Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Guerras. Revoluciones. Conflictos /
Wars. Revolutions. Conflicts

El Vietcong

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- La Guerra de Vietnam
- Monsanto y el envenenamiento de Vietnam
- El "agente naranja"
-
10 mitos sobre las armas nucleares
- La OTAN y la Guerra Contra Yugoslavia

 

Google

Avizora - Atajo Google

 

 

10 - Introducción - "Vietnam" 1965-1975

Cuando la desafortunada aventura francesa en Indochina fracasó en la debacle de Diem Bien Phu, Estados Unidos estaba inmerso en la "Guerra Fría" y, temiendo el efecto de dominó de la expansión comunista en el Sudeste de Asia, entró en la brecha desviando todo el peso de la ayuda hacia Vietnam y jugando un papel importante en la Conferencia de Ginebra en 1954.

El deseo de mantener un enclave pro-occidental y la formación en 1960 del rebelde FLN - el Vietcong - llevó a
Estados Unidos y sus aliados a cerrar los ojos ante la corrupción y represión llevada a cabo por los sobornables gobiernos de Saigón, que alcanzó su punto culminante con el asesinato del presidente Ngo Dinh Diem en 1963, un hecho que contó con el apoyo indirecto de los políticos norteamericanos. La preocupación norteamericana derivada de la extensión del control del Vietcong sobre las zonas rurales de Vietnam del Sur, junto con la inquietud provocada por el corrupto presidente Diem, provocó la escalada de la intervención de Estados Unidos en la guerra. Una década después, Estados Unidos se retiró ignominiosamente y el Norte "liberó" al sur.


El Frente Nacional de Liberación de Vietnam o FNL (en vietnamita: Mặt Trận Giải Phóng Miền Nam Việt Nam), también conocido como Front National de Liberté (FNL), fue una organización guerrillera formada en 1960 por toda la oposición a la dictadura de Ngo Dinh Diem, aunque los comunistas eran mayoritarios.

El gobierno Sur vietnamita se refería a este movimiento como el "Viet Cong". Las fuerzas estadounidenses se referían a sus miembros como "charlie" debido a que "VC", las iniciales de "Viet Cong", se pronunciaban "Victor Charlie" en el alfabeto fonético conjunto Ejército/Armada.

03 - Fuente Namspeak (namspeak@yahoo.es) Aunque se enfrentaban a una muerte segura si eran heridos los combatientes del VC se lanzaban a la lucha dispuestos a aceptar cualquier sacrificio

Lo que más asombraba a los norteamericanos de sus enemigos del Vietcong era simplemente su resistencia; ¿Cómo podían soportar tales fatigas y someterse a tantas privaciones sin derrumbarse? Para el soldado del Vietcong, la guerrilla era el instrumento para hacer que fracasara la empresa norteamericana en Vietnam y, al mismo tiempo, se tambaleasen los cimientos del corrupto régimen del Sur

Solía ser gente del campo. En el Vietcong había también habitantes de la ciudad, pero sólo eran una pequeña minoría. Las unidades de la fuerza principal, el verdadero ejército de guerrilleros, eran reclutadas de modo abrumador en las aldeas, incluso entre los adolescentes. Los aldeanos eran de un modo casi instintivo hostiles al gobierno de caciques, policías y recaudadores de impuestos y a sus promotores norteamericanos, a quienes consideraban invasores extranjeros. Muchos tenían motivos personales: un amigo arrestado por la policía o sus cultivos destruidos por los defoliantes. Otros recordaban la guerra contra los franceses y consideraban la presente lucha como una continuación de aquel conflicto. En las aldeas totalmente partidarias del Vietcong, se consideraba una obligación de los jóvenes ofrecerse voluntarios cuando llegasen los reclutadores y se les daba una ceremonia de despedida cuando se marchaban. En los demás sitios, sólo los más aventureros se ofrecían voluntarios y muchos eran reclutados por las unidades del Vietcong a punta de pistola. A pesar de todo, al igual que los reclutas de otros ejércitos, no tendían necesariamente que combatir en lo peor.

