Imagen - Teoría de la imagen

La imagen como doble y realidad
Göran Sonesson
goran.sonesson@semiotik.lu.se

Otros textos
Cómo evaluar una fotografía

Glosario de fotografía digital

Busca aquí
monografías y
textos sobre
otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

La imagen visual como proceso - Por una antropología de la mirada
Page 1 2
Sonesson 1

La imagen es un signo, por lo que, una vez creada, se puede repetir infinitamente. Sin embargo, no ha sido así durante la historia de la humanidad, en oposición a lo que ha pasado desde tiempos inmemoriales en el caso del signo competidor, la palabra. Desde la prehistoria hasta hace poco ha predominado la imagen única, aunque ya durante el renacimiento se empezaron a inventar procedimientos que permitirían su reproducción, de la xilografía hasta la actual impresora láser. Gracias a la computadora, la imagen por fin puede realizar otra característica del signo prototípico, puede constar de elementos repetibles y acabados, como la lengua, aunque en la forma particular de las imágenes Cuando la imagen pasa de la simple reproducción mecánica a la producción digital, como en el caso de la imagen virtual, tiende, por otro lado, a perder su calidad de signo, o así lo parecería. Quizás ya la imagen televisiva podría estar a punto de confundirse con la realidad misma. La imagen es primero superficie. Y como superficie se vuelve signo. Nuestra tarea es estudiar en qué sentido es signo antes de reproducirse sin límites y antes de presentarse como el resultado de combinaciones infinitas de elementos mínimos.
Pero también es necesario entender de qué propiedades del signo surge la posibilidad de la reproducción y, más tarde, la producción a partir de elementos mínimos Ñ y por qué, al mismo tiempo, su calidad de signo parece hoy precaria.

1. LA IMAGEN COMO DOBLE
1.1 DE LA REPRODUCCIÓN MECÁNICA A LA PRODUCCIÓN DIGITAL
De la época prehistórica hasta el renacimiento predomina la imagen única. Para empezar, es una limitación: un tipo de signo con una sola réplica (copia). Durante mucho tiempo sólo le fue posible a una minoría poseer una imagen, poder verla y eventualmente permitir a otros copiarla. Los procedimientos para reproducir imágenes desarrollados posteriormente (xilografía, grabado en cobre, etc.) hicieron posible realizar cada vez mayor cantidad de copias conservando el parecido con el original. La fotografía perfeccionó lo que Ivins (1953: 4, 113ff) llamó "el enunciado repetible con exactitud mediante imágenes", es decir, la producción de incontables réplicas de cada imagen original. Nuevas formas visuales omnipresentes que se reproducen de inmediato nacieron con el cine y la televisión, más recientemente con los multimedios y otras expresiones visuales relacionadas con la computadora
1
En un texto clásico, Walter Benjamin proclamó, ya en la década de los 30, el inicio de la era de la reproducción mecánica de la obra de arte. Por un lado, esta afirmación era prematura; en lugar de perder su aura, que alguna vez fue liviana como un soplo, el arte la ha vuelto a fundir en bronce; el mundo del arte, más que 1

1 Page 2 3
Sonesson 2
nunca, se basta a sí mismo. Por otro lado, la predicción de Benjamin no era suficientemente radical. La repetición mecánica se ha convertido en digital, lo cual implica que su tipicalidad ya no parte de un original previo, que es percibido como tal. Y de haber sido un medio sólo para la reproducción, ha llegado finalmente a ser también la forma misma de la producción de la imagen (véase Sonesson 1997a, b; 199), 2001).
Benjamin habla de cómo la imagen, cuando ya ha sido creada, puede copiarse y difundirse en nuevos ejemplares. Si la página web sirve nada más para reproducir una pintura al óleo escaneada sigue siendo un medio de reproducción; pero si uno combina partes de imágenes anteriores en un programa gráfico para obtener una nueva imagen, la computadora se vuelve un medio de producción. La mecanización de las formas de construcción no coinciden necesariamente con las formas de distribución, aún cuando determinadas formas de construcción, como el cine y la computadora, de antemano parecen estar condicionadas a una distribución mecánica. La división del signo visual fundada en la terminología coloquial da origen a tres categorías visuales (Sonesson 1987; 1992a; 1997a, b): las clases de construcción, definidas por lo que es relevante en la expresión en relación a lo que es relevante en el contenido, lo cual, por ejemplo, diferencia la fotografía de la pintura; las clases de función, que se dividen de acuerdo a efectos sociales anticipados, por ejemplo, que la publicidad tenga por meta vender productos, que la sátira ridiculice a algo; y las clases de circulación, caracterizadas por los canales por los que las imágenes circulan en la sociedad, lo cual hace del cartel algo diferente de la imagen del diario o de la tarjeta postal algo distinto del póster.
Aquí está dada la primera fuente para una retórica visual: mediante la mezcla de distintas clases de construcción, clases de función y clases de circulación, se produce una ruptura de nuestras expectativas (Sonesson 1996a, b; 1997b). Entre la mezcla de clases de construcción se puede contar el collage cubista, cuyos materiales son heterogéneos. Podemos encontrar una mezcla de clases de función en la conocida propaganda de Benetton, en la que una imagen noticiosa se ha unido a una imagen de publicidad. Una fuente más abundante de ruptura de la norma es, sin embargo, las expectativas que tenemos de encontrar ciertas correlaciones entre clases de construcción, clases de función y clases de circulación. Gran parte del modernismo (incluso del postmodernismo) ha consistido en romper, de forma siempre nueva, con el prototipo de la obra de arte que reinó en el siglo XIX: una pintura al óleo (clase de construcción) con función estética (clase de función) que circula por galerías privadas y estatales, museos y salones (clase de circulación). En este sentido, el modernismo no ha sido otra cosa que un gigantesco proyecto retórico. No obstante, también la misma historia de los medios de comunicación y de los sistemas de signos sirve para deshacer las conexiones esperadas Las posibilidades retóricas de la imagen se hacen más grandes y la simple reproducción se vuelve producción, cuando la imagen se puede componer de

