Televisión
El lenguaje de la televisión

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Introducción

Estamos tan acostumbrados a ver programas de televisión, que rara vez nos preguntamos cómo se hacen o cuánta gente hay detrás de las cámaras haciéndonos disfrutar -a aburriéndonos-  con un programa de televisión. Lo único que conocemos de los programas es a sus presentadores, el rostro visible del equipo.

En los últimos tiempos es habitual que la televisión nos muestra -sus tripas-, dejándonos ver a gente que corre afanosa de un lado para otro del plató, o que gobiernan las cámaras, las grúas, las luces. Son la punta del inmenso iceberg que constituyen los equipos humanos de una televisión.

Productores, guionistas, presentadores, maquillaje, sastrería y peluquería, iluminadores (los eléctricos), técnicos de sonido (los sonoros), realizadores, directores artísticos, regidores, editores, directores, jefes y ayudantes, un inmenso equipo pendiente de todos y cada uno de los detalles de la forma y del contenido de los programas.

¿Quiénes son, a qué se dedican estos profesionales, cuál es su aportación en el resultado final? ¿Qué etapas, desde la preproducción y el guión, hasta la postproducción y emisión, debe recorrer un programa para llegar a nosotros, para informarnos, aterrarnos, conmovernos, divertirnos... mientras estamos plácidamente sentados en nuestro sofá? De esto y de mucho más se habla en este bloque. ¡Atención, todos prevenidos...! ¡Dentro!


Los estudios de televisión

Toda cadena de Televisión, grande o pequeña, requiere de un espacio donde organizar y ejecutar los elementos que componen su producción. En la gran mayoría de los casos, toda esta estrategia laboral se desarrolla en interiores conocidos como estudios de televisión, la verdadera fábrica de los programas de televisión.


El Estudio

Es un espacio similar a un plató de cine. Es decir, es el espacio en el que van a situarse los decorados y los personajes, actores, presentadores, artistas, invitados...para ser grabados. Su tamaño variará según el tipo de programas, puesto que mientras un informativo o un programa de entrevistas puede no necesitar más que un espacio del tamaño de una habitación grande, un programa de variedades, con actuaciones musicales y público puede requerir de una gran nave. El área de grabación consta básicamente de una serie de panós o de forillos, una parrilla de iluminación elevada, un revestimiento aislante de la acústica, una puerta de acceso coronada por un luminoso indicador de si se está grabando o no, cámaras –en número mínimo de tres-, micrófonos y numerosos sistemas de conexiones, tanto para los materiales técnicos como eléctricos.


El Control de Realización

Si el estudio es el cuerpo de la televisión el control de realización del estudio es su corazón; el control es el espacio desde el que el realizador y el personal técnico especializado controla el proceso de producción. En el control podemos distinguir cuatro áreas claramente delimitadas por sus funciones: área de producción, el lugar desde el que se dirige el programa y que acoge al realizador, al ayudante de realización y al mezclador de vídeo; área de control de video, desde donde se dirige la iluminación y se cuida la calidad técnica de la señal de vídeo; área de control de audio, espacio para asegurar una perfecto registro de sonido; y área VTR, zona de magnetoscopios y reproductores para intercalar imágenes pregrabadas (por ejemplo, en un informativo, los reportajes grabados en exteriores).

Control de Continuidad

Existen en los estudios otras dependencias que garantizan el buen funcionamiento del mismo como el control de continuidad que es el centro de selección de las diversas fuentes de imágenes que constituyen la programación: publicidad, ‘mosca’ identificativa de la emisora, advertencias, etc. Desde aquí se incorpora la voz en off cuando falla el sonido en una retrasmisión.

