Google

Avizora - Atajo Google

Comunicación Social / Social Communication
Todo lo que sé sobre comunicación interpersonal
Marcelo Urra

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Lenguaje e ideología en el periodismo digital
- Glosario de Periodismo
- Semiótica
- Cine
-
TV argentina: formatos repudiados y exitosos

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

1. Lo preliminar: Diferencia entre el Enfoque Lineal y el Enfoque Circular de la Comunicación

Los enfoques lineal y circular o interaccional de la comunicación, representan formas de explicación incompatibles y se desarrollan en forma discontinua desde el punto de vista conceptual.

El enfoque lineal tiene sus antecedentes desde las primeras manifestaciones del pensamiento filosófico y del conocimiento. La explicación causa - efecto para los fenómenos del pensamiento y la naturaleza, se ha mantenido invariable, debido, principalmente a los logros que se han conseguido a través de ella en las ciencias y la tecnología. El modelo que plantea que A provoca un efecto en B, y que B lo provoca en C, fue también utilizado para el desarrollo del modelo matemático de la comunicación. Allí se plantea el clásico esquema del emisor y receptor, y entre ellos, un canal, un código, interferencias y otros elementos. Esta forma de entender la comunicación tuvo una gran utilidad en la industria de la telefonía en EE.UU. y fue también útil en otras áreas de las ciencias, como la física y la medicina.

Principios del Enfoque Circular

- Feed-Back
- Causalidad Circular
- Sistema
- Totalidad
- Homeostasis
- Normas
- Medio

Fue a comienzos de este siglo que surge otro enfoque para entender la comunicación, a raíz del planteamiento del mecanismo de Feed-Back. Fue utilizado primero para las industrias, y posteriormente aplicado a distintos fenómenos de la naturaleza, y por supuesto, también al ser humano. El Feed-Back (1) representa la forma en que funcionan los sistemas, y se refiere a la información que reciben acerca del efecto que ha tenido su propio funcionamiento, lo cual permite su mantenimiento o alteración. Sobre este concepto, la comunicación humana puede ser representada de manera más amplia, al mostrarnos que las consecuencias de nuestra comunicación determinan nuestras sucesivas comunicaciones, y que los demás participantes de una comunicación viven el mismo proceso. El Feed-Back en la comunicación humana, representa los efectos que tuvo un mensaje, el cual como información, vuelve para mantener o alterar al comunicante. Una de las consecuencias de este modelo es que resulta imposible reconocer quién es causa y quién es efecto de una comunicación, y nos muestra entonces la idea de la circularidad de la comunicación o la Causalidad Circular (2) . El modelo circular aumenta nuestra visión del contexto en que se desarrolla una comunicación y nos da, por ello, mejores pistas para su comprensión.

Ambos modelos, lineal y circular se adecuan mejor a ciertos análisis, lo cual no significa que uno sea mejor que otro. Ciertamente que, para entender la riqueza de la comunicación humana, resulta más útil usar el modelo circular. El modelo lineal hace mejores aportes como en la física clásica.

Para quienes plantean el enfoque circular, la comunicación no es sólo verbalizaciones o palabras, sino abarca todo el comportamiento. Se puede decir entonces que comunicación verbal y no verbal, en este enfoque, resultan igualmente importantes, ya que están dotados de la capacidad de informar a otro, y de hacernos saber la reacción de éste, por nuestra comunicación. Una persona que permanece callada junto a un grupo de personas, no significa que no se esté comunicando. En realidad su simple presencia ya es un indicador de que algo pasa con ella. Y todavía más significativo si intentamos “leer“ lo que su postura nos quiere decir de alguna manera. Puede que no se sienta a gusto con el grupo de personas, si su mirada es triste y está compungido, entonces es muy probable que tenga un problema que lo entristece. O si se encuentra inquieto, mirando para todos lados, puede ser que esté atrasado, o que no se atreva a decir algo al grupo de personas que está con él. Y en último caso, simplemente puede que no se esté sintiendo a gusto. Y es por esta razón que se plantea como axioma, que es imposible no comunicar .

