Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Guerras. Revoluciones. Conflictos / Wars. Revolutions. Conflicts

La Guerra Civil Española

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- José Antonio Primo de Rivera
- Francisco Franco
- Monsanto y el envenenamiento de Vietnam
- Un fotógrafo fascista en la guerra de España
-
23 razones para hacer el amor

 

Google

Avizora - Atajo Google


Miliciano republicano es herido de muerte. 1936. Foto de Robert Capa

. Heridas que no cierran e impunidad
. La guerra civil de los escritores del mundo


11
-
José Carlos Velasco -
 

Antecedentes de la crisis

1º  Transformaciones demográficas, socioeconómicas y tecnológicas que constituyen una segunda revolución industrial, y contrastan con el inmovilismo agrario que ocupa el 65% de la población activa.

Dicha población al contrario que las aglomeraciones urbanas se encuentra dispersa en núcleos rurales. España exporta minerales, fruta y aceite, vino y corcho. Importa tecnología, algodón, bacalao para alimento de sus trabajadores.

2º  La ausencia de cohesión ideológica en torno al bloque de poderse manifiesta por una serie de factores de disociación que a la larga implica una ruptura, los mas importantes por los cuales surge los gérmenes del conflicto de 1936 son:
La existencia de una burguesía importante, pero cuyos ritmos están desfasados respecto a la segunda revolución industrial.
La persistencia del caciquismo y la creciente falta de representatividad de los partidos de turno llevaron acabo una critica de los intelectuales respecto al estado; el hecho es muy notorio a partir de la derrota colonial. Son testimonios de esa crisis la creación de la Liga de Educación Política con Ortega y Gasset y Azaña, entre otros; y de la Escuela Nueva por Núñez de Arenas, de pensamiento socialista.

En el segundo decenio de siglo se produce un intento de revisionismo desde dentro del bloque dominante; me refiero al partido reformista de Melquíades Álvarez, que intentaba, un replanteamiento parcial del sistema con cambio del mecanismo de partidos, de recuperación de intelectuales en el que colaboraron Azaña y Ortega y Gasset.
Otro factor es el militarismo, tras la derrota colonial algunas partes del ejercito quieren intervenir en la vida política por vías no constitucionales.

El 13 de septiembre de 1923 el General Primo de Rivera se subleva contra el Gobierno de Madrid presidido por García Prieto, en nombre del ejercito y para salvar España. El golpe ponía fin al régimen liberal de parlamentarismo de la Restauración. Existen una serie de factores que confluyen creando el clima propicio para el golpe. La cuestión por las responsabilidades de Annual enardeció a la opinión pública, divide a  los políticos acerca de las estrategias a seguir para poner fin al problema de Marruecos y unió al ejército deseoso de resarcirse de la humillación en contra de los políticos. La crisis de los años 20 se manifestó en la presión fiscal lo que llevo a una oleada de huelgas y terrorismo.

Con el golpe de Primo de Rivera llego primero un Directorio Militar, que mediante un Real Decreto el 15 de Septiembre se le daba la Presidencia del Directorio, como único ministro, a Miguel Primo de Rivera. Aunque la Constitución no fue oficialmente anulada, se suprimieron, por la declaración del estado de guerra, los artículos relativos a la libertad de expresión, reunión y asociación. Se disolvieron el Congreso y la parte lectiva del Senada. A partir de Enero de 1924, se emprendió la organización administrativa, de reforma de los gobierno civiles. Por decreto los consejos fueron sustituidos por nuevas corporaciones donde los vocales asociados (concejales) y los alcaldes-excepto en municipios de más de 100.000 habitantes serian elegidos por el Gobierno- habrían de ser elegidos por los contribuyentes, la eficacia de las nuevas corporaciones fue enseguida puesto en entredicho, pero el dictador no flaqueo ante las dificultades.

El mayor éxito de Primo de Rivera fue la solución del problema de Marruecos, que facilito la creación en1925 del Directorio Civil. Desde la instauración del Directorio Primo de Rivera era partidario de la evacuación pacífica del Protectorado, pero esta medida no satisfacía a los Africanistas. Debido a los avances de Abd el-Krim en territorio francés, Primo de Rivera logro un acuerdo con los franceses para realizar una ofensiva conjunta, que culmino con la derrota del abd el-Krim en 15 días. El 13 de Diciembre de 1925 se constituía el primer gobierno civil , aunque los puestos de Presidente, Vicepresidente, Gobernación y Guerra, eran ocupados por militares: Primo de Rivera como Presidente, Martínez como Vicepresidente y Gobernación y Juan O´Donnel, Duque de Tetuán, en Guerra. Durante el Directorio Civil la Constitución siguió suspendida. En 1927 se creaba la Asamblea Nacional Consultiva, su estructura representativa se componía de 400 miembros en una única cámara, elegidos unos por sufragio universal entre las Corporaciones y otros por designación directa. 

Las máximas de nacionalismo económico, intervencionismo y el miedo a la competencia alcanzador durante la dictadura su máxima expresión. La designación de Aúnas, Calvo Sotelo y Burin ( Conde de Guadalhorce) en tres ministerios claves, Trabajo, Hacienda y Fomento, mostraban la voluntad de levar a cabo una modernización económica. La colaboración de los Socialistas, representaba para Primo de Rivera la legitimación del régimen por parte de la clase obrera. La UGT disfrutó de un estado de legalidad, imposible para la CNT, lo que determinó actitud de oposición de los anarquistas y comunistas. Pero la colaboración no tardaría en abrir una brecha dentro del socialismo. Reacios a la colaboración habían sido, entre otros, Fernando de los  Ríos o Indalecio Prieto; Manuel Llaneza y Largo Caballero habían visto una oportunidad de crecer y ensanchar la base de la organización socialista, mientras que otros, como Besteiros, solo estaban dispuestos a colaborar en determinados puntos. La ruptura definitiva tuvo lugar cuando se constituyo la Asamblea Nacional Consultiva, de la que los Socialistas se negaron a formar parte.

La oposición al Régimen de sectores tales como: un sector del ejército, en el cual la cabeza visible era el Cuerpo de Artillería debido a los conflictos con Primo de Rivera , a consecuencia de una seria de decretos que acaban con la escuelo cerrada y el ascenso por elección, que tendría como final la disolución del arma de Artillería; los comunistas y anarquistas; las organizaciones patronales, que se pasaron a la oposición debido a la intensificación del intervencionismo y a la presión fiscal; así como, las desavenencias  entre Alfonso XIII y Primo de Rivera que llevaron a este último enfermo y agotado, en Diciembre de 1929, a abandonar el poder.


Primo de Rivera ,en el Ministerio de Cultura durante una manifestación en 1929

El elegido por el rey para sustituir a Primo de Rivera fue Dámaso Berenguer, pero Berenguer tenia poca practica y no estaba preparado para llevar a cabo el cambio. La sublevación de Jaca en Diciembre de 1930, adelanto de los planes conspirativos de la oposición. Las condenas de los conjurados y el fusilamiento de los capitanes Galán y García Hernández, solo sirvieron para republicanizar a la opinión pública. Ante esta situación el Almirante Juan bautista Aznar forma un nuevo gobierno, cuyo programa era las elecciones, la vuelta a la Constitución  y la revisión de la autonomía de Cataluña. Las elecciones de abril dieron la victoria en las grandes ciudades a los candidatos republicanos y de Izquierdas. La monarquía cayó como la dictadura y se consiguió la proclamación de la II República sin derramamiento de sangre.