Y las áreas auxiliares que cumplen funciones de apoyo a los controles principales. En concreto: área de grafismo, estrechamente vinculada a la de producción y realización, área de reparación, laboratorio de soporte para pequeñas averías; área de almacenamiento de equipos, donde se conservan los equipos de reserva de todo tipo, cámaras, filtros, ópticas, micrófonos y los equipos portátiles; área de almacenamiento de la decoración, donde se guarda el atrezzo, los forillos y los fondos; área de montaje, salas de edición de programas o de noticias; y área de archivo, donde se conservan todos los programas emitidos bajo especiales condiciones temperatura y de humedad

 

La Producción

En televisión la producción hace referencia a los procesos de realización del programa. De esta manera, el equipo de producción engloba a todo el personal de un programa organizados en torno a las figuras del realizador y del productor.

La función del productor consiste en dirigir la organización y la administración del programa. Entre otras tareas selecciona ideas, controla el presupuesto y coordina al equipo de realización y dirección. Tiene como subordinados a varios ayudantes –número variable según la complejidad del programa– que realizan las tareas de campo, contrataciones, citaciones y control de los elementos de grabación.


Según la magnitud del programa el realizador y el productor cumplen dos tipos de funciones:

Funciones combinadas: cuando el programa es de poca envergadura, el productor y el realizador pueden ser la misma persona. En realidad el realizador hace las funciones de director del proyecto y se contrata a un realizador muy técnico con menor capacidad de decisión. La figura del director-productor, que vemos por ejemplo en el programa El Club de la comedia, se responsabiliza de toda función artística, creativa, contractual y supervisora de operaciones en el estudio.

Funciones separadas: si el programa es un programa muy complejo, realizador y productor son personas diferentes, siendo el productor responsable de la organización, financiación, promoción, gestión del trabajo de varios realizadores y en ocasiones de la coordinación artística.

El modelo de organización por etapas, y con independencia de los que completemos en epígrafe posteriores, es en sus líneas generales el siguiente:


Preproducción;  que abarca las fases de guión, contratación de equipo técnico y artístico, creación de grafismo del programa sus créditos, títulos, y gráficos, con ellos se marcará el estilo del producto. Es en esta primera etapa cuando se crea el montaje escénico, instalando los decorados, tanto reales como virtuales, montándose la iluminación, el sonido y los elementos que deban intervenir durante la grabación. Finalmente se diseña un mapa de coordinación donde se indican todos los elementos que van a intervenir en la grabación para que todo el equipo esté informado.

Producción: hablaríamos aquí de la grabación propiamente dicha del programa y de todos los procesos que posibilitan la puesta a punto, tales como las comprobaciones preliminares de los aparatos técnicos o de las citas de los actores o invitados. Tampoco hay que olvidar los ensayos en los que se establecen las decisiones últimas de realización. Una vez encajadas todas las piezas, se realizan las tomas hasta grabar el programa entero.

Postproducción: una vez dada por terminada la grabación, se procederá a dotarla de unidad con las mejores tomas en edición y en sonorización. Una vez aprobada la versión definitiva, se procederá a duplicarla tanto para su emisión como para su posterior conservación en el archivo

 

Producción en exteriores. Unidades móviles

 

La producción de programas televisivos nunca ha estado delimitada a recintos cerrados como los estudios. Las cámaras siempre han salido a captar la autenticidad que otorga la calle, especialmente en los informativos. Podemos dividir a los equipos actuales de la producción en exteriores en dos grandes grupos reconocibles por las siglas de su definición en lengua inglesa: ENG y EFP.

ENG

Es el acrónimo de Electronic News Gathering, que traducido significa: Producción Electrónica de Informativos. Popularmente se designa de este modo a los reporteros que trabajan con una cámara de vídeo portátil. Puede decirse que el equipo lo conforman tres personas: un periodista, que realiza las entrevistas y las presentaciones, un operador de cámara, que realiza el encuadre y control de la imagen y un ayudante que se encarga de las cuestiones de sonido, el transporte del material auxiliar y el mantenimiento de todo el material técnico.