La separación del hogar, la familia y los amigos nunca era fácil, ni siquiera para los voluntarios, pero estos pronto encontraron un sustituto del hogar vinculándose a sus compañeros de armas. Cada nuevo recluta se unía a una célula de tres hombres que incluía al menos un veterano. Estos tres hombres serían camaradas durante el tiempo que sobrevivieran, uniéndose en lo bueno y en lo malo y constituyendo así el más fuerte de los vínculos. A su vez, la célula de tres hombres formaba parte de un pelotón de tres células, y tres pelotones formaban una sección. Dentro de este sólido entramado era muy difícil que un recluta se "descarriase". La organización imponía la autodisciplina y el apoyo mutuo, una buena defensa contra la desmoralización y la añoranza del hogar.

Robert McNamara describió en una ocasión al campesino vietnamita como "conocedor de las privaciones y la muerte". La vida siempre había sido dura para él, y sus hábitos sobrios eran esenciales para la supervivencia. No iba a la guerra con la ilusión de grandes comodidades, si no con una tradición de trabajos durísimos las 24 hs. a base de puñados de arroz y pocos placeres. La aceptación de la posible muerte formaba parte de sus pertrechos, tanto como el fusil o el casco. Pero también estaba el campesino lleno de recursos, que aprovechaba todo para la construcción de armas caseras o la búsqueda de comida. Todos los hombres eran muy bajos según los patrones occidentales (1,60 m) y la mayoría pesaban unos 60 Kg. Sus uniformes eran los famosos pijamas negros, y la mayoría de los hombres llevaban una muda de repuesto en sus mochilas. Su calzado eran las sandalias "Ho Chi Minh" hechas de viejos neumáticos.

El combatiente del VC recibía unas 60 piastras (unos 2 €), suficientes para comprar jabón, cigarrillos o el cepillo de dientes a través del oficial de suministros de la unidad, que visitaba mercados camboyanos una vez al mes.

Pocos eran comunistas

Al igual que los soldados de todo el mundo, los del Vietcong hacían todo lo posible por convertir un campamento base en algo parecido al hogar. Mientras los norteamericanos veían la televisión y bebían cerveza helada, sus amigos vietnamitas sembraban vegetales cuando podían, criaban unos pocos cerdos o pollos y jugaban al voleibol o al tenis de mesa en el tiempo que les quedaba libre entre los interminables entrenamientos y preparativos para el combate. Además de aprender habilidades y tácticas de combate, pasaban mucho tiempo asistiendo a conferencias del comisario político de la unidad. Muy pocos de los reclutas campesinos del Vietcong eran comunistas o sabían algo sobre el marxismo. No se hacía nada por remediarlo. Las conferencias versaban sobre la historia de las luchas populares de Vietnam frente a los invasores extranjeros. Era una vía de entrada fácil que tocaba la fibra sensible de aquellos hombres. El oficial político también organizaba sesiones públicas de críticas y autocríticas cuando la moral o una pobre actuación militar parecían requerirlo. Estas sesiones constituían generalmente un modo muy humano y fructífero de hacer que la unidad recuperase su espíritu de cuerpo mediante la vergüenza pública, más que los duros castigos físicos practicados por muchos otros ejércitos.

Los periodos en que el VC vivía normalmente en la base eran breves y poco frecuentes a partir de que los norteamericanos entraron en la guerra. Desde entonces, los guerrilleros estaban casi siempre en operaciones o escondidos "como animales acosados" según comentó un guerrillero. La mejor de las veces estaba operando en poblaciones amistosas, ayudados por los guerrilleros locales de dedicación parcial, bien alimentados y bien guiados y con buenas informaciones, además del fuerte impulso moral que supone el evidente apoyo popular de las aldeas. Pero conforme transcurría la guerra, cada vez más aldeas desertaban o retiraban su apoyo por temor a las represalias, obligando al Vietcong a pasar cada vez más tiempo en las remotas junglas.
 