Segunda República Española

Los hombres eminentes del bloque dominante deciden dar el gobierno, para volver a la vida constitucional de 1923 al general Dámaso Berenguer, condenado por las responsabilidades de Annual.
Aquel gobierno formado por conservadores de segundo orden significa que los hombres y partidos que habían constituido el eje político hasta 1923 habían perdido el crédito ante la opinión publica. En 1930 la población activa ya no es mayoritaria. Sin alcanzar la modernidad la sociedad española esta ya en sus umbrales.
España cuenta con un 33% de analfabetos, con ciudades cerca del millón de habitantes, ya empieza el transporte por carretera; el automóvil, la luz eléctrica, la radio, el cine han cambiado la España urbana, pero apenas la España rural. La corono que dio su apoyo a la dictadura ahora esta seriamente comprometida. Y la crisis del Estado fue pronto total.
El movimiento obrero crecía vertiginosamente, tanto la UGT, como la CNT. Los partidos republicanos vieron engrosadas sus filas. Todos ellos pactaron en agosto de 1930 en San Sebastián y crearon un comité para conseguir la republica.
La situación del gobierno no podía ser mas difícil los miembros del Comité revolucionario encarcelados en Madrid gozan de popularidad. El 14 de Febrero el rey sustituye el gobierno Berenguer por otro que preside el almirante Aznar. De nada valió, la cosa se agravo tanto que Alcalá Zamora y sus ocho compañeros tuvieron que ser liberados.
Las elecciones municipales convocadas por el gobierno Aznar el 12 de Abril de 1931 fueron favorables a la conjunción republicano-socialista.

El 14 de Abril de 1931 un gobierno provisional republicano, presidido por Alcalá Zamora, se hacia cargo de los centros de poder del Estado mientras Alfonso XIII abandona España. El nuevo gobierno convocara elecciones para elaborar unas cortes constituyentes, las cuales dieron la mayoría a los republicanos de izquierda y del centro, y a socialistas.
El poder político era perdido en sus centros de dirección por el bloque social. El bloque republicano llegaba tras una crisis prolongada, la Republica despertaba en los mas diversos sectores una serie de ilusiones. Sin embargo, el cambio no trajo que el poder político fuese controlado por un bloque alternativo coherente, sino por una coalición momentánea de intelectuales de la pequeña burguesía urbana, otras clases medias y tres representantes de la clase obrera, la Republica tenia ante sí grandes problemas: arcaísmo agrario, enormes desigualdades de propiedad, atraso tecnológico, un ejercito sobrecargado de mandos, atraso educativo(33% de analfabetos).
Durante los primeros meses, el Gobierno promulgo unos decretos de urgencia, convertidos luego en leyes por las cortes; se referían a; la situación en el campo, impulsión de la enseñanza, modernización del ejercito. Sin embargo, medidas como la suspensión de ascensos por meritos dados en la dictadura, crearon malestar en muchos medios castrenses, que eran campo de cultivo para la disensión, los propietarios agrarios se alteraron aun mas.
Lo que se dio en llamar conflicto Iglesia-Estado, escondía un conflicto político. La tensión se agravo cuando el cardenal, Pedro Segura, adopto medidas para salvar los bienes de la Iglesia, situándolos en el extranjero. A partir del incendio de varios conventos el 10 de Mayo de 1931 en Andalucía, Madrid y País Valenciano, la tensión con la Iglesia ya no cedería.

Otro fenómeno agravo las tensiones poco después de proclamarse la Republica, fue el que se manifestó en fenómenos como fuga de capital. Debido a que el antiguo bloque de poder político persuadía a muchas gentes modestas, de que la menor reforma social significa “Socialismo”, y ponía en peligro la Iglesia y la Unidad Nacional.
Las cortes constituyentes elaboran una constitución, votada el 9 de Diciembre de 1931, que de claraba que todos los poderes emanaban del pueblo. Un día después Niceto Alcalá Zamora era elegido Presidente de la Republica. L a derecha nunca acepto el texto constitucional, que desde un primer momento actuó en dos frentes; uno la lucha frontal (que tendría su representación en la sublevación de Sanjurjo el 10 de Agosto de 1932, el cual fracasaría y que acabaría en la sublevación de 1936), y otro de penetración pacifica en el sistema republicano( que tendría su máxima expresión en la CEDA). El gobierno formado por los partidos republicanos de la izquierda, socialistas y presidido por Manuel Azaña presento en el parlamento dos proyectos de ley: el Estatuto de Autonomía de Cataluña y la Reforma Agraria. Ambos proyectos fueron votados el 9 de septiembre de 1932 por el parlamento. El 20 de Noviembre de 1932 se celebran las primeras elecciones al parlamento catalán.

La reforma agraria era mas difícil de poner en marcha, el decreto de intensificación de cultivos que permitía el acceso inmediato a las tierras que estuviesen sin explotar a campesinos que no tuviesen tierras, dio lugar a numerosos conflictos.
Los conflictos sociales no cesaron. Los conflictos derivados de la Ley de Congregaciones, la crisis, el aumento de paro, la actuación violenta de las JONS, fueron entre otros, factores de desgaste. Al fin, Alcalá Zamora decide disolver las cortes y encargar a un nuevo gobierno presidido por el radical Martínez Barrio la convocatoria de elecciones, celebradas a finales de Noviembre de 1933, en las cuales la derecha suma 228 diputados, el centro 144 y la izquierda 94.
En Diciembre de 1933 se formo un Gobierno presidido por Lerroux, cuya investidura fue votada por el CEDA. Si el Gobierno era de centro, la derecha presiono para que lo legislado entre 1931 y 1933 no fuera aplicado. En el campo lo propietarios fueron otra vez dueños y señores y dejaron sin trabajo a los obreros sindicalizados en la UGT o la CNT, bajaron los jornales y utilizaron la fuerza publica.
La Falange se crea en Octubre de 1933 y, unificada con las JONS empezó pronto a emplear la violencia. La extrema derecha firma con Italia la ayuda para derrocar el sistema republicano con las armas.

En España, el Partido Socialista, junto con la UGT( que dejo de ser dirigida por Besteiro para hacerlo Largo Caballero), hicieron una lucha frontal, con la huelga general de campesinos en junio de 1934 , esta huelga costo la desarticulación del Partido Socialista en las zonas agrarias.
Aquel año 34 vio el conflicto entre gobierno central y el de Cataluña.

Al comenzar el año Alcalá Zamora cedió a las exigencias de Gil Robles y entraron tres ministros de la CEDA en un nuevo gobierno con Lerroux, con este cambio el Partido Socialista desata un movimiento revolucionario, junto al PCE y CNT, la insurrección armada, apoyada por la huelga general, solo triunfo en Asturias, hasta ser vencido por tropas del General Franco. Solo la decidida acción de Alcalá Zamora, conjuntada con una inmensa protesta popular, impidió que fuesen fusilados González Peña, tres mineros de Turon, Pérez Farras y Escofet en Barcelona, etc. El gobierno de centro-derecha, al que se incorporara Gil Robles( ministro de guerra) en Mayo de 1935, prohibió la prensa socialista y otras organizaciones obreras, mantuvo la censura...., Franco fue nombrado jefe del Estado Mayor Central. Mientras tanto Sanjurjo se instala en Portugal y Calvo Sotelo regresa a España.

Todo lo acontecido en el 34, hace que las izquierdas se unan y va a formarse un “frentepopulista”. En otoño del 35, el clima de unidad de la izquierda fue entrando en una fase de exaltación. Azaña reunía a miles de personas en Madrid, Largo Caballero sale de la cárcel. Enfrente Gil Robles exigía todo el poder y Calvo Sotelo amenazaba.
Cuando en Diciembre del 35 se forma el gobierno Portela Valladares y Gil Robles deja de ser ministro, esta una noche en vela esperando la respuesta de los generales Fanjul, Goded y Varela, que debían informarle de la puesta en marcha del golpe militar.

Alcalá Zamora convoca de nuevo elecciones para el 16 de Febrero de 1936 y disuelve las cortes. El 15 de Enero se firma un pacto de Frente Popular, con un programa limitado a la amnistía de presos, reintegración de obreros a sus puestos de trabajo y la aplicación de la legislación suspendida.
Por su parte la derecha presento un bloque compacto.
El triunfo electoral del Frente popular cambio el estado de animo de todo el mundo. Franco, Gil robles, Calvo Sotelo presionaron para conseguir la declaración de Estado de Guerra, pero no lo consiguieron. El presidente de la Republica llamo a los republicanos y unos pocas horas después se formo un gobierno, presidido por Azaña. La amnistía fue concedida 48 horas después, así como la readmisión de los obreros, el gobierno de Cataluña saldría del penal, se abría el parlamento catalán.