Los equipos ENG se centran especialmente en la obtención de noticias para los informativos (por ejemplo los corresponsales de guerra) o los rodajes de exteriores con poco equipo como algunos documentales. El material grabado por un equipo ENG es posteriormente llevado a una sala de edición donde se seleccionan los extractos de mayor calidad intercalándose con la presentación del reportero de calle y matizándose su banda sonora para conformar una pieza informativa. Cuando la información ha de ser retransmitida en directo y no es necesario desplazar un gran equipamiento técnico, se realiza desde una pequeña unidad móvil, un coche o furgoneta de pequeñas dimensiones pero dotado de enlaces portátiles ligeros,
razón por la cual también se las conoce como Unidades Ligeras, aunque a continuación hablaremos más en detalle de esto.

EFP

Son las siglas de Electronic Field Production o, en español, Producción Electrónica de Exteriores. Es la forma de designar a las grandes unidades móviles. Éstas constan de un conjunto de controles técnicos y de producción similares los que pueden encontrarse en el estudio de televisión; por ello es un sistema completo de producción de programas de televisión instalado en un vehículo: desde trípodes y objetivos hasta cámaras portátiles (por ejemplo para hacer entrevistas a la puerta de un estadio), sin olvidar una mesa completa de realización, mezclador, controles de sonido y magnetoscopios.

Las unidades móviles están dotadas de un enlace de radiofrecuencia que le permite conectarse con la emisora de televisión y emitir de ese modo en directo. El único elemento no independiente y que limita su total autosuficiencia es la necesidad de suministro eléctrico, por lo que debe conectarse a una fuente de energía o grupo electrógeno. Por tamaño y según las características del evento las unidades móviles se dividen en:

  • Unidad móvil grande, la más completa, incorpora todo el instrumental antes mencionado, y tiene la posibilidad de poder emplearse como sala de control de un estudio e incluso llegar a desmontarse el material del vehículo y montarlo en un interior. Es imprescindible en las producciones a gran escala.

  • Unidad móvil mediana, dotada de una sala de control más pequeña con equipamiento mínimo para dos cámaras de estudio ligeras. Utilizable tanto para transmisiones en directo como grabaciones previas para ser posteriormente editadas.

  • Unidad móvil ligera, son las habituales para ENG. Conformada por dos cámaras ligeras, un pequeño magnetoscopio y una pequeña editora portátil. Como curiosidad, permiten montar en su techo las cámaras. Pueden grabar para una edición posterior, emitir en directo o transmitir a otra unidad móvil

Organización de la Producción

 

La organización de la producción la pueden realizar los equipos de la cadena de televisión o, como cada vez ocurre con mayor frecuencia, empresas productoras independientes. Justamente, la dicotomía entre producción propia-producción ajena y las relaciones que se establecen entre la emisora y la productora es uno de los debates más crispados del sistema televisivo contemporáneo.

Los empleados de las grandes empresas televisivas públicas consideran que con la producción ajena se están malgastando sus conocimientos del oficio, pero en el otro cabo de las disputas, los ejecutivos indican que sale más barata la producción ajena que la realizada con los medios de ‘la casa’. Tampoco hay que olvidar que en algunos países como en Gran Bretaña, que no olvidemos que es la segunda industria audiovisual de todo el mundo, el gobierno, con la obvia finalidad de potenciar la industria, obliga a que las emisoras compren un número mínimo de producciones ajenas cada año.


Un modelo simple de la relación consiste en que la emisora y la productora negocian un precio por cada episodio de programa, la productora se encarga de todo el proceso de creación y consigue un determinado beneficio industrial. Si el programa es un fracaso en las primeras semanas, habrán hecho una inversión en decorados y otros elementos que no podrán recuperar, si el programa es un éxito, negociarán al alza los contratos de las siguientes temporadas. 


Veamos ahora cómo se ajustas la organización de la producción en las típicas tres fases ya explicadas que recorren todo el camino de la creación de los programas.


I. Preproducción:


Planteamiento del programa: en esta primera etapa trabajan conjuntamente la emisora y la productora. Aquí se establecen las ideas, los fines y pretensiones, el target o público potencial al que se dirige el programa, se evalúa su mercado publicitario, la rentabilidad deducible del coste respecto a las previsiones de audiencia y su duración.

