Otros textos de la autora

Falsas ideas sobre los papeles sexuales en la prehistoria
Francisca Martín-Cano Abreu

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

¿Qué es la arquitectura? Reflexiones sobre la abstracción - Glosario de Arte Abstracto -

02 - MARTÍN-CANO ABREU, F. B. (2001): Falsas ideas sobre los papeles sexuales en la Prehistoria. Publicado en el periódico electrónico SEIAAL, lugar virtual en el que se puedan leer los artículos sobre antropología y arqueología latinoamericana.
http://es.geocities.com/culturaarcaica/papeles.sexuales.html, http://www.colciencias.gov.co/seiaal/documentos/fmca.htm y http://es.geocities.com/culturaarcaica/papeles.sexuales.html

Resumen: Existe una serie de creencias estereotipadas sobre la Prehistoria que están mediatizados por una educación influenciada por los valores vigentes en la cultura patriarcal en que nos desenvolvemos "del varón dominando a la mujer" y presente en el inconsciente colectivo. Y condicionados por los valores y las creencias del presente, muchos occidentales las han proyectado sobre el pasado, sacando la conclusión de que el estereotipo sexual de su realidad circundante y la distribución de roles de "las mujeres dependientes y los varones sustentadores jefes de familia" siempre ha sido así. Pero son totalmente erróneas para época arcaica, según diferentes estudios antropológicos de Género de la Prehistoria y de otras sociedades primitivas...

MADRE DE FAMILIA Y MADRE NATURALEZA

Es muy probable que en la Prehistoria, nuestras ancestras volvieran sus ojos hacia las estrellas, para pedir a la Madre Naturaleza, que las cuidara, igual que ellas, como madres de familia, cuidaban a sus hijos. Y les reclamarían que les enviara los fenómenos naturales benéficos, de los que dependía el alimento y las protegiera contra los maléficos, en un momento en el que la supervivencia - de los animales y del ser humano- dependía de una dieta vegetal, cuyo crecimiento hasta dar frutos o su posible destrucción, estaba estrechamente ligado a los fenómenos naturales que se suceden a lo largo del año: lluvia, helada, sequía,...

Sin embargo, hoy día son muchos los que están convencidos, de que serían los padres de familia varones, los que pedirían ayuda mágica a un Dios masculino. Y creen que le solicitarían auxilio, para cazar animales y así poder mantener a su compañera embarazada y a sus hijos.

Pero este hecho es absolutamente imposible que tuviera lugar, ya que los varones, igual que los primates varones, no se preocupaban en los inicios de la cultura humana, de alimentar a "sus hijos", por muchas razones que desvelaremos en nuestra exposición. Las únicas de quienes dependían la prole, era de sus madres (igual que pasa entre los primates).

Posiblemente esta adjudicación errónea, haya sido condicionadas por el uso incorrecto y sexista del lenguaje, dado que los historiadores "varones" (los únicos que han escrito la historia hasta hace poco), han atribuido "al hombre" todos los hechos culturales, con total descaro e injusticia.

FAMILIAS MATRICÉNTRICAS

De hecho, se tiene el conocimiento preciso, de que en comunidades arcaicas, sólo se cuidaba de sus hijos las madres. Al menos así se deduce de contemporáneos estudios arqueológicos, antropológicos y evolutivos y corroborados por estudios etológicos. Estos estudios dan apoyo a la existencia de las familias matricéntricas: la mujer en la Prehistoria no se vinculaba al varón, ella sola se cuidaba de alimentar a sus hijos.

Y no existía vinculación masculina, porque en este período, el varón desconocía ser el causante de la fecundación humana. Así lo aseguran los enciclopedistas: "el sociólogo escocés (Mac Lennan) parte del supuesto de que la incertidumbre de la paternidad fue lo único que determinó la fase matriarcal." (Espasa, T. 33, 1988: 1001). "Algunos investigadores siguen creyendo que el hombre de la Edad de Piedra no asociaba el sexo con lo que podía llegar nueve meses más tarde". (Frade, 1996).

