who is much older than he. Despite the hostility that surrounds them, they marry and face the racial and other prejudices. Deutchland im Herbst (1978) showed how terrorism grows from disappointments in private life, In einem Jahren mit 13. Monden (1978) focused on the transsexual Erwin/Elvira; it was a desperate cry in life when death in the only solution, and Die Dritte Generation (1979), in which a computer sales man finances a group of terrorists. Fassbinder's own opinions about terrorism were ambivalent - he showed understanding to their political goals but criticized their desperate acts.

Berlin Alexanderplatz was a fifteen-and-a-half-hour epic made for German television. Alfred Döblin's famous novel had been performed as a radio play some years earlier, in 1976. The story traced the life of Franz Biberkopf, who tries to lead what he thinks is an honest existence. He is surrounded by thieves, whores, pimps, killers, and Nazis. Elisabeth Trissenaar, Hanna Schygulla, and Barbara Sukowa were his girlfriends, the elegant score was by Peer Raben and cinematography by Xavier Schwartzenberger.

Fassbinder dealt with relations that are based on violence, falseness, and oppression. Although he was homosexual, he is perhaps best remembered by his fascinating female figures, played by Schygulla, Caven, or Barbara Sukowa. Women were for him symbols of different social, political and ideological situations. Veronica Voss, Lola, Maria Braun and others reflected the director's view that women are ruled the men and their values. According to Fassbinder, the stronger exploit the weaker, and "love is colder than death". Hanna Schygulla was Fassbinder's diva, Marlene Dietrich, whom he put up on a pedestal and who rose into world fame from his films.

Fast living and fast working Fassbinder died of drug overdose in Munich, at the age of 36, on June 10, 1982. He was completing the cutting of Querelle, based on Jean Genet's play. In the story a French sailor discovers his true homosexual nature in an infamous whosehouse. The film was rejected even by Fassbinder's admirers. His death marked symbolically the end of the most experimental period of the German cinema since the 1920s.

For further reading: I Fassbinders spejl by Christian Braad Thomsen (1975); Fassbinder, ed. by Tony Rayns (1976); 'Reading the Writerly Film' by William R. Magretta in Modern European Filmmakers and the Art of Adaptation, ed. by Andrew S. Horton and Joan Magretta (1981); Rainer Werner Fassbinder, Filmemacher by Kurt Raab and Karsten Peters (1982); Rainer Werner Fassbinder by Christian Braad Thomsen (1983); Rainer Werner Fassbinder, ed. by Peter Jansen and Wolfram Schütten (1983); Die Anarchie der Phantasie, ed by Michael Tötenberg (1986); Rainer Werner Fassbinder: Plays, ed. by Denis Calandra (1992); The Anarchy of the Imagination: Interviews, Essays, Notes by Rainer Werner Fassbinder et al (1992); Television, Tabloids, and Tears: Fassbinder and Popular Culture by Jane Shattuc (1994); Fassbinder's Germany by Thomas Elsaesser (1995); Understanding Rainer Werner Fassbinder: Film As Private and Public Art by Wallace Steadman Watson (1996)

Filmography:

  • Der Stadstreicher, 1965

  • Das kleine Chaos, 1966

  • DIE LIEBE IS KÄLTER ALS DER TOD, 1969 - Love is Colder Than Death

  • KATZELMACHER, 1968

  • GÖTTER DER PEST, 1969

  • WARUM LÄUFT HERR R. AMOK?, 1970

  • RIO DAS MORTES, 1970

  • DAS KAFFENHAUS, 1970

  • WHITY, 1970

  • DIE NIKLASHAUSER FART, 1970

  • DER AMERIKANISCHE SOLDAT, 1970

  • WARNUNG VOR EINER HEILIGEN NUTTE, 1970

  • PIONIERE IN INGOLSTADT, 1971

  • HÄNDLER DER VIER JAHRESZEITES - The Merchant of Four Seasons, 1972

  • DIE BITTEREN TRÄNEN DER PETRA VON KANT, 1972

  • WILDWECHSEL, 1972

  • ACHT STUNDEN SIND KEIN TAG, 1973 - Eight Hours Are Not a Day - five-part TV series