Elaboración del guión:  en un segundo momento se elabora el guión de un programa piloto para ser aprobado por la emisora y se toman las decisiones presupuestarias. El presupuesto ha de aprobarse tras la estimación de gastos y realizando una contabilidad muy cuidadosa. Establecida una línea divisoria conocida como línea de costes  se sitúan por encima de ella las partidas correspondientes a guión, actores, realización y producción y por debajo las partidas correspondientes a los elementos físicos y de estructura técnica para la creación del programa. Es decir, por encima encontraríamos el reparto, la música, todo el equipo de producción y realización, la publicidad y la comercialización. Por debajo se contabilizarían, decorados, maquillaje, unidades móviles, efectos especiales, etc...

II. Producción:

En la grabación propiamente dicha no suele haber interferencias por parte de la cadena televisiva, a pesar de que es frecuente que la emisora cuente en el rodaje con un productor delegado cuya función es estar atento al desarrollo de la grabación.

III. Postproducción:

Las etapas más importantes de la postproducción tienen que ver con los acuerdos sobre la hora o el día fijado para su inclusión en la parrilla de programación y sobre todo con las estrategias de promoción para producir expectativas en la audiencia. En general se piensa que un programa sin anuncios promocionales está abocado al fracaso

 

El guión

Recordemos que el guión es la texto escrito con una estructura en la que se presenta todo lo que conforma una obra audiovisual. En otras palabras, es el documento operativo que contiene todas las indicaciones para ejecutar las tomas correspondientes a un programa. Sin embargo, mientras en el cine teníamos un único modelo de guión, en la televisión la coexistencia de tan variada cantidad de formatos y géneros obligan a aplicar desde una misma base modelos diferenciados de guión.

Las variaciones vienen dadas por el género al que pertenece el programa en cuestión. Incluso es hasta posible que se trabaje sin guión previo si recordamos que cuando un equipo ENG de periodista y cámara se encuentran con una noticia, proceden a la grabación de los hechos de forma espontánea y posteriormente, a través de la edición, se establece un guión.

Una de las mayores singularidades de la elaboración de los guiones televisivos se produce en el campo de la ficción de las telecomedias como Médico de Familia, Al salir de clase y tantos otros. En estos casos, antes de redactar el primer guión se necesita lo que en el argot se denomina la ‘biblia’. Es decir, un documento base en el que se encuentran todos los rasgos de la serie tales como la descripción de los personajes, su profesión, sus características personales, sus gustos, la relación que tienen entre ellos y un largo etcétera. De hecho una ‘’biblia’ tiene más de cien páginas y se entrega a los distintos equipos de guionistas que van a desarrollar las tramas o los diálogos.


En los programas informativos diarios todo el tiempo del programa constituye una especie de guión. De esta manera se hace una escaleta que desarrolla los distintos bloques de noticias. Por ejemplo, podemos tener el bloque de nacional y los apartados de presentación del conductor, entrada de las imágenes del video 1, nueva presentación, y entrada vídeo 2.


Otros modelos de guión para televisión serían:

  • Guión de las noticias. Debe iniciarse con un proceso de documentación y está determinado por su unidad temática, sea está una rueda de prensa o los encierros de San Fermín en Pamplona. Pertenece al modelo informativo valorado como más objetivo, prima lo visual y el desarrollo al margen del equipo televiso. 

  • Guión de reportaje, por ejemplo los de Informe Semanal. Basado también en la documentación, suele ser más extenso y contiene interpretaciones trasmitidas por la voz en off. Aunque tenga establecida una estructura clara, ésta puede verse alterada por la calidad de los hechos obligando a introducir variaciones improvisadas.

  • Guión de entrevistas. Determinado por el orden y número de invitados y las intervenciones del presentador o moderador.

  • Guión de espectáculos y concursos. Siempre vendrá fijado por las características definitorias de cada uno y por la magnitud del formato. Por ejemplo en los realitys tipo La Isla de los Famosos un equipo de guionistas permanece en una isla cercana para, desde allí y al tanto de las cuitas diarias de los concursantes, poder establecer unos guiones adecuados al desarrollo del programa y a los intereses de la emisora

La realización con una cámara y multicámara

 

El realizador es la cabeza visible de toda la obra audiovisual. Su labor primordial se centra en la representación del texto, es decir, responsabilizarse de la puesta en escena, dirigir a los actores, decidir el tratamiento visual y sonoro, determinar la planificación, seleccionar el material grabado y supervisar la edición del programa. Su figura equivale a la del director en cine.