Y fue justo, porque existía la familia matricéntrica, que proporcionaba a la mujer un enorme poder, al formar una fuerte unidad económica con sus hijos, lo que motivó muchos siglos después, la revolución patriarcal, por la que los varones impusieron la familia, descendencia y herencia patriarcal. "La familia natural y la «comunidad» matriarcal queda reemplazada por la «sociedad», del mismo modo que el politeísmo anterior y el panteísmo matriarcal quedan subsumidos en el monarquismo y el monoteísmo propios del Estado" concluye (Mayr, 1989: 18).

EN LA PREHISTORIA LOS PRODUCTOS DE LA CAZA NO ERAN CRUCIALES

Aunque se crea que la alimentación de los primitivos cazadores-recolectores de la Prehistoria, era dependiente de los productos de la caza, existen diferentes estudios, que ponen de manifiesto que, en realidad, la mayoría de los alimentos provenían de la recolección, tarea femenina.

"En la sociedad paleolítica, las mujeres tuvieron un importante papel en la alimentación del grupo, puesto que, al parecer, fueron ellas las que lo abastecieron de productos procedentes de la recolección...
Sally Linton, en 1971, es la primera antropóloga, que ..., propone.... el modelo recolector. Son las homínidas las que recolectaron, las que inventaron los primeros instrumentos (palos cavadores y contenedores para transportar los productos vegetales y las crías) y las que, en principio, compartieron la comida con sus crías." (Llul y Sanahuja,1994: 17).

Los más arcaicos grupos humanos se alimentaban de manera muy variada y no eran tan dependientes de la carne: "... la alimentación cárnica no pudo desempeñar un papel tan importante como a veces se pretende." (Lichardus, 1987: 161). Y: "... se ha demostrado que la dentición de los homínidos ancestrales -como la nuestra- es más apropiada para moler y no para punzar, desgarrar o mascar carne." (Harris, 1979: 2).

Estos estudios han sido complementadas con los datos brindados por los estudios de las economías mixtas de las poblaciones actuales primitivas de cazadores-recolectores. Como en los bosquimanos del desierto de Kalahari en Suráfrica, que se comparan con las de los cazadores-recolectores paleolíticos, para poder deducir lo que debió ser con anterioridad.

Expresionismo alemán - Expresionismo abstracto - Arte. ¿Qué es el arte? - Pirámides de Egipto - Arte Románico - Analogía. Definiciones - Analogía del Ser - El arte Barroco - ¿Qué es el kitsch? - ¿Qué es el surrealismo? 1 - Maestros del Impresionismo I

 

 

"El trabajo de Richard Lee ... ha ayudado a destruir algunos estereotipos sobre los grupos de cazadores y recolectores... (Nathan, 1987: 18). Y más adelante considera que: ... apoyan la teoría de que la carne y la caza no son tan importantes en el proceso de hominización, ya que la carne sólo constituye una tercera parte de la dieta de los actuales cazadores. Y además aduce: ... el sector femenino de la mano de obra era el único verdaderamente productor de calorías. Los hombre cazan y a veces vuelven con carne de animales grandes; éste es un alimento muy apreciado, pero de hecho no constituye más que una tercera parte del total del consumo de calorías." (Nathan, 1987: 43).

Aparte de estos estudios, otros estudios han venido a destruir algunos de los estereotipos vigentes aún en la población general acerca del verdadero papel de los géneros en la Prehistoria, ya que ejempliifcan que la mujer tenía más importancia que el varón para sacar adelante su prole.

Recientes estudios llevados a cabo por otros investigadores en poblaciones actuales primitivas de cazadores-recolectores, permiten deducir lo que pasaba entre los cazadores-recolectores paleolíticos. Estos nuevos estudios vuelven a respaldar la idea de que el aporte seguro, fiable, constante y diario de alimentos para los hijos, proviene del propio trabajo de recolección y de caza de pequeños animales de sus madres. Y niega por tanto la creencia que existía (sin pruebas que lo certificase) que una madre y sus hijos del Paleolítico, necesitaba para no morir de hambre, de un varón que cazase para ellos (y contrario a las ideas que aún defienden con prepotencia el mundo académico machista. Véase al respecto mi debate en el Congreso de Zaragoza en el que narro mi enfrentamiento en el año 2001 para defender la idea de que la mujer tenía un importante papel en la sociedad arcaica, cuando no se vinculaba a ningún varón que la ayudara a sacar adelante a sus hijos. Debate académico de arqueología Parte I: http://www.somosmujeresperu.com/mujer/articulos/articulo.php3?id=299).

