Google

Avizora - Atajo Google

Cervicalgias: definición, causas, tratamiento

Salud Humana /
Human Health

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Adolescencia y Juventud
- Sexualidad Humana

- Diccionario de sexo y sexualidad
- A favor del sexo
-
Arte y comunicación

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

. ¿Se pueden considerar enfermedades graves?

Fuente Aura Salud

Definición

Las cervicalgias son dolores producidos en el cuello, en su cara posterior y caras laterales. Se origina normalmente como consecuencia de una patología ósea, articular, muscular, o bien por la combinación de varias de ellas. También debido a traumatismos.

 

Causas y tipos
 

Establecemos una clasificación en función de sus causas de origen:

Agudas.- producidas de forma repentina, sin causa inicialmente sospechada ni aparente, como por ejemplo, la tortícolis.

Crónicas.- permanentes en el tiempo, si bien el dolor no es tan intenso como en las cervicalgias agudas, su resolución es más larga (artrosis cervical, discopatía vertebral, cifosis dorsal, giba de búfalo, fibromialgia, ...).

Psicosomáticas.- producidas por estados propios de ansiedad debido a problemas de salud o stress; o psicosomáticas propiamente dichas, en que el paciente manifiesta muchos síntomas que el explorador médico le resultan incomprensibles anatómica y funcionalmente.

Por hernia o protusión discal.- debido a las contracturas musculares de la musculatura cervical que conforman uno de los síntomas de esta patología.

Traumáticas.- por traumatismos directos, o indirectos tras accidente de coche en que tras un frenazo brusco la cabeza reacciona con un movimiento de vaivén violento (síndrome del latigazo cervical) .

Anomalías de la columna cervical.- por rectificaciones o inversiones de la columna cervical.

Síndrome de Barré-Liéou.- aparece principalmente en mujeres menopáusicas, y se producen cefaleas occipitales, vértigo, náuseas, zumbidos de oídos, dolor en la parte superior de los ojos y sienes.

Neuralgia de Arnold.- consiste en una neuralgia del nervio occipital posterior, irradiando el dolor desde dicho punto hasta la frente, por encima de los ojos. Debido a que dicho nervio se encuentra oprimido por las contracturas y tendinitis de la parte posterior del cuello (nuca).

Cervico-braquialgia.- dolor cervical irradiado a uno o ambos brazos, antebrazos o dedos, por compresión de las raíces correspondientes a C5-C6-C7 y D1 (vértebras cervicales 5, 6, 7 y dorsal o torácica 1).

Giba de búfalo.- por acumulación de celulitis en C7 (vértebra cervical 7) que oprime las estructuras y raíces colindantes, produciendo así el dolor.

Causas y precauciones

- Sobrepeso corporal: unas mamas excesivamente grandes, provocan cifosis dorsal (hipercifosis) haciendo bajar la cabeza en exceso; unas veces por el peso en sí y en muchas ocasiones para procurar esconder dicho volumen, se rectifica la posición anatómica.

- Los individuos de gran estatura son más propensos a los dolores cervicales.

- El estar mucho tiempo con la cabeza agachada aumenta la disponibilidad a sufrir cervicalgias (secretarias con ordenadores, costureras, etc.).

- También es recuente en profesiones en que es preciso estar con la cabeza hacia arriba (jardineros en podas altas, yeseros, pintores, etc.).

- Los ejercicios de cuello realizados con brusquedad (rotaciones completas de cuello en que se da un componente de flexión junto a uno de rotación) no deben hacerse, pues laxa o fractura las carillas articulares.

- Especial atención hay que dedicar a los ejercicios realizados en gimnasio donde se levantan grandes pesos sin saber con exactitud si dicha exigencia es soportada bien por nuestra musculatura.

- Cuando el médico especialista nos recomienda natación ("pues va muy bien para la columna") o debe realizarse la técnica de braza, pues en vez de relajar, aumenta la tensión de la musculatura del trapecio y del cuello, encontrándonos con el objetivo contrario al que deseamos. Siempre es preferible repartir esfuerzos nadando a crol o a espalda.

- Evitar el aire acondicionado en verano y las corrientes de aire en otras épocas del año.

- No cargar mucho peso.

