Política y economía americanas
El Euro y América Latina
Miguel Morales (*)
miguelm11@yahoo.com

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Celso Furtado y la CEPAL - La relación entre el Neoliberalismo y el ALCA - ¿Qué es la globalización? - ¿Qué es el ALCA? - ¿Qué es la globalización? -  Definición de Ciencia Política

05 - Descriptores:  Relaciones Económicas Internacionales; Integración; Zona Euro; Europa; América Latina
 

Contenido

Resumen
 

  1. Antecedentes de la Unión Monetaria

 

  1. Proceso de la Unión Económica y Monetaria

 

  1. Etapas de Introducción del Euro

 

  1. Repercusiones del  Euro en América Latina

 

      Conclusiones

 

      Bibliografía

 

Resumen

 

La introducción del “euro” a partir del 1 de enero de 1999 como unidad monetaria de la Unión Europea, tiene fuertes implicaciones en las exportaciones y mercados financieros internacionales. Las exportaciones europeas podrían ganar competitividad en los mercados mundiales debido a menores costos de transacción y cambiarios. A su vez, más exportaciones Latinoamericanas podrían ser cotizadas en euros y no en dólares. En fin, se presentan distintos factores políticos y financieros de relevancia para el análisis. Para los Estados miembros de la Unión Europea no ha sido fácil llegar a estos niveles de Integración Monetaria sino que han seguido un lento y acertado proceso de negociaciones como parte central de los acuerdos y plazos estipulados en el Tratado de Maastricht. Esta Unidad Monetaria le otorga a la Unión Europea como potencia, un papel protagónico en el contexto internacional, mayor poder e influencia política y económica

 

  1. ANTECEDENTES DE LA UNIÓN MONETARIA

 

Al finalizar la segunda guerra mundial, las economías de mercado adoptaron el sistema de Bretton Woods, el cual garantizaba la estabilidad monetaria en el campo internacional y determinaba la supremacía del dólar. El sistema comenzó a mostrar signos de debilidad a partir de finales de la década de los cincuenta. En 1968-69, las turbulencias registradas en los mercados provocaron la devaluación del Franco Francés y la reevaluación del Marco Alemán, poniendo en peligro la estabilidad del resto de monedas de la CEE, así como el sistema de precios  establecido en la Política Agraria Común. Tras el hundimiento progresivo del sistema de Bretton Woods y la decisión de los EE.UU de dejar flotar el dólar en agosto de 1971, originaron inestabilidad en los mercados de cambios que afectó profundamente las paridades entre monedas europeas, lo que redundó en un estancamiento del  proyecto de Unión Económica y Monetaria. Los esfuerzos de creación de una zona de estabilidad monetaria se reanudaron en marzo de 1979, con el impulso de Francia y Alemania, estableciéndose el Sistema Monetario Europeo (SME), basado en el concepto de tipos de cambio fijos, pero ajustables. Las monedas de todos los Estados miembros, excepto el Reino Unido, se adhirieron al mecanismo de cambio. En diez años, el SME  logró reducir la variabilidad de los tipos de cambio y la flexibilidad del sistema, unida a una voluntad política de convergencia de las economías, permitió una estabilidad duradera de las monedas. El Consejo Europeo de junio de 1989, realizado en Madrid, decidió poner en marcha la primera etapa de la Unión Económica y Monetaria, con base en una liberalización completa en ocho Estados miembros, de los movimientos de capitales, a partir del 1 de julio de 1990. En diciembre de 1989, el Consejo Europeo de Estrasburgo pidió la convocatoria de una conferencia intergubernamental  para definir las modificaciones en el Tratado para llegar a una Unión Económica y Monetaria total. Los trabajos de esta conferencia, emprendidos en el Consejo Europeo de Roma de 1990, culminaron en el Tratado de la Unión Europea, aprobado formalmente por los jefes de Estado en el Consejo Europeo de Maastricht de diciembre de 1991 y firmado el 7 de febrero de 1992.Las turbulencias monetarias de 1995, debidas en gran parte al debilitamiento del dólar, reforzaron la determinación política de los Estados miembros para llevar a cabo la Unión Monetaria Europea(UEM) El Consejo Europeo de Dublín del 13 y 14 de diciembre de 1995, constató un acuerdo político sobre todos los elementos necesarios para la introducción de la moneda única:

 

  • Establecimiento del Marco Jurídico de utilización del Euro.

 

  • Formulación de un Pacto de Estabilidad y Crecimiento, destinado a garantizar el respeto de la disciplina presupuestaria.