Serpientes, mosquitos y malaria

La jungla era tan extraña y tenebrosa para el vietnamita medio como lo era para el soldado de Chicago. Los campesinos no viven en junglas. Las serpientes venenosas causaban un elevado número de víctimas entre los guerrilleros, calzados con sandalias. Las botas militares hubieran salvado a muchos de ellos. Si tenía suerte, el guerrillero llevaba dos pastillas antiveneno cuando era mordido: una parte para tragar y la otra para masticarla y aplicarla contra la mordedura. Era eficaz incluso contra los reptiles más venenosos. Pero frente a los moquitos, los guerrilleros no tenían defensa. Debilitados por las duras condiciones de vida y escasos de medicinas, eran desesperadamente vulnerables a la malaria. Murieron más guerrilleros por enfermedad que por cualquier otra causa y aquellos que sobrevivieron quedaban debilitados permanentemente. Pocos escapaban totalmente ilesos.

Los B-52: el terror de los cielos

Otro compañero perpetuo era el miedo. Un ataque aéreo norteamericano se podía producir en cualquier momento del día, inesperadamente y con una violencia feroz. Si una unidad en movimiento se detenía durante más de doce horas, los hombres excavaban trincheras. En las áreas base principales, las casamatas se prolongaban en los famosos sistemas de túneles que se extendían kilómetros bajo tierra. Cuando las cosas iban verdaderamente mal, se producían bombardeos aéreos y de artillería todos los días durante semanas enteras. Nada podía librar a un hombre del abyecto terror que los inspiraba. Durante los ataques de los B-52, incluso algunos de los más endurecidos veteranos perdían el control de sus funciones naturales y acababan con los pantalones empapados y temblando sin control. Les aguardaban muchas maneras de morir: quedar reducido a un trozo de carne inidentificable, enterrado vivo en un búnker destruido por una explosión o gaseado en el interior de un túnel. Pero lo peor el miedo a las heridas graves. Casi siempre eran incurables con las escasas instalaciones médicas de que disponían los guerrilleros, y sólo prometían una muerte larga y lenta. Los Vietnamitas también temían la falta de un enterramiento decente, que era de suma importancia para aquellos aldeanos que tanto veneraban a sus ancestros. Muchos llevaban una pulsera de cuero para que, si morían en acción, algún camarada pudiese tirar de su cuerpo lejos del campo de batalla, pasando una cuerda por la pulsera.

Tristes, aterrorizados y hambrientos

El precio de la supervivencia era la vigilancia constante. Cuando se encendía un fuego, unas elaboradas chimeneas horizontales llevaban el humo hacia el interior de la tierra. Los guerrilleros tenían que estar siempre listos para partir en cualquier momento, si era necesario comiendo sobre la marcha y aprovechando las pocas horas de sueño en sus hamacas colgadas de las ramas de los árboles del bosque. Esta constante necesidad de ocultación y de estar en alerta producía una tensión continua y sólo la retirada a la seguridad de la frontera camboyana ofrecía un alivio temporal. Estaban garantizados los permisos para visitar a la familia y seres queridos, pero esto resultaba cada vez más peligroso y, finalmente imposible por el viaje que ello implicaba.

A pesar de la añoranza del hogar, el miedo y el hambre, el guerrillero del Vietcong seguía combatiendo. Había deserciones, por supuesto, sobre todo entre los reclutas más reacios y entre aquellos cuyos compañeros habían muerto. Pero la inmensa mayoría estaba dispuesta a combatir hasta la muerte. Bien dirigido por oficiales comprometidos, el Vietcong hacía lo que siempre han sabido hacer mejor los campesinos y los infantes: aguantar.


