Google

Avizora - Atajo Google

Síndrome del intestino o colon irritable
Paco Calderón

Salud Humana /
Human Health

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Manejo del Síndrome del Intestino Irritable
- ¡Cuidado!: Industria "inventa enfermedades"
- Viagra
-
Tantra, el sexo meditativo
-
Amor y química

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

. Tegaserod - Zelmac

Un problema de salud muy común, silencioso y que nos pone con los nervios de punta.

Los problemas gastrointestinales son algo muy común en la mayoría de la población, y prácticamente en el 60% de las visitas al gastroenterólogo son causadas por la llamada "colitis nerviosa" o colon irritable. Bájale al estrés e infórmate de esta enfermedad tan común y no grave, típica de los tiempos modernos.

 
 

¿Qué es el colon irritable?

Texto extraído de Silvia Gutman

Es un disturbio de la función colónica caracterizado por la presencia de uno o varios de estos síntomas: * malestar abdominal * dolor * espasmos * hiperflatulencia * náuseas y cambios en el ritmo evacuatorio

Frecuentemente la diarrea crónica puede alterar con la constipación crónica.

¿Por qué se llama irritable?

Porque las terminaciones nerviosas del intestino grueso son hipersensitivas y los nervios que controlan los músculos de este órgano son hiperactivos. Un simple pasaje de gas u otro fluido a través de su extensión produce una inapropiada actividad muscular que puede momentáneamente interrumpir el normal movimiento peristáltico. Todo esto ocurre sin evidencia de enfermedad intrínseca del colon.

Síndrome del Intestino Irritable (SII) Introducción:

Datos y textos extraídos de Fast Facts, (J&C Ediciones Médicas).  Mucho se ha aprendido sobre las características clínicas del SII, su diagnóstico y, en particular, su epidemiología. Actualmente sabemos que el SII es la causa más importante de síntomas intestinales en la comunidad, la razón más habitual de consulta al médico de cabecera por dolor intestinal y el diagnóstico más habitual en pacientes enviados a un gastroenterólogo. Pese a ello, los especialistas siguen intentando comprender la patogenia del SII y encontrar el modo de curar este síndrome "de una vez por todas".

Una cosa está clara: el SII se manifiesta clínicamente de múltiples formas. No solamente varían los síntomas en cada paciente, sino que los síntomas de cada individuo también varían con el paso del tiempo. Además, el SII se percibe de forma distinta por aquellos en la comunidad que tienen los síntomas pero que no se quejan y por el personal sanitario en contacto con los pacientes -médicos de familia, gastroenterólogos, internistas, cirujanos, ginecólogos, psiquiatras y administrativos de la salud-, Junto a estas perspectivas tan variadas ha surgido una plétora de creencias sobre la naturaleza del SII, ninguna de las cuales es totalmente cierta.

¿Qué es el SII?.

El Síndrome del intestino irritable (SII) constituye una constelación de síntomas que los médicos reconocen cuando hacen una historia clínica. Los síntomas parecen ser debidos a una disfunción del intestino y por ello se dice que son "funcionales". Consisten en dolor abdominal, hábitos intestinales alterados y -de forma variable- otros síntomas como hinchazón o distensión abdominal visible, una sensación de evacuación incompleta y mucosidades en las heces. Es típico que el hábito intestinal sea caótico ( a veces hay diarrea, otras estreñimiento o incluso a veces ambos en un mismo día).

A diferencia de una enfermedad "orgánica", como la úlcera péptica, no existe una lesión estructural que cause los síntomas que, cuando se observan, orienta el diagnóstico. No existe tampoco una explicación fisiopatológica clara. El intestino del paciente no está funcionando bien y la tecnología actual no puede determinar de forma precisa la anomalía ni existe prueba alguna que ayude al médico a hacer el diagnóstico.

Así pues, sólo conocemos la existencia del SII a través de las descripciones de los síntomas por parte de los pacientes. El reto del médico es analizar los síntomas del paciente y reconocer el patrón que identifica el SII. Nuestra habilidad para hacer esto es bastante primitiva y está basada en un estudio realizado en 1977-1978 por Kenneth W Heaton y W Grant Thompson, (ver links y agradecimientos). En dicho estudio se realizaron cuestionarios a los pacientes enviados por los médicos de familia y se encontraron que seis síntomas eran más prevalentes en el SII que en las patologías abdominales orgánicas. Esto se llegó a conocer como los "criterios de Manning".

Criterios de Manning para el SII:

  • * Dolor abdominal que mejora con la deposición.
  • * Heces más blandas con el inicio del dolor.
  • * Deposiciones más frecuentes al inicio del dolor.
  • * Distensión abdominal.
  • * Eliminación de moco por el recto.
  • * Sensación de evacuación incompleta.

Cuantos más criterios estén presentes, más probable es que el paciente tenga el SII. Estos criterios de síntomas han sido validados por otros y se utilizan en todos los estudios epidemiológicos y clínicos del mundo , además de en la práctica diaria. En los últimos años, diferentes grupos de expertos, usando un método consensuado y reunidos en Roma, desarrollaron una serie de definiciones y criterios de síntomas para todos los síndromes gastrointestinales funcionales reconocidos, desde trastornos del globo histérico, hasta los trastornos ano rectales. Los trastornos relacionados estrechamente con el SII incluyen:  * distensión abdominal funcional. * estreñimiento funcional. * diarrea funcional. Las definiciones relacionadas con el SII aparecen en la siguiente tabla. Entre estos trastornos, el SI es con mucho el más frecuente y el más estudiado. Los criterios de Roma II para el SI están basados en los criterios de Manning. Al igual que sus predecesores, los criterios de Roma I se generaron usando un procedimiento condensado por un grupo internacional de gastroenterólogos interesados en trastornos funcionales

Definiciones relacionadas con el SII.