 

  • Definición del nuevo mecanismo de cambio para los Estados miembros que no participarían en la  zona del euro.

 

Con las condiciones políticas, económicas, financieras y jurídicas estipuladas, la Unión Monetaria Europea se constituye en una realidad, que significa el establecimiento de una moneda única, un Banco Central Europeo operativo y una política monetaria única para los Estados miembros de la Unión Europea que estén cualificados para formar parte. Producto de todo lo anteriormente planteado surge el “euro” como la moneda única, la cual reemplazará al “ecu” y las monedas nacionales de los países participantes. “El riesgo se define como algo peligroso o al azar; se refiere a la posibilidad de que ocurra algún acontecimiento desfavorable” (Pappas, 1992)  La Unión Europea asume los beneficios o costos que estas decisiones puedan tener en el futuro, confiando plenamente en la cohesión de su proceso de integración exitoso hasta la fecha y con un horizonte integracionista incluyente y dinámico.

  

  1.  PROCESO DE UNIÓN ECONÓMICA Y MONETARIA

 

“En Europa se consiguió después de la Segunda Guerra mundial la ampliación gradual y la intensificación de una integración económica que abarca 475 millones de personas desde 1994, con un PIB de 7,2 billones de dólares”(Nuhn, 2000)

 

El proceso de Unión Económica y Monetaria (UEM) no ha sido apresurado o improvisado sino que fue planeado en tres grandes fases y con criterios de convergencia apegados a la realidad y viabilidad de los Estados miembros de la Unión. A guisa de síntesis, los elementos centrales son:

 

2.1. La primera fase inició el 1 de julio de 1990 y permitiría al Consejo evaluar los avances realizados en materia de convergencia económica y monetaria, y a los Estados miembros a cumplir determinadas prohibiciones del Tratado, tales como:  no establecer restricciones a los movimientos de capital, concesiones especiales de los bancos centrales a autoridades y empresas públicas, otorgar accesos preferentes a las instituciones financieras.

 

2.2. La segunda fase se efectuó el 1 de enero de 1994. Esta fase permitiría a los Estados lograr avances significativos en la convergencia de sus políticas económicas. Se adoptaron normas precisas, aunque no obligatorias para la financiación de los Estados, y la Comisión estableció una nueva supervisión de las finanzas públicas, efectuada por la misma. La coordinación de las políticas monetarias quedó institucionalizada mediante la creación del Instituto Monetario Europeo, encargado de reforzar la cooperación entre los bancos centrales y de efectuar los preparativos necesarios para la introducción de la moneda única.

 

2.3. La tercera fase coincidía con el comienzo de la UEM,  por ello se supeditó a la consecución de un elevado grado de convergencia duradera, que se evalúa conforme a un determinado número de criterios definidos en el Tratado. Durante esta fase las disposiciones presupuestarias ya serán obligatorias y el Estado miembro que no las cumpla deberá ser objeto de sanción. La política monetaria se unificará y su aplicación se confiará al Sistema Europeo de Bancos Centrales, compuesto por los bancos centrales de los Estados miembros y el Banco Central Europeo.

 

Los cuatro criterios de convergencia de la Unión Monetaria se exponen en el  apartado 1 del artículo 109 J del Tratado de la Unión Europea. Estos criterios deben ser cumplidos a totalidad por los Estados para poder participar en la zona  “euro”.

 

  1. Estabilidad de precios: la tasa de inflación de un Estado miembro no deberá exceder más de un 1.5%, la de los tres Estados con mejor comportamiento en estabilidad de precios, observada durante un período de un año antes del examen de situación del Estado miembro.

 

  1. Situación de las finanzas públicas: la comisión, en la elaboración de su recomendación anual al Consejo de Ministros de Finanzas, deberá examinar el respeto de la disciplina presupuestaria, con base en dos valores de referencia. El primero se refiere al déficit público anual. Al final del ejercicio presupuestario anterior, la relación entre el déficit público anual y el Producto Interno Bruto (PIB) debe ser inferior al  3%. Si no es el caso, esta relación deberá haber disminuido de manera sustancial y constante; alcanzando un nivel cercano al 3% o como variante, mantenerse cerca del 3% si la rebasa de manera excepcional y temporal. El segundo valor es la deuda pública, planteando que la relación entre la deuda pública bruta y el PIB debe ser inferior a un 60% al final del anterior ejercicio presupuestario. Si no es el caso, esta relación deberá haber disminuido y aproximarse al 60%.

