Cargando

La Mujer y su Mundo / The Woman and her World
La ropa interior femenina
.

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Mujeres calzadas
- La belleza de las mamas
- La Minifalda cumple años
- Cáncer de mama
- El Hombre y su Mundo

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

. Acerca de la ropa interior

Ropa interior: Objeto del deseo -
Michelle Hafemann - Las prendas íntimas femeninas han sido, al mismo tiempo, enigma y fantasía. Nunca el hombre se había preocupado tanto de lo que se escondía bajo los trajes de las damas hasta que éstas comenzaron a cubrir sus partes pudendas con ropa interior. Después vinieron los corsés, los miriñaques, los polizones y, mucho más tarde, los sostenes, todos elementos que no hicieron más que alimentar el valor erótico de la lencería.

Hasta que las mujeres comenzaron a preocuparse de la ropa interior, nadie le había otorgado demasiada importancia a esas prendas que iban debajo de los trajes y cumplían la única función de servir de abrigo. Pero, hacia mediados del siglo XIX, cuando la lencería comenzó a recibir atención por sí misma, junto con abrirse un nuevo nicho en el mercado del vestir, se inició una polémica que se arrastra hasta nuestros días.

Si bien desde sus orígenes la ropa interior adquirió un valor erótico, su masificación responde a fines higiénicos. Sucedía que, bajo los trajes, las damas no llevaban más que una camisola confeccionada en lino o algodón, de corte recto y amplio hasta las rodillas. Sobre ella, a partir de la cintura, iban las enaguas, las que servían esencialmente de abrigo. Sin embargo, a principio del 1800, se introducen al vestuario femenino los calzones.

Como todas las prendas de ropa interior que irían apareciendo, los calzones fueron inicialmente usados por las damas bien. Para mantener el recato, su largo no debía extenderse por debajo del vestido. Esto se debía a que, revelar partes de la ropa interior es un gesto erótico femenino que simbolizaba el acto de desnudarse.(1)

Quienes los usaban y no los escondían, eran calificadas de atrevidas, tal como –en adelante– serían catalogadas todas las mujeres que osaran acercarse a lo “masculino”. No obstante, es aquí donde se inicia la valorización erótica de la lencería. Si no, cómo explicar que a los varones les resultara más atractivo el cuerpo cubierto al semidesnudo y accesible. La historiadora Isabel Cruz de Amenábar sostiene que “se puede plantear que el verdadero lenguaje del erotismo no es el del cuerpo completamente desnudo, sino el del cuerpo vestido y desvestido”. (2)

Cintura de avispa
Aun cuando los calzones causaron revuelo, la prenda femenina con la historia erótica más larga es, en realidad, el corsé. El principal objetivo de este adminículo era disminuir el contorno de la cintura y enfatizar el tamaño del busto, aumentando su atractivo sexual. Su incorporación al vestuario femenino data de fines del siglo XVIII. Se extendían desde el busto a la cadera, aunque también los había cortos hasta la cintura, y –hasta que aparecieron los botones– se amarraban con lazos por la espalda. La postura del corsé era una tarea que requería -al menos- de dos personas: la primera, la que lo usaba, y la segunda, la que tiraba fuertemente de los lazos hasta alcanzar la cintura de avispa deseada. Ahora, cuando la mujer en cuestión tenía unos cuantos kilos de más, hacía falta otro par de manos que tirara de uno de los lazos por un lado, mientras que otra doncella acometía la misma tarea desde el otro extremo.

El corsé fue una prenda que rápidamente se masificó y diversificó. Aparecieron los “divorciados”, cuyo nombre se debía a que contaban con una pieza triangular que se ubicaba en el medio del busto y que tenía como función separar un pecho del otro, como en un sostén moderno. También los hubo especiales para embarazadas, que cubrían el cuerpo desde los hombros hasta debajo de la cadera y permitían dar al cuerpo la silueta “de moda”.