Trastorno gastrointestinal funcional:

* Síntomas gastrointestinales crónicos o recurrentes no explicables por alteraciones estructurales o bioquímicas.

* Síntomas atribuibles a: - orofaringe - esófago - estómago - vías biliares - intestino delgado - intestino grueso - ano -Trastorno intestinal funcional

* Un trastorno gastrointestinal funcional con síntomas atribuibles al tracto intestinal grueso.

* Los síntomas pueden ser: - dolor abdominal - distensión o flatulencia - síntomas varios de defecación irregular -Síndrome del intestino irritable

* Un trastorno intestinal funcional en el que el dolor abdominal está asociado con la defecación o con un cambio en los hábitos intestinales, siendo característico la alteración en la defecación y la distensión.

Síndrome del dolor abdominal funcional (denominado también dolor abdominal crónico idiopático o dolor abdominal funcional crónico)

* Dolor abdominal durante al menos 6 meses, con pérdida del funcionamiento diario, sin estar relacionado el dolor con la actividad fisiológica en el intestino e inexplicable estructuralmente o por otro trastorno gastrointestinal funcional.

Criterios diagnósticos *  para el SII ("criterios de RomaII")

Doce semanas o más ** en los últimos 12 meses de malestar o dolor abdominal que tiene al menos dos de estas tres características: * mejoría con la defecación, * asociación con un cambio en la frecuencia de las defecaciones, * asociación con un cambio en la forma (aspecto) de las heces.

Uno o más de los síntomas siguientes, en al menos una cuarta parte de las ocasiones o días, están casi siempre presentes y se pueden emplear para identificar subgrupos distintos del SII. No son esenciales para el diagnóstico, pero dan confianza al médico para decidir que el dolor abdominal es de origen intestinal. Cuántos más síntomas estén presentes, más seguro será el diagnóstico: * frecuencia anormal de defecaciones (>3/día o <3/semana) * forma anormal de las heces (caprinas/duras o sueltas/acuosas) * ritmo de defecación anormal (urgencia o sensación de evacuación incompleta)  * eliminación de mucosidad * hinchazón o sensación de distensión abdominal

* En ausencia de anomalías estructurales o metabólicas que expliquen los síntomas.

** No es necesario que sean las 12 semanas consecutivas.

Según Thompson et al. 1999

Estos criterios fueron diseñados en un principio para la investigación , pero sirven de ayuda a los médicos de familia para reconocer las características esenciales del SII y para diagnosticar con confianza.

Es importante reconocer que existen otros síndromes intestinales funcionales. Si bien algunos de ellos pueden solaparse con el SII, tienen sus propios problemas terapéuticos y diagnósticos. Aquí nos concentraremos en el SII, pero si resulta apropiado también nos referiremos a otros trastornos.

El SII es un problema importante en términos de escala, pero no constituye necesariamente un problema de diagnóstico. Creemos que puede identificarse de forma fiable con una historia cuidadosa, empleando los criterios diagnósticos publicados junto con una exploración física apropiada. Los médicos de familia pueden diagnosticarlo con seguridad con pocas pruebas, o con ninguna, sobre todo en gente joven. El diagnóstico positivo y seguro es un tema fundamental.

Perspectiva histórica

EL SII no es una enfermedad de la vida moderna. Fue ampliamente descrita en el S XIX, pero su naturaleza puede haberse modificado con los años. Por ejemplo, trabajos antiguos señalaban la importancia de la aparición de moco en las heces, síntomas raramente citado en la actualidad. El clásico trabajo titulado El colon irritable publicado en 1965 por Chaudhary y Truelove constituye la primera visión sistemática del síndrome. Ahora sabemos que además del colon están afectadas otras estructuras, de ahí el nombre moderno de intestino irritable.

Estudios internacionales

En 1978, sospechando que el SII era muy frecuente en la comunidad, se interrogó a 301 personas aparentemente sanas en el Sur de Inglaterra acerca de sus hábitos y síntomas intestinales. Un 14% admitió síntomas del SII-dolor abdominal en más de 6 ocasiones el año anterior con datos que sugerían que el dolor era de origen colónico. Resultados similares se observaron en posteriores investigaciones en EE.UU.,Francia y Nueva Zelanda, estableciendo que el SII era muy frecuente en los países occidentales. En cada uno de éstos estudios, la mitad o menos de la mitad de los diagnosticados del SII habían consultado a su médico por estas molestias. Sin embargo, el SII no es únicamente una enfermedad de los países occidentales. Se ha descrito en África y Asia, y un estudio realizado en Pequín aporta resultados similares. Por lo tanto, parece que el SII afecta a toda la humanidad.

Causas y mecanismos

¿Qué funciona mal en el SII y por qué funciona mal?, las teorías plausibles deben ser compatibles con los datos epidemiológicos y clínicos del SII.