2 Page 3 4
Sonesson 3
diferentes partes, divididas de manera pertinente (véase Sonesson 1997a, 1999, 2001). Ahora, en vez de simplemente copiar algo, uno puede partir de una fotografía o hasta de una pintura, usando una computadora para modificar los matices y la extensión de los planos de distintos colores, eliminando objetos indeseados y eventualmente dibujando nuevos. No hace falta ningún recorte o pegadura como en la antigua técnica del collage; no se necesita, como Max Ernst hizo, volver a fotografiar el recorte para borrar las junturas. La manipulación puede ser completamente imperceptible. O bien, se puede dejar visible, transformando la manipulación misma en el tema.

1.2. LAS IMÁGENES DE LA MANO Y DE LA MÁQUINA
Contrariamente a lo que pasa en la historia del arte, la imagen se entiende aquí como
algo cuyo plano de expresión es, materialmente, una superficie (relativamente) plana. Tanto para la semiótica como para la psicología, la posibilidad de signos icónicos tridimensionales (esculturas, maniquíes, espantapájaros, etc.) no presenta en absoluto el mismo problema que la producción de una escena perceptiva sobre una superficie. Según Gibson (1978: 229) hay dos tipos de imágenes: la quirográfica, es decir la imagen hecha manualmente y la fotográfica. Sin embargo, las imágenes hechas literalmente a mano son sólo aquellas pintadas con los dedos; también la cámara debe sostenerse con una o dos manos. En realidad es fácil entender la base de la división de Gibson; aún cuando la acción de la mano se medie con un lápiz, un compás o un instrumento para grabar, es la mano la que crea las marcas línea por línea y punto por punto, mientras que la intervención de la mano en la cámara es global, al sostener la cámara y apretar el obturador en un momento determinado. Cada curva de la línea dibujada y también cada momento de su continuación depende de la microdecisión que gobierna la mano. Pero una vez que la cámara está enfocada y el obturador apretado, entonces el "pincel natural", como Fox Talbot llamaba el proceso de fotografiar, dibuja toda la figura de una vez. Se puede decir entonces que la mano es el personaje principal, en el momento en que la cámara deja de serlo (véase Sonesson 1999; 2001).
Una división binaria de ese tipo sólo puede ser posible si el término fotográfico se toma en un sentidoamplio, porque la imagen fílmica puede ser, en el fondo, lo mismo que la fotografía, pero la imagen de vídeo es algo completamente diferente. Por esto se puede introducir, siguiendo a Roman Gubern (1987b: 46f), el término tecnográfico como el verdadero opuesto del quirográfico y a lo anterior agregar la imagen fotográfica, cinematográfica y videográfica. Sin embargo, habría que incluir aquí también lo que el mismo Gubern (1987a: 73ss) en otro libro ha llamado "la imagen sintética", es decir, imágenes producidas con la ayuda de la computadora (véase Sonesson 1989b, III. 1.2.; 1996b, 1999; 2001). Nosotros, al clasificar la imagen informática como tecnográfica, encontramos una contradicción extraña, porque aún cuando el carácter técnico de la imagen informática es mucho más avanzado que el de la cámara, éste no nos obliga a tomar decisiones globales. 3

