Reportajes y Entrevistas
Fidel Castro

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central
Cuba Al día - Oliver Stone entrevista a Fidel Castro - Entrevista a Fidel Castro - Fidel en Buenos Aires "La Violencia No es el Camino" - Vida y Obra de Ernesto "Che" Guevara" - Entrevistas a: Pablo Milanés. Hugo Chávez. José Stalin por HG Wells - Alberto Korda, fotógrafo de la Revolución Cubana

Entrevista a Fidel Castro - Por Federico Mayor Zaragoza - 22 de Junio del 2000

Introducción para el lector

A principios de este mes de junio, una revista francesa publicó en forma de síntesis notas tomadas por el señor Federico Mayor Zaragoza, quien fuera hasta hace poco Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), sobre una conversación sostenida el día 28 de enero del presente año con el Comandante en Jefe Fidel Castro, en ocasión de su visita a Cuba con motivo del segundo Encuentro Internacional de Economistas, efectuado en La Habana entre el 24 y el 28 de ese mes.

Días antes del primero de junio, Federico Mayor había enviado copia de dicha síntesis, así como un amplio cuestionario para una entrevista sobre temas similares que deseaba publicar en otro medio de divulgación. Pero lo que ocurrió es que, aun antes de la publicación de la mencionada síntesis, algunos despachos cablegráficos divulgaron con determinadas frases fuera de contexto e interpretaciones erróneas, las notas entregadas por él.

Poco después, la publicación precipitada e incompleta de aquella síntesis, sujeta a interpretaciones erróneas, en pleno mes de junio, cuando nuestro país estaba envuelto como lo está todavía en una intensa actividad, asociada a la lucha contra el criminal secuestro del niño cubano Elián González, obligó al compañero Fidel a buscar el tiempo mínimo indispensable para responder con toda precisión, una por una, las 33 preguntas enviadas por Federico Mayor, material que le fue remitido de inmediato hace 10 días.

Este expresó su idea de utilizar la entrevista completa en un libro que publicará a finales de este año. Tomando en cuenta que muchas de las cuestiones abordadas en las preguntas y, por tanto, también en las respuestas, están relacionadas con temas de actualidad, y no tendrían particular interés dentro de algunos meses, el compañero Fidel decidió publicar en Granma el texto completo de sus respuestas, lo cual comunicó previamente a su respetado y distinguido amigo, el ex director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza.

A continuación, las preguntas y las respuestas [nota de Granma].

Federico Mayor. Con China, Viet Nam y Corea del Norte, Cuba es considerada como el último bastión del socialismo. Pero, diez años después de la caída del muro de Berlín, ¿la palabra «socialismo» acaso tiene sentido todavía?

Fidel Castro. Hoy estoy más convencido que nunca de que tiene gran sentido.

Lo que ocurrió hace 10 años fue la destrucción ingenua e inconsciente de un gran proceso social e histórico que debió ser perfeccionado, pero nunca destruido. Eso no lo habían podido realizar las hordas de Hitler ni siquiera matando a más de veinte millones de soviéticos y arrasando la mitad del país. El mundo quedó bajo la égida de una única superpotencia que, en la lucha contra el fascismo, no aportó ni siquiera el 5 por ciento de los sacrificios que hicieron los soviéticos.

En Cuba tenemos un país unido y un Partido que guía pero no postula ni elige. Los vecinos, reunidos en asambleas abiertas, proponen, postulan y eligen a los delegados de 14.686 circunscripciones, que son la base de nuestro sistema electoral. Ellos constituyen las asambleas de sus respectivos municipios y postulan a los candidatos a las asambleas provinciales y nacional, máximos órganos de poder del Estado en esos niveles, los cuales deben ser electos en votación secreta por más del 50 por ciento de los votos válidos en sus correspondientes jurisdicciones.

Sin ser obligatorio, en esas elecciones participan más del 95 por ciento de los electores. Muchos en el mundo no se han tomado ni siquiera la molestia de informarse sobre esa realidad.

En Estados Unidos, que habla tanto de pluripartidismo, existen dos partidos tan exactamente iguales en métodos, objetivos y propósitos, que en la práctica han llegado a crear el más completo sistema monopartidista que existe en el mundo. En ese «democrático país», el 50 por ciento de los ciudadanos no vota, y suele ganar con sólo un 25 por ciento de los electores el equipo que más fondos recaude. Toda la política se reduce a querellas, vanidades y ambiciones personales o de grupos de intereses dentro del modelo económico y social establecido. No existe alternativa alguna de cambio de sistema. En los pequeños países anglófonos del Caribe, apenas surgidos a la independencia, funciona un sistema de carácter parlamentario más eficiente, y mientras el equipo gobernante mantenga el consenso conserva el poder. Es mucho más estable que el régimen presidencialista impuesto al resto de América Latina copiando el modelo de Estados Unidos. En casi dos siglos no ha cambiado nada.

Bajo el capitalismo, incluidos los países más industrializados, gobiernan en la realidad las grandes empresas nacionales e internacionales. Ellas deciden la inversión y el desarrollo. Son responsables de la producción material, los servicios económicos esenciales y gran parte de los servicios sociales. El Estado simplemente cobra impuestos, los distribuye y los gasta. En muchos de ellos el gobierno entero puede irse de vacaciones sin que nadie se entere.

El sistema capitalista desarrollado, que derivó más tarde en el moderno imperialismo, ha impuesto finalmente un orden neoliberal y globalizado que es sencillamente insostenible. Ha creado un mundo de especulación, de formación ficticia de riquezas y valores que no tienen nada que ver con la producción real, y fortunas personales fabulosas, algunas de las cuales superan el Producto Interno Bruto de decenas de países pobres. Sería innecesario añadir el saqueo y despilfarro de los recursos naturales del mundo y la vida miserable de miles de millones de personas. Nada promete a la humanidad y para nada sirve como no sea su autodestrucción y destruir tal vez con él las condiciones naturales que sirven de sostén a la vida del hombre en el planeta.

No ha llegado el fin de la historia como algunos eufóricos ilusos imaginaron. Ahora es realmente cuando quizás comience.

F.M. Cuarenta y un años después de la Revolución, y a pesar de todas las dificultades a las que se ha tenido que enfrentar, el régimen que usted ha establecido ha resistido. ¿A qué se puede atribuir esa longevidad?

F.C. A la lucha y el trabajo sin descanso junto al pueblo y para el pueblo. Aferrarse a las convicciones; ser consecuente; creer en el hombre; ser esclavos y no amos del país; construir sobre principios sólidos; crear, buscar soluciones aun en condiciones aparentemente imposibles e irreales; garantizar la honradez total de los que ocupan las más altas responsabilidades políticas y administrativas; convertir la política en un sacerdocio. Esa puede ser en parte la respuesta a su pregunta, sin entrar a considerar otros muchos factores peculiares de nuestro país y nuestra época histórica.

Ciertamente, todo el mundo pensaba que Cuba no podría resistir después del derrumbe del campo socialista y de la URSS. Cabría preguntarse adicionalmente cómo fue posible con un doble bloqueo y la guerra económica y política que nos impuso la potencia más poderosa que ha existido jamás, sin Fondo Monetario Internacional, sin Banco Mundial, sin créditos. Logramos, sin embargo, realizar la proeza. En una reunión cumbre celebrada hace poco en La Habana, les expresé con cierta ironía a nuestros invitados que había sido posible porque tuvimos el privilegio de no pertenecer al FMI.

Hubo tiempos en que nadábamos en un mar de circulación monetaria; nuestra moneda se devaluó extraordinariamente, el déficit presupuestario alcanzó hasta el 35 por ciento del Producto Interno Bruto. Observé visitantes inteligentes asombrarse casi hasta el desmayo. Nuestro peso, la moneda nacional, vio reducido su valor en 1994 a 150 por un dólar. A pesar de esto, no cerramos un solo centro de salud, una sola escuela o círculo infantil, una sola universidad, un solo centro deportivo; nadie fue lanzado a la calle sin empleo ni protección social, aun cuando faltaban combustible y materias primas; no hubo la menor traza de las habituales y odiosas políticas de choque tan recomendadas por las instituciones financieras de Occidente.

Cada medida adoptada para enfrentar el terrible golpe fue discutida no sólo en la Asamblea Nacional, sino también en cientos de miles de asambleas que tenían lugar en fábricas, centros de producción y servicios, sindicatos, universidades, escuelas de nivel medio y en todas las organizaciones de campesinos, mujeres, vecinos y otras de carácter social. Lo poco de que disponíamos se distribuyó con el máximo de equidad posible. Derrotamos el pesimismo dentro y fuera del país.

En esos años críticos, se duplicó el número de médicos, mejoró la calidad de nuestra enseñanza, el peso cubano se revalorizó siete veces, de 150 por un dólar a 20 por uno, entre 1994 y 1998, manteniéndose desde entonces sostenidamente estable. No escapó al exterior un solo dólar. Se adquirió experiencia y eficiencia a la altura del reto inmenso que teníamos delante. Aunque no hemos llegado todavía a los niveles de producción y consumo que teníamos al producirse el desastre socialista en Europa, nos hemos ido recuperando con paso firme y visible; los índices de educación, salud, seguridad social y otros muchos aspectos sociales, que eran orgullo del país, los hemos mantenido, e incluso algunos han sido superados.

El gran héroe de esta proeza fue el pueblo, que aportó sus grandes sacrificios y su inmensa confianza. Era fruto de la justicia y de las ideas sembradas durante más de 30 años de Revolución. Este verdadero milagro habría sido imposible sin la unidad y sin el socialismo.

F.M. Teniendo en cuenta el vasto movimiento de globalización que toma forma a escala mundial, ¿acaso no sería conveniente abrir más ampliamente la economía cubana al resto del mundo?

F.C. Hemos abierto la economía en la medida de lo posible y lo necesario. No hemos cometido las locuras e insensateces que tuvieron lugar en otras partes que recibían, cual si fuesen profetas bíblicos, los consejos de expertos europeos y norteamericanos. No nos invadió la locura de las privatizaciones, mucho menos la de confiscar los bienes del Estado para apoderarnos de ellos o regalarlos a familiares o amigos. Esto ocurrió, como se sabe, tanto en países ex socialistas como en otros que no lo eran, bajo el manto piadoso, tolerante y cómplice de la filosofía neoliberal que se convirtió en una pandemia universal. Occidente lo sabe muy bien y dónde están los depósitos del dinero y cuál fue el destino de los fondos malversados o robados, pero nadie dijo una palabra.

No hemos intentado cometer la estupidez de adaptar Cuba al caótico mundo actual y su filosofía; lo que hicimos fue adaptar sus realidades a las nuestras, mientras luchamos junto a otros muchos países del llamado Tercer Mundo por nuestro derecho al desarrollo y la supervivencia. Tal vez los antiguos colonizados ayudemos por ello a la minoría de países super ricos, casi todos antiguas metrópolis, a salvarse también ellos mismos.

F.M. Nadie cuestiona las realizaciones sociales y culturales de Cuba. Pero, regresando a mi pregunta anterior, ¿no podrían esas realizaciones ser favorecidas por un incremento de los intercambios con el mundo exterior?

F.C. Es cierto que, como tú dices, hemos alcanzado importantes avances sociales difíciles de negar: No hay niños sin escuelas ni analfabetos. El desarrollo de nuestras universidades es notable. Contamos con numerosos centros de investigación que realizan un trabajo de gran calidad e importancia. Cada niño recibe 13 vacunas, casi todas producidas en el país, al igual que la mayor parte de los medicamentos que consumimos. A la vez, estamos enviando gratuitamente miles de médicos a prestar servicios en zonas apartadas y pobres de América Latina, el Caribe y África, para llevar a cabo planes integrales de salud. Ello es posible porque disponemos de un abundante capital humano. Hemos invitado a los países más desarrollados a cooperar con el envío de medicamentos. Estamos concediendo igualmente miles de becas a jóvenes del Tercer Mundo para estudiar Medicina y otras especialidades universitarias. En cada país de África que participa en los planes integrales de salud, ayudamos a crear facultades donde puedan formarse algún día los cientos de miles de médicos que necesitan.

Nadie se imagina cuánto puede hacer un pequeño país del Tercer Mundo con muy pocos recursos cuando existe un verdadero espíritu de solidaridad. Respondiendo a tu pregunta, sin duda este esfuerzo que realiza nuestro país se vería ampliamente favorecido con un incremento del intercambio con el mundo exterior, tanto en beneficio de nuestra Patria como de otras naciones.

F.M. La desaparición de la URSS privó súbitamente a Cuba de una ayuda preciosa. Al mantener su embargo pese al fin de la confrontación Este-Oeste, ¿cuál era, según usted, el cálculo de los norteamericanos? ¿Esperaban influir en su forma de gobernar?

F.C. No intentaban influir en la Revolución sino destruirla. Al igual que en el Senado de la antigua Roma cuando en los días de Aníbal se proclamaba la destrucción de Cartago, la consigna obsesiva de los gobiernos de Estados Unidos era: Cuba debe ser destruida.

La desaparición de la Unión Soviética y el derrumbe del campo socialista europeo no nos tomó totalmente de sorpresa. Incluso advertimos mucho antes a nuestro pueblo de esa posibilidad. Con los errores estúpidos que estaban cometiendo y las concesiones vergonzosas que continuamente hacían al adversario histórico, veíamos venir los acontecimientos.

En el terreno económico, el daño para Cuba fue terrible. Nuestra azúcar no recibía el precio correspondiente al basurero del mercado mundial. Habíamos logrado uno de carácter preferencial como el que Estados Unidos y Europa aplicaban a las importaciones de ese producto. Los suministros de combustibles, alimentos, las más variadas materias primas y componentes de máquinas y fábricas cesaron casi abruptamente. El consumo diario de calorías se redujo de 3.000 a 1.900 y el de proteínas, de 80 a 50 gramos. Hubo quienes flaquearon, pero la inmensa mayoría enfrentó las dificultades con valor, honor y decisión impresionantes.

Como ya dije, importantes índices lograron mantenerse, e incluso algunos mejoraron. La mortalidad infantil fue reducida en un 40% en ese período y 30.000 nuevos médicos con excelente nivel de preparación se incorporaron a las comunidades. En la esfera deportiva, nuestros atletas continuaron ocupando un lugar honorable entre los primeros del mundo y el más alto índice de medallas de oro per cápita en las Olimpiadas, a pesar de la enorme presión con que Estados Unidos y otros países ricos tratan de comprar científicos, profesionales destacados y atletas cubanos.

F.M. Lo que no quiere decir que el mantenimiento del embargo representa una prueba adicional fácil de superar por el pueblo cubano.

F.C. Por supuesto, el bloqueo es una carga penosa para cada uno de los cubanos. Los países del Tercer Mundo, así como la casi totalidad de los países miembros de las Naciones Unidas, han demandado reiteradamente que cese el bloqueo; pero el Congreso norteamericano, con la cooperación de muchos miembros de la mayoría republicana, encabezada en este caso por los señores Helms y Burton, e incluso con el apoyo de varios miembros del Partido Demócrata como Torricelli y otros, se han opuesto al levantamiento de un bloqueo que se ha convertido ya en el más largo de la historia.

F.M. Los Estados Unidos no son los únicos que les imponen todo tipo de condiciones. La Unión Europea también ha tratado de introducir una «cláusula democrática» en las relaciones comerciales europeo-cubanas. ¿Qué piensa usted de ese proceder?

F.C. Es significativo que la Unión Europea se muestre mucho menos «preocupada» con otros países, sin duda porque representan un interés económico mayor que el que podemos significar nosotros. En todo caso, no son admisibles condiciones de ningún tipo cuando se trata de principios inalienables de nuestra Patria. La forma de organización política de una nación soberana no puede ser sometida a condiciones. Cuba no negocia ni vende su Revolución, que ha costado la sangre y el sacrificio de muchos de sus hijos.

Por otra parte, todo depende de lo que se entienda por «cláusula democrática». ¿Cuántos Estados llamados «democráticos» están endeudados hasta el cuello? ¿Cuántos de ellos permiten que hasta el 30 por ciento de su población viva en condiciones de extrema pobreza? ¿Por qué países que tienen decenas de miles de niños en las calles e incontables analfabetos han de ser tratados mejor que nosotros? No vemos por qué. Cuba no aceptará jamás condiciones políticas de la Unión Europea y menos aún de Estados Unidos. Es mejor que esto se acabe de comprender.

Nosotros no discutimos si en Europa hay monarquías o repúblicas, conservadores o socialdemócratas en el poder, defensores o adversarios de una idílica tercera vía; giros hacia la izquierda, el centro o la derecha; apologistas o detractores del llamado «estado de bienestar» con el que se intenta paliar el incurable mal del desempleo. Ni siquiera estamos en la obligación de mezclarnos con lo que hacen los cabezas rapadas de las tendencias neonazis que resurgen. Aunque tenemos opiniones sobre estos y otros muchos temas, no podemos introducir cláusulas revolucionarias en nuestras relaciones con Europa. Albergamos la esperanza de que los europeos se las arreglen por sí mismos.

F.M. Desde el macartismo, Washington tiene la tendencia a considerar que los únicos regímenes que son dañinos y que deben ser eliminados son los regímenes comunistas. Pero la Casa Blanca ha tolerado sin pestañear a los Somoza, los Trujillo, Duvalier y otros. ¿Qué reflexión le inspira esta visión del mundo a dos velocidades?

F.C. Más vale que no profundice en la hipocresía y las indecencias de esa política. Necesitaría muchas horas y largas referencias históricas. A la industria de la mentira se le agotará un día el mercado, se le está agotando ya. Si usted profundiza realmente en la verdad, se dará cuenta de que la concepción política del imperialismo, al igual que el orden económico y la globalización neoliberal impuestos al mundo, están huérfanos e indefensos en el terreno de las ideas y de la ética. Es en ese campo donde se decidirá la lucha principal de nuestro tiempo. Y el resultado final de esa batalla, sin alternativa posible, estará del lado de la verdad y por tanto del lado de la humanidad.

F.M. ¿Sigue usted de cerca el proceso electoral norteamericano?

F.C. Por supuesto, no sólo de la campaña presidencial, sino que incluso me entretengo observando otros aspectos de la gran comedia. Para citar un ejemplo: la lucha para el escaño en el Senado de Nueva York. En lo que respecta a Hillary Clinton, recordaba la ocasión en que tanto brilló defendiendo ante el Congreso un programa social en favor de los servicios médicos que hoy son inaccesibles para millones de norteamericanos pobres.

La escuché también con interés cuando habló ante la Organización Mundial de la Salud en Ginebra. Fue franca, persuasiva y al parecer honesta. Se comportó con gran dignidad cuando la familia se vio envuelta en una dura y dolorosa crisis. Pero a veces sus asesores no la aconsejan bien, como en el caso de los puertorriqueños liberados por el gobierno de Clinton tras una larga, cruel y despiadada prisión, mostrándose públicamente hostil a esa reducción de sanciones. Puedo añadir, además, que hace muy poco tiempo, en el caso del niño cubano secuestrado Elián González, adoptó una posición equivocada y poco ética al proclamar que el padre del niño debía desertar, una grave y gratuita ofensa a un patriota honrado, en lo que coincidía no sólo en contenido sino también en fecha casi exacta con el candidato republicano a la Presidencia.

