Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Países y Protagonistas
Los Bereberes

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Los Tuaregs
- Cristóbal Colón
- Magreb o Mágreb

- El Rey Juan Carlos acusado de hechos
-
El lenguaje del sionismo

 

Google

Avizora - Atajo Google

. Bereber o Beréber
. Identidad Bereber

110211 - Azraf - Los primeros habitantes de África del Norte aún hoy reclaman por sus derechos como cultura. También, su independencia territorial. Sus dominios ya no son los que eran. Y ellos tampoco. En todo caso, a través de siglos y siglos de historia los diferentes pueblos de habla berebere se fueron integrando y aculturizando ­ con las sucesivas pérdidas de características propias-, en mayor o en menor grado, a las civilizaciones dominantes.

Lo que sí está claro es que los bereberes no son apátridas, errantes y nómades, gente que no persigue un estado propio, como se empeñan en aclarar gobiernos, culturas "rivales" y enciclopedistas. Porque esa misma historia habla de sucesivas batallas en defensa de su territorio, de nomadismos impuestos por los invasores, para escapar de ellos, de vastísimos reinados y de países emergentes, como Sahara Occidental, que ahora mismo espera una señal de la comunidad internacional, de las Naciones Unidas, para seguir siendo y estando. (Ver:
La resistencia étnica Amazih (Bereber) en el Norte de África)

Los bereberes habrían surgido de los primeros y antiguos habitantes de Africa del Norte, durante los períodos paleolítico y neolítico, y se llaman Tuareg, Rif, Kabil, Shawia, Haratin, Sluh y Beraber. Cada uno habla diferentes dialectos, y se los ubica todo a lo largo y ancho de Africa del Norte, también en África occidental.

Los tuaregs, que serían unas 900 mil personas, desde Sahara Occidental y desde el sur del Río Níger (hoy Nigeria) hablan el Tamashek. Los tuaregs conservan una escritura (tifinar) que es cuasi alfabética y que habría surgido en tiempos del imperio romano, en los actuales Túnez y Algeria, y habría sido elaborada por los nubios, ancestros de los libios. En Algeria, los kabiles hablan el Shawia y el Kabyle. En Marruecos, hablan el Rif y el Tamazight. Los bereberes de Mauritania y Senegal hablan el Shluh y el Zenaga.

Durante siglos, estos pueblos fueron los únicos habitantes de Africa de Norte. Celosos de su territorio, de su poder, libraron importantes batallas contra los invasores fenicios, romanos y cristinos, quienes dejaron su impronta en Ceuta y Melilla, en Marruecos, por ejemplo.

Expertos conocedores del desierto del Sahara, de sus vientos y arenas cambiantes, los bereberes se transformaron en refinados comerciantes, principalmente intermediarios. Sus caravanas compuestas por cientos de camellos transportaban las mercaderías provenientes de las civilizaciones negras sobre el océano Atlántico hasta las costas del Mar Mediterráneo, desde donde partían hacia Egipto y Medio Oriente. Sal, oro y piedras preciosas a cambio de especias y de esclavos. Como puente no solo comercial entre civilizaciones, los bereberes también fueron los únicos administradores del Magreb y de sus puertos. En cierta forma, dominaron todo el proceso de intermediación comercial. El Magreb o Magrib ­que significa "oeste" en árabe- es un territorio de planicies y de altas montañas, con vientos fuertes provenientes del sur, desde el desierto del Sahara, y está asentado sobre las costas del Mediterráneo. Hoy comprende a Marruecos, Argelia, Túnez y Libia.

A partir de los siglos VII y VIII, los árabes invadieron el Magreb y pese a las durísimas batallas y a la defensa berebere, los invasores impusieron su idioma, el árabe, y su religión, el Islam. Los árabes no desaprovecharon las habilidades guerreras de estos pueblos bereberes. En nombre del califa Umayyad, en el año 711, ejércitos árabe-bereberes entraron a la península ibérica, para ellos al-Andalus, y derrotaron al rey Rodrigo. Las tropas invasoras estaban al mando de Tariq ibn Ziyad, de quien proviene el nombre Gibraltar, o montañas de Tariq. Durante 700 años, los árabes-bereberes permanecieron en la península aunque nunca fueron mayoría en la población.

