Google

Avizora - Atajo Google

Armamentismo. Energía Atómica. No Proliferación. Desarme / Armaments. Atomic energy. Non-Proliferation . Disarmament
El Peligro Inmediato más Grande para la Humanidad

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Guerras y conflictos
- Temas Que Queman
- Clinton-Gates-Jones: La seguridad deObama
-
EE.UU. recluta niños para su ejército
- El Rey Juan Carlos y su pasado criminal

 

Google

Avizora - Atajo Google


070808 -
David Krieger, Julio 19, 2007 - Traducción de Rubén Arvizu (Vaya al original en inglés)

Es tal vez la ironía de la que menos hablamos en nuestro tiempo pero la más preocupante. Estados Unidos tiene el mayor presupuesto para su defensa, pero invierte muy poco advirtiendo sobre el mayor peligro para la humanidad.

La seguridad global es vital para la vida familiar, el crecimiento de los negocios, el manejo sustentable de los recursos y el ambiente. Pero, todas nuestras esperanzas y planes para el futuro existen bajo la sombra de una amenaza catastrófica - una que podría aniquilar a millones de seres humanos en unos momentos y poner fin a la civilización.

Aunque hay otras amenazas significativas, tales como el calentamiento global y enfermedades infecciosas, las armas nucleares son el peligro inmediato más grande al que se enfrenta la humanidad. Debemos dejar de no hacer caso de esta amenaza y comenzar a proporcionar direcciones para eliminar los arsenales nucleares de nuestro mundo.

Revisemos algunos de los hechos sobre las armas nucleares. Son las únicas capaces de destruir la civilización y la especie humana. Matan indistintamente, convirtiéndose en destructoras igualitarias. En manos de terroristas, podrían aniquilar a un país tan poderoso como Estados Unidos. Un 9/11 nuclear habría podido dar lugar a más de un millón de muertos y el derrumbe de Estados Unidos y las economías mundiales.

Hay actualmente unas 27.000 armas nucleares en el mundo, y 12.000 de éstas activadas. De ellas, 3.500 están en alarma permanente, listas a ser lanzadas en momentos.

Nueve países poseen actualmente las armas nucleares: Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia, China,  Israel, la India, Pakistán y Corea del Norte. Más del 95 por ciento de esas armas están en los arsenales de Estados Unidos y Rusia. Se calcula que el Reino Unido, Francia, China e Israel poseen algunos cientos de ellas.  La India y Pakistán tal vez tengan arsenales de menos de 100 artefactos nucleares, y Corea del Norte parece poseer 12 armas nucleares armas. Más de 35 otros países tienen capacidad tecnológica para fabricar armas nucleares, incluyendo el Japón, Corea del Sur, Taiwán, Brasil, Irán y Egipto.

Las armas nucleares dan  una estatura especial en el sistema internacional a sus poseedores. La India, Pakistán y Corea del Norte aumentaron su estatura después de probar armas nucleares. Recientemente, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula Silva enfatizó el prestigio que otorga a un país que posee armas nucleares. Él dijo:  “Brasil podría alinearse entre esas pocas naciones en el mundo con la tecnología para enriquecer el uranio, y pienso que nos valorarían más como nación -- como la potencia que deseamos ser.”

Casi todos los países en el mundo son miembros del Tratado de la No Proliferación Nuclear (TNP). Solamente tres de esos países no han firmado el tratado: Israel, la India y Pakistán. Un cuarto país, Corea del Norte, se retiró de el TPN en 2003. Todos estas naciones han desarrollado arsenales nucleares.

El TPN obliga a los estados con armas nucleares que son partes del tratado para actuar de buena fe en las negociaciones para el desarme nuclear. La Corte Internacional de Justicia ha interpretado esto como negociaciones que deben “conducir al desarme nuclear en todos sus aspectos.”

Como la única superpotencia que queda en el mundo, Estados Unidos podría ser líder para que se cumpla esta obligación. Pero ha fallado en ello. El programa de defensas con misiles de Estados Unido ha estado provocando a los otros países, particularmente Rusia y China, y ha dado lugar a que mejoren sus capacidades nucleares ofensivas. Estados Unidos también quiere aumentar y mejorar su arsenal nuclear, y ha propuesto sustituir cada arma termonuclear reemplazándolas con las llamadas Cabezas Nucleares Confiables. La nación Americana ha dicho al mundo que se prepone confiar en su arsenal nuclear indefinidamente.

Además, Estados Unidos no ha podido asegurar legalmente que no utilizará armas nucleares contra estados no nucleares. De hecho, ha indicado en su revisión nuclear de 2001 que desarrolla los planes de contingencia para el uso de armas nucleares contra siete países - dos estados nucleares (Rusia y China) y cinco estados  no nucleares (Irak, Irán, Siria, Libia y Corea del Norte, que se pensaba en ese entonces que no poseía tal armamento).

La política nuclear de Estados Unidos  mina la seguridad de su pueblo. Cuanto más confíe en las armas nucleares, otros países harán lo mismo. El ex-Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan ha indicado: “Cuanto más aumenten sus arsenales nucleares, o insistan en que tales armas son esenciales para su seguridad nacional, los otros estados insistirán en que también deben tenerlas para su seguridad.” Confiar en las armas nucleares solo asegurará su proliferación.

Entre más haya en el mundo artefactos nucleares, es más probable que terminarán en las manos de los extremistas terroristas que son incapaces de la disuasión. Entre más confinen las naciones en las armas nucleares para su seguridad, es más probable que se utilicen, por accidente o por agresión.

Estados Unidos necesita trabajar urgentemente por un tratado para la eliminación, comprobable e irreversible de las armas nucleares bajo un control internacional terminante, tal como lo hemos hecho con las armas químicas y biológicas. Hacer esto requiere de voluntad política, que no ha sido demostrada por la actual administración estadounidense. Continuar con las políticas nucleares existentes de Estados Unidos. es una receta para el desastre. La guerra fría terminó hace más de 15  años, y nuevos problemas enfrenta ahora la humanidad. Es hora para un cambio drástico en la política nuclear norteamericana. – un cambio que requerirá de un liderazgo valeroso y eficaz.

David Krieger es Presidente de la Nuclear Age Peace Foundation (www.wagingpeace.org).

Rubén Arvizu es Director para América Latina de la Nuclear Age Peace Foundation.

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com