3 Page 4 5
Sonesson 4
El dibujo es dirigido en gran medida por la mano, mediado por el ratón, que por cierto no es un medio expresivo tan flexible como el lápiz o el instrumento de grabado (aunque un efecto semejante posiblemente se puede obtener por medio de un tablero de dibujo digital). Pese a su carácter altamente tecnográfico, pareciera que la gráfica computarizada recupera algunas ventajas quirográficas. En un intento por definir lo específico en las imágenes fotográficas, varios semióticos concluyeron hace poco que éstas son más indexicales (basadas en la proximidad) que icónicas; parten del supuesto de que en algún momento anterior la cámara y la película sensible se encontraban en cercanía real al motivo (ver Vanlier 1983, Dubois 1983, Schaeffer 1987 y la crítica en Sonesson 1989b; 1999; 2001). Mediante la luz que envía el objeto fotografiado se produce una huella en la emulsión fotográfica, no tan diferente a la huella del pie en la arena. Como prueba se necesita sólo citar casos extremos como el Rayograma, el Schadograma y otros fotogramas. Aún cuando la huella dejada por la luz en fotografías más clásicas es más mediada, sin duda, es la condición para la génesis de la fotografía. Nada, sino el posible carácter extraño del objeto, parece separar la imagen sintética de la fotografía verdadera. No obstante es posible, como señala Moles (1971: 54; 1981: 29), construir el objeto a partir de su imagen, y posteriormente hacer la imagen de acuerdo a la realidad. En la práctica socialmente heredada de lo fotográfico, la fotografía es un testigo de la verdad y esta función se traslada a la imagen sintética, cuyo plano de expresión no se deja distinguir de la fotografía. Y así puede seguir siendo hasta que un día la imagen sintética llegue a ser tan común como la fotografía; entonces, estaremos obligados a abandonar esta presuposición cada vez más alejada de la existencia de una relación anterior de cercanía entre el motivo y la imagen. O si no, debemos descubrir cualidades más sutiles que nos ayuden a separar las dos categorías de imagen

2. LA IMAGEN COMO REALIDAD
2.1. LA IMAGEN AL LIMITE DE LA REALIDAD
A diferencia de la escultura, los maniquíes, las figuras de cera, los espantapájaros, los juguetes, etc. que son un tipo de signo de identidad (véase
Sonesson 1989a, II. 2.2. III. 6 y 1992a, III. 1.), el holograma es sin duda una imagen; ofrece una superficie en la cual "se ve" o "perceptivamente se imagina" una escena perceptiva real (véase Sonesson 1989a, II. 3.5.). La superficie y la escena están al mismo tiempo presentes para la percepción, al mismo tiempo conscientes, pero experimentadas como excluyéndose una a otra. Por el contrario, la escultura es un objeto por derecho propio que representa otro objeto pero del cual le faltan algunas características. En el caso del holograma, la ilusión de la realidad es más fuerte que en otras imágenes, y hasta cierto punto se puede tener acceso a diferentes perspectivas del mismo objeto si el espectador deambula alrededor de él, tal como en una verdadera experiencia perceptiva. Sin embargo, la ilusión nunca es total; el carácter de la 4

4 Page 5 6
Sonesson 5
imagen Ð y con ello el carácter de signo Ð siempre es dado al mismo tiempo en la percepción. Esto no quiere decir que una futura técnica holográfica refinada no pueda permitirnos camuflar el carácter de imagen. El caso de la "realidad virtual" es aún más ambiguo. Las imágenes sintetizadas pueden ser expuestas de modo tal que formen la totalidad del mundo circundante (aparente) percibido por una persona. Al tiempo que la persona puede moverse o manipular un objeto a su alrededor, sus movimientos conducen inmediatamente a cambios en las imágenes que se le muestran. Esto es posible porque la computadora dispone de innumerables perspectivas del objeto sintetizado. De este modo se puede visitar una casa antes de que se construya, caminar por los corredores o salir y entrar de habitaciones que aún no existen, probar la factibilidad de una escalera, la disposición de puertas y ventanas, etc. Pese a su carácter de imagen inequívoca, en el sentido antes mencionado, la "realidad virtual" comparte características con el mundo cotidiano que forma el fundamento para todos los signos. El fundador de la filosofía fenomenológica, Edmund Husserl, que ha descrito mejor que nadie la particularidad del mundo de la percepción (" el mundo de la vida") ha señalado que ésta descansa en la sensación de que "siempre se puede seguir adelante": ver objetos desde distintos ángulos, aproximarse al objeto para descubrir nuevas características, investigarlo en otras circunstancias. La realidad virtual, tal como el mundo manifiesto, tiene estas características. Como todas las imágenes sintéticas, la realidad virtual precede a su (eventual) referente. Pero tiene (eventualmente) un referente; no es uno. Hasta aquí perdura la experiencia del carácter de signo; de algo dado directamente que no es temático y que apunta a algo indirectamente dado que forma el tema (véase Sonesson 1989a, I. 2.5, I. 4.2; 1992a, b). Sin embargo, el límite entre el signo y la realidad se vuelve más difuso