Acaso por quienes se afirma que los bereberes son nómades, son los tuaregs. Este pueblo debió adoptar este estilo de vida un vez iniciadas las invasiones árabes, eran buenos agricultores. Desde el desierto y las montañas de Sahara Occidental, de Marruecos y también desde la actual Nigeria, los tuaregs continuaron comerciando y guerreando. Mantienen un rígida estructura social feudal: los nobles, el clero, los vasallos, los artesanos y los campesinos, escalón antiguamente ocupado por los esclavos.

Alrededor de 1030, otros bereberes y árabes marroquíes ­ bajo pretexto de purificar el Islam- partieron hacia el río Senegal y allí dieron comienzo a las culturas almorávides y almohades. En pocos años, este imperio árabe-bereber se extendería desde Senegal hasta el Ebro, y desde las costas del océano Atlántico hasta Libia. El poderío del Islam y la habilidad comercial de los bereberes cooptaron a los reinados negros de África occidental por conveniencia política o diplomática.

A principios del siglo XIX se establecieron en Africa del Norte otras formas de hacer política, de gobiernos, otros credos religiosos y otros idiomas. Francia y España coparon el norte africano pese a la feroz resistencia árabe-berebere. Diferentes movimientos de liberación nacional surgieron todo a lo largo y ancho del Magreb, también en el Sahara, y las diferencias entre árabes y bereberes se profundizaron nuevamente, cuando no fueron provocadas y aprovechadas. Una vez finalizada la colonización europea, a mediados del siglo XX, con el trazado a regla de los nuevos países, los tuaregs resistieron los nuevos límites en Chad, Mauritania, Malí y Níger. También, desde entonces, resisten a Marruecos y sus planes anexionistas de Sahara Occidental, país compuesto mayoritariamente por tuaregs y que espera su independencia definitiva. En Argelia, el fundamentalismo islámico –otrora expulsor de Francia- ha dividido a árabes de bereberes, y la represión se observa en el campo de la cultura, sobre todo. En las últimas décadas, sin embargo, las protestas de diferentes movimientos sociales bereberes, también de partidos políticos bereberes, han conseguido que su lengua se incluya en los sistemas educativos formales de Marruecos y Argelia y que se crearan organismos para la investigación y difusión de sus culturas

Bereber o Beréber

Nombre que reciben la lengua y las gentes de ciertos pueblos no árabes que habitan grandes zonas del norte de África. A lo largo de los siglos, los bereberes se han mezclado con tantos grupos étnicos, sobre todo los , que actualmente se les distingue más por los rasgos lingüísticos que por los raciales. La lengua bereber es una rama de la familia lingüística afroasiática y comprende unos 300 dialectos estrechamente emparentados. Se trata principalmente de una lengua hablada; su forma escrita apenas se conoce y rara vez se utiliza.

Los bereberes constituyen un 40% de la población de Marruecos, un 30% de la de Argelia y un 1% de la de Túnez. La cifra de sus miembros identificables en el norte de África va disminuyendo con el tiempo a medida que muchos de ellos adoptan la lengua y la cultura de la mayoría árabe. Los bereberes, al igual que los árabes, son musulmanes POR LA COLONIZACIÓN ÁRABE; sin embargo, son menos ortodoxos y sus ritos religiosos incluyen elementos animistas que provienen de antiguas religiones premusulmanas. La mayoría viven en pequeñas zonas rurales en tiendas de campaña y chozas de barro o, en el caso de pueblos mayores, en casas de piedra. Sus ocupaciones tradicionales son la cría de ganado, principalmente ovejas, pero cada vez son más los que se dedican a los cultivos agrícolas. Otras actividades en las que se involucran los bereberes son los molinos harineros, la talla en madera, la fabricación de piedras de molino y la confección de utensilios domésticos, herramientas de campo, alfarería, joyería y artículos de cuero.