Estos son:

* Ubicuidad: los síntomas intestinales afectan a la mayoría de las personas, ciertamente más a las mujeres, alguna vez en la vida, y la mayoría no se quejan por ello.

* intermitencia: va y viene, a veces durante horas o días, incluso durante meses o años.

* solapamiento: con otros síntomas funcionales, especialmente en el intestino delgado.

Nuestros conocimientos del SII son aún rudimentarios y se puede argüir que la enfermedad podría realmente denorminarse "síntomas intestinales de causa desconocida". Su gran variabilidad en el tiempo hace poco probable que su origen se encuentre en una anomalía fija, como un defecto de un receptor, cuya liberación determinase una inflamación de bajo grado, como creen algunos. Pero existen demasiadas ideas sobre dónde reside el defecto.

Durante mucho tiempo se ha creído que el SII es un trastorno de la motilidad. Ciertamente muchos pacientes tienen un tránsito intestinal anormal. En algunos, el tránsito es lento (verdadero estreñimiento), en otros es rápido (verdadera diarrea) y en los casos típicos alternan estreñimiento y diarrea.

Ahora vamos a describir algunos de los trastornos o síntomas más frecuentes y su posible relación con el SII, según (Novartis)

Disfagia.

La disfagia se describe como la sensación de dificultad en el tránsito de los alimentos desde la boca hacia el estómago. Puede incluir una dificultad para iniciar la deglución (disfagia alta) o una sensación de que el transito de los alimentos se ha quedado detenido tras haber sido satisfactoriamente deglutidos (disfagia baja). Este último tipo de disfagia puede asociarse a dolor torácico. Aunque a menudo los pacientes con disfagia temen tener un cáncer, la mayoría de las veces es benigna.

Dolor torácico no cardiaco.

El dolor torácico no cardíaco presenta unas características similares respecto a su sensación y distribución al dolor de origen cardiaco. Se diferencia de este último en que no existen signos de su origen cardiaco, y en la mayoría de los casos se debe a un trastorno esofágico primario.

La pirosis.

La pirosis o indigestión ácida se caracteriza por una sensación de quemazón torácica que irradia hacia arriba desde el esternón hasta llegar a la mandíbula. Esta causada por el reflujo de ácido gástrico contenido en el esófago. La pirosis tiende a empeorar tras la ingestión de alimentos, especialmente cuando se ha ingerido chocolate, menta, café, alcohol y comidas con un alto contenido en grasas o especias. Los síntomas también pueden aparecer al tumbarse o inclinarse hacia delante.

Dispepsia funcional.

La dispepsia funcional (o no ulcerosa), es un término general, no específico, utilizado para describir un grupo de síntomas entre los que se encuentran la hinchazón y la distensión abdominal, los eructos y el dolor abdominal superior y que habitualmente aparecen tras las comidas.

Diagnóstico

El secreto del éxito con el SII es reconocerlo de forma rápida y segura. Esto se consigue principalmente con la historia clínica, lo que a primera vista no es fácil porque la enfermedad no se presenta de forma uniforme. El dilema está en adivinar si el síntoma que se presenta va acompañado de otros que, en conjunto, nos explican primero que el problema está en el intestino y, segundo, que el problema es probablemente funcional, más que orgánico. Así pues, lo que hay que saber es el grupo de síntomas que indican estrés intestinal, y las características de la historia y la exploración que sugieren que se trate de un problema funcional. Para conseguir esto, se necesita saber las palabras y frases que usan los pacientes para estos síntomas, así como la definición correcta de cada uno de ellos.

Existen cuatro grupos de síntomas: * dolor   * hinchazón  * síntomas relacionados con la defecación  * síntomas no intestinales 

Los tres primeros están en los criterios de Manning, que son prácticos y fáciles de usar.

Definición de Algunos Trastornos más frecuentes

Cómo ya se dijo anteriormente, algunos de los trastornos funcionales del tracto gastrointestinal inferior son el dolor abdominal funcional, el timpanismo abdominal funcional, la constipación funcional y la diarrea funcional. Entre las situaciones que afectan al tracto gastrointestinal superior se encuentran la disfagia, el dolor torácico no cardíaco, la pirosis, la dispepsia funcional y los trastornos biliares funcionales. Puede existir un solapamiento considerable entre los síntomas producidos por los distintos trastornos de la función gastrointestinal, requiriéndose realizar más estudios para confirmar si se trata de distintas enfermedades clínicas o sólo de manifestaciones regionales de un único proceso fisiopatológico. En la siguiente sección (Síntomas) se describen algunos de los trastornos más frecuentes y su posible relación con el SII.

Síntomas-Epidemiología

Los síntomas individuales del SII son tan frecuentes en la comunidad que pueden interpretarse razonablemente como parte de la condición humana. Difícilmente ningún adulto, hombre o mujer, puede afirmar que no ha sufrido alguna vez que otra dolores abdominales, alteraciones del hábito deposicional o haber notado hinchazón o distensión abdominal. Sin embargo, cuando los síntomas aparecen a la vez como un conjunto y son persistentes o intensos, deben ser considerados como una enfermedad. Aunque no sea mortal, el SII raramente se cura y tiende a aparecer y desaparecer a lo largo de la vida.

