Google

Avizora - Atajo Google

Comunicación Social / Social Communication
El Fotoperiodismo cambia de enfoque
Edgar Roskis

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- El lenguaje periodístico en la red
- Papel del Fotoperiodista
-
La espiral del silencio
- Textos sobre Fotografía
- El efecto CNN

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

. Cómo funciona el Fotoperiodismo

99 - La famosa fotografía de la Piedad de Argel es tal vez la última imagen fija que, según la fórmula consagrada, dio la vuelta al mundo. Ese día, 23 de septiembre de 1997, el fotógrafo Hocine de la Agence

France Presse estaba solo: ningún otro

 operador ni cámara. No se podría afirmar lo mismo de otra imagen, famosísima y casi tan reciente, la del individuo que bloqueaba una columna de tanques que procuraban intervenir, el 4 de junio de 1989, durante el movimiento de los estudiantes chinos.
Entre esas dos instantáneas que tienen una fuerza semejante hay una diferencia fundamental: la primera, tomada por un fotógrafo de prensa al servicio de una agencia, tiene la ventaja de ser única. En cambio, la imagen del opositor chino fue captada de manera idéntica por tres fotógrafos de tres grandes agencias (Associated Press, Magnum y Sipa-Presse), además de una cámara de la cadena de televisión británica independiente Itn.


Adiós al cliché único
Qué importa —se dirá— puesto que ambas fotos tuvieron un impacto similar. Es cierto, pero un cliché único, lo que en la jerga de la profesión se denomina un scoop, tiene la ventaja de poder cotizarse al mejor postor en el mundo entero y de negociarse por sumas que pueden alcanzar decenas de miles de dólares. Ello no ocurre con una foto de la que existen varias versiones. Si el autor de la Piedad de Argel no hubiese sido un asalariado de una agencia que a su vez atiende a sus clientes por un precio fijo y no por pieza (ver recuadro), uno y otra habrían obtenido por esa sola imagen sumas considerables.
¿Existen actualmente clichés únicos que se aproximen a los que, por su impacto y su notoriedad, su composición, su valor de instantánea, han concentrado en un mismo objeto estético informaciones y símbolos? Es dudoso. Mientras en 1967, el francés Raymond Depardon y el británico Don McCullin estaban solos en Biafra,1 en 1994 desembarcaron en Rwanda varios cientos de fotógrafos en charters militares y humanitarios. Adiós al cliché único... Y, para colmo, al llegar con tres meses de retraso respecto del genocidio cometido a partir del 6 de abril, todos esos enviados especiales no pudieron recoger más que las imágenes de las consecuencias del drama: éxodo, epidemias, o sea las secuelas, pero no el acontecimiento propiamente dicho.

La oferta y la demanda
La invención oficial de la fotografía data de 1839. Desde entonces, unas imágenes se han ido sumando a otras, engrosando un número que aumenta día a día de manera exponencial. Es cada vez más difícil producir, pese al talento de los reporteros, una imagen que no sea el clon de una anterior. De ahí que el incremento de las imágenes periodísticas vaya unido a una baja de sus precios (debida a la ley de la oferta y la demanda).
 

Además, una fotografía —imagen muda con una leyenda incompleta o ninguna— ¿tiene sentido en sí? Imaginemos, captado por un objetivo, un jinete que azota a su cabalgadura: ¿Huye con cobardía del enemigo o se lanza a enfrentarlo con denuedo? Todo depende, efectivamente, del texto que acompaña la imagen y del crédito que se le da. Hoy se sabe, por ejemplo, que las fotografías del Vel’ d’Hiv consideradas durante mucho tiempo contemporáneas de la siniestra batida,2 son posteriores y representan una reunión que tuvo lugar dos años más tarde. ¿Y qué decir de esa instantánea, comentada por el filósofo francés Régis Debray en su libro L’Oeil naïf,3 en la que aparece un tumulto de curiosos que miran con displicencia un autobús —una escena banal en resumen— salvo que ese autobús abarrotado transportaba judíos al campo de Drancy
 

 

 

 

 

 



25 de septiembre de 1997
, en los suburbios de Argel: esta mujer acaba de perder a varios familiares en la masacre de Bentalha. Es la célebre “Piedad de Argel”, que fue portada en los periódicos del mundo entero



4 de junio de 1989
, durante el movimiento estudiantil en Beijing (Pekin), un joven desconocido bloquea él solo una columna de tanques



En 1972, la niña Kim Phuc huye del napalm de la guerra en Vietnam, ante la indiferencia de los invasores norteamericanos -
El ‘Agente Naranja’ de Monsanto y Dow Chemicals