Como en casa
Aparte de estos elementos básicos, cada guerrillero llevaba algunos pares de calcetines, y calzoncillos, tela de nylon ligero para usarla como poncho, una hamaca, un mosquitero, una improvisada lámpara de aceite, un frasco de agua, una pala y un largo tubo de lona para llevar arroz (conocido como el "intestino de elefante") Sumado al armamento y la munición, eso era más que suficiente para llevarlo encima, sobre todo cuando los únicos vehículos disponibles eran bicicletas. Posteriormente, algunas de las motocicletas Honda que empezaban allegar a las ciudades sudavietnamitas llegaron a la jungla.
 

¿Qué inducía a un simple campesino a abandonar la tierra de sus antepasados y a su familia, tomar las armas y combatir por el Vietcong?

Mi nombre es Lam. Significa bosque o selva. Mi padre me puso ese nombre. Era un campesino que trabajaba la tierra, igual que su padre entes que él. Yo también lo hacía, antes de unirme al Vietcong en 1967.

Tenía 16 años cuando los norteamericanos llegaron pro primera vez a nuestro poblado. Era la estación de la siembre y yo estaba en el campo cuando oí el "wop wop" del helicóptero. Por entonces -creo que era en 1966- las cosas todavía estaba tranquilas. Por las noches los Vietcong se movían libremente en aquella zona y pasaban como fantasmas negros. No cogían nada, sólo hablaban con los ancianos de la aldea y nosotros manteníamos cerradas las puertas.

Nuestra aldea era pacifica y los norteamericanos llegaron abiertamente sin mostrar sus armas. Pero venían con el jefe provincial y uno de los recaudadores de impuestos que actuaba como intérprete. No teníamos nada que temer y sentíamos curiosidad por aquellos enormes extranjeros con su piel blanca enrojecida por el sol, por lo que nos agrupamos en la polvorienta plaza del pueblo.

"Somos vuestros amigos", dijeron. "Hemos traído comida, una maquina para hacer electricidad, material de construcción para vuestras casas. Os proporcionaremos mayores cosechas con un arroz especial de crecimiento rápido".

Nos prometieron una camioneta para llevar nuestros productos al mercado, un médico que nos visitaría todos los meses y nos traería medicinas. Y todo gratis.

Se fueron tan pronto como vinieron. Después aquella tarde oí hablar a mis padres.

"Como ellos son ricos y nosotros pobres, creen que pueden comprarnos" decía mi madre.

"Aquí todos somos pobres, pero no tontos. Aún nos acordamos de los franceses antes de estos americanos, y ellos querían lo mismo".

Mi padre, que durante toda su vida había trabajado duro en el campo, decía: "No quiero todas estas cosas, sólo quiero aquello por lo que he trabajado. Toda esta tierra por la que nos rompemos la espalda pertenece al propietario, y cuando el recaudador se ha llevado su parte, apenas queda nada".



Nadie se libró de los estragos de la desnutrición. Todos los días, si era posible, a las nueve de la mañana y a las cuatro de la tarde, el guerrillero comía una bola de arroz sazonado con unas pocas guindillas. El resto del día podía comer pescado seco o carne y quizás algo de sal. Nunca era bastante. Había comidas en las que un solo pollo se dividía entre más de 30 hombres. El alimento era una obsesión constante. Cuando era posible se cultivaba la tierra. Los cráteres de las bombas de los B-52, inundados por las lluvias, se convertían en estanques de patos y granjas de peces, y la caza traía a la mesa exóticos ingredientes como elefante (que era duro e insipido), perro, mono, rata e incluso tigre. Como siempre, los norteamericanos ayudaban, abandonando descuidadamente raciones a medio comer que eran descubiertas por los guerrilleros. Pero estas raciones a veces eran una trampa y normalmente los hombres se marchaban sin tocarlas.
 