Criterios de Manning y su interpretación
 

Síntoma

Interpretación

Dolor abdominal que mejora con la defecación

El dolor proviene del intestino grueso

Cuando hay dolor, las evacuaciones son más frecuentes

La función intestinal está alterada

Cuando hay dolor, las heces son más blandas

La función intestinal está alterada

Hinchazón o distensión

La enfermedad no es probable que sea orgánica

Sensaciones rectales de evacuación incompleta

El recto esta irritado

Eliminación de moco por el recto

El recto está irritado

¿Cómo diagnosticar el SII?

Una exploración física, una sigmoidoscopia y pruebas para detectar enfermedades intestinales orgánicas, todas ellas negativas,pueden ser de ayuda, pero generalmente la historia clínica es suficiente. El síndrome del intestino irritable se equipara con la migraña, la depresión e incluso con la angina al diagnosticarse principalmente por el modelo de síntomas. Cuantos más de estos síntomas estén presentes, más probable es el diagnóstico

Datos claves en la historia clínica

* Síntomas múltiples * Síntomas variables e intermitentes * Defecación alterada * Hinchazón/distensión abdominal(en especial si es intermitente)  * Ausencia de síntomas de alarma (fiebre, pérdida de peso, hemorragias, diarrea que no remite).

Los signos físicos no han sido investigados científicamente por su valor diagnóstico. Pero muchos pacientes tienen dolor abdominal a la presión. Con frecuencia se refiere como un dolor por encima del colon, pero la posición del colon transverso y del colon sigmoide es tan variable que, en la práctica, el dolor a la presión puede hallarse en cualquier sitio. El canal anal también puede ser sensible a la exploración digital.

Sigmoidoscopia. Pocos médicos de familia realizan una sigmoidoscopia, pero, para aquellos que la practican y para los médicos de hospital, puede ser útil para reproducir el dolor del paciente. Ayuda cuando al insuflar el aire, el paciente reconoce el dolor como el que padece habitualmente.

Enfoque del tratamiento

Una vez el médico está razonablemente seguro del diagnóstico, el paciente debe recibir la explicación sobre qué le pasa y el médico debe dejar bien claro que los síntomas no son un cáncer o de otra enfermedad grave. También es importante averiguar lo que el paciente piensa sobre sus síntomas y corregir sus aprensiones equivocadas, haciendo hincapié en que el SII no aumenta el riesgo de desarrollar cualquier otra enfermedad. Cuando se encuentran divertículos en el colon, hay que explicar su falta de relevancia, ya que la mitad de la gente mayor tiene divertículos, casi siempre asintomáticos y sólo algunos sufrirán divertículis.

Estas buenas noticias deben inducir a un pronóstico cierto, explicando que los síntomas del SII tienden a ser crónicos o ser recurrentes a lo largo de la vida. A pesar de estas explicaciones, los pacientes posiblemente consultaran a otros médicos y se someterán a pruebas y tratamientos innecesarios e incluso peligrosos.

Algunos médicos comparan al SII al dolor de cabeza: una molestia más que una enfermedad que no causa daño físico.

El paciente y el médico juntos revisarán el estilo de vida del paciente en busca de factores agravantes. preguntas sobre las horas de trabajo y las obligaciones familiares pueden ser reveladoras. Algunos pacientes parecen no estar nunca relajados. Otros recelan y eliminan alimentos, pero pocas veces son culpables algunos alimentos aislados. Las comidas irregulares y con prisas, como trabajo de aquí para allá, comidas de trabajo o incluso sólo el trabajo doméstico excesivo, es más probable que trastornen la función intestinal que un alimento específico.

Los pacientes con diarrea como síntoma principal deben conocer los efectos laxantes del sorbitol, del azúcar artificial de muchos caramelos blandos, de los dulces y mermeladas sin azúcar. Estos efectos no son bien conocidos. Al contrario muchas personas creen que son intolerantes a la lactosa, no lo son (al menos si son blancos), e incluso, si lo son, pueden tomar pequeñas cantidades de leche sin desarrollar síntomas.

No olvidar los fármacos, ya que muchos alteran la función intestinal y causan distensión y dolor como efectos secundarios. Obviamente, se debe recomendar la moderación con el alcohol, tabaco, cafeína

Algunos fármacos que alteran habitualmente la función intestinal.

Fármacos que causan estreñimiento

Fármacos que causan diarrea

* Opiáceos (codeína, morfina,etc.)

* Fenotiacinas (clorpromacina,etc.)

* Antidepresivos tricíclicos (amitriptilina)

* Antagonistas 5-HT3 (ondansetron)

* Bloqueadores de los canales de calcio

* Anticolinérgicos

* Carbonato de calcio

* Misoprostol

* Cisapride

* Antiácidos que contienen hidróxido de magnesio

* Tés de hierbas que contienen senna

* Alcohol

* Cafeína

Tratamiento dietético

La evidencia científica del papel de la dieta en el tratamiento del SII es poco consistente. Esto no significa que el consejo dietético esté de más. Los pacientes lo esperan e incluso lo piden y existen razones de sentido común para responder.

Síntomas relacionados con la comida

A muchos pacientes, comer les provoca dolor abdominal o urgencia imperativa de evacuar. Si la evacuación es blanda, el paciente puede pensar que ha pasado "de un tirón". El médico deberá explicar al paciente que esto es simplemente la demostración de un fenómeno fisiológicamente normal (el peristaltismo posprandial del intestino sensible), dándose una reacción exagerada. Cuando el intestino reacciona de esta forma exagerada, lo importante no es lo que se ha comido, sino la cantidad que se ha comido. Hay que evitar las comidas abundantes, sobre todo las comidas grasas. Esto puede aportar un beneficio incidental, ya que ayuda al paciente que desea perder peso. Otra cosa a destacar es que las comidas rápidas o con angustia pueden aumentar la respuesta gastrocolónica.