Ya que es imposible no comunicar, es posible que se desencadenen otras situaciones, como cuando lo que la persona dice, no tiene nada que ver con lo que está representando su expresión no verbal. O que su comunicación no verbal no está representando a cabalidad las intenciones que manifiesta en su comunicación verbal. Por ello, resulta siempre necesario saber cómo es nuestro cuerpo, como éste se expresa en la comunicación, y cómo los demás lo entienden. Hay algo que es claro y es que si nosotros no sabemos comunicarnos no verbalmente, nuestro inconsciente se encargará de ello a través de nuestro cuerpo. Y esto, puede que no sea recomendable en algunos casos. Una sonrisa que no corresponde, taparse la boca sin darse cuenta, mirar apresuradamente en varias direcciones, y otras, son señales que pueden contaminar nuestras verdaderas intenciones para una comunicación.

El escenario de la comunicación circular, es representado en el sistema. Sistema (3) se define tradicionalmente como un todo compuesto por partes que interactúan entre sí. Y cada una de las partes (de un sistema) es otro sistema en sí mismo, que como tal, también es una totalidad formada por partes interactuantes. O dicho de otra manera, todo sistema se encuentra dentro de uno mayor. Por lo tanto dos personas, una en presencia de otra y que por lo tanto se comunican, forman un sistema social que se compone de dos sistemas psíquicos. El hecho de que se reemplace a las personas y sus relaciones por el modelo teórico de los sistemas tienen como fin (y es el que tiene todo modelo teórico), aportar conceptos que faciliten el estudio, y explicación de esta área de fenómenos, dentro de toda la complejidad del ser humano y su comportamiento. Ahora bien, los sistemas en sí tienen algunas propiedades. Lo que ocurra dentro de un sistema, o sea, entre sus partes, afecta la totalidad. Por ello, si una de las partes cambia, cambia el resto de las partes junto con él y además el sistema en su totalidad se renueva. Es por ello que se afirma que el todo (la Totalidad (4) ) es más que la suma de las partes (Ilustración 1). Esto, debido a que la suma de las partes, no da cuenta de las interacciones, del tipo de relaciones que hay entre las partes, y que hacen que se diferencie una totalidad de otras. Entendido de esta manera, un sistema social se compone por personas, que son sus partes, y también por el tipo de relación que exista entre ellos. También, si una de las personas varía su comportamiento, o también dicho, se comunica de una manera determinada, necesariamente afecta al otro miembro del sistema.

Ilustración 1 La Totalidad es más que la suma de partes. La suma no da cuenta de las interacciones, ni de la riqueza de la comunicación humana. Ello significa que el análisis de un comportamiento, es mejor cuando se contextualiza con una totalidad, formada por personas y conductas.

Se plantean otros conceptos, como el de Homeostasis (5) , que se refiere al equilibrio o estabilidad del funcionamiento del sistema, en cuanto a sus componentes y el tipo de relaciones que establecen. La homeostasis se altera en un sistema social cuando uno de los participantes rompe con el tipo de relación que se había mantenido constante. Por ejemplo en una sala de clases, los alumnos asisten con la disposición de escuchar al profesor. En términos generales es lo que ocurre y la recurrencia con que se da, ha permitido el funcionamiento de escuelas, universidades, etc. Si acaso se altera el sistema “clase”, puede ocurrir que el profesor se dedique a ver televisión, o que los alumnos se organicen para jugar a las cartas. La homeostasis en los sistemas, es el resultado de formas preestablecidas de conducta para situaciones particulares. En la sociedad asumen el nombre de Convenciones sociales, Normas o Reglas de comportamiento. Si bien siempre persisten grupos que desean romper con las normas, sólo ellas permiten la existencia y diferenciación entre los sistemas sociales y, funcionalmente, la mantención del equilibrio y estabilidad de éstos. Con lo cual, no se deja de reconocer el papel de la transformación societal en la evolución de nuestra civilización.