Una vez reunidas las cortes, eligieron presidente a Martínez Barrio, se puso en marcha la elaboración del Estatuto de Autonomía del País Vasco. El frente popular al triunfar, creaba una nueva situación en el campo, en el que los trabajadores y sus organizaciones, se convertían en la fuerza local dominante.
Las muchedumbres se adelantaban a liberar a los presos políticos, con la impaciencia de los hombres del campo. En la primera semana de Marzo de 1936, numerosos generales como Mola, Valera, Vallegas, Rodrigues del Barrio, Franco se reunieron para acordar el principio del alzamiento.
Azaña y sus hombres tenían ante si la vasta tarea de modernizar el país. Desde marzo a Julio, todos los lemas de la derecha consistían en salvar el orden social, la contrapartida era denunciar el desorden publico existente, el caos que se avecinaba.

En junio de 1935, José Antonio Primo de Rivera, ya había dicho que la única solución era una guerra civil. En el mes de Marzo de 1936 los falangistas tiran sobre Jiménez de Asúa y matan al policía Gisbert, unos días después la Falange es declara ilegal, y detiene a su jefe nacional, el 4 de mayo de 1936, José Antonio escribe una carta desde la cárcel “carta a los militares”, decía: “el que España siga depende de vosotros. El sector mas derechista de la CEDA entraba en el engranaje de la conspiración. El Gobierno Azaña constituye un intento de practicar la normalidad constitucional. Pero según avanzaban los días los estados de conciencia colectivos en cuanto a pensamiento ideológico iban en aumento. Los anarcosindicalistas se desentendían del gobierno y avivaron conflictivas huelgas, como la petición de 36 horas laborales. El ala izquierda del Partido Socialista, considero que no era hora de volver a aliarse con “partidos burgueses”. El otro sector socialista era mucho mas cauto que el ala izquierda (en la que destaca Largo Caballero) porque ellos sí temían el golpe de estado.

Cuando las cortes abrieron sus sesiones el 3 de abril de 1936, los yunteros ya habían ocupado las tierras, que todavía no se les habían dado. No era un misterio que se trataban conjuras entre algunos mandos militares. Entre Alcalá Zamora y Azaña  existía una tensión, por la cual Azaña y otros temían que disolviese las cortes, por lo que consiguieron destituir a Alcalá Zamora. La destitución de Alcalá Zamora hace que Azaña llegue a la Presidencia de la Republica, con lo que los acontecimientos hacia una sublevación militar iban cada vez mas deprisa. En la segunda quincena de mayo las huelgas acrecentaron la tensión social: la CNT desata un guerrilla de huelgas. En Barcelona son los patronos los que no cumplen la ley de 44 horas para los metalúrgicos. En Asturias, Zaragoza y otras ciudades las huelgas se sucedían. En el campo la situación era mas difícil, había muertes de campesinos y guardia civiles, en Carrión colgaron al presidente de la Casa del Pueblo, hubo intentos de quemar iglesias que desesperaron a la derecha. El gobierno recibía constantemente noticias que confirmaban una conspiración.

La Guerra civil

La Quiebra Del Poder político En La Republica

El 18 de julio de 1936 se declara el Estado de Guerra en Marruecos, que se extiende en sucesivos días al a zona sublevada, a su vez se constituye un nuevo Gobierno presidido por Martínez Barrio para poner fin a la sublevación , Martínez Barrio contacta telefónicamente con algunos generales y se opone a tomar medidas de urgencia como la de repartir armas entre las organizaciones civiles. El plan de Martínez Barrio tuvo repulsas y las negociaciones con los rebeldes fracasaron.
Viendo que el Gobierno de Martínez Barrio había fracasado, se forma un nuevo Gobierno gracias a las rápidas gestiones del socialista Indalecio Prieto, presidido por José Giral.
Aunque el pueblo empezara a ser armado, la política de Giral tendría a buscar unas pautas de normalización, Giral decreto el 3 de Agosto la creación de batallones de voluntarios, y de nuevo legislo el 17 sobre la milicia voluntaria. En todas las demás medidas está ese afán de frenar el proceso revolucionario.
En Cataluña, Valencia, Guipúzcoa, Asturias, etc..., en localidades de ámbito municipal, surgieron poderes autónomos que se arrogaban plena capacidad política ante el silencio de Madrid. Los casos aducidles van desde el ejemplo de Cataluña, donde la existencia de un previo gobierno autónomo dio a los sucesos un carácter peculiar, hasta el de aquellos sitios donde el comité del Frente Popular se encargo del Gobierno, pasando por la creación de comités, juntas y consejos. Los sucesos mas resonantes son los de Barcelona donde la lucha del 19 y 20 de julio acabo con la sublevación y de ahí surgió la supremacía de la CNT y la FAI. Se creo el Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña.
Casos notorios fueron también los de Valencia y Málaga donde surgió la pugna entre la representación del Gobierno Central y el surgido por la acción de las masas. En Valencia el 20 de Julio se crea el Comité Ejecutivo Popular, producto del acuerdo entre el Frente Popular y la CNT, el comité tenia una difícil misión que se complico con la llegada de Diego Martínez Barrio y algunos colaboradores para crear una Junta Delegada del Gobierno, que después de disolver el comité no ejercerá poder alguna. En Málaga el Ayuntamiento fue sustituido por una Comisión Ejecutiva.
Desde Guipúzcoa hasta Asturias surgen poderes autónomos de emergencia, en Vizcaya y Santander las cosas son muy similares entre sí, la sublevación militar es débil, los gobernadores civiles retienen el poder político y son apoyados por el Frente Popular. En Oviedo la colaboración entre el gobernador civil, Liarte Lausín, y los sindicatos da lugar a un Comité Provincial, que no evito que la sublevación obtuviera el poder con el General Aranda al mando. Ello llevo a Gijón a Responder la sublevación de la guarnición de Simancas mas radicalmente. 
La revolución social en la Republica, como consecuencia del alzamiento fue un echo. En el verano de 1936 hubo en España una revolución dentro de una guerra civil, se destruían iglesias, se expropiaba y colectivizaba, en la industria aparecían los comités de fabrica, el poder del Estado se esfumaba. .

Insurrección Sin Definición Política


La insurrección carecía, cuando se produjo , de un proyecto político para sustituir a la Republica.
Antes de la muerte del general Sanjurjo en accidente, al que los sublevados reconocían como jefe del movimiento, parece que la idea de la monarquía era la posibilidad.
Pero Mola que era el que dirigía los hilos de la conspiración parecía tener ideas más someras, el preveía la creación de un directorio, compuesto de un Presidente y cuatro vocales militares. La muerte de Sanjurjo para los carlistas fue un gran revés. La contribución de la Falange a la insurrección era considerada a nivel internacional como la dimensión política mas significativa, pero después del encarcelamiento de José Antonio Primo de Rivera, permanecía acéfala. Falange era el grupo político con mayor peso al comienzo de la sublevación, pero fue marginado en el proceso que llevo a la unificación del mando militar y político. La influencia de la CEDA era irrelevante. Los sublevados crearon un organismo superior representativo, llamado Junta de Defensa Nacional y establecida en Burgos, formaban parte de ella los generales Saliquet, Ponte, Mola, Dávila y los coroneles Calderón y Moreno, la Junta no tenia un contenido militar sino administrativo- jurídico. El 29 de septiembre del 1936 a Franco se le añade al titulo de “Generalísimo” el de “Jefe de Gobierno del Estado”. 

La “Restauración“ Social

Desde la instauración de la Junta de Defensa Nacional, la insurrección dispone de un aparato jurídico centralizado que regula y administra todo tipo de actividades económicas, pautas sociales y criterios ideológicos aplicables a la recuperación del aparato estatal, se destituye a los antiguos gobernadores civiles, se declara fuera de la Ley a todos los partidos y agrupaciones que formaron el Frente Popular. Se instauraron decretos que favorecían a la banca privada, los monopolios. En cuanto al campo, se garantizaba el pago de rentas a los propietarios, se devolvían las fincas a sus dueños, se expulsaba a los asentados, jornaleros y braceros. En agosto se regulaba la vida escolar, yendo contra los maestros opuestos a la insurrección. Con la misma violencia que en el bando republicano se operaba el fenómeno de la eliminación del enemigo ideológico.