Los varones tampoco quedaron ajenos al boom del corsé. Aunque no tan masivos como los femeninos, los corsés masculinos tenían la función de moldear la figura y otorgar “apariencia”. Y eran exclusivamente usados por la aristocracia, convirtiéndose en una prenda que –a diferencia de lo que sucedía entre las mujeres, en donde su uso se “democratizó”– enfatizaba las diferencias sociales. También se llegaron a fabricar corsés para niños, pero los daños que su estrechez causaba a la forma de los huesos desincentivó su uso. No por nada el corsé era al mundo occidental lo que el vendaje de pies fue a la cultura oriental. Pero, a pesar de las incomodidades, recién en 1916 aparecerá el brassiere o sostén, prenda que desterrará por siempre al corsé a la categoría de lencería fetiche.

Culos postizos
Entre los tipos de ropa interior que se incorporarían progresivamente al vestuario femenino estaban los que daban abrigo, como las enaguas; los que cumplían un rol higiénico, como los calzones; los modeladores de cuerpo, como el corsé, y las prendas o adminículos que tenían la función de sostener la forma del vestido. Y en esta última clasificación, la ropa íntima femenina tuvo múltiples ejemplos.

Anterior a la aparición del corsé, ya se habían incorporado al vestuario otras prendas igual o mayormente incómodas. Los “culs postiches” (culos postizos), cuya única función era sostener la forma del vestido, habían causado sensación entre las cortes del siglo XVIII. En una primera etapa, estos armazones que colgaban de los hombros eran amplios hacia los costados, a la altura de las caderas, tan amplios como para generar la molestia de los varones, quienes frecuentemente resultaban golpeados o aplastados por su exagerada forma. Más tarde serían redondos, como campanas, formados por aros y amarrados a la cintura, de manera de darle volumen a la falda. A éstos se les conocería como “pettitcoat” o miriñaques –según el Diccionario de la Lengua Española “zagalejo interior de tela rígida o muy almidonada y a veces con aros, que usaron las mujeres” o “armadura de hierro que llevan las locomotoras en la parte delantera para apartar a un lado a los objetos que impiden la marcha”– fueron patentados en 1856 y causaban tal disgusto en los hombres que en Inglaterra, hacia 1860, las fábricas textiles se negaron a seguir fabricándolos.

Un precedente del miriñaque, el “guardainfantes”, generaría una ácida polémica en Chile, entre la aristocracia y la Iglesia, a mediados del siglo XVII. Su nombre se atribuía a su utilidad al momento de querer ocultar un embarazo y su uso era motivo de pasiones ya que, según Isabel Cruz, cumplían una función de “ocultamiento, pero también realce de una parte de la anatomía femenina que encerrada en su preciosa jaula se hacía más atractiva por su misma invisibilidad”.(3)

Posterior al miriñaque, en Chile se impuso el uso de las crinolinas, que debían su nombre al crin, principal material en su confección. Hacia 1880, el volumen de las faldas se acentuó en la parte posterior y ya no en el ruedo, simulando una cola de avispa. Y para lograr tal silueta, las mujeres utilizaron polizones o almohadillas los que, ubicados sobre las nalgas, levantaban su forma y rellenaban el traje, además de crinolinas con medio aro, para realzar la parte posterior del cuerpo. Hacia abajo, el ruedo de la falda se reducía y estrechaba, a tal punto que difícilmente se podía caminar con rapidez.

Sex symbol
Tras revisar la historia de la ropa interior femenina, queda claro que cada prenda que se incorporaba, reemplazando a una anterior (como el sostén) o complementando a las ya existentes (como los calzones), marcaba hitos en la emancipación del vestuario femenino. No por nada los calzones causaron tanta polémica, ya que dotaban a la mujer de una libertad de movimiento que anteriormente no tenía. Paralelamente, según consignan los investigadores del tema, coincide que la lencería comienza a recibir atención a mediados del siglo XIX, justamente en la época de mayor represión sexual en el Viejo Continente y, por lo tanto, de mayor fetichismo.