En la actualidad es usual que las cadenas de televisión prefieran que los realizadores se especialicen en algún género, sobre todo cuando su labor se ve refrendada con el éxito. La propia versatilidad del medio televisivo conlleva grandes diferencias a la hora de realizar uno u otro programa; mientras un programa de ficción puede respetar una planificación predeterminada, la retransmisión de un concierto o de un partido de fútbol necesita un realizador con capacidad de anticipación y selección de las cámaras idóneas para situaciones imprevisibles. Las cuestiones que competen al realizador son:


La variedad visual, combinando tipos diferentes de plano, estableciendo un movimiento de actores coreografiado, coordinando el empleo de los decorados y los efectos visuales.


Planificación del emplazamiento de las cámaras, decidiendo cuando considera debe respetarse el eje imaginario establecido entre los personajes y las cámaras y cuando debe saltarse la norma para crear dinamismo o efectismo.


Captar la atención de la audiencia para que no cambie de canal y estableciendo el ritmo audiovisual en función del modelo de programa. Por ejemplo, un programa musical necesitará un ritmo más dinámico que un programa de entrevistas íntimas.


1. La realización con una sola cámara

Es similar al modo de trabajo en cine. En la actualidad su uso no es muy frecuente y viene dado por la falta de recursos o por considerarse que para la realización del programa, de la noticia o del reportaje no se necesita más.


2. La realización multicámara

Es el modelo de trabajo habitual. El uso de varias cámaras puede afectar a la matización de cuestiones estéticas, como la iluminación, pero es esencial para la realización de programas con fluidez. A mayor número de cámaras, mayor es la posibilidad de ofrecer información visual al espectador desde puntos de vista incluso sorprendentes o de captar momentos espontáneos.


No hay un número limitado de cámaras, salvo por cuestiones de presupuesto. De hecho, cada vez se utilizan más cámaras en todo tipo de programas. Si pensamos en un informativo diario, tendremos la combinación de dos a tres cámaras para los presentadores y una cámara en grúa que hace una toma general y que se eleva y desciende para crear transiciones entre los bloques de informativos. Mientras un late night show como Crónicas Marcianas puede necesitar hasta tres cámaras para presentador e invitados, un par de cámaras en mano para puntos de vista inusuales, alguna cámara en grúa, alguna cámara cenital y un par más en zonas del decorado elevadas

 

La grabación: preparativos previos

Como vimos en anteriores epígrafes, para la organización de cualquier programa han de darse una serie de pasos preliminares a la grabación. La improvisación se reserva para pequeños detalles o momentos muy concretos pero nunca para el concepto general de un programa. Podemos dividir estos preparativos en dos bloques: las operaciones preliminares y los ensayos.

I. Las operaciones preliminares


Son el conjunto de acciones que permiten ordenar y coordinar todos los elementos necesarios para realizar el programa. Entre otras debe mencionarse:


Encendido de los aparatos y preparación de las cámaras; procedimiento que popularmente se conoce como calentar los equipos, con ello se pueden prevenir averías por sorpresa y sustituir o reparar los posibles desperfectos detectados. Por un lado se chequean los controles directos de la cámara y los interfonos que comunican al operador con el control de realización. Por otro lado también se comprueba el perfecto funcionamiento del soporte, el equilibrio de la cámara sobre su cabezal y la fluidez y continuidad de los movimientos de panorámica. Asimismo, se limpian los cabezales y las partes mecánicas de los magnetoscopios y se comprueba el estado y funcionamiento de las cintas magnéticas.