En fin, cuando personas al parecer honestas se ven envueltas en la vorágine de la política electoralista de Estados Unidos, corren el riesgo de perder prestigio y reconocimiento.

F.M. ¿Hasta dónde puede llegar el proceso de privatización en Cuba? En cuanto a la «dolarización» de la economía, ¿no es una afrenta infligida a la vez al socialismo y a la soberanía monetaria del país?

F.C. Ya te dije que las privatizaciones deben realizarse con mucho sentido común y sabiduría, sin ningún género de locuras. Hay que distinguir muy bien el trabajo que por naturaleza es eminentemente individual y muchas veces manual y artesanal, en el cual la producción a escala y la tecnología no ejercen papel fundamental, y aquel donde las inversiones requieren capital, tecnología y mercados, en las que puede ser altamente conveniente la asociación con empresas extranjeras. Los posibles yacimientos petrolíferos en los 110 mil kilómetros cuadrados correspondientes a Cuba en el Golfo de México no podrían ser explorados ni explotados por nuestro país sin las tecnologías y capitales procedentes del exterior.

Por otra parte, dentro del país, en la obtención de las más altas calidades y rendimientos en cultivos como el tabaco especial —trabajo de consagrados y casi fanáticos amantes de ese cultivo que debe ser manual y en pequeñas parcelas—, no hay máquinas ni grandes empresas que puedan sustituir el trabajo del hombre individual. A los que poseen esas cualidades, se les entrega gratuitamente la tierra necesaria para que la cultiven por su propia cuenta. Sería absurdo, en cambio, hacer esto con grandes plantaciones de caña de azúcar altamente mecanizadas.

Hay en la agricultura cubana muy variadas formas de propiedad: individuales, cooperativas de diversos tipos, con mecanismos de cooperación, acopio y comercialización de los productos, e incluso empresas estatales especializadas que hemos desarrollado con éxito en nuestro país.

Existen igualmente, en las más variadas ramas de la economía, asociaciones de producción y comercialización con empresas extranjeras que funcionan perfectamente bien.

No hay que simplificar en el tema de las privatizaciones. Como principio general, en Cuba nada que sea conveniente y posible mantener como propiedad de todo el pueblo o de un colectivo de trabajadores será privatizado.

Nuestra ideología y nuestra preferencia es socialista, nada afín al egoísmo, los privilegios y las desigualdades de la sociedad capitalista. En nuestra Patria nada pasará a poder de un alto funcionario, y nada se regalará a cómplices y amigos. Nada que pueda ser explotado con eficiencia y elevado rendimiento para nuestra sociedad pasará a manos de nacionales o extranjeros. A la vez te puedo asegurar que ninguna inversión está más garantizada en el mundo que aquellas que, protegidas por las leyes y el honor del país, han sido autorizadas en Cuba.

Sobre la referencia que hiciste con relación a la dolarización de la economía, debo responderte dos cosas: Primero, la economía mundial está actualmente dolarizada. Después de Bretton Woods, Estados Unidos adquirió el privilegio de emitir la moneda de reserva de la economía mundial. Segundo, en Cuba existe una moneda nacional que en nada está regida por el Fondo Monetario Internacional. Tiene en su haber, como conté ya, la hazaña de haberse revalorizado siete veces en tiempo récord. No existe la fuga de capitales. Ha surgido además el peso convertible a la par con el dólar, y la libre circulación de éste fue simplemente una necesidad imprescindible, pero jamás fruto de una concepción económica. En el futuro pienso que nunca será necesario volver a prohibir la tenencia de dólares u otras divisas extranjeras, pero su libre circulación en el pago de muchos productos y servicios sólo será por el tiempo que los intereses de la Revolución lo consideren conveniente. Estamos por tanto en condiciones de no preocuparnos en lo absoluto por la famosa frase dolarización de la economía. Sabemos perfectamente bien lo que estamos haciendo.

F.M. Fidel, en 1997, en La Habana, usted me dijo en público: «Federico, hoy ya no tenemos necesidad de revoluciones. En lo adelante, la lucha consiste en compartir mejor. Nuestro objetivo no es ya la lucha de clases, sino el acercamiento de las clases en el marco de una coexistencia justa y pacífica.» Tres años más tarde, ¿sigue pensando de la misma forma?

F.C. No estoy seguro de haberme expresado alguna vez exactamente así. Tal vez pueda haberse producido alguna confusión de lenguaje o interpretación, porque algunos de esos puntos están bastante lejos de mis ideas.

Hace poco asistí en La Habana a un encuentro internacional de economistas en el que participaron representantes de países arruinados cuyo servicio de la deuda asciende a más del 40 por ciento del presupuesto, una deuda adquirida «muy democráticamente» por gobiernos anteriores y también actuales. Se observa un gran sentimiento de impotencia ante los desafíos de una globalización que se plantea como inevitable, pero que está hasta ahora marcada por el signo funesto del neoliberalismo. En ese encuentro, los representantes del Banco Interamericano de Desarrollo y del Banco Mundial defendieron sus puntos de vista con entera libertad, pero las conclusiones fueron muy claras para muchos de los presentes sobre el carácter insostenible del orden económico imperante.

No podemos seguir marchando por el camino que aleja cada día más a los países pobres de los ricos, y que en el interior de todos ellos genera desigualdades sociales cada vez más graves. En lo inmediato, la integración para América Latina y el Caribe es fundamental. Sólo unidos podremos renegociar las condiciones de nuestro papel en este hemisferio. Digo lo mismo con relación a la necesidad de unir los esfuerzos de los países del Tercer Mundo frente al poderoso e insaciable club de los ricos. He señalado en ocasiones que esta tarea de integrar y unir esfuerzos no puede esperar por que se produzcan primeramente cambios sociales profundos o revoluciones sociales en cada uno de estos países. He afirmado también que al ser insostenible el actual orden económico mundial, éste corre el riesgo muy real de un derrumbe catastrófico, que dejaría pálido el desastre y la prolongada crisis que se originó en 1929 cuando las bolsas de Estados Unidos, cuyas acciones habían sido infladas más allá de lo soportable, estallaron. Ni siquiera el entusiasta y experto Greenspan, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos —cuyos ojos insomnes no se apartan ni un minuto de los datos estadísticos que emanan de esa ruleta incontrolable e impredecible que es el sistema especulativo en el cual apuestan y tienen invertidos sus ahorros el 50 por ciento de las familias norteamericanas— se atrevería a asegurar que tal riesgo no existe. El remedio para evitarlo no ha sido inventado ni podrá inventarse dentro de tal sistema. Incesantemente insisto en la necesidad de abrir los ojos ante estas realidades. Puede producirse un derrumbe antes de que los pueblos estén preparados para ello. Los cambios no saldrán de la cabeza de nadie, pero las cabezas deben estar preparadas para esos cambios inevitables, los cuales adquirirán las más variadas formas y seguirán las más variadas vías, sin excluir ninguna, aunque éstas, desde mi punto de vista, surgirán fundamentalmente como fruto de la acción de las masas, que nadie podría contener.

Nada será, sin embargo, fácil. La ceguera, la superficialidad y la irresponsabilidad de la llamada clase política harán el camino más difícil, pero no inexpugnable.

F.M. ¿Existe para los pobres la más mínima esperanza de acceder a una vida mejor en los próximos veinte años?

F.C. La humanidad empieza a tomar conciencia. Observe lo que ocurrió en Seattle y en Davos.

Se recuerdan con frecuencia los horrores del holocausto y los genocidios que se han sucedido a lo largo del siglo, pero parece olvidarse que cada día, a causa del orden económico de que hablamos, mueren de hambre o enfermedades prevenibles decenas de millones de personas. Se pueden esgrimir estadísticas de crecimiento aparentemente positivas, pero al final las cosas siguen igual o peor para los países del Tercer Mundo. El crecimiento descansa muchas veces en la acumulación de bienes de consumo que no contribuyen en nada a un verdadero desarrollo y a una mejor distribución de la riqueza. La gran realidad es que después de varias décadas de neoliberalismo, los ricos son cada vez más ricos y los pobres son más y cada vez más pobres.

F.M. Durante la última cumbre del Grupo de los 77 que tuvo lugar en abril en La Habana, usted formuló un conjunto de ideas para reformar el orden internacional. ¿Puede retomar esas propuestas?

F.C. Allí abogué por la cancelación de la deuda externa de los países menos desarrollados y por un alivio considerable de la de muchos otros países. Me pronuncié igualmente por la supresión del Fondo Monetario Internacional. Ya es hora de que los países del Tercer Mundo exijan librarse de un mecanismo que no ha sido capaz de asegurar la estabilidad de la economía mundial. Con un sentido más general, fustigué los efectos nefastos de esa política hipócrita que es el neoliberalismo, para todos los países subdesarrollados y en particular para los de América Latina y el Caribe. Dije que hacía falta un Nuremberg para juzgar el genocidio que significa el actual orden económico mundial.

F.M. ¡Eso es un poco exagerado!

F.C. Tal vez sea lo contrario: un poco moderado. En aras de la precisión, sólo voy a citar algunos párrafos del discurso de clausura de la Cumbre Sur:

    Antes se hablaba del apartheid en África; hoy podemos hablar del apartheid en el mundo, donde más de 4 000 millones de personas se ven privadas de los más elementales derechos de los seres humanos: la vida, la salud, la educación, el agua potable, los alimentos, la vivienda, el empleo, la esperanza en su futuro y en el de sus propios hijos. Al paso que vamos, pronto no nos quedará ni el aire que respiramos, cada vez más envenenado por las derrochadoras sociedades de consumo que contaminan los elementos esenciales de la vida y destruyen el hábitat humano.

    [...]

    El mundo rico pretende olvidar que las causas del subdesarrollo y la pobreza fueron la esclavitud, el coloniaje, la brutal explotación y saqueo a que fueron sometidos durante siglos nuestros países. Nos miran como pueblos inferiores. Atribuyen la pobreza que sufrimos a la supuesta incapacidad de los africanos, los asiáticos, los caribeños y latinoamericanos, es decir, los negros, los indios, los amarillos y los mestizos para desarrollarnos e incluso para gobernarnos.

    [...]

    Albergo la más firme convicción de que el actual orden económico impuesto por los países ricos no sólo es cruel, injusto, inhumano, opuesto al curso inevitable de la historia, sino también portador de una concepción racista del mundo como las que en su tiempo inspiraron en Europa al nazismo de los holocaustos y de los campos de concentración que hoy llaman en el Tercer Mundo centros de refugiados, y que son realmente concentrados por la pobreza, el hambre y la violencia; las mismas concepciones racistas que en África inspiraron al monstruoso sistema del apartheid.

    [...]

    Luchamos por los más sagrados derechos de los países pobres; pero estamos luchando también por la salvación de ese Primer Mundo, incapaz de preservar la existencia de la especie humana, de gobernarse a sí mismo en medio de sus contradicciones y egoístas intereses, y mucho menos de gobernar al mundo, cuya dirección debe ser democrática y compartida; estamos luchando —casi puede demostrarse matemáticamente— por preservar la vida en nuestro planeta.

En una palabra, Federico: es urgente luchar por nuestra supervivencia, la de todos los países, pobres o ricos, pues en ese mismo barco navegamos todos. Y en ese sentido, en la Cumbre hice una propuesta muy concreta sobre un tema delicado y complejo: pedí a los países del Tercer Mundo exportadores de petróleo que concedieran precios preferenciales a los países más atrasados, al estilo de lo que se hizo con el Pacto de San José, firmado hace veinte años por Venezuela y México, que permite a países de Centroamérica y el Caribe comprar petróleo en condiciones más favorables.

F.M. ¿Tiene usted un juicio tan severo sobre las Naciones Unidas?

F.C. No, en modo alguno, aunque considero anacrónica su estructura. Después de 55 años de existencia, es preciso refundar la organización. Las Naciones Unidas deben merecer su nombre: deben estar realmente unidas por objetivos verdaderamente humanos y trascendentales. Todos los países, grandes y pequeños, desarrollados y subdesarrollados, deben tener la posibilidad real de hacer oír sus voces. La ONU debería constituirse en un gran espacio de encuentro donde todas las opiniones y puntos de vista puedan expresarse y debatirse. Su funcionamiento debe ser realmente democrático. Es importante que dentro de los órganos de Naciones Unidas actúen agrupaciones como el Grupo de los 77 y el Movimiento de Países No Alineados. La estructura de las Naciones Unidas tiene que ser transformada para que la organización desempeñe el importante papel que le corresponde en el mundo de hoy. El desarrollo social, por ejemplo, constituye en la actualidad una de las necesidades más dramáticas del Tercer Mundo, y la misión del Banco Mundial no es aportar fondos para resolver crisis financieras; fue creado para promover el desarrollo social, cuyo atraso es hoy la mayor calamidad de nuestra época.

F.M. ¿Cuando usted mira el mapa del mundo, ¿qué cambios le haría?

F.C. Estaría pensando en un mundo digno de la especie humana, sin naciones super ricas y despilfarradoras frente a incontables países sumidos en la indigencia; un mundo en que todas las identidades y culturas fuesen preservadas, un mundo con justicia y solidaridad; un mundo sin saqueo, opresión ni guerras, donde la ciencia y la técnica estuvieran al servicio del hombre; un mundo donde la naturaleza fuese protegida y el numeroso enjambre de personas que hoy somos pueda sobrevivir, crecer y disfrutar de las riquezas espirituales y materiales que su inteligencia y su esfuerzo son capaces de crear.

No hace falta preguntármelo. Sueño con un mundo que, a partir de la filosofía del capitalismo, será imposible alcanzar jamás.

F.M. ¿Qué piensa usted de la evolución de América Latina en su conjunto?

F.C. Pienso que ha perdido casi 200 años de historia en su desarrollo social y en su integración política. Algunos países de América Latina tienen muchos más recursos económicos que Cuba, bloqueada hace ya más de 40 años. Pero si se les mira bien, resulta que en muchos de ellos la tercera parte de la población no sabe leer ni escribir, que millones de latinoamericanos carecen hasta de un techo donde guarecerse, que los países están endeudados hasta tal punto que resulta prácticamente imposible su desarrollo. La deuda latinoamericana es tan grande que muchas de las naciones de la región, cualquiera que sea su Producto Interno Bruto, no les garantizan una calidad de vida digna a la mayoría de sus ciudadanos. Sus economías, que en cifras macroeconómicas parecen a veces marchar bien, han caído en las manos de las grandes potencias financieras y tecnológicas. De todas se escapan hacia los países ricos sumas de capital cuyo monto nadie sabe ni puede calcular. Sus débiles monedas están indefensas frente a las embestidas de los especuladores. Las reservas de divisas con que pretenden defenderlas a un elevado costo de fondos inertes, que en nada contribuyen al desarrollo económico y social, se diluyen en cuestión de días ante cualquier peligro de devaluación. Los ingresos que provienen de las privatizaciones que enajenan el patrimonio nacional desaparecen sin aportar beneficio alguno. Ante una amenaza de crisis financiera o devaluación, todos los capitales se vuelven golondrinas, tanto los préstamos que se reciben a corto plazo, como los de los nacionales atemorizados por el riesgo inminente de ver mermar sus ahorros. Las socorridas fórmulas de elevar sin límites las tasas de interés, caotiza y complica toda la vida económica del país. América Latina, como el resto del Tercer Mundo, es víctima de un orden económico internacional que le ha sido impuesto, del que ya dije que era insostenible. Divididos y balcanizados como están y seducidos por engañosas ilusiones de progreso y desarrollo que emanan de los cantos de sirena de un tratado de libre comercio hemisférico, los países de América Latina corren el riesgo de perder definitivamente su independencia y ser anexados por Estados Unidos.

F.M. Me gustaría ahora abordar un tema delicado: el de la libertad de expresión y de pensamiento. El régimen cubano es atacado regularmente por su política represiva en la materia...

F.C. Te adivino lo que ibas a decir. Antes habría que preguntarse si en una región del mundo donde la inmensa mayoría de los ciudadanos son analfabetos totales o funcionales, puede hablarse de libertad de expresión y de pensamiento. Parecería una burla despiadada. Hay algo peor. Muchas personas en el mundo no sólo carecen de libertad de pensar; se les ha destruido el equipo de pensar. A miles de millones de seres humanos, incluida una parte importante de los que viven en sociedades desarrolladas, se les dice qué refresco deben consumir, qué cigarro fumar, qué ropa vestir, qué zapatos usar, con qué y con cuál marca de producto debe alimentarse. Sus ideas políticas son suministradas de la misma forma. Un millón de millones de dólares se gastan cada año en publicidad. Esa lluvia cae sobre masas indefensas a las que se les priva totalmente de elementos de juicio y conocimientos para meditar y discernir. Jamás ocurrió eso antes en la historia de la humanidad. El hombre primitivo tenía más libertad de pensar. José Martí dijo: «Ser cultos para ser libres». Habrá que añadir un apotegma: sin cultura no hay libertad posible. Instrucción y cultura es lo que más ha ofrecido la Revolución a nuestro pueblo, mucho más que gran parte de los países desarrollados, que no por vivir en sociedades consumistas son cultos. A veces aterra la superficialidad y vaguedad de sus conocimientos. Cuba ha elevado a 9 grados el conocimiento promedio de su población. Esto no constituye más que una base. En diez años más su cultura estará a nivel de graduado universitario y será integral y no parcelada. Todas las condiciones han sido creadas. Nadie podrá ya impedir que alcancemos la condición de ser el pueblo más culto de la Tierra, y en adición a ello llegar a poseer una profunda cultura política, no dogmática ni sectaria; cultura política de la que tanto carecen muchas de las naciones más ricas del planeta. Al servicio de tan elevado objetivo, pondremos las fabulosas tecnologías creadas por el hombre y sin publicidad comercial. Sería mejor esperar un poco para hablar de verdadera libertad de expresión y pensamiento, algo que no podrá conciliarse jamás con un brutal sistema económico y social capitalista que es la negación de la cultura, la solidaridad y la ética.

F.M. ¿Cómo piensa contribuir el Estado cubano a esa exigencia?

F.C. En parte he contestado esa pregunta. En cuanto a los pasos concretos que venimos dando, me gustaría hacerlo con más profundidad en otra entrevista.

F.M. Desde hace algunos años, estamos en presencia en la isla del nacimiento de un embrión de oposición: grupos de disidentes que empiezan a organizarse. En esas condiciones, ¿acaso no sería hora de que el régimen se abra al pluralismo político?

F.C. La verdadera oposición surgió cuando se produjo la más profunda Revolución social de este continente en medio de la guerra fría y a 90 millas de Estados Unidos, quien la ha organizado y dirigido durante más de 40 años.

La Revolución barrió con centenarios privilegios y afectó los intereses de los sectores más ricos e influyentes de la sociedad cubana; afectó a la vez grandes empresas agrícolas, mineras, industriales, comerciales y de servicios que Estados Unidos había creado en Cuba. Sufrimos guerras sucias, invasiones mercenarias, peligros de ataques militares directos, y estuvimos al borde de una guerra nuclear.