La Delimitación De Poderes

El periodo de guerra, entre septiembre del 36 y mayo del 37, trajo un general convencimiento, interno y externo de que la guerra no tendría solución militar a corto plazo. En la Republica Largo Caballero emprende un proyecto para reconducir la revolución político-social hacia un régimen democrático republicano. En la España “ nacional”, a la consolidación del poder militar, empieza a sumarse corrientes que propugnan la creación de un Estado distinto y un régimen de contenido político definido, el cual toma como modelo los regímenes fascistas.

Proyecto Político De Largo Caballero

El 4 de septiembre de 1936, se constituye un nuevo Gobierno republicano presidido por Largo Caballero, la subida de esté, la preponderancia del socialismo y la presencia comunista así como la integración anarquista y, en definitiva, la tensión generada por el experimento, perfilan esta fundamental etapa de la política de la Republica en guerra, que acabaría con la dimisión de Largo Caballero y la formación en may de 1937 del primer gobierno de Juan Negrin López.
Desde el primer momento, el Gobierno de Largo Caballero insistía en que se trataba de gobernar con la presencia de todas las fuerzas opuestas a la insurrección, se destacaba la voluntad de unidad, para centrar los esfuerzos en la guerra. Para ello se emprendió una política de reorganización del aparato estatal, el Gobierno y sus delegados. Se creaban consejos provinciales presididos por gobernadores civiles e integrados por representantes del Frente Popular y sindicatos.
El acuerdo por el cual la CNT formaría parte del Gobierno, traía una situación inédita. Con los anarquistas en el Gobierno las premisas para que el proyecto Largocaballerista mostrase su eficacia parecían estar dadas.
La cuestión esencial era la marcha de las operaciones militares, las cuales resultaban adversas a la Republica. A primeros de noviembre de 1936 las tropas rebeldes llegan a los alrededores de Madrid, con lo que el Gobierno decide trasladarse a Valencia. La ruptura del Gobierno empieza a fraguarse con el abandono de Madrid por el Gobierno. La batalla política se centra en torno a la defensa de Madrid y al actuación de su Junta de Defensa.
La junta, con el general Miaja a la cabeza, capitalizo el éxito y adopto disposiciones que el Jefe de Gobierno considero extralimitaciones intolerables, que crearon una extrema tensión a mediados de noviembre.
La tensión decrecía en diciembre una vez salvado Madrid, pero se recrudeció de nuevo con la perdida de Málaga, en febrero. En el mes de marzo de 1937 se desencadena la batalla ente Largo Caballero y los comunistas, que acaba con la dimisión del Jefe de Gobierno en abril.

Francisco Franco Y La Personificación Del Poder Militar

Instituido el mando militar único, la jefatura de la sublevación estableció un aparato administrativo-institucional que sustituye a la antigua Junta de Defensa Nacional. Se creo así la Junta Técnica del Estado, tenia un presidente, distinto del “Jefe de Gobierno del Estado”, e incluía el cargo de Gobernador General del Estado, cuyo cometido era la inspección de las provincias ocupadas, en cuanto a la organización de la vida ciudadana, abastos, trabajo y beneficencia. Se creaban también una Secretaria de Relaciones Exteriores y otra General del Jefe de Estado.
El verdadero centro de poder de los sublevados no esta en Burgos sino en Salamanca, donde el Generalísimo tiene el cuartel general. El Generalísimo es quien decide en los asuntos de verdadera importancia. Muchas circunstancias contribuyeron a que la jefatura militar y el control político ejercido por Franco en la España sublevada fueran consolidándose de manera indiscutida:
El culto a Franco, consolidado cuando se obliga a los medios de comunicación a difundir el lema “Una patria, un Estado, un caudillo”, cuyo caudillo seria Franco.
El poder militar acaba personificándose en Franco
La publicación de un decreto por parte del presidente de Comunión Tradicionalista para formar Real Academia Militar de Requemes sin contar con Franco, hizo que este decidiera por decreto la militarización de las milicias, la cual era una medida de gran significado político, y aumentaba el control militar de la España sublevada y el propio poder de Franco.

La Doble Crisis Del 37 Y Sus Consecuencias


En la Republica lo ocurrido no comportaba más que un cambio de Gobierno . En la España nacional el curso central de la crisis es el que conducirá a la instauración de un partido único a través del acto político que se conoce como la unificación.

La Unificación: El Partido Único Por Decreto 

La tendencia unificadora en los grandes partidos de la España nacional se acentuó desde la militarización de las milicias.
Los falangistas insistieron en que Falange absorbiera el carlismo. Los carlistas respondieron rechazando el sistema que proponía la Falange, el cual era la instauración- no restauración – de la Monarquía católica y tradicional, y propusieron una integración de fuerzas en el plano superior y nacional.
Falangistas y carlistas tuvieron varios contactos pero en ninguno llegaron a un acuerdo. Tras los incidentes del 16 y 19 de abril de 1937, que se desencadenaron en el grupo dirigente de la Falange conocidos como los sucesos de Salamanca. Franco y sus asesores decidieron proceder a unificar los partidos desde el poder. El 19 de abril de 1937 Franco promulga el decreto de unificación, habiendo consultado antes a Mola y Queipo de Llano, que dieron su consentimiento. El 4 de agosto se promulgan los estatutos del nuevo partido.
El régimen que se estaba gestando, el estado totalitario y el partido único , no procedían de la toma de poder por un partido, sino la construcción del partido desde el poder. 

Fin Del Proyecto Largo Caballero. Primer Gobierno Negrín


La situación catalana  se venia agudizando desde diciembre del 36, el invierno del 36-37 esta jalonado de incidentes políticos. Estos incidentes en abril habían alcanzado la calle, aunque el origen del problema se encuentra en la lucha de anarquistas y comunistas por la hegemonía, también envuelve a todas las demás fuerzas, y en definitiva , por la inhibición en gran parte de Cataluña , al Gobierno Central que reacciono tarde y en el sentido de recortar las atribuciones autonómicas catalanas.
Los sucesos en la Generalita están ligados a la crisis final del Gobierno Largo Caballero. Los comunistas atacaron la política militar y la de orden publico de Largo Caballero. Azaña intento resolver la crisis, mandando al Presidente del Gobierno crear un nuevo Gobierno, pero no encontró apoyos ni en los comunistas, ni en la CNT ni en los socialistas moderados. Largo Caballero dimite el 15 de mayo de 1937.
No se sabe la razón por la que fue elegido para el nuevo Gobierno Juan Negrín López y no Indalecio Prieto, que era el esperado por la opinión publica.
El Gobierno de Negrín del que no entran a formar parte ni CNT ni la UGT, oriento su política hacia tres frentes: proseguir con el fortalecimiento del poder estatal, consumar la obra de constitución de un nuevo ejercito, e insistir en el frente diplomático en dirección a las potencias occidentales buscando apoyos. A estas labores contribuyo mucho Indalecio Prieto, antes de que sus relaciones con Negrín empeoraran.
La decisión de Negrín de trasladar el Gobierno a Barcelona, en octubre del 37, plantea el desacuerdo de Prieto, por las repercusiones que tendría.Con el Gobierno Negrín el PCE era el primer partido de la Republica. Se procedió a la marginación de las disidencias. Las disidencias procedían del comunismo no estalinista, del anarcosindicalismo y del Largocaballerismo.
El primer jalón de esta política lo constituyeron las acciones emprendidas para eliminar las disidencia comunista que significaba el POUM. No solo se detuvo, se secuestro y asesino al secretario general del partido, sino que la propia organización fue sometida a un proceso judicial.
Largo Caballero no solo fue exonerado del poder. Largo Caballero controlaba algunos medios de comunicación de Valencia, se le arrebato el control de los periódicos, se le dificulto su labor publica, se le prohibieron mítines, en definitiva, se le desalojo de la Secretaria General de la UGT.
La tercera gran marginación fue el anarcosindicalismo y era la mas importante por la fuerza histórica del movimiento. A comienzos del 37 ya algún observador detecto la decadencia del movimiento. En el verano del 37 el movimiento se  reconvierte profundamente y  perderá fuerza en el terreno sindical.