Estos nuevos estudios de cazadores-recolectores actuales han sido recogidos por Jared Diamond. En su capítulo 5, ¿Para qué sirven los hombres? parte de la reflexión (1999, 126): "Los hombres pasaban invariablemente más tiempo cazando animales grandes, mientras que las mujeres pasaban más tiempo recogiendo alimentos vegetales y pequeños animales y cuidando de los niños."...

Añade Diamond en (1999, 127 y 128): "Esta teoría, que parece tan obvia que por lo general la damos por descontada, establece dos predicciones directas acerca de la caza masculina. Primero, si el propósito principal de la caza es llevar carne a la familia del cazador, los hombres deben seguir la estrategia de caza que produjese con seguridad la mayor cantidad de carne."... "Segundo, debemos observar que un cazador trae las piezas para su esposa e hijos, o por lo menos las comparte preferentemente con ellos más que con personas ajenas a las familias. ¿Son ciertas estas dos afirmaciones?

Sorprendentemente para unas suposiciones tan básicas de la antropología, estas predicciones han sido poco contrastadas. Y quizá de manera poco sorprendente, las comprobaciones pioneras han sido llevadas a cabo por una mujer antropóloga, Kristen Hawkes, de la Universidad de Utah."

Tras recoger las medidas cuantitativas de los alimentos producto de forrajeo y de la caza de diversos pueblos actuales de cazadores-recolectores: de los indios aché del norte del Paraguay y del pueblo hadza de Tanzania de diversos investigadores incluidas los de Hawkes, Diamond saca interesantes conclusiones.

Por ejemplo el rendimiento de la caza mayor por la que los varones muestran preferencia es muy bajo, y de ella no se benefician especialmente su esposa e hijos, sino cualquiera que esté alrededor. Llega a preguntarse Diamond (1999, 130): "Esta paradoja sugiere que tras la preferencia de un hombre aché por la caza mayor subyace algo distinto a los intereses de su mujer e hijos."....

Manifiesta Diamond en (1999, 131 y 132): "Una familia hadza podría morir de inanición esperando que el padre-marido cumpla su objetivo de conseguir una jirafa. En cualquier caso, toda esa carne cobrada ocasionalmente por un cazador aché o hadza no está reservada para su familia, así que desde el punto de vista de su familia la cuestión de si la caza mayor produce mayores o menores rendimientos que otras estrategias alternativas es puramente teórica. La caza mayor, sencillamente, no es la mejor forma de alimentar a una familia."

En (1999, 134): "Así pues, mis cinco esfuerzos para rescatar la caza mayor de los aché como una manera sensata de contribuir noblemente a los mejores intereses de sus esposos e hijos se vinieron todos abajo."

En (1999, 138): "¿Qué validez general poseen estas conclusiones? Hawkes y sus colegas estudiaron sólo dos pueblos de cazadores-recolectores, los aché y los hadza. Las conclusiones resultantes esperan pruebas en otros cazadores-recolectores. Es posible que las respuestas varíen entre tribus e incluso entre individuos. Por mi propia experiencia en Nueva Guinea, diría que las conclusiones de Hawkes son susceptibles de ser aplicadas incluso más contundentemente allí."

Estas investigaciones certifican una vez más, que la Antroplogía no ha sido totalmente objetiva en muchos de sus estudios "científicos" humanos, ya que introducía el sesgo machista del género masculino, género de pertenencia de los investigadres que durante más tiempo han elaborado hipótesis para explicar diferenciadamente las características de cada género de diferentes culturas. La prueba es que desde que mayor número de mujeres se han acercado a la disciplina, han aportado hipótesis más plausibles y validadas por nuevas investigaciones que apoyan sus conclusiones, contrariamente a las defendidas mayoritariamente hasta no hace mucho por antrópologos varones, ain a pesar de no aportar pruebas que las avalasen e incluso en contra de muchos datos que las contradecían. Como dice Diamond (1999, 100): "La tardía apreciación de tales paradojas por parte de los científicos ha dado como resultado una avalancha de teorías en competencia, cada una de las cuales tiende a reflejar el género de su autor."

[Permitidme que en este punto haga una reflexión. En estos días (primeros de diciembre del 2002) se ha estado comentado en un foro lo que algunos lectores consideran barbaridades dichas por Juan Luis Arsuaga, aparecida en una entrevista:
http://www.lavanguardia.es/web/20021124/95900021.html
Hoy permitidme que os comento la que he visto yo.