Preparación de los micrófonos, banda sonora y de la tituladora; selección de los tipos de micrófono, su perfecta conexión y el nivel de las señales. El ayudante de sonido o microfonista habla a los micrófonos y establece los niveles previos. Con respecto a la música, tras hacer una selección previa de las músicas se preparan en el orden en el que deban entrar durante el programa. También se revisan los textos que se cargan en los generadores de caracteres y aquellos otros que servirán a las cabeceras o transiciones.


II. Los Ensayos

Una vez comprobados todos los elementos técnicos, se procede a realizar simulaciones de grabación para ajustar el trabajo de todos los departamentos. Según su inmediatez respecto a la grabación se dividen en dos grupos:

  • Pre-ensayos, como su propio nombre indica, previos al trabajo en estudio y que pueden hacerse incluso varias semanas antes de la grabación. Por ejemplo en las comedias de situación estadounidenses es frecuente que, aparte de las obligadas lecturas de los textos por los actores, se procede a crear en el local elegido para ensayar un ambiente similar al que se encontrarán en estudio. Incluso se respetan a modo de pausas los posibles cortes y las transiciones que se harán durante la grabación.

  • Ensayo en estudio, se refiere a cuando los actores llegan a un plató con los decorados construidos, la iluminación preparada y las posiciones de cámaras establecidas. Según el tiempo disponible, la magnitud del programa y la calidad de los actores, el realizador dispone de varios tipos de ensayo entre los que elegir
     

    • Sin cámaras, para familiarizar a los actores con los decorados;

    • Por bloques de cámara, para corregir problemas técnicos que no se habían advertido previamente.

    • Mecánico, para pulir las correcciones entre actores y equipo técnico.

    • Completo o general, con la calidad necesaria para ser grabado o emitido en directo. No es norma habitual llevar a cabo todos los pasos, limitándose en muchas ocasiones a hacerlo por bloques de cámara y mecánico.

Formatos de grabación: el equipo

Llega el momento de la verdad. Todo está dispuesto y revisado para que la conjugación de todos los elementos de producción permitan la creación de un producto televisivo. Lo más importante es que a partir de ahora cada toma salga lo más perfecta posible y para ello habrán de aplicarse directrices en el mismo momento de la grabación para el adecuado ajuste del proceso final. 

Si nos fijamos como espectadores en aquellos programas que enseñan parte de lo que hay detrás de las cámaras, por ejemplo en Crónicas marcianas o en algunos de los magazines programados por la tarde, observaremos un verdadero hormigueo de personas laborando. Desde otra perspectiva, y habida cuenta que el realizador de un programa se encuentra en una sala de control separada físicamente del plató o escenario de los acontecimientos necesita una manera para cumplimentar sus órdenes. Con los técnicos se va a comunicar por los interfonos, auriculares y micrófonos de radiofrecuencia y con los actores y presentadores a través del regidor.

Una buena parte del equipo que trabaja en el plató está bajo la supervisión del regidor y utilizan entre ellos diversas estrategias para el mejor fin de todo el programa.

El Regidor

Es una figura equivalente al ayudante de dirección en cine, pero más centrado en comprobar que todo esté en su sitio en el momento justo y de transmitir las indicaciones que le proponga el realizador. Durante los programas en directo comunica las ordenes por medio de un lenguaje de señas, al igual que sucede en radio, muchas de las cuales pueden verse en algunos programas y desde luego son ya universales entre los profesionales de todo el mundo. Algunos ejemplos: “preparados”: brazo en alto; “¡dentro!” (para que empiece a hablar el presentador): bajar el brazo; “bajar el volumen”: ambas manos palmas abajo; “estamos fuera”: levantar los dos brazos a la vez sobre la cabeza.

El regidor está presente en los ensayos asegurándose de que todos los componentes técnicos están preparados y se adecuan a las directrices dadas por el realizador. No puede dejar pasar un solo detalle, ya que durante la grabación será el encargado de hacer las correcciones y de anticiparse a los problemas. Las características más valoradas en un buen regidor son su tranquilidad, disciplina y diplomacia. No en vano interactúa con todo el equipo humano.