Historia o registro de la dieta

Los médicos no suelen ser expertos en nutrición y dietética y muchas veces se resisten a entrar en el tema, pero hacer una historia dietética breve, o un registro de la dieta de 5-7 días puede revelar algunos problemas. No tomar desayuno podría explicar un estreñimiento,así como una dieta exenta de frutas y vegetales. Tomar mucho café no solo estimula directamente el intestino, sino que también contribuye a la tensión nerviosa y consecuentemente a la tensión intestinal. La diarrea puede estar causada o exagerada por la ingesta rica en fibra o de productos endulzados con fructosa o sorbitol. Esto también es verdad en caso de la cerveza y -sobre todo en los que no son de raza blanca y no tienen la cantidad suficiente de lactasa- de la leche y derivados lácteos. Investigaciones recientes sugieren que la lactosa en cantidades moderadas , como un vaso de leche, no desencadena los síntomas del SII en los sujetos alactásicos.

Razones para dar consejos dietéticos

* Comer provoca síntomas en muchos pacientes, así pues "la dieta es importante"  * Los comentarios dietéticos tienen efecto placebo, mostrando que el médico "se preocupa"   * Es una oportunidad para promover hábitos alimenticios saludables * Algunos productos alimenticios pueden agravar los síntomas del SII

Preguntas para formular en una historia dietética breve

* ¿Qué toma para desayunar?   * ¿Cuántas tazas de café (o té o bebidas con cola) toma al día?  * ¿Cuántos caramelos o dulces come diariamente?  * ¿Cada cuánto consume frutas y verduras? * ¿Qué tipo de pan come y cuántos trozos come al día? * ¿Cuánta leche bebe?  * ¿Evita comer algún alimento?  Si es así, ¿Cuál?

Tratamientos alternativos

Hasta una tercera parte de los pacientes buscan terapias alternativas o complementarias. Aunque ninguna ha demostrado su eficacia, en general son inofensivas y tienen éxito porque explotan el efecto placebo. Los médicos deben tomar nota de las terapias alternativas de sus pacientes, no para criticarlas, sino para estar informado y conocer si son dietas extremas, si son dañinas o si se trata de suplementos a precios exorbitantes.  El médico debe estar orgulloso de evitar repetir pruebas, de no hacer terapias inútiles y consultas extras. El objetivo final debe ser un paciente que percibe sus síntomas no más que como una molestia y que forma parte de la mayoría silenciosa de personas con el SII que no buscan ayuda médica

Tegaserod
Scott LJ, Perry CM - 1999

El tegaserod es un agonista parcial del receptor (5-hydroxytryptamina; 5-HT) que ha sido investigado para el tratamiento del síndrome de intestino irritable (SII). Específicamente, se une con gran afinidad a los receptores humanos 5-HT4, estimulando la liberación de neurotransmisores y el reflejo peristáltico in vitro. El tránsito del intestino delgado (aumento del llenado colónico por 6 horas) fue acelerado en pacientes con SII con constipación predominante recibiendo tegaserod oral 2 mg dos veces al día por una semana comparados con los que recibieron placebo. Además, hubo un incremento medio del vaciado colónico proximal del 20% en estos pacientes. El tegaserod oral 2 (p < 0.05) o 6 mg dos veces al día mejoró los síntomas de molestias abdominales, gases y constipación ( determinados (usando una Escala Global de Asesoría) comparado con el placebo en pacientes con SII con constipación predominante en un estudio doble ciego. Los efectos adversos más frecuentes en pacientes con SII con constipación predominante recibiendo tegaserod oral fueron diarrea transitoria y flatulencia. Ningún cambio clínico relevante en la presión arterial, frecuencia de pulso, el intervalo QRS fue reportado con dosis de tegaserod de 25 a 100 mg.

Zelmac

ZELMAC® Tegaserod. Comprimidos - Novartis

FÓRMULA: Cada comprimido contiene: Maleato hidrogenado de Tegaserod equivalente a 2 y 6 mg de Tegaserod. Excipiente cbp 1 comprimido