Los doctores Cecil Willet y Phillis Cunnington afirman, además, que “el hecho de que las mujeres (respetables) comenzaron a usar ropa de dormir atractiva sólo después de la introducción, a comienzos de 1880, del control de la natalidad, tiene una implicación obvia”.(4)

En la actualidad, la lencería ha dejado la intimidad para lucirse en el exterior. Las adolescentes no se avergüenzan al dejar ver, por encima de las pretinas de sus pantalones, partes de sus colaless. Ninguna mujer temería recibir una sanción social por dejar translucir su sostén bajo una blusa liviana. Pero, para llegar a este punto, debieron pasar cerca de tres siglos de discusiones y polémicas. Tres siglos en los cuales la ropa interior femenina se ha consagrado como objeto del deseo masculino.
 

(1) “The history of underclothes”. Willet, C. y Phillis Cunnington. Doven Publications, Nueva York, 1992. Página 11.
(2) “El traje: Transformaciones de una segunda piel”. Cruz de Amenábar, Isabel. Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago, 1996. Pág. 42.
(3) Ibid, pág. 48.
(4) “The history of underclothes”. Willet, C. y Phillis Cunnington. Doven Publications, Nueva York, 1992. Pág. 16.
 

Acerca de la ropa interior - Alejandra Vítale.

En el siglo XVII todavía no existía la bombacha. Las mujeres solían depilarse el pubis. Algunas se pintaban desde el muslo a los tobillos con pintura blanca ,como sustituto de la ropa interior.
Después de la guerra, hacia 1850 aparecieron los corpiños tipo embudo para acentuar el busto (las teorías psicológicas decían que tos hombres buscan el pecho después de cualquier desastre).

 



Sí pero no. La coquetería femenina, que une el sí pero no, la verdad y el artificio, requirió de un adiestramiento secular que parece haber comenzado en el mismísimo Paraíso, cuando Dios sin querer unió el deseo con la prohibición al recortar estratégicamente la desnudez con una hoja de parra. Desde aquel estreno del pudor en Adán y Eva se sabe que el erotismo media entre el ocultamiento y la adivinanza: el cierre levemente abierto, el bretel caído, un cruce de piernas, una mirada que sugiere. La función del vestido es, justamente, producir cortes, bordes, discontinuidades sobre la superficie de la carne, transformar esa carne -según escribió el psicoanalista argentino Germán García-en un signo que será leído de manera adecuada, es decir, según los ideales de la persona, según la imagen de sí mismo que esa persona quiere mostrar al otro. En este sentido, la ropa interior femenina es un elemento fundamental en el delicado arte de desvestirse. Materia de fantasía que nunca deja de tener una extraña magia sobre la libido porque, como decía Montaigne a mediados del siglo XVI, "hay ciertas cosas que sólo ocultamos para mostrarlas".Sobre este claroscuro se desliza un fetichismo errático: desde 1830 hasta 1914 -año en que la mujer mostrará por primera vez públicamente sus tobillos-, no había nada más apasionante para un hombre que vislumbrar la curva de un pie o la forma de un empeine. Esto favoreció un impresionante fetichismo en torno al pie, el tobillo y las pantorrillas, que cantó como nadie Restifde la Bretonne y que explica el hecho de que, en los burdeles de lujo de Londres y París durante la Belle Epoque, los clientes tuvieran derecho a elegir los botines que se pondrían sus partenaires aun antes de elegirlas. Todavía mayor valor erótico tuvieron hasta hace unas décadas los pies vendados de las mujeres chinas, esos puntos blancos que -junto a la desnudez de los actores y la crudeza de los detalles- resaltan en las pinturas eróticas desde el año 900 hasta la revolución de Mao Tsé Tung, a mediados del siglo XX. Una verdadera tortura que consistía en encorvar el dedo gordo y replegar los otros cuatro dedos contra la planta del pie, de forma tal que, con el tiempo y el sucesivo ajuste de las vendas, el pie quedaba reducido a una especie de muñón que se encerraba en un calzado diminuto, mientras que el tobillo hipertrofiado se disimulaba bajo polainas cuyo estilo iba a variar considerablemente según los siglos y las modas. De hecho, las polainas y los zapatos eran las únicas ropas que conservaba una mujer desnuda. Un fetiche que los occidentales creyeron explicar con fantasías tales como, por ejemplo, que el modo de andar que se imponía atrofiando el pie, además de su connotación erótica, provocaba un desarrollo especial del monte de Venus y una gran vivacidad de los reflejos vaginales. Nada menos científico. Todo lo que los artistas jamás revelaron sobre este atributo femenino se reduce a la representación de una mujer que comienza a enrollar o a desenrollarse las bandas del pie. ¿Algún parecido con la escena de una tal Mrs. Robinson, poniéndose y quitándose las medias con parsimonioso desdén ante la mirada atónita de un recién graduado que debía aceptar, en la intimidad de aquel cuarto, que no sabía nada de la vida?.Un toque de distinción. Las mujeres han usado ropa interior desde los comienzos de la civilización. A veces, abiertamente; otras, en secreto, de acuerdo con los dictados sociales y siempre a los fines de distinguir los cuerpos de acuerdo con su status social y con su status moral. En efecto, hasta el siglo XIX, fue siempre un objeto minoritario y de élite: su costo y su singularidad le dieron la categoría de prenda de lujo. Así, en el Antiguo Egipto, las esclavas-de origen árabe o nubio-iban siempre bien desnudas; la ropa interior no existía más que para las Nefertitis o las Cleopatras.