Allí decía Juan Luis Arsuaga: (En el Paleolítico): "Y las mujeres recolectaban: frutas, frutos secos, raíces, hojas, rizomas, granos, bulbos, tallos, insectos, setas... Y cazaban además pequeños animales (lagartos, batracios, pequeños mamíferos...) ¡Y disponían de mucho tiempo libre! Tiempo para juegos, fiestas, relación social, para el arte, la construcción de relatos, mitos, leyendas... "(...)
"¿Por qué dice que en el neolítico se explotó a la mujer?
En el neolítico, la mujer se convirtió en fuerza de trabajo para el cultivo, es decir, en un valor de cambio, en una mercancía, en un objeto.
¿Y no antes, en el paleolítico?
No. La mujer tenía el mismo estatus que el hombre. Los hombres salían a cazar y casi siempre volvían de vacío (y fatigados y hambrientos). Y allí estaban las mujeres, que daban de comer a sus hombres. ¡El aporte regular de alimento al grupo lo hacía la mujer! Los hombres hacían caza mayor -difícil de conseguir, esporádica-, pero ellas hacían caza menor, más regular, y también recolectaban. Las mujeres proporcionaban el mayor aporte de calorías al grupo, y regularmente."

En este texto se pone de manifiesto que Arsuaga, por fin recoge los estudios de las antropólogas y de las investigadoras feministas, que venimos manteniendo desde hace tiempo, que tanto en el Paleolítico como en el Neolítico estaba en manos femeninas la principal fuente económica y de alimentos, así como la cultura. Así en el Paleolítico, en palabras de Arsuaga, respecto a la cultura (las mujeres disponían además de): "Tiempo para juegos, fiestas, relación social, para el arte, la construcción de relatos, mitos, leyendas...". Respecto al alimento: "¡El aporte regular de alimento al grupo lo hacía la mujer!". Y en el Neolítico dice Arsuaga: "En el neolítico, la mujer se convirtió en fuerza de trabajo para el cultivo..."

Pero es significativo que Arsuaga se contradiga al dejar ver sus prejuicios. Y mientras concede a la mujer del Paleolítico, en cuyas manos estaba la economía y el trabajo, el mismo estatus que al varón, considere que por hacer lo mismo en la sociedad del Neolítico, convierta a la mujer en meramente: "... un valor de cambio, en una mercancía, en un objeto".

Arsuaga comete el mismo error que los misioneros cuando llegaban a una cultura primitiva, en donde la mujer tenía a su cargo la estructura económica de la sociedad, mientras el varón tenía un papel subsidiario. Y así mientras en ambos casos, Arsuaga y misioneros califican a las mujeres autónomas, neolíticas o primitivas, de manera machista como "esclavas" o "explotadas", se observa que usan una distinta vara de medir para definir el papel que ha venido desarrollando el varón en la cultura patriarcal de occidente, en donde casi hasta hace poco, exclusivamente ha estado en manos masculinas la economía y el trabajo, y que por tanto tenía mayor estatus en la sociedad.

Por lo que considero que Arsuaga no ve que en las familias tanto paleolíticas como neolíticas, el más importante papel lo jugarían las mujeres, dado que a la mujer se le adjudicaba los trabajos relacionados con la alimentación, por lo que poseían gran autonomía, ocupaba una situación privilegiada y desempeñaba el papel más importante debido a su VALOR ECONÓMICO. Ellas tendrían el mayor status social, ostentarían el poder político, regirían la sociedad: serían reinas, mientras el varón en los primeros grupos ocuparía una posición subsidiaria.

Precisamente esta posición sería la que llevó a los varones a rebelarse al final del Neolítico y en la Edad del Bronce, cuando se produjo la revolución patriarcal. A partir de la revolución patriarcal el varón pasó a vincularse a una mujer y a preocuparse de su sustento y el de sus hijos. Con el tiempo se instauró la institución del matrimonio y empezó la relación sexual monógama, por la que la mujer intercambiaba su disponibilidad sexual permanente a su pareja a cambio del sustento. Y fue justo cuando se vinculó el varón a la mujer y se comprometió a la consecución del sustento, cuando sucumbió el poder femenino. Los varones terminaron por arrebatar el poder a la mujer y esclavizaron a la mitad de la población que perdió sus derechos, incluido el de tener un plan de vida propio y tener un trabajo con el que auto sostenerse.

