Cargando

Educación. Pedagogía.Didáctica /
Education. Pedagogy. Didactics

Personas con necesidades educativas múltiples
Sara Calderón Escobar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Qué es la Ortografía?
- ¿Qué es un Seminario?

- Personas con necesidades ...
- Teoría de las inteligencias múltiples
- Génesis del idioma guaraní

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

Cuando hablamos de personas con
necesidades educativas múltiples, nos
referimos a aquellas personas que
requieren ayudas o recursos que no están
habitualmente disponibles en su contexto
educativo para posibilitarles su proceso de construcción de las experiencias de aprendizaje establecidas en el diseño curricular. Estas personas con mayores necesidades educativas significan retos para el educador debido a las múltiples dificultades que presentan.


La mayoría de los niños se comunican de una manera natural, lo cual les permite explorar e interactuar con el mundo que les rodea a través de la expresión de sus sentimientos, sus deseos y necesidades. Sin embargo, éste no es el caso de las personas con necesidades educativas múltiples (N.E.M.), que presentan dos o más discapacidades y ven restringida esta posibilidad de comunicarse, por lo que se ve afectada su interacción con los demás.
Por ello, se deben proporcionar los medios necesarios al niño con N.E.M. y su familia para acceder a experiencias que le permitan el desarrollo de una comunicación efectiva y funcional para lograr una adecuada interacción con los demás y mejorar su calidad de vida.
Todos los alumnos en algún momento de su vida escolar tienen “necesidades educativas” y requieren de algún tipo de apoyo, ya sea personal, pedagógico o técnicas para lograr los objetivos educativos.
El término diversidad es lo más genuinamente natural al ser humano. Existe actualmente la necesidad de que la educación atienda a la diversidad. La diversidad en la población escolar se vincula a un carácter individual y/o social; de capacidad, de intereses, de ritmos de aprendizaje, étnicas, religiosas, lingüísticas, etc.
En los últimos tiempos hemos visto un cambio de paradigma en la educación y han surgido conceptos tan importantes como necesidades educativas especiales (N.E.E.), donde se presta atención a las potencialidades del sujeto que aprende y no a sus limitaciones. Se debe recalcar que no todos los alumnos con N.E.E. presentan alguna discapacidad y que no todas las discapacidades producen N.E.E.
También se habla de necesidades educativas múltiples, término que se refiere a las experimentadas por aquellas personas que requieren ayudas o recursos que no están habitualmente disponibles en su contexto educativo, para posibilitarles su proceso de construcción de las experiencias de aprendizaje establecidas en el diseño curricular”.1
No podemos negar la existencia de personas con discapacidades severas y múltiples que son atendidas por diversos servicios, tanto médicos como educativos. Existen otros individuos que viven segregados, ya sea en sus casas, en centros específicos o abandonados en hogares estatales o privados. Estos sujetos presentan mayores requerimientos de apoyo.
En 1974 se reconoció por primera vez a las personas con “multihandicap” y se fundó la Association for Persons with Severe Handicaps (T.A.S.H.), que lucha por la aceptación e integración de las personas que presentan múltiples déficits.
El concepto “multihandicap” está basado en un modelo eminentemente médico e incluye una combinación de dos o más discapacidades que afectan de manera significativa las habilidades de aprendizaje y funciones de las personas sin el uso de adaptaciones como apoyo. Por ejemplo: una combinación de parálisis cerebral y de déficit auditivo o parálisis cerebral de tipo espástica severa, retardo mental, defectos ventriculares y baja visión.
De acuerdo con Hart (1988), “la combinación o sumatoria de estas múltiples discapacidades crea múltiples efectos”.2
El término necesidades educativas múltiples, en relación al concepto de multihandicap es un concepto positivo, más amplio, general y propicio para la integración escolar. No implica una connotación peyorativa. Atribuye las causas de las dificultades de los aspectos del desarrollo del niño a un factor personal, escolar o social. Fomenta las adaptaciones curriculares individuales a partir del currículo de la educación regular o común.
Estas personas con mayores necesidades educativas, significan retos para el educador debido a las múltiples dificultades que presentan. Cada persona con necesidades educativas especiales es única y presenta características individuales y sus propios requerimientos educativos, por lo que las intervenciones terapéuticas requieren de un equipo de especialistas.
La mayoría de estas personas presentan un desarrollo lento o desviado, tanto en el área social, intelectual y/o de lenguaje.
Algunas de las características de las personas con necesidades educativas múltiples en diferentes áreas son:
-Impedimentos físicos: son desórdenes que afectan las habilidades de movimiento del sujeto. Incluyen impedimentos neuromotores, como parálisis cerebral, deficiencias del aparato músculo-esquelético y enfermedades de-generativas como la distrofia muscular. Muchas de estas personas no caminan por sí mismas y requieren de apoyos externos, tales como sillas de ruedas, bastones o muletas.
- Impedimentos de salud: incluyen enfermedades crónicas que producen cambios y que amenazan o limitan la vida del sujeto. Por ejemplo: asma, fibrosis quística, deficiencias cardíacas, dificultades sanguíneas, diabetes, trastornos renales y SIDA. También se incluyen pacientes con traqueotomía o colostomizados.
- Impedimentos sensoriales: incluyen desórdenes del sistema sensorial, tales como impedimentos visuales, auditivos y táctiles.
- Desórdenes de la comunicación: incluyen desórdenes del lenguaje (retardo del lenguaje y afasia) y desórdenes del habla (articulación, tartamudeo y voz). Muchas personas no pueden hablar o bien su habla es limitada. Su nivel de comprensión es bajo y no pueden expresar sus deseos y necesidades.
- Impedimentos cognitivos: se refieren a impedimentos que afectan el proceso de aprendizaje. Incluye retardo mental y dificultades de aprendizaje. Muchas de las personas con retrasos cognitivos no leen ni escriben y tienen dificultad para comprender órdenes simples.
- Desórdenes psicosociales: incluyen desórdenes relacionados con el comportamiento y trastornos psiquiátricos.