El shenü, la primera prenda interior conocida en la historia de la Humanidad, era una especie de enagua vaporosa, bordada y ribeteada de hilos de oro, acorde al clima tórrido de Egipto. En la Antigua Roma, el equivalente a la ropa interior actual era una túnica o camisa -hecha de hilo, de lino o de un tejido muy fino, que por delante llegaba hasta las rodillas y por detrás hasta las pantorrillas-. También directamente sobre la piel se utilizaba el mamillare, una especie de venda o faja de tejido fino que servía para sujetar y alzar el pecho. En los baños públicos tan sólo se cubría el cuerpo con una pequeña tanga o taparrabos llamado subligar. Por aquellos tiempos en que la toga era una vestimenta masculina, sólo las prostitutas y las mujeres de costumbres licenciosas estaban obligadas a ir vestidas con toga (corta y de color oscuro) para diferenciarlas precisamente de las mujeres honestas (de ahí que mujer togada equivalía a prostituta o mujer fácil). Sólo ellas podían amar sin corpiño y -tal como muestran las pinturas de los burdeles de Pompeya- eran las únicas a los que los hombres podían tocar con la mano derecha: a las mujeres honradas les estaba reservada la mano izquierda. El uso de las antiguas bandas que usaban las griegas y su superposición dio origen a las primeras medias femeninas, que treparon por las piernas en la Edad Media. El uso de estas medias estaba restringido también a las grandes damas a las que se les exigía (Dios mediante) que sólo tuvieran sexo de tanto en tanto poniéndose las llamadas chemises a trou (camisas con agujero),bordadas con letanías tales como Ave María o Dios lo quiere para que no fuera a quedar alguna duda de los derechos del marido. Por lo demás, en aquellos tiempos de pestes y cruzados hombres y mujeres se vestían igual, con tejidos gruesos y baratos, como un vasto ejército de campesinos. Toda la maravillosa lencería a la que una mujer europea de la época de Carlomagno podía optar era una especie de corpiño de tejido más suave, como el lino o el algodón, que debía conservar incluso en los muy esporádicos baños. Algún tiempo después, en la España del siglo XVII las mujeres-que todavía no conocían las bombachas-solían depilarse el pubis. Esta costumbre, que también se observó en Francia y en Italia, se sofisticó aún más cuando Juana de Portugal llegó a Castilla para casarse con Enrique IV: la reina viajó acompañada por un grupo de damas que no sólo se depilaban totalmente, sino que pintaban sus muslos-desde la cintura a las rodillas-con una pintura blanca, para que así al bajar de sus caballos no mostrasen a los presentes más que una fugaz visión de algo blanco. Era el sustituto de la ropa interior: las bombachas fueron descubiertas por las españolas recién cuando Isabel de Valois llegó a España para casarse con Felipe II. Tanto la reina como sus damas las llevaban. El benemérito corsé. Hay acuerdo en que la Edad de Oro de la lencería íntima, cuando ésta fue más abundante y oculta que nunca, cubrió desde el año 1830 a 1914.Difícil imaginar semejante cantidad de capas debajo del vestido: camisa, pantalón, corsé, cubrecorsé y enaguas, todo con muchos volados, encajes, bordados, cintas y lazos.
Esto tenía varias ventajas:
1) eliminaba, para las chicas de familias bien, la posibilidad de una violación exprés;
2)resultaba útil como chaleco antiatentados (en 1852 la reina Isabel II salió ilesa de una puñalada trapera gracias a su corsé);
3)daba distinción, porque sólo podían usarlo las mujeres ociosas: ningún trabajo manual hubiera podido ser realizado con aquello puesto;
4)aseguraba que quien lo portaba era una mujer de buenas costumbres: el cuerpo holgado era signo inequívoco de conducta holgada; y
5)declaraba a los cuatro vientos que la mujer no se encontraba preñada.