Volviendo al ámbito de la comunicación interpersonal, también en ella encontramos Normas (6) o patrones (redundancias) de comportamiento (que ya fueron parcialmente descritas en el párrafo anterior). También ellos resultan necesarios para establecer una comunicación. Si un grupo de amigos aceptan implícitamente ser leales entre sí, ser sinceros, se apoyan para obtener objetivos comunes (como puede ser pasarlo bien), entonces ésas son sus normas de comportamiento. Esto los diferenciará, por lo tanto, de otro grupo, cuyas normas de comportamiento pueden ser únicamente apoyarse para pasarlo bien. Finalmente, estas normas de comportamiento no implican necesariamente hacer rígido al sistema, pues dependerá principalmente de uno o todos los integrantes para alterar esa condición. Cabe reconocer que, reconociendo la condición imperfecta del ser humano, se espera de él la intención hacia el progreso en el ámbito personal, social y mundial, lo cual, requiere de una plasticidad y disposición al cambio.

Como se dijo en un principio, todo sistema está inmerso en otro mayor, y éste a su vez, contiene a otros sistemas más pequeños. Al ambiente que acompaña a todo sistema lo llamaremos Medio (7) . Y esto es, todo lo que rodea al sistema. El Medio de un sistema, a su vez, es un sistema en sí mismo, y el sistema que lo contiene es el Medio para él (Ilustración 2). Consignarlo, dependerá del punto de referencia que se adopte. Nos importa destacar que, los comportamientos que se realicen en un contexto o Medio, no tienen siempre la misma adecuación en otros medios. No será lo mismo ver un partido de tenis en la casa de un amigo, que en una Iglesia, o saltar en un recital, que hacerlo sólo en la calle. Visto de otro modo, el Medio o contexto sociocultural representa una influencia para nosotros. No cabe duda, y no es por pura casualidad, que los intereses de los alumnos de la UNIACC y los de la U. de Tierra del Fuego son diferentes, por dar un ejemplo. La influencia social, es una importante área de estudios en varias de las ciencias humanas, por cierto que la psicología es una de ellas.

Ilustración 2 Representación sistémica de la familia Pérez. Su Medio es el contexto sociocultural. Sus subsistemas son sus partes: padre, madre e hijo. El Medio, es un aspecto innegable de influencia en la conducta.

Todos estos conceptos tienen como fin entregar herramientas de análisis, para una mejor comprensión de la naturaleza de la comunicación humana. Lo que le ocurra a una persona, no es que le pase en forma aislada, sino que es la consecuencia de una serie de interinfluencias, que actúan sistematizadas a distinto nivel. Queremos, para terminar, agregar que la noción de normalidad - anormalidad mental, que ocupa a las ciencias del comportamiento, no debiera reducirse a la persona artificialmente separada de su medio. Debería ser, entonces, un análisis que, además, se ocupe de los sistemas a los que forma parte como individuo. Partiendo por la familia, por el tipo de comunicación que establece con el enfermo. Quizás, si es la familia, el barrio, el país o el planeta los que, realmente, comparten la anormalidad mental.

2. Tal vez lo más relevante: Los Niveles de Relación y Contenido en la Comunicación

Los niveles de relación y contenido constituyen otra clasificación del vasto alcance de la comunicación humana. Asimismo se los considera como uno de los Axiomas de la Comunicación, planteados por el Grupo de Palo Alto, lo cual le otorga la consideración de ser necesarias e irrefutables dentro del marco conceptual que las considera.

Antecedentes que permiten llegar al concepto de niveles de contenido y de relación

•  Paralelismo en que se desarrolla el aprendizaje, referido a la adquisición de respuestas. Cuando aprendemos alguna materia para una prueba, además de los contenidos en particular, aprendemos las formas más efectivas, que se adecuan a cada uno para adquirir conocimientos. Es decir, se aprende a aprender.

•  Otro antecedente surge de considerar el comportamiento de los animales. Todos hemos visto jugar a los perros, de hecho sabemos cuando lo están haciendo, y por lo tanto, no se están lastimando. Y es que habría un acuerdo implícito entre los animales que juegan, que consiste en pelear entre ellos, pero sin producirse daño. El mantenimiento de esta relación sería el resultado de la acción de señales que serían entregadas por cada animal y que definirían el comportamiento de ambos como juego, distinto de una pelea.