El jefe de esa colosal actividad contrarrevolucionaria y de lo que vino después, la guerra económica, política e ideológica, fue y sigue siendo hasta hoy el gobierno de Estados Unidos. Lo demás es pura ficción artificialmente creada y siempre bien financiada por la superpotencia, sus aliados y lacayos, todo envuelto en mentiras y calumnias que constituyen la espina dorsal del sistema sin ideas y sin ética enfrentado a una Revolución que ya pasó, resistió y venció sus más duras pruebas, y a un pueblo unido, combativo y políticamente más fuerte.

No habrá apertura alguna en ese sentido. No vemos por qué cooperar con la estrategia de Estados Unidos.

F.M. La mayoría de sus ministros no había nacido cuando triunfó la revolución castrista.

F.C. Eso demuestra que son jóvenes y tenemos Revolución para rato.

F.M. ¿Cuáles son actualmente los sueños del pueblo cubano?

F.C. Pienso que hay 11 millones de sueños.

F.M. ¿En qué difieren de los de la generación anterior?

F.C. En que antes cada uno soñaba con la felicidad para sí mismo y hoy todos sueñan con la felicidad para todos.

F.M. ¿No desearía usted asociar más estrechamente a la población a la toma de las decisiones políticas?

F.C. ¿Cree usted acaso que sin una máxima y estrecha participación del pueblo, Cuba y la Revolución existirían?

F.M. Desde el triunfo de la Revolución, la décima parte de la población cubana ha abandonado la isla. ¿Cómo explica usted ese éxodo?

F.C. Usted menciona cifras. Trato de recordar las distintas migraciones y me parece que las cifras son inferiores, excepto que las mismas incluyan a los que nacieron en el exterior. Pero eso carece de importancia. Antes de la Revolución las visas que recibían los cubanos eran insignificantes. Al triunfo de aquella, las puertas se abrieron de par en par. De 6 mil médicos se llevaron la mitad, otro tanto hicieron con profesores universitarios y maestros. Fue una colosal extracción de recursos humanos. Pero soportamos el golpe a pie firme. A nadie se le prohibió emigrar. No fuimos nosotros sino ellos los que más de una vez cerraron las puertas y establecieron cuotas de visas legales. Su peor crimen fue el estímulo a las salidas ilegales mediante una monstruosa y asesina Ley llamada de Ajuste Cubano, en virtud de la cual cualquier persona, sean cuales fueren sus antecedentes y conducta, si sale ilegalmente de Cuba por cualquier vía y arriba a territorio de Estados Unidos, recibe, sin una sola excepción, derecho de residencia en ese país. Por esta vía han recibido a muchos delincuentes, aunque no todos lo sean, y no pocas personas han perdido la vida. Por esta estúpida Ley, única en el mundo, creada sólo para los ciudadanos cubanos, se produjo el caso del niño secuestrado sin haber cumplido 6 años, Elián González, en una aventura donde perdieron la vida 11 cubanos.

Si a México y el resto de América Latina y el Caribe se hubiesen concedido durante casi 35 años tales privilegios, más de la mitad de la población de Estados Unidos sería latinoamericana y caribeña. No existiría hoy entre México y Estados Unidos un muro mucho mayor que el de Berlín donde mueren cada año más emigrantes que todos los que murieron durante los años de existencia de aquel muro. Ofrezcan ustedes ese privilegio en Europa a los habitantes al Norte y al Sur del Sahara, y veríamos cuántos emigrarían.

Debemos decir que nunca hemos prohibido la emigración de Cuba hacia Estados Unidos y el 90 por ciento de los que lo han hecho ha sido por motivos económicos.

F.M. El asunto del pequeño Elián ha despertado los ardores de la comunidad cubana exiliada en Miami. ¿Qué opina usted de la disidencia cubana, tanto en el interior de la isla como en la Florida?

F.C. No comprendo la diferencia que puede haber entre lo que tú llamas disidencia externa y la interna. Son exactamente la misma cosa. Ambas tienen el mismo origen y la misma dirección. Ambas son instrumento de la política de Estados Unidos contra Cuba, ambas son proimperialistas, antisocialistas y anexionistas. Los que fueron promovidos como jefes de la llamada Fundación Cubano-Americana un engendro surgido del llamado Documento de Santa Fe, plataforma política del Partido Republicano del año 1980 con relación a Cuba eran casi sin excepción antiguos miembros de la CIA, o hijos de connotados criminales de guerra que escaparon hacia Estados Unidos al triunfo de la Revolución. Su lista de crímenes y fechorías cometidos contra Cuba, primero como individuos reclutados desde la época de la invasión mercenaria de Girón y después como miembros de la mafia cubano-americana mencionada, es interminable. Uno de los propósitos de Reagan y su equipo era buscar una máscara política que presentara, en nombre de una supuesta representación cubana, todas las leyes o medidas de bloqueo y guerra económica contra nuestra Patria. Recibieron contratos y concesiones económicas privilegiadas, traficaron con todo, incluso drogas, y amasaron abundantes riquezas. La creación de un lobby para promover y ahijar en el Congreso aliados a la extrema derecha y a los congresistas más reaccionarios de cualquiera de los dos partidos en su política agresiva contra Cuba, fue una de las más importantes misiones que les encomendaron.

En su arsenal de acciones contra Cuba, estaba la de apoyar a grupos terroristas aparentemente independientes para realizar todo tipo de sabotajes a la economía, crímenes políticos, introducción de plagas y guerras biológicas. Terminaron organizando su propio aparato militar y preparando incontables planes para asesinarme cuantas veces yo viajaba al exterior. Era una verdadera cacería humana con pleno conocimiento y tolerancia de las autoridades norteamericanas. Con los abundantes recursos que poseían, entregaban fondos de campañas a decenas de legisladores de ambos partidos, por encima o por debajo de la mesa. Ellos eligieron legisladores del propio grupo y ayudaron a elegir a otros. El apoyo oficial era total. Repugna todo lo que hicieron contra nuestra Patria. Su último crimen fue el secuestro de un niño que no había cumplido 6 años, de cuya legítima familia lo despojaron. Dueños de la Florida, se consideraron con derecho a desafiar las leyes y órdenes del propio Gobierno. Terminaron pisoteando y quemando banderas norteamericanas. La colosal y estúpida fechoría cometida con el niño secuestrado fue su Waterloo político. Será muy difícil que vuelvan a recoger los pedazos dispersos de lo que fuera el considerable poder y la influencia política que habían alcanzado, y armar con ellos de nuevo algo que sirva.

Tan destrozada moral y políticamente como ellos, está la otra ala de la estrategia contrarrevolucionaria de Estados Unidos: los minúsculos grupitos que han estado promoviendo durante muchos años para crear un frente interno contra la sólida e inconmovible unidad y fortaleza de la Revolución, a los que estimula con fondos que llegan por las más diversas vías y apoyan con todos los medios publicitarios a su alcance. En las emisoras subversivas que transmiten desde Estados Unidos y en la prensa de la Fundación, tienen sus órganos de divulgación y difamación contrarrevolucionaria. Trabajan estrechamente unidos a la mafia cubano-americana. Son coordinados directamente por el personal de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, diplomáticos checos, polacos y otros funcionarios de algunas embajadas de países aliados o subordinados a Estados Unidos.

Su misión esencial es obstruir las relaciones diplomáticas y económicas de Cuba, suministrar con sus provocaciones material publicitario para las campañas de propaganda, difamación y aislamiento de la Revolución. En estos gloriosos y heroicos años de doble bloqueo y período especial, donde se decidía la vida o la muerte de nuestra Patria, las hazañas de nuestro pueblo los hundirán en lo más profundo de la ciénaga de su infamia, y en lo que es absolutamente lo más seguro y digno de su miserable papel: el olvido.

F.M. ¿Cómo recibió usted la noticia de su liberación por la policía federal el 22 de abril?

F.C. Casi asombrado de que al fin se hubiesen decidido a hacerlo, y era algo de extrema necesidad. La vida del niño corría grave peligro. La reunión con el padre, el hermanito, la nueva madre y varios compañeritos de escuela ha producido un cambio espectacular en el estado de ánimo y la salud del niño. Avanza rápidamente en sus estudios, y a pesar de los meses de secuestro podrá vencer el curso escolar. La cuestión fundamental es ahora su regreso a Cuba. Pienso que no habrá forma legal, moral o política de retenerlo en Estados Unidos. El pueblo norteamericano, en forma casi total, ha ofrecido su apoyo para la reunión con su padre y el regreso a Cuba. Un gesto que siempre agradeceremos.

F.M. ¿Cómo reaccionó usted ante la condena a Cuba en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU el 18 de abril del 2000, como resultado de una iniciativa de la República Checa y de Polonia? Se le reprocha de reprimir violentamente a los disidentes políticos y a los grupos religiosos...

F.C. En cuanto al voto en Ginebra, quedó en evidencia que se trató de un nuevo e hipócrita acto de hostilidad y agresión de Estados Unidos contra Cuba, con la complicidad activa de algunos gobiernos de países ex socialistas que se prestaron para hacer el juego sucio de los norteamericanos, y el apoyo de sus cómplices europeos que en Ginebra votan en bloque junto a su aliado más poderoso y jefe de la mafia de la OTAN. No tuvimos la menor vacilación en desenmascarar la infame maniobra. Nuestro pueblo la condenó unánimemente y formulamos contundentes denuncias contra los confabulados, muchas de las cuales no han podido responder. Las réplicas serán cada vez más duras y la batalla contra Cuba más difícil.

F.M. El Papa Juan Pablo II visitó La Habana en enero de 1998. ¿Lo convenció a usted?

F.C. Realmente no recuerdo que el Papa haya tratado de convencerme de algo. Lo recibimos con la hospitalidad y el respeto que merece una personalidad tan relevante, de especial talento y carisma. Ambos hablamos a la luz pública al llegar y al partir, y ambos expusimos con respeto y dignidad nuestras ideas. Yo fui breve: 14 minutos al recibirlo y 5 minutos al despedirlo. Pusimos el país en sus manos; le entregamos las más históricas plazas públicas, que fueron las escogidas por los organizadores del viaje; nuestras cadenas de televisión quedaron a su disposición; así como el transporte que solicitaron para las movilizaciones, que era todo con el que contaba nuestro país bloqueado; invitamos a los militantes de nuestro Partido, la Juventud Comunista y las organizaciones de masas a asistir a las misas con la rigurosa instrucción de escuchar con respeto todos los pronunciamientos y sin un solo cartel, consigna, o exclamaciones revolucionarias. Ciento diez cadenas extranjeras de televisión y 5 mil periodistas recibieron autorización para divulgarlo todo al mundo. Ni un soldado en la calle, ningún policía con armas. En ninguna otra parte ocurrió algo parecido.

Al final los organizadores de los viajes del Papa afirmaron que era la visita mejor organizada que había realizado el Papa. No ocurrió un solo accidente de tránsito. Pienso que él se llevó una grata impresión de nuestro país; él a su vez dejó una grata impresión en Cuba. Tuve oportunidad de admirar su capacidad de trabajo y la abnegación con que cumplía rigurosamente los duros programas que le imponían sus colaboradores. Quienes se llevaron un total chasco fueron aquellos que en el exterior y no eran pocos imaginaron que la Revolución se derrumbaría como las murallas de Jericó, ante la sola presencia del Papa. Tanto ella como él salieron muy conscientes de sus propias fuerzas.

F.M. Nadie es inmortal, ni los Jefes de Estado ni los hombres comunes. ¿No piensa usted que sería sabio preparar su sucesión, aunque sólo fuera para evitar al pueblo cubano el trauma de una transición caótica?

F.C. Conozco bien que el hombre es mortal, y no preocuparme jamás por ello ha sido clave de mi vida. Cuando un carácter rebelde me llevó al arriesgado oficio de luchador revolucionario que nadie me impuso, sabía también que era bastante poco probable que sobreviviera mucho tiempo. No era Jefe de Estado y sí un hombre muy común. No heredé cargo alguno ni soy Rey, no necesito por tanto preparar sucesor, y en todo caso, nunca sería para evitar el trauma de una transición caótica. No habrá trauma, ni será necesaria transición alguna.

La transición de un sistema social a otro se viene haciendo desde hace más de 40 años. No se trata de la sustitución de un hombre por otro.

Cuando una Revolución verdadera se ha consolidado y la siembra de ideas y de conciencia ha comenzado a dar sus frutos, ningún hombre, por importante que haya sido su aporte personal, es indispensable. No existe en Cuba culto a la personalidad. Nadie verá ni siquiera fotos oficiales, ni calles ni parques o escuelas que lleven el nombre de dirigentes vivos. Las responsabilidades están muy compartidas y el trabajo distribuido entre muchos. Numerosas personas jóvenes y ya experimentadas, junto a un grupo menos numeroso de revolucionarios veteranos con los cuales están profundamente identificados, son los que hacen funcionar el país. Y no olvidar: existe un partido con gran prestigio y autoridad moral. ¿De qué preocuparse?

F.M. Lo que usted dice es muy correcto. Pero, precisamente, al no poner en funcionamiento desde ahora hombres y estructuras capaces de asumir el relevo llegado el momento, ¿no cree usted que aumente el riesgo de que se cuestionen esos logros sociales?

F.C. El relevo al que te refieres no sólo está ya preparado, sino que viene funcionando hace bastante tiempo.

F.M. Usted tiene el privilegio de haberse convertido en un mito en vida. ¿Lo seguirá siendo después de muerto?

F.C. No soy yo. Son los gobiernos de Estados Unidos los que me han convertido en lo que tú llamas un mito, y si lo he sido en vida es también gracias a su fracaso en los incontables intentos de privarme de ella. Claro que lo seguiré siendo después de muerto. ¿Puede acaso subestimarse el mérito de haber luchado tantos años contra tan poderoso imperio?

F.M. Fidel Castro, el conspirador permanente. ¿Pertenece esta imagen a un pasado obsoleto?

F.C. Por el contrario, se ha convertido en un hábito tan importante en mí que ni siquiera hablo conmigo mismo los secretos estratégicos más importantes en mi lucha revolucionaria. Prefiero contarlos por televisión.

F.M. ¿Por qué vive usted de noche? ¿Cuándo prepara sus discursos?

F.C. Vivo y casi siempre trabajo a todas horas, de día y de noche. ¿Acaso después de los 70 se puede perder tiempo? En cuanto a mis discursos he llegado a la conclusión, un poco tarde quizás, de que los discursos tienen que ser cortos


Fidel en Buenos Aires
“La violencia no es el camino”
Ricardo Kirschbaum, Julio Blanck,
Eduardo van der Kooy y Oscar Raúl Cardoso
Mayo del 2003
Fuente: Clarín. Buenos Aires
http://www.clarin.com

Durante su reciente visita oficial a la Argentina, Fidel Castro concedió una entrevista exclusiva a los editores de Clarín cuya versión completa (en audio y texto) se publica ahora por primera vez. Durante casi dos horas, sin condiciones, el líder cubano se explayó sobre la nueva realidad social y política de América latina. El terrorismo y la lucha armada, los fusilamientos en la isla, el enfrentamiento con los Estados Unidos, el nuevo protagonismo de la clase media y las razones de su venida para asunción del presidente Néstor Kirchner fueron algunos de los temas tratados en profundidad. Un documento único

El reverdecer de América Latina

Señor Presidente, podemos entrar en tema, si a usted le parece.

Sí, parece que el tiempo nos obliga.

Claro.
Me parece que un buen lugar para arrancar es:
Estamos en una etapa de rediseño del sistema internacional, no necesariamente por la ley, sino por la fuerza, como acabamos de ver.
Cuba -usted lo recuerda siempre, en todo momento- lleva varias décadas de un sistema de bloqueo que constituye un impedimento mayor para establecer un sistema de seguridad para la experiencia política en la isla, para la vida de la isla. ¿Usted cree que esta situación, a partir de este rediseño que encarna George Bush, este intento de rediseño es más precario, es más grave? ¿Cómo lo ve usted?


Depende de las posibilidades que ese rediseño tenga, pero a tu pregunta puedo responder que sí, que esta situación es más peligrosa y más grave. Pero no solo para Cuba, sino para quién sabe cuántos, porque habría que despejar aquella ecuación cuando él se refiere a sesenta o más países; para ese concepto "o más" hay que inventar una ecuación. Cuando unos días después de aquello hubo una iniciativa por allá por Estados Unidos de atacar a Holanda, si el Tribunal Penal Internacional sancionaba a algún norteamericano, se vio que parece que la equis esa es bastante amplia. No sé si alguien se escapa de ese "o más".


Presidente, pero este rediseño en particular, depende más del empleo de la fuerza que de la vigencia de la ley. Cuando usted dice -y yo creo que es así- que hay mayor precariedad para toda la región, uno tiene que pensar que en la región, a diferencia de la década anterior, están surgiendo gobiernos, y cuando no son gobiernos, propuestas políticas, que hablan de un cansancio latinoamericano con la injusticia, cierta fatiga -llámelo con el modelo neoliberal, el consenso de Washington, el nombre que se le ponga importa poco-, hay una fatiga de injusticia en la región. Y esto lo que naturalmente nos lleva a pensar -la historia lo enseña- es que, cuando hay estos procesos, hay mayor posibilidad de una confrontación con Estados Unidos.
¿Cómo ve el futuro, no ya de Cuba sino de la región? Estoy hablando de Chávez, en Venezuela, Lula, en Brasil, lo que significa.

Hay peligro no sólo en la región, es mundial; pero veo que tú quieres referirte a la región.

Sí.

Sí, hay un peligro para la región. Los peligros son a partir de riesgos de agresión o riesgos de engullimiento de la región, riesgos de sometimiento, de apoderamiento de los recursos, de imponer un sistema que está realmente en crisis. Es la globalización neoliberal, de lo cual todo lo que viene sucediendo no son más que expresiones de su crisis.
Cuba ocupa un primer lugar, tiene el honor de correr con el primer lugar en riesgo.


Quizás, Presidente, aunque el riesgo de Cuba es grande, el riesgo mayor para la región es Colombia. En Colombia uno puede pensar ahora en una invitación, hecha a partir del propio gobierno colombiano, para militarizar hemisféricamente la larga lucha de décadas, y va a ser muy difícil para los países de la región resistirse, si se produce esa convocatoria, si Estados Unidos la alienta, de militarizar en términos del hemisferio. Para ponerlo en términos claros, de una intervención militar hemisférica en Colombia.

Sí, pero viene desde antes de esta administración. Como también antes de esta administración se produjo un hecho como el de Kosovo.

Claro, la intervención de la OTAN.

