Google

Avizora - Atajo Google

Libertar, librar, liberar
Gotthard Zügel - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Introducción a la Filosofía
- Safo y el dulce padecimiento del amor
- Nuevas 7 Maravillas del Mundo
- Amor y química
- 23 razones para hacer el amor

 

100408 - El caos conceptual que padecemos, nos induce a buscar en textos, en medios de comunicación masivos o en terceros las soluciones de los problemas que podríamos hallar en nuestro interior.
 

 
 

Diversas circunstancias, propias del caos, nos impiden elaborar comprensiones. El caos se parece a un licuado; sólo el gusto nos permite identificar sabores componentes. La razón señala que todos los vocablos caros a la mente como justicia, libertad, amor, paz, ser, moral y muchas otras mas, son parte activa del caos conceptual. Tal conglomerado de conceptos, por falta de contenidos precisos, otorga vaguedad y deformaciones estructurales, cuya convivencia difusa genera al señalado caos. Ello facilita que cada idea importante tenga al menos diez vocablos “afines y precisos” que por tal razón se denominan SINÓNIMOS.

Para ejemplificar tratemos el concepto de LIBERTAD por todos conocido; aún carece de una definición que aclare su esencia y le confiera universalidad y unicidad. Todos consideran  que conocen los alcances del vocablo; hacer lo que me place, con las menores limitaciones de toda índole, posibles.

Si protesto por lo borroso de la esencia conceptual de cada término y el exceso de sinonimia, nada mejor que elaborar un método que permita dar formas concretas a cada concepto para diferenciar, sin dudas, a unos de otros. La idea básica es buscar un común denominador al estilo matemático, no numérico. Considero que el lenguaje se parece a un frondoso árbol con muchas ramas (leyes), muchas ramitas y gajitos (las palabras), que deben producir flores (la imaginación), e infinitos frutos (los valores. Para lograr orden (disminución del caos conceptual), la misma SAVIA (el común denominador) debe recorrer la totalidad del árbol (lenguaje) para lograr unicidad (poder germinativo): una sola raíz, un solo tronco que alimentan a la totalidad de los componentes de la planta. A tal efecto consideré a la DINÁMICA (vida-vitalidad) de cósmica presencia general y formadora del sentido de SER en su vasta variedad, independiente de sus respectivas formas. El hombre, a medida que avanzó en sus conocimientos, ha logrado “VER Y OBSERVAR” la dinámica a través de la construcción de variados instrumentos de medición, por lo que la dinámica se liga íntimamente a la REALIDAD y las CERTEZAS conceptuales. Y permite el ingreso posterior, si fuera necesario, de los números, ya que la comprensión, para ser tal, usa esta simbología para clarificar las proporciones “Cuantum’s + Relatividades” en la combinación “Dinámica + Materia = SER-ES”. Tantos avances deberían ser una alegría, pero se transforma en dudosa, ya que usamos los avances para el ATRASO como demuestra la continua destrucción de nuestro planeta Tierra y de nosotros mismos. Es que el BIEN y el MAL son integrantes firmes del caos conceptual.

La dinámica como común denominador tendrá un fuerte impacto en el lenguaje ya que valorizará a su legítimo representante; EL VERBO, pasando el sustantivo, imagen y abstracción a segundo plano, a pesar de haber sido actor principal y resistencia tenaz por dos mil quinientos años de filosofía para enunciar, después de desentrañar con certeza, la esencia de cada vocablo.

Analicemos tres verbos que nos interesan  proveámosles la dinámica: Libertar, Librar y Liberar. Al consultar el diccionario de sinónimos veremos, que los primeros verbos tienen cada uno 16 palabras afines o sinónimas, mientras que la tercera sólo tiene doce. A su vez, muchas de las palabras afines están presentes “como afines” en los tres vocablos originales, lo que los trasforma en sinónimos indirectos. Parece que la palabra más importante para cubrir la necesidad humana es el verbo LIBERTAR, cuya dinámica, hasta en la escritura, refleja la imagen y su mayor afinidad con la palabra LIBERTAD, tan cara a los sentimientos y las necesidades humanas.

Cuando el instinto y la razón de una persona conjuntamente sienten y saben que pueden optar, elegir, decidir, preferir o inclinarse por una dinámica o circunstancia favorable al rumbo del “barquito YO”, cuando sabemos que podemos tomar entre nuestras manos el timón del destino de tal barquito, entonces el hombre se siente plenamente LIBRE; y esta dinámica se hace imagen en la palabra LIBERTAD, que se extiende mas allá del horizonte y cuya limitación se produce cuando nos topamos con la libertad de otra persona con iguales derechos, porque somos seres sociales. Una persona campesina tiene las limitaciones a la libertad más lejanas que un residente en la urbe. Así se forma el escenario social del derecho y de la igualación ¿igualitaria? LIBERTAR: optar, decidir, preferir, inclinarse por…

En nuestro mundo trastocado, donde la maquina suplanta al hombre y lo deja a la deriva, al decidir optamos mayoritariamente por circunstancias placenteras que aparentemente nos favorecen. Después la experiencia muestra que somos propensos a equivocar el rumbo; que lentamente adquirimos hábitos y costumbres, llamados vicios, que agraden nuestro equilibrio físico y mental. Y allí, con suerte, aparece la palabra LIBRAR, consistente en empezar una feroz batalla entre el “YO” que anhela el equilibrio y el “YO” que ansía el PLACER; es la lucha entre el BIEN y el MAL se que libra en el terreno donde más duele: “EL YO”. Casi siempre sucumbimos ya que el equilibrio es una cima, que para conquistarla, requiere de esfuerzo, empeño, fortaleza y sobre todo: VOLUNTAD. En cambio a la hondonada nos lleva la corriente de nuestras flaquezas y la consecuente “gravedad”. En ésta dirección se va solo y sin esfuerzos. LIBRAR: VOLUNTAD para luchar y CONSTANCIA para luchar.

No está muerto quien pelea afirma un pensamiento y en medio de la oscuridad que nos rodea aparece en el horizonte la luz de la estrella LIBERACIÓN cuya benéfica dinámica “LIBERAR” nos invita a reconsiderar nuestras decisiones que nos llevaron a la cima del desequilibrio, a veces, total. Debemos saber, que el EQUILIBRIO es un estado único, posee unicidad; nunca deberíamos decir: “esto o aquello está MAS O MENOS EQUILIBRADO”; es un modo de despojar al equilibrio de su verdadero valor. Debemos decir: “esto o aquello ES MAS O MENOS DES-EQUILIBRADO” EN CUYO CASO HABLARÍAMOS TÉCNICAMENTE CORRECTO! ya que los desequilibrios carecen de unicidad, gozando en cambio de multiversalidad. En una escala decimal hay un único equilibrio y 99 des-equilibrios, quedando la escala completa. Debemos también saber que toda LIBERACIÓN, el acto de ejercer la dinámica de LIBERAR implica una automática INTEGRACION a una META, en nuestro caso, el EQUILIBRIO. No debemos confundir la libertad con soltura (andar suelto). Todo liberado es un integrado estructural cósmico que a pesar de ser integrado no pierde su capacidad de optar y decidir. Un suelto (por libre) es un solitario anticuerpo cósmico que va de choque en choque gracias al ejercicio de sus personales leyes. LIBERAR: Capacidad de sustituir todo desequilibrio y desarmonía por EQUILIBRIO y ARMONÍA. El que no lucha es un “LIBRE” (por poder optar) y ESCLAVO (de sus vicios) por SUCUMBIR.

Gotthard Zügel - Rafaela, 19/06/05

 

 

 

 

 

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com