Fotoperiodismo: cómo funciona

La actividad llamada “fotoperiodismo” puede adoptar tres modalidades. La primera, y más antigua, se basa en fotógrafos solitarios e independientes, que conciben y realizan “temas”, cuya publicación proponen ulteriormente a soportes diversos, las más de las veces publicaciones periódicas, y en ocasiones diarios. También sucede que se les encargue su realización de acuerdo con su especialidad o su talento. La segunda modalidad está constituida por reporteros agrupados en agencias fotográficas. La más antigua y prestigiosa es sin lugar a dudas Magnum, fundada en 1945, la única organizada como cooperativa. La más famosa es la agencia Gamma, fundada en 1967 por Raymond Depardon y sus socios. A continuación surgieron las agencias Sygma y Sipa-Presse. Todas están instaladas en París. El principio de remuneración y por ende de trabajo cambia radicalmente: lo más corriente es que la agencia y el fotógrafo, después de un acuerdo con la redacción antes de cada misión, se dividan por mitades tanto los gastos de reportaje como los beneficios potenciales, esta vez pagados por las publicaciones periódicas en forma de derechos de reproducción negociados caso por caso. Conservan derechos de autor sobre todos los clichés. Es la ley del “50-50”, que revolucionó la práctica del gran reportaje.
Por último, existe una tercera modalidad, el de las agencias de información (la francesa Agence France Presse, la norteamericana Associated Press, la británica Reuters) llamadas “telegráficas” en razón de su origen hace 160 años: todo despacho o fotografía sólo podía enviarse recurriendo al telégrafo. Los medios de comunicación convenían con las agencias abonos por un precio fijo, en cuya virtud la utilización de los clichés era ilimitada igual que la de los despachos. Sus fotógrafos son remunerados y casi anónimos como la mayoría de los periodistas de agencia. Perciben emolumentos fijos, cualquiera que sea el volumen de venta de sus clichés, trátese de una operación inmediata o a largo plazo. Desde hace poco, las agencias fotográficas internacionales (Gamma, Sygma y Sipa-Presse) también pagan un salario a una parte de sus fotógrafos. La cifra de negocios de cada una de esas tres primeras agencias internacionales gira en torno a 17 millones de dólares al año.

Esa es una de las limitaciones más serias del fotoperiodismo y, de modo más general, de la fotografía. La imagen “en la era de su reproductibilidad técnica”, según la fórmula del filósofo alemán Walter Benjamin, sólo dice lo siguiente: “Soy la imagen y nada más”. Pese a ese inconveniente, ciertas instantáneas provocaron un vuelco en la opinión y cambiaron el curso de la historia. Pensamos inmediatamente en la niña desnuda huyendo de la aldea de Trang Bang bombardeada por error con napalm por la aviación sudvietnamita el 8 de junio de 1972 (foto 3, del vietnamita Nick Ut, agencia AP). O, cuatro años antes, en el asesinato a quemarropa de un “sospechoso” por Nguyen Loan, jefe de la policía de Saigón (foto del estadounidense Eddie Adams, agencia AP).4 O en el cadáver del soldado norteamericano arrastrado desnudo por las calles de Mogadiscio, que humilló a Estados Unidos y movió a su opinión pública a rechazar la intervención de sus tropas en Somalia.

Allí radica la debilidad pero también la fuerza del fotoperiodismo: desencadenar en una fracción de segundo, siempre que las revistas y periódicos del mundo entero lo capten y le sirvan de relevo, un terremoto en la opinión. Pero, en este aspecto, la televisión lo ha reemplazado. Aunque en la pantalla pequeña, la imagen a menudo sea de calidad inferior a las instantáneas de las horas de gloria del fotoperiodismo, le añade complementos nada desdeñables: el sonido, el comentario y eventualmente la transmisión en directo, que suscitan mucho mejor la adhesión del público.
Desde el punto de vista estético, la fotografía no tiene nada que envidiar al documento televisado que poco a poco ha ocupado su lugar. La imagen fija puede observarse con detenimiento y perdura, en cambio la imagen televisada es efímera. Pero el reportaje televisado, aunque no sea siempre de excelente calidad, suele ser explicativo, pedagógico, didáctico. Y, puesto que a partir de los años sesenta en casi todos los hogares hay un aparato de televisión, la imagen televisada conquista una audiencia muy vasta. La foto sólo puede hacer valer la belleza de su elaboración, el coraje de sus reporteros y esa nobleza que consiste en fijar el instante, ni un segundo antes, ni un segundo después.