Hoy afortunadamente en el siglo XXI, en la sociedad de occidente se está acabando con la subordinación y la situación de marginalidad. Las mujeres empezamos a disfrutar de mayor libertad y autonomía y estamos consiguiendo la independencia y un papel más protagonista en la sociedad, gracias a que estamos recuperando el derecho al trabajo, que nos ha sido arrebatado durante miles de años. Y ello no nos convierte en esclavas ni en explotadas.

Así que tampoco os dejéis condicionar por la visión del sr. Arsuaga y su valoración de las mujeres trabajadoras neolíticas como explotadas, cuando en realidad eran autónomas e independientes.

Amplío en: Evolución de la sociedad arcaica. Factores que contribuyeron a la pérdida del poder femenino:
http://www.ujaen.es/huesped/rae/rae01/ensayo/colaboracion/martin-cano.html
La mujer responsable del proceso de hominización:
http://es.geocities.com/culturaarcaica/1homini.html. Y en http://personales.com/espana/zaragoza/martincano/fe.1profesiones.htm, http://es.geocities.com/culturaarcaica/sociedades.matrilineales.html

Pinturas simbólicas arcaicas de "cazadoras con arco y flechas en escenas de caza" desplazándose a zancadas, que reflejan mitos complejos con código secreto, dirigido a la Divinidad


1: De Damaraland, Rodesia del Sur / Zimbabwe
 

2: Del Santuario de Bramberg, Maack, Namibia
 

3: Del Barranco de los Gascones, Calapatá, Teruel

 
4: De La Vacada, Santolea, Teruel
 

5: De la Cueva Freixet, Perelló, Tarragona

 


6: De la Cueva del Civil, Valltorta, Castellón
 

7: De la Cueva de los Caballos, Valltorta, Castellón

 

8: De Els Secans, Mazaleón, Teruel
 
 

9: De la Cueva del Tío Garroso, Alacón, Teruel

 

10: De la Cueva Remigia, Castellón
 


11: De Val del Charco de Agua Amarga, Valdealgorfa,
Teruel
 
 

12: De la Cueva de Obón, Teruel
EN LA PREHISTORIA LA CAZA NO ERA TAREA EXCLUSIVA DE VARONES: CAZABAN AMBOS SEXOS
También resulta ser falsa, la idea generalizada en occidente, que considera que en la Prehistoria los varones cazaban y las mujeres cocinaban lo traído por sus esposos. Este estereotipo es resultado de proyectar sobre el pasado la distribución de roles de la realidad circundante de "las mujeres dependientes y los varones sustentadores jefes de familia", sacando la conclusión de que siempre ha sido así. Así como debido al androcentrismo (en palabras de Victoria Sau: enfoque unilateral que toma al varón / hombre como medida de todas las cosas) de algunos historiadores, que han extendido la creencia de que era ejecutada exclusivamente por los varones, distorsionando la participación real femenina y cooperativa, ya que toda la banda cazaba y viajaba junta, como lo creía Gordon Childe y otros posteriores eminentes historiadores.

Confirma que las mujeres cazaban en la Prehistoria, diferentes manifestaciones plásticas de muchos lugares distintos. Algunos ejemplos son las pinturas de "escenas de caza" prehistóricas: cazadoras capsienses de África del sur de Damaraland y de Bramberg / Brandbers pintada hace más de 6.000 años, las de la costa levantina española, datadas alrededor del año 5000 adne.

También lo corroboraría, los estudios etológicos sobre la conducta de los primates, basadas en teorías evolutivas, que considera que la conducta humana se deriva de la de nuestros antepasados animales: las conductas primates dan las claves de los desarrollos evolutivos humanos.

Los nuevos descubrimientos realizados por Goodall, Galdikas, Fossey, Strum, Thompson-Handler en diferentes especies, aportan, en contra de las creencias estereotipadas, que las hembras tienen un importante papel en su sociedad y que participan en la caza en grupos (técnica tradicional compartida por los primeros humanos). Y son las hembras madres, las que enseñan a sus descendientes con su ejemplo: el conocimiento para la sobre vivencia y qué comida comer, a recoger los alimentos adecuados y a cazar. "Esta familia matricéntrica, que se da en todas las comunidades de primates, es la unidad de vida socioeconómica más probable de la sociedad protohumana, según propuesta de Linton (1970) (Sally)." (Kay y Voorhies, 1978: 109).

