Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Internet
Filtros para navegar: Como hacer más seguro nuestro paso por la Web

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Qué es Código Abierto?
- Verdadera historia del origen de Internet
-
Las mejores herramientas gratuitas de...
- Cumpleaños de Internet
- ¿El fin de los diarios impresos en papel?

 

Google

Avizora - Atajo Google

 

05 - Jorge Gobbi - ¿Hartos de los pop-ups, los códigos maliciosos y los banners de publicidad? Les contamos cómo usar “filtros” para mejorar su navegación en Microsoft Internet Explorer. Reseñamos aquí Proxomitron, FilterGate y Ad Substract Pro, entre otras herramientas.

Quienes aún insisten en navegar la Web con Microsoft Internet Explorer –el 95% de los usuarios de la Red, por cierto– suelen tener una larga serie de quejas sobre la calidad de su navegación. La apertura incesante de pop-ups, la aparición de scripts maliciosos en JavaScript y ActiveX, y el desvío hacia el “MSN Search” cada vez que ingresan una dirección equivocada, son algunas de las quejas más habituales. Esta nota va dirigida particularmente a esos usuarios que quieren mejorar la calidad de su navegación, sin tener que abandonar Explorer. Para ello, pueden probar estos “filtros” para la Web, que tienen el objetivo de evitar esos problemas.

Este tipo de programas actúan a modo de proxies, y de esa forma impiden la ejecución de códigos maliciosos, y nos dan la posibilidad de eliminar ciertos contenidos. Como estos programas le permiten al usuario eliminar los banners de publicidad, han causado mucha polémica. De hecho, algunos sitios en Internet han implementado políticas para no dejar ingresar a aquellos usuarios que bloquean la aparición de los espacios publicitarios.

En este artículo, reseñamos dos programas de “filtrado” de la Web: Proxomitron, FilterGate y Ad Substract Pro. Además, les contamos qué otras opciones hay, sobre todo si les interesa tener acceso a programas más completos pero bastante difíciles de configurar.

Proxomitron es, probablemente, el filtro más conocido para la Web. Es capaz de eliminar de manera automática algunos elementos que muchas veces son muy molestos. Por ejemplo, pop-ups, banners de publicidad, fondos musicales en MIDI, etc. Para que funcione, hay que instalarlo y configurar el proxy de Internet Explorer como localhost en el puerto 8080. Para acceder a ese menú, hay que ir a [Herramientas/Opciones de Internet/Conexiones] e ir a nuestras cuentas de acceso a Internet. En el caso de que tengamos dial-up, al proveedor que tengamos marcado; pero si accedemos mediante banda ancha, hay que ir a [Configuración de LAN/Opciones avanzadas], escribir localhost y, en [Puerto], 8080.

Para funcionar, Proxomitron debe estar operando en background. Pero el programa no tiene ninguna opción para arrancar con Windows, por lo que es recomendable hacer un acceso directo en la carpeta INICIO de Windows. Si no ejecutamos Proxomitron, Explorer simplemente no funcionará.

Por cierto, Proxomitron es compatible con cualquier navegador, sea Explorer, Opera, Mozilla u otros. Sin embargo, es en Explorer donde puede mostrar toda su funcionalidad. Consume muy pocos recursos. A diferencia de otros bloqueadores de pop-ups, Proxomitron sólo ocupa 1 MB de memoria RAM.

Cuando bloquea publicidades, en algunos casos puede alterar el formato de la página que estamos observando y provocar que ésta se vea de manera incorrecta en el navegador. Pero, por suerte, podemos configurar Proxomitron para evitar que filtre el contenido de alguna página, si detectamos que nos provoca problemas. Para eso debemos abrir el programa con sólo el icono que se encuentra residente en la barra de tareas, e ir a [Config/Blockfile] y abrir la lista [Bypass]. Allí, agregamos la URL de la página que no queremos que filtre Proxomitron. Debemos tener cuidado de incluir los signos “[^/]++” –sin las comillas– delante de la dirección que queremos sumar. De la misma manera, podemos agregar sitios cuyas cookies queremos conservar –archivo CookieList–, o cuyas imágenes preferimos no ver nunca más –NoImages–.