2.2. EL SIGNO COMO TEMA Y DIFERENCIACIÓN
Peirceanos y Saussureanos convendrían en que la definición del signo tiene algo que ver con la fórmula clásica, citada a menudo por Roman Jakobson (1975):
aliquid stat pro aliquo, o, como lo dice también Jakobson, de manera más sencilla, con "renvoi" o referencia. ¿Pero qué significa? ¿Y es suficiente? Es necesario dar cuenta de los criterios que deben cumplirse para que algo sea un signo, que tanto en la tradición Peirceana como en la tradición Saussureana forman parte de los presupuestos no sometidos a discusión. Esto se podría hacer combinando lo que dice Husserl sobre la apresentación (algo que está directamente presente sin formar el tema se refiere a algo que está indirectamente presente pero que sí forma el tema) y lo que Piaget dice sobre la función semiótica (hay una diferenciación entre la expresión y el contenido, porque, por un lado, la una no se transforma continuamente en el otro y viceversa ni en el tiempo ni en el espacio y, por el otro, son percibidos como objetos de naturaleza diversa). Según Piaget la función semiótica (que, en sus obras tempranas llamaba la 5

5 Page 6 7
Sonesson 6
función simbólica) es una capacidad adquirida por el niño entre los 18 y los 24 meses, que le permite imitar algo o a alguien fuera de la presencia directa del modelo, utilizar el lenguaje, hacer dibujos, participar en "juegos simbólicos", y tener acceso a las imágenes mentales y la memoria. El factor común subyacente a todos estos fenómenos, según Piaget, es la capacidad de representar la realidad por medio de un significante que sea distinto al significado. En realidad, Piaget sostiene que la experiencia que el niño tiene de la significación precede a la función semiótica, aunque entonces no supone una diferenciación del significante y del significado dentro del signo (véase Piaget 1970). En varios de los pasajes en los que se ocupa de la noción de función semiótica, Piaget hace observar que los "índices" y las "señales" son posibles mucho antes de los 18 meses, pero sólo porque no suponen ninguna diferenciación entre expresión y contenido. El significante del índice es, según dice Piaget, un "aspecto objetivo del significado"; así, por ejemplo, la extremidad visible de un objeto casi enteramente oculto a la visión constituye el significante del objeto entero para el bebé, exactamente como las huellas de un animal en la nieve significan la presa para el cazador. Cuando el niño utiliza un guijarro para significar un caramelo, sabe muy bien la diferencia entre ellos, lo que implica, como Piaget nos dice, "una diferenciación entre el significante y el significado desde el punto de vista del sujeto mismo". Piaget tiene toda la razón al distinguir la manifestación de la función semiótica de otras maneras de "conectar significados", empleando sus propios términos. Sin embargo, es importante observar que, mientras que el significante del índice se describe como un aspecto objetivo del significado, nos dice que en el signo y en el "símbolo" (es decir, en la terminología de Piaget, la variante convencional y motivada de la función semiótica, respectivamente) la expresión y el contenido se distinguen desde el punto de vista del sujeto. Podemos, no obstante, imaginar al mismo niño que, en el ejemplo de Piaget, utiliza un guijarro en lugar de un caramelo, teniendo acceso a una pluma para representar a un pájaro, o emplear un guijarro en lugar de una roca, sin confundir, la parte y la totalidad: entonces el niño estaría empleando un rasgo, que es objetivamente una parte del pájaro, o de la roca, mientras distingue el primero del segundo desde su punto de vista. Sólo en este caso estaría utilizando un índice, en el sentido en el que este término se emplea en la semiótica, es decir, en el sentido Peirceano. El cazador, por otra parte, que identifica el animal por sus huellas, empleándolas después para descubrir qué dirección ha tomado el animal, no confunde, en su manera de concebir el signo, la huellas con el animal mismo, porque en el caso contrario estaría satisfecho con las huellas. Sin embargo, ni el niño ni el adulto podrían distinguir del objeto mismo la adumbración perceptiva por la cual tienen acceso al objeto; en realidad, lo identificaran, por lo menos hasta que cambie la perspectiva que tienen sobre el objeto, acercándose desde otra posición posible. Un adulto, considerará una rama sobresaliendo encima de un muro, como algo que no se distingue del árbol, para utilizar el ejemplo de Piaget, en el sentido bastante diferente de que es una parte real de él. Según Peirce, un 6