El pueblo bereber habita en el norte de África desde tiempo inmemorial. Las primeras referencias datan del 3000 a.C. y aparecen con frecuencia en antiguos documentos egipcios, griegos y romanos. Durante muchos siglos, los bereberes ocuparon toda la costa norteafricana desde Egipto hasta el océano Atlántico. Continuaron viviendo allí hasta el siglo VII d.C. cuando los árabes conquistaron el norte de África y expulsaron a muchos de ellos hacia el interior, la cordillera del Atlas y distintas zonas del desierto del Sahara. Después de la conquista árabe, los bereberes abrazaron la fe mahometana de sus nuevos gobernantes. Los siglos posteriores estuvieron marcados por luchas casi continuas para hacerse con el poder en el norte de África, entre los diferentes grupos bereberes, entre éstos y los árabes y entre ambos pueblos contra los invasores españoles, portugueses y turcos. Durante dicho periodo, la costa de íBerbera en el norte de África, topónimo que de hecho proviene de la palabra bereber, adquirió renombre por ser la base principal de los piratas árabes y bereberes, dedicados a saquear los barcos que circulaban por el Mediterráneo.

Durante el siglo XIX y principios del XX, Francia y España sometieron a Marruecos y Argelia. Después de la I Guerra Mundial, las poblaciones árabe y bereber del norte de África iniciaron la conquista activa de su independencia. A partir del año 1920, los rifeños del norte de Marruecos, conducidos por el emir Abd-el-Krim, derrotaron en repetidas ocasiones a las tropas que ocupaban el territorio español de este país; los bereberes entraron en el Marruecos francés en 1926, pero fueron expulsados al año siguiente por tropas conjuntas de Francia y España. Durante el resurgimiento del nacionalismo de los pueblos del norte de África bajo dominio francés después de la II Guerra Mundial, los bereberes desempeñaron un papel bastante equívoco. En el Marruecos francés, conducidos por el pachá bereber francófono Thami el-Mezouari el-Glaoui formaron el principal baluarte del dominio francés. En 1953 los franceses auxiliados por el-Glaoui destronaron y mandaron al exilio al sultán nacionalista de Marruecos, Mohamed V ben Youssef. Poco después comenzó a surgir un sentimiento anti-galo entre los bereberes de Marruecos, así como entre los árabes. El 20 de agosto de 1955, las fuerzas bereberes de la región montañosa del Atlas de Argelia arrasaron dos asentamientos rurales en Marruecos y mataron a 77 ciudadanos franceses. Al cabo de una serie de actos violentos contra los franceses por cuenta de los bereberes de Marruecos, el-Glaoui adoptó un postura nacionalista, cediendo al sentir popular. La pérdida del apoyo bereber obligó a los franceses a poner fin al exilio de Mohamed V en 1955 y a conceder la independencia a Marruecos un año después. En Argelia prosiguió la resistencia violenta contra la ocupación francesa por cuenta de grupos de población tanto bereber como árabe, hasta que en 1962 le fue concedida la independencia al país

Identidad Bereber

Naturalmente, nos estamos refiriendo a las localizaciones tradicionales. Desde comienzos de siglo, sobre todo después de la descolonización, el importantísimo éxodo rural que ha conocido todo el Magreb hace que existan comunidades consistentes de berberófonos en las principales ciudades del Norte de África: Argel y Casablanca son las ilustraciones más destacables. El tercer y último conjunto berberófono está constituido por las poblaciones tuaregs, a caballo entre varios países a través de la zona Sáhara-Sahel, principalmente en Níger (unas quinientas mil personas) y Mali (de trescientas a cuatrocientas mil).
Otros países como Argelia, Libia, Alto Volta y Nigeria, cuentan con efectivos tuaregs más modestos que no superan en cada caso algunas decenas de millares de personas. El conjunto de las poblaciones tuaregs se acerca, pues, al millón de individuos.

El resto de la berberofonía está constituido por territorios aislados, generalmente muy amenazados y diseminados. En Túnez, alrededor de cincuenta mil personas en parte de Yerba y una docena de pueblos en el centro sur del país. En el sur de Mauritania hay entre cinco mil y diez mil individuos. En Egipto, en el oásis de Siwa, cuya población varía según los censos entre cinco y diez mil personas. En Libia, en la Tripolitania, existen grupos berberófonos más importantes y resistentes.