Luchábamos casi por huir de la tierra

Mi aldea estaba en la zona central de Vietnam, donde la tierra es pobre. No obstante, como todos éramos pobres, nos ayudábamos los unos a los otros. Créanme, era el único modo de sobrevivir, y la aldea había estado allí durante generaciones. No es de extrañar que los grandes luchadores, como Ho Chi Minh y el general Giap, fuesen de aquella provincia, Nghe Thinh. Éramos tan desesperadamente pobres que combatíamos casi por huir de la tierra.

La aldea ya no existe, por lo que el nombre no les dirá nada. Fue destruida por los norteamericanos, reconstruida y después destruida nuevamente por ellos. Después de esto se le llamó zona de fuego libre. Dijeron que, con la aldea muerta, ya no había razón alguna para que nadie fuese allí, ni siquiera para visitar las tumbas de nuestros antepasados.

Después me enteré que aquellos primeros norteamericanos no eran soldados, si no que trabajaban con el Ejército y el gobierno. Recuerdo que llevaban gafas de sol y no se les podía ver los ojos: ¿Cómo se puede confiar en alguien a quien no se le ven los ojos? Y aquel recaudador de impuestos solía venir todas las estaciones, aunque la cosecha hubiese sido mínima, para hacer su trabajo.

Por eso no confiábamos en los norteamericanos y odiábamos a la gente con la que trabajaban. El jefe provincial solía llevarse a algún joven diciendo que era comunista y lo encarcelaba. La aldea tenía que pagar para recuperarlo. Y esta era la gente que se suponía que nos cuidaba.

Pero el Vietcong venía y nos decía que la tierra nos pertenecía por derecho y que cuando ellos estuviesen en el poder, sería para nosotros. Algunos de ellos eran granjeros durante el día y guerrilleros por la noche: iban a los poblados y hablaban con la gente como nosotros. Algunos de los muchachos de mi edad se unieron a ellos.

Al año siguiente, los soldados norteamericanos comenzaron a patrullar. Llegaban en helicópteros, merodeaban todo el día y después se iban con el helicóptero. Nunca llegaron a conocer la tierra, siempre iban por los senderos que rodeaban campos y bosques. Sólo era cuestión de tiempo que el Vietcong les tendiera una emboscada.

Esto sucedió en las afueras de una aldehuela vecina. Hubo una ráfaga y después sonó como si se hubiese desatado el infierno. Lo oímos todo. Al poco oímos unos reactores encima nuestro. Estábamos aterrorizados. Los reactores pasaron rasantes, silbando, y oímos las explosiones a unos tres kilómetros. Yo sabía que alguno de mis amigos estaba debajo de esas terribles bombas. Sólo disponían de sus fusiles y de los túneles para salvar sus vidas. Vimos pasar a los helicópteros con cruces rojas y así supimos que la emboscada había tenido éxito. Pero yo sabía que pronto habría represalias.

Mis padres me dijeron que me tenía que ir, porque con mi edad, me llevarían como presunto guerrillero. Aquella noche, algunas tropas de la fuerza principal del Vietcong pasaron por allí, deteniéndose sólo para coger un poco de arroz. Pero esta vez me fui con ellos, junto con mis amigos Troung y Chau, que también tenían que irse del poblado. La aldea era todo mi mundo conocido, pero si me quedaba no habría ninguna esperanza para mi.

Salimos rápidamente de la zona, sabedores de que durante los próximos días estaría infestada de norteamericanos. Entramos en la jungla, aquel sombrío y misterioso lugar que sería nuestro hogar y nuestro camposanto. Éramos campesinos y no vivíamos en la jungla, donde hay serpientes, donde las picaduras de los insectos escuecen durante días y donde reina la malaria. Si se era fuerte y se tenía suerte, se sobreviviría, pero casi todos se debilitaban.