Según las denuncias de algunos médicos y demógrafos de la época, el corsé causaba daño a la cerviz y volvía con frecuencia doloroso el coito; la presión sobre las vísceras abdominales por encima del útero interfería con los flujos menstruales, sobre todo en las mujeres jóvenes; y provocaba, tanto en las jóvenes como en las adultas, problemas uterinos que volvían más comunes los abortos y los daños fetales. Por el contrario, las mujeres de clase obrera, quienes se hallaban menos restringidas por los corsés no sólo conservaron su fertilidad normal. Ellas pudieron disminuir su pobreza estructural al quedar convertidas (como prostitutas) en válvula de escape para el deseo de los hombres de clase media, cuyas mujeres de cintura estrecha sólo podían ofrendarles respetabilidad y belleza. Los expertos en el tema aseguran que en ese mundo cerrado y mudo, quienes han marcado la pauta de la ropa interior -transgrediendo leyes y tribunales e imponiendo nuevas estéticas y modos de vida-, han sido las mujeres de mala vida. En las mujeres honestas la ropa copiada a sus hermanas livianas fueron signo de expresión y rebeldía. En la época victoriana de la década 1900-1909,las mujeres iban tapadas desde el cuello hasta el empeine, pero lucían una silueta de líneas sensuales inspirada en las formas del ánfora o la guitarra. La moralidad sexual constituía el alma de la moralidad social y, sin embargo, eran las grandes cocottes de París quienes dictaban la moda. También era paradójico que la moda resaltara las formas de las mujeres más maduras, pero lo hacía. De hecho, esa fue la última vez en la historia que habría de favorecerlas. En la década siguiente(1910-1919),el mundo de la danza ejerció una influencia profunda en el diseño de la ropa interior. Primero con el abandono del corsé por parte de Isadora Duncan y sus túnicas a la manera griega, y después por la impronta de la bailarina Irene Casüe, con cuya colaboración se popularizaron el bunny hugy el tango. El resultado fue una supremada de la libertad de movimientos y la inevitable revelación de los tobillos. Recién en los años 20,las mujeres dejaron de aplastarse los intestinos y abandonaron la costumbre de sujetarse los pechos desde abajo para hacerlo desde arriba. Ahora debían parecer sumamente ágiles y livianas y sobre todo, lisas como tablas. Por eso llevaban fajas elásticas, sin ballenas y apretadas. Fue el cambio más grande de los últimos cien años y no se trató sólo de un cambio político: era también un cambio práctico. Bailarinas como Josephine Baker o Florence Milis y las Blackbirds incitaban a todas a bailar el charleston y el black bottom, en un mundo que avanzaba a un ritmo muy diferente.