Hemos hablado hasta aquí únicamente de berberófonos y de berberofonía. El único elemento indiscutible que diferencia entre las poblaciones del Magreb es el estríctamente lingüístico. Cualquier otro rasgo discriminatorio es cuestionable, por mucho que se quiera subrayar las características específicas de la cultura bereber. No existen dos etnias demarcables, una árabe y otra bereber, en el norte de África. La población magrebí, berberófona o arabófona, es de origen bereber.

Los berberófonos,identificables así por su práctica lingüística específica, son en la actualidad demográficamente minoritarios porque el Magreb ha conocido desde hace varios siglos un lento proceso de arabización lingüística vertiginosamente acelerado en los últimos decenios. Los magrebíes arabófonos de nuestros días son bereberes arabizados en fechas más o menos recientes. Este proceso ha culminado con la identificación de la arabofía con la cultura árabe, pero la originalidad de los caracteres generales de lo supuestamente árabe en el norte de África, tan evidentemente distinto de lo árabe oriental, estriba precisamente en su calidad bereber. Lo árabe en el Magreb tradicionalmente ha sufrido más la influencia de al-Ándalus que de oriente. Las aportaciones
orientales son recientes y son el resultado de una voluntad política y a la influencia de los medios de comunicación.

Originalmente, el bereber y su cultura propia, cubría el conjunto del Magreb y el Sáhara, por lo que histórica y antropológicamente se puede afirmar, sin querer entrar en polémicas, que los magrebíes son bereberes. La asunción, por parte de los poderes establecidos, de la arabidad, haciendo de ello estandarte de la identidad nacional, es uno de los factores más importantes del nacimiento de la conciencia bereber entre quienes aún hablan esta antiquísima lengua, creando un conflicto desestabilizador al marginar una importante parte de la población que no ha seguido el proceso del resto.

Los caracteres propios de la cultura bereber son los de comunidades tribales. Tradicionalmente, sedentarios o nómandas, agricultores o pastores, los bereberes, junto a las tribus que ya se habían arabizado por el contacto con focos culturales urbanos, compartían EL TRIUNFOuna misma sensibilidad y una misma cultura. El triunfo de las ciudades es triunfo de lo asociado a lo árabe,y el desplazamiento y marginación de lo bereber más tiene que ver con la decadencia de los espacios rurales ante el prestigio de lo urbano que con el ejercico de una dominación que pretenda borrar las señas de identidad de los vencidos. La propuesta de los militantes bereberes más radicales, cuando hablan de la necesaria recuperación de la cultura bereber, a parte de la objetiva cuestión lingüística, es el intento por fundamentar en unos supuestos su opción por un modelo occidental de civilización, pues la cultura bereber más auténtica está lejos de sus aspiraciones al basarse en una sociedad rural y tribal que se desea superar. En cuanto a los elementos folklóricos, dependen más de su aceptación por el turismo y el interés que despiertan entre los etnólogos que de las intenciones de los berberistas enfrascados en luchas políticas. Lo bereber es más una bandera política y una excusa, en muchos casos, que un planteamiento objetivo y sincero. Efectivamente, se pretende homologar valores culturales bereberes a valores europeos para justificar un rechazo a lo árabe dominante.

Pero hoy, y como resultado de los procesos históricos, ya no se puede negar la existencia en el Magreb de varias lenguas, de una cultura plural y por lo tanto de una identidad que escapa por completo al cerco de las ideologías oficiales.

Esta identidad magrebí ha sido forjada por siglos de historia y es la capitalización de todos los aportes que han desembocado en lo que tal vez convendría llamar una cultura nacional del Magreb. El reconocimiento de tal identidad plural presupondría un poder democrático, abierto y tolerante capaz de admitir la diversidad. Pero este no es el caso puesto que los sitemas políticos,obsesionados por la idea de que sólo una idea ya absoleta de unidad podría mantenerlos, defienden a capa y espada una cultura y una lengua oficiales, es decir, una identidad oficial y por tanto artificial y esencialemente discriminatoria. Para hacer posible esta situación, los gobiernos que se han sucedido desde las independencias formales han tenido que falsificar la historia, única manera de convencer e imponer su dominio.