Nos desplazamos de campamento en campamento en aquella jungla, atravesando aldeas amigas para obtener comida y noticias. Manteníamos el contacto con nuestra gente. Dependíamos de ellos y les tratábamos decentemente. Éramos iguales que ellos excepto por el hecho de que llevábamos armas. Los norteamericanos volvían cada día a sus bases y, tarde o temprano se irían a casa. Pero nosotros vivíamos allí, era nuestro país, y cada día que sobrevivíamos ganábamos la guerra.

Era duro estar lejos de casa, lejos de mis amigos y mi familia. Me enteré que después de la emboscada, los norteamericanos incendiaron el poblado y se llevaron a todos, mientras construían otro con barricadas, alambre de espinos y posiciones defensivas. Después permitieron que la gente volviese, pero dejaron allí tropas del gobierno.

La estupidez de los norteamericanos se ponía de manifiesto al ofrecernos cosas que no queríamos y al reconstruir algo que habían destruido anteriormente. Como si pudiésemos olvidar lo que habían hecho tan fácilmente. Podían se generosos con nosotros si quería, pero al mismo tiempo podían destruir poblados enteros y matar a muchos en poco tiempo.

Los norteamericanos eran lentos y torpes

Éramos más débiles que los norteamericanos y ni siquiera estábamos tan bien armados como los nordvietnamitas, por lo que teníamos que ser pacientes y emplear el cerebro. Colocábamos trampas, tendíamos emboscadas y usábamos armas simples pero mortales: estacas embadurnadas con excrementos, flechas disparadas a los soldados desprevenidos. Sus fusiles automáticos y sus granadas nos mantenían armados durante semanas.

Los norteamericanos estaban bien armados, pero eran lentos y torpes. Disponían de una potencia de fuego que temíamos, por lo que nos manteníamos escondidos y fuera de su alcance. Eran como elefantes, sobre todo cuando se desplazaban por la jungla. Nosotros nos desplazábamos en grupos de tres, ligeramente armados pero viajando en silencio y con rapidez. Si heríamos o matábamos a uno sólo de ellos y vivíamos para seguir luchando otro día, era toda una victoria. Igual que el agua desgasta la piedra, nosotros desgastábamos el ejército norteamericano.

Combatí junto con Troung y Chau, que eran como mis hermanos. Cuidábamos unos de otros y compartíamos la comida. Solíamos bromear pensando que la vida en casa era dura, pero aquella vida en el Vietcong era diez veces peor. Pasábamos hambre durante días, y Chau nos recordaba que cuando éramos pequeños, solíamos quejarnos porque odiábamos las gachas de arroz con salsa de pescado. Una bola de arroz y salsa de pescado hubiera sido un festín en la jungla. Matábamos y comíamos casi cualquier cosa: serpientes, monos, ratas, pájaros y cosas por el estilo.

Nuestros oficiales de inteligencia decían que los norteamericanos tenían filetes, cerveza y helados en sus bases, y que la guerra sólo les ocupaba parte de su tiempo. Llevábamos la guerra sobre nuestras espaldas dondequiera que fuésemos, con o sin armas. A diferencia de ellos, teníamos pocas medicinas y ningún hospital cuando nos herían.

Al intensificarse la guerra, los norteamericanos dispusieron cada vez de más potencia de fuego y nos adentramos más en territorio inhóspito, lejos de las aldeas donde podíamos encontrar comida y descanso. Incluso nos trasladábamos bajo tierra para intentar escapar del Napalm y los B-52, viviendo durante días sin la luz del sol mientras ellos pasaban sobre nuestras cabezas.

Realmente no se como pudimos aguantar todos aquellos años. No había nada que hacer excepto luchar y seguir luchando una vez tomada la decisión. Los soldados norteamericanos tenían suerte. Regresarían a sus casas a miles de kilómetros una vez terminada su tarea. Nosotros no teníamos nada, excepto la tierra, nuestra tierra. Si nos rendíamos no tendríamos nada. En el fondo de nuestros corazones, les odiábamos.

El autor es un miembro de la comunidad de expatriados vietnamitas en Londres, y no desea ser identificado

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com