INDICACIONES TERAPÉUTICAS:
Para el tratamiento del dolor y malestar abdominal, distensión abdominal y disfunción intestinal en pacientes con síndrome de colon o intestino irritable con síntomas predominantes como dolor o malestar y estreñimiento.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:
Propiedades farmacocinéticas: Tegaserod es rápidamente absorbido posterior a su administración oral. Concentraciones plasmáticas pico son alcanzadas después de una hora. La biodisponibilidad absoluta es de alrededor del 10% en condiciones de ayuno. Los alimentos disminuyen la biodisponibilidad de tegaserod por 40-65% y el Cmax por aproximadamente 20-40%. Tegaserod es enlazado en aproximadamente el 98% a las proteínas plasmáticas, principalmente a la glucoproteína á 1-ácido. Tegaserod es extensamente distribuido en los tejidos posterior a la administración intravenosa, con un volumen de distribución en equilibrio de 368±223. Tegaserod tiene dos vías metabólicas primordiales. La primera es la hidrólisis presistémica catalizada por ácido en el estómago, seguida por la oxidación y la conjugación, resultando en el metabolito principal de tegaserod, el ácido glucorónido 5-metoxi-indol-3-carboxílico. El metabolito principal tiene una afinidad mínima con los receptores 5-HT4 . En el hombre, no hubo ningún cambio estadísticamente significativo en la exposición sistémica a tegaserod con valores de pH gástricos neutrales. La segunda vía metabólica es la glucuronidación directa que conlleva a la generación de tres N-glucurónidos isoméricos. In vitro, tegaserod no inhibió las isoenzimas CYP2C8, CYP2C9, CYP2C19, CYP2E1 y CYP3A4 del citocromo P450, donde la inhibición de CYP1A2 y CYP2D6 no pudo ser excluida y por lo tanto, fue estudiado in vivo. El principal metabolito humano no inhibió la actividad de ninguna de las isoenzimas del citocromo P450 anteriormente mencionadas. La depuración plasmática de tegaserod es 77±15 L/h, con una vida media terminal promedio (t1/2 ) de 11±5 h posterior a la administración intravenosa. Aproximadamente dos tercios de una dosis administrada oralmente es excretada sin cambio en las heces, con el tercio restante excretado en la orina, primariamente como el metabolito principal. La farmacocinética de tegaserod es dosis proporcional en el rango de 2 a 12 mg administrados dos veces al día por cinco días, sin un acúmulo relevante de tegaserod en el plasma. La farmacocinética de tegaserod en pacientes con síndrome de colon irritable es similar en sujetos masculinos y femeninos.

Poblaciones especiales:
Ancianos: La farmacocinética de tegaserod fue similar en los ancianos y masculinos jóvenes, mientras que el ABC y Cmax promedio fueron 40% y 22% mayor en las ancianas que en las mujeres jóvenes, pero aún dentro de la variabilidad observada en sujetos jóvenes. Disfunción hepática: En sujetos con disfunción hepática leve a moderada (cirrosis hepática), el ABC promedio fue 43% y el Cmax, 18% mayor. Disfunción renal: No se observó cambio en la farmacocinética de tegaserod en sujetos con disfunción renal severa que requiriera hemodiálisis (depuración de creatinina <15 mL/min/1.73 m 2).

Propiedades farmacodinámicas: Zelmac® pertenece a un nuevo grupo terapéutico como: Agonista parcial del receptor 5-HT4 (serotonina tipo-4). El mecanismo de acción de tegaserod es observado en su estimulación del reflejo peristáltico y la secreción intestinal y su inhibición de sensibilidad visceral vía la activación de los receptores 5-HT4 , semejantes a la serotonina-4 (%-HT4) en el tracto gastrointestinal. Tegaserod se enlaza con una afinidad muy alta a los receptores 5-HT4 , mientras que no tiene afinidad apreciable con los receptores 5-HT3 o dopamínicos. Tegaserod actúa como un agonista parcial en los receptores neuronales 5-HT4 disparando la liberación de más neurotransmisores tales como al péptido relacionado con el gen, la calcitonina de las neuronas sensoriales. Estudios in vivo mostraron que el tegaserod acrecentaba la actividad motora basal y normaliza la motilidad disfuncional en el tracto gastrointestinal. Además, los estudios mostraron que modera la sensibilidad visceral durante la distensión colorrectal en animales. En estudios de farmacología clínica, tegaserod mostró actividad favorecedora de la motilidad en todo el tracto gastrointestinal. En sujetos sanos, la administración de tegaserod por vía de infusión intravenosa de 0.6 mg o como una dosis oral de 6 mg, disminuyó significativamente el tiempo de retraso gástrico, vaciamiento gástrico acelerado y la reducción del tiempo de tránsito del intestino delgado y colónico en comparación con el placebo. Tegaserod mostró una fuerte tendencia a disminuir el número de episodios de reflujo posprandiales y la exposición a ácido en pacientes con enfermedad de reflujo gastroesofágico. En pacientes con síndrome de colon irritable, el tegaserod disminuyó el tiempo de tránsito del intestino delgado y facilitó el tránsito colónico. Consistentemente, el tegaserod mejoró la consistencia de las heces y aumentó el número de movimientos intestinales. Estos efectos fueron más evidentes el primer día de tratamiento y persistieron por un periodo de tratamiento de 12 semanas en pacientes con síndrome de colon irritable. Los datos de farmacología clínica sugieren una participación de los mecanismos locales en las actividades farmacodinámicas de tegaserod, en acuerdo con los hallazgos preclínicos. Los estudios clínicos han mostrado que Zelmac® proporciona alivio del dolor y malestar abdominal, distensión y disfunción intestinal en pacientes con síndrome de colon irritable que identifican al dolor/malestar abdominal y el estreñimiento como sus síntomas principales. En dos estudios multicéntricos, doble-ciego, placebo-controlados, 1680 pacientes con por lo menos 3 meses con síntomas de síndrome de colon irritable incluyendo dolor abdominal y disfunción intestinal, fueron estudiados. En todos los pacientes, la disfunción fue caracterizada por dos de tres síntomas de estreñimiento por lo menos el 25% del tiempo, específicamente < de 3 movimientos intestinales por semana, heces duras o grumosas, aguadas o de urgencia. Un periodo basal libre de placebo por 4 semanas fue seguido por un periodo de tratamiento de 12 semanas. Los pacientes clasificaron su respuesta semanal utilizando la Evaluación Global de Alivio (Subject´s Global Assessment (SGA) of Relief), que tomó en consideración el bienestar general, los síntomas de dolor y malestar abdominal, y disfunción intestinal. El tratamiento con Zelmac® fue asociado con una mejoría significativa en el SGA de Alivio. Esto es apoyado por varias evaluaciones de eficacia relacionadas con el síndrome de colon irritable, principalmente la disminución de dolor/malestar abdominal, disminución en el número de días con distensión significativa, aumento en el número de movimientos intestinales, mejoría en la consistencia de las heces y una disminución en el número de días sin movimientos intestinales. El inicio de acción, como fue medido por el SGA de Alivio, fue observado tempranamente (a la semana) de haberse iniciado el tratamiento y sostenido durante el periodo de tratamiento de 12 semanas. La gravedad de los síntomas del paciente, el uso de antidepresivos tricíclicos o de inhibidores selectivos de la recaptura de serotonina o la ingesta diaria de fibra dietaria no parecen haber afectado la eficacia de tegaserod. El tegaserod no tuvo efecto en el intervalo QTc en comparación con el placebo. Esto fue consistente con los hallazgos preclínicos. En un estudio abierto de 12 meses, 579 pacientes fueron tratados con tegaserod, 53% de los cuales terminaron el estudio. De esos pacientes que respondieron al mes 3, 59% continuaron respondiendo después de 12 meses de tratamiento. El perfil de seguridad y tolerabilidad fue similar a ese observado durante los estudios placebo-controlados de fase 3.

CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad a la sustancia activa o a cualquiera de sus excipientes.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: No hay datos disponibles sobre el uso de Zelmac® en pacientes con disfunción hepática severa. Cuidados especiales deben de tenerse en dichos pacientes.

Embarazo: Los datos disponibles sobre un número limitado (n= 15) de embarazos expuestos indican que no hay efectos adversos del tegaserod en el embarazo o en la salud del feto/recién nacido. Hasta la fecha, no hay ningún dato epidemiológico disponible. Los estudios en animales no indican un efecto dañino directo o indirecto con respecto al embarazo, desarrollo embrionario/fetal, desarrollo posnatal. Sin embargo, en vista de la experiencia limitada en humanos, el uso de Zelmac® durante el embarazo no es recomendado.

Lactancia: Tegaserod es excretado en la leche de ratas amamantando a sus crías con una alta tasa leche:plasma. Ya que también puede ser excretado en la leche materna, Zelmac® no debe ser prescrito a mujeres en periodo de lactancia.

Efectos en la habilidad de manejar y utilizar maquinaria: No se han observado efectos en la habilidad de manejar o el uso de maquinaria.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS: En estudios placebo-controlados en 2,198 pacientes tratado con tegaserod por hasta 12 semanas, la frecuencia de eventos adversos en pacientes recibiendo tegaserod fue similar a ese observado con placebo, con la excepción de diarrea. Se reportó diarrea como un evento adverso en 11.7% de los pacientes tratados con tegaserod en estudios clínicos, mientras que la cifra correspondiente para placebo fue 5.4%. Aún en el subgrupo con más de 3 movimientos intestinales/día o heces aguadas hasta el 25% del tiempo en la basal, la frecuencia con que fue reportada la diarrea como un evento adverso durante el tratamiento fue ligeramente más alto. En la mayoría de los casos, ocurrió tempranamente, fue transitorio, observado la mayoría del tiempo como un episodio único durante el periodo de tratamiento de 12 semanas y resuelto con tratamiento continuo. La tasa de descontinuación de los estudios debido a la diarrea fue baja (1.6% en pacientes tratados con tegaserod y 0.5% en el grupo placebo). La frecuencia de la mayoría de los otros eventos adversos que ocurrieron en los estudios clínicos fue similar en los pacientes tratados con tegaserod, así como con placebo. Ellos incluyen alteraciones gastrointestinales (p.ej. dolor abdominal, náusea, flatulencia), cefalea, mareo, dolor de espalda y síntomas de tipo influenza.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GENERO: No se identificaron interacciones clínicamente relevantes en estudios de interacción fármaco-fármaco específicas o posterior al uso concomitante durante el programa de desarrollo clínico de tegaserod. Basado en los datos actualmente disponibles, no se requiere de ajustes de dosis para ninguno de los dos fármacos cuando Zelmac® es co-administrado con otros fármacos.

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO: Hasta el momento no se han reportado.

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGENESIS, TERATOGENESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD: Una variedad de estudios preclínicos de seguridad con varias especies animales revelaron que no había evidencia alguna de toxicidad sistémica o de órgano blanco. Los efectos preclínicos fueron observados solamente en exposiciones consideradas en exceso de la exposición humana máxima, indicando poco significado en cuanto al uso clínico.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN: La dosis de Zelmac® recomendada es un comprimido de 6 mg dos veces al día. Zelmac ® debe ser tomado oralmente previo a los alimentos.

Pacientes ancianos: No se requiere de ajustes de dosis en pacientes ancianos.

Pacientes pediátricos: La seguridad y eficacia no ha sido establecida en pacientes pediátricos. El uso en esta población de pacientes no es recomendada.

