Google

Avizora - Atajo Google

Sexualidad Humana / Human Sexuality
La importancia de una buena
lubricación sexual

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- 23 razones para hacer el amor
- Orgasmo / Orgasm
- Orgasmo incontrolable
- Cristina Kirchner: Privatización del  Petróleo
- Felisa Miceli y las Madres de Plaza de Mayo

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

191207 - El Mundo - Josep-Tomás Torres - Una buena lubricación es media vida. Y que nadie se sienta aludido, por favor, que las luces navideñas presuntamente nos ayudan a ser mejores personas…

La famosa escena de la mantequilla de 'El último tango en París' hizo mucho daño en su día, y no sólo a la sufrida Maria Schneider. Nuestro cuerpo está más que preparado para lubricarse durante cualquier tipo de estimulación sexual. Sin embargo, es normal que, por el paso de los años, y ante ciertas prácticas, una ayuda suplementaria sea más que necesaria. En más de una ocasión puede ocurrir que, en el fragor de la batalla, echemos mano de cualquier tipo de sustancia resbaladiza para facilitar inserciones más o menos dificultosas: crema hidratante, jabón de manos, aceites para el masaje, vaselina o incluso, como me contaron una vez, el caso de un bestia que se apaña con el Fairy…

 

Lubricantes y sexualidad

 

Por no hablar de ciertos días en que el ánimo juguetón y antropófago nos hace recurrir a sustancias alimenticias pringosas como la miel o la nocilla. Vamos, un auténtico festival al que hay que prestar cierta atención. Muchas de estas sustancias 'lubricantes' y pringosas pueden provocar irritaciones en las mucosas del interior del ano o pueden alterar el ph de los tejidos internos de la vagina.

Como ya sabéis, el uso del preservativo es más que obligatorio en todo tipo de números circenses, no sólo por cuestiones higiénicas, sino también profilácticas. Conviene recordar también que muchas sustancias pueden dañar el preservativo, como es el caso de la vaselina. Siempre hay que utilizar lubricantes de base acuosa y evitar los que incorporan en su composición aceites o siliconas.
Tal circunstancia también hay que aplicarla en el caso de los juguetes sexuales. Los materiales delicados con los que están fabricados muchos de ellos pueden sufrir serios desperfectos en su superficie y funcionamiento si utilizamos según qué para facilitar su cometido.

Lo cierto es que, al acercarnos a cualquier tienda erótica, y algunas farmacias, podremos apreciar que la variedad de lubricantes es mareante. Los hay de sabores, comestibles, con efecto calor, con efecto frío…
Por cierto, este último no es recomendable para su uso anal. Y ya que estamos en esa zona, hay que saber que los lubricantes para prácticas anales suelen ser más espesos y, en muchos casos, suelen presentar en su composición sustancias como la benzocaína, que tiene un suave efecto anestésico en la zona. Vamos, no se trata de insensibilizar totalmente la zona (ya me dirás tú, qué gracia), pero sí evitar los efectos más molestos que puede comportar todo tipo de merodeo más o menos incisivo en esa zona del cuerpo.

Mención aparte, ya que estamos enzarzados en cuestiones resbaladizas, aunque no son lubricantes, merecen los retardadores masculinos, una crema que se aplica sobre el glande y mantiene la erección durante más tiempo y retrasa la eyaculación, y los sensibilizadores de clítoris, un gel a base de mentol no apto para chicas de 'risa fácil', debido al efecto extremadamente sensibilizador de los genitales femeninos. Todo con mesura.

Los lubricantes - Bacteriológo Ramvill.