Síntomas

Los síntomas que pueden aparecer y que varían en función de la mayor o menor gravedad del origen de la cervicalgia en cuestión, son:

-   Dolor en musculatura posterior y lateral del cuello.

-   Contracturas musculares muy palpables (durezas musculares).

-   Impotencia funcional parcial, limitada por el dolor y las contracturas musculares que existen.

-   Dolores irradiados a brazos, antebrazos o dedos ; y hormigueos o acorchamiento (más ligados a los casos de hernia o protusión discal).

-   Dolores de cabeza, por la compresión que ejercen las contracturas musculares sobre vasos y nervios, imposibilitando el normal desarrollo sanguíneo (se reduce el aporte de oxígeno) y nervioso.

-   Sensaciones de vértigo, vahído o inestabilidad (aunque también pueden deberse a problemas de oído, vista, tensión arterial; para ello el médico especialista debe distinguir de donde provienen).

-   En estado de gran contractura en musculatura lateral del cuello, especialmente de los músculos esternocleidomastoideos por su inserción distal en clavícula, se nota opresión en la garganta al realizar la deglución al comer.

-   Dolor en cara posterior de la cabeza (occipital), con reflejo que recorre la cabeza hacia delante llegando a los ojos, pudiendo afectar a uno o a los dos lados (Neuralgia de Arnold).

Diagnóstico

Según la sintomatología referida por el paciente, el profesional médico realiza la exploración física en busca de contracturas musculares, así como una valoración de la movilidad de las extremidades superiores para comprobar si existe compromiso radicular. También es conveniente evaluar mediante pruebas musculares la hipertrofia o hipotrofia de un grupo muscular concreto.

Con pruebas radiológicas se determina finalmente el origen exacto de las cervicalgias: rectificaciones vertebrales, protusión o hernia discal, artrosis vertebral, etc. Si radiológicamente no se evidencia ninguna causa aparente, podemos pensar que su origen radica en problemas musculares por sobreesfuerzo, deficiente higiene postural, por acumulación de tensiones en el trabajo o por problemas personales o familiares que conlleva una mayor tensión en la musculatura del trapecio, cuello y paravertabrales cervico-dorsales.

Tratamiento

"Un cuello sin contracturas musculares se puede decir que es un cuello sano".

Tratamiento conservador:

El primer paso siempre es el de reducir y eliminar las contracturas musculares, que tantos problemas ocasionan, mediante:

  • termoterapia (aplicación de calor local)

  • ultrasonidos en la zona contracturada (no aplicarlo sobre las apófisis espinales, solo en la musculatura paravertebral)

  • masaje relajante

  • masaje descontracturante

  • Shiatsu (digitopuntura)

  • Cyriax en inserciones tendinosas (siempre que no produzcan mareos)

  • movilizaciones pasivas de cuello (cuidado con las sensaciones de mareo) (contraindicado en casos de hernia discal) y activas

  • elongaciones y tracciones cervicales (siempre que no exista sensación de mareo), para dotar de mayor elasticidad a la musculatura) (contraindicado en casos de hernia discal)

  • trabajo de movilidad articular de cuello, hombros y cintura escapular

  • es recomendable dormir con bufanda de lana, para que se mantenga el calor corporal por la noche, resolviendo la contractura poco a poco; también protegerse el cuello durante el día con ropa caliente (no collarín cervical -este solo se recomienda en casos evidentes de esguince cervical, pues de no ser así atrofia los músculos cervicales y endurece las contracturas)

  • higiene postural: procurando evitar posturas inadecuadas con cabeza muy baja (costureras), coger el teléfono entre hombro y oreja (telefonistas u operadoras), dormir con almohada que se adapte a la anatomía del cuello (ver dibujos), no dormir boca abajo

  • técnicas de relajación (son más frecuentes los dolores de cuello en personas estresadas).

¿Se pueden considerar enfermedades graves? - Alfonso Martínez Gastey

¿Se pueden considerar como enfermedades graves las cervicalgias, dorsalgias y lumbalgias? ¿Qué medidas debemos adoptar para prevenir estas patologías?