Y se hablaba también en la esfera atlántica. Un día yo pregunté en Brasil, en una reunión con jefes de Estado europeos, latinoamericanos y caribeños, yo pregunté si América latina estaba dentro de esa esfera euro atlántica de seguridad. Gerhardt Schroeder, el alemán, presidía el encuentro, y mi pregunta, no voy a decir provocativa pero era muy franca: "Dígame, ¿todos nuestros países, los que estamos aquí representados, estamos dentro de ese concepto donde se puede producir una intervención por distintas causas?" Pueden ser problemas internos, pueden ser problemas de droga. No creo que pensaran en la producción de armas masivas. Pero bien, era un concepto que desde Kosovo se veía. Era un nuevo concepto: la OTAN fuera de las fronteras, que hasta ese momento no se había planteado. Y eso se quedó así. Yo hice mi pregunta ahí. Era una pregunta importante y que pensaba que en la reunión de todos los jefes se hablara de aquello. La reunión se produjo y yo estaba esperando que llegara el turno de la discusión del tema y hablaron de una cosa, de otra, de otra... Se fue el tiempo y nadie mencionó el tema. Yo no quise ponerme impertinente, diciendo que me habían prometido esto o lo otro y me quedé tranquilo porque lo importante no era tanto la respuesta porque no la tiene y la que tiene no se puede entender, como plantear el tema sobre la mesa. Pero han habido cambios en la correlación de fuerzas desde entonces, EE.UU. siempre ha sido el dirigente jefe de todo eso.
Yo mismo planteé recientemente una pregunta al señor jefe del gobierno español con relación a determinadas recomendaciones que hizo en medio de la guerra de Kosovo, algo muy serio; pero no hay respuesta, y tal vez porque no puede haberla. Llegué a una conclusión, y bromeando un poco dije: "Yo acuso, luego no existo." Soy importante para algunas cosas, cuando hay que echar culpas, y en especial cuando hago una pregunta que hay que responder, la respuesta es el silencio total.
En esto que tú dices en concreto, ha habido cambios; es decir, en aquella política que se insinuaba como una concepción de dominio en el que participan la superpotencia y sus aliados viejos y algunos nuevos, que son más peligrosos, porque los nuevos quieren hacer méritos rápidamente. Entonces la situación es distinta de cuando yo hice aquella pregunta. Son ideas que vienen detrás, pero antes eran respaldadas con determinados argumentos o pretextos. Esta ya no necesita argumentos ni pretextos. Aquella, más o menos, se enmarcaba dentro de las Naciones Unidas y de los privilegios del Consejo de Seguridad; esta ya ignora a Naciones Unidas, ignora al Consejo de Seguridad, ignora a Europa, ignora a la OTAN, ignora a todo el mundo. Ya es absolutamente unilateral por parte de los EE.UU. esta concepción nueva.

Presidente, déjeme poner esto en términos gráficos.
Desde la crisis de los misiles hasta el presente, hasta esta administración, todo esto que usted dijo pudo haberse estado gestando. Pero desde esa crisis de los misiles hasta el presente era cada vez más difícil pensar en una acción militar norteamericana directa sobre Cuba, como ocurrió en la época con los bloqueos navales. ¿Hoy se ha vuelto más posible?

Sí, se ha vuelto más posible el error.
La lógica indicaría que no hicieran eso; pero nosotros no tenemos que atenernos a la lógica, porque la lógica no existe mucho, ni la ley existe mucho.
En aquello hubo un riesgo muy inminente en un tiempo determinado, en un número de días. Ahora el riesgo es prolongado.


Si me permite: hace 30 años la fatiga de injusticia que mencionaba Oscar también estaba en América del Sur. La teníamos en gobiernos, Argentina, Chile, Uruguay. Esas experiencias terminaron trágicamente para nuestro país. ¿Por qué hoy podría ser distinto?

¿A qué experiencia te refieres?

A los años setenta. El caso de Salvador Allende en Chile, Cámpora-Perón en Argentina. Había toda una ola contestataria latinoamericana, que terminó en dictaduras, en muertes contadas por mil.

En tiranías sangrientas. Fueron cosas terribles las que ocurrieron. No sé, me parecen de fantasía.

Y hoy tenemos un reverdecer de Argentina.

Bien, bien, pero es distinta la época.
Yo diría que este es el mejor momento de América Latina, a diferencia de aquel.

¿Este es el mejor momento?

Sí, el mejor momento. Le explicaré el ángulo.

Explíqueme

Antes era un país aislado, pero tuvo una experiencia. En Chile pues ganó la izquierda y pudieron llegar al gobierno a pesar de los planes, primero, de dar un golpe de estado previo y luego bueno, tomó posesión Salvador Allende que actuó con bastante discreción. Yo lo conocí a él muy bien. No era un extremista. Todo se organizó desde el primer momento para derrocarlo: preparación, creación de condiciones... y los problemas económicos, para cualquier gobierno en esas circunstancias, se topa con una vieja demanda y ansiedad de la gente por mejorar lo antes posible y, por otro lado, intereses que no resultan fáciles de vencer, algo que requiere un proceso cauteloso y tiempo. Los que más han sufrido se impacientan y los otros no quieren tales cambios, y trabajan también para producir el desgaste y el derrocamiento de los gobiernos. No es un secreto, no resulta muy difícil.
Ustedes mencionaron también aquel momento argentino, un momento importante también, pero con riesgos inherentes internos graves; y desde luego, en un país de muchos recursos -hay que decirlo, ustedes no se pondrán bravos si lo decidimos-, enormes recursos de todo tipo, alimenticios, energéticos e incluso industriales.

Usted nos lo ha recordado otras veces en público, Comandante, que éramos un país rico y más ineficiente.

Eso es lo que digo. Usted sabe lo que usted dice. Usted tiene que responder a la crítica con la crítica.
Pero bien, las condiciones eran mejores, en ese sentido, que en Chile. Chile tenía una dependencia muy grande del cobre. Ahora ha desarrollado otros renglones, aunque sigue siendo agrícola, muchos renglones; por ejemplo, la pesca se ha convertido en una fuente de ingreso importante; se han vuelto productores hasta de leche. Ha sido importante la agricultura. El vino -sin disminuir a los demás- tiene calidad, hay productividad y variedad. Pero principalmente han desarrollado los productos forestales y los productos marítimos, que constituyen importantes fuentes de ingresos. Continuaron desarrollando también los minerales.
Allende no disponía de esos recursos: necesidades muchas, demandas grandes y bloqueos directos o indirectos, suspensión de créditos.
La vulnerabilidad de nuestros países... Bueno, de todos menos el nuestro. Me da pena decirlo así, pero es que tienen que depender de lo que está establecido, del Fondo Monetario, de los créditos y condiciones que son muy difíciles.
No quiere decir que no tengamos problemas económicos, digo que no tenemos los que tiene el resto de América Latina.

No son los mismos.

Entonces, aquella rebelión era más aislada. Aunque estaba la deuda, que era ya de 300.000 millones en aquella época. Con Allende era menos porque fue el año 71 creo yo.

Sí, Allende asumió a fines de 1970.

La deuda iba creciendo y ya en el 85 fue de 300 mil (millones). Bien, entonces los factores que hoy determinan la intranquilidad y la inconformidad están mucho más generalizados. Ya no hay oasis en el hemisferio ni en el Caribe ni en Centroamérica ni en México ni en el resto de América latina. Entonces es mucho más generalizada la rebelión. No había surgido todavía la etapa esta de globalización neoliberal que es terrible, de privatización forzosa -podríamos decir- de todos los recursos, medidas muy rigurosas que condenan a las monedas de los países latinoamericanos a huir: están condenadas a la huida. El deber del dinero es huir. Es lógico, porque, bien habido o mal habido, ninguna moneda en nuestros países garantiza la estabilidad de su valor, no garantiza su valor. Hasta en un país que mantuvo su moneda con un valor paritario, como, por ejemplo, el real -y no sé cuál de los dos vimos primero, si el peso o el real. Pongamos el peso por delante del real. Y entró en crisis primero el real que el peso. Pero llegó un momento en el que la gente estaba hastiada de inflación y quería una moneda estable. Porque la inflación se convierte en determinada circunstancia... Inflación ha habido siempre, en la tendencia un dólar de hoy debe valer más o menos cinco centavos de un dólar de hace 20 años.

Sí, en 1971 cuando Nixon lo declaró inconvertible.

Antes, con dos centavos se podían comprar cosas, hasta con un centavo de dólar, ¿verdad? Ahora sirve solo para la propaganda: $10,99 en vez de $11, ó $99,99, para el efecto psicológico de un centavo menos.
Entonces esas monedas, bueno, ¿cuál moneda es estable? El oro fue moneda, como el cacao fue moneda también para los mexicanos; pero tenían un valor per se, un valor en sí el oro y el cacao. Y vaya usted a saber el dinero que se ha gastado el mundo produciendo ese instrumento de cambio que es el oro.
Yo creo que la idea de otros instrumentos de cambio, de un símbolo del dinero, es buena; lo que pasa es que el símbolo se ha vuelto algo que se imprime, un símbolo del cual se ha abusado, incluidos los norteamericanos, porque son de los que más han impreso.
Bien, ahora me estoy extendiendo tal vez demasiado, pero quería responderle que las circunstancias son muy diferentes, y por todos estos factores, y porque el dinero se fuga y se tiene que fugar, no hay escapatoria; y si a usted le establecen que no va a haber control de cambio, ese mecanismo es mortífero. Cualquier inestabilidad, cualquier problema interno, cualquier problema económico, bajada de los precios, déficit en las exportaciones, déficit en el presupuesto, se van creando todas las condiciones. Entonces el dinero tiende más rápidamente a escapar. Medidas para contrarrestarlo: "Suban los intereses", para que no se escape; lo suben a 40, 50 por ciento, y luego lo tienen que prestar a 52, a 55 por ciento, y no hay país que se pueda sostener con un préstamo que tiene que pagar el 50 por ciento de intereses para capital de trabajo, inversión, ampliación. No hay.
Cuando se produce la crisis en el Sudeste Asiático, por ejemplo, Mahathir, que estableció un control de cambio, en ese momento tenían el 14% de interés los préstamos, los bajó a 7%, para salir de la contracción, para que la gente trabajara, crear empleos y pudiera funcionar la economía. En estas condiciones, América Latina tiene una situación terrible.
Fíjense, cuando yo vine la otra vez -si me perdonan me tomo un minuto más...

Todo lo que necesite.

Sí, lo que no quiero es pelearme con los que me esperan.

Nos corren de afuera, no somos nosotros...

Por mí, con muchísimo gusto, yo estaría tres horas.
Cuando vine a Argentina la primera vez, hace 44 años, la deuda de era de 5 000 millones, y se me ocurrió -siempre a uno está ocurriéndosele alguna cosa mejor o peor- lo que planteé: América Latina tiene que desarrollarse, la pobreza es muy grande. Se hablaba del Plan Marshall como ejemplo de ayuda de un país que tiene más recursos, al resto, y yo dije: "América Latina necesita un Plan Marshall", y planteo la cifra de 20 000 millones de dólares para el desarrollo económico y social de América Latina. No sé si hice bien o hice mal, podría sentir remordimiento; pero creo que fue correcto el planteamiento. Estaba Rubotton, si mal no recuerdo el nombre.
Y quién iba a decir que fue lo mismo que hizo Kennedy después.

Después, en la Alianza para el Progreso.

Hasta reforma agraria.
La primera la hicimos nosotros en mayo de 1959. A Jacobo Arbenz, por hacer una reforma agraria, le enviaron una expedición, lo que vino después fueron 200.000 muertos, es lo que quedó de aquello: entre ellos, 100.000 desaparecidos, sin exageración. Esto, de acuerdo con informes y estudios que han hecho gente muy seria, algunas de las cuales han muerto por escribir sobre esas cifras espantosas.
La deuda en 1985 fue de 300.000 millones. Nosotros dimos una batalla contra esa deuda, porque veíamos lo que venía. Se logró algo siempre, porque ellos se asustaron un poco e inventaron alguna formulita, los bonos Brady, etcétera, etcétera; pero los bonos Brady ahora hay que estarlos pagando.
La deuda ahora es de 800.000 millones, el poderío es mayor. El Banco Mundial ya no hace préstamos blandos, sino que se dedica a operaciones de salvamento, y el Fondo Monetario es cada vez más rígido y no admite nada. Y los primeros que pagan, cada vez que hay una reducción de presupuesto, son las escuelas, los hospitales, la asistencia social. Eso crea mucho descontento.
Hemos tenido muchas reuniones con maestros. Van miles de maestros y educadores (a Cuba), para ver la experiencia, y por lo que sangran es por la falta de presupuesto: que no hay presupuesto para lápices, para esto y para lo otro. Y los médicos igual, todos los sectores. Siempre los platos rotos los pagan en primer lugar los servicios sociales.
Además, cuando la Revolución triunfa, en 1959, yo estoy planteando los 20 000 millones, 20.000 millones que valían mucho más; posiblemente sean el equivalente hoy de haber pedido 80.000 ahora.
Ahora la deuda es de 800.000 millones, por lo menos. La parte del presupuesto que se usa para el pago de la deuda en algunos lugares rebasa el 50 por ciento de la riqueza total. No hay país que resista eso.
Entonces, con este fenómeno, la fuga es obligatoria, porque si usted tiene 100 000 dólares, si los tuviera en oro los puede enterrar, guardar, pero si usted tiene en unos papeles que se llaman dólares, usted los cambia y se los lleva. El libre cambio, es el "Sésamo, Ábrete", están abiertas las puertas y la gente se lleva el dinero, porque hay una moneda estable que es el dólar, por el poderío de su economía, por los privilegios de Bretton Woods, donde se comprometieron, además, a que esa moneda tendría un respaldo en oro.
Cuando la guerra de Vietnam, que costó 500.000 millones, se crearon problemas tremendos y Nixon decide unilateralmente suspender la convertibilidad. Y entonces se creó un problema con la moneda terrible, de modo que son millones de millones de dólares diarios las operaciones que se realizan dedicadas nada más que a las especulaciones con las monedas: compra yen, vende yen, compra libras esterlinas. Ya no hay moneda segura.
Ni Inglaterra, que fue la reina, tenía la libra esterlina y se la devaluaron.

Presidente, por todo esto que usted describe, que son condiciones adversas, ¿por qué cree que es un buen momento para América Latina?

Porque esa protesta de la que ustedes hablaron, que yo decía que era diferente, era un poco aislada, y hoy se ve una protesta generalizada, que comprende a todos los países de América Latina. Se ha creado una situación que yo la califico de esta forma: es insostenible y es, además, insoportable. Ha creado las condiciones objetivas que explican una serie de acontecimientos políticos. Dondequiera, usted lo puede observar.

Ahora, Presidente, ¿usted cree que estas condiciones de rebelión o de impaciencia, como usted dice, son sustentables en el tiempo, o América Latina corre el riesgo -y hay ejemplos, Colombia- de democracias menos democráticas, o democracias tuteladas, o giros autoritarios? ¿No corre ese riesgo América Latina?

Mire, esa es una pregunta compleja. Pero yo pienso que la violencia no parece ser el camino. Ha cambiado mucho todo, hay fenómenos nuevos, que se han ido produciendo.
En Colombia viene un viejo problema de violencia. Hay dos fenómenos, o tres, pero por lo menos uno de ellos es importante: a ningún militar se le ocurre hoy un golpe de Estado. Puede haber alguno pero hay un cambio también en las conciencias. Los militares saben que hay una situación social tremenda. Yo no dije que en aquella época, (hace 30 años) la población era mucho menos de la mitad, era menos de 250 millones de habitantes. Hoy alcanza 524 millones, ha crecido tremendamente la población. El empleo que crece no es el empleo formal; crece, fundamentalmente, el empleo informal, cada cual buscándose la vida como pueda. Eso se conoce bien.
Una señora hoy, a la entrada de un parque muy bello, estaba reclamándole a la autoridad que me acompañaba un puesto, es decir, un lugar allí, y lo decía casi con dolor, "para vender algo". Todo el mundo buscando.
El 80 por ciento de los empleos que se crean es informal, sólo el 20 por ciento es formal. La misma industria moderna hoy no crea muchos empleos la tecnología, lo reduce.
Usted mira un lugar donde había 300 trabajadores y hoy son 50, para producir, por ejemplo, tela de mosquitero, que nosotros la usamos para tapar el tabaco: doble de producción con la sexta parte de los trabajadores. Hoy usted va a una termoeléctrica de ciclo combinado, que trabaja con gas y usted no ve el obrero, usted lo que ve son unos 15 ó 20 ingenieros trabajando con aire acondicionado apretando unos botones.
Muchas veces me he puesto a pensar. Vamos a suponer que el ALCA trajera para cualquier país latinoamericano un desarrollo enorme. Supongamos que trae el desarrollo de Alemania. Se me ocurrió pensar en la Argentina, por ejemplo, que en ese momento tenía un nivel alto de desarrollo -no me gusta mencionar nombres, porque siempre se corre el riesgo de que digan que se está metiendo en la política, y así ya no se puede hablar- pero yo decía vamos a poner un país grande y con recursos, que Argentina llega a adquirir el nivel de industrialización de Alemania, ¿habrá resuelto el desempleo?. No, al contrario. Fíjese los alemanes, son una nación productiva, y siendo el país más industrializado de Europa, tiene un 10 por ciento de desempleo y el desempleo no tiene grandes seguridades. Es verdad que con lo que se paga de un subsidio de desempleo se puede hacer un viaje turístico al Caribe, pero eso por un tiempo limitado. Entonces hay otras fórmulas y que no son necesariamente fórmulas, digamos, cubanas. Nosotros, ante la necesidad, nos hemos visto obligados a inventar. Pero el problema del desempleo crecería, no se resuelve.
Bueno, soy anti-ALCA, eso es bien conocido.


El fantasma de la violencia

 

Presidente, usted dice que el camino no parece ser la violencia.

Digo que no veo la violencia como el gran fantasma. Veo las masas, y las masas están empezando a hacer cosas que antes no hacían.
Sí, puedo citar un ejemplo. Irán, es un poco de atrás, pero Irán era el gendarme de Estados Unidos en la región. Y era el más poderoso, las armas más modernas. Además, es un país riquísimo. Y sin embargo, los shiítas, el Ayatola Jomeini sublevaron la sociedad, sin armas derrocaron al Sha. Bien, es un poco de atrás. Pero cuando vino el sudeste asiático, había otro señor poderoso en Indonesia, con un gran ejército. Se llamaba Suharto. Fue muy tolerado porque había matado cientos de miles de gente de izquierda. Eso lo sabe todo el mundo, se discute si fueron 800 mil o un millón doscientos mil o un millón. Y así, de un pestañazo, las masas lo derrocaron. No quiero irme muy lejos, pero tampoco quiero estar demasiado cerca. Tal vez, si ustedes piensan un poco, ha habido cambios en este mismo país, sin que se haya producido un disparo de un arma, y ya no es ni Indonesia, ni fue el Sha -y lo digo con todo respeto- de este país. Yo lo veo como un ejemplo, si es que no me prohíben pensar, y si alguien se pone bravo y me dice que me estoy introduciendo en asuntos internos, le respondo que yo lo analizo desde el punto de vista histórico. Aquí y en otros lugares. Porque también, en Ecuador, no hay que ir más lejos, un día los indígenas enterraron el palacio, y determinaron el cambio de gobierno, y los indígenas no tenían ni un arma. Hubo algunos militares que se sumaron. El que hoy se pusiese ahora a pensar en organizar una acción de fuerza para resolver los problemas, estaría realizando una actividad prehistórica.


¿Usted habla de izquierda y de derecha?