6 Page 7 8
Sonesson 7
índice es un signo, cuyas partes están conectadas, independientemente de la función del signo, por contigüidad o por el tipo de relación que existe entre una parte y la totalidad correspondiente (que en otros textos he llamado factoralidad). Pero obviamente la contigüidad y la factoralidad están presentes por todos lados en el mundo perceptivo sin, por lo tanto, formar signos: diremos, en ese caso, que son meras indexicalidades. La percepción está atiborrada de indexicalidades (Véase Sonesson 1992b). Así, el mundo de la percepción tiene significación, aunque no conste de signos.
Es "el mundo de la vida" que Greimas llama "el mundo natural" (natural para nosotros del mismo modo que nuestra lengua materna) y que Gibson , en la psicología de la percepción del mundo, da el nombre de "la física ecológica" (es la "física" cuyas leyes anula la magia). Tanto Greimas como Gibson leyeron a Husserl e incluso Gibson confirmó la tesis de Husserl en la que considera al mundo de la vida como la capa fundamental para nuestra experiencia de la significación, una condición para la percepción misma. Si el mundo de la vida es el mundo que damos por supuesto, esto implica que establece las normas más fundamentales, casi inamovibles, las más difíciles de romper. Forma las estructuras de expectativas de base para todos los seres humanos (Véase Sonesson 1992a, 3.1, 1996a, b; 2000). Es la realidad donde "siempre se puede seguir adelante". Es una de las cosas que lo diferencia del signo.

2.3. LA TELEVISIÓN COMO CADENA DE ESPEJOS
Eco (1984: 216f) ha negado en varias ocasiones que el espejo sea un signo: en vez de estar en lugar de algo está frente a algo: la imagen del espejo no está presente en ausencia de su referente, es producida causalmente por su objeto, y no es independiente del medio o del canal por el cual es transportada. En realidad, en sus trabajos más recientes, Eco (1998: 22ff; 1999: 371ff) amplía esta descripción a algunos fenómenos (entre ellos curiosamente la televisión) que la mayoría de la gente consideraría naturalmente como imágenes. Con referencia a nuestro concepto más exacto de signo, no veo ninguna razón para negar el carácter de signo al espejo: algo que es comparativamente más directo y menos temático, la imagen del espejo, representa a algo que es menos directo y más temático, el objeto delante del espejo; y la persona o la cosa delante del espejo se diferencian claramente de la imagen en el espejo. Por supuesto, los animales y los niños pequeños pueden tener dificultad para hacer esta diferenciación, pero esto es exactamente lo que sucede en el caso de los signos, como Piaget ya lo ha indicado. La clase de diferenciación que los animales y los niños no experimentan es, al parecer, no la que implica una discontinuidad en el tiempo y/ o el espacio (no piensan que la imagen del espejo forma parte de ellos mismos) sino la que se apoya en la naturaleza diversa de los dos correlativos (el gato confunde la imagen de un gato con otro gato).
Nada de lo que hemos dicho hasta ahora significa que el espejo sea idéntico en su funcionamiento a la imagen. Contrariamente a la imagen, el espejo realmente nos permite ver cosas nuevas en su superficie, cuando este último (o lo que está 7