La Destrucción De La Republica

La Republica realizó su postrer esfuerzo ofensivo en la batalla del Ebro, cuya falta de resultado, sumada al abandono de la causa republicana en el exterior hizo muy difícil su supervivencia. Con el agravamiento de la situación militar desde la primavera del 38, no cabían sino dos políticas: intentar una paz negociada o mantener una posición de resistencia. Lo cierto es que Juan Negrín, en esta ultima etapa de su Gobierno, emprendió ambas sin conseguir efecto modificador, salvo la prolongación de la existencia del régimen sobre el previsible desastre final.
Los efectos de una guerra demasiado larga, la prolongación de un sacrificio para el que no se veía recompensa empezaron a incidir en la población, los medios políticos y en la opinión publica de la España republicana. Nadie esperaba, en el caso de una derrota sin paliativos, el mas mínimo gasto reconciliador de parte del vencedor. El deseo de una capitulación que salvara al menos los efectos de una gran represión final se fue abriendo paso. Pero la política que predicaba Negrín , y su principal apoyo, el partido comunista, era de resistir y ello produjo una ruptura entre las fuerzas republicanas.
En este contexto hay que situar el desesperado intento del coronel Casado, en marzo de 1939, de acuerdo con un sector socialista, los anarquistas y algunos militares, de negociar la paz directamente con Franco, lo que conllevaba la deposición de Negrín, pero Franco hizo caso omiso de las negociaciones. Y es que en la España nacional, se vivía desde un año antes un clima diferente. Con la seguridad de la victoria, el poder de Franco se había afianzado sin fisuras y el cuadro instrumental quedaba completo con el establecimiento de un primer Gobierno en febrero del 38. 
Los apoyos exteriores continuaban cada vez mas firmes, el progresó militar era evidente y ello permitía orientar la acción política incluyendo en sus propósitos la destrucción, sin conciliaciones, de todo lo que la Republica representaba. Bien es verdad que la guerra concluiría sin que el nuevo Estado hubiera conseguido la articulación orgánica de sus elementos: Partido, Gobierno y encuadramiento social. Todo ello quedaba sustituido por el alzamiento del régimen de caudillaje.


Fin De La Republica

El fulminante éxito de las tropas nacionales en Cataluña, indica el grado de desmoralización de la defensa republicana. El 23 de enero, Negrin tiene que trasladar el gobierno de Barcelona a Figuera. El el 4 de febrero entra en Francia el Presidente de la Republica y el 27, cuando Franco había ocupado toda la zona nordeste de la Republica y Francia e Inglaterra reconocían su Gobierno como el de España, Azaña renunciaba a su cargo.
Negrín y el Partido Comunista sostuvieron su política de resistencia hasta el final. Negrin después del abandono de Cataluña a finales de enero, había regresado a España el 9 de febrero, acompañado de importantes jefes comunistas. Estableció su sede en la posición Yuste, dispuesto a poner en practica su plan de continuar la guerra. El 21 de febrero se entrevista en Madrid con el General casado, jefe del ejercito del centro. Cuando sabe la renuncia de Azaña, el presidente de las cortes, Martínez Barrio, comunica a Negrín que estaría dispuesto a sustituirle si el jefe de Gobierno emprende una política encaminada hacia una paz inmediata y honrosa. Pero no hubo contestación puesto que de inmediato surgieron los sucesos derivados de la conspiración dirigida por Segismundo Casado. Casado define el Gobierno de Negrín como “una dictadura... Al servicio de una potencia extranjera”. En la entrevista con Negrín en Madrid, Casado le dice que es imposible seguir la guerra. Casado había suspendido en Madrid la publicación de Mundo Obrero por un ataque a Largo Caballero. La guerra entre Casado y los comunistas estaba servida. Luego vino la conocida reunión del aeródromo de los Llanos, en Albacete, entre Negrín y los principales jefes militares de la Republica, según Casado todos los jefes militares estaban de acuerdo en que la guerra no debía continuar.
En los tres primeros días de marzo la situación se complico acusándose mutuamente de intentar un golpe de estado. 
Casado lo decía así de los comunistas e viceversa. El día 2 Matallana y Casado se reúnen con Negrín en Yuste y marchan luego a Valencia conferenciarse con otros jefes militares.
El día 5 Casado y sus tropas toman los principales edificios oficiales de Madrid y se constituye el Consejo Nacional de Defensa. Besteiro, la mas importante personalidad política sumada a la conjura, acusa a Negrín de fanatismo pedía la obediencia al Consejo. En los días siguientes se producen enfrentamientos en Madrid entre unidades comunistas y las de Casado y el anarquista Cipriano Mera, que acabo con la derrota de los comunistas. El consejo quedo instalado y se disponía a emprender negociaciones de paz con Franco. El plan de Casado se gesto en contacto con el Estado Mayor de Franco. Cuando Negrín que estaba en Elda, se entero de lo ocurrido en Madrid, destituyo a Casado, intento que Casado abandonase su acción, como no lo consiguió, Negrín, sus ministros y algún mando comunista abandonan el país en avión.
El 23 de Marzo parten para Burgos los comisionados de Casado, para reunirse con Franco, en esta reunión se discutirán las condiciones que Franco imponía y se acordó que era imposible cumplirlas. El día 25 se celebro otra reunión. El día 26 Casado y sus colegas recibieron una comunicación de que Franco se disponía a realizar un ataque y recomendaba recibirlo con la bandera blanca. Las negociaciones se habían roto. El 28 de marzo las tropas de Franco entrarían en Madrid, el 31 Alicante seria ocupado por la tropas de Franco y Mussolini, el 1 de abril la guerra termino y la zona republicana deja de existir.

Mujeres en la Guerra civil

Introducción

Cuando se concedió el voto a las mujeres en 1931, su concesión no se puede atribuir a la presión de los grupos sufragistas ni alas movilizaciones feministas tal como había ocurrido en Gran Bretaña y los Estados Unidos. La concesión de voto obedeció más bien a la revisión general de la legislación emprendida con el nuevo régimen. El texto de la Constitución estableció el principio de la igualdad de derechos en su articulo 25: "No podrán ser fundamento de privilegio jurídico: la naturaleza, el sexo, la filiación , la clase social, la riqueza, las ideas políticas, ni las creencias religiosas". partir de entonces, aunque la tradicional mentalidad que consideraba el mundo político ajeno a ellas perduro, las españolas gozaron de los mismos derechos políticos que los varones.

A pesar de sus derechos políticos fueron muy pocas las mujeres que se incorporaron de lleno al mundo de la política. La concesión del voto impulso un cierto reajuste ideológico respecto al rol político de la mujer y éste condujo al reconocimiento social de su intervención en la política.

A lo largo de los años de la Republica, la dinamización del asociacionismo femenino fue mayor. También se promovieron numerosas secciones femeninas de partidos políticos . Pero el denominador común de todas ellas fue su carácter  subordinado en las estructuras del partido. Otras organizaciones de mujeres se vincularon con el movimiento obrero. Es el caso de "Mujeres contra la Guerra y el Fascismo" creada en 1933 por el Partido Comunista para coordinar la lucha antifascista y organizar el apoyo a la comunidad obrera de Asturias tras la represión de octubre.

Las mujeres en la guerra civil.

Durante la guerra civil es evidente que en la zona republicana se produjo un cambio inmediato en el trato recibido por las mujeres y que la guerra no sólo generó su discurso nuevo sino también una imagen distinta de la mujer. Las diferentes fuerzas políticas lanzaron constantemente llamadas de cara a su movilización. Oradoras como la Pasionaria (P.C.), Federica Montseny (C.N.T.-F.A.I) o las jóvenes Teresa Pamies y Aurora Arnáiz (J.S.U.) se dirigieron a las mujeres para la incorporación a la lucha antifascista.