 

  1. Tipos de cambio: el Estado miembro debe haber participado sin tensiones graves en el mecanismo de tipo de cambio del Sistema Monetario Europeo ininterrumpidamente durante los dos años anteriores al examen de su situación. En este período el Estado miembro no debe haber devaluado por iniciativa propia su moneda.

 

  1. Tipos de interés a largo plazo: los tipos de interés nominal a largo plazo no deben exceder en más de un 2% los de, como máximo, los tres Estados miembros con mejor comportamiento en materia de estabilidad de precios. El período tenido en cuenta es el año que precede al examen de la situación del Estado miembro.

 

3.  ETAPAS DE  INTRODUCCIÓN DEL EURO

 

3.1. Características del Euro

El Consejo Europeo en la Cumbre de Madrid de 1995, determinó que la moneda común para todos los Estados miembros de la Unión Económica y Monetaria se denominaría “euro”. Esta nueva moneda se divide en cien unidades fraccionarias denominadas Cent. Se emitirán siete billetes de distinto valor: 5, 10, 20, 50, 100, 200 y 500 euros y acuñarán ocho monedas distintas:1, 2, 5, 10, 20, y 50 cents, así como de 1 y 2 euros. La denominación de la moneda única será la misma en todas las lenguas oficiales de la Unión Europea, aunque se respeta la grafía de los alfabetos diferentes. La abreviatura oficial del Euro es “EUR” y su símbolo “€” se ha registrado en la Organización de Normalización Internacional (ISO) para usos empresariales, financieros y comerciales.

 

3.2. Introducción del Euro

 

“Los gobiernos, como los bancos, fundamentan así sus operaciones en el hecho de la elevada coordinación de las expectativas populares que les son favorables” (Deutsch, 1985)

La sustitución de monedas e introducción del euro en los Estados miembros que lo

adopten inicialmente será en dos etapas llamadas transitoria y de culminación.

 

  • Etapa Transitoria: comprende del 1 de enero de 1999 al 1 de enero del 2002. Esta consiste en la fijación del “precio” del euro o tipo de conversión inamovible, la cuál se decidirá por los Estados miembros que inicialmente adopten la nueva moneda, y será obligatorio legalmente desde el 1 de enero de 1999.

 

  • Etapa de Culminación: del 1 de enero del 2002 al 1 de julio del mismo año. Se ampliará el uso del euro a los cobros y pagos en metálico, ya que para esa fecha  se habrán puesto en circulación los billetes y monedas. Durante esta etapa, los poseedores de billetes y monedas nacionales podrán canjearlos gratuitamente por billetes y monedas en euros, con la cooperación de los Bancos Centrales Nacionales y entidades financieras

 

  1. REPERCUSIONES DEL EURO EN AMÉRICA LATINA

 

“En el plano económico, uno de los temas más graves del momento, en torno del cual América Latina todavía no encuentra el camino común, es sobre las relaciones financieras de los países del continente con el resto del mundo” ( Montoro, 1988)

Es evidente que el aparecimiento del euro tiene trascendencia internacional. En el caso de América Latina, Europa es su segundo socio comercial, con exportaciones anuales de unos 30.000 millones de dólares e importaciones alrededor de 40.000 millones de dólares. Además, tienen inversiones que significan un 23% de las inversiones foráneas en la región.

El Sistema Económico Latinoamericano (SELA) determinó que la nueva moneda no necesariamente traerá estabilidad  a los mercados financieros del mundo y recomiendan que los países en desarrollo se mantengan alertas en el manejo de sus reservas y políticas monetarias. Según funcionarios del BID, el efecto inmediato del euro será menor y limitado a facilitar más las transacciones de divisas. En el ámbito político se inició un rico debate sobre los impactos del Euro en América Latina y la viabilidad de adoptar la “dolarización” como una alternativa al nuevo escenario monetario internacional. Es claro que como telón de fondo del debate están los intereses de los EE.UU, potencia mundial  que debilita su hegemonía tradicional del sistema dólar y entran a competir sus intereses con la Unión Europea. Algunos países como México, Argentina y El Salvador, han asumido posiciones a favor de la dolarización de sus respectivos sistemas financieros. La idea no es novedosa, puesto que Panamá la práctica desde hace tiempo, pero llegar a un acuerdo continental seguiría un proceso de negociaciones y lograr unanimidad sobre las formas en que las disciplinas del dólar pudieran ligarse a los requerimientos de una zona monetaria integrada. Distintos funcionarios Norteamericanos expresan que las decisiones unilaterales de otros países por dolarizar sus economías, entraña riesgos tanto para unos como otros. El debate comienza con múltiples tropiezos, ya que países dispuestos a dolarizar, no son entes aislados sino que sus economías caminan de la mano en  las sub- regiones, tal es el caso de Centroamérica y MERCOSUR  que cuentan con barreras reales en la adopción de medidas unilaterales, que se volverían inviables sin la participación de los demás socios comerciales. Lo positivo de la adopción del Euro es que está generando un extenso debate que probablemente genere aspectos positivos e iniciativas interesantes o contribuya a una mayor integración económica de América Latina. En círculos políticos sudamericanos ya se  formularon  llamados a crear una moneda común entre los  miembros del pacto MERCOSUR, esto significa que ya existen propuestas sobre la mesa para el debate y negociación, lo cual es muy positivo.