Incidencia y prevalencia
Resulta difícil determinar la prevalencia e incidencia de las personas que presentan necesidades educativas especiales. Autores como Gast y Berkler (1981)3 señalan una relación de 1/1000 de la población total como discapacitados severos y múltiples.

Etiología
Existen diversas causas prenatales, perinatales y postanatales que pueden producir que una persona presente necesidades educativas especiales.
a) Causas prenatales: Existen muchas infecciones que pueden producir algún tipo de discapacidad como retardo mental, parálisis cerebral, ceguera, sordera y malformaciones cardíacas. De las anomalías congénitas y defectos del tubo neural pueden resultar deficiencias tales como: espina bífida, anencefalia y otras anormalidades estructurales. De los defectos cromosómicos pueden resultar diferentes enfermedades y síndromes que también pueden provocar necesidades educativas múltiples. Las enfermedades genéticas como la distrofia muscular y atrofia músculo-espinal pueden combinarse con otros síndromes. También, que los padres sean consumidores de alcohol o drogas y que exista desnutrición puede tener como consecuencia múltiples retos.
b) Causas perinatales: Las dificultades durante el nacimiento pueden ocurrir tanto en la madre como en el bebé. En algunos casos, los factores maternos pueden ser: presión alta en la sangre (toxemia), placenta previa y anormalidades del útero o pelvis (Batshaw y Perret, 1992)4. En cuanto a factores del niño, tenemos: prematuridad, hemorragias, traumatismos, hipoxia e infecciones que de alguna manera pueden dañar el sistema nervioso y producir graves discapacidades.
c) Causas postnatales: Incluyen varias condiciones que pueden causar retos múltiples. Por ejemplo: meningitis y encefalitis, traumatismos craneanos, hipoxia, tumores. También podemos mencionar desórdenes de tipo psiquiátrico, como la esquizofrenia y desórdenes conductuales que van acompañados de otras discapacidades.