Efectivamente, la  imagen y la representación de las mujeres adquirieron dimensiones nuevas. Los numerosos carteles de propaganda puestos en  circulación durante la guerra presentaron con mucho impacto la imagen innovadora de la miliciana guapa y joven, que, vestida de mono y cargando un fusil, marcha con paso decidido hacia los frentes de guerra. Junto a esta imagen  heroica de la resistencia beligerante, contrasta la tradicional representación de la mujer victima del fascismo, la madre, defensora de sus hijos que reclama la solidaridad antifascista y desconsolada por la perdida de los suyos que insta a la participación en la lucha.

En los primeros meses de guerra también se produjo  una espectacular movilización de miles de mujeres hasta entonces aisladas de la dinámica socio-política del país participaron en la fortificación de barricadas, en el cuidado de los heridos, en la organización de asistencia en la retaguardia, en la realización de servicios auxiliares de la guerra, en la formación cultural y profesional, en la organización de talleres de costura, como también en el trabajo en los transportes o en las fabricas de municiones.


Sala de embalaje de la fabrica La España Industrial. CNT-FAI. Julio 193

Las organizaciones  femeninas: La Agrupación de Mujeres Antifascistas y Mujeres Libres

Las organizaciones antifascistas llegaron a aglutinar más de 60.000 afiliadas en más de 255 agrupaciones locales. La A.M.A. se representaba como única organización unitaria que representaba a las mujeres antifascistas de cualquier afiliación política y que reunía a mujeres comunistas, socialistas, republicanas y católicas vascas. Sin embargo cabe destacar que la conjunción socialista-comunista tuvo gran peso en la organización  y que además el Partido Comunista de España tuvo gran incidencia en su dirección  y orientación política, con La Pasionaria como presidenta.


Fabrica de cáñamo. CNT-FAI. Julio 1936

En general , los objetivos de estas organizaciones unitarias se centraron en la lucha antifascista, la defensa de la paz, de la cultura y de la libertad. Su discurso en torno a la mujer era poco innovador. Se articuló  a partir de la ideología  de la separación de las esferas  y el papel social que ésta tenía como madre y responsable de la familia. De hecho, la A.M.A. se dirigió pocas veces  a las mujeres como individuos con identidad propia. Mujeres Libres y el Secretariado Femenino del P.O.U.M. presentaron, por su parte, una identidad política más definida y, a diferencia de la A.M.A., ambas defendieron la necesidad de impulsar una dinámica de transformación  revolucionaria en el marco de la lucha antifascista. Mujeres Libres ofrecía  una identificación clara con el movimiento anarquista, pero manifestaba también  originalidad de pensamiento. Abogaba por una estrategia de doble lucha: la social para alcanzar la transformación revolucionaria de la sociedad y la feminista para alcanzar la propia emancipación de las mujeres.


Manifestación de mujeres en contra de la guerra con la pancarta Mas vale ser viuda de héroe que mujer de miserable, del Secretariado Femenino del POUM.

Las milicianas y las heroínas de la retaguardia

El perfil tipio de la miliciana es el de una mujer joven, con vínculos políticos, familiares o afectivos con sus compañeros de milicias. Actuaron motivadas por su conciencia política y social, sus motivaciones fueron el rechazo al fascismo, y la defensa de los derechos políticos y sociales adquiridos durante la Segunda Republica.

La contribución clave de las mujeres a la lucha antifascista se realizo en la retaguardia, la consigna acatada por las organizaciones femeninas fue " Hombres al frente, Mujeres al trabajo". La retórica utilizada incluso fue militarizada y se hablo de la incorporación de las mujeres a las "trincheras de producción" , en "brigadas de trabajo" para constituir la "vanguardia de la producción". Las mujeres representaron una reserva de mano de obra que permitió el mantenimiento de la producción. Hubo frecuentes quejas por parte de las mujeres antifascistas asi como de las mujeres anarquistas, por la falta de colaboración y la hostilidad masculina con que los hombres recibieron su incorporación a oficios calificados y a puestos de trabajo asalariado desempeñados hasta entonces por hombres.

Pero prevalecieron los trabajos de tipo asistencial, los de auxilio a los refugiados, heridos, huérfanos de guerra, etc. Organizaron guarderías para los hijos de las trabajadoras, escuelas para los niños  refugiados y una extensa red de solidaridad y de apoyo a los numerosos refugiados. Y desempeñaron, por ultimo, un importante papel en la organización de la solidaridad antifascista a nivel nacional e internacional.

Las mujeres bajo el franquismo.

En el bando sublevado la labor fundamental también se realizo en la retaguardia bajo la dirección de la Sección Femenina de Falange, creada en 1934 como Sección de la Falange Española de las J.O.N.S., la S.F. tenia como objetivo fomento en las mujeres del espíritu nacionalsindicalista y por parte de éstas el apoyo a la Falange, su lema era" el fin esencial de la mujer, en su función humana, es servir de perfecto complemento al hombre, formando con él, individual o colectivamente, una perfecta unidad social.

El ideario político de la Sección Femenina se basaba en los parámetros del nacionalsindicalismo y en los valores tradicionales que evocaban la figura de la madre y de la esposa sumisa como prototipo femenino, desempeñaron una labor importante en las oficinas del Estado Mayor, en las cárceles, en las enfermerías y en los lavaderos de los frentes, organizaron talleres de costura. La Sección Femenina desarrollo secciones de protección a la madre y al niño, de auxilio al enfermo, de fomento del trabajo familiar y de la defensa de la vejez. Recaudaron fondos para la guerra y crearon talleres de confección de ropa para los soldados.



Miliciana


Pilar Primo de Rivera, responsable de la Sección Femenina de la Fala

La guerra civil de los escritores del mundo - Jorge Fondebrider


Fue tal vez el más pasional de los conflictos del siglo pasado. Casi toda la intelectualidad de Occidente tomó partido en la Guerra Civil española y se produjeron innumerables obras literarias y plásticas referidas a esa contienda. Hace 70 años, España cambió la lírica de grandes poetas como Neruda, Vallejo y Tuñón. Y convocó a Orwell, a Hemingway, a Dos Passos, a Malraux. Los ecos de aquel combate abrieron trincheras en la cultura argentina. Por ejemplo, separaron violentamente las aguas en la revista Sur. También, son un tema inagotable para historiadores


Hay un frecuente error de naturaleza eminentemente romántica que suele identificar a la izquierda política con el progresismo y a la derecha con el orden conservador. Bastaría con enumerar los gustos estéticos de Lenin y, sobre todo, de Stalin, confrontándolos con los de Rockefeller, para refutar ese equívoco. Ligada a ésta, hay otra falacia que consiste en ubicar las expresiones de la vanguardia artística en el bando progresista, creyendo que quienes no se identifican con la novedad, son meros conservadores, si no abiertamente retrógrados. Nuevamente, valdría la pena verificar cuál fue el credo político de T. S. Eliot y Ezra Pound o, en la vereda de enfrente, de los stalinistas Louis Aragon y Pablo Neruda, todos grandes vanguardistas, para comprobar el error. Dicho todo esto, podrá comprenderse que, leídos desde el presente, los años de la década de 1930 fueron en todo el mundo muy complejos y merecerían un análisis menos trivial y maniqueo que el que, llegada la hora de las efemérides, les corresponde.

Eric Hobsbawm, deteniéndose en los años previos al estallido de la Guerra Civil española, afirma en su famosa Historia del siglo XX que llama la atención que la mayoría de los intelectuales occidentales, de izquierda o derecha, se sintieran movilizados por lo que ocurría en España, un país periférico, ausente de todos los grandes cambios que, desde el siglo XIX, habían tenido lugar en Europa. Y agrega: "No es casual que la política interna de ese país peculiar y aislado se convirtiera en el símbolo de una lucha global en los años treinta. Encarnaba las cuestiones políticas fundamentales de la época: por un lado, la democracia y la revolución social, siendo España el único país de Europa donde ésta parecía a punto de estallar; por otro, la alianza de una contrarrevolución o reacción inspirada por una Iglesia Católica que rechazaba todo cuanto había ocurrido en el mundo desde Martín Lutero. Curiosamente, ni los partidos del comunismo moscovita ni los de inspiración fascista tenían una presencia importante en España antes de la guerra civil, ya que allí se daba una situación anómala, con predominio de los anarquistas de ultraizquierda y de los carlistas de ultraderecha".