  • BREMER FREIHEIT, 1972

  • WELT AM DRAHT, 1973

  • MARTHA, 1973

  • NORA HELMER, 1973 - TV version of Ibsen's play Et Dukkehjem

  • ANGST ESSEN SEELEN AUF, 1974 - Fear Eats the Soul

  • FONTANE EFFI BRIEST, 1974

  • WIE EIN VOGEL AUF DEM DRAHT, 1974

  • MUTTER KÜSTLERS' FAHRT ZUM HIMMEL, 1975

  • ANGST VOR DER ANGST, 1975

  • FAUSTRECHT DER FREIHEIT, 1975 - Fox and His Friends

  • CHINESISCHES ROULETTE, 1976 - Chinese Roulette

  • ICH WILL DOCH NUR, DASS IHR MICHT LIEBT, 1976

  • SATANSBRATEN, 1976 - Satan's Brew

  • BOLWIESER, 1977

  • FRAUEN IN NEW YORK, 1977

  • DIE EHE DER MARIA BRAUN, 1978 - The Marriage of Maria Braun

  • EINE REISE INS LICHT, 1978 - Despair

  • DEUTSCHLAND IM HERBST, 1978

  • IN EINEM JAHR MIT 13. MONDEN, 1978

  • DIE DRITTE GENERATION, 1979 - The Third Generation

  • BERLIN ALEXANDERPLATZ, 1980 - based on Alfred Döblin's novel

  • LILI MARLEEN, 1981

  • LOLA, 1981

  • THEATER IN TRANCE, 1981

  • DIE SEHNSUCHT DER VERONIKA VOSS, 1982 - Veronika Voss

  • QUERELLE, 1982 (based on Jean Genet's play)

Actor:

  • TONYS FREUNDE, 1967, dir. by Paul Vasil

  • DER BRÄUTIGAM, DIE KOMÖDIANTIN UN DER ZUHALTER, 1968, dir. by Jean-Marie Straub

  • ALARM, 1969, dir. by Dieter Remmel

  • AL CAPONE IN DEUTSCHEN WALD, 1969, dir. by Franz Peter Wirth

  • BAAL, 1969, dir. by Völker Schlöndorff

  • FREI BIS ZUM NÄCHSTEN MAL, 1969, dir. by Korbinian Köberle

  • MATHIAS KNEISSL, 1970, dir. by Reinhard Hauff

  • DER PLÖTZLICHE REICHTUM DER ARMEN LEUTE VOM KOMBACH, 1070, dir. by Volker Schlöndorff

  • SUPERGIRL, 1970, dir. by Volker Schlöndorff

  • VARGASMEKNING, 1973, dir. by Uli Lommel

  • I BERLIN HARLEM, 1974, dir. by Lothar Lambert, 1974

  • SCHATTEN DER ENGEL, 1975, dir. by Daniel Schmid, based on Fassbinder's play Der Müll, die Stadt und der Tod

  • ADOLF UND MARLENE, 1976, dir. by Uli Lomml

  • DER KLEINE GODARD, 1977, dir. by Helmuth Costard

  • BOURBON STREET BLUES, 1978, dir. by Douglas Sirk, Hans Schönherr, Tilman Taube

  • KAMIKAZE, 1981, dir. by Wolf Gremm

Plays as director:

  • LEONCE UND LENA, 1967, written by Georg Büchner

  • DIE VERBRECHER, 1967, written by Ferdinand Brucker

  • ZUM BEISPIEL INGOLSTADT, 1968, written by R.W.F. and Marieluise Fleisser

  • KATZELMACHER, 1968, written by R.W.F.

  • AXEL C. MAARTMAN, 1968

  • MOCKINPOTT, 1968, written by Peter Weiss

  • ORGIE UBUH, 1968, written by Alfred Jarry

  • IPHIGINIE AUF TAURIS VON JOHANN WOLFGANG GOETHE, 1068

  • AJAX, 1968, written by Sofoklen and R.W. Fassbinder

  • DER AMERIKANISCHE SOLDAT, 1968, written by R.W. Fassbinder

  • CHUNG, 1968

  • DIE BETTLEROPER, 1969, written by Fassbinder, based on John Gay's play

  • PREPARADISE SORRY NOW, 1969, written by Fassbinder

  • ANARCHIE IN BAYERN, 1969,written by R.W.F.

  • DAS KAFFEHAUS, 1969, written by R.W. F. and Carlo Goldoni

  • WERWOLF, 1969, written by R.W.F.

  • DAS BRENNENDE DORF, 1970, written by Lope de Vega and R.W.F.

  • PIONIERE IN INGOLSTADT, 1971, written by R.W.F. and Marieluise Pleisser

  • BLUT AM HALS DER KATZE, 1971, written by R.W.F.

  • DIE BITTEREN TRÄNEN DER PETRA VON KANT, 1971, written by R.W.F.

  • BREMER FREIHEIT, 1971

  • LILIOM, 1971, written by Ferenc Molnar and R.W.F.

  • BIBI, 1973, based on Heinrich Mann's work

  • HEDDA GABLER, 1973, written by Henrik Ibsen

  • DIE UNVERNÜFTIGEN STERBEN AUS, 1974, written by Peter Handke

  • FRL. JULIE, 1974, written by August Strindberg

  • GERMINAL, 1974, written by Yaak Karsunke, based on Emile Zola's work

  • ONKEL VANJA, 1974, written by Anton Chechov

  • DER MÜLL, DIE STADT UND DER TOD, 1975

  • FRAUEN IN NEW YORK, 1976, written by Claire Boothe Luce

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com