Los dolores de espalda, ya sean cervicales, dorsales o lumbares se consideran, salvo excepciones, enfermedades de carácter benigno y el principal interés se centra en su elevada presentación y su repercusión, tanto social como laboral y económica.

Los dolores de espalda, ya sean cervicales (cervicalgia), dorsales (dorsalgia) o lumbares (lumbalgia) se consideran, salvo excepciones, enfermedades de carácter benigno y el principal interés se centra en su elevada presentación y su repercusión, tanto social como laboral y económica. En la actualidad, son un problema de salud prioritario en las Sociedades Occidentales debido a que estas patologías provocan un tremendo absentismo laboral junto con una disminución de las funciones y de la movilidad de los sujetos que las padecen y una demanda asistencial muy elevada, tanto a nivel primario como a nivel hospitalario con la consiguiente repercusión económica.

El 90% de estas patologías son de origen mecánico y, por eso, deben diferenciarse claramente de las patologías vertebrales que tienen otro origen y hacer un diagnóstico diferencial con enfermedades más serias (tumores) que pueden producir dolores en localizaciones muy similares.

Podemos decir que para distinguir si un dolor vertebral es de origen mecánico o no, éste debe aumentar con la movilización del tramo afecto aunque la visita al médico y el proceder adecuado del profesional aclarará el diagnóstico de manera definitiva.

Notable influencia en la aparición o en el mantenimiento de estos dolores de espalda tiene la vida que habitualmente hacemos, tanto la laboral como el tiempo que dedicamos al ocio. Son típicas las dorsalgias de las secretarias y modistas, las lumbalgias de los camioneros y descargadores de pesos; son frecuentes las dorsalgias y cervicalgias de los ejecutivos que permanecen horas en el despacho, etc

En el aspecto terapéutico se ha avanzado mucho, incorporando al tratamiento de estas afecciones una serie de medicamentos de última generación con doble función analgésica y antiinflamatoria, notabilísimamente incrementada con respecto a los existentes y que producen muchos menos efectos secundarios. Seguramente, es en la parcela de la medicina en que más está avanzando la farmacología y que facilitan al médico y ponen en sus manos una serie de recursos que permiten acortar los períodos dolorosos y ayudar a los enfermos en sus padecimientos. Es rara la semana que no se incorporan nuevas armas terapéuticas que nos ayuden en nuestra labor.

Pero la gente se pregunta el por qué padecen con tanta frecuencia, y más a medida que pasan los años, de estos problemas que tanta repercusión tienen en su vida social y laboral y no encuentran muchas veces explicación ni relación entre la vida que habitualmente hacen y los dolores que con frecuencia padecen.

Y es por ésto por lo que los médicos debemos orientar a nuestros enfermos, suministrándoles una información detallada de su enfermedad y dándoles unas normas de vida que les ayuden a prevenir la aparición de estos dolores o a superarlos en el caso de que ya se hayan presentado.

Sería conveniente que estos pacientes fueran conocedores de que es conveniente:

- una cama dura
- baños en agua caliente
- abstenerse de coger pesos excesivos
- saber agacharse a coger cosas del suelo
- no permanecer demasiadas horas de pie
- no conducir excesivas horas
- etc


y que es necesaria la aplicación de Terapias Físicas y la práctica de gimnasia que ayuden a potenciar la musculatura vertebral y a retardar la aparición de episodios dolorosos. Es conveniente la realización de ejercicios que desarrollen tanto la musculatura abdominal como la dorsal y lumbar y su práctica diaria porque de la potenciación de esta musculatura depende, en gran parte, el devenir de estos dolores.

La Prevención de estas patologías debería empezar en los niños, en las escuelas y en sus casas:

- corrigiéndoles las posturas, procurando que la espalda mantenga la posición fisiológica que debe tener.

- No cargándoles con pesos (OJO en la edad escolar con las mochilas de libros, que todo su peso gravita sobre la columna vertebral)

- Intentar aficionarles a deportes que potencien y desarrollen la musculatura paravertebral, como la gimnasia y la natación.

- Etc


En nuestra opinión, estamos ante unas patologías de carácter benigno pero dolorosas y que se pueden prevenir si tenemos en cuenta un mínimo de normas, con el consiguiente ahorro de padecimientos físicos y económicos.

 


 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com