Características de las personas con N.E.M.
En la población de niños y jóvenes que presentan necesidades educativas múltiples se observan diversas características de aprendizaje y conductuales, por lo que resulta muy difícil su clasificación. En la mayoría de los casos se aprecia un desarrollo lento en comparación con niños que no presentan necesidades educativas especiales. Además, pueden presentar conductas desviadas en el área social, intelectual y de lenguaje.
Los niños con necesidades educativas múltiples presentan un retraso maduracional evidenciado principalmente en un deterioro en el aspecto de la conducta adaptativa, es decir, las habilidades o conductas de una persona para cuidar de sus necesidades básicas. Este retraso limita su capacidad de alimentarse, vestirse, desvestirse, peinarse, etc. de manera independiente.
También, los menores con necesidades educativas múltiples evidencian dificultades en la interacción con las demás personas. Muchos de ellos no son capaces de iniciar una interacción ni responder a ella. Pueden presentar conductas de aislamiento. Algunos niños con necesidades educativas especiales que logran interactuar con otros, lo hacen de manera inadecuada. A veces pueden evidenciar comportamientos no aceptados socialmente como: desnudarse en público, introducirse los dedos en la nariz, tomar y jugar con sus heces.
Otros niños con necesidades educativas múltiples pueden presentar conductas estereotipadas como: balancear su cuerpo, rechinar los dientes, chupar objetos, mover los dedos delante de los ojos, entre otras. Estas conductas se pueden explicar desde diferentes teorías. Autores como Berkson y Mason (1964)5 señalan que dichas conductas se presentan cuando el niño está excitado. En cambio Baumeister y Forehand (1971)6 expresan que estas conductas estereotipadas se producen en respuesta a situaciones frustrantes para el menor. Otros investigadores las consideran como una forma de auto-estimulación.
En algunos casos de necesidades educativas múltiples se observan conductas de auto-mutilación, vale decir, estas personas se producen daño a sí mismos. De acuerdo con Corbett (1976)7 se da con una frecuencia de un 5% a un 10% en personas con retardo mental severo, siendo más frecuente en edades tempranas y en niños con retardo mental profundo y trastornos emocionales severos. Dichas conductas de autoagresión pueden ser muy diversas: golpearse la cabeza, morderse, pellizcarse, vómitos inducidos, etc. Existen también variadas teorías que tratan de explicar estos comportamientos. Los psicoanalistas dan una interpretación de reducción de culpabilidad como agresión invertida para restablecer la realidad corporal y/o como una actividad de autoerotismo. Por otro la-do, los teóricos del aprendizaje explican estas conductas como una manera del ni-ño de llamar la atención. (Lovaas, Frietag, Gold y Kassorla, 1965)8
Muchas personas con nece-sidades educativas múltiples presentan retraso en el desarrollo físico en general, tanto a nivel motor como sensorial. Evidencian un retraso motor que les impide caminar por sí solos y requieren de ayudas externas como sillas de ruedas, muletas o bastones. Otros niños nunca adquieren los patrones motores básicos como sostener la cabeza, tomar objetos, girar sobre su cuerpo, etc. En general, sus movimientos son muy limitados, ya que sus músculos pueden presentar hipertonía, hipotonía o bien estar poco desarrollados. Es común que adquieran posturas anormales y reflejos a causa de un daño cerebral.
También es común que evidencien retraso a nivel sensorial y que presenten algún reto de tipo visual y/o auditivo:
-Deficiencias auditivas y sordera: Pueden ser muy diversas. Según la O.M.S. (1983)9 los niveles de umbrales normales se encuentran alrededor de los 20 dB. Pérdidas de 26 a 40 dB se consideran ligeras, de 41 a 55 dB severas, de 56 a 70 dB moderadamente graves, de 71 a 91 dB graves y con umbrales mayores de 91 dB como pérdidas profundas de audición. La O.M.S. habla de “sordera” cuando la pérdida auditiva es profunda y la persona no puede beneficiarse de ningún aparato amplificador.
De acuerdo a datos de la American Annals of the Deaf (1985), aproximadamente el 20% de la población que presenta pérdidas auditivas tiene retos múltiples. Las perdidas auditivas repercuten en el habla y adquisición del lenguaje. Si la pérdida auditiva se presenta en el momento del nacimiento o antes de adquirir el lenguaje sus efectos son más drásticos que cuando la pérdida auditiva es tardía. El diagnóstico precoz y una intervención educativa temprana proporcionan mayores oportunidades de adquisición del lenguaje.
-Deficiencias visuales y ceguera: las dificultades visuales pueden ser muy variadas.
Muchos niños presentan retos visuales desde el momento del nacimiento y otros los han adquirido de manera tardía. En muchos, la visión suele ser estática, en otros es variable. Algunas personas presentan condiciones estables y otras deterioros rápidos o graduales. En muchos su visión puede mejorar con aparatos ópticos y lentes correctivos. Pueden tener una agudeza visual central restringida, a nivel periférico o bien, presentar ambas.
La ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles), establece como criterio para definir la ceguera que la agudeza visual no sobrepase el 1/10 de lo normal o 20/200 (Clemente y otros, 1979)10.
Es frecuente que las personas con necesidades educativas múltiples también presenten problemas físicos y otras complicaciones como cuadros epilépticos.
En cuanto al desarrollo y destrezas cognitivas, pueden evidenciar retraso mental que puede ir desde un grado de retardo leve a profundo. Muchos se caracterizan por un aprendizaje pasivo, dificultades de atención, percepción, discriminación, simbolización y abstracción. Es habitual que no lean ni escriban, pues muchos no son capaces de sostener un lápiz o armar un encaje, pero, si reciben apoyo educativo intensivo durante los primeros años, pueden adquirir lecto-escritura.
Los niños con necesidades educativas múltiples evidencian también un significativo retraso a nivel de las distintas áreas del lenguaje. De acuerdo con Bowerman (1976)11 “estos retrasos del lenguaje son cognitivos y no evolutivos”.
Por lo general en estas personas se aprecia una evolución anormal de la motricidad de los órganos fonoarticulatorios. Esto se manifiesta en que reflejos tan básicos como el de succión, deglución, mordedura y naúsea, pueden ser exagerados o bien estar ausentes. “Como producto de una lesión cerebral, estos reflejos pueden persistir al no ser inhibidos, frenando el desarrollo de las siguientes etapas: beber, tragar, masticar, balbucear, etc...”12
Los problemas relacionados con el lenguaje expresivo se pueden manifestar en:
-Retraso del habla y del lenguaje: muchos niños con necesidades educativas múltiples no hablan, o bien, su ha-bla es limitada y restringida a unas pocas palabras o frases. Evidencian dificultades de comprensión y expresión del lenguaje. En general, suelen comunicarse a través de risas, llantos o conductas autoestimulatorias o agresivas.
-Claridad del habla: muchos niños con necesidades educativas múltiples nunca llegan a hablar y se utilizan con ellos alternativas de lenguaje como apoyo: tableros de comunicación (que incluyen imágenes, palabras o símbolos), el lenguaje de señas, lenguaje dactilológico y/o comunicación total.
Son muy significativos los retrasos en el lenguaje comprensivo, que pueden ser producto de problemas auditivos, falta de estimulación o de la existencia de modelos lingüísticos insuficientes. Muchas veces se da la carencia de retroalimentación; es decir, el menor no se oye a sí mismo, y por lo tanto le es muy difícil aumentar su vocabulario debido a que carece de lenguaje hablado. Muchos de estos niños presentan:
-Patrones desviados del habla: algunos menores con necesidades educativas múltiples evidencian patrones atípicos del habla y pueden presentar dificultades en el área pragmática, sus expresiones pueden ser fuera del contexto o poco atinentes a la situación. Pueden presentar un habla ecolálica tanto inmediata como diferida; repetir palabras, frases o avisos publicitarios de televisión o radio escuchados anteriormente.