Pacientes con disfunción hepática: No se requiere de ajustes de dosis en pacientes con disfunción hepática leve a moderada. Zelmac® no se ha estudiado en pacientes con disfunción hepática severa.

Pacientes con disfunción renal: No se requiere de ajustes de dosis en pacientes con disfunción renal leve, moderada o severa.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBRE DOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL:

Signos y síntomas: No hay experiencia sobre la intoxicación aguda con tegaserod. Sin embargo, basado en los datos de voluntarios sanos administrados dosis únicas orales equivalentes a 116 mg de tegaserod, los signos y síntomas de sobredosis pueden incluir diarrea, cefalea, dolor abdominal intermitente e hipotensión ortostática.

Tratamiento: Es poco probable que el tegaserod sea eliminado por diálisis debido a su gran volumen de distribución y su enlace extenso a las proteínas plasmáticas. En caso de una sobredosis, se debe de administrar tratamiento sintomático y de apoyo.

PRESENTACIONES: Caja de cartón con 10, 20, 30 comprimidos.

LEYENDAS DE PROTECCION: No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. NOMBRE Y DOMICILIO DEL LABORATORIO: Hecho en Basilea por: Novartis Pharma AG Basilea, Suiza. Acondicionado y distribuido por: Novartis Farmacéutica S.A. de C.V. Calz. de Tlalpan 1779, Col. San Diego Churubusco 04120 Mexico D.F. IPPA: CEAR 203786/R2001.

REFERENCIAS

1. Schmulson M. Colon irritable. En: Villalobos JJ, Valdovinos MA, Olivera MA, Ed. Principios de Gastroenterología. 1ª ed. Méndez Editores, México, D.F., 2000, Cap 44, p 501-510.
2. Hasler WL, Owyang C. Irritable bowel syndrome. En: Yamada T, ed. Textbook of Gastroenterology. 3rd ed. Volume 2. Lippincott Williams & Wilkins, Philadelphia, 1999, Chap 84, p 1885.
3. Hasler WL, Owyang C. Irritable bowel syndrome. En: Yamada T, ed. Textbook of Gastroenterology. 3rd ed. Volume 2. Lippincott Williams & Wilkins, Philadelphia, 1999, Chap 84, p 1884.
4. Drossman DA, Li Z, Andruzzi E, et al. U.S. householder survey of functional gastrointestinal disorders: prevalence, sociodemography, and health impact. Dig Dis Sci 1993; 38: 1569-1580.
5. Hahn BA, Yan S, Strassels S. Impact of irritable bowel syndrome on quality of life and resource use in the United States and United Kingdom. Digestion 1999; 60: 77-81.
6. Wells NEJ, Hahn BA, Whorwell PJ. Clinical economics review: Irritable bowel syndrome. Aliment Pharmacol Ther 1997; 11: 1019-1030.
7. Smith AD, Datta SP, Smith GH, et al. Oxford Dictionary of Biochemistry and Molecular Biology. Oxford University Press, Oxford, 1997.
8. Schmitt C, Krumholz S, Tanghe J, et al. The 5-HT 4 receptor partial agonist tegaserod (HTF 919) improves abdominal discomfort/pain and normalises altered bowel function in irritable bowel syndrome (IBS). Gut 1999; 45 (Suppl V): A258:P0960.
9. Talley NJ, Zinsmeister AR, Melton LJ. Irritable bowel syndrome in a community: symptom subgroups, risk factors and health care utilization. Am J Epidemiol 1995; 142 (1): 76-83.
10. Gershon MD. Review article: roles played by 5-hydroxytryptamine in the physiology of the bowel. Aliment Pharmacol Ther 1999; 13 (Supp 2): 15-30.
11. Coelho A-M, Rovira P, Fioramonti J, Bueno L. Antinociceptive properties of tegaserod (HTF 919), a 5-HT 4 receptor partial agonist, in a rat model of colorectal distension. Poster.
12. Lefkowitz MP, Ruegg P, Shi Y, Dunger-Baldauf C. Relief of overall GI symptoms and abdominal pain and disconfort as outcome measures in a clinical trial of irritable bowel syndrome with HTF 919. Gastroenterology 1999; 116 (4, Part 2): p A1027 (Abs G4462).
13. Appel-Dingemanse S, Horowitz A, Campestrini J, et al. Effect of age and gender on the pharmacokinetics of the novel 5-HT 4 receptor partial agonist tegaserod (HTF 919). Gut 1999; 45. Citado en: Product Monograph Zelmac (tegaserod) Novartis Pharma 2000. pag. 35.
14. Appel-Dingemanse S, Guerret M, Hirschberg Y, McLeod J. Single- and multiple-dose pharmacokine-tics of SDZ HTF 919 in healthy subjects. Clin Pharmacol Ther 1999; 65 (2): 128 (Abs PI-44).
15. Appel-Dingemanse S, Lemarechal M-O, Kumle A, et al. Integrated modelling of the clinical pharmacokinetics of SDZ HTF 919, a novel selective 5-HT 4 receptor agonist, following oral and intravenous administration. British J Clin Pharmacol 1999; 47 (5): 483-491.
16. Zelmac‚ Monografía de Producto.
17. Veldhuyzen Zanten SJO, Talley N, Bytzer P, et al. Design of treatment trials for functional gastrointestinal disorders.

 


 

 

 
 
 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com