También, las distintas variables de organización en grabación son responsabilidad del regidor; por ejemplo controlar las otras indicaciones que aseguran una perfecta coordinación y ejecución de todos los parámetros de producción. En concreto, los monitores colocados cerca del set que permiten a los presentadores o actores comprobar si ellos aparecen en una toma concreta o, con la misma función, el apagado o encendido del tally de cámara.


La figura del regidor en el estudio es tan importante que también se le conoce como ‘ayudante de realización en estudio’.


En el mismo contexto de ajuste final está el trabajo de los apuntadores. Éstos, como en el teatro, ayudan a los presentadores y actores cuando tienen lapsus de memoria. Existen varios caminos para resolver este problema: vía verbal, en voz baja por los ‘pinganillos’ (microauriculares) que se colocan en la oreja; o vía escrita con notas recordatorias que se colocan en diversos carteles fuera de cuadro (aquellos que Carmen Sevilla decía que no llegaba a ver en sus célebres olvidos). En los informativos se utiliza el teleprompter que, de manera electrónica, permite al conductor leer las noticias que nos cuenta. La pantalla del teleprompter es un cristal colocado delante del objetivo de la cámara inclinado hacia abajo en un ángulo de 45 grados. Sobre dicho cristal se refleja el texto que aparece en una pantalla auxiliar por la que el texto va pasando como si fueran los títulos de crédito de una película, por eso da la sensación de que los locutores no leen las noticias y que se las saben. El sistema permite a los presentadores leer mientras miran directamente al objetivo de la cámara. Si te fijas con detalle, en muchos casos verás cómo sus pupilas se mueven siguiendo las líneas del texto. El guión en papel que tienen sobre la mesa les sirve como medida de seguridad por si falla el sistema y para hacer sus propias anotaciones


Escenografía

Hemos hablado hasta ahora de aspectos más relacionados con procesos de organización y coordinación; repasemos aquí otras cuestiones que, formando parte de la escenografía, nos acercan a los nociones de calidad visual de un programa de televisión: la iluminación y la dirección artística.

Iluminación

Es el tratamiento de la imagen por medio de la luz, imprescindible tanto a nivel técnico como artístico. Los principales valores de la luz son:

  • Calidad: la luz puede ser directa – luz dura – o difusa – luz suave -, creando tipos de sombras diferentes. Con luz dura se resaltan los contornos y la textura mientras que la luz suave reduce el contraste y resalta el detalle de las sombras.

  • Dirección: el ángulo en que incide la luz sobre el sujeto varía el efecto. El sistema básico de iluminación se basa en tres luces: una frontal o principal que descubre al personaje; una lateral o de relleno, que realza contorno y textura reduciendo la sensación de imagen plana; y una posterior, o contraluz, que resalta al personaje del fondo dotándole de tridimensionalidad.

  • Intensidad: cantidad de luz necesaria para obtener la señal de vídeo de calidad necesaria y su manipulación para crear efectos

El iluminador jefe o director de iluminación es la persona encargada del control de la calidad de la imagen. Establece con el realizador el tono y nivel dramático que se le va a dar al programa en cada instante. Decide la composición de la parrilla de iluminación, el número y tipo de fuentes, así como su temperatura color, luces frías o calientes y si deben llevar algún filtrado especial para crear efectos. La regulación de la intensidad de los focos se realiza desde una mesa de luces con control de dimmer, que controla un técnico de mesa de luces. A través del monitor de forma de onda y del vectroscopio se determina que la calidad de la señal de imagen, su crominancia y luminancia, es la deseada. Sus colaboradores directos son el jefe de eléctricos y sus ayudantes, los eléctricos, que son la personas encargadas de instalar físicamente los proyectores del modo que solicite el iluminador jefe, pudiendo controlarlos desde una mesa si la parrilla tiene sistema de control remoto.