Las desventajas del programa son que siempre hay que tenerlo residente en memoria para que funcione, y que es algo difícil de configurar para un usuario novato. Su aspecto gráfico predeterminado es más bien horrible, y conviene desactivar esas feas texturas que trae de fondo. Basta con ir a [Config] y seleccionar [Don’t use Textures].
El programa tiene una serie de utilidades extra muy interesantes. Se lo puede configurar para navegar de manera anónima, si lo configuramos para que use un proxy. Una lista de este tipo de proxies se puede bajar de www.multiproxy.org/downloads.htm. Hay que recordar que, a veces, el costo de una navegación anónima es una sensible pérdida de la velocidad a la hora de acceder a Internet.

Proxomitron es gratuito, y se puede bajar de www.spamblocked.com/proxomitron/ProxN44.exe

FilterGate
es la solución más sencilla de implementar para aquellos usuarios que saben que únicamente usarán Internet Explorer. Tiene una gran cantidad de opciones para filtrar contenidos. Para comenzar, evita la apertura de pop-ups y los banners de publicidad. Pero, además, hay una serie de interesantes opciones en la parte de [Privacy]. La aplicación permite bloquear las cookies que se dediquen a seguir nuestra navegación en la Web, así como los Web bugs, que cada vez es más sencillo encontrar en Internet.

Todas las acciones que ejecuta FilterGate se guardan en un log, al que se puede acceder simplemente abriendo el programa –basta con hacer clic derecho con el mouse sobre el icono en la barra de tareas– y yendo a [Log]. Además, FilterGate se actualiza de manera automática si tenemos marcada la opción [On] en [Update]. El programa incorpora un filtro para contenidos “adultos”, que opera con una lista negra de sitios que se actualiza periódicamente. Por default, esta utilidad está inhabilitada.

Si bien esta aplicación es una excelente alternativa para los usuarios de Explorer, no lo es tanto para quienes usen otros navegadores. En Opera causa muchos problemas –muchas páginas directamente no cargan–, y en Mozilla Firebird simplemente no bloquea nada. Otro inconveniente es que para que deje de funcionar por un momento –la función [Bypass] de Proxomitron–, primero hay que cerrar Explorer.

El programa no es gratuito, aunque se puede conseguir una versión de prueba, que bloquea hasta 2000 elementos. Si nos interesa conservarlo, el registro cuesta U$S 34,95. La página web es www.filtergate.com.

Ad Substract Pro es bastante similar a FilterGate, ya que prácticamente se configura solo, sin requerir intervención del usuario. Al igual que Proxomitron, funciona como un proxy a través del puerto 8080. A diferencia de este último, el programa tiene una interfaz más sencilla, sobre todo en cuanto al manejo de cookies.

A pesar de que esta aplicación es paga –cuesta U$S 29,95–, su funcionamiento a la hora de bloquear publicidades fue de menor calidad que en los casos de Proxomitron y FilterGate. Ad Substract Pro puede soportar los navegadores Internet Explorer, Netscape y America Online. De www.adsubtract.com es posible bajar una versión de prueba de 30 días.

Privoxy es un muy completo filtro, capaz de bloquear pop-ups, banners de publicidad y manejar cookies, entre otras funciones. A su favor se destaca el hecho de que es gratuito y de código fuente abierto. En contra, que realmente es muy complejo para configurar. No es recomendable para usuarios novatos. Se lo puede bajar de www.privoxy.org.

Privacy Companion es otra aplicación que nos permite personalizar ciertos contenidos que encontramos en páginas web. Se enfoca particularmente en comunicarnos cuánta información están recolectando sobre nosotros a partir del uso de cookies y otros elementos. Por desgracia, el programa no se actualiza demasiado, y ni siquiera existe una versión para XP. Para aquellos usuarios de Windows 9x y Explorer 6, sólo hay disponible una versión beta. Se puede bajar de www.idcide.com/pages/per_down.htm.

Por su parte, Webwasher es un proxy para filtrar publicidad, cookies, etc. Evita que ciertos scripts maliciosos afecten nuestra PC. Hay una versión gratuita para usuarios hogareños, que se llama Webwasher Classic. Si ya tienen otro programa usando el puerto 8080, tengan la precaución de desinstalarlo antes de ejecutar Webwasher. Pueden bajarlo de
www.webwasher.com/client/download/private_use/index.html
 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com