Los lubricantes sexuales son sustancias naturales o químico-industriales, que se utilizan en las relaciones sexuales para facilitar tanto el juego sexual como la penetración. Los lubricantes fueron ideados originalmente como sustancias que utilizaban únicamente las mujeres pues este sector era el que más sufría al momento de una penetración vaginal, puesto que muchas de sus parejas no consideraban necesario que la mujer se encontrara lo suficientemente excitada como para facilitar la entrada del pene en la vagina. Actualmente se sigue creyendo que la vagina debe estar por lo menos "lubricada lo suficiente" para que el pene "resbalé". Debe entenderse que la presencia de lubricación vaginal no significa que una mujer se encuentre lista ya para la penetración, ni la ausencia de ella significa que no este excitada.
Es precisamente por estas razones que entran al mercado los lubricantes sexuales, los cuales permiten que se intensifique el juego sexual y se facilite la penetración. Actualmente también, los lubricantes sexuales han dejado de ser un producto único y consumible por las mujeres, pues ya existen lubricantes utilizados por el sector masculino para intensificar el placer.
Ahora bien, es verdad que los lubricantes sexuales para poder adquirirse no necesitan receta médica pues no son productos medicinales y la persona puede adquirirlo sin mayor problema en una farmacia o en una tienda de artículos sexuales.

Existen muchísimos lubricantes en el mercado y es la persona interesada o la pareja la que debe de adquirir el que más se ajuste a sus necesidades. A continuación te enlisto algunos tipos:
a) Los de Base de Agua, son aquellos que como ingrediente principal y en mayor cantidad tienen agua. Para la mayoría de las parejas, los lubricantes a base de agua son la mejor opción pues se eliminan fácilmente después del coito, no manchan las sábanas y son seguros si se usan con condón o preservativo. Sin embargo, los productos fuertemente perfumados o con sabor añadido pueden irritar vagina o pene. Los lubricantes a base de agua proclaman no tener sabor, pero eso no es completamente cierto. Uno de sus componentes, la glicerina, tiene sabor ligeramente dulce; el extracto de toronja que se utiliza en muchos de ellos tiene sabor ligeramente agrio, y algunos contienen el espermicida nonoxynol-9, el cual sabe a jabón y medicina, lo cual puede adormecer la lengua temporalmente. Es interesante saber que durante un acto sexual de duración inusualmente larga, los lubricantes a base de agua pueden secarse. Si esto ocurre, puede aplicar un poco más o reactivar sus propiedades con un poco de agua.

b) Los de Base de Aceite, Los lubricantes a base de aceite incluyen grasas vegetales (de oliva, maíz, etcétera), mantequilla y sustancias derivadas de cacahuates, nueces o aguacate, por ejemplo. Los expertos aseveran que son seguros para usarse dentro de la vagina, aunque pueden manchar ropa, sábanas y almohadas; asimismo, comparados con los lubricantes a base de agua, son más difíciles de eliminar, por lo cual habrá que utilizar jabón. Sin embargo, este tipo de lubricantes tiene un gran inconveniente: existe riesgo de dañar los anticonceptivos de látex, como condón o diafragma.

c) Los de Base de Petróleo, Hechos de gelatina de petróleo, aceite mineral o petrolato, estos lubricantes incluyen productos con vaselina y aceites de bebé. Son difíciles de retirar y no deben ser usados dentro de la vagina, ya que pueden irritar la membrana que la cubre y cambiar la química natural de la región genital, aumentando con ello el riesgo de padecer alguna infección. Este tipo de lubricantes no deben usarse en combinación con condones o diafragmas, pues la destrucción del látex es asombrosamente rápida, lo que significa que las perforaciones microscópicas que se originan son lo suficientemente grandes para que el esperma o los organismos de una enfermedad sexualmente transmisible pasen a través de los mismos.

Tu y tu pareja deben decidir a comprar aquellos que se adecuen a sus estilos de relación sexual. Ahora bien, debes considerar que actuálmente la Organización Mundial de la Salud ha decidido retirar del mercado aquellos lubricantes que contienen el llamado Nonoxynol-9. El Nonoxynol-9 es un espermicida, que originalmente fue creado como detergente pero, que se utilizó como espermicida y lubricante al descubrirse que podía eliminar espermatozoides. Al tener la característica de ser un "detergente" se vió que podía producir irritaciones importantes y laceraciones en la piel -sobre todo en la región anal- y favorecer con ello la entrada de posibles agentes que producen infecciones de transmisión sexual. Tales irritaciones facilitan a esos agentes infecciosos su acceso al organismo pues el epitelio del recto es más vulnerable porque su recubrimiento es de una sola célula de espesor, mientras que el de la vagina cuenta con una pared de 40 células.
Como puedes ver, existe una gran gama de lubricantes, el precio varía de acuerdo a tus necesidades.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com