En este sentido, la historia reciente de Argelia en particular y de todo el Magreb en general, es una sucesión dramática de tentativas de desculturización y de despersonalización. Esto ha degenerado en extremismos que no auguran un futuro claro y estable para la región. Todo ello unido a la gravísima crisis económica, social y política, hace que la situación sea delicada y carente de expectativas a corto y medio plazo. La explatación ideológica con el fin de fundamentar los Estados surgidos de las luchas de liberación en una arabidad ficticia y un Islam ficticio ha marginado la compleja realidad cultural de los pueblos que no pueden sentirse identificados con los discursos oficiales y buscan alternativas.

En lo que nos concierne ahora, el problema bereber, que es el que plantea la cuestión de la identidad de los pueblos que habitan el Norte de África, es un tema, como ya hemos señalado, con una historia ambigua y compleja. El interés por lo bereber no casualmente aparece en las estrategias coloniales, que si bien paracticaron hacia él, como hacia todo lo indígena, un auténtico desprecio, no dudaron en hacer de él un motivo de enfrentamiento entre las poblaciones del Magreb creando un mito que les sirviera coyunturalmente. El antagonismo entre árabes y bereberes fue creado con tal fin y se apoyó interesadamente en referencias históricas. Los militantes berberistas más radicalizados que recogen en gran medida su material ideológico de las argumentacionesque se fabricaron entonces siguen insistiendo en el carácter fatal que tuvo para la región la invasión árabe. El doctor Mouloud Lounaouci, miembro de la Comisión Nacional del Movimiento Cultural Bereber escribió lo que sigue en la revista Amazigh (nº3-4, abril-julio de 1994): “Pero, de todas las invasiones (que ha sufrido el Norte de África y que no han permitido a los bereberes imponer su manera de ser y de gobernar) la que tuvo más impacto fue la de los árabes. No se puede ocultar la larga e intensa resistencia (setenta años) e igualmente debe restablecerse una verdad histórica diciendo que la conquista árabe fue inicialmente una rapiña”. No obstante, en el mismo número de la revista Amazigh un entusiasta artículo firmado por la Asociación bereber Tanukri subraya el carácter autóctono del Islam norteafricano: “En el siglo VII, una parte de la población bereber se había adherido ya al Islam. Jamás hubo una conquista árabe de nuestro país. Meca y Medina, con un total exagerado de veinticinco mil habitantes entre los que no eran extraños los extrangeros, no pudieron conquistar el mundo”. En ambos casos,en el que los arabófonos son considerados por ello extrangeros, y en el otro en el que se busca la reconciliación de todos los bereberes, es fácil advertir las distintas orientaciones que va a seguir el movimiento bereber.

El mismo doctor Mouloud Lounaouci señala más adelante en su artículo que a pesar del triunfo del Islam los bereberes continuaron practicando sus propias lenguas y culturas, y así Ibn Tumart predicó su causa almorávide en bereber, el Corán fue traducido y la literatura en lengua autóctona conoció un despegue que aún no ha sido igualado. La verdadera arabización comenzaría más tarde, en el siglo XI con la llegada de los Banu Hilal. No obstante, siempre según el doctor Mouloud Lounaouci, el árabe quedaría acantonado en los escasos centros urbanos y nunca habrtía tenido lugar una larga y profunda arabización.

