Google

Avizora - Atajo Google

Gastronomía / Gastronomy
Conservas Caseras

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Secretos de la cocina y de los chefs
-
Historia del Champagne
- Glosarios del Vino
- 23 razones para hacer el amor
- Cócteles En base a Brandy

 

Google

Avizora - Atajo Google

Fuente Escuela de Cocina

Encurtidos: Esta clase de conserva se utiliza en general para un

        cierto tipo de verduras: pimientos, pepinos, pepinillos...,

        que sirven luego como aperitivo, ensaladas o guarniciones.

        Se distingue por ser el vinagre el elemento esencial de su

        conservación.

    Para preparar esta conserva, Se ponen las verduras sobre un

        paño de cocina, se espolvorean con sal gorda y se escurren

        manteniendo el paño por los extremos. Seguidamente, se

        limpian las verduras una a una con un paño o un cepillo

        suave. Se colocan en un cuenco, se les añade sal y se

        dejan reposar durante 6-7 horas para que pierdan el agua.

        Después se secan con cuidado. Se colocan en un tarro de

        cristal, se les añade ajos y guindillas, a gusto, se

        cubren con vinagre de vino y se cierra el tarro

        herméticamente.

    Deben guardarse a una temperatura moderada constante. Si las

        verduras quieren conservarse durante mucho tiempo, debe

        cambiarse el vinagre cada mes.

 

Conservas de frutas:

Los tipos de conservas de frutas más conocidos son:

 

Mermelada o confitura: Es un tipo de preparación a base de

            fruta y azúcar, para cuya conservación se utiliza el cierre

            en caliente o frío.

Gelatina: A base de zumo de fruta y azúcar, se conserva como

            una mermelada.

Fruta en almíbar: A base de fruta y almíbar de azúcar, se

            conserva con el método de la esterilización.

Fruta con alcohol: A base de fruta, alcohol puro de 90ºC, o

            bien el licor que se desee, y azúcar. Se conserva por

            los efectos de los ingredientes alcohólicos.

 

En cuanto a los métodos de conservación, los más usuales son:

       

   

 
Algunas reflexiones sobre el sexo - Jorge T Colombo

Eres libre para disfrutar del sexo con quién te plazca y siempre que el otro esté de acuerdo con disfrutarlo.

Realizar el sexo sin culpas, con respeto, de manera divertida y placentera, hace más buenos a los seres humanos.

La mejor manera de disfrutar del sexo, es hablar de sexo con tu pareja, siempre que necesites decir algo.

El sexo es divertido y une a las parejas más allá de las palabras.

Considera tus relaciones sexuales con orgullo y jamás sientas vergüenza, porque realizarlas es natural y un derecho.

No te prives del goce sexual, y si algo te sucede o no sabes, averigua, pregunta, lee, investiga. Cuanto más sepas de sexo, más disfrutarás y mejor persona serás.

El sexo disfrutado en libertad y sin culpas, aleja la violencia.

 

Conservación con cierre en caliente: Hay que limpiar los

            botes, metiéndolos, cerrados herméticamente, en agua

            dejando que hiervan. Se llenan con la preparación todavía

            caliente, dejando entre ésta y el borde de los botes 1 cm. y

            cerrando de nuevo herméticamente.

 Conservación con cierre en frío: Se deja templar la

            preparación después de haberla realizado. Se vierte en los

            botes, se deja enfriar completamente, se coloca sobre la

            preparación un disco de papel engrasado, previamente

            empapado en alcohol puro, y se cierran herméticamente los

            recipientes.

  Conservación por esterilización: Se llenan los botes con

            la preparación, procurando dejar un poco de espacio entre

            ésta y el borde. Se cierran herméticamente y se ponen en una

            cacerola con el agua suficiente par que llegue al cuello

            de los botes. Se hace hervir todo durante 30 minutos

            y se dejan enfriar los botes sin sacarlos de la cazuela.

   

   Conservas de setas:

   Para la conservación de setas en aceite, se procede de la

    siguiente manera:

            Se elimina la tierra de las setas y se limpian con un paño

            húmedo. Se ponen luego en una cazuela, se cubren con

            vinagre y se añade sal; se dejan cocer lentamente unos 10

            minutos, se escurren y se extienden sobre un paño para que

            se sequen. Se introducen luego las setas en botes

            esterilizados, añadiendo unos granos de pimienta, algunos

            clavos y una hoja de laurel y se cubren con abundante

            aceite de oliva. A continuación se cierran herméticamente

            los botes.

            Deben guardarse en un lugar fresco durante 2 meses por lo  menos.

 

   Otra forma de conservación de las setas es el secado:

            Después de limpiar las setas con un paño (sin lavarlas),

            se ponen al sol sobre bastidores sobre un fondo de tela

            metálica, o sobre grandes bandejas, dándoles la vuelta de

            vez en cuando. Deben permanecer al sol por lo menos un par

            de días. Una vez completamente secas, se guardan en

            recipientes de cristal con cierre hermético.

 

    Conservas de verduras: Los tres métodos más conocidos para conservar

        verduras son los siguientes:

    En vinagre:  Se llenan los tarros con las verduras elegidas

        (después de haberlas cocido ligeramente durante unos

        minutos), teniendo cuidado de que no queden espacios vacíos

        pero sin aplastarlas. Se cubren a continuación con vinagre

        de vino blanco y se colocan los tarros en un lugar fresco

        durante un mes o dos, vigilando los primeros días que el

        nivel de vinagre no disminuya.

     En aceite: Se procede igual que para la conservación en vinagre,

        pero utilizando aceite de oliva. Para obtener un buen resultado

        final, es necesario que las verduras y hierbas utilizadas

        estén completamente secas. También, es aconsejable controlar

        el nivel del aceite durante los primeros días y añadir un poco

        más si fuera necesario.

     En sal: En este caso el elemento conservante es el cloruro de

        sodio que contiene la sal. Se utiliza sal marina de cristales

        no demasiado gruesos. Es preferible utilizar recipientes

        de loza o de madera con cierre hermético en vez de tarros de

        cristal. Para su conservación, las verduras deben ponerse

        en los recipientes adecuados y cubrirse con una solución de

        agua y sal en una proporción de 300 gramos de sal por cada

        litro de agua.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com