La “telepresencia”, según la expresión del francés Jean-Louis Weissberg,5 terminó con el reinado de las revistas impresas, incluso las más prestigiosas, que, salvo si dan un “golpe” excepcional, ya no fabrican opinión. Lo que Debray llama la “videosfera” se ha apoderado definitivamente de la actualidad inmediata, dejando al periodismo fotográfico sólo ciertas obras de autores, cuya publicación por lo demás les resulta cada vez más difícil.

¿Cabe afirmar entonces que asistimos a su fin? Tal vez no, pero la metáfora deportiva de la recta final quizás pudiera aplicarse a la situación. Todas las agencias fotográficas, si no fundadoras al menos renovadoras de ese oficio (Gamma, Sygma, Sipa-Presse), se han ido debilitando al punto de trasladar su actividad a sectores que no corresponden a su vocación inicial (ilustración de libros, diccionarios, enciclopedias; ejecución de pedidos de instituciones públicas y privadas para ilustrar sus actividades de comunicación; fotos sobre los altibajos del destino de personas famosas; o incluso simples tareas de laboratorio). Así la agencia Sygma, hasta que fue comprada hace dos años, vivía en un 60% de sus fotos de gente famosa, y las imágenes de actualidad ni siquiera representaban 10% de su cifra de negocios.

Por consiguiente, dichas agencias se han debilitado también en el plano económico, convirtiéndose en presas fáciles y tentadoras para capitales exteriores. A ciertos grupos financieros que inicialmente no tenían ningún vínculo especial con la fotografía, convertirse parcialmente en dueños de una agencia famosa les reporta más, en cuanto a prestigio, que lo que les cuesta su adquisición, por lo demás a un precio bastante módico si se consideran los recursos de que disponen. Así, hay capitales bancarios que consiguieron una participación importante en Gamma en 1997. Y grupos gigantescos, como el de Bill Gates con su banco de datos Corbis, tratan de apoderarse de los fondos de archivos fotográficos: de ese modo Corbis compró Sygma en junio de 1999. Como todas las imágenes tomadas por los fotógrafos remunerados por la agencia están libres de derechos de autor, pueden reproducirse hasta el infinito sin que sus autores puedan reclamar la más mínima compensación. Dichos grupos pueden entonces entrar a saco en esos fondos para ilustrar a bajo costo sus actividades multimedia o lanzar esos clichés mucho menos caros al mercado, aunque sean antiguos.

Cuestión de talento
“Hoy resulta sumamente difícil distinguir una foto de actualidad, reciente y muy costosa, de una mucho más barata, extraída de un fondo de archivos”, explica Roger Thérond, ex director del semanario francés Paris-Match. Ahora bien, aunque su defunción se predice desde hace veinte años, la prensa escrita sigue existiendo y siempre va acompañada de ilustraciones. ¿Entonces?
Entonces, estaríamos asistiendo a la ley del movimiento pendular. En 1903, el ingeniero francés Edouard Belin inventó una máquina a la que dio su nombre, el belinógrafo, que permitía transmitir una foto por teléfono, de un punto a otro del planeta, tal como hoy se envía un fax. Gracias al belinógrafo, todos los periódicos del mundo pudieron recibir en tiempo real fotografías del día, que publicaban al día siguiente. Para hacerlo hubo que crear redes controladas por agencias llamadas por ese motivo “telegráficas” (Agence France Presse, Associated Press, Reuters). Hoy prácticamente solas en el ámbito de la fotografía de actualidad, esas agencias siguen cubriendo los acontecimientos mundiales paralelamente a las cadenas de televisión. Sus reporteros remunerados no pretenden nada más que eso. Como afirman ellos mismos, esos cientos de artesanos casi anónimos no hacen más que su trabajo. A la gran mayoría de los periódicos les bastará con eso. En cuanto al destino del fotoperiodismo en sentido estricto, es decir la construcción de “historias” en imágenes fijas, dependerá en el futuro del talento de un puñado de artistas que constituirán excepciones consagradas.

1 NDLR: El conflicto de Biafra fue un intento de secesión armada de esa región de Nigeria. Duró treinta meses (1967-1969).
2. El 16 y el 17 de julio de 1942, más de 12.000 judíos franceses fueron detenidos y concentrados en el Vélodrome d’Hiver (Vel’ d’Hiv), en París, antes de ser trasladados, en su mayoría, al campo de tránsito de Drancy, en los suburbios de la capital francesa, y luego deportados hacia los campos de la muerte.
3. Editions du Seuil, París, 1994.
4. Ambas fotografías recibieron el Premio Pulitzer, el más importante en Estados Unidos.
5. En Présence à distance, L’Harmattan, París, 1999

Edgar Roskis es periodista y profesor del Departamento de Información-Comunicación de la Universidad de París X (Nanterre), Francia

 


Pekín


Vietnam


Argelia

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com