 

CONCLUSIONES

 

1.      El euro como moneda de la Unión Europea no surge improvisadamente sino que es producto de un proceso de integración desde hace cincuenta años.

 

2.      El contexto internacional ha cambiado con la nueva moneda, y es notorio el debilitamiento del dólar y la caída del sistema de hegemonía de los EE.UU en el sistema financiero mundial.

 

3.      Se presenta un nuevo escenario mundial de mayor competitividad y lucha de las potencias por la hegemonía y disputa de intereses económicos, financieros y comerciales.

 

4.      En  América  Latina se inicia un positivo debate y búsqueda de respuestas que afiancen sus intereses continentales legítimos y alianzas políticas, económicas y comerciales.

 

5.      El tema de la dolarización surge en el debate, sus beneficios, riesgos, viabilidad  y capacidad real de los países promotores de esta iniciativa.

 

6.      El tema de mayor integración económica y comercial se profundiza en países con balanzas comerciales importantes con La Unión Europea, como los integrantes del bloque MERCOSUR, región donde se presentan iniciativas  como la de su propia moneda común

 

Bibliografía

 

Cueva, Agustín. El Desarrollo del Capitalismo en América Latina. 9ª edición, Siglo XXI Editores, México, D.F, 1985.

 

CLAT. América Latina: Desafíos y Esperanzas. Colección CLAT, Caracas, Venezuela, 1988.

 

W. Deutsch Karl. Los Nervios del Gobierno. Primera edición, México D.F., México. Editorial Paidós Mexicana S.A., 1985.

 

FLACSO. El Proceso de Integración Europeo. San José, Costa Rica, 1993.

 

Molina del Pozo y otro. Dimensiones de la Integración Europea y Americana. Universidad Nacional (UNA), Facultad de Ciencias Sociales. Heredia, Costa Rica, 2000.

 

Morales, Abelardo. Poder y Orden mundial. FLACSO, San José, Costa Rica, 1993.

 

Pappas, James L. y otro. Fundamentos de Economía y Administración. McGRAW-Hill/Interamericana  S.A. de C.V. México,  D.F., 1992.

 

Rubio Ríos, Luis Arnoldo. Memoria seminario internacional. La Unión Europea y América Latina: Perspectivas Comerciales para el siglo XXI. Universidad Nacional (UNA), Escuela de Relaciones Internacionales. Programa de publicaciones UNA. Heredia, Costa Rica, 1997.

 

Rubio Ríos, Luis Arnoldo. Problemas de la Actualidad Europea. . Universidad Nacional(UNA), Escuela de Relaciones Internacionales. Programa de publicaciones UNA. Heredia, Costa Rica, 1999 

 

Fuentes electrónicas

 

Centro de Documentación Europeo.  http:// www.europa.eu.int/euro/.

 

Centro de Documentación, Comisión Europea, San José, Costa Rica.

 

Periódico digital El País. http://www.elpais.es

 

* Datos del autor:

 

Nombre: Miguel Morales

 

Lugar de nacimiento: San Salvador, El Salvador, Centroamérica .

 

Lugar de residencia: Santa Tecla, El Salvador, Centroamérica.

 

Grados académicos: Magister Scientiae (M.Sc) en Relaciones Internacionales y  Licenciado en Trabajo Social.

 

Trabajo profesional: Consultoría, Investigación Académica, Formulación y Evaluación de Proyectos, Asesoría.

 

Fecha de elaboración:  Marzo de 2000.

 

Origen: Santa Tecla, El Salvador, Centroamérica.

Enviar comentarios al e-mail: miguelm11@yahoo.com

Sugerencia: Favor citar al autor para todo uso académico.

Negocio del hambre en Argentina - El Valle de Lágrimas del Presidente Kirchner - Volteretas de la deuda argentina De albricias y estafas recurrentes

 

 

 

 

 

 

.


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com