•  Un tercer antecedente se revela en las investigaciones hechas en familias de pacientes con esquizofrenia. Si bien las familias pueden tener distintos discursos en su comunicación, afectados por su propia historia de vida, nivel de educación, etc., se observan algunas señales que definen la comunicación en forma implícita. Este tipo en particular fue denominado como una forma de comunicación paradójica (Doble Vínculo).

A partir de estas conclusiones surge la denominación de un nivel de contenido y otro de relación para la comunicación humana. El nivel de contenido es el mensaje explícito, objetivo, por así decirlo de lo que se está entregando. El nivel de relación es el mensaje que establece como ha de ser entendida la comunicación. Se dice que es la que define el tipo de comunicación que se está presentando. Este nivel puede expresarse en la forma verbal y no verbal. Esto último, lo diferencia del nivel de contenido, que sólo se entrega en forma verbal. En la forma verbal, lo relacional se expresa con su mensaje explícito como por ej. “¡esto es una orden!”, o “era sólo una broma”. También se puede definir la relación, a través de la comunicación no verbal, ya sea en el tono de la voz, las posturas, gestos, etc.

Lo relacional puede presentarse solo, sin nivel de contenido, como sería la mirada perdida en el metro, que podemos verbalizar como “no quiero hablar con nadie, estoy ocupado en mis asuntos”. O también puede ser una sonrisa a una persona que recién se conoce, que signifique “quiero ser tu amigo”.

Por lo tanto, además de permitir reconocer el valor de la conducta y las intenciones en la comunicación (respecto a la comunicación digital y analógica, y los tipos de comunicación verbal y no verbal), los niveles de la comunicación, representan el aporte más significativo del Grupo de Palo Alto, pues señala la existencia de los niveles, y como lo relacional define o impone un tipo de interacción, lo cual tiene consecuencias pragmáticas importantes en la comunicación.

3. Mi aporte: Lo Verbal y lo No Verbal, y los Niveles de Contenido y Relación en la Comunicación

La comunicación humana nos permite apreciar en ella una serie de matices, clasificaciones, tipos o formas. Tal como si fuera la superficie de un valle, la comunicación humana está llena de relieves, montes, depresiones, infinita vegetación y formas de vida. Es que su análisis, tiene variadas perspectivas, lo que nos permite un vasto conocimiento. Dependiendo del número de personas que la utilicen, hayamos comunicación intrapersonal, interpersonal, familiar, grupal, organizacional, social, etc.. En un sentido mayor, y desde la perspectiva de una interacción total con las distintas partes del universo, hablamos de comunicación en un sentido cósmico.

Apreciamos como tipos de comunicación, la verbal y la no verbal. Siendo la primera, la esencia del mensaje transmitido y que aparece bajo la forma de palabras escritas. Necesariamente requiere un portador o vehículo que le de materialidad. Así la encontramos en el lenguaje escrito en las más variadas formas y circunstancias: en un libro, en la pancarta de un paro estudiantil, e incluso en las murallas y puertas de un baño. Donde sea, y desde hace mucho tiempo, podemos encontrar este lenguaje. Se suma a ella otro tipo de lenguaje, que es el hablado, dicho en forma oral y que se utiliza uniendo los fonemas que aprendimos desde los primeros años de vida.

Tenemos, entonces, dos tipos de lenguaje dentro de la comunicación verbal: lo escrito y lo hablado, pudiendo señalar que la ventaja de lo escrito, es que puede ser releído cuantas veces sea necesario. De allí que se lo utilice preferentemente para mensajes que son altamente abstractos. Es decir, no sería nada de conveniente emitir algún concepto filosófico extremadamente complejo a través de una fuente radial. Lo hablado, por lo tanto, es más penetrante en mensajes con un carácter concreto. Su ventaja, en términos masivos es su instantaneidad, propicia, además, en sectores sociodemográficos en que la lectura es vista como estudio y la gente le confiere menos uso.

Démosle paso ahora, a la comunicación no verbal. Aquí encontramos la clásica descripción de gestos, tono de la voz, posturas. Es en definitiva la conducta. Se hace presente el axioma de la comunicación que dice que es imposible no comunicar, porque es imposible no tener conducta. Vamos a entender que la comunicación no verbal, será todo aquello que comunica, pero que no es verbal. La manera de sentarse, de conversar, de dirigirse al público, la forma en que se reacciona con en el cuerpo y la expresión facial, a la multitud de circunstancias que se presentan en la vida, eso será la comunicación no verbal. ¿Cabe alguna duda? Es aquel mensaje que no está codificado en un conjunto de signos que son las letras.