Sara Calderón Escobar*

* Sara Calderón Escobar es magister en educación diferencial de la U.M.C.E. (Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, de Chile).

Bibliografía:
1 http://www.mcye.gov.ar/consejo/documentos/a-19.html
2 Hart, V.; Multiply disabled children. In V. Hasselt, P. Strain, & M. Hersen (Eds.), Handbook of developmental and physical disabilities. New York: Pergamon Press.
3 Gast y Berkler Severe and Profound Handicap. In E Blackhurst an B. Berdine (Ed.) An introduction to special education. Boston: Litle, Brown.
4 Batshaw, M. and Perret, Y. In Children with disabilities: A medical primer. Baltimore: Paul H. Brookes (1992).
5 Berkson, G. and Mason, W. (1964). Stereotyped behaviors of chimpanzees: Relation to general arousal and alternative activities. Perceptual & Motor Skills.
6 Baumeister, A. A.; Forehand, R. (1971). Effects of extinction of an instrumental response on steretyped body rocking in severe retardates. Psychological Record.
7 Corbett, J. (1975). Aversion for the tratment of self-injurius behavior. Journal of Mental Deficiency Research.
8 Lovaas, O. I.; Frietag, G.; Gold, V. And Kassorla, I.C. (1965). Experimental studies in childhood Schizophrenia: Analysis of self- destructive behavior. Journal Experimental Child Psycology.
9 OMS (1983). CIE-9. Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías. Manual de Clasificación de las consecuencias de la enfermedad. Madrid: INSERSO.
10 Clemente, R. y otros (1979). Ceguera. Orientaciones prácticas para la educación y rehabilitación del ciego. Madrid: Depto. de Es-tudios y Publicaciones del Servicio de Recuperación y Rehabilitación de Minusválidos Físicos y Psíquicos (SEREM).
11 Bowerman, M. (1976) Semantics factors in the adquisition of rules for word use and sentence construction. In D. Morehead and A. Morehead (Eds.) Directions in normal and deficient child language. Baltimore. University Park Press.
12 Bautista, Rafael (compilador). Necesidades Educativas Especiales. Colección Educación para la Diversidad. Ediciones Aljibe. 2ª Edición. Málaga. España.
13 “Propuesta metodológica para facilitar el desarrollo de la comunicación de una menor con necesidades educativas múltiples desde el enfoque de Jan Van Dijk”. Tesis para optar al grado de Magister en Educación Diferencial con Mención en Necesidades Educativas Múltiples. Autora: Sara Calderón Escobar. Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Santiago de Chile, mayo del 2003.
 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com