Se supone que 10.000 franceses, 5.000 alemanes y austríacos, 5.000 polacos y ucranianos, 3.500 italianos, 2.800 estadounidenses, 1.500 yugoslavos, 1.500 checos, 1.000 húngaros, 1.000 escandinavos y mucha gente de otros países fue a pelear a España. También unos 2.000 británicos (entre los que se incluyen, claro, los irlandeses). Así, las presencias en las Brigadas Internacionales del francés André Malraux, de los alemanes Gustav Regler y Ludwing Renn, del húngaro Mata Zalka, del cubano Alejo Carpentier, como la simpatía de Ernest Hemingway o John Dos Passos —presentes en Madrid durante la guerra— y el apoyo de personalidades de la talla de Charles Chaplin, Clark Gable, Marlene Dietrich, Bette Davis, Paul Robeson y Charles Laughton, entre muchísimos otros, demuestran las repercusiones de una guerra que, según unos versos del inglés W. H. Auden, ocurría "En ese árido cuadrado, en ese fragmento desgajado de la cálida/ Africa, tan toscamente unido a la ingeniosa Europa". Allá, en opinión de Auden —acaso el más notable exponente de la generación de poetas británicos de 1930—, "nuestros pensamientos tienen cuerpos".

El de Auden no fue un caso aislado dentro de su generación. En el prólogo de Poesía inglesa de la guerra española, una antología preparada por William Shand y Alberto Girri, publicada por El Ateneo en 1947, Guillermo de Torre escribió: "Los intelectuales ingleses se solidarizaron con España en todo sentido. Algunos dieron sus vidas como Ralph Fox, Julian Bell, Charles Donnelly, John Cornford; este último murió luchando en la Brigada Internacional al día siguiente de cumplir sus veintiún años. Pero no sólo los más jóvenes y nuevos, sino los que eran ya notorios en aquellas fechas, como Auden, (Stephen) Spender, (Cecil) Day Lewis, Herbert Read, (J.) Bronowsky y otros dejaron oír sus voces solidarias en poemas que rebasan el interés circunstancial y adquieren valor permanente". Así lo testimonian las varias antologías anteriores a la suya, que enumera Valentine Cunningham en las palabras preliminares a su Spanish Civil War Verse (Penguin Books, 1980): And Spain Sings: Fifty Loyalist Ballads, adapted by American Poets (1937), de M. J. Bernardete y Rolfe Humphries, que incluye versiones de Katherine Anne Porter y a Miguel Hernández traducido por William Carlos Williams; Poems for Spain (1939), de Stephen Spender y John Lehmann (1939); The Heart of Spain: Anthology of Fiction, Non Fiction and Poetry (1952), de Alvah Bessie; Poetry of the Thirties (1964), de Robin Skelton.

Respecto de las otras, la antología de Cunningham tiene varios puntos de interés. El primero, incluye muchos más nombres. Así, a los ya citados, suma a poetas distinguidos como George Orwell, Kathleen Raine, George Barker, Sylvia Townsend Warner, Laurie Lee, Ruthven Todd, Nancy Cunard y Roy Fuller. Los irlandeses Charles Donnelly —voluntario muerto en 1937 en la batalla del Jarama— y Louis MacNeice —quien a fines de diciembre de 1938, tal como señala su biógrafo Jon Stalworthty, recorrió en representación de los escritores ingleses una Barcelona incendiada en compañía de Antonio Machado— también ocupan un lugar destacado. Junto con el escocés Hugh MacDiarmid. Sorprende por la virulencia de sus opiniones el extraordinario poeta sudafricano Roy Campbell, claro simpatizante de Franco.

Además de los muy conocidos Antonio Machado, Rafael Alberti, Miguel Hernández y Manuel Altolaguirre, Valentine Cunningham incluye entre otros a Francis Fuentes, Antonio García Luque y Félix Paredes. La lista, con todo, podría ampliarse significativamente si se recurre al Romancero de la Guerra Civil española (Visor, 1984), de Gonzalo Santonja, quien añade a Vicente Aleixandre y José Bergamín entre los más notables. También si se considera a los poetas que debieron o eligieron refugiarse en el extranjero, como Juan Ramón Jiménez, Pedro Salinas, Luis Cernuda, León Felipe, Jorge Guillén. Hubo, sin duda más poetas españoles que tomaron la Guerra Civil como motivo de sus textos. Párrafo aparte merece Manuel Machado, hermano de Antonio, quien escribió en 1939, para festejar la entrada de Franco en Madrid, un panegírico en verso, titulado "Al sable del Caudillo". Menos virulentos, pero igualmente adictos al régimen, fueron José María Pemán y Dionisio Ridruejo, entre muchos otros reconocidos franquistas.

Morir en Madrid

En 1934, Pablo Neruda llegó a Madrid, transferido del consulado chileno de Buenos Aires. Aquí había conocido a Federico García Lorca y ambos se habían hecho amigos. Su vida madrileña le trajo muchas relaciones: Alberti, Hernández, Bergamín, Aleixandre, Gómez de la Serna, Salinas, Guillén y Altolaguirre, poeta e imprentero con quien Neruda hizo los cinco primeros números de la revista Caballo Verde. El sexto, según cuenta en sus memorias, quedó sin compaginar porque debía salir el aciago 18 de julio de 1936. "Un chileno simpático y aventurero —anota Neruda—, llamado Bobby Deglané, era empresario de catch-as-can en el gran circo Prince de Madrid. Le manifesté mis reservas sobre la seriedad de ese ''deporte'', y él me convenció de que fuera al circo, junto con García Lorca, a verificar la autenticidad del espectáculo. Convencí a Federico y quedamos en encontrarnos allí a una hora convenida. Pasaríamos el rato viendo las truculencias del Troglodita Enmascarado, del Estrangulador Abisino y del Orangután Siniestro. Federico faltó a la cita. Ya iba camino de su muerte. Ya nunca más nos vimos. Su cita era con otros estranguladores. Y de ese modo la guerra de España, que cambió mi poesía, comenzó para mí con la desaparición de un poeta".

La versión de Raúl González Tuñón (que con Neruda es el otro latinoamericano incluido en la antología de Cunningham, traducido por el gran etnomusicólogo inglés A. L. Lloyd, miembro del PC británico y también presente en España) es diferente. Cuenta que la última vez que vio a Lorca fue en Barcelona: "Ese mediodía fuimos a almorzar al restaurante Los Caracoles. No íbamos a volver a verlo. ¡Federico García Lorca! Se ha sabido después que a comienzos de julio de 1936, cuando Madrid se agitaba y había sido muerto un guardia de asalto republicano, Federico le dijo a Neruda, todavía cónsul en Madrid, cargo que ocupó hasta el levantamiento de Franco, pues fue relevado del mismo por adherir públicamente a la causa del pueblo español: ''Me voy a Granada en busca de tranquilidad, para escribir en paz una obra que he comenzado''. Y fue otra la paz que allá le esperaba.".

Al chileno y al argentino, la guerra les dejaría sendos libros. Neruda escribió España en el corazón, publicado por primera vez por Manuel Altolaguirre, quien había instalado una imprenta en el frente del Este, cerca de Gerona, con la ayuda de los soldados republicanos. "Mi libro era el orgullo de esos hombres que habían trabajado mi poesía en un desafío a la muerte —escribe Neruda, con su habitual falta de modestia—. Supe que muchos habían preferido acarrear sacos con los ejemplares impresos antes que sus propios alimentos y ropas. Con los sacos al hombro emprendieron la larga marcha hacia Francia. La inmensa columna que caminaba rumbo al destierro fue bombardeada cientos de veces. Cayeron muchos soldados y se desparramaron los libros en la carretera. Otros continuaron la inacabable huida. Más allá de la frontera trataron brutalmente a los españoles que llegaban al exilio. En una hoguera fueron inmolados los últimos ejemplares de aquel libro ardiente que nació y murió en plena batalla".

