Google

Avizora - Atajo Google

Acerca del Kamasutra.

Sexualidad Humana /
Human Sexuality

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- El vodka ruso
-
Infidelidad femenina
- A favor del sexo
-
El vino y las mujeres
- Historia del chocolate

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

Hace más de dos mil años, en la India, un hombre llamado Nandim escribió unos "aforismos del amor" en 1.000 capítulos. Fue resumido, interpretado y abreviado por varios autores, pero el que ha llegado hasta nuestros días es de Mallanaga Vatsyayana, autor del Kamasutra que hoy se conoce.

Existen otros libros de tradición hindú que hablan del placer sexual, como el Ananga Ranga, escrito por Kalyana Malla. Es una obra escrita en otra época distinta del Kamasutra, en la que existían muchas más restricciones respecto al sexo. Por eso, se trata de un libro lleno de normas sobre dónde, cómo o qué hacer en una relación sexual, aunque el contenido final es muy similar al Kamasutra. El Jardín Perfumado, de Sheikh Nefzawi, proviene del mundo árabe y se distingue del resto en que incorpora un fino sentido del humor, algo muy pocas veces utilizado para referirse al sexo.

Poco se sabe de Vatsyayana, el autor del Kamasutra; sólo que nació en el sudeste de la India alrededor del siglo III de nuestra era y que, basándose principalmente en los escritos de Nandim y en sus propias experiencias y reflexiones, escribió el Kamasutra, un libro dedicado a los ciudadanos acomodados de la sociedad hindú para instruirlos en las artes amatorias y que se ha convertido en una crónica de las costumbres de su época.

Lo que menos se puede encontrar en el Kamasutra es pornografía, pues es un libro escrito con seriedad y rigor casi científico, ya que Vatsyayana comienza por estudiar las características de hombres y mujeres a los que clasifica por especies, como si de un tratado de biología se tratara. Además, el autor trata también de los aspectos externos de una relación, por ejemplo cómo elegir una esposa, las virtudes de las cortesanas, etc.

Dartha, Artha, Kama

Vatsyayana comienza el Kamasutra indicando a los lectores cómo alcanzar el estado perfecto, que es lo mismo que la paz interior, para lo cual se necesita la obtención de las tres cualidades superiores del "Dartha", "Artha" y "Kama". El Dartha para los hindúes es aquello que se refiere al alma, a los sacrificios y méritos religiosos, es por lo que tiene que pasar el ser humano para alcanzar su superación.

El Artha es la propiedad terrenal, la consecución de bienes materiales que producen alegría,
como, por ejemplo, la riqueza. El Kama, por último, es la satisfacción erótica, la posesión del amor y su disfrute.

El Kamasutra es, por lo tanto, una obra destinada ala realización del Kama o placer. Para esto, dice Vatsyayana, es necesaria la participación de todos los sentidos, tacto, visión, gusto, oído y olfato con la comunión del espíritu, es decir, la unión de cuerpo y alma al completo para que la realización del acto sexual sea perfecta.

El legado Hindú

En una primera lectura el Kamasutra puede parecer muy lejano a las costumbres occidentales, con sus imágenes llenas de símbolos, sus costumbres diferentes, sus elogios al amor como sentimiento sublime; sin embargo, se puede calificar como un tratado de sexología moderna y en muchos aspectos se anticipa a las teorías que revolucionaron el estudio del sexo. En el Kamasutra se dice que tanto para la total superación del alma como para el goce de los placeres terrenales es necesaria, también, una satisfacción sexual o el Kama. Si no existe esta conexión de los tres estados, el ser humano se siente lleno de frustraciones que afectan a su personalidad. Cientos de años después el psicólogo Sigmund Freud vino a decir prácticamente lo mismo, la conexión que existe entre la mayoría de los traumas o complejos y una represión de tipo sexual.

Por eso, en el Kamasutra no se encuentra pornografía, pero sí una forma de disfrutar de la sexualidad plenamente, sin tabúes ni restricciones.