Demos un paso más para entender estos tipos de comunicación. Consideremos un mensaje escrito; por ejemplo un cartel que dice, “Si usted fuma, este lugar no es para usted” y otro “Prohibido fumar”. Ambos tienen marcadas matices. Incluso uno todavía más drástico diría, “No fume o váyase” o “lárguese, no lo queremos”. Como sea que fuera, una persona hiper-racional diría que todos estos mensajes están señalando, simplemente que el lugar no es para fumadores. Sin embargo, cuando nos interesa el tema de la comunicación, podemos constatar la existencia de dos componentes en lo verbal. Uno es el componente de contenido, que es la idea básica o esencial, y a veces, abstracta de un mensaje. Otro es el componente relación, que se refiere a la connotación o intención que percibimos de un mensaje. De esa manera, podemos reconocer la aridez de sentimientos que generalmente presenta el lenguaje científico, o la bienvenida nota de humor de un conferencista. Detectamos la racionalidad e imparcialidad de un noticiario, respecto del apasionamiento con que se entregan las noticias de otro canal, que apela a las emociones de la audiencia. Es decir, llegamos a la conclusión de que, sea escrito o hablado, la comunicación verbal siempre presenta un componente de contenido y otro de relación. Por cierto que también lo vemos en las relaciones interpersonales. Un “te quiero”, puede ser dicho de muchas maneras, conservando el componente de contenido y cambiando el de relación. Algo muy parecido ocurre con el titular de una noticia, cuya connotación varía del diario El Mercurio a La Cuarta.

 

Un mensaje, puede conservar su “contenido” y variar su componente “relación”.

Distinto es observar cuando cambia el componente contenido. Allí, definitivamente, cambia el mensaje.

En el caso de la comunicación no verbal, observamos los mismos componentes. Podemos verlo a diario, por ejemplo, en la comunicación no verbal de un profesor, más precisamente su tono de voz. El componente contenido es el sonido de la voz (en la postura, en la posición de las manos, extremidades, etc.; en la expresión facial, la forma que han adoptado las cejas, la frente, los labios, etc.). Y en el componente relación, que es esa cosa psicológica que siempre presenta un mensaje, podemos encontrar un tono de voz “aburrido”, que sea monótono, alegre, sin cambios de ritmo, etc. O podemos encontrar en nuestro profesor un tono de voz “seguro”, entretenido, desbordante de entusiasmo, etc. En general, el componente relación de la comunicación no verbal, por su naturaleza, nos permite hacer múltiples inferencias sobre las intenciones que tiene el que nos entrega un mensaje. Un fuerte golpe con la mano abierta sobre la mesa puede ser una clara señal de contundencia, enfado y resolución. O bien, el triste final de una pulguita que saltaba por ahí. Es particularmente importante como fuente de indicadores de rasgos de personalidad, lo cual nos permite tener un mayor conocimiento de las personas, claro que con la precaución que las inferencias hechas son sólo hipotéticas y que su comprobación requiere de un análisis más profundo. O simplemente preguntándole a la otra persona qué quiso decir. Los prejuicios, precisamente, nacen de la convicción errada sobre la relación entre indicadores, por ejemplo, nivel socioeconómico y grado de inteligencia.

En síntesis, estamos sugiriendo que a diferencia de lo que plantean los teóricos de la comunicación cuando relacionan nivel de contenido y comunicación verbal, y nivel de relación en la comunicación no verbal, creemos apropiado incluir las dimensiones contenido y relación tanto en la comunicación verbal como la no verbal

Marcelo Urra es Psicólogo. Profesor de Psicología Social, Escuela de Periodismo UNIACC, Coordinador del Proyecto Década de la Conducta en Chile del Colectivo Psicología y Desarrollo Nacional. Representante Nacional de la Sociedad Interamericana de Psicología.
 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com