Tuñón, en cambio, publicará La rosa blindada en Buenos Aires, gracias a la Federación Gráfica Bonaerense, en 1936. En el prólogo a la segunda edición, de 1962, él mismo se ocupa de explicar cómo fue que lo escribió: "Pasamos en Madrid casi todo el año 1935. Allí, un día, nos presentaron a Dolores Ibárruri, dirigente de Pro Infancia, entidad encargada de organizar la ayuda a los huérfanos de los mineros masacrados por las tropas moras y el Tercio Extranjero, por los ''galápagos de pellejo duro que no se ruborizan''. Ella nos puso al tanto de algunos hechos que habíamos conocido a través de cables escuetos y detalles de otros que ignorábamos, relacionados con el heroísmo y el martirio de los mineros asturianos". Entre los poemas que surgieron de esas informaciones estaba "La Libertaria", escrito a la memoria de Aída Lafuente. Años más tarde, Tuñón le contaría a Horacio Salas: "En plena guerra civil, a un centenar de escritores y periodistas de muchas partes del mundo nos invitaron al acto que iba a realizarse en un teatro, sobre la base de un muy variado espectáculo. Al final, un coro cantó mi poema ''La Libertaria'', y como te imaginarás, me causó una impresión enorme. En seguida marché hacia el escenario, porque no habían dado el nombre del autor de la letra y pensaba decirles que era yo. Estaba orgulloso, claro. Pero algo me iluminó, pues me limité a preguntar: ¿De quién es la letra de ''La Libertaria''?. Me contestaron: ''No lo conocemos, es un autor anónimo''. ¡Autor anónimo! ¡Qué te parece! Me encantó que lo pensaran y yo casi la embarro: ¡autor anónimo a los 32 años!".

Aparta ese cáliz

Otros poetas latinoamericanos escribieron sobre la Guerra Civil. Varios de ellos publicaron sus textos en 1937, el año en que fue bombardeado el pueblo de Guernica. Octavio Paz, por ejemplo, publicó en México su "Elegía", luego incluida en Libertad bajo palabra, de 1945. El cubano Nicolás Guillén publicó ese mismo año su Poema en cuatro angustias y una esperanza.

Más importante, sin duda, fue la obra que la guerra le inspiró al peruano César Vallejo. Había llegado a París en 1923, donde vivió y murió en la más extrema pobreza. Desde allí colaboraba para el diario El Comercio y para las revistas Variedades y Mundial. En 1926, con Juan Larrea, editó la revista Favorables. En 1930 fue expulsado de Francia por su militancia política. Emigrado a España, al cabo de dos años volvió a París. Pero llegó la guerra y en 1936 regresó a España, donde un año más tarde los soldados del ejército republicano del Este publicaron los quince poemas que componen España, aparta de mí ese cáliz. A la caída de Barcelona, el libro fue destruido y sólo se haría conocido en la edición mexicana de 1940.

Se trata, probablemente, de algunos de los mejores textos escritos en castellano sobre la Guerra Civil española. En esos textos el autor de Trilce (1922), logró poner muchos de sus extraordinarios descubrimientos prosódicos al servicio de algunas de sus mayores obsesiones: el amor fraterno, la libertad, la reivindicación de la justicia y los derechos humanos, la conciencia del dolor ajeno, temas que, con extrema ligereza, la posmodernidad suele caracterizar como ingenuos.


Guerra civil: Heridas que no cierran e impunidad - Marcelo Risi - BBC

España pidió la extradición del ex gobernante de facto chileno Augusto Pinochet y condenó al ex militar argentino Adolfo Scilingo por crímenes de lesa humanidad, aplicando el principio de jurisdicción universal.

Sin embargo, "no ha sido capaz de ofrecer verdad, justicia y reparación para las víctimas de su propio país durante la Guerra Civil y el régimen franquista", denunció la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI).

AI acaba de presentar el informe "España: poner fin al silencio y a la injusticia. La deuda pendiente con las víctimas de la Guerra Civil y del régimen franquista".

La organización tiene la esperanza de que el gobierno del José Luis Rodríguez Zapatero siga "las directrices y principios de Naciones Unidas sobre los derechos de las víctimas, como en otros países tiene que aplicarse reparación, reconocimiento y restitución", según declaró a BBC Mundo su director, Esteban Beltrán.

Agregó que España "es el único caso donde no se ha avanzado prácticamente nada 70 años después" de la Guerra Civil (1936-1939).

Tragedia

AI estima que especialmente en los primeros años del conflicto se produjeron "al menos 30.000 desaparecidos forzadamente, miles de ejecutados extrajudicialmente o en consejos de guerra, decenas de miles de refugiados y exiliados".

Para Beltrán, estas cifras convierten a la Guerra Civil española en "una de las grandes tragedias del siglo XX".

Tomasi Redondo, cuyo padre y hermanos fueron fusilados cuando ella tenía 9 años, dijo que el informe de AI "es un homenaje para ellos". Y lamentó que personas en su situación hayan "estado muy olvidados durante el franquismo (1939-1975) y en democracia".

"Ya no tengo esperanza de nada", añadió, aunque afirmó que aún quiere encontrar los restos mortales de su padre y hermano.

"Obstáculos"

El informe de AI denuncia que, a excepción de reparaciones parciales y administrativas hasta la fecha, "la inmensa mayoría de víctimas y sus familias no han tenido nada, ni saben dónde están sus seres queridos, ni han podido empezar recursos ante los tribunales, ni han recibido un sólo euro o peseta", explica su director.

Más allá de que "muchas fuentes primarias desaparecieron de los archivos durante los primeros años de la transición" a la democracia, hoy en día se mantienen obstáculos a la investigación, por ejemplo, "cuando un juez declara prescrito el delito sin investigar o cuando los restos mortales hallados se declaran restos arqueológicos", añade.

Explica que se trata de consideraciones administrativas de ayuntamientos y sentencias judiciales ya en democracia que inhiben investigaciones penales.

Según AI, el gobierno ha "olvidado por completo su responsabilidades como Estado ante miles de personas", dando lugar a un caso excepcional en el mundo.

"Un régimen que hace 30 años termina, una guerra civil que empieza hace 70 y donde no hay casi verdad, reparación ni justicia", dijo Beltrán.

En este sentido, José Antonio Martín Pallín, magistrado del Tribunal Supremo, le explicó a BBC Mundo que la jurisprudencia se ha "aferrado a un formalismo jurídico desfasado, diciendo que para que haya revisión tiene que haber un hecho nuevo".

Añadió que le preocupaba que en algunos sectores "la legalidad emanada del franquismo sea considerada igual a la emanada de un parlamento democrático".

Aprender de Latinoamérica

Para actuar en España, el magistrado Martín Pallín citó el ejemplo de Argentina como precedente legal. La Corte Suprema de este país declaró la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y obediencia debida, que protegían a quienes habían cometido violaciones de los derechos humanos durante el último régimen militar (1976-1983).

"En la comunidad jurídica internacional la sentencia no ha sido tachada de aberrante, vengativa o cualquier otro vicio de carácter legal", dijo anticipándose a los críticos de su propuesta de anular las dos normas de amnistía españolas de 1976 y 1977, es decir, que son "preconstitucionales".

En su informe, AI cita los ejemplos por seguir en El Salvador, Guatemala y probablemente también en Uruguay.

El director español de la organización afirmó: "No se pueden poner puertas al campo cuando son tragedias humanas tan grandes, tenemos mucho que aprender en España de los procesos contra la impunidad en América Latina, en lugares donde todavía se enfrentan a ejércitos que cometen graves violaciones de los derechos humanos".

Fuera de España, "ningún otro país en el mundo ha seguido este modelo de olvido completo y de impunidad absoluta y dejar además que la única verdad oficial fuera la del régimen franquista", añade.

Según AI, "las normas internacionales son claras y el Estado no puede elegir dar un poquito de verdad, nada de justicia y algo de reparación, no es algo que se pueda elegir como un menú a la carta".

La organización lamenta que "hasta hoy el gobierno ha incumplido las fechas de la comisión interministerial que no ha sacado un proyecto de ley sobre reparación a víctimas del franquismo", como habría anunciado en las reuniones mantenidas con AI en 2004.

AI no pierde la esperanza de que sus reclamos tengan un efecto. Esteban Beltrán recordó que "el abuelo de José Luis Rodríguez Zapatero fue fusilado por los franquistas".


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com