Todos se dedicaron a imitar los detalles de lencería de Coco Chanel, con sus novedosas tiras de colores contrastantes que resaltaban aún más la ligereza del vestido y la ausencia de artificios. La siguiente revolución iba a tener lugar 2 décadas después, a finales de los 40.Su protagonista fue el nylon, un material nunca visto hasta entonces que no sólo aliviaba el tedio de la ropa interior de los años de guerra sino que permitía una nueva forma corporal. Esta silueta de mujer, más muscular, armónica y femenina iba a imponerse en los 50,e iba acompañada de zapatos con taco aguja y corpiños puntiagudos con costuras circulares para acentuar la abundancia de lo que ocultaban (había teorías psicológicas que aseguraban que los hombres buscan el pecho después de cualquier desastre). Desde Hollywood las actrices imponían ese estilo: Elizabeth Taylor muy bella con su combinación de color marfil en La gata sobre el tejado de zinc caliente. Janet Leigh como una ladrona impasible con su corpiño negro en las escenas iniciales de Psicosis, el insuperable éxito de Alfred Hitchcock. También el sujetador sin tirantes fue un gran éxito en los años 50,ideal para los vestidos de noche strapless. Se dice que el gran empresario Howard Hughes inventó el sostén de voladizo (estilo balcón),que fue lanzado por mediación del generoso pecho de Jean Rusell en la película The Outlaw (1941).El escándalo que produjo el escote de la protagonista postergó el estreno de la película hasta el año 1950.De ahí que el éxito del nuevo sostén se dio recién bien entrado el decenio. En la década del 60 llegó la masificación del pantalón y de su acompañante íntimo, el panty. Con él se vino abajo la lencería interior: combinaciones, portaligas y ligas pasaron al baúl de los recuerdos. Estos cambios por primera vez afectaban a las jóvenes, como prueba el hecho de que en 1960,comenzaran a venderse sujetadores, portaligas y fajas para adolescentes. Estos diseños iban a influir en todas las tendencias de lencería en los veinte años siguientes, impulsados por la aparición de las fibras elásticas (Lycra y Spandex),que fueron la sensación de la década del 80.Por aquellos años en que asomaba la
posmodernidad -borre de las diferencias, comodidad transformada en valorías máximas ventas de ropa interior fueron logradas por Calvin Klein con sus calzoncillos de deporte masculinos adaptados para mujer: de algodón gris jaspeado y con una camiseta al tono, eran el summun de los afrodisíacos para los yuppies. Como muestra Lola Gavarrón en su libro Piel de Ángel. Historia de la ropa interior femenina, nada muere y desaparece totalmente: Nuestra ropa interior actual no deja de ser trozos aislados del corsé, madre de todo lo posterior, corsé que estaba ya diseñado, y bien diseñado, en las esculturas cretenses de hace 3600 años.

La dama que ha usado bodys, que ha ceñido firmemente su abdomen con los pantys, que ha llevado airosamente por la calle jeans estrechos, sabe que cuando se pone un portaligas y unas medias por algo es, y dota a este acto, muy cotidiano hace medio siglo, de una significado bien distinto.
 

Bibliografía:
Erotismo en la historia. Curiosidades y anécdotas, por Cortos Fisos.
Dessous, por Gilíes Néret.
Los cuerpos dóciles Hacia un tratado sobre la moda, por Paula Crociy
 


 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com