Estoy pensando en todos e incluyo a las capas medias ante una situación que es ya insostenible. Las capas medias están desempeñando un papel muy importante cuando se crean determinadas situaciones nacionales e internacionales. Las capas medias son peligrosas para el actual orden dominante, porque poseen conocimientos.
Muchas veces he visto que la gente más pobre está acostumbrada al sufrimiento, el engaño y la opresión; pero cuando a un hombre de las capas medias le confiscan los fondos, el problema es muy serio. Yo no tengo que hablarles a ustedes de eso. No quiero mencionar nombres, pero hay fenómenos nuevos y además son mundiales, no son solo locales. También hay otras cosas nuevas, hay conocimientos nuevos. Hay mucha incultura por un lado, pero también de las universidades ha salido mucha gente, es lo que más ha salido, que poseen conocimientos. Es terrible no poseer los conocimientos, algo que es clave. Nosotros lo vemos en nuestra propia Revolución: la población nuestra hoy es otra, porque antes se trataba de un país de analfabetos, un 30%, pero si usted suma los funcionales y los totales, era un 90%; porque en Cuba había solo 400 000 personas, en una población de casi 7 millones, que tenían sexto grado, ¡y qué sexto grado! Es terrible cuando las masas ignoran. Ahora las masas, en número creciente, disponen de medios para poder informarse. Es verdad que siguen existiendo 860 millones de analfabetos en el mundo porque les ha dado la gana a las Naciones Unidas, a la UNESCO y a los gobiernos, porque era realmente fácil y posible liquidar el analfabetismo.

El conocimiento es otra forma de opresión.

El conocimiento está hoy fundamentalmente en manos de las capas medias, que son las que en Cuba llamamos los trabajadores intelectuales, estrechamente unidos a la Revolución, y que en el resto del mundo toman cada vez más conciencia de que el orden establecido conduce al mundo a la catástrofe.
Otra cosa: Internet. Ha aparecido Internet y el valor de las grandes cadenas ha ido disminuyendo. Los grandes órganos que antes estaban monopolizados han ido disminuyendo su influencia monopólica, porque al surgir y masificarse Internet, que está en manos de muchas personas de las capas medias, en realidad las posibilidades de trasmitir otros mensajes son hoy enormes.
Seattle, ¿quiénes lo organizaron? Lo organizaron gente de capas medias: canadienses, norteamericanos, latinoamericanos, se organizaron y dieron allí una batalla impresionante. No fue bélica. Lo que parecía bélico eran las protecciones, los gases, los métodos represivos contra ellos. ¿Y en Québec? Bueno, los líderes políticos estuvieron encerrados en una fortaleza, pero los gases lacrimógenos cayeron dentro, más allá de las alambradas bélicas que los protegían.
Si ustedes recuerdan la última reunión de Davos y ustedes han visto algunas fotos de la Primera Guerra Mundial, ambas líneas de fortificaciones se parecían: las trincheras se parecían a las de los campos de batalla de Verdún y de Marne, trasladados a la pacífica Suiza. Bueno, se mudaron para Nueva York y el pasado año, después del 11 de septiembre, se sentían más seguros en Nueva York que en Suiza. Pero tampoco en Nueva York estarían seguros de encontrar paz, porque los organizadores de las manifestaciones las han realizado tanto en Washington contra el Banco Mundial, contra el Fondo Monetario, como en Génova contra la Reunión de los Ocho. Deben estar al borde -y creo que eso tiene relación con el crecimiento de la agresividad imperialista- de construir en el nuevo laboratorio espacial un localcito para que se reúna el Grupo de los Ocho, o de los Nueve, o unos cuantos otros jefes, porque ya Canadá se había visto organizando reuniones en altísimas montañas.

Es cierto.

Terminarán en el Himalaya. ¡Eso va a ser carísimo!
El mundo está cayendo, por tanto, en una situación en que ya no pueden ni reunirse los amos del planeta. Por eso digo que es mundial la crisis. Y por eso dije antes que son de otras características.
Mire lo de Kosovo, le puedo asegurar algo que conozco muy bien. La ofensiva bélica se planificó para siete días, y se resuelve el día número 79, cuando ya había que entrar por tierra, y el ejército yugoslavo estaba intacto a pesar de los miles de bombas lanzadas. Ellos tienen vieja experiencia en lucha irregular, se enfrentaron a los hitlerianos, le prestaron un enorme favor a la Unión Soviética. Retrasaron el ataque algunas semanas que pudieron ser decisivas, y resistieron. Los nazis tenían 30 ó 40 divisiones alemanas ocupadas en Yugoslavia cuando las estaban necesitando allá en Stalingrado o frente a la contraofensiva. Tienen toda esa experiencia desarrollada, modernizada. ¿Y cómo se las arreglaron que el ejército estaba prácticamente intacto?, ya la invasión tenía que ser por tierra, y por tierra es harina de otro costal cuando se quieren hacer guerras sin bajas.
Recuerdo que estuvimos luchando contra los sudafricanos, me refiero al régimen del apartheid. Para ellos, si moría la población indígena, que la reclutaban en Namibia o en Angola, no había problemas; pero cuando moría un blanco, dos o tres, aquello era el caos. Entonces se va desarrollando la mentalidad de hacer la guerra sin bajas, y eso en una guerra irregular es muy difícil.

Si me permite, volver a nuestros países.

Correcto. Perdónenme, pero como hablábamos de esto.

No, lo que quería es decir esto.

Es decir, como dijeron Colombia, si iba a pasar lo mismo.
En Brasil no va a pasar como en Colombia, los movimientos hoy son de huelgas, de masas, de movilizaciones. Y a nadie se le ocurriría acudir a la violencia armada para tomar el poder; los militares tienen suficiente conciencia. Es una época nueva y de una gran crisis, y quién va a querer que le regalen una gran crisis, tendrían que ser cada vez peores los procedimientos para mantener el orden. Y se sabe que lo peor llegó en cuanto a represión y ya no es posible. Ya hay muchas formas en que la gente sabe de ciertas prerrogativas; ya Internet está por todas partes y las posibilidades que tienen de trasmitir un mensaje, es algo real. Se lo digo por Cuba.
Las posibilidades que hoy tenemos nosotros de trasmitir mensajes, ideas, argumentos, no existían hace algunos años.

Señor, le quiero hacer una pregunta, para que no tenga el riesgo de entrar en asuntos internos de otro país.

En el mío.

El 1º de enero del año próximo ustedes van a cumplir 45 años del triunfo de la Revolución.

Sí. De lo que parecía un triunfo de la Revolución, pero había que organizar aquello.

Pero resultó que era un triunfo de la Revolución.

El derrocamiento del régimen aquel y el inicio de un gobierno por parte de gente bastante inexperta que estaba en eso.

De toda la explicación que usted dio sobre la nueva perspectiva latinoamericana, ¿cómo se imagina la transición en Cuba?

¿A cuál te refieres, a la que hicimos o a una nueva?

A la nueva.

¿Y hacia dónde? ¿Díganme hacia dónde? Búsquenme un mejor modelo, y yo les juro que haría todo lo posible, empezaría otra vez a luchar otros 50 años por el nuevo modelo.

Había una persona acá que dice...

Señor, si me permite aclarar.
Cuando se trata de una figura histórica como usted, los que piensan en una etapa posterior a esa figura histórica son los otros.
Nosotros le traemos esto: ¿Cómo imagina el futuro de Cuba cuando Castro no esté en el escenario?

Esa pregunta se la hacen muchos y yo también me la hago.

Por eso.

Sí, pero el error es creer que Castro es todo, porque usted dice: Castro hace esto... Castro ha ideado. Por ejemplo, puedo atribuirme, con vergüenza -quiero decir, porque no quiero estar exaltando cosas personales ni mucho menos-, la idea de cómo resolver el problema de Batista cuando se da el golpe de Estado el 10 de marzo, y no teníamos ni un centavo ni un arma y había una fuerza tremenda frente a nosotros, y, además, nadie nos hacía mucho caso, porque el gobierno derrocado sí tenía muchos recursos y el apoyo de algunos oficiales del ejército. Decidimos que, a pesar de todo, el problema podía resolverse.
No hay mucho mérito, donde también hay mucho azar. Porque usted me puede preguntar: ¿Por qué usted está ahí? Bueno, pues digo: por cuestión de suerte, cuestión de azar, entre otras cosas.
Ahora bien, hay algunas ideas. Cómo resolver ese problema era bien difícil y también se corrieron grandes riesgos personales; pero se pudo resolver.
Después vinieron otros, como lo del bloqueo económico durante 30 años. Después vino el período especial, que fue otro bloqueo dentro del riguroso bloqueo que veníamos sufriendo, el cual fue endurecido. Por la supervivencia de la Revolución en esas condiciones, nadie apostaba un centavo.
Si se conociera bien una información real y verídica, se nos podrían hacer todas las críticas que se quisieran hacer; pero podrían entender de verdad que, si nosotros fuéramos la gente que pintan, no tendríamos el apoyo del pueblo, que ha sido clave, en niveles que yo creo que no tienen precedentes; y no sobre una base de fanatismo, porque no somos chovinistas, no somos fundamentalistas, y más bien hemos educado a nuestra población en un concepto de solidaridad interna y externa. Si es externa, la llamamos internacionalismo.
Cientos de miles de cubanos han cumplido misiones internacionalistas. Mencioné la lucha aquella contra Sudáfrica en Angola. Este país de África está a más distancia de Cuba que Moscú de La Habana, lo que pasa es que la ruta va por el ecuador, si usted mira un mapa, parece que aquello está cerca. Hay 14 horas de La Habana a Luanda, una distancia de vuelo superior, en más de una hora, que la distancia entre La Habana y Moscú.
Hemos librado una dura lucha a más de 14 horas, y hubo algunos combates en la frontera con Namibia, más distante aún. Cuba es un país pequeño, y quiero que sepa que eso lo hicimos con nuestros recursos. Fueron los barcos mercantes nuestros, que ya disponíamos de una flota mercante; no vayan a creer que un barco soviético llevó un solo batallón hasta allí.
Es decir que cientos de miles, más de medio millón de compatriotas nuestros, han cumplido de una forma o de otra una misión internacionalista, porque los médicos han sido decenas de miles; también constructores y maestros donde podían ir. En Nicaragua estuvieron 2.000 maestros en las montañas; y mataron a algunos. Se habían ofrecido 30.000 para escoger 1.000 maestros. Hubo que enviar 2.000 y cuando algunos fueron asesinados, se ofrecieron 100.000.
Si la gente no está imbuida de una idea, a veces en vez de ideas lo que le inculcan es fanatismo, sentimientos chovinistas, racismo, lo que quieran; nuestro país se mantiene sobre la base de ideas, de lo contrario, no habríamos podido luchar contra ese monstruo. Nos habría corroído con sus medios de divulgación, su bloqueo, su exhibición de riquezas.
Nada más digo esto: Se nos pueden hacer todas las críticas que se quieran y opinar sobre cualquier cosa; pero el problema es que lo que se conoce de Cuba es una información que ha sido deformada durante mucho tiempo, aplicando toda una técnica para deformar la verdad y vender mentiras.
Antes nosotros recibíamos los golpes y no teníamos las municiones con qué replicar; dentro se mantuvo la cohesión y el apoyo sobre la base de ideas, verdades y conceptos, por lo cual pudimos tener resultados. Un cambio, por eso, yo le estaba preguntando hacia dónde. ¿Hacia lo que vemos a alrededor, hacia lo que vemos en el mundo? No quiero hacer enumeración de las cosas que tenemos, por las cuales hay razones éticas profundas y confianza. Saben que nunca se les dice una mentira, porque ese es un principio sagrado; en nuestro país la gente conoce las normas.
Por ahí escriben libros afirmando que en Cuba se tortura y se hacen veinte cosas. Sabemos, incluso, quiénes los escriben y hasta quiénes los han mandado a escribir.
Sin embargo, nosotros hemos dicho: "Le damos todo, lo poco que tenemos, se lo damos todo al que pueda demostrar que en nuestro país hubo un solo caso de tortura."
Libros de esos hay a montones, pero nosotros hemos resistido. Ya tenemos una coraza para la defensa.

 


Los fusilamientos en Cuba

 


Presidente, usted hizo mención a la situación interna de su país, hizo mención a la formación a través de las ideas, del conocimiento, de la libertad; pero, bueno, también ha ocurrido recientemente un episodio que tuvo gran repercusión internacional, acerca de las ejecuciones de disidentes. ¿Cómo se explicaría esta decisión de ustedes?

Nosotros tuvimos que aplicar medidas que eran legales y a través de juicios, no ejecuciones extrajudiciales, y lo hicimos con mucho dolor. Y sabíamos incluso el costo, pero usted tenía que escoger entre permitir la maniobra que están realizando para crear un conflicto o adoptar las medidas para evitarlo, porque hay gente allí que quieren provocar un conflicto entre Estados Unidos y Cuba, y que el diferendo con Cuba se resuelva de la misma forma que como tuvo lugar en Bagdad, y decenas de miles de bombas, de aviones, de misiles, caigan sobre Cuba.

¿Dónde se estaba gestando ese conflicto?

Allá en Estados Unidos.

(Felipe Pérez, canciller) Él ha dicho las noticias sobre "ejecución de disidentes" en Cuba.

¡Ah!, no me di cuenta de que usó esa palabra, muchas gracias, Felipe. Esa es una de las mayores confusiones intencionalmente creadas: se trata de cosas totalmente diferentes. Los que comenzaron a asaltar aviones y barcos son delincuentes comunes, no tienen absolutamente nada que ver con el problema de los llamados "disidentes", y pongo dos grandes comillas, no quiero añadir mucho más.
Bien, otro elemento importante que estaba señalando: hay la provocación planeada. Nombraron en receso del Congreso, como vicesecretario para América Latina, a un señor que es un gángster completo, que tiene su historia. Es de los principales socios de la mafia cubano-americana extremista, que fue, además, para mala suerte de todo el mundo, incluidos ustedes y nosotros, autora de un gran fraude electoral.
Yo no me explico cómo allí en Estados Unidos se puede hablar de democracia. Todo el mundo sabe exactamente los votos que quitaron al candidato opuesto, el truco de cambiar el orden de los candidatos para inducir al error, los afro americanos que no votaron sencillamente porque no los dejaron ir a los colegios electorales, robando así decenas de miles de votos que le permitieron a Bush ganar la fraudulenta elección por varios cientos de ellos, aparte de que la población negra sufre allí restricciones tales que una multa, a veces, puede llegar a ser causa de que usted pierda el derecho al voto.

Usted no se mete en las cuestiones de otros países, menos de uno.

Ah, sí, sí pero eso no es de un país, es de un gobierno. Y yo tengo mucho respeto por el pueblo norteamericano. Un sincero respeto.

¿Me deja seguir la pregunta que le estaba haciendo?

Sí, yo estoy dispuesto a contestar lo que ustedes deseen sobre este tema. Entonces se mezcló -hasta es importante, quizás, para ustedes mismos seguir el hilo- se mezcló el problema de los llamados disidentes con el hecho extraño, muy extraño, de que en diez años se produjera un secuestro de aviones con rehén, cuchillo en la garganta, como aquel que hicieron con los aviones que lanzaron contra las Torres de Nueva York y contra el Pentágono. Porque la decisión realmente hubo que tomarla, porque si usted ve un país con una belicosidad tremenda, un embajador enviado con la misión específica de provocar incidentes o que lo expulsaran para desbaratar un movimiento hoy, dentro de Estados Unidos, es cada vez más fuerte contra el bloqueo y contra la prohibición de los viajes. Antes los embajadores se mezclaban en los problemas internos, pero este vino con una deliberada provocación.

Estamos hablando del jefe de la Sección de Intereses americanos de la Embajada de Suiza en La Habana, James Cason. ¿Verdad?

El último. Que llegó en septiembre, más o menos, del año pasado. Era increíble. Yo critico a nuestra propia gente de que no hubiese informado a qué nivel había llegado el hombre. Pero el hombre recorría la isla en virtud de la necesidad de monitorear a los que han enviado. Y no hay una sola violación, contra los que han enviado de regreso. Ningún tipo de represalia. O si no usted cree que fue muy fácil. Si había algún individuo o disidente cubano no les permiten la entrada. Había una universidad casi sublevada, porque no aceptan que el individuo tal y más cual vuelva allí. Pero yo he buscado una solución alternativa, porque no vamos a entrar en una guerra contra una universidad que está defendiendo su honor. Bueno, hay que buscarle otro trabajo equivalente. Pero el cumplimiento estricto se llevó a cabo, a pesar de que muchos de los que viajan ilegales son aquellos a los que no les dan visas. Ellos no les conceden visa, muchas veces por antecedentes penales, por tener un potencial delictivo. Y aquí se unió esta cosa. El día 14, cuando se toma la decisión -14 de marzo-, ya este hombre había estado recorriendo, hablaba de seis mil millas de recorrido, organizando abiertamente todos estos grupos, llevando de contrabando valijas llenas de radios y de cosas para su emisora, creando las llamadas bibliotecas independientes, que incluían dos o tres autores buenos y todo lo demás veneno puro, de la peor literatura, como literatura, o de la peor propaganda.
Es como si nosotros le dijéramos a la Embajada nuestra: "Mira, organiza bibliotecas en la Argentina o en Brasil o en cualquier otro lugar". Bueno, ya el hombre quería de hecho estar un procónsul allí. Hizo unas declaraciones que eran insoportables. Las hizo creo que el día 24 de febrero en una recepción. Eran las declaraciones de un jefe político. Bien. No pasó nada. El día 6 yo hablo en la Asamblea Nacional y le respondo al individuo que no se imaginara que le íbamos a tolerar eso, que si querían llevarse la embajada o querían acabar con el acuerdo migratorio, nada de eso nos quitaba el sueño. Era una crítica dura. Bien, eso es el día 6. El día 12 reúne ya en su residencia... Ah, se planteó una cosa: que el acuerdo, aquello de ir a monitorear era una concesión, no estaba en el acuerdo. Por ahora, nada. Normas que había, para ellos y para nosotros, ellos no pedían autorización para moverse sino avisaban tres días antes. Ahora les dijimos: "Esa norma no va a continuar por ahora, sino que hay que pedir permiso con tres días de anticipación", y sólo si recibe el permiso, se mueve.
¿Qué hizo? Como ya no podía salir de La Habana, prestó la sede para centro de reunión, puesto de mando. Era el puesto de mando de esos grupos, a veces llamados disidentes. Fíjese bien. Tenemos todas las pruebas habidas y por haber, del dinero que reciben, cómo lo reciben, porque también entre esos disidentes, como es natural, había algunos que eran revolucionarios. Para algunos de ellos la decepción fue terrible. Pero con todas las pruebas escritas, de todo tipo y quiero que sepa que fue limitada la acción. Pero entonces, esto muchos amigos del norte decían: "Oigan, no lo expulsen que los ejecutan". Y nosotros tampoco los íbamos a expulsar porque no hemos expulsado a nadie, en todos estos años, ni de Naciones Unidas, ni de Washington.

Presidente, eso no hace que la carga haya sido vista como inequitativa por parte del estado cubano. Se castiga a quien participa, a los propios cubanos y los cuadros insurreccionales, pero no se hace nada con quien instiga, como dice usted con la prueba, que es la Sección de Intereses norteamericana.¿No parece un poco inequitativa castigar con pena de muerte a tres ciudadanos cubanos...