7 Page 8 9
Sonesson 8
delante de él) se mueve, y ninguna de estas variantes son más "verdaderas" que las otras. No hay realmente nada que corresponda a la expresión, porque no hay contornos, o cualquier cosa que se pueda observar así, independientemente de la proyección de la profundidad a la cual dan lugar. Por otra parte, el espejo, contrariamente a la imagen, refleja todo tipo de objetos con la misma facilidad: la jerarquía de las cosas del mundo de la vida se puede aplicar al espejo también, pero esto no cambia su manera de representar estas cosas. El espejo tampoco puede escoger representar intencionalmente el mundo a diversos niveles, como lo hace la imagen (excepto quizás en el caso de espejos distorsionantes). Eco termina, a fin de cuentas, por postular una semejanza entre los espejos y las imágenes, empezando por la televisión. En esta parte de su argumentación, Eco (1998: 22ff; 1999: 371ff) comienza por decir que la televisión no se parece para nada a las imágenes, sino es como una cadena de espejos que se reflejan entre sí, con la excepción de que, en vez de las reflexiones de los espejos, hay una señal electrónica. En este sentido, la televisión no involucra a signos, sino es solamente un canal, exactamente como el espejo, o, más en general, como una prótesis, que no magnifica, como el telescopio, pero que da acceso a lugares donde no estamos presentes. Según el análisis de Eco, no hay ningún plano de expresión separado del contenido, al igual que en el caso del espejo. Exactamente como un telescopio o un espejo, la imagen de la televisión es experimentada como una vista directa de la realidad, y por consiguiente, se cree que se puede confiar en su verdad. Sin embargo, hay limitaciones. La televisión, debido a su baja definición, es un espejo muy turbio. Y la analogía con la cadena de espejos vale solamente mientras la cámara fotográfica esté fija y enseñe todo lo que sucede en un lugar particular, en el momento mismo en que ocurre, porque tan pronto como esta condición no se realice totalmente, la televisión queda reducida a la película y al teatro. Además, la imagen de la televisión es más pequeña que los objetos reales reproducidos, y no es posible mirar oblicuamente a los lados de la imagen para descubrir nuevos objetos, como podemos hacer en un espejo. Por lo tanto, Eco concluye, la imagen de la televisión es sólo paraespecular. No obstante, estas limitaciones pueden ser superadas. La imagen se puede hacer más grande y la definición más alta: el caso de la camera de investigación intestinal. Cuando la camera de investigación intestinal se mueve dentro del cuerpo, podemos también ver oblicuamente, como en un espejo.
Esta teoría es verdaderamente insólita. Para comenzar, Eco está hablando de un caso idealizado a tal grade que casi no puede existir. Incluso, como él mismo describe la imagen de la televisión, todo el tiempo está a punto de volverse imagen de película por su misma turbiedad y el riesgo de un mise-en-scène. En realidad, una parte muy pequeña de lo que se ve en la televisión se transmite hoy en día en directo. Totalmente aparte del hecho de que las técnicas modernas de computación permiten manipular las imágenes al mismo tiempo que son transmitidas directamente, la señal de la televisión, como tal, es diferente a la realidad que reproduce, por las mismas razones que esto se puede decir de la fotografía (Véase 8

8 Page 9 10
Sonesson 9
Sonesson 1989b; 1999, 2001): todo; las condiciones de la luz, la naturaleza de la cámara fotográfica, el objetivo y las otras partes del equipo, la señal de la transmisión, etc., introducen modificaciones entre el referente y su imagen, comparables en todo a las que existen en otras imágenes; en realidad, como ya lo hemos visto, en oposición a Eco, esto también se aplica, de cierto modo, al espejo (Véase Sonesson en prensa). En cuanto a las modificaciones de las imágenes de televisión mencionadas por Eco, una definición más alta las harían más similares a las imágenes ordinarias y un tamaño más grande no contribuye de ninguna manera a hacerlas diferentes de otras imágenes. Contrariamente al espejo, la cámara de investigación intestinal no nos permite de ninguna manera mirar oblicuamente a los lados de la superficie de la imagen. Da lugar simplemente a nuevas imágenes, cuando se mueve dentro del cuerpo, como cualquier otra cámara fotográfica, sea una cámara de televisión o no. En realidad, e holograma, que al parecer Eco todavía cuenta como imagen, posibilita, a un grado limitado, cambiar de perspectiva dentro de la imagen, y también lo hacen, de una manera más impresionante, los dispositivos de computación que se suelen describir como una "realidad virtual". La gente no cree que la televisión sea una mirilla directa sobre la realidad, como podría pensarse de los espejos o de los telescopios: si se toman en serio lo que ven en la televisión, es porque ésta tiene cierta autoridad, exactamente como la radio, o ciertos periódicos que inspiran confianza. En la medida que Eco tiene razón en sus afirmaciones, se trata simplemente de un hecho de socio semiótica.
No obstante, Eco (1998: 24; 1999: 375) da un paso más: se imagina que la película, la fotografía, la pintura hiperrealista son imágenes del espejo "congeladas". La diferencia es que ahora la expresión está separada del contenido y así puede sobrevivir a la desaparición del último. Queda poco de la teoría convencionalista de las imágenes que, en otros pasajes, Eco está dispuesto a sostener, aunque con ciertas modificaciones. Así, regresamos al punto donde comenzamos, antes de la primera crítica a Eco, en el "mensaje sin código" de Barthes. Y de nuevo, la iconicidad aparece como un completo misterio