A la mujer, en cambio, históricamente le ha estado prohibido llevar la iniciativa en cualquier relación sexual, obligada a ir siempre a remolque de lo que el hombre dictara, aunque ello le impidiera disfrutar plenamente. En términos sexuales, la mujer tiene un proceso de excitación más lento, con lo cual es importante que ella guíe al hombre señalándole lo que le agrada o le desagrada, haciendo la relación más satisfactoria. De esta forma, la relación se hace "con" el otro, y no "a pesar" del otro.

APLICACIÓN AL HOMBRE

El Kamasutra distingue tres tipos de hombres y mujeres según el tamaño de sus órganos sexuales. Las medidas, descritas en dedos, corresponden a las medidas utilizadas en los tiempos en los que se escribieron estos libros. Además del tamaño de los órganos sexuales se desprenden algunas características físicas y de la personalidad de los hombres y mujeres. Esto no intenta ser un estudio de psicología a través del tamaño del pene o de la vagina, sino que, más bien, debe ser considerado como uno de los primeros estudios de sexología, que por mucho tiempo resultaron ser los únicos.

Tal como se indica en el Kamasutra, el hombre se divide en Hombre-liebre, Hombre-toro, y el Hombre-caballo, dependiendo de la dimensión de su "lingam" o pene.

El Hombre-liebre posee un "lingam" que en erección sobrepasa los seis dedos. De él se dice que es un hombre bajo, pero de cuerpo proporcionado. Sus manos, rodillas, pies y muslos son pequeños. Tiene la cara redonda, los dientes pequeños y finos, el cabello sedoso y sus ojos son grandes y bien abiertos. Posee un carácter tranquilo, practica el bien como virtud y ambiciona la fama, aunque su apariencia es humilde. Se muestra parco en el comer y es moderado en sus deseos carnales.

El Hombre-toro posee un "lingam" de nueve dedos de longitud en erección. Su cuerpo es robusto y recio, de pecho amplio, vientre duro. Posee una frente ancha y unos ojos grandes. Su temperamento es violento, inquieto e irascible.

El Hombre-caballo tiene un "lingam" de doce dedos de longitud en erección. Es un hombre alto, pero no obeso. Prefiere las mujeres robustas y grandes. Posee un cuerpo duro, el pecho ancho y musculoso. Sus dientes, cuello y orejas son largas, al igual que sus manos y dedos. Su pelo es grueso, la mirada fija y dura y tiene una voz profunda. Su espíritu es audaz, pasional, ambicioso, perezoso y dormilón.

APLICACIÓN A LA MUJER

Las mujeres a su vez se dividen en Mujer-cierva, Mujer-yegua y Mujer-elefanta, según la profundidad de su "yoni" o vagina.

La Mujer-cierva tiene un "yoni" de seis dedos de profundidad. Su cuerpo es delicado, de aspecto infantil, suave y tierno. La cabeza es pequeña y bien proporcionada, su busto es erguido, el vientre delgado, mientras que los muslos son carnosos. Los brazos son grandes y redondeados. Tiene el cabello grueso y crespo, los ojos negros, las mejillas y orejas grandes. Su temperamento es afectuoso y su mente activa, aunque, en ocasiones, se muestra celosa.

La Mujer-yegua presenta un "yoni" de nueve dedos de profundidad. Su cuerpo es delicado, pero de brazos gruesos. Sus senos y caderas son anchos. Camina con gracia, le gusta dormir y la buena mesa. Se muestra afectuosa con su compañero.

La Mujer-elefanta alcanza los doce dedos de profundidad. Posee unos grandes senos. Su nariz y sus orejas son largas y gruesas. Tiene las mejillas y los labios muy carnosos. El pelo es muy fuerte y negro. Sus pies, manos y brazos son cortos y redondeados. A este tipo de mujer le cuesta conseguir un orgasmo, por lo que sus coitos deben ser largos y lentos.

TIPOS DE UNIONES SEXUALES

Una vez que se han descrito las diferentes clases de hombres y mujeres, el Kamasutra intenta ahora determinar los tipos de uniones sexuales. Para esto, se consideran tres variables, que son, las dimensiones de los órganos sexuales, la duración del coito y la fuerza de la pasión. Nuevamente nos encontramos con una clasificación que hoy en día sería imposible de mantener, pero que, sin embargo, no deja de ser un intento por descubrir la sexualidad en el ser humano.