[Curiosamente, también pertenecen al género femenino, las investigadoras que han descubierto el gran papel de las hembras primates en sus sociedades, tras haber sido elegidas las primeras por Louis Leakey, "prueba" que los varones científicos también, cuando elaboran sus teorías "científicas", tienden a "reflejar el género de su autor". Las razones de la elección femenina nos la da Jane Goodal en una entrevista en una revista española:
http://www.muyinteresante.es/canales
/muy_act/entrevi/entrevis8/entrevis1.htm

"Gracias al impulso del paleontólogo Louis Leakey, usted se erigió en la gran investigadora de los chimpancés y la desaparecida Dianne Fossey se convirtió en la máxima autoridad sobre los gorilas. ¿Es casual que Leakey escogiera para esto a dos mujeres?

&endash; Nos consideraba mejores observadoras, porque somos más pacientes. Para él había una razón social: el hombre cuando acaba la escuela se siente presionado para encontrar un trabajo y progresar; en cambio, la mujer no tiene esta presión, pero tiene la de casarse y fundar una familia. Puede escoger trabajos para divertirse o porque le apetece. En la selva, decía, un hombre no soporta con facilidad estar largas horas y días esperando los movimientos de los animales porque está pensando más en si esa actividad ayudará a su carrera; la mujer puede soportarlo mejor porque no está pensando en para qué le servirá. Por mi parte, he observado que entre los chimpancés, las mejores madres acostumbran a ser muy pacientes, deben serlo para que sus criaturas se desarrollen. Y, entre los humanos, las madres han de ser muy buenas conocedoras de los requerimientos de criaturas que no hablan, deben entender qué es lo que quieren los niños. Finalmente, en el seno del núcleo familiar también juegan un papel de moderadoras, lo que les hace muy sensibles."]

LAS PINTURAS CON "ESCENAS DE CAZA" NO TENÍAN FINALIDAD DE PROPICIARLA

También, respecto a la creencia, ampliamente divulgada, de que las "escenas de caza" pintadas en lo más profundo de las cuevas arcaicas, tuviesen la finalidad de propiciar la caza de animales, ha resultado ser falsa. Las flechas clavadas en animales, no tendrían la finalidad de que fuesen mágicamente a clavarse a lomos del animal real, para que sirviesen de alimento. Y ello se deduce, sin lugar a dudas, de los estudios iniciados por el eminente investigador de la Prehistoria Leroi-Gourhan hace más de 50 años. Ya entonces comprobó, tras estudiar gran número de yacimientos, que los restos de huesos de animales comidos, hallados junto a las pinturas de animales en "escenas de caza", no coincidían con los animales representados. Por lo que los hallazgos científicos evidencian, que las obras de arte con "escenas de caza" no reflejan "escenas de la vida cotidiana" / no se comían los animales representados.

Y además, gran parte de las obras de arte que se conocen con "escenas de caza", fueron realizadas por pueblos cuya economía estaba ya basada en el cultivo vegetal y la domesticación de animales (no fueron realizados por pueblos cazadores), en los que no tenía importancia la caza para alimentarse. Ejemplo de ello son los dibujos de cazadoras expuestas. Pero dado que son cazadoras, representarían por un lado:

. La mujer cazadora en su arcaica existencia real: cuando en el Paleolítico la caza aún cubría parte de las necesidades alimenticias y la mujer era quien proporcionaba el alimento a sus hijos. "Para N. Tanner, no sería «el hombre cazador» sino «la mujer cazadora» quien sería responsable de la emergencia humana." (Michèle Julien, 1986: 30

. Por otro lado, cada cazadora demuestra ser, protagonista de la mitología matriarcal, y antecedente de otras heroínas o Diosas cazadoras de mitologías históricas, herederas de mitos paleolíticos. De las que son ejemplos las Diosas cazadoras de diferentes regiones: Agrostinas, Annika, Arduina, Artemisa (Táurica, Elafébola, Hecaerge, Lafria, Venatriz, Agrostera,......), Asherah / Aschera / Esther, Atalanta, Attart-Sem, Basa Grande, Bendis, Britomartis, Calisto, Cirene, Devana, Diana, Eucaris, Hécate, Hippe, Kalgama, Melanipa / Hipa / Ociroe, Mielikki, Minerva, Mixcoac, Nehalennia, Phiala, Podarga, Procris, Skadhi, Venatrix, Veretragna, Zenobia, Zewana,...