2.4. MÁS ALLÁ DE LA VIRTUALIDAD: LA INVENCIÓN DE BIOY CASARES
En su libro "La invención de Morel", Adolfo Bioy Casares (1940), cuenta la historia de los multimedios perfectos, mucho antes de que este término fuera inventado. Un hombre llega a una isla desierta y descubre poco a poco que la isla no está tan desierta como había creído; aparecen personas en palacios y en paisajes aledaños a él. Este hombre se esconde y observa, especialmente a una mujer de la cual pronto cae enamorado; con gran angustia decide salir de su escondite y declararle su amor Ñ no sin antes haber meditado sobre todas sus posibles reacciones. Sin embargo ella no reacciona a su acercamiento, es como si él no existiera y en efecto, no existe para ella. Todo lo que ha observado, se muestra ser una especie de grabación que sale de 9

9 Page 10 11
Sonesson 10
algunos aparatos en el sótano del palacio y que se repite una y otra vez. Se trata de una proyección tridimensional que contiene todas las modalidades sensoriales (por lo que se puede deducir). Esta es la invención de Morel. Es tan parecida a la realidad, al mundo que damos por obvio, que nada en su forma dice que sólo es una imagen, sólo un signo. Si algo la denuncia como signo, es el hecho que se repite continuamente: consta de réplicas de un mismo tipo. Sin embargo, carece de lo que los multimedios perfectos permiten: interactividad (el hombre no puede relacionarse con la mujer), también en el sentido elemental de respuesta social (contrariamente a lo que nuestro héroe cree, la mujer no tiene ninguna posibilidad de ignorarlo significativamente). En consecuencia, es en el plano social que esta "realidad virtual" finalmente no cumple con el criterio de Husserl de la posibilidad de siempre seguir adelante. Así, el yo del libro decide entrar en el relato y dejarse grabar, aunque esto signifique su muerte en el mundo real; es como si se pudiera entrar en la realidad virtual para quedarse allí. Sin embargo, aquí es válido justamente lo que señalaba Husserl de las imágenes corrientes; si se confunde la imagen con la realidad, como se puede hacer si se observa la primera con un ojo inmóvil a través de un hoyo, no se la ve como una imagen, es decir, como signo. En la medida que la realidad virtual se experimenta como real deja de ser virtual.

1 Tras esta "densificación" progresiva del número existente de imágenes, como lo llama Ramírez
(1981) se puede descubrir varios procesos distintos que hemos estudiado en Sonesson 1997a, 2001, donde también se habla de diferentes géneros de tipicalidad

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
BIOY CASARES, A. (1940). La invención de Morel. Buenos Aires: Emecé Editores
BENJAMIN, W. (1974) "Das Kunstwerk im Zeitalter seiner technischen Reproduzierbarkeit", Gesammelte Schriften I: 2, Frankfurt/ M. Suhrkamp,
471-508. DUBOIS, Ph., (1983) L´acte photographique. Paris & Bruxelles: Nathan/ Labor,
Ñ ECO, U. (1984). Semiotics and the philosophy of language. Bloomington: Indiana University Press.
Ñ (1998) "Réflexions à propos du débat sur l'iconisme (1968-1998)", VISIO, 3, 1, 9-32.
Ñ (1999) Kant and the platypus. New York: Harcourt Brance & Co. GIBSON, J. (1978) "The ecological approach to visual perception in pictures", in
Leonardo, 11: 3, 227-235. Ñ (1980) "A prefatory essay on the perception of surfaces versus the perception
of markings on a surface", in The perception of pictures, Volume I: Alberti's window. HAGEN, M., ed., xi-xvii. New York: Academic Press.
GUBERN, R. (1987a) El simio informatizado. Madrid: Fundesco. 10