La colonización frances –y la española en el Rif- es el origen de una absoluta desestructuración social y económica con expropiaciones, secuestros y colegios indígenas, entrañando por consiguiente una política de desculturización. La apertura de escuelas no perseguía inicialmente la finalidad de instruir (no se permitía el acceso al principio a un cierto nivel) sino que su finalidad era la de instalar una cultura francesa cuyo objetivo era la autodespersonalización y la autoinfravaloración. Ello sembró el norte de África un extendido complejo de inferioridad ante los europeos. La civilización occidentas fue presentada como panacea inalcanzable. Esta política de desculturización llevada a cabo por las potencias coloniales que despreciaban o ignoraban del todo a las poblaciones autóctonas tuvo una contestación al principio dispersa y desorganizada que pronto dio nacimiento a los movimientos nacionales. Pero quizás ya era demasiado tarde. Las jóvenes generaciones que liderarían las luchas por la independencia ya habían sido desarraigadas y sus planteamientos fueron ajenos a las realidades sociales y culturales de las que habían sido separados.

Efectivamente, los movimientos nacionales que conseguirían la independencia fundaron los nuevos Estados en la premisa de lo arabo-islámico. De los movimientos nacionales serán eliminados todos los elementos que rehusen acatar la nueva ideología (como la llamada crisis berberistas de Argelia en 1949 y que entrañó la expulsión de Omar Imache). El partido del pueblo argelino impuso un modelo calcado del modelo jacobino francés: Opuso a la nación francesa la nación árabe, a la lengua francesa la lengua árabe y a la cristiandad opuso el Islam. No cabe junto a esto la lengua, la cultura y la identidad bereber, como tampoco tiene cabida el Islam popular. A esta negación la siguió una política activa de marginalización: supresión de la cátedra de bereber de la universidad de Argel, prohibición a los niños berberófonos de expresarse en su lengua en las escuelas, enseñanza dogmática de los contendios de la ideología oficial, negación de la berberidad juzgada como creación de los Padres Blancos.
Si en esto podía tener parte de razón el Estado argelino, no es menos verdad que también la arabidad había sido un invento de los estrategas franceses e ingleses en oriente.

El Estado no se resistirá a la tentación de usar la fuerza: se arresta e incluso a veces se ejecuta a los ciudadanos que denuncian esta política que margina conscientemente a una gran parte de la población.
Esta política agresiva y violenta de opresión y exclusivismo practicada por los gobernantes (entre los que se encontraban berberófonos), lejos de conseguir que el pueblo acepte la cultura arabo-islámica justificará la cración de movimientos de contestación. Estos movimientos de contestación se van a sumar al trabajo colosal emprendido por el catedrático Mouloud Mammeri y ello conducirá a la toma de conciencia identitaria de parte de la juventud berberófona, principalmente kabil, gracias a los aportes de cantaautores como Idir y del teatro reivindicativo como el de Katib Yasin, Muhand o Yahia.
En Argelia, las reivindicaciones berberistas pronto se van a masificar. La gente pierde el miedo a hablar en bereber en público y la vestimenta tradicional kabil se convierte en símbolo de berberidad. A partir de 1979, los militantes de la causa bereber emprenden una intensa campaña de lucha y sensibilización. El momento culminante llegó en abril de 1980: la exigencia identitaria bereber será asumida entonces públicamente en el cuadro de la reivindicación de libertades democráticas. Los acontecimientos de la Primavera Bereber tuvieron como consecuencia la internacionalización de la cuestión, obligando al poder a admitir el origen bereber de los argelinos. Parecía que las esperanzas estaban permitidas. Tras la liberación de veinticuatro detenidos en abril de 1980, se impuso la necesidad de una reflexión profunda que conducirá a la creación del Movimiento Cultural Bereber en agosto de 1980.

Ante la amplitud de un movimiento de masas preludio de una organización estructurada, el poder reacciona con arrestos y decisiones administrativas. Se votará una constitución cultural cuya característica principal es la negación de la berberidad. Se aplicará el artículo 120 del partido FLN (expartido único) para cerrar las puertas a los puestos de responsabilidad a los militantes
de la causa bereber.

El Movimiento Cultural Bereber dará origen a una extensa red de asociaciones que reivindican la defensa de los derechos del hombre y denuncian la legitimidad del régimen.
Para acabar ya, la emergencia y pujanza de un Islam militante agrava considerablemente la situación en el Norte de África.