Y por tanto, se podría deducir, que las manifestaciones artísticas de cazadoras, serían representación simbólica de un mito dirigido a la Divinidad. Y con el que pretendería invocarla de forma mágica, para solicitarle la Fertilidad de la Naturaleza u otros favores. De igual forma que en todo el universo se la invocaba por multitud de medios.

DIOSAS Y SACERDOTISAS: SUS REPRESENTANTES EN LA TIERRA

Otra creencia generalizada, que ha resultado ser errónea, es la que afirma que en época prehistórica los varones chamanes "rezaban" y realizaban el ritual propiciatorio ante pinturas que representaban a un Dios de la caza.

Pero hace ya mucho tiempo que se sabe que, durante los últimos 40.000 años de la Prehistoria humana, sólo se rendía culto al Principio femenino / a la más antigua Diosa que adoró la humanidad: la Madre Naturaleza. Y durante miles de años sólo la propiciaban sus representantes femeninas.

Esta deducción lógica, ha surgido de las evidencias arqueológicas de imágenes humanas, ya que las más antiguas obras de arte simbólicas antropomorfas: esculturas, relieves y grabados de todos los continentes, son exclusivamente femeninas. Lo confirma Campbell para yacimientos tanto paleolíticos como neolíticos de Europa:

... no se han encontrado objetos de arte humano anteriores al período auriñaciense, cuando aparecen de pronto las estatuillas femeninas. (Campbell, 1991: 407). Hemos encontrado en Europa centenares de pequeñas figuras neolíticas de la Diosa, y casi nada en cuanto a figuras divinas masculinas. El toro y algunos otros animales, tales como el jabalí y el chivo, pueden aparecer como símbolos del poder masculino, pero la Diosa es la única divinidad visualizada en aquel entonces. (Campbell, 1991a: 238).

Afirmación de exclusividad femenina también para los yacimientos de Asia, Europa y África: "... cientos y cientos de pequeñas efigies de la diosa-madre en barro, hueso y piedra. Están presentes en el segundo asentamiento neolítico prealfarero de Jericó; están presentes en casi todas las provincias culturales entre Sialk y Gran Bretaña y de Persia a Badarï." (Hawkes y Woolley, 1977: 276).

"El analista jungiano Erica Neumann llevó a cabo un estudio seminal y a fondo de los diversos símbolos maternos en su obra Themos Great Mother: An Analysis of themos Archetype (1963). Llegó a la conclusión de que las obras de arte religioso más arcaicas son «figuras de la solitaria gran diosa, imagen paleolítica de la madre, antes de que el padre existiera en la tierra o en el cielo»." (Husain, 1997: 19). (Y que confirma nuestra reflexión anterior de que, en la Prehistoria, no se reconocía la figura del padre en las familias matricéntricas).

Y estas imágenes auriñacienses: "Figuran magas, sacerdotisas o vestales (prêtesses)" como afirma Delporte en su referencia a Saccasyn Della Santa en (1982: 276).

Por lo que, dado que era la mujer, quien proporcionaba el alimento a sus hijos, sería ella la que, como sacerdotisa, buscaría el medio de asegurarlo, mediante los rituales propiciatorios a la Diosa Madre Naturaleza.

De forma que, en la Prehistoria, existía el monoteísmo femenino Divino y sólo había sacerdotisas / magas / hechiceras / curanderas / hadas / chamanas / brujas / meigas / remedeiras / salud-dadoras / pharmaceuticas / vestales / adivinas: sus representantes.
Posteriormente se incorporó al culto, varones que se travestían de mujeres y se autoemasculaban y convertían en eunucos, para representar / personificar en la Tierra, al paredro mortal de la Gran Diosa (entre ellos a: Atis, Osiris, Dumuzi / Duzi, Adonis, Eshmund,...). Paredro (Divinidad inferior), que según gran parte de mitos religiosos de diferentes regiones, se automutilaba o perdía los genitales y moría, tras lo cual la Diosa lo resucitaba y Deificaba. De forma que no es hasta la Edad del Bronce, cuando aparece la figura del sacerdote, por lo que no tiene sentido pensar que en la Prehistoria había chamanes.