10 Page 11 12
Sonesson 11
Ñ (1987b) La mirada opulenta. Exploración de la iconosfera contemporánea. Barcelona: Gustavo Gili.
IVINS, W. M., (1953) Prints and visual communcation. Cambridge, Mass., Harvard University Press.
JAKOBSON, R., (1975) Coup d'oeil sur le développment de la sémiotique. Bloomington: Indiana University Press.
MOLES, A. (1971) Art et ordinateur. Tournai. Casterman S. A. Ñ (1981) L´image -communication fonctionelle. Bruxelles: Casterman.
PIAGET, J (1970). Epistémologie des sciences de l'homme. Paris: Gallimard. RAMIREZ, J. A. (1981) Medios de masas e historia del arte. Madrid: Ediciones
Cátedra. SCHAEFFER, J-M. (1987) L´image précaire Paris:, Seuil.
SONESSON, G. (1987) Bildbetydelser i informationssamhället. Lund: Semiotics Project.
Ñ (1989a) Pictorial concepts. Inquiries into the semiotic heritage and its relevance for the analysis of the visual world. Lund: Aris/ Lund University Press.
Ñ (1989b) Semiotics of photography. On tracing the index. Lund: Semiotics Project.
Ñ (1992a) Bildbetydelser. Inledning till bildsemiotiken som vetenskap. Studentlitteratur, Lund.
Ñ (1992b). "The semiotic function and the genesis of pictorial meaning", Center/ Periphery in representations and institutions. Tarasti, Eero (ed.), 211-
156. Imatra: Acta Semiotica Fennica. Ñ (1995) "On pictorality. The impact of the perceptual model in the development
of visual semiotics", The semiotic web 1992/ 93: Advances in visual semiotics, SEBEOK, Th., & UMIKER-SEBEOK, J., eds., 67-108. Berlin & New York:
Mouton de Gruyter. Ñ (1996a) "An essay concerning images. From rhetoric to semiotics by way of
ecological physics", Semiotica 109-1/ 2, 41-140. Ñ (1996b) "De la retórica de la percepción a la retórica de la cultura",
Heterogénesis 15, 1-12. Ñ (1997a) "Semiótica cultural de la sociedad de la imagen",
Heterogénesis, 20, 16-37
 

Ñ (1997b) "Approches to the lifeworld core of pictorial rhetoric", VISIO 1: 3, 49-76.
Ñ (1998a) "The concept of text in cultural semiotics", Semiotiké. Trudy po znakovym sistemam/ Sign system studies 26, TOROP, P., LOTMAN, M., &
KULL, K., eds., 83-114. Tartu, Tartu University Press. Ñ (1998b) "That there are many kinds of pictorial signs", VISIO, 3, 1, 33-54
Ñ (1999) "Post-photography and beyond. From mechanical reproduction to digital production", VISIO, 4, 1, 11-36.
Ñ (2000) "Iconicity in the ecology of semiosis", Iconicity -A Fundamental Problem in Semiotics. DENG JOHANSSON, T., SKOV, M. & BROGAARD, 11

11 Page 12 13
Sonesson 12
B. (eds.), 59-80. Aarhus: NSU Press. Ñ (2001) "The pencils of nature and culture", Semiotica 136-1/ 4, 27-53.
Ñ (en prensa) "Iconicity strikes back : the third generation Ñ or why Eco still is wrong". In Actes du 6ème Congrès de l'Association internationale de
sémiotique visuelle, Québec, Québec, octobre 2001.
VANLIER, H. (1983)
Philosophie de la photographie, Laplume, Les cahiers de la photographie.

La imagen como doble y realidad
Göran Sonesson Departamento de semiótica,
Universidad de Lund, Suecia
Cuando en los años sesenta del siglo pasado mucha gente empezó a hablar de la sociedad de imágenes, esto nada más podría significar que había un aumento cuantitativo de imágenes teniendo funciones importantes en la cultura. Sin embargo, los cambios que han habido después tienen una naturaleza más
cualitativa. Si la fotografía constituye la primera forma de imagen mecanográfica, que, contrariamente a las imágenes chirográficas, resultan de una transformación global a partir de la realidad perceptiva, la imagen producida por una computadora combina rasgos de la quirografía con una naturaleza fundamentalmente mecanográfica. En la "realidad virtual", el límite entre la realidad y el signo queda reducido a sus rudimentos

The picture as double and reality
Göran Sonesson Department of semiotics
Lund University Sweden
When the phrase "the society of pictures" was coined in the sixth decade of the last century, it could only have been meant to signify a quantitative increase of
pictures having important functions to fulfil in contemporary culture. Such changes as have imposed themselves since then are of a more qualitative nature.
While photography constitutes the primary form a mechanographic images, which, 12

12 Page 13
Sonesson 13
contrary to the chirographic kind, derive from a global transformation of perceptual reality, pictures produced by a computer unites some chirographic
features with a basically mechanographic nature. In the case of "virtual reality", the limit between reality and sign are reduced to the absolute minimum.
 

Göran Sonesson, actual director del Departamento de semiótica, en Lund, Suecia, hizo su doctorado en lingüística general en Lund y en semiótica en París.
Posteriormente trabajó con lingüística y semiótica en París y en México. De regreso a Suecia en 1983, llevó a cabo una investigación crítica sobre la semiótica de imágenes, en particular sobre la iconicidad, que se publicó en el libro Pictorial concepts (Lund, LUP 1989). Ha publicado numerosos artículos (en inglés, francés, español y sueco) sobre semiótica de las imágenes, semiótica de la cultura, y la teoría de la semiótica. Es miembro fundador, así como el actual secretario general, de la Asociación internacional de semiótica visual. 13

Page Navigation Panel

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com