La unión sexual según las dimensiones de los órganos sexuales

De las tres clases de mujeres y hombres se desprende que existen tres tipos de uniones iguales entre personas de dimensiones que se corresponden. Estas son las uniones sexuales del Hombre-liebre con la Mujer-cierva, donde ambos poseen unas dimensiones de sus órganos relativamente pequeñas; la unión del Hombre-toro con la Mujer-yegua, que tienen dimensiones medianas; y el Hombre-caballo con la Mujer-elefante en la que ambos poseen órganos genitales de mayor tamaño.

Según el Kamasutra este tipo de uniones son las que más satisfacen a la pareja, puesto que sus órganos sexuales se acoplan y complementan perfectamente y deben acostarse de "forma normal". Cuando las dimensiones de los órganos sexuales son diferentes, bien porque las del hombre sean superiores a las de la mujer o las de esta sean mayores, la unión es desigual. En el caso de que un hombre posea un "lingam" superior en tamaño al "yoni" de la mujer, se denomina unión alta o muy alta. Para que la cópula no sea difícil y la mujer no quede insatisfecha Vatsyayana aconseja que al acostarse utilicen posiciones donde el "yoni" de la mujer quede ensanchado.

Si ocurre que la vagina de la mujer es demasiado profunda en comparación con el pene del hombre, la unión sexual tampoco será confortable; para estos casos en el Kamasutra se recomienda que se adopten las posturas donde el "yoni" de la mujer quede contraído.

La unión sexual según la duración del coito

Según esta distinción de las clases de amar, el Kamasutra explica que existen tres categorías de hombres y mujeres de acuerdo con el tiempo que tardan en realizar el coito. En la primera división se encuentran los hombres y mujeres que emplean poco tiempo; otra se refiere a los hombres y mujeres que necesitan un tiempo moderado; y la tercera, en la que los hombres y mujeres precisan de largo tiempo para realizar el acto sexual.

Vatsyayana dice que en la primera unión sexual la duración del coito es menor, pero que en las sucesivas uniones ambos emplearán más tiempo en la cópula para saciar completamente su placer.

La unión sexual según la fuerza de la pasión

El Kamasutra divide tanto a hombres como a mujeres en tres categorías de acuerdo con la fuerza de la pasión en el momento de realizar el acto sexual. Un hombre es de pasión pequeña cuando su deseo en el momento sexual no es vivo, su esperma es poco abundante y no puede soportar los abrazos de su compañera. La mujer que posee una pasión pequeña encuentra escasa satisfacción a la hora de amar y continuamente está rechazando los deseos de su compañero. A los hombres y mujeres que tienen mejor temperamento los llama de pasión mediana, y son los que más gozan con el acto sexual. En la tercera categoría se encuentran los hombres y mujeres que gozan de una pasión intensa, con un gran apetito sexual y ambos buscan constantemente el placer carnal.

Pero Vatsyayana asegura que la primera vez que se produce la unión sexual, la pasión del hombre es intensa y corto el tiempo que emplea, mientras que en las siguientes relaciones sucederá lo contrario. En cambio, en la mujer la primera vez su pasión es débil y necesita de más tiempo para satisfacer su deseo y, a medida que transcurren otras relaciones, aumentará su pasión y necesitará menos tiempo para disfrutar.

Todas estas divisiones son categorías extremas, y por tanto, el Kamasutra aclara que es muy difícil que cada hombre y mujer pertenezcan a una sola clase, y que todas estas características aparecen mezcladas en los seres humanos. También, dice, es raro que se produzca la unión sexual entre iguales de cada categoría. Para esto precisamente, el Kamasutra explica en otros apartados toda una relación de juegos amorosos, tanto como para conocer a la pareja como para disfrutar del acto sexual plenamente. Lo mismo que muchos siglos después ha venido a estudiar la sexología occidental.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com