CONCLUSIÓN

No se puede estar indefinidamente defendiendo los prejuicios y la visión parcial, manipuladora, androcéntrica de antiguas autoridades, que impusieron su visión, cuando su situación social era muy otra. Por lo que ya es hora es de analizar los documentos y no las opiniones estereotipadas existentes. Hora es de revisar las pruebas, de proclamar que nunca ha sido cierta la idea imaginada por influyentes historiadores, que proyectaban sobre la Prehistoria la idea de "los varones como seres superiores que subordinaban a las mujeres, consideradas seres maltratados y sumisos".
Y hora es de revalorizar y recuperar el importante papel ancestral femenino y de hacer llegar al conocimiento general que en época arcaica la mujer predominaba en el orden social.

BIBLIOGRAFÍA

ALCINA, J. 1982. Arte y antropología. Madrid: Alianza.
ARSUAGA, Juan Luis. (2002): Comer carroña nos hizo inteligentes.
http://www.lavanguardia.es/web/20021124/95900021.html
BURGUIÈRE, A. (Bajo la dirección de). 1988. Historia de la Familia. Tomo Y. Madrid: Alianza.
CAMPBELL, J. 1991. Las Máscaras de Dios: Mitología primitiva. Madrid: Alianza.
CAMPBELL, J. 1991a.En diálogo con Bill Moyers. El poder del mito. Barcelona: Emecé.
DELPORTE, H. 1982. La imagen de la mujer en el arte Prehistórico. Madrid: Istmo.
DIAMOND, Jared (1999): ¿Por qué es divertido el sexo? ¿Por qué los amantes hacen lo que hacen? Un estudio de la evolución de la sexualdiad humana. Editorial Debate, S. A., Madrid.
Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana. 70 Tomos. Madrid: Espasa-Calpe (Ediciones de 1930, de 1985-86, de 1991, de 1993 y de 1994).
FRADE, C. 1996. Miles de años de sexo. Periódico El Mundo, Madrid:, 15-12-96.
GIRARD, Raphael. 1978. Historia de las Civilizaciones Antiguas de América. Tomos I-II-III. Hispanoamérica Ediciones, México.
GOODALL, Jane: (Entrevistada por Muy Interesante)
http://www.muyinteresante.es/canales/muy_act/entrevi/entrevis8/entrevis1.htm
JULIEN, M. 1986. El papel de la mujer. (Gran Atlas de Arqueología, concepción de Christine Flon). Barcelona: Espasa-Calpe.
HARRIS, O. 1979. Antropología y feminismo.Barcelona: Anagrama.
HAWKES, J. y WOOLLEY, S. L. 1977. Prehistoria y los comienzos de la civilización. Historia de la Humanidad. Desarrollo Cultural y Científico. Tomo 1. Barcelona: Planeta.
HUSAIN, S. 1997. La Diosa., S. A. Madrid: Debate. Barcelona: Círculo de Lectores.
LEROI-GOURHAN. 1983. Los primeros artistas de Europa. Colección Las Huellas del Hombre, dirigida por Enmanuel Anati. Madrid: Encuentro.
LICHARDUS, J. y M. 1987. La protohistoria de Europa. Barcelona: Labor.
LLUL S. y SANAHUJA, E. 1994. Historia de España. Prehistoria y Edad Antigua. Tomo 1. Barcelona: Instituto Gallach de Librería y Ediciones Océano.
MAYR, F. K. y ORTIZ-OSÉS, A. 1989. La mitología occidental. Barcelona: Anthropos.
NATHAN, M. 1987. La crisis alimentaria de la prehistoria. Madrid: Alianza.
PIRENNE, J. 1982. Historia del Antiguo Egipto. Volumen I. Barcelona: Ediciones Océano-Éxito.
POMEROY, S. B. 1987.Diosas, Rameras, Esposas y Esclavas. Madrid: Akal, Torrejón de Ardoz.
WENDT, H. 1981. Del mono al hombre. Barcelona: Bruguera

AVIZORA
ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com