Y también ese Islam se plantea cuestiones de identidad que hay que tener en cuenta. Lo común, por lo general, entre los musulmanes, pertenezcan a la etnia o a la nación a la que pertenezcan, es la de hacer preceder su identidad musulmana a la que les correspondería por cualquier otra consideración. El Islam está arraigado hasta esos extremos. Un ejemplo de ello lo tenemos en Melilla donde la población musulmana es berberófona. Tras los conflictos generados por las reivindicaciones de los musulmanes que exigían el reconocimiento de sus derechos en una ciudad en la que habían estado viviendo hasta entonces en una situación lamentable, y al acceder la mayoría de ellos a la nacionalidad española como consecuencia de las movilizaciones que habían tenido lugar, inmediatamente se puso en marcha una mentalidad que ve en ellos siempre a enemigos potenciales y por tanto había que desarticularlos.
El máximo temor era que los musulmanes apoyaran las pretensiones de Marruecos o bien que se decantaran hacia extremismos islámicos. Pronto las autoridades recordaron que la población musulmana era rifeña y pensaron en fomentar al bereber díscolo que jamás aceptaría la autoridad de un árabe. Cuál no fue la sorpresa cuando se descubrió que los habitantes de Melilla se dedicaban a aprovechar las ayudas oficiales para promocionar la enseñanza del árabe como fundamento para el entendimiento del Corán y se dedicaban a abrir mezquitas por todos los barrios. Varios artículos de la prensa local expresaba su disconformidad con la actuaciópn de los bereberes que debían haber respondido a la imagen tradicional sobre ellos y despotricar contra los árabes y el Islam ahora que tenían la oportunidad histórica de hacerlo.

El Islam, para los musulmanes, es un hecho vertebrador mucho más poderoso que cualquier otra pertenencia. Acéfalo y descentralizado,el Islam ha sabido convertirse en el esquelo que sostiene las manifestaciones culturales de los distintos pueblos a los que ha llegado. Y así, el bereber es ante todo musulmán y no duda en militar en movimientos islamistas. Ahora bien, las corrientes islámicas adolecen de prejuicios heredados por la gran confusión creada por el colonialismo. El magrebí medio se encuentra constantemente en bifurcaciones en las que se le exige decisiones y adhesiones extrañas. El problema de la identidad en el norte de África no tiene una solución clara. Las elecciones no son fáciles. En la actualidad lo bereber es planteado al margen del Islam y el Islam al margen de lo bereber, y cada cual elige en función del valor específico que de a cada una de las dos facetas de su identidad. Lo berever, en los planteamientos de los intelectuales de la cuestión, es una opción por lo occidental y una actitud de rechazo a todo lo que se asocie con lo árabe y lo oriental, mientras que el Islam, también según los planteamientos más en boga y fuertemente impregandos por sus raíces en un Islam oriental y panárabe, es presentado como una afirmación de la tradición y un rechazo frontal a lo occidental. Sólo en pocos casos parece superarse esta dicotomía que marca el tono general de los debates. Sin embargo sólo su superación devolverá el sentido de sí mismos a los magrebíes en el marco de un respeto a la pluralidad dejando atrás definitivamente la etapa colonial que desestructuró completamente un mundo y lo condenó al exilio en su propia tierra y en su propia identidad.

Y ya por último, simplemente como observación a quienes estén interesados por estos temas, me queda por decir que los estudios berebers en general disfrutan de una gran interés en algunos países. El interés por el bereber no está concentrado únicamente en los países donde se habla sino que ha transpasado sus fronteras. Actualmente hay a disposición de los estudiosos un abundante material bibliográfico, un material que abarca casi todos los ámbitos socioculturales y políticos y que ha venido saliendo a la luz gracias a la preocupación de varios centros y los esfuerzos colectivos y personales de algunos berberizantes. Hoy día existen varios centros académicos en distintas partes del mundo que han inaugurado departamentos para el estudio del bereber. Podemos citar el caso de Estados Unidos, la Universidad de los Angeles (UCLA) donde se imparten clases de tashelhit y de los dialectos del Aurás u el Medio Atlas marroquí; lo mismo sucede en Ann Arbor en Michigan.


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com