Dirección artística

Es el proceso de creación de los espacios donde se desarrolla la acción y los ambientes que definan a los personajes. Un buen equipo de dirección artística puede encontrar soluciones imaginativas con pocos medios, pero lo cierto es que una de las partidas presupuestarias más importantes siempre pertenece a los departamentos de decoración y atrezzo, vestuario, y maquillaje y peluquería. Veámoslo:

  • Decoración; equipo encabezado por el director artístico que diseña y supervisa todos los decorados y elementos estéticos que lo componen. Tiene entre sus colaboradores a constructores de decorados, carpinteros, pintores y maquetistas para la creación de los decorados y al atrecista, para crear o conseguir los objetos que se incluyen en ellos.

  • Vestuario; departamento que debe concordar su trabajo con el decorado y con la iluminación. La persona encargada de diseñar la ropa recibe el apelativo de figurinista y tiene como colaborador directo al sastre que realiza el trabajo de corte y confección.

  • Maquillaje y peluquería; el trabajo base del maquillador es evitar los brillos y reflejos que bajo la luz produce la piel humana y darle un aspecto vivo ya que la cámara la capta de forma mortecina y blanqueada. También realiza una labor de caracterización cuando trata de representarse a un personaje famoso o de época y en ocasiones debe hacer maquillaje de efectos como heridas o cicatrices

La Postproducción

Es la última parte del proceso de producción de un programa. Etapa, en suma, en  la que se dota de unidad al programa y se añaden los últimos flecos antes de su emisión. Las tres áreas más importantes en la finalización de un producto audiovisual son: la edición, la sonorización y los efectos especiales.

Edición

Ya hemos dicho que es el conjunto de operaciones realizadas sobre el material grabado para obtener la versión completa y definitiva del programa. El responsable de realizar esta operación es el editor (equivalente al montador en cine) que trabaja bajo la supervisión del realizador. El realizador y el editor deben tener en cuenta una serie de características para dotar de armonía al conjunto y transformarlo en un producto de consumo para el espectador. En los programas en directo hay que ser especialmente cuidadoso con:

  1. El orden de las tomas, para mantener la relación de continuidad que establecen entre sí dos o más planos.

  2. Su duración temporal, teniendo en cuenta que tomas muy largas se corre el riesgo de que el espectador desconecte y cambie de canal.

  3. El Ritmo, cada programa ha de tener su propio ritmo, un aspecto tan subjetivo que depende del instinto y la sensibilidad del realizador y el editor.

Sonorización

Construcción de la banda sonora de un programa uniendo voces, sonido ambiente, músicas y efectos de sonido. Los encargados son, durante la grabación en directo, el jefe de sonido, y durante la edición, el ingeniero de sonido. En los programas en directo el sonido es registrado al mismo tiempo que se realiza la grabación; para ello se utiliza una  mesa de mezclas de sonido que, además de enviar al control de realización la señal que recogen los micrófonos de estudio, también añade música y efectos de sonido pre-grabados. A través de los distintos canales de audio va seleccionando la fuente y regulando su intensidad y su calidad. Programas como Crónicas marcianas son extraordinariamente cuidadosos con los efectos sonoros.

Efectos visuales

Es la creación de ilusiones ópticas por medio de la manipulación de las imágenes grabadas. Su gama es muy extensa, tratándose de un campo en continua expansión. Desde la aparición de los efectos generados digitalmente por ordenador, la experimentación y la creación parecen no tener fin. Al margen de los efectos de mezclador como los fundidos, cortinillas y chroma key de los que hablamos en el epígrafe de Tecnología, debemos recordar ahora que los efectos digitales, provienen siempre de fuentes externas a las analógicas y son generadas por estaciones cibernéticas monitorizadas.


Los efectos digitales se han convertido en una de las señas identificativas de la ola tecnológica que recorre la televisión contemporánea. Los efectos digitales tienen presencia en el desarrollo narrativo de las historias de ficción como ocurre en Cuéntame como pasó o Ally McBeal pero sobre todo en las retrasmisiones de los eventos deportivos hasta tal punto que el efecto en el que parece que el tiempo se congela mientras la cámara hace una panorámica alrededor de la escena, conocido como ‘bullet time’ o, en castellano, ‘rodaja de tiempo’, que vimos en la película Matrix, se ha trasladado a las retrasmisiones del fútbol americano.

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 /+54 (3492) 421382 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com