Eso está confundido. Ninguno de ésos ha sido castigado a pena de muerte ni a treinta años. Son sanciones de años. Ni cadena perpetua, ni treinta años. Algunos cinco o seis. Los más, según la responsabilidad. La pena de muerte se produce con relación a unos individuos que ya no eran de estos, sino de potencial, que fueron alentados...

Los que tomaron el buque...

Sí, los que tomaron el buque el día uno. Fíjese, el 19, el mismo día en que estalla la guerra, una hora antes de que estallara la guerra, que era como a las cinco, cuatro y media de la mañana de Irak. Siete horas de diferencia. Un avión cubano que traía pasajeros de la isla de la Juventud, con 39 o 40 pasajeros a bordo, el último viaje, unos individuos con unos cuchillos lo secuestraron. Entonces, van allá, y al llegar allí va a estar el problema. Al llegar allí -es la primera vez que ocurría eso-, arrestan a unos tipos, a los cómplices les dan residencia, y a los cuatro días un juez decide que éstos tenían derecho a libertad condicional; unos individuos que hicieron lo mismo que los que originaron la catástrofe. Libertad condicional, figúrese usted si eso era o no un problema. Decirlo en potencial porque esos eran gente con antecedentes comunes. Y bueno, la gente que deja el país ilegal es porque no le dan visa más nunca. Ellos cuidan y seleccionan visa de residencia -yo no sé cómo será con la Argentina, pero seguramente que alguien con antecedentes penales, comunes, no se lo dan.

Pero ésta era gente responsable por hechos criminales comunes, netos. Entonces, eso fue como una voz. Cuando llegaron a eso, el día 31, un segundo avión, del mismo lugar, con 46 pasajeros, alguien con una supuesta granada dice: "Hay que desviar". El piloto regresó y aterrizó. Pero estaban en la pista con la granada. Hubo negociación. Había alguna gente en Estados Unidos que comprendía que eso era una locura, y no estaban muy de acuerdo. Y se vio, francamente, criterios opuestos, y unos los querían reventar. Eso se discutió. Ellos dijeron con mucha energía que iban a castigar, hasta nos pidieron que publicáramos. Hicimos todo eso. Y ellos mismos no querían, algunos, que aterrizara en La Florida. Y entonces, ¿qué hicimos? Se logró bajar, se logró cargar combustible, sin embargo, lo aterrizaron en Cayo Hueso, y allí, las autoridades correspondientes son las que deciden si hay investigación o no. Entonces, cada vez que se roban un avión, no sólo se lo roban, a los pasajeros los humillan ¿impunidad para los secuestradores? En La Florida hay un estado semi-independiente, y allí se hace lo que les da la gana, y tienen control total de policía, autoridades, jueces, fiscales. Hemos tenido que investigar como 35 casos de intento, todo ese es el potencial delictivo peligroso. La ola de asaltos y secuestros de aviones es inadmisible, por varias poderosísimas razones que no las enumero ahora, si algunos la insinúan. Y entonces, ese día, unos fueron directo, otros se les dio combustible en aras de seguridad y promesas que hicieron ellos allá, que no cumplieron, en absoluto. Maltrataron a la gente nuestra, se quedaron con el avión allí. Entonces, el otro fue un barco de pasajeros en aguas interiores de la bahía, que llevan hasta cien personas, en ese momento llevaba cuarenta. Las secuestran también con pistola y cuchillo. Y en nuestro país, para evitar incidentes, cuando alguien está en un barco, en el mar, con gente dentro la línea que tienen es que siguen. Ya una vez se creó el único desorden que ha habido en La Habana, que fue el 5 de agosto de 1994. No sé si ustedes conocen la historia, no me gustaría hacerla, cómo aquello se resolvió sin ejército, sin policía, sin un solo disparo. Ya estaban rompiendo piedras. Y era que les habían engañado desde la radio aquella (Radio Martí); les dijeron que venía un grupo de barcos a buscarlos. Entonces, ese elemento se acumuló por allí. Al no venir, empezaron de una piedra y crearon un desorden, por primera vez. Eso fue en el momento más difícil del período especial.
Aquello dio lugar a lo que se llamó la emigración ilegal masiva, porque dijimos: "Nosotros no les vamos a cuidar las costas a ustedes", y entonces, sencillamente, huelga; lo que hicimos fue una huelga. Aquella gente conoce bien a la Revolución, tiene confianza ciega. Si se dice "manden unos barcos a buscarlos", es más cómodo que correr estos peligros. ¿Y por qué esto? Porque hay una ley que se llama Ley de Ajuste Cubano, que se aplica a un solo país del mundo, que está cerquita, y es el derecho de todo cubano que llegue ilegal a Estados Unidos a recibir residencia. Imagínese a los mexicanos, si les dieran una ley de ajuste. No la pedimos porque nosotros la llamamos ley asesina. ¿Y nosotros qué decimos? Que en virtud del acuerdo este del Tratado de Libre Comercio, el intercambio libre sea no sólo de mercancía y de dinero sino de seres humanos, como en Europa, y en las dos direcciones. Y allí mueren quinientos mexicanos. De eso no se habla. Se habló terriblemente de Cuba porque tienen que aplicar una sentencia. Aunque yo comprendo y le doy la razón a la inmensa mayoría de los que se oponen a la pena de muerte, porque a nosotros nos desagrada tremendamente. Y si nosotros, que teníamos una moratoria de casi tres años en la aplicación, la hemos tenido que romper, es porque ellos con lo que hicieron y fue deliberado ya lo tenían pensado, y eso lo sabíamos. Querían crear como una especie de ola migratoria que sirviera como argumento de peligro para la seguridad de Estados Unidos. Esa palabra la usan para todo. Si ustedes producen demasiada carne y amenazan con bajar el precio internacional, puede ser un peligro para la seguridad de Estados Unidos. Se los advierto. O mucho trigo, o más barato. La idea era que se produjera un éxodo. Que nosotros nos calentáramos, nos pusiéramos bravos, y dijéramos "Bueno, en huelga". Entonces, ellos tienen un cierto temor, pero quisieron provocarnos. Ahora, usted no puede permitir que se desate una ola porque se potencia. Figúrese, basta que un tipo tenga una granada aquí, en el bolsillo... Que es lo que nosotros hemos dicho: ya uno fue, al otro se le dio combustible, a los otros se les salvó la vida a los 30, y eran más, los casos más graves, hombres, mujeres, niños, se los llevaron hasta veinte millas, mar fuerza cuatro, de milagro no se hundieron. Y eso que les dimos auxilio allí con los barcos. Vinieron a tierra firme pero sin deponer la actitud, a buscar combustible, porque se les había acabado el combustible. Y entonces allí es donde se realiza toda la tarea para lograr recuperar. Y no se usó ni la violencia. Porque los mismos pasajeros se sublevaron, en el conjunto de medidas psicológicas, se sublevaron. Pero aquello era muy grave, porque ya conocemos ese potencial. Si nosotros decimos: "Los que quieran irse. Estamos en huelga. O vengan a buscarlos". Porque fíjese otra cosa: el 90% de los que se van y se acogen a esa ley son gente que los vienen a buscar de La Florida en barco. Pero ahí también se mueve otro tipo de gente, algunos de esos van y se meten en los barcos


Se empiezan a arrestar el 18. El 19 se produce el secuestro del avión. Algo que no ocurría hace diez años, vaya usted a ver quiénes son aquellos que fueron estimulados a llevarse ese avión, pero con tal inmunidad. Entonces, cuando supieron le habían dado, y como aquellos piensan que son dueños totales, y no son dueños totales porque algunas prerrogativas tienen que compartirlas, aunque suelen hacer lo que les da la gana, porque la administración les debe el triunfo, y se lo agradece, es agradecida y es reconocida. Entonces, éstas son las cosas que se juntaron, porque han ocurrido. Los arrestos son el 18, los primeros, y lo del barco se produce el día 1°.
Amenazaron -"llevamos cuatro extranjeros, y tantos niños"- con ir tirando rehenes al agua si no le dábamos. Esa es la característica. Lo peor en estas situaciones es si le dábamos a esa gente. Ahora, en situaciones como éstas, hay un ejemplo y un precedente. Nosotros, a los que se robaban los aviones norteamericanos, los sancionábamos y devolvíamos el avión en el acto, atendíamos a los pasajeros. Porque ellos inventaron eso, pero después se convirtió en un boomerang, porque hay mucha gente desequilibrada. Hasta que una botella de agua y decían "Mira que tengo un cóctel molotov". Y los pilotos suelen tener las instrucciones de que no pueden correr el menor riesgo: "A La Habana". A veces, la policía les tiró a las gomas, y nosotros hemos tenido que llenar de espuma, para que un avión cargado de pasajeros, sobre las ruedas de hierro y no de goma, aterrice. Entonces, estaba Carter en la Presidencia. Eso venía de atrás, porque lo habían inventado contra Cuba. Lo increíble es que hayan tratado de usarlo otra vez. ¿Cómo lo resolvimos? Devolvimos dos. Antes eran penas, sanciones de veinte años de cárcel, que se cumplían. Porque las fuimos subiendo. No hacían el menor efecto, sencillamente. A dos le devolvimos. Porque no habría necesidad de fusilar a nadie si a los secuestradores los devolvieran, como devolvimos nosotros y les resolvimos el problema. De tal modo que en más de veinte años, con desequilibrados y todo, no se ha vuelto a producir. Y era obvio, esto usted tenía que cortarlo de raíz. Esa sanción, el Consejo de Estado no ejerció clemencia. Y esos delitos están sancionados hace rato con la pena capital. Incluso, los disidentes esos cometen actos de traición. Yo les digo que están sancionados. Las sanciones pueden ser peores. Pueden ser de treinta años o cadena perpetua o penas capitales. Y algunas de esas leyes no se usaron. ¿Por qué? Porque no había interés, no había una situación de peligro de guerra como las tenemos ahora. Esa de la cual tú hablabas al comienzo. Peligro de una ola de secuestros de barcos, de embarcaciones, cualquier día no le faltaba nada más que agarrar un avión de turismo, tres tipos con un cuchillo y decir mato a los turistas si no me llevan para el aeropuerto y me dan un avión. Ésas eran las cosas. Si usted sabe que tiene un peligro serio para la vida de mucha gente, tiene el peligro serio de un conflicto, porque qué es lo que se va a hacer si ellos siguen dándole allá, si no devuelven, con lo cual resolverían todos los problemas.
Y entonces, sencillamente, cambiaron, aquellos mandaron unos tipos a seguirlos de cerca. Ellos tenían, incluso, que recogerlos y devolverlos. ¿Sabes lo que hicieron? Mandaron como siempre unos guardacostas, avisaron por el mediodía que no, que eso era asunto nuestro en virtud de un acuerdo internacional, que el país de la bandera es el que tenía que resolver el problema. Ellos podrían haberlo resuelto diciéndoles que vengan. Nosotros vimos un barquito, estábamos diciéndoles por dónde va. Pero ellos no querían buscarse el rollo. Vaya usted a saber por qué, y dicen: "resuélvanlo ustedes".

Bueno, regresaron, y ocurrió lo que ocurrió. Y el juicio. Pero eso no bastaba, porque ahora los pasajeros dieron un giro también. Entonces, hubo que hacer una declaración después y decir: "no volverá a recibir una gota de combustible de ningún tipo, el que aterrice así". Y la gente sabe, y ellos también, que cuando se dice, es así.

Entonces, decimos: "Y los que repitan eso serán enviados a los tribunales en forma sumarísima y el Consejo de Estado no ejercerá clemencia". Y porque ahora, incluso, ponen en riesgo a los pasajeros. Yo preguntaba, "Y si en estas cosas, vuela un avión en el aire -tomen un avión más grande- ¿Quién tiene la responsabilidad de esos muertos? ¿Nosotros o los que están provocando eso allí, en Estados Unidos?", porque ya no es si tiene culpa el que comete el hecho. O todos aquellos que nos condenaron sin piedad porque tuvimos que aplicar una medida para defender el país. ¿Y cuánto les costaría una guerra en Cuba con Estados Unidos? Mire, no bajan de millones, porque Cuba es un país que tiene ya una mentalidad y una cultura, tiene una decisión de hacerlo, y allí la guerra no se acaba en tres días, ni en diez, ni en cien.

Porque ya hemos estudiado todas que han hecho, sus técnicas y cómo defendernos. De nada valdría lo que usted dijera, si usted no pudiera contar con millones de personas, y millones de armas, y con el conocimiento necesario de cómo defenderse. Es una guerra que no queremos, una victoria que no queremos, pero desde luego, no entregaremos el país. Ésa es la cosa. Yo le estoy hablando así, con toda franqueza. Y hay confusión, a pesar de que lo hemos dicho y lo hemos explicado, pero usted sabe que después vienen los cables y hacen una caricatura de lo que se dice. Y gracias a Felipe me di cuenta, pero yo lo que quería explicar era que nos vimos obligados.

(Charla entre Fidel y su ministro de Relaciones exteriores, Felipe Pérez Roque, que lo advierte sobre la proximidad de su entrevista con el Presidente Kirchner.)

 

 


La Argentina, de Menem a Kirchner


Aquí se ha leído su presencia en Buenos Aires como una retribución de gentileza por la posición argentina de abstenerse en la votación sobre Cuba en Naciones Unidas. ¿Es una lectura correcta?

Entre otras causas, sí.

¿Cuáles son las otras?

Las otras, estuvimos hablando, y tenemos unos cuantos amigos, de los que venían aquí, y que siempre es un prestigio tener la oportunidad de saludarlos. Segundo, porque nos alegramos mucho por la Argentina, la evolución que van llevando los acontecimientos. Nos alegramos, veíamos la importancia que tenía. No sólo para el pueblo argentino. Hemos mandado mucha gente y muchos mensajes. Si no incluso para el proceso en su conjunto. En la búsqueda de soluciones en momentos difíciles se sabe, uno puede hacer el inventario: solidaridad con la Argentina. Con el pueblo y con la actual administración del gobierno argentino. Sí, todo eso. Y yo no lo pensé muy bien, yo pensaba, estábamos allá, con el 20 de mayo y una serie de medidas, y yo no sabría si estaríamos allí movilizando dos millones de gentes en una protesta o estaría aquí.
Lo que me aguantaba casi hasta el final es que una vez para el 20 de mayo, en que hicieron una reunión hace veinte años, me dieron un avión, lo pusieron a seis mil metros, para interferir nuestra televisión con nuestro programa educacional. Y entonces, esperamos, por suerte se equivocan constantemente, son erráticos, son campeones olímpicos del error. Lo cual no resulta difícil cuando se es campeón olímpico de la fuerza y del poder y de un poder superior a todo el resto del mundo junto, y la capacidad de destruir que tienen. Porque ya han dicho, incluso, no sólo eso, sino que en cualquier oscuro rincón del mundo. No sé si ustedes tendrán algún oscuro rinconcito por aquí. Si lo tienen, pónganle luz eléctrica, es mi consejo.

Presidente, perdón que lo interrumpa, usted habló de estas circunstancias, ¿Cómo fue un poco su relación con la década pasada, con el gobierno pasado, con Menem?

Te explico enseguida, me tomo un minuto más, pero déjame terminar. ¿Qué me detenía? Y otra cosa muy importante, si venir le ocasionaba algún daño al gobierno. Porque soy un tipo que, ya sabes, desgraciadamente, cuando llego a veces me reciben... Bueno, así me recibieron en México cuando la primera posesión. Aquí no hubo peligro de que se cayera todo un edificio de cristal; porque los periodistas son una tropa, que a ellos solos no hay quién los aguante. Los cameraman menos, si hasta el presidente salió. Y yo mismo que hoy fui a poner una corona a San Martín y allí también a Martí, a los dos; cuando me miro en el espejo veo una pequeña rayita aquí; hasta yo salí con una pequeña lesión, y el Presidente de la República, que fue escoltado por los caballos. Algún fotógrafo le ha dado un golpe...

Está acá, está acá...

Bueno, no acusen a nadie.

El día de su toma de posesión le han hecho una herida. Y entonces, bueno, yo por eso quería un poco percatarme de que no sería visto con malos ojos que yo aceptara la invitación. Hasta de eso me preocupé. Llegué a la convicción de que no le haría ningún daño, porque usted no debe ir porque lo inviten. A veces invitan, pero señalan un nombre: que venga fulano. Aquí nadie señaló ningún nombre ni nada. Y tengo muchos amigos. Al contrario, finalmente hubo satisfacción cuando se habló de que yo tenía una posibilidad de llegar.
También para mi no son muy fáciles los viajes. Yo viajo en un viejo IL-62. Hablaron de Allende. La primera vez que lo utilicé fue en el 71', cuando visité Chile. Ese es el que he utilizado toda mi vida, le he dado dos veces la vuelta al mundo; hace ruido y además había unas nubes bajísimas y densas, vio que se meten por debajo de las nubes, y yo no sabía si iba a aterrizar en la pista o en un parque de ahí de ese lugar. Hasta esa fue otra cosa que estaba relacionada.
Y me alegro muchísimo, porque he visto algo que no se puede transmitir ni por cables: estado anímico. Vi a la gente, en general, en todas partes, en las calles, en el parlamento, con un estado anímico como de esperanza, de satisfacción, de una esperanza de encontrar soluciones. Eso vi, un buen clima. Un excelente clima. Es lo que te puedo decir.

Pero Menem fue una relación de diez años y donde usted mismo comentó cosas muy llamativas en la época...

Sí, pero primero que nada quiero aclarar que en la entrevista que me hizo Bonasso, cuando yo dije "refresco", quise decir gaseosa, refiriéndome al champán que me obsequiaba Menem. Y como refresco, decía yo, ustedes dirían como gaseosa, es excelente. Bueno, nos llevábamos... porque ustedes lo conocen a él bien, él me invitaba a La Rioja cada vez que venía. Amiguísimos, conversábamos lo más bien, hasta el momento en él que iba para la conferencia de prensa. Y cuando iba para la conferencia de prensa, "ra, ra, ra, ra", contra mí. "Pero usted no puede tomar en serio todas esas cosas" me decía después. Bien, entonces seguíamos hablando. Es la antítesis del pensamiento mío, el de él. Por la cortesía que yo voy a hacer, no puedo poner cara de malo.


Mire, ayer mismo hubo un almuerzo donde estaban todos -algunos han dicho ni se sabe cuántas cosas de mí- pero muy educaditos, todos sentados allí y yo calladito, porque estaban discutiendo problemas de ellos. Mire, puede ver un espíritu ahí. ¿Qué espíritu vi? Casi, casi un espíritu de unidad con relación a los problemas económicos. Nunca había visto nada parecido, en ningún lugar, a pesar de que los criterios no son iguales. Nuestro país estuvo discutiendo en Cuzco otros temas. Pero allí yo presencié, y no creo cometer una indiscreción, no voy a decir nada en concreto, pero si vi un espíritu raro y extraño espíritu de coincidencia. Todos sin excepción, incluidas las esposas.


Hay una coincidencia, entre otras, que es la elección y la expresión de que la elección es el capitalismo. ¿Eso es una derrota de las ideas socialistas después de 45 años de revolución?

¿De que la única alternativa es el capitalismo?

Es lo que dicen los gobiernos de estas repúblicas, incluido Lula...

Sí. Permíteme hablar, y hablo no por temor a nada. Yo creo que cada país en concreto, necesita su solución en concreto. Te digo que en Cuba, nuestro país no tendría lo que tiene hoy, especialmente lo que va teniendo a un ritmo impresionante. Porque también el aprendizaje y la experiencia, y en un momento, mira, el derrumbe del campo socialista enriqueció. Fue una desgracia y una tragedia, porque nos regaló a todos la superpotencia hegemónica. Ya cuando había, aunque Nyerere decía que cuando los elefantes se fajan la hierba es la que paga los platos rotos. Sí, pero más vale dos elefantes, más o menos, con ciertos límites que un elefante dueño de la pradera y dueño de todo. Dueño de correr y estar pisoteando las veinticuatro horas. Y eso es lo que ha pasado. Y nosotros, como país, hemos tenido que enfrentarnos a ese poder.

Cuando su bloque fue endurecido, y fue tremendo ese período especial, nadie daba un centavo por la Revolución Cubana. Y, además, cuando las leyes se arreciaron, las medidas se hicieron más duras. Con la Ley Torricelli y la Ley Helms-Burton, casi no hayan ya qué encontrar, todas las pruebas las hemos tenido que soportar. Y en relación con esto, no al caballero, no le guardo rencor. Lo conozco bien, y políticamente discrepo completamente. No voy a aprovechar esta oportunidad, para hacer ningún género de insulto. Mejor es el buen humor con un poquito de ironía, a veces, con el riesgo de que no se entienda y que vean que yo estoy aplaudiendo. No quiero ni criticarlo como el resto, como gracioso, reitero, es excelente.

Presidente, yo tengo la última pregunta, y lo remito -seguramente usted se acuerda- a la primer cumbre iberoamericana en Guadalajara. Yo estaba allí, y en su discurso central, recuerdo hasta el día de hoy con nitidez que casi puedo escuchársela diciendo, usted pronunció una frase...

¿Te recuerdas que elogié a Endara, el de Panamá, a pesar de que salió de un cuartel norteamericano?

Pero hubo una frase histórica que dijo: "Pudimos haber sido todo y no somos nada".

Me refería al hemisferio...

Sí, claro. Por eso digo. Ese diagnóstico o esa sentencia me pareció -por eso la recuerdo hasta el día de hoy- final, terminal. ¿Modificó esta visión?

No

¿No?

Hoy, al parecer, estamos empezando a ser algo.

Ah, eso, eso.

Únicamente estoy diciendo que empezamos a ser. Hemos perdido 150 ¿cuánto pasó de la independencia? Casi doscientos años. ¿Y qué hemos sido? Los británicos metidos por acá y los del norte invadiendo a México, le quitaron más de la mitad del territorio y de los sectores más ricos en petróleo, en todo. Nos han gobernado, de una forma o de otra, directa o indirectamente. O derrocando gobiernos. Es decir, si este hemisferio se hubiera unido, y hubo más de uno que proclamó esto, Bolívar.

Bolívar

Fue de los que más habló sobre el tema. Hoy tendríamos una parte del mundo que no es inferior, porque en todo esto hay un poco, también, de racismo. Aunque sea blanco. Yo me recuerdo porque fue a Estados Unidos cuando era estudiante, una vez. Y yo pude ver que se discriminaba a la gente por ser latina.

¿Sí?

Sí, por ser latina. ¿Y las minorías? Se sabe lo que pasa allí, no hay que andarlo repitiendo. Pero yo tengo una gran admiración por los latinoamericanos, por su talento, por su valentía. No vaya a creer, en el mismo Salvador, vimos -porque estaban bastante cerca- cómo se enfrentaron allí a fuerzas muy superiores, que tenían un río de suministros militares, de helicópteros, de todo eso.
No debe haber guerras. Debemos luchar, incluso por buscar soluciones que están en cualquier parte. También en Colombia. No debe haber guerra, porque por la guerra no se resuelve. Yo pienso que es el gran error cometido por Estados Unidos. Y ahí está en el discurso que yo pronuncié el mismo día 11 que estaba inaugurando una escuela. De la vía de la guerra para resolver lo del terrorismo. Pensaba que había que unir a toda la opinión mundial, había que unir todos los partidos, todas las iglesias. No creo que haya ninguna iglesia partidaria del terrorismo, que son aquellas acciones que hacen víctimas de personas que son ajenas al conflicto, o inocentes del conflicto. Nosotros nunca practicamos el terrorismo. Entonces, desgraciadamente, como hay tantos caracteres diferentes, países diferentes, formas diferentes y problemas diferentes. Incluso los problemas económicos de Colombia hoy, no son los problemas de hace cuarenta años. Allí había guerrilla antes que en Cuba. Ya Marulanda estaba alzado antes de que en Cuba naciera la guerrilla. Y estaba bastante tranquilo. La verdad es que lo provocaron en un momento dado. La República de Marquetalia, famosa, cuando él fue a reunirse con el presidente Pastrana, se quedó la silla vacía. Le entró una desconfianza tremenda por cosas que le habían ocurrido. Y ahí está la lista completa, con una copia del discurso que se hizo conocido. Cada chivo, cada vaca, cada gallina, cada mulo de la República de Marquetalia -y había unos cuantos allí- y que estando en paz se la invadieron. Otras veces, en negociaciones le pusieron unos puntos y los bombardearon. Es terriblemente desconfiado por eso.
Ahora, el problema en Colombia sólo se puede resolver por la paz. Y en la paz todo el mundo, pienso, debe poner su parte. Paz verdadera, porque unas cuantas paces allí han terminado en el cementerio. Porque hacen la paz a este grupo, y al poco tiempo, a los mismos comunistas, de trece mil hombres que fueron a proceso electoral, han perdido tres mil hombres. Un matadero de cuadros. A otras organizaciones les pasó lo mismo. Todos esos antecedentes han complicado mucho las cosas, y ahora se une un ingrediente externo.
Yo creo que de la misma forma que los latinoamericanos piensan que hay que unirse para buscar soluciones. Hay que unirse para buscar soluciones, no le conviene a este hemisferio ninguna intervención. Pero sobre todo el destrozo, porque por la guerra que... Hasta los alauitas fueron capaces de resistir al Rey de Marruecos ayudado por Estados Unidos, un muro enorme, y los alauitas son un ejemplo de que en pleno desierto, donde no hay una, se pueden adaptar a estas condiciones, a ese terreno, para hacer una guerra irregular. Y en cuanto a la conquista de países, un país puede ser conquistado y jamás gobernado. Después de la conquista, si usted está dentro de un tanque, no puede gobernar un país. Ni siquiera ocuparlo. Hay misterios que todavía no se conocen. Como ¿qué pasó? ¿Qué ocurrió con la dirección? ¿Si murió? ¿Si no murió? El misterio a mí me parece extraño, porque yo conozco a los vecinos. Cuando no dicen una palabra de nada, se vuelven un poco sospechosos. Pero he visto muchedumbres de un millón, ya entonces cuando son gente, como el millón ese de Shiítas que se han reunido, y no pedían a Saddam pero no están tan ligados con los Sunitas. Tienen una cultura, y yo siempre pongo un ejemplo, y es el siguiente: para expresar qué riesgo tiene esa política de guerra, es muy grande, realmente yo tomaría con sinceridad otro camino porque sé que eso no se ha podido resolver por la guerra. Era político, había que crear una cultura contra el terrorismo, que no es lo mismo que alguna gente con una lucha armada. Porque puede haber algún lugar en que un país se defienda de un ataque. Usted no puede destruir. Yo hablo con mucho realismo, y en virtud de la experiencia que tengo, que si estuviera en aquellas épocas, habría hecho lo que hice. Yo no he cambiado los sentimientos. Ahora es otra época. Y las tácticas que veo en los pueblos, que es espontánea; hay cambios tremendos de tipo tecnológico, de tipo de las comunicaciones, que no había. El problema en el mundo, además, es más serio, que no había.
Cuando triunfa la Revolución Cubana nadie mencionaba la palabra medio ambiente. Eso nace a lo largo de estos años. Nadie hablaba de capa de ozono, de calentamiento, de cambios de clima, que se vuelven problemas vitales para toda la humanidad y unen a toda la humanidad. Nadie hablaba de la invasión cultural que se produce a través del monopolio de esos medios masivos que se extienden por todo el mundo. Hay muchos problemas nuevos que preocupan a la humanidad. Intelectuales y no intelectuales. Nuestro país se va convirtiendo en un mundo de intelectuales, que son cientos de miles. Y ya nosotros, la extensión universitaria la hemos extendido hasta los municipios del país, con fórmulas, incluso, como combatir el desempleo. Gente, muchachos, que se han apartado del estudio entre 17 y 30 años. Tenemos más de 100 mil a los que les damos una remuneración por estudiar. Hay que ver, usted le está quitando materia prima a las prisiones, porque nosotros hemos estado estudiando muchas cosas, y hasta con relación a la pena de muerte lo hemos dicho, y aspiramos hasta que se erradique la pena de muerte. Pero en las condiciones que actuamos, asumimos la responsabilidad, con una conciencia absolutamente tranquila, porque usted tiene una idea de lo que va a hacer al mundo, de lo que están pensando los otros y de lo que puede costar a Cuba una guerra. Le costaría más que a cualquier otro país. Porque a un país le cuesta más en la medida en que se defiende, cuando hay una conciencia para defenderse. No se puede comparar con otra situación, son esas. Y créanme que si no continúo hablando con ustedes no es porque me falten deseos de explicar, sino porque saben que tengo que ver al presidente a las tres de la tarde.

¿Hasta cuándo se queda?

Hasta hoy después de las doce. Sí, será después de las doce, tengo todavía algunas obligaciones. Ha sido de gran satisfacción poder conversar con ustedes.

Para mí, señor.

He apreciado mucha seriedad en las preguntas y en la conversación.

Muchas gracias

Fuente: Clarín. Buenos Aires
http://www.clarin.com


Entrevista a Fidel Castro realizada por Oliver Stone
Agosto 2003

En 40 años apenas ha concedido entrevistas. Como Oliver Stone, el polémico director de cine, es su amigo accede a someterse a un interrogatorio ante las cámaras. Y el dictador casi pierde los nervios. Éste es el encuentro exclusivo. 

La cita tuvo lugar en agosto y su contenido es inédito. La entrevista se prolongó durante diez días. Con ella, el cineasta norteamericano filmará la segunda parte de Comandante. Algunas respuestas del líder cubano pueden resultar hirientes por cínicas.

PREGUNTA.- Desde el comienzo de la guerra de Irak, Cuba está de nuevo en el ojo del huracán. Tres secuestros de aviones en menos de una semana, después el secuestro de un ferry y, además, toda una serie de procesos muy duros. 

RESPUESTA.- Los piratas de este último secuestro fueron detenidos por las autoridades cubanas. 

P.- Se celebró un rápido proceso al final del cual fueron declarados culpables y condenados a la pena capital. Y menos de ocho días después, fueron ejecutados. 

R.- Así fue. 

P.- Según las normas de la Justicia Internacional, es un plazo excesivamente corto, sobre todo después de un proceso sin apelación posible.

R.- Es verdad, pero estamos virtualmente en situación de guerra. 

P.- La emoción era enorme en esos momentos. Norteamérica se disponía a invadir Irak y, de pronto, tras años de calma, surge una explosión de atentados terroristas en Cuba.

R.- Es algo raro. El primer secuestro tuvo lugar dos horas antes del comienzo de la guerra, tras 19 años sin un solo secuestro.A las 19:05 de la tarde nos enteramos de que un avión de pasajeros que hacía la línea Nueva Gerona-La Habana había sido secuestrado por seis personas armadas con cuchillos. No pudimos investigar más, porque fueron detenidos en suelo americano, donde obtuvieron automáticamente derecho de residencia. 

P.- ¿Está sugiriendo que hay una relación entre la guerra de Irak y la vuelta de los secuestros de avión en Cuba? 

R.- Soy muy desconfiado... El primer aparato fue secuestrado el 19 de marzo y el segundo, el día 31 de ese mismo mes. Entre ambas fechas, los jueces de Miami absolvieron a los piratas cubanos de cualquier acusación de terrorismo y los liberaron. 

P.- ¿Por qué razón? 

R.- Porque el Estado de Florida está gobernado por una mafia.Se trata de un Estado lleno de extremistas que quieren crear un conflicto con Cuba. Quieren volver a provocar una crisis como la de 1994 y un éxodo masivo. 

LAS EJECUCIONES 

P.- Vuelvo sobre la rapidez en la ejecución de los secuestradores.¿Por qué?

R.- No soy una persona inmisericorde ni inaccesible a las peticiones de gracia. Pero nuestro primer deber es defender a nuestro pueblo. En eso, no podemos dudar en absoluto. Incluso sabiendo que los condenados a muerte no son tan culpables como los que los impulsaron a cometer los secuestros. 

P.- ¿Quiénes fueron los impulsores?

R.- Está muy claro: el Gobierno norteamericano. Bush está rodeado de extremistas, como Otto Reich, al que el Senado americano se niega a acreditar como asistente del secretario de Estado por su pasado de horror y de mentiras en Centroamérica. Me dolió tener que enviar a esta gente a la muerte, pero era necesario.Un mes y 10 días después de esos siniestros acontecimientos, no hubo ni un solo secuestro de avión o de barco. 

P.- Si hace la distinción entre los secuestradores a los que considera criminales y los disidentes, ¿por qué acaba de enviar a la cárcel a 75 opositores con amplias condenas?

R.- Porque esa gente quiere destruir la revolución cubana y recibe toneladas de dinero de Estados Unidos. 

P.- ¿Qué es un disidente? Ha condenado usted a 28 años de cárcel a un periodista.

R.- Es la propaganda internacional la que los convirtió en periodistas.La verdad es que de los 34 que se presentaron como periodistas, sólo cuatro de ellos tenían la licenciatura en periodismo. Durante muchos años, hemos sido sumamente tolerantes. Incluso perdonamos a los 1.500 agresores americanos de Bahía de Cochinos, que fueron liberados tras dos años de prisión, a cambio (y también hay que decirlo) de una importante entrega de alimentos. Pero hoy vivimos bajo la amenaza de una superpotencia como nunca hubo otra igual, que anuncia una guerra preventiva contra 60 países de todo el mundo. No olvide que Cuba está en esa maldita lista, como resultado de las presiones de la mafia cubana sobre Washington. 

P.- ¿Al reaccionar tan duramente, no corre el riesgo de caer en la trampa de Bush?

R.- El mundo se rige por la ley de la selva. Si se cruza con una barracuda nadando, como me pasó a mí, y, lleno de miedo, intenta volver a la playa nadando, está acabado. Por el contrario, si le mira directamente a los ojos, la barracuda se va. Lo mismo pasa con los perros rabiosos. Como es lógico, no estoy haciendo paralelismo alguno con el presidente de Estados Unidos. Pero el principio de todos los cubanos es no dar jamás la espalda al agresor. Desde hace lustros, defendemos esta isla minúscula con dignidad. 

P.- Nunca antes, si exceptuamos las presidencias de Nixon y Kennedy, la revolución cubana estuvo tan amenazada. Las elecciones presidenciales norteamericanas son en el 2004 y los halcones que rodean a Bush harán todo lo posible y lo imposible por ganarlas, incluso a costa de una guerra. Provocar a Castro, acorralarlo, obligarlo a actuar y desencadenar una amplia campaña de opinión contra el régimen forman parte de los planes de Bush.

R.- Le aconsejaría a Bush que no cometiese el error de atacar a Cuba. Nosotros no tenemos armas nucleares, ni químicas ni biológicas, ni superbombarderos, pero tenemos a nuestro pueblo, uno de los pueblos mejor educados del mundo y con un elevadísimo sentido del patriotismo. Si los enemigos de Cuba optasen por el camino de atacarnos, estoy seguro de que la inteligencia triunfaría sobre la fuerza. 

P.- Olvidemos la guerra y hablemos de las etapas que podrían conducir a ella. Bush acaba de prohibir a los cubanos de Miami que envíen dinero a sus familiares de la isla, mientras la situación en Venezuela dificulta gravemente su aprovisionamiento en petróleo.¿Puede resistir la economía cubana?

R.- Primero, una corrección. En contra de lo que se dice, Venezuela no nos da petróleo gratis. Es cierto, entrando en su pregunta, que los problemas de Chávez nos han obligado a comprar petróleo a precios más elevados. Pero estamos desarrollando la producción local que ronda ya las 700.000 toneladas este año. Somos mucho menos dependientes energéticamente que en la época del hundimiento de la Unión soviética. 

P.- ¿Y el dinero de Miami?

R.- En Miami sólo hay una minoría de extremistas que preconizan la muerte de Cuba. Pero a la inmensa mayoría de los exiliados les va a doler mucho no poder ayudar a sus familiares de la isla. 

P.- ¿Puede resistir Cuba sin el dinero procedente de Estados Unidos?

R.- Hemos pasado por situaciones peores que ésa. Antes podíamos estar completamente aislados. Hoy, con los e-mails, estamos en contacto permanente con el mundo. 

P.- ¿Qué piensa de la situación en Irak? Una guerra de 23 días con pocas pérdidas.

R.- La dificultad será gobernar el país. El ejemplo está en Argelia, con el ejército francés perdido en el desierto y, al final, tuvieron que irse. 

P.- ¿Envió usted tropas a Argelia?

R.- Sí, ayudamos a los que entonces luchaban por la independencia.Les enviamos armas, porque los marroquíes querían hacerse con las minas de hierro argelinas. Hasta entonces, Marruecos había mantenido muy buenas relaciones con Cuba. Pero estaban agrediendo a la joven República argelina y, por eso, les enviamos tanques. 

P.- De todas formas, su mayor compromiso en Africa fue Angola.¿Cuántos hombres perdió allí?

R.- Sí, Angola y Etiopía. Perdimos unos 2.000 hombres, contando también los que murieron con el Che, los obreros de Granada, nuestros asesores en Nicaragua... En Africa, nuestra victoria sobre los sudafricanos fue determinante para el fin del apartheid. 

P.- ¿Cómo?

R.- Tenían realmente miedo de que les invadiésemos. Los americanos estaban muy preocupados y los rusos, también. 

P.- ¿Quiere decir que los sudafricanos se sentían vulnerables?

R.- Sí. Psicológicamente estaban vencidos. 

P.- Un punto de vista histórico muy interesante. ¿Por eso es usted amigo de Mandela?

R.- Sí. 

 LA EMIGRACIÓN 

P.- ¿Quiénes son los que quieren abandonar Cuba?

R.- El 95% de la gente que quiere emigrar lo hace por razones económicas. Al igual que los mexicanos, esperan ganar 50 veces más por el mismo trabajo. Sueñan con tener un coche y un montón de bienes materiales. No se preocupan ni por la salud ni por la educación. Lo único que quieren es tener un coche. Y los que no consiguen un visado intentan pasar ilegalmente. 

P.- ¿Lo hacen porque los americanos conceden cada vez con más dificultades los visados o porque temen que, si se presentan oficialmente como candidatos a la emigración, sean tachados de contrarrevolucionarios?

R.- Los americanos nunca respetaron realmente nuestros acuerdos mutuos. Y la situación va de mal en peor. El número de visados que conceden roza el cero. Habrían tenido que conceder unos 10.000 estos últimos tiempos y sólo nos entregaron 700, menos del 10%. 

P.- ¿En qué consiste el Proyecto Varela, que ha sido reconocido por la Unión Europea y recibió el premio Sajarov, que lleva el nombre de un famoso disidente ruso?

R.- No es nada más que una de las numerosas maquinaciones para crear en Cuba una oposición con apariencia de legalidad. Forma parte de los nuevos métodos de los norteamericanos para cargarse la revolución. 

P.- ¿Qué tiene de nuevo?

R.- La época de los 60 fue la de los planes de invasión (recuerde Bahía de Cochinos) y la de los misiles. Quiero decir que se trata de la misma política con distintos métodos. Clausewitz decía que la guerra es la política por otros medios. Aquí es la política la que se ha convertido en la guerra por otros medios. 

P.- 75 de los 95 disidentes recientemente detenidos siguen en prisión. Fueron condenados a largas penas tras procesos muy rápidos.Se trata de periodistas, de libreros...

R.- ¡El señor Stone cuenta cuentos! ¿Dónde ha ido a pescar tales mentiras? 

P.- Está escrito en todas partes.

R.- Goebbels hacía lo mismo: repetir y repetir para que una mentira se convirtiese en la verdad. 

P.- La agencia Reuters, que no es norteamericana, anunciaba el 19 de abril que Cuba rechazaba la visita de inspectores de Derechos Humanos.

R.- Eso es cierto. Pero primero hay que saber que Cuba es el país que más propuestas presenta a la ONU en materia de derechos humanos. En segundo lugar, nos negamos a ese tipo de inspecciones tal y como nos hemos negado antaño a las inspecciones de los misiles. Cuba no acepta ese tipo de intervenciones externas. 

P.- ¿Por qué?

R.- Porque no tenemos tiempo que perder y porque, además, se trata de una cuestión de honor. 

P.- ¿Por qué Osvaldo Payá, el portavoz del Proyecto Varela, no ha sido nunca molestado?

R.- El gobierno revolucionario tiene el derecho de no desvelar las razones por las que detiene a unos y a otros, no. Es un privilegio de Estado. 

P.- El Proyecto Varela recibió el premio Sajarov, concedido por la Unión Europea.

R.- Estoy profundamente desolado por eso. Los sedicentes disidentes cubanos representan el 0,2% de la población. 

P.- Dice usted que el señor Payá no representa nada, pero tiene el apoyo de la opinión pública internacional y puede convertirse en un nuevo Mandela.

R.- Stone, por favor, cómo puede comparar usted a ese individuo con Mandela, un hombre que pasó 25 años de su vida en una cárcel... 

P.- ¿Por qué no se reúne con el señor Payá?

R.- ¿Para qué? No acostumbro a perder el tiempo con estupideces. 

P.- ¿Castro acepta las críticas?

R.- Sí, siempre que sean de buena fe. 

P.- ¿Por ejemplo?

R.- Casi no me acuerdo, pero entre nuestros intelectuales hay diferentes concepciones para construir el socialismo.  

P.- ¿Aceptaría usted que alguien dijese que la revolución, una idea grande y bella, fue traicionada por Castro?

R.- Pensaría que el que diga tal cosa se equivoca. 

P.- ¿Podría publicarse algo así?

R.- ¡Aquí publicamos incluso los discursos de Bush! Los cubanos pueden expresar con toda naturalidad sus diferentes puntos de vista en la televisión. 

P.- ¿Incluso los más radicales?

R.- Si se trata de gente pagada por Estados Unidos, evidentemente no. 

LAS CRITICAS AL SOCIALISMO 

P.- Yo hablo de gente que critica la revolución sin más. ¿Hasta dónde se puede ir en esa crítica?

R.- Recientemente estuvo en Cuba el presidente Carter y su discurso fue retransmitido en directo. Y lo mismo pasó con el Papa. 

P.- Me está citando a extranjeros

R.- Pues los cubanos pueden hacer lo mismo. Durante la visita del Papa, el arzobispo de Santiago, un cubano de nacimiento, pronunció un discurso muy duro y afirmó que el mejor año para Cuba había sido 1958, el año en que Batista mató a más personas.Y nadie le interrumpió, ni siquiera se le criticó. Lo único que hizo la gente fue abandonar el sitio y el obispo se quedó con una sola fila de oyentes. 

P.- Imagine que yo soy un joven realizador cubano y quiero hacer una película sobre los guerrilleros de Sierra Maestra en 1958 y 1959. Mi idea es demostrar que, tras la bella imagen romántica de los héroes, hubo serios conflictos. ¿Podría rodar mi película?

R.- No, porque ese joven nunca encontraría a nadie que colaborase con él. 

P.- ¿Podría hacer una película sobre Ochoa, el general al que usted acusó de abuso de poder?

R.- No puedo prometérselo, pero podemos estudiarlo. 

P.- ¿Y si yo fuese un cubano, también podría hacerla?

R.- Ni un solo cubano tuvo esa idea, al menos por ahora. Además, no soy yo el que decide esos asuntos. Me molesta esa costumbre de decir: "Castro dijo, Castro mató...". Nadie habla jamás del Consejo de Estado, un organismo de 31 miembros, integrado por honorables ciudadanos.

P.- Imaginemos a un joven a la cabeza de Cuba. Sin cuestionar la revolución, aportaría frescura. Usted tendría el tiempo de ver cómo funciona y Cuba tendría una imagen mejor en el exterior.

R.- Dos cosas. La primera es que no estoy dispuesto a concederle ese gustazo al señor Bush. En segundo lugar, nosotros mantenemos excelentes relaciones con todo el mundo. Somos un desafío para la opinión internacional. Pero lo que salvó a Cuba en los peores momentos de su historia no fue la opinión pública internacional, sino el heroísmo y la tenacidad de su pueblo. Cuando se hundió el bando socialista en el Este, nadie hubiese dado un comino por la supervivencia de la revolución cubana. Es verdad que la opinión pública norteamericana, con sus más de 200 millones de personas, es muy importante. De hecho, tenemos muchos amigos en Estados Unidos y también los tenemos entre los 1.600 millones de chinos o entre los 500 millones de africanos, los cientos de millones de hindúes o indonesios... Las naciones desarrolladas sólo representan el 20% de la población mundial. 

P.- Alguna gente me dijo: "Castro hace mucho en lo social, pero ¿cómo aprender cuando se tiene el estómago vacío?" Se habla de hambre. ¿Es verdad?

R.- Sí, pero es un hambre que no tiene nada que ver con el hambre que hay en Estados Unidos. Aquí podemos comer todos los días.Evidentemente, no comemos filetes, pero no hay ni un solo ciudadano cubano que no esté cubierto por la seguridad social. 

P.- Los americanos tiene la fijación de los "valores democráticos".Tras los cuatro mandatos sucesivos de Roosevelt, introdujeron una enmienda en la Constitución para fijar los mandatos en dos como máximo. El cambio en la cabeza del Ejecutivo es síntoma de salud. Usted lleva en el poder más de 40 años.

R.- No, es el pueblo el que está en el poder desde hace 44 años.  

P.- Usted es el "caudillo".

R.- Esa palabra no la acepto. Yo soy una especie de líder espiritual.Ni siquiera soy presidente de la República. Sólo soy el presidente del Consejo de Estado. Ni siquiera puedo nombrar a un amigo embajador.Mis poderes son esencialmente de orden moral. En lo que a los "valores democráticos" de los norteamericanos se refiere, habría mucho que hablar. Apenas vota más que el 50% de los americanos y su presidente es elegido por menos del 25% de los sufragios.En cambio, más del 95% de los cubanos va a las urnas y eso que no es obligatorio.  

P.- ¿Pero considera que es algo sano que un líder pase tanto tiempo en el poder?

R.- Depende. Mire la Reina Victoria. Y más cerca de nosotros, la señora Thatcher, que pasó 16 años en el poder. Mientras haya consenso popular...  

P.- Mandela le dejó las riendas del Estado a Mbeki y, al menos a nivel económico, parece haber sido algo beneficioso. Retirado, Mandela sigue siendo un personaje muy respetado. ¿No piensa en hacer algo parecido?

R.- Sí, el día en que el imperio americano deje de ser una amenaza para Cuba. Entonces, podré ir por fin dedicarme a la pesca, a leer y a divertirme...  

P.- ¿No cree que un líder más joven podría realizar esta tarea mejor que usted?

R.- ¿Quiere que le responda francamente? Pues, no. Me siento mejor que en la época de Sierra Maestra. Soy menos ambicioso que antaño. Soy feliz, porque he ido evolucionando constantemente en el ámbito ético. Soy menos egoísta. Si hubiese amado el poder por el poder, nunca habría asumido tantos riesgos. No me gustan los honores. Eso sí, espero que, cuando me convierta en una carga para mi pueblo en vez de ayudarlo, me dé cuenta.  

P.- La experiencia demuestra -pienso, por ejemplo en Alejandro Magno, que murió sin designar sucesor- que hay que organizar la sucesión.

R.- Lo que vengo haciendo desde hace 50 años es entrenar a los jóvenes. Mucho antes de La Moncada, había organizado ya un movimiento de 12.000 jóvenes. Juntos estuvimos en la cárcel y en el exilio.Y después de nuestro triunfo, en el 59, seguí entrenando a los jóvenes. Ésa es la función de mi vida. Estoy perfectamente preparado para aceptar la muerte. Tengo una enorme confianza en el futuro.

 ¡VIVA LA REVOLUCION!  

P.- Hablemos de los aspectos positivos de Cuba. En primer lugar, de la educación.

R.- El cien por cien de los niños va a la escuela. Tenemos clases especializadas para todos los minusválidos, unos 50.000 en Cuba.  

P.- En Cuba es donde hay más profesores por habitante del mundo.

R.- Tenemos dos veces más que en el continente americano. Por término medio, un profesor por cada 20 alumnos. Sólo nos supera Dinamarca.  

P.- Cuba ostenta también un récord en el ámbito de la sanidad.

R.- Para 11 millones de habitantes, tenemos 70.000 médicos. La tasa de mortalidad infantil, que era del 60% antes de 1959, se sitúa hoy en el 6,5%. La de los norteamericanos es del 7%.  

P.- ¿En cuánto está la esperanza de vida?

R.- Pasó de 61 a 76 años y esperamos alcanzar pronto los 80.  

P.- Cuba es célebre también por sus cuban doctors.

R.- Más de 3.000 médicos cubanos, pagados por nuestros presupuestos, trabajan en el extranjero. La mayoría en regiones marginadas, donde sus colegas occidentales no serían capaces de estar. Eso es lo que yo llamo nuestro capital humano. En el oeste lo que prima es el capital financiero y, por eso, esos países no son capaces de enviar tantos médicos tan lejos.  

P.- En Cuba no existe el deporte profesional.

R.- El deporte es un derecho del pueblo, un medio para mejorar su condición física y de educarse en el espíritu de sacrificio.Tenemos una de las mejores tasas de medallas olímpicas por habitante.  

P.- La publicidad y el culto a la personalidad están prohibidos.

R.- Sí, salvo en las campañas contra el tabaco, la publicidad no existe en Cuba. En cuanto al culto de la personalidad, lo hemos desterrado desde los primeros días de la revolución. Ningún nombre de un líder vivo puede ser utilizado para ponérselo a una escuela o a una calle, por ejemplo.  

P.- No hay pósters ni estatuas de Castro

R.- Ni una sola. Ni siquiera hay fotos oficiales.  

P.- La población está cubierta el cien por cien por la seguridad social. Y lo más sorprendente en un país socialista, el 85% de los cubanos son propietarios de sus viviendas.

R.- En nuestro sistema socialista, encontrará incluso a gente que tiene más de una casa, pero nunca decenas de casas. La vivienda no debe ser un negocio.  

P.- ¿Quiénes son los más ricos de Cuba?

R.- Los granjeros que venden en los mercados privados y que colocan sus ahorros en los bancos a un tipo de interés del 8%. También hay artesanos que trabajan por su cuenta, lo cual, a veces, hace que surjan algunos celosos por ahí.  

P.- No vi armas de fuego en La Habana.

R.- Es verdad. Los actos de violencia son rarísimos. La violencia no forma parte de nuestra cultura. Creo que se debe a que la gente está bien educada.

 EL 11- S  

P.- ¿Cuáles fueron sus primeras reacciones el 11 de septiembre de 2001?

R.- Francamente, me hirió profundamente.  

P.- ¿Pensó inmediatamente en los árabes?

R.- No exactamente. En primer lugar, los afganos no son árabes.Además, en general, este tipo de actos dementes tienen lugar en Oriente Medio, por culpa del conflicto israelo-palestino.  

P.- Los americanos conocían la existencia de Bin Laden, hubo una serie de advertencias por parte de Francia y de Alemania...Parece que Bush abortó cualquier intento de investigación seria porque eso habría sido un golpe durísimo contra su administración y contra su imagen, ya malparada tras las elecciones del 2000, esas que usted suele calificar de fraudulentas.

R.- Hubo muchos errores. Subestimaron al adversario y sobrestimaron sus posibilidades. Además, todo su trabajo de información se basa en el dinero, sólo en el dinero. Pagan por todo a los agentes, a los espías y a los informantes. Los soviéticos cayeron en la misma trampa. Nosotros tenemos un modesto servicio de inteligencia, pero basado en la cooperación espontánea. Y es mucho más fiable.Los americanos están obsesionados por la multiplicación y el almacenamiento de los datos. Pueden interceptar 2.000 millones de llamadas telefónicas al mismo tiempo, pueden ver un coche o un plato desde sus satélites, pero el problema es que, en definitiva, el ser humano es el que tiene que seleccionar siempre todas estas informaciones, analizarlas y tomar una decisión.  

P.- Fueron ustedes el primer país en expresar su solidaridad a los norteamericanos.

R.- Sí. Inmediatamente pensé que con el cierre de todos los aeropuertos norteamericanos iba a producirse un gran problema para todos los aparatos civiles que se disponían a aterrizar ese día. Por eso, propusimos a los americanos poner nuestros aeropuertos a su disposición.  

P.- Cuba también fue el primer país en condenar la "respuesta" de Bush al terrorismo.

R.- El 11 de septiembre sólo fue un pretexto. La política agresiva de Bush existía ya antes de esos acontecimientos. El discurso que Bush pronunció en West Point preconizaba la instauración de una dictadura mundial. No creo que la guerra sea una buena "respuesta" para eliminar a los terroristas. Al contrario, la guerra sólo puede provocar su multiplicación. 

P.- Bush le acusa de tener armas bacteriológicas.

R.- La acusación no procede del mismo Bush, sino de Bolton, la persona del Departamento de Estado encargada de las armas estratégicas.Un buen día, decidió que estábamos desarrollando un programa de investigación sobre este tipo de armas y que, además, transferíamos tecnología hacia los países que tienen grupos terroristas. Ridículo.La verdad es que nuestros laboratorios trabajan en cooperación con científicos norteamericanos, sobre todo para poner a punto medicamentos contra la meningitis y contra determinados cánceres. 

P.- Se dice que Cuba acoge terroristas vascos de ETA.

R.- Lo hicimos a petición de Felipe González, cuando quería la paz con la gente de ETA y buscaba países susceptibles de albergar provisionalmente a los militantes arrepentidos.  

P.- ¿Están todavía en Cuba?

R.- Algunos, sí. Varios de ellos se casaron con cubanas. Pero la mayoría se fueron. Aquí les estaba formalmente prohibido montar operaciones contra España desde Cuba.  

P.- De todas formas, según Bush, usted da cobijo a terroristas vascos.

R.- Yo también le puedo acusar de haber acogido a terroristas a sueldo de Batista. Estados Unidos también abrió las puertas a miles de criminales de guerra nazis so pretexto de que poseían secretos militares que les permitieron mejorar sus misiles y sus cohetes. 

P.- Ha declarado usted que su destino es luchar y luchar siempre contra los americanos.

R.- Sí. Eso lo dije una tarde de 1959. Acababa de ver a los aviones bombardeando las granjas de las montañas. Pero, evidentemente, no tengo nada contra el pueblo norteamericano. Los cubanos, gracias a su educación, han aprendido la diferencia entre la política de un gobierno y los simples ciudadanos.  

P.- ¿Es usted un dinosaurio?

R.- Todo lo contrario. Me siento como un pájaro que sale del nido. Vuelo hacia la eternidad. A veces pienso que me gustaría estar todavía aquí en el año 3000. 

 OTRAS OPINIONES 

 "Gorbachov fue el hombre con buenas intenciones cuyo país necesitaba mejorar, y no ser destruido. Pero él lo destruyó. Al colapsar la Unión Soviética, toda la ayuda quedó interrumpida".

"Yo simpatizaba con Kruchev. Era un campesino muy astuto. Fue el primero que inició la cooperación con Cuba, porque sintió una enorme simpatía por ese país". 

"Kennedy heredó los planes para invadir Cuba de la administración de Eisenhower, planes que ya se encontraban en una fase avanzada.No habían pasado apenas dos meses cuando comenzó la invasión.Kennedy no era un presidente experimentado, y depositó demasiada confianza en las instituciones estadounidenses". 

"La verdadera razón para la presencia de misiles militares en Cuba era que la Unión Soviética tenía información de que existía un plan para invadir Cuba. Kruchev también tenía compromisos con Cuba. No nos gustaba la idea de almacenar misiles de la Unión Soviética allí. Le aseguro que habríamos preferido correr todos los riesgos necesarios en vez de aparecer como una base soviética en el hemisferio occidental. Pensé que, en términos militares, los soviéticos no estaban haciendo las cosas nada bien. Permitieron que los americanos supervisaran toda la región para ubicar los misiles. Pusieron a nuestro país bajo un enorme peligro. Creíamos que nos arrasarían, que seríamos los primeros en acabar destruidos". 

"Nuestro mayor temor era que esas armas serían destruidas, y que nos veríamos afectados por toda la radioactividad. Kruchev debería haber pedido la devolución de la base de Guantánamo, la secesión del bloqueo y de los ataques terroristas". 

"Siempre he tenido dudas sobre el asesinato de Kennedy, porque cuando se dispara a alguien con una mirilla telescópica, es muy difícil volver a acertar en el blanco una segunda vez desde esa distancia. Cuando uno dispara, el arma se mueve y hay que volver a apuntar. No se puede disparar varias veces. Nunca he creído lo que dicen, la teoría de que disparase una sola persona. Un tiro bien dirigido es lo único que podría haber conseguido. Las posibilidades de conspiración eran inmensas. Y lo más extraño es que el supuesto asesino esté muerto, debido a la tristeza y al honor. Es muy difícil explicar eso". 

"Desde el colapso de la Unión Soviética, no he podido irme de vacaciones en los últimos diez años. Vivo en mi oficina". 

P.- ¿Tiene fotos de Dalia, Celia Sánchez o Nati, las mujeres de su vida?

R.- Sí, tengo unas cuantas, pero no me parece correcto sacarlas. Tengo una costumbre que he seguido siempre, la de mantener mi vida privada en la intimidad. Permítame decir que me he acostumbrado a pensar desde siempre que no tengo derecho a hacer pública ninguna relación que haya tenido con ninguna